≡ Menu

Descubre Todo Sobre Los Mojeño

Aproximadamente entre 5,000 y 7,000 personas se autodenominan Mojeño, pero solo 300 actualmente pueden hablar el idioma Baure. La mayoría vive en los departamentos bolivianos de Beni y Santa Cruz en las áreas de Machupo, Baures y los ríos superiores de Mamoré.

Las concentraciones de Baure se pueden encontrar en las ciudades de Huacaraje, Trobi, San Ignacio, Baures, Campo Santo y La Cruz. Un grupo no contactado vive entre los ríos Guaporé y Colorado. El idioma Baure pertenece a la Familia Arawakan.

Mojeño

Historia

Primero contactados por los españoles en 1580, los Mojeño lucharon con éxito contra los intentos de los españoles de conquistarlos. En la década de 1660, los jesuitas establecieron contactos pacíficos y establecieron varias misiones para el Mojeño en el siglo XVIII. La relación no siempre fue pacífica, sin embargo; el Mojeño mató a un jesuita, el padre Barrace, en 1702.

Cuando los jesuitas fueron expulsados ​​de América del Sur en 1767, su protección cesó y los Mojeño fueron sometidos a redadas de esclavos y a un gobierno antipático.

Aunque tradicionalmente habían tomado prisioneros de guerra (a los que se permitió casarse con Mojeño pero que de otro modo eran tratados con dureza), los Mojeño comenzaron a tomar esclavos ellos mismos, a quienes intercambiaron a los blancos por herramientas de metal y cuentas de vidrio.

En el siglo XIX, los humeros de caucho ingresaron al área y su contacto con el Mojeño a menudo resultó en la muerte de Mojeño. Entre principios del siglo XVIII y mediados del siglo XIX, la población Mojeño cayó de 40,000 a 6,000. (Ver Articulo: Chiman)

Los Mojeño tradicionalmente vivían en pueblos grandes que estaban protegidos por empalizadas, zanjas y trampas a lo largo de senderos cercanos. Las empalizadas tenían aspilleras para uso de los arqueros. Los soldados llevaban escudos hechos de cañas unidas por hilos de algodón. Las aldeas eran independientes entre sí, y un jefe en una aldea no tenía autoridad más allá de sus límites.

Jerarquía Mojeño

El jefe (Mojeño) pasó su oficina a su hijo mayor, si ese hijo había nacido a la hija de un jefe. La gente le dio al jefe todo lo que quería y cumplió sus órdenes rápidamente, incluso si implicaban matar a uno de su propio número.

Sin embargo, la autoridad del jefe fue frenada un tanto por un hombre mayor que fue seleccionado anualmente y que le aconsejó sobre sus deberes y le advirtió contra el abuso de su poder.

Religión

Los Mojeño eran horticultores que cultivaban una variedad de plantas, pero también buscaban frutas silvestres, especialmente frutas de palma. Ellos cazaban también. Cuando atraparon a un jaguar en una trampa, el jefe tuvo el privilegio de matarlo.

Los jaguares tenían una gran importancia religiosa para los Mojeño y eran objeto de culto. Hombres heridos por jaguares se convirtieron en chamanes con poderes especiales y trabajaron para proteger a la aldea de los ataques de jaguares. Quienes mataron a los jaguares gozaban de un prestigio especial. (Ver Articulo: Araona)

Mojeño

Ecología

Conservación y pueblos indígenas Los defensores Mintieron: la intocable Amazonía de Bolivia está en riesgo una vez más.

Los lugareños culpan a los intereses de la coca por la promesa incumplida del estado de proteger el parque nacional Tipnis, punto de gran biodiversidad y hogar de miles de indígenas. la comunidad Mojeño de Gundonovia, un asentamiento remoto de unas 40 familias en el noreste del parque.

Mojeño

Se encuentra a metros del río Isiboro que fluye en silencio, la paz interrumpida solo por la bocanada de delfines rosados ​​que emergen para respirar. Los cocodrilos se alinean en las orillas, inmóviles, con la boca abierta, mientras toman el sol.

Con una superficie de 1,2 millones de hectáreas, Tipnis alberga a cerca de 14,000 habitantes, principalmente indígenas de los grupos Mojeño-Trinitario, Yuracaré y Tsimané. Al igual que Teco, muchos temen construir un camino a través del parque que destruirá su biodiversidad. Un estudio de 2011 del Programa de Investigación Estratégica en Bolivia pronostica si se construye la carretera. (Ver Articulo: Yuqui)

Mojeño

Los productores de coca van a establecerse y obtener nuevas tierras dentro del parque. Y después viene, toman la madera, plantan hojas de coca, etc.

El corazón del parque, donde se ejecutará el camino planificado, es sagrado para muchos grupos indígenas y es donde los animales se refugian durante la temporada de lluvias, y donde muchos indígenas van a cazarlos.

El gobierno afirma que es necesario eliminar el estado intocable de las tierras para proporcionar servicios básicos a las comunidades locales y construir instalaciones educativas y de atención médica.

Mojeño

También cita repetidamente una consulta de 2012 que indicó que el movimiento fue respaldado por los lugareños.

Algunos residentes podrían soportar una carretera que atraviese el parque, si le proporcionara un mayor acceso al mundo exterior, pero la ruta propuesta, que conecta Villa Tunari y San Ignacio de Moxos, atraviesa el centro del parque, lejos de las comunidades, que son concentrado a lo largo de su flanco oriental. Si permitiera a las personas enviar y traer bienes, estaría bien, pero este no será el resultado”. El camino no llegará hasta aquí.

Leave a Comment