≡ Menu

Godos: Significado, Historia, Reyes, y Mas

Los godos eran un emporio germánico, una de las más poderosas y la que tuvo un papel característico en la invasión de los bárbaros. Se cree que proceden de las costas bálticas y meridionales de la Suecia actual.

Godos

Significado

Se puede así admitir la identidad de este pueblo con los góticos, indicados por Tácito en el nordeste de Alemania, cerca de los Ligios y a orillas del Mar Báltico, descendientes en la época de Ptolomeo a lo largo del Vístula, y también es posible que estos góticos sean los mismos que los gutones de la península escandinava.Godos

Que Son Los Godos

Los godos se asentaron en el norte del Mar Negro. Ellos habían fundado entonces un imperio que se extendió, en el siglo 4, abarcando una serie de otros pueblos germánicos que más tarde recuperaron o adquirieron una existencia independiente, los Peucines, cuyo nombre desapareció después; las Carpas y Boranes, que no eran alemanes, entre otros. Los godos fueron también los primeros en establecer su propio imperio.

Los godos lucharon con el Imperio Romano. Caracalla luchó contra ellos. En el año 251, devastaron Mesia y Tracia, derrotaron y mataron al emperador Decio. A lo largo del siglo 3, sus expediciones al sur del Danubio se sucedieron durante treinta años desde 238 hasta 269

En la primera, los godos cruzaron el Mar Negro, el Bósforo, el Dardanelos, navegaron sus barcos por el Mediterráneo oriental, saqueando las costas de Asia Menor, resplandeciendo el templo de Éfeso, saqueando Atenas.

Historia

En el año 269, los godos equiparon, se dice que unos dos mil barcos más de trescientos mil hombres; dejaron las bocas del Dniéster, saquearon Creta, Rodas, devuelta por Tesalónica; el emperador Claude los aplastó en NaIssus. En el año 270, Aureliano finiquitó una paz duradera evacuando Dacia y abandonando la orilla izquierda del Danubio.

A partir de entonces, las relaciones fueron más o menos pacíficas y los godos sufrieron el ascenso de la civilización romana. Incluso se convirtieron al cristianismo, adoptaron la herejía aria. El Obispo Vulfila tradujo la Biblia al gótico, y esta traducción es el primer documento escrito en lengua germánica, también llamado El Manuscrito de Plata.

En esa época, los godos se dividían en dos grandes grupos, los visigodos o godos occidentales, los ostrogodos o godos orientales. Los ostrogodos se establecieron en las estepas arenosas del Este; los visigodos habitaban las zonas boscosas de las laderas de los Cárpatos.

El nombre de ostrogodos se usó temprano; el de visigodos se hizo común sólo después de su asentamiento en la Galia, pero el hecho fundamental de la división en grupos orientales y occidentales es antiguo. Los reyes de los ostrogodos pertenecían a la dinastía de los Amales, los de los visigodos a los de los Bálticos

La primera dinastía apareció a mediados del siglo 3, bajo el reinado de Gordiano. Su primer rey, nombrado Ostrogoda por los escritores romanos, fue sucedido por Kniva, ganador de Decius. En año 321, el rey Rausimuth luchó contra Constantino que persiguió a los godos al norte del Danubio e impuso la paz para el rey Ariarich en el año 336. Su sucesor, Geberich, derrotó a los vándalos y los echó de Dacia en el año 340

Su sucesor, Hermanni fue el más poderoso y el último de los gobernantes de este imperio gótico. Comandaba varios pueblos vasallos, de lenguas eslavas o finlandesa y también comandaba a los demás plebeyos.

Godos Y Visigodos

Los visigodos quedaban sometidos, pero unidos sólo por una familiaridad suelta con los ostrogodos, súbditos directos de Ermanarich. El imperio gótico del siglo 4 era así, en la iniciación, el de los ostrogodos. Cuando colapsó antes que los hunos, la división se completó. Mientras que hasta entonces las dos fracciones del pueblo gótico habían vivido juntas, se separaron.

Los ostrogodos agachaonr la cabeza a los hunos y permanecieron al norte del Danubio, fue entonces cuando los visigodos cruzaron el río y entraron en el Imperio Romano para no abandonarlo nunca en el año 376 A partir de este momento, los destinos de los ostrogodos y los visigodos deben seguirse por separado.

Los Ostrogodos

Los gobernaba la familia real de Amal. El gran rey Hermanarich, que vio la ruina del imperio gótico, era un Amal. Cuando sucumbió a la invasión de los hunos en el año 375 se suicidó, el sucesor del destino Withimer fue derrotado y asesinado, los ostrogodos se sometieron a los hunos, mientras que los visigodos se refugiaron en el Imperio Romano. El primero permaneció al norte del Danubio y participó en las grandes expediciones de Atila, en particular la de Galia, donde fueron golpeados con él en los Campos Catalanes para el año 451.

Después de la muerte de Atila, se levantaron bajo el liderazgo de tres hermanos de la familia Amalés, Valamir, Theodemir y Widemir, y tuvieron un papel decisivo en la gran batalla de la Netad que destruyó el Imperio Húngaro. Los ostrogodos se establecieron en Pannonia a lo largo del Danubio desde Viena hasta Sirmium. Desde allí, Teodorico hijo de Teodemir, los llevaría a Iliria, luego a Italia en el año 490. (Ver Articulo: Italianos)

Teodorico, retenido como rehén en Constantinopla, había sido criado en la corte del emperador León I, quien, encantado por su gracia, lo había tratado casi como a uno de sus hijos. Ahora todo romano en sabor y espíritu, había permanecido como un bárbaro de carácter, por lo tanto, durante los reinados de Zeno y Basilisco, una serie de conflictos y reconciliaciones, la violencia contra el Imperio y abusos como la expulsión de los búlgaros.

Los honores que había recibido no podían satisfacer ni su ambición ni las necesidades de su pueblo. Emocionado por Federico, heredero real de los Ruges, obligó al emperador a permitirle suplantar a Odoacre y establecerse en la Península. A pesar de la fuerte resistencia y después de tres años en el asediado Ravenna, Odoacre tuvo que resignarse al tratamiento. Fiel a los métodos bárbaros, Teodorico lo asesinó en un banquete, y así se convirtió en amo de Italia en el año 493.

Inmediatamente se vistió de romano y fue proclamado rey de los ostrogodos y romanos por los godos. Al principio despiadado con los seguidores de Odoacre, distribuyó tierras a su pueblo, y luego comenzó a gobernar como un excelente César. Mantuvo la vieja jerarquía y la mayoría de las veces confió trabajos civiles a los romanos, comandos militares y gobiernos provinciales a los godos; fue ahorrativo e hizo justicia exacta. Aunque ario, dejó descansar a los católicos.

Con la paz, la agricultura finalmente está floreciendo de nuevo. Las fábricas imperiales reabrieron. Le gustaba proteger las letras y las artes, hizo construir su palacio en Roma, restauró varios monumentos y se comprometió a secar los pantanos de Pontine. No usó el talento del retórico Cassiodore sólo para decorar su correspondencia; lo tomó como ministro y consejero. También supo apreciar al sabio Boecio, el delicado autor del consuelo filosófico.

Godos

De forma deferente, Teodorico mantuvo su independencia del emperador, de quien había obtenido la restitución de las insignias imperiales. En ausencia de simpatía, impuso respeto a la corte de Constantinopla y obligó a Anastasio, el sucesor de Zeno, a reconocerlo.

En sus relaciones con los reyes bárbaros, Teodorico usó armas sólo donde el engaño y la diplomacia habían fracasado. Expulsó a los búlgaros de la parte de Pannonia que le pertenecía e intentó contener el poder de los francos y rescató a los visigodos contra Clodoveo, de quien sin embargo se casó con una de las hermanas, pues tenía la capacidad de fortificar su prestigio mediante alianzas familiares cuidadosamente elegidas. Obtuvo por gentileza el cese de las incursiones vandálicas en Sicilia, y ejerció, mientras pudo, una influencia pacífica. Así consiguió proteger a Italia y reconstituir gran parte del Imperio de Occidente.

Los disturbios religiosos marcaron el fin de su reinado, cuando los arios, perseguidos por los emperadores, tomaron represalias contra los católicos; envió a Constantinopla al Papa Juan I que, sin haber obtenido nada, fue, a su regreso, encerrado en una prisión donde, maltratado, falleció en el año 526. Se dice que había preparado un decreto que prescribía el cierre de todas las iglesias católicas en Italia, cuando murió en Rávena, el mismo año que el Papa Juan. A medida que crecía, se había vuelto ansioso y suspicaz, viendo conspiraciones por todas partes, y había llegado a matar a Boethius y a Symmachus, entre otros.

Godos

La hija de Theodoro, Amalasonte, tuvo éxito en su intento de restaurar la paz pública, pero fue expulsada cuatro años más tarde por una revolución palaciega, y Justiniano aprovechó esta circunstancia para hacerse con Italia. El reino ostrogótico, caído en decadencia, sucumbió bajo los golpes de Belisario y Narses. Los ostrogodos entonces pasaron a Noricum, pero ya no existían como nación.

Así que el trabajo de los bárbaros finalmente había fracasado. No hay duda de que ella era toda personal para los reyes, fuerte por encima de sus súbditos. Los romanos aceptaron su dominación por la fuerza, sin resignarse al final, la Iglesia, muy poderosa, no se adaptó bien a un poder herético; finalmente, el emperador de Oriente no pudo considerar como delegado a un príncipe cuya acción se le escapó, ni como colega a un bárbaro y a un ario.

Los Visigodos

Tras la derrota de los ostrogodos por los hunos, los visigodos, encabezados por los jefes de la familia real báltica, cruzaron el Danubio y se refugiaron en el Imperio Romano, donde el emperador Valente aceptó sus servicios y les asignó acantonamientos en el año 376. Las vejaciones de los funcionarios romanos provocaron una revuelta de los visigodos; el emperador fue derrotado y asesinado por ellos, y asolaron la península balcánica hasta que en el año 382 Teodosio concluyó con ellos un nuevo tratado.

Se distribuían en las provincias balcánicas, algunas con tierra, otras alimentadas por los almacenes imperiales, a cambio de los contingentes militares que proporcionaban. Después de la muerte de Teodosio, se unieron bajo su rey Alarico, quien, reclamando una provincia para su pueblo, devastó Macedonia, Grecia, Iliria, y pasó a Italia donde tomó Roma en el año 410.

Su sucesor Ataulfo llevó a los visigodos a la Galia y a España y preparó el acuerdo con los romanos hecho por su hermano Wallia que obtuvo por tratado la Aquitania secunda con Toulouse, donde fijó su capital. Este reino súbdito del Imperio fue el primero de los reinos germánicos organizado en el Imperio Romano y beneficiándose de la civilización romana.

Teodoro I, sobrino y sucesor de WaIlia, observó el pacto y jugó un papel importante en la derrota de los hunos de Atila. Sus hijos, Teodorico segundo y Eurico, conquistaron España y extendieron su dominio hasta el Loira. A partir de ese momento, la historia del reino visigodo se fusionó con la de España. Después de la derrota de Alarico segundo por Clodoveo en el año 507, los francos los devolvieron allí. Su reino sucumbió definitivamente en 711 a la invasión musulmana.

La fusión de los visigodos con sus temas latinizados se había preparado en el siglo 6. Retrasada por su adhesión al arrianismo, fue facilitada por su conversión al catolicismo en el año 586, y alrededor de 650 antiguas legislaciones separadas de visigodos y romanos fueron sustituidas por un único código común a las poblaciones de cualquier origen.

Este derecho se basaba en las leyes de Euric, revisadas por Léovigild. El mandato de Récared godos publicado bajo el nombre de Antigua en honor a un palimpsesto de París, formó el núcleo de la Lex Wisigothorum de la que tenemos dos redacciones, la de Reccesvinte en 672, y la de Ervich (682).

Fue Reccesvinte co-regente de su padre Chindaswinth quien abolió la ley romana visigoda, escrita en el Breviario de Alarico en el año 506, que hasta entonces había gobernado a los súbditos romanos de los visigodos. La única ley promulgada por él, revisada por Ervich y por último por Egica hasta el año 701, estaba muy impregnada de concepciones germánicas, al igual que la organización de las comunidades locales, el ejército, la justicia: hasta tal punto que la antigua legislación bávara tomaba mucho de ella.

Después de la ruina del reino visigodo, sus instituciones permanecieron en vigor en la región pirenaica donde permanecieron. En el siglo 13, Fernando tercero de Castilla hizo traducir al castellano la ley visigoda para que sirviera de Fuero juzgo. La absorción del pueblo gótico en sus súbditos latinos de España, casi completa en el siglo 7, se consumió como consecuencia de las luchas sostenidas contra los árabes.

Reyes 

La lucha contra los moros, así era llamada la España musulmana por los godos asentada cerca de ellos fue desde el primer día, es decir desde principios del siglo 7 y durante varios siglos, la gran preocupación de los gobernantes cristianos de la España medieval, esto se realizará estudiando las principales líneas de la historia de los reinos indígenas, desde el mismo momento en que los árabes se asentaron en la Península.

Así, se comprenderá cómo se formaron estos Estados, cómo evolucionaron desde el primer día, así fue como los godos pudieron llevar a cabo la reconquista de las distintas partes del territorio peninsular bajo el poder de los musulmanes, cómo finalmente, poco a poco, se desarrollaron en ellos instituciones que facilitarían la gran obra de unificación llevada a cabo, a finales del siglo 15, por los famosos reyes católicos, llamados Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, España durante el Renacimiento.

La Reconquista

Los comienzos de los estados cristianos godos. Durante el avance árabe, ricos hispanos, romanos, nobles visigodos, obispos del sur y centro de España habían huido a los Pirineos cantábricos. Bajo la dirección del rey que habían elegido, Pelayo, pudieron detener a los invasores en el valle de Covadonga en el año 718. Los sucesores de Pelagio, su hijo Favila y su yerno Alfonso I, conocido como el católico, entre otros, organizaron el reino de Asturias y, poco a poco, lo extendieron hacia el sur a expensas de los moriscos.

Alfonso Il avanzó a Lisboa, firmó los tratados de buena vecindad con los emires, y encontró un poderoso aliado en el gran protector del cristianismo, Carlomagno. Organizando la administración de su reino, restableció la aplicación de las leyes visigodas. Bajo su reinado se dice que fue descubierto cerca de Iria el cuerpo del apóstol Santiago, en cuyo honor Alfonso segundo mandó construir una basílica alrededor de la cual surgió rápidamente la ciudad de Compostela, tan frecuentada por los peregrinos a lo largo de la Edad Media.

Ramire primero, sucesor de Alfonso segundo, tuvo que repeler una invasión de los vikingos que, en 844, hicieron su aparición en las costas de Galicia y Asturias. Su hijo Ordoño I, derrotó en Clavijo al renegado Mousa, de la familia Beni Casi, descendiente de un tal Casio, un colono romano que había seguido prosperando bajo los visigodos, y que ahora había islamizado e incluso fundado un estado en Aragón.

Después de él, Alfonso tercero el Grande, derrotó a los musulmanes en Zamora y los condujo de vuelta a Sierra Morena, aliándose con el rey de Navarra, García, con cuya hija Quimena se casó. Pero la reina y sus hijos conspiraron contra él y compartieron su reino: García se apoderó de León, Ordoño Galicia y Fruela Asturias. (Ver Articulo: Vascos)

Godos

Mientras estos acontecimientos tenían lugar en la región noroeste de la Península Ibérica, otros estados cristianos se formaban más al este. El ejemplo de Pelayo, de hecho, había sido seguido por otros líderes cristianos. Pocos años después de la batalla de Covadonga, los señores vascos y gascones habían fundado principados cristianos en el territorio de Sobrarbe que, poco a poco, se extendió a otros territorios y formó el reino de Navarra en el siglo 9.

Sin embargo, en la frontera oriental de Asturias, varios militares o condes se fortificaron en sus castillos, a medida que los árabes perdían terreno. Finalmente los godos formaron, con Burgos como centro, la provincia de Castilla, que se independizó en el año 930. Ya antes, a orillas del Mediterráneo, los catalanes se habían formado como el núcleo de la resistencia a los musulmanes.

Pidieron su ayuda a los francos que se apoderaron de Barcelona en el año 800, y pronto hubo hasta nueve condes, visigodos o francos en Cataluña, en el mercado español. Uno de ellos, Guifré le Velu, conde de Barcelona, sometió a sus vecinos a su protectorado y se independizó de los carolingios de Francia. Sus sucesores continuaron la obra de la reconquista hasta que uno de ellos, Berenger el cuarto, ascendió al trono de Aragón en el siglo 11. Así, contra el poder árabe, desde A Coruña hasta el cabo de Creus, se formó una cadena ininterrumpida de pequeños estados cristianos.

En tiempos de Alfonso SeptimoI, Alfonso Octavo y Fernando Tercero.

Al morir Alfonso y sucederle su hija Urraca, se creía que, gracias a la unión de esta última con el rey de Aragón, Alfonso primero el Batallador, gran parte de España se reuniría en un solo estado. No fue nada de eso: el matrimonio fue, de hecho, anulado en la corte de Roma y la guerra civil siguió entre castellanos y aragoneses. Además, ya en 1110, el hijo de Urraca y su primer marido Raimundo de Borgoña, Alfonso, fueron coronados rey de Galicia, por lo que la fragmentación de la Península Ibérica se hizo casi tan completa como en el pasado.

Pero Alfonso octavo trató de reducirlo después, cuando sucedió a su madre en León en el año de 1126. No tuvo éxito en Portugal, porque finalmente tuvo que reconocer la independencia de este país bajo el cetro de su primo Alfonso Henríquez en el año 1143. Tampoco triunfó en Aragón, donde se vio obligado, a la muerte de Alfonso I, a conformarse con algunos incrementos territoriales. Las guerras civiles y las cuestiones políticas de los godos internas no impidieron que Alfonso octavo aprovechara la desunión de los líderes árabes para extender su dominio sobre casi toda la península, especialmente en Andalucía y la España musulmana.

El Papel De Las Órdenes Religiosas Militares.

En el momento de la muerte de Fernando tercero, se podía creer que los estandartes de los seguidores del Profeta pronto dejarían de volar sobre la tierra de España; sin embargo, todavía eran necesarios más de dos siglos para expulsarlos y destruir el pequeño reino de Granada. Los reyes cristianos, para llevar a cabo el trabajo de la reconquista, tuvieron que comprar a un alto precio la ayuda de los nobles y de las ciudades y concederles a ellos y a los demás privilegios que ponían en peligro la autoridad del monarca.

Alfonso decimo el Sabio lo vio a su costa cuando se postuló para la corona de la Alemania imperial. Desgraciadamente, los barones castellanos se unieron al heredero del trono, Sanche, para expulsar a su rey de sus estados, y los moros aprovecharon esta revuelta para levantarse en Andalucía. A punto de perder todo el fruto de las conquistas de sus predecesores, Alfonso decimo recurrió a los ejércitos del rey de Aragón. Sus éxitos fueron continuados por su hijo Alfonso onceavo, en cuyo nombre la victoria del Río Salado venció a los moriscos, y la captura de Algeciras en el año de 1340 arrojó un vívido resplandor.

Sus sucesores no pudieron o no quisieron continuar la lucha contra los moriscos del reino de Granada, por lo que el abandono de la Península Ibérica por parte de los moros no se llevó a cabo hasta un siglo y medio después, bajo el reinado de Fernando e Isabel. No hay que creer, sin embargo, que a nadie en Castilla le interesara la reconquista. Los miembros de las tres órdenes religiosas y militares

Fundadas en el siglo 7, a imitación de las famosas Hospitalarias de San Juan de Jerusalén y de los Caballeros Templarios, continuaron, como en el pasado, luchando contra los árabes y protegiendo contra ellos la frontera de Castilla. Convertirse, o más exactamente luchar contra el infiel, defender la fe contra él, tales eran las obligaciones de los caballeros de las tres grandes órdenes castellanas de Alcántara, Calatrava y Santiago de Compostela, así como de la orden portuguesa de Évora, que se fusionó, en el año de 1213, con la orden de Calatrava. (Ver Articulo: Españoles)

 Godos

La formación del Reino de Aragón.

El Reino de Castilla no es el único del que surgió la España moderna, junto a él y con él, Aragón contribuyó a su formación. Este reino de los godos, cuyos orígenes parecen comunes a los navarros, se separó de este país a la muerte del ambicioso Sancho tercero el Grande. Sus primeros gobernantes nunca dejaron de luchar contra los moros.

Tal fue el caso, en particular, de Alfonso I el Batallador, quien, aprovechando la unión de Aragón y Navarra bajo su autoridad, devastó toda la España árabe y tomó Zaragoza en 1118. Un cuarto de siglo antes, bajo el segundo rey de Aragón, Sancho Ramírez, Navarra pasó a formar parte del nuevo reino y retrocedió sus fronteras, al norte desde San Sebastián hasta Noguera Ribagorzana, y al oeste hasta el Ebro. Pedro primero, había añadido Huesca y los territorios circundantes en 1096.

 Godos

Godos Y Cachiporros

Fernando de Aragón, nieto del rey de este país y rey de Sicilia, se había casado en 1469 con Isabel, hermana del rey Enrique cuarto de Castilla y heredera de la corona. A la muerte de Enrique cuarto, la princesa y su marido fueron declarados soberanos mancomunados de Castilla, los Reyes, como se les llama en el año 1474, una corta guerra con el rey de Portugal que apoyó los derechos de Beltraneja, hija de Enrique cuarto, supuesto bastardo, acabó en beneficio de Isabel y Fernando, y en 1474 este último heredó la corona de Aragón.

Entonces tuvieron bajo su autoridad la mayor parte de España; una guerra de diez años contra los moros del reino de Granada, luego les dio toda Andalucía y completó el trabajo de reconquistar el país a los musulmanes la España musulmana duranese mismo año, Cristóbal Colón abrió a su ambición las inmensas tierras del Nuevo Mundo, y los dos soberanos católicos, todos a su fanatismo, estaban orgullosos de haber expulsado a casi doscientos mil judíos de la Península.

España apenas había esbozado su unidad cuando intervino en la política europea de la que se había apartado hasta entonces; se trataba de las guerras en Italia, de los derechos de la Corona de Aragón sobre Nápoles y las Dos Sicilias. Fernando, que en el Tratado de Narbona del año 1493 se había aliado, a cambio de la cesión del Rosellón a Carlos octavo, organizó en su contra la Liga Santa y envió a la célebre Gonzalve de Córdoba para que restituyera a su pariente Fernando segundo en 1496 al trono de Nápoles. Una división que tuvo lugar poco después de la muerte de este último entre Francia y Aragón podría durar; le siguió una larga guerra. (Ver Articulo: Sajones)

Leave a Comment