≡ Menu

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, situada en Washington

La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos es la más antigua biblioteca estadounidense, la más grande institución cultural de esta nación y el mayor repositorio bibliográfico del mundo. En el presente artículo conocerás su historia, su colección, eventos que patrocina y algunos otros datos interesantes.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Generalidades

La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos es una de las mayores bibliotecas del mundo con una colección universal de más de 158 millones de fondos bibliográficos que incluye documentos mapas, manuscritos, fotografías, películas, grabaciones de audio, grabados y dibujos. Además, es la organización cultural más antigua en Estados Unidos.

Se le considera en la actualidad un recurso mundial sin parangón. Está ubicada en la Avenida Independencia 101, SE, Washington D. C. y está distribuida en tres edificios en la famosa colina del Capitolio. Estos edificios son:

  • El Thomas Jefferson, el edificio original construido en 1897
  • El John Adams, erigido en 1938
  • El James Madison, es el edificio conmemorativo construido en 1981.
Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

La biblioteca tiene otra dependencia fuera de la capital estadounidense en el Packard Campus en Culpeper, Virginia destinada a la Conservación Audio-Visual. La Biblioteca Británica la podemos considerar una institución similar.

La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos sirve como institución oficial de investigación para el Congreso mediante el Congressional Research Service y su misión es apoyar sus gestiones de manera de llevar adelante sus deberes constitucionales debidamente.

Asimismo, debe contribuir a la promoción del progreso del conocimiento y la creatividad en beneficio del pueblo estadounidense. En la Biblioteca Estatal de Australia del Sur se han estipulado funciones como las de la Biblioteca del Congreso.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Gran Salón de entrada al Edificio Thomas Jefferson

Siendo parte del brazo legislativo del gobierno estadounidense, la biblioteca ha establecido varias divisiones internas o unidades de servicio para poder cumplir con su misión:

  • Oficina del Bibliotecario
  • Servicio Congresional de Investigación
  • Oficina de los Estados Unidos para el Copyright o derecho de autor
  • Biblioteca de Leyes del Congreso
  • Servicios Bibliotecarios
  • Oficina de Iniciativas Estratégicas
  • Oficina de Operaciones de Apoyo.
Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Para efectuar su labor esta institución desarrolló el sistema Clasificación de la Biblioteca del Congreso (LCC del inglés Library of Congress Classification) propio, el cual, por su comprobada efectividad, ha sido adoptado por muchas otras bibliotecas sobre todo del área universitaria y de investigación en Estados Unidos.

Su colección alberga documentación muy valiosa como los Documentos sobre los Padres Fundadores de los Estados Unidos de Norteamérica, y un ejemplar en vellum de la Biblia de Gutenberg, una de las cuatro copias existentes en el mundo en perfectas condiciones.

La biblioteca dispone de veintinueve gigantescas salas de lectura, una de ellas es la Sala Hispánica de Lectura, creada en 1939 y llamada así en honor a la influyente Sociedad Hispánica de Estados Unidos , la cual se ha destacado por las actividades que allí se han emprendido.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos es dirigida por el Bibliotecario del Congreso, quien es nominado por el presidente de la república y aprobado por el Senado de los Estados Unidos.

La actual bibliotecaria es Carla Hayden, quien fue juramentada el 14 de septiembre de 2016 como la 14º bibliotecaria del Congreso, sucediendo en el cargo a James Hadley Billington. La Sra. Hayden es la primera mujer y la primera afroamericana encargada de dirigir la biblioteca nacional. Fue nominada a esta posición por el ex presidente Barack Obama el 24 de febrero de 2016, siendo aprobada su nominación el 13 de julio de ese año en el Senado.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Historia de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

La historia de la biblioteca ha estado plena de muchos eventos que han ido modelando su configuración y manejo. Fue instituida el 24 de abril de 1800 mediante una acta del presidente John Adams, en la que se promulgaba el traslado de la sede del gobierno de Filadelfia a la nueva capital, Washington, así como el dictamen de conformación de la biblioteca.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Desde su constitución se mantuvo en la sede del Capitolio de los Estados Unidos la mayor parte del siglo XIX. En esa acta se promulgaba también un fondo por un monto de $5.000 para la adquisición de libros especialmente de índole legal, requeridos para el buen funcionamiento del Congreso, al cual prestaría apoyo jurídico. Este material bibliográfico fue traído de Londres y entre ellos había 740 libros y 30 mapas, que se llevaron al nuevo edificio en el Capitolio.

El fragor de la guerra en 1814 entre ingleses y estadounidenses destruyó gran parte de esta colección original cuando invasores incendiaron el edificio del Capitolio.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Años más tarde, en 1815, el ex presidente Thomas Jefferson, para contribuir con la institución, “vendió” por un monto mínimo a la biblioteca toda su colección personal contentiva de 6.487 libros, la cual fue considerada en ese entonces una de las más valiosas y de mejor contenido con obras de diversa naturaleza como disciplinas especializadas y otras generales.

Luego se produjo una época de disminución de operaciones durante este siglo XIX, que redujo las actividades de la institución.

Una vez finalizada la Guerra Civil Estadounidense, la biblioteca comenzó a resurgir y a crecer rápidamente tanto en tamaño como importancia, lo que llevó a que se acordara la construcción de un edificio independiente para procurar más espacio y mejor acondicionamiento para la preservación de los fondos bibliográficos, así como para poder albergar las nuevas asignaciones relacionadas con los depósitos de derechos de autor.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

En el siglo XX la biblioteca comenzó a expandirse y adquirió mayor relevancia pública ampliando su misión para el beneficio de los estudiosos y del pueblo estadounidense.

En la actualidad es la biblioteca nacional de los Estados Unidos, en la que se promueve la lectura con énfasis en la literatura estadounidense desarrollando diversos proyectos como el American Folklife Center, American Memory, el Center for the Book, y el United States Poet Laureate.

Orígenes

La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos fue creada gracias a la firma del acta presentada por el presidente Adams en abril de 1800, cuando se hizo el traslado de la sede del gobierno de Filadelfia a la nueva ciudad capital, Washington, donde se dio espacio a la biblioteca, en el que permaneció por un largo período.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Es de destacar el hecho de que el ex presidente Thomas Jefferson desempeñó un rol preponderante en los años iniciales de conformación de la Biblioteca del Congreso, realizando distintas funciones en pro de su instauración, entre ellas, el aporte de importantes donaciones.

Igualmente, promulgó leyes como la aprobada el 26 de enero de 1802 que fue la primera ley en la que se definía la estructura de la biblioteca, así como el papel que desempeñaría el Bibliotecario del Congreso, estableciéndose que fuera nombrado por el presidente, y la conformación del Comité Conjunto de la Biblioteca que supervisaría sus actividades.

El traumático incendio de agosto de 1814, provocado por las tropas británicas al Capitolio, destruyó alrededor de 3.000 volúmenes de la colección inicial. El ex presidente Jefferson, tratando de remediar en la medida de lo posible la situación, poco tiempo después de estos hechos, ofreció su biblioteca privada, la cual “vendió” por un monto mínimo para reemplazar la colección perdida.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Dicha colección había sido formada por él durante 50 años e incluía volúmenes de diversas disciplinas como literatura, filosofía, ciencia, así como otros temas no relacionados necesariamente con las funciones legislativas del Congreso.

No obstante, la biblioteca ha tenido que pasar por varias temporadas y acontecimientos diversos durante toda su trayectoria.

Uno de ellos fue el período de debilitamiento de la actividad ocurrido entre 1851 y 1865, en el que se produjo el antebellum o periodo en que se suscitó el secesionismo de parte de los Estados Confederados de América, que desembocó en la Guerra de Secesión.

Para ese entonces el bibliotecario Charles Coffin Jewett del Instituto Smithsoniano quería convertir a este instituto en la “Biblioteca Nacional de los Estados Unidos”, pero su intento fue inútil, ya que el secretario del Smithsoniano, Joseph Henry, abogó porque este instituto mantuviera su línea en la investigación científica y la publicación y que la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos fuera la Biblioteca Nacional.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

En virtud de ello, Jewett fue despedido y en 1866, se transfirieron 40.000 volúmenes del Smithsoniano a la Biblioteca del Congreso.

En esa misma década, específicamente el 24 de diciembre de 1851, ocurrió otro voraz incendio en la biblioteca, en el que resultaron quemados unos 35.000 libros, de los 55.000 que formaban la colección, entre ellos gran parte de lo donado por Jefferson.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

El Congreso en 1852 asignó nuevos recursos por un monto $168.700 para reemplazar los libros perdidos, pero no para adquirir nuevos materiales, lo que dio inicio a una fase conservadora de la biblioteca, estando bajo la dirección del bibliotecario John Silva Meehan y James A. Pearce como el Presidente del Comité Conjunto, cuyo trabajó se enfocó en restringir las actividades de la biblioteca y solo llevar adelante aquellos proyectos estrictamente necesarios.

Luego, en 1857, se llevó a cabo el traspaso por orden del Congreso, de las actividades de distribución de documentos públicos de la Biblioteca al Departamento del Interior y su programa para el intercambio internacional de libros al Departamento de Estado.

En 1861 las actividades de la biblioteca se vieron nuevamente afectadas por las políticas que implementara Abraham Lincoln cuando nombró a John G. Stephenson como bibliotecario.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Stephenson se enfocó en realizar tareas que no le correspondían a la biblioteca, tal como encargarse del servicio voluntario de los edecanes en las batallas de Chancellorsville y Gettysburg durante la Guerra Civil Estadounidense.

Esta situación en la que biblioteca era solo un repositorio para todos los libros y folletos protegidos por copyright, solo pudo ser solventada después de trece años cuando se efectuó en 1859 la centralización de oficinas para copyright en la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos.

Igualmente, se presentaron situaciones que ameritó cambios en el funcionamiento de la biblioteca en cuanto a ejecución, transformación y estructuración, todo ello enmarcado en la actividad incesante de incrementar sus fondos, coleccionando materiales de y desde todo el mundo.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Expansión

Entre los años 1865 y 1897 bajo la conducción del bibliotecario Ainsworth Rand Spofford, la biblioteca experimentó un gran crecimiento, aprovechando la expansión global del gobierno federal y del ambiente político favorable, que permitió a Spofford conjugar el apoyo bipartidista para beneficio de la biblioteca.

Fue una época en la que se logró concretar el carácter nacional de la institución y como ente legislativo, lo que permitió efectuar  una recopilación exhaustiva de literatura estadounidense.

Asimismo, Spofford dirigió, por una parte, la construcción de un nuevo edificio para alojar la biblioteca y, por otra, la transformación del cargo de Bibliotecario del Congreso, exaltando sus bondades y confiriéndole fortaleza e independencia en sus ejecuciones.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Ainsworth Rand Spofford

Entre los años 1865 y 1870, se adjudicaron, por parte del Congreso, los recursos para dar inicio a la construcción del edificio Thomas Jefferson, al cual fueron destinados todos los registros de copyright y actividades asociadas al depósito bajo el control de la biblioteca.

Por otro lado, se restauró el sistema de intercambio internacional de libros a la biblioteca, se compraron las colecciones grandes tanto del Smithsoniano como del historiador Peter Force, con lo cual se fortaleció de manera significativa el fondo bibliográfico con obras científicas y estadounidenses.

En 1876, la biblioteca logró albergar unos 300.000 volúmenes, a la vez que mantenía vinculaciones con la Biblioteca Pública de Boston, gracias a las cuales se siguió fortaleciendo como la biblioteca más grande de la nación.

Al trasladarse la biblioteca desde el Capitolio hacia su nueva sede en 1897, se llegó a recaudar más de 840.000 volúmenes, el 40% de los cuales se habían comprado con depósitos de copyright.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

En virtud del poco espacio en el Capitolio, en 1886, y luego de muchas propuestas y múltiples controversias, el Congreso autorizó, finalmente, la construcción de un nuevo edificio, procediéndose de inmediato a instalación.

Cuando éste abrió sus puertas al público el 1 de noviembre de 1897, el edificio fue aclamado como un monumento nacional y como la biblioteca más grande, más costosa y más segura del mundo.

El sucesor de Spofford, John Russell Young, durante los dos años que estuvo al mando, llevó a cabo una revisión del aspecto burocrático de la biblioteca e hizo valer sus contactos como ex diplomático con lo cual se pudo hacer más compras de materiales de todo el mundo y establecer los primeros programas asistenciales a la comunidad como el diseñado para ciegos y personas con discapacidad.

Young fue sucedido por el joven bibliotecario Herbert Putnam, quien estuvo al mando durante cuarenta años desde 1899 a 1939, en el momento en que la Biblioteca del Congreso se posicionó como la primera de los Estados Unidos al contar con un millón de volúmenes.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Herbert Putnam

Durante ese período la biblioteca también alcanzó gran esplendor y crecimiento, ya que se efectuaron diversas adquisiciones de grandes y extraordinarias colecciones, especialmente extranjeras, como lo fueron los volúmenes de la Colección Imperial Rusa y las procedentes de Corea, Japón, China y algunas hebreas.

Estas nuevas adquisiciones aceleraron la reorganización de la biblioteca, estimulando su crecimiento.

Además, Putnam logró que la biblioteca fuera más accesible y de mayores beneficios para el público y para otras instituciones, que pudieron beneficiarse del servicio de préstamo interbibliotecario, transformándola en lo que denominó una “biblioteca de último recurso.”

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

En 1903 se obtuvo la aprobación mediante orden ejecutiva del ex presidente Theodore Roosevelt para transferir por los Documentos de los Padres Fundadores a la biblioteca.

Años después, el Congreso realizó la aprobación en 1965 de una ley que permitía a la Biblioteca del Congreso formar un Comité de Fondo Fiduciario para la recepción de donativos y dotaciones. Ello llevó a la institución a desempeñar un rol preponderante como patrón y custodio de las artes.

A partir de allí se comenzaron a recibir donaciones de distinguidas personalidades como las de Archer Milton Huntington, John D. Rockefeller y James B. Wilbur.

Colección literaria de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Como garante del quehacer literario de la nación, en esta biblioteca se encuentran registrados más de 150 millones de fondos bibliográficos, entre los cuales se cuentan unos 33 millones de libros catalogados y otros materiales impresos de gran valor histórico.

Posee, asimismo, más de 68 millones de manuscritos, la colección más numerosa de libros raros valiosos de Norteamérica y la más extensa del mundo en lo que a documentos legales se refiere. Se encuentran también allí infinidad de películas y partituras, 5 millones de mapas, 12 millones de fotografías, más de 2,7 millones de grabaciones sonoras, canciones y más de 13,7 millones de grabados y copias fotográficas.

Alrededor de la mitad de los libros y publicaciones seriadas están en idioma inglés, sin embargo, están las colecciones que contemplan piezas en 470 idiomas, aproximadamente.

Por otro lado, como parte de la colección de libros raros, se incluye una copia impecablemente conservada de las únicas cuatro que existen en el mundo de la Biblia de Gutenberg. Así también la biblioteca tiene bajo su resguardo el borrador de la Declaración de Independencia de la nación.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

En su haber se encuentra más de un millón de publicaciones del gobierno de los Estados Unidos, un millón de números de periódicos de diferentes partes del mundo, de los últimos tres siglos, 500.000 rollos de microfilm y 6.000 títulos de cómics.

Como documento a destacar, la biblioteca guarda en sus archivos el documento más antiguo hecho en una tablilla de piedra que data del año 2040 a. C. Asimismo, conserva obras de arte, dibujos arquitectónicos, y valiosos instrumentos como el Stradivarius Betts y el Stradivarius Cassavetti.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Borrador de la Declaración de Independencia

Colecciones internacionales

En lo que a este rubro se refiere, la biblioteca ha abierto oficinas fuera del territorio estadounidense de manera tal de poder facilitar el proceso de adquisición, catalogación y preservación de los materiales de investigación y de interés bibliotecario de países en los que resulta complicada la accesibilidad a dichos materiales por los métodos y vías tradicionales de adquisición. Todos estos materiales al estar debidamente registrados según la clasificación de la biblioteca, se incorporan a las colecciones internaciones ya concebidas.

En virtud de ello se instalaron estas oficinas en varias partes del mundo para aligerar los trámites y prestar un mejor servicio. Estas oficinas se ubican en Río de Janeiro, Islamabad en Paquistán, Nueva Delhi, India y Yakarta en Indonesia. Asimismo, se abrieron otras en El Cairo, Egipto y en Nairobi en Kenya.

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

En estas sedes se hacen las compras de los fondos de más de 60 países, que en ocasiones se realiza en nombre de los Estados Unidos por ser miembro del Programa Cooperativo de Adquisiciones.

Asimismo, se han establecido nexos de colaboración con la UNESCO y otras organizaciones del mundo para el desarrollo del proyecto de la Biblioteca Digital Mundial.

En cuanto a materiales para las capacidades especiales, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos ofrece más de 25 millones de libros en Braille y cuenta con más 800 mil cuentas de lectores ciegos o con alguna discapacidad física con grabados de libros y revistas.

Capacidad

En cuanto a la capacidad de atención al visitante, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos recibe en sus espectaculares salas a más de 1 millón 600 mil visitantes al año que acuden a tan fascinantes instalaciones a consultar sus colecciones en sus tres edificaciones. Ofrece además cinco cafeterías en sus espacios para hacer más agradable la estadía.

En sus amplias salas los amantes de la lectura y la investigación encontrarán más de 158 millones de materiales bibliográficos físicos en sus colecciones, en diferentes tipos de formatos.

El acceso a la entrada es totalmente gratuito y no se requiere hacer reservación alguna. El horario de atención al público es de lunes a viernes de 8:30 a las 17:00 y los sábados con horario restringido.

 Eventos de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

La biblioteca organiza y lleva a cabo diversos eventos dentro de la institución para el cultivo de la cultura y apoyo al arte. Asimismo, patrocina programas privados que honran los logros en las disciplinas de humanidades y creatividad.

Anualmente realiza eventos como la Feria de los Archivos, Los Amigos de las Letras Estadounidenses de la Biblioteca del Congreso, Gala de los Amigos Davidson, Celebración del Día del Fundador, Conferencia en memoria de Judith P. Austin y el Festival Nacional del Libro.

Igualmente, presta servicio para los discapacitados y los ciegos a través del Servicio de la Biblioteca Nacional para los Ciegos e Impedidos Físicos. Además, se ofrece al público en general préstamos interbibliotecarios y servicios de duplicación y catalogación.

A través de premios y galardones, se procura honrar a aquellos que han avanzado y encarnado los ideales de la creatividad individual, la dedicación y la erudición. Entre estos programas y eventos tenemos:

Premio Gershwin

Creado por la Biblioteca del Congreso para rendir homenaje a los compositores George e Ira Gershwin y con él honrar a los artistas cuyas contribuciones a lo largo de su carrera musical hayan dejado huella en el entorno artístico de la canción popular y así exaltar su excelencia y fomentar el respeto y aprecio del público.

Premio Gerscwhin para Tony Bennet

Premios al Logro de la Ficción Estadounidense

El Premio Anual de la Biblioteca del Congreso para la Ficción Estadounidense tiene como objetivo honrar a un escritor literario estadounidense cuyas obras le distinguen, no sólo por su dominio del arte, sino también por su originalidad de pensamiento e imaginación. El premio busca elogiar a las voces fuertes, únicas y perdurables de esos autores, quienes a través de largas y consistentes carreras, nos han hecho planteamientos interesantes e importantes sobre la experiencia de este país.

Algunos de los ganadores han sido John Grisham, Isabel Allende, Toni Morrison y Philip Roth.

Poeta Laureado

El Poeta Laureado es una posición que se ha establecido dentro de la institución siendo considerada la persona como poeta oficial de la nación y como consultor en poesía de la Biblioteca del Congreso, por lo cual debe emprender las acciones pertinentes para buscar elevar la conciencia nacional a una mayor apreciación de la lectura y la escritura de la poesía.

El Poeta Laureado es nombrado anualmente por el Bibliotecario del Congreso por un período que va de de septiembre a mayo y, al iniciar su período está encargado de dar una lectura para abrir la serie literaria anual de la biblioteca y, al finalizar, dictar una conferencia para concluir su misión.

Leyendas Vivas

El reconocimiento establecido en el año 2000 por el bibliotecario James H. Billington como preparación para la celebración del bicentenario de la Biblioteca del Congreso con el cual se honró a artistas, escritores, activistas, cineastas, médicos, artistas del espectáculo, deportistas y funcionarios públicos que hayan hecho contribuciones significativas al diverso patrimonio cultural, científico y social de Estados Unidos.

En el 2018 se descontinuó este programa a solicitud de la bibliotecaria Carla Hayden.

Dolly Parton: Reconocimiento Leyenda Viva en 2004

Premios de Alfabetización

Gracias a la generosidad del filántropo David M. Rubenstein, se establecieron estos premios para reconocer y colaborar con aquellas organizaciones sin fines de lucro que trabajan en pro de erradicar los problemas del analfabetismo, tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo.

Los premios buscan recompensar a las instituciones que realizan una labor ejemplar y fácilmente reproducible durante un período sostenido mediante métodos innovadores para promover la alfabetización y difusión de las prácticas más eficaces de disminución del analfabetismo.

Asimismo, tienen por objeto hacer un llamado de conciencia al público acerca de la importancia de la alfabetización y la necesidad de promoverla y fomentar la lectura en las comunidades.

Promotores de la organización Contextos, ganadora del Premio de Alfabetización 2019

Embajador Nacional de Literatura Juvenil

Este reconocimiento del Embajador Nacional de Literatura Juvenil es una iniciativa de la biblioteca en asociación con la organización Every Child a Reader y el Consejo del Libro Infantil, junto al generoso aporte de la Dollar General Literacy Foundation, con el fin de sensibilizar a la opinión pública nacional sobre la importancia de la literatura juvenil en relación con la alfabetización, la educación y mejorar de la calidad de vida de los jóvenes.

Premio John W. Kluge

Este premio incentivado por la generosa donación del gran benefactor de la biblioteca, John W. Kluge, se otorga por los logros alcanzados por una o varias personas que se han distinguido en el estudio de la humanidad en diferentes áreas no cubiertas por los premios Nobel, proporcionando alternativas para una mejor convivencia.

Entre las disciplinas contempladas están historia, humanidades sociología, filosofía, religión, antropología, crítica en las artes y lingüística. El premio está en el mismo nivel financiero de los premios Nobel.

Curiosidades

Por lo extensa de su colección es posible encontrar entre sus volúmenes los materiales más curiosos y extraños que se hayan producido, así como peculiaridades y distinciones muy diversas.

 

Algunas de las curiosidades de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos son:

  • Es la más extensa colección de fondos bibliográficos en idioma ruso con más de 750.000 ítems fuera de Rusia.
  • Es la más amplia y completa colección de materiales bibliográficos sobre el área de América Latina, el Caribe y la península Ibérica, que contempla libros, manuscritos, periódicos, grabaciones, mapas, revistas, fotografías, pósteres, música, etc., que total contabilizan 10 millones de piezas.
  • En la sección de Libros Raros y Manuscritos están:
    • El primer libro impreso The Bay Psalm Book en 1640 en lo que hoy es Estados Unidos.
    • Documentos que pertenecieron o fueron elaborados por veintitrés presidentes estadounidenses desde George Washington hasta Calvin Coolidge.
    • El libro más grande de la biblioteca, que mide 1,52 x 2,13 m, el cual se basa en una completa y llamativa recopilación de ilustraciones a color de Bután, país del sur de Asia, rico en reminiscencias autóctonas de su tradición.

Para su elaboración se solicitó el apoyo de la firma Microsoft, la cual junto con un grupo de alumnos del Instituto Tecnológico de Massachusetts, llevó a cabo el registro y recreación en imágenes de la vida y la cultura antigua de este país. Se grabó un total de 40.000 imágenes digitales, que se entregaron al Archivo Nacional de Bután y se donó una copia a la Biblioteca del Congreso.

    • El escrito más antiguo existente en la biblioteca es una tableta cuneiforme, cuyo origen se remonta al 2040 a. C.
    • Asimismo, se halla en la biblioteca el libro más pequeño, que mide 1/25’’ x 1/25’’. Se trata del libro Old King Cole, el cual para leerlo se debe usar una aguja para hojear sus páginas.

Leave a Comment