≡ Menu

Biblioteca Británica, la más grande del mundo y ejemplares históricos

La Biblioteca Británica también es conocida como la Biblioteca Nacional del Reino Unido, la misma es considerada como una de las más grandes en el mundo y está compuesta con un aproximado de 150 millones de ejemplares. En el artículo de hoy ahondaremos todo lo referente a esta importante edificación, como su historia y sus colecciones de libros.

Biblioteca Británica

Historia de la Biblioteca Británica

La Biblioteca Británica se fundó el 1 de julio 1973 como resultado de la Ley de British Library 1972. Antes de de esto, la misma formaba parte del Museo Británico, el cual dio la mayor parte de los fondos de la nueva biblioteca, junto con otras organizaciones más pequeñas.

El año siguiente las funciones anteriormente ejercidas por la Oficina de Información Científica y Técnica fueron integradas en 1982. La India Oficina de Biblioteca y Archivos y el HMSO se convirtieron en departamentos importantes de esta biblioteca. Para 1983 la Biblioteca Británica se encargó de la Fonoteca Nacional, en donde se guardan una serie de sonidos y vídeos, con más de un millón de discos y miles de cintas.

Para los planes de construcción de este edificio era necesario realizar una demolición de una sección del Bloomsbury, una franja de siete acres de calles inmediatamente delante del museo, por lo que la misma quedaría justo enfrente de este. Luego de una campaña larga y reñida hecha por el Dr. George Wagner, esta petición fue rechazada por lo que el edificio se construyó junto en donde está ubicada actualmente por John Laing, en un lugar de Euston Road junto a la estación de St Pancras.

De 1997 a 2009, la colección central de ejemplares se encuentra en este único edificio y la colección de periódicos británicos y extranjeros están ubicados en Colindale. En julio de 2008 la Biblioteca dio a conocer que estaría movimiento algunos de sus objetos de uso poco frecuente para una nueva instalación de almacenamiento en Boston Spa en Yorkshire y que por esta razón el edificio de la biblioteca en Colindale estaría cerrado por un corto plazo.

A partir de enero del 2009 hasta abril del 2012 más de 200 kilómetros de material se reubicó al edificio de almacenamiento adicional y actualmente el material de lectura se entrega de la biblioteca británica a habitaciones en Londres a petición de un servicio de transporte diario.

Los trabajos de construcción de este nuevo bloque de depósito de periódicos se finalizó en el 2013 y la biblioteca situada en Colindale cerró el 8 de noviembre de ese mismo año. La colección de libros ahora se encuentra separada en St Pancras y Boston Spa.

El Servicio de Biblioteca Británica de suministro de documentos (BLDSS) y la Colección de Obtención de Documentos de la Biblioteca se localizan en el mismo lugar de Boston Spa. Por otro lado, las colecciones alojados en Yorkshire, que se entienden como el material de bajo uso y el periódico y colecciones de suministro de documentos, constituyen aproximadamente el 70% del total del material de la biblioteca.

Antes de esto, previamente la Biblioteca Británica ya poseía un almacén aparte para las colecciones de libros el cual se encontraba en Woolwich, en el sudeste de Londres, no obstante, esta edificación ya no se encuentra en funcionamiento.

Biblioteca Británica

Esta nueva biblioteca fue diseñada bajo la proyección del arquitecto Colin St John Wilson en colaboración con su esposa MJ largo justo al frente de Euston Road, la cual es una enorme plaza en donde presentan diversas piezas de arte público, tales como: grandes esculturas de Eduardo Paolozzi (una estatua de bronce sobre la base de William Blake estudio de ‘s Isaac Newton) y Antony Gormley.

Museo

El origen del Museo Británico tiene sus inicios en una colección con más de 80.000 artículos provenientes de la colección exclusiva de sir Hans Sloane, médico y naturalista. Dicho médico realizó la donación de esta colección privada al Estado británico según indicaba su testamento en el año 1753.

Entre los ejemplares de dicha colección se contaban con al menos 40.000 libros, 7000 manuscritos, cuadros de Durero, su colección de ciencias naturales y medicina, así como algunas antigüedades de Egipto, Grecia, Roma, Oriente Medio, Extremo Oriente y América.

El gobierno británico pudo obtener todos estos ejemplares por el precio de 20.000 libras, por medio de una lotería pública organizada por el Parlamento Británico, según lo estipula el acta de fundación del 7 de enero de 1753. Adicional a esto, también consiguieron personal de la biblioteca como y del anticuario.

Biblioteca Británica

Desde que se inauguró, el museo no ha hecho más que aumentar su colección a través de donaciones o por compras. A pesar de que al inicio su mayor patrimonio eran los documentos y libros, pronto empezó a recibir gran cantidad de objetos antiguos.

Para el año 1782 creció de forma significativa la colección de antigüedades, por medio de la compra por parte del Estado de las obras y objetos de sir William Hamilton, embajador británico en Nápoles, que incluían piezas de Grecia y Roma.

La obra de la derrota de la flota de Napoleón en Egipto en la batalla de Aboukir consiguió que el Museo Británico tuviera en el año 1801 una vasta cantidad de antigüedades egipcias y la célebre piedra de Rosetta. Así como la integración de numerosas esculturas griegas, como las de la colección Townely en 1805 y los Mármoles de  , también conocidos como los mármoles del Partenón, donados por el conde de Elgin en 1816.

Una donación hecha en el año 1823 por parte del rey Jorge IV al Estado británico de la biblioteca de su padre, la Biblioteca del Rey, hizo que se tuviera en cuenta la posibilidad de trasladar algunas de las colecciones a una nueva sede por la falta de espacio en la casa Montagu. Luego de realizar este traslado, la antigua sede fue demolida en 1845. El arquitecto Robert Smirke fue el encargado de diseñar la actual sede del museo.

El Museo Británico siempre se ha encontrado abierto al público salvo durante las dos guerras mundiales, que permaneció con las puertas cerradas por el miedo de que algunas de las obras fueran dañadas. A raíz de esto se hicieron evacuaciones parciales de obras, aceleradas durante la Segunda Guerra Mundial, a causa de los daños que produjeron las bombas sobre el museo durante los bombardeos sobre la ciudad de Londres.

Este edificio hasta los momentos posee al menos siete millones de objetos que cubren la historia de la cultura humana desde sus orígenes hasta la actualidad. Muchos de estos objetos no se encuentran en exposición, sino que permanecen guardados en el subterráneo, dado que el museo no cuenta con el suficiente espacio.

Organización y salas

Hasta el año 1973 la Biblioteca Británica era parte del Museo Británico, sin embargo, durante la década actual la misma formó a tener su propio edificio con una nueva planta con acabados modernos. A pesar de esto, el Museo conservó algunas de las colecciones de libros así como la sala más destaca que es la Sala de Lectura.

Esta sala de lectura siempre se encuentra abierta a todo el público. El uso de esta puede emplearse para personas que se encuentren de manera permanente dentro el territorio y que están procediendo a ejecutar una investigación.

Históricamente, la Biblioteca Británica solo ha permitido que el uso de esta sala de lectura sea exclusivamente para aquellos individuos que no puedan conseguir algún material histórico en otras bibliotecas locales, no obstante, se le permite su uso a estudiantes universitarios a pesar de que los mismos cuenten con bibliotecas exclusivas de sus casas de estudio.

Capacidad

En cuanto a la capacidad de ejemplares que este edificio puede llegar a almacenar nos encontramos que dentro de las paredes de la biblioteca se alojan libros, mapas, periódicos, partituras, patentes, manuscritos y sellos, entre otros objetos que llegan alcanzar los 150 millones de publicaciones. En un mismo sentido, la biblioteca puede llega abarcar con un público excesivo de hasta 1200 personas.

La Biblioteca Británica posee todo tipo de información a la disposición de investigadores y estudiantes del Reino Unido y de todo el mundo. Por año se generan seis millones de búsquedas con su catálogo en línea y más de 100 millones de artefactos ofrecidos a los lectores de todas las partes del mundo.

Colecciones históricas de la Biblioteca Británica

La agrupación de colecciones históricas que forman parte de la Biblioteca Británica se conforma por medio de donaciones y adquisiciones desde el siglo XVIII, la misma también es conocida como las “Colecciones de la Fundación”. En este conjunto incluyen libros y manuscritos por parte de Sir Robert Cotton, Sir Hans Sloane, Robert Harley y la Biblioteca del rey del rey Jorge III, así como la Biblioteca Real Viejo donados por el rey Jorge II .

Por muchos años estas colecciones se han disipado entre algunos edificios en el centro de Londres, en lugares como Bloomsbury (en el Museo Británico), Chancery Lane, Bayswater y Holborn, con un préstamo entre bibliotecas en el centro de Boston Spa a 2,5 millas (4,0 km) al este de Wetherby en West Yorkshire (situada en Thorp Arco Trading Estate), y la biblioteca periódico en Colindale , al noroeste de Londres.

Asimismo, sus colecciones históricas también se encuentran en una serie de imágenes que se encuentran en un catálogo en línea. En esta galería de acceso se pueden encontrar alrededor de 30.000 imágenes de varios libros medievales, junto con un gran número de artículos de estilo exposición en un formato propietario, tales como los Evangelios de Lindisfarne .

En un mismo sentido, el formato virtual permite la posibilidad de echar un vistazo de algunos ejemplares como por ejemplo los cuadernos Leonardo da Vinci. Las entradas en línea de algunos de los materiales se encuentran disponibles por esta vía, conteniendo imágenes preliminares y algunas secciones de las páginas. De una misma manera, por el portal web también se encuentran 6000 grabaciones de sonidos.

Curiosidades

Hoy en día no hay una gran cantidad de curiosidades importantes que se encuentren dentro de la Biblioteca Británica, esto se debe a que su historia es muy informativa por lo que no deja nada al aire. Sin embargo se puede hacer mención de algunos aspectos:

  • Es la segunda biblioteca más grande de todo el mundo, a pesar de que muchos piensen que es la primera la realidad es que ocupa el segundo puesto, siendo la primera La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.
  • Entre los documentos que se alojan en sus repisan se encuentran documentos de gran valor, entre ellos la Carta Magna y algunas letras originales de las canciones de The Beatles.

 

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. Le hacemos la invitación a leer también: Opera Real de Versalles y Abecedario Griego

Leave a Comment