≡ Menu

¿Conoces A Los Pilaga? Descubrelo Aquí

Durante la conquista española el territorio pilaga fue ocupado por diferentes intentos de colonización. Dos de estos intentos se originaron en centros coloniales latinoamericanos ya establecidos con uno más directamente conectado a España.

Estas primeras formas de ocupación reflejaban el desarrollo de regiones relativamente económicas y culturalmente distintas, condicionadas por las contribuciones de los grupos indígenas pilaga y las limitaciones impuestas por entornos muy diferentes.pilaga

Historia Pilaga

A fines del Imperio español, las reformas borbónicas marcaron el destino de algunas regiones hasta hoy. Al crear el Virreinato del Río de la Plata y al elegir a Buenos Aires como la residencia de sus autoridades, las autoridades reales reconocieron un proceso que ya estaba en marcha.

Buenos Aires era el centro del intenso contrabando, una actividad que floreció como un desafío a las rígidas regulaciones de la corona sobre las importaciones.

Los esclavos ingresaban por los puertos del Río de la Plata y se exportaban cueros y sebo desde Buenos Aires. Las posteriores reformas borbónicas permitieron el libre comercio desde Buenos Aires.

Relaciones étnicas

Con la excepción de algunas áreas del noroeste, Argentina no estaba densamente poblada en el momento de la conquista española. Muchos grupos indígenas pilaga desaparecieron debido al duro trabajo forzado, el reasentamiento obligatorio y las enfermedades introducidas por los conquistadores españoles.

Aquellos indios pilaga que mantuvieron su autonomía hasta bien entrado el siglo diecinueve fueron llevados a la casi extinción por campañas militares en la década de 1880.

En los últimos años del siglo XX, se estimó que los indios representan menos del 1 por ciento de la población total (probablemente alrededor de 300,000 personas). (Ver Articulo: Matacos)

pilaga

Es difícil determinar su número porque los que viven en centros urbanos rara vez se clasifican como indios o indios pilaga en las estadísticas oficiales. Durante la época colonial hubo un intenso tráfico de esclavos en la región del Río de la Plata. Desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX, los negros y mulatos de origen africano y europeo representaban entre el 25 y el 30 por ciento de la población total de Buenos Aires.

Su número disminuyó drásticamente en las últimas décadas del siglo XIX: en 1887 solo 8.005 afroargentinos vivían en Buenos Aires de una población total de 433.375. Las epidemias, la participación en guerras civiles y los matrimonios mixtos son las explicaciones más comunes para la asombrosa disminución de la población de afroargentinos.

Menos de 4,000 personas en Buenos Aires reclamaron la identidad afroargentina a fines del siglo XX. Los trabajadores rurales mestizos y los afroargentinos resintieron la presencia de inmigrantes europeos que competían por viviendas y fuentes de trabajo escasas.

Estos nuevos residentes son predominantemente mestizos. Los migrantes también incluyen pueblos indígenas pilaga y un pequeño número de mulatos y negros de Uruguay y Brasil. Durante el gobierno de Perón, los migrantes rurales a la ciudad constituyeron su base política leal.

Los opositores de la clase media y la clase media alta de Perón despreciaron estos nuevos sectores sociales y despectivamente los llamaron cabecitas negras. Este término, junto con el negro / a, todavía se usa para referirse a los pueblos mestizos e indígenas pilaga.

pilaga

Mientras que los conflictos sociales de los años 1940 y 1950 a menudo se describieron en términos racistas como cabecitas y como un “zoológico aluvial” que invadía el espacio urbano, la relación con los percibidos como no blancos por los grupos sociales dominantes adquirió matices xenófobos.

Actualidad

Esta actitud de silencio, burla y racismo descarado del gobierno es un acto de cobardía, una negación de la realidad y una total falta de voluntad política para dialogar y encontrar soluciones justas.

Durante cuatro horas nuestros hermanos y hermanas indígenas probablemente con ancestros pilaga se quedaron esperando en el frío, resistiendo pero esperando un resultado positivo.

pilaga

El gobierno actuó sin ninguna etnia política, ocultándose de los pueblos indígenas y las organizaciones de derechos humanos que los acompañaron. Comportamiento patético de aquellos que dicen liderar el país.

Está claro que la narrativa de la democracia y los derechos humanos permanece detrás de las puertas cerradas de la Casa de Gobierno. (Ver Articulo: Pehuenches)

pilaga

Los líderes indígenas se mantienen firmes en su determinación de seguir exigiendo el diálogo con el gobierno y celebrarán una cumbre de seguimiento más adelante este año.

Todo lo que estamos pidiendo es que el gobierno respete la ley de este país y las convenciones internacionales que ha ratificado con respecto a los derechos indígenas

El gobierno continúa violando con total impunidad la Constitución de Argentina que reconoce el derecho de los pueblos indígenas a sus tierras ancestrales y la educación intercultural y bilingüe.

También viola el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas sobre las poblaciones indígenas. (Ver Articulo: Chorotes)

pilaga

Pero continuaremos luchando y afirmando nuestros valores culturales y derechos ancestrales, defendiendo nuestros territorios contra todas las formas de violación.

Llamamos a todos los argentinos, que también son víctimas de un modelo económico insostenible, a reflexionar sobre su futuro y el de las generaciones venideras para que podamos trabajar juntos para construir una sociedad más justa, equitativa y plural en armonía con la naturaleza.

Leave a Comment