≡ Menu

Chorotes: Cultura, Costumbre, Vestimenta y Mas

Los Chorotes son un grupo étnico que habita la región del Gran Chaco en el noroeste de Argentina y el suroeste de Paraguay.  Pertenecen a la familia lingüística Mataco-Maká junto con Mataco (o Wichí), Chulupíes y Maká. En Argentina, la gente de Chorote vive en asentamientos a lo largo de la margen derecha del río Pilcomayo en la provincia de Salta, hasta 160 km tierra adentro, y en las cercanías de la ciudad de Tartagal.

Chorotes

Significado

El nombre “Chorote” o “Choroti” es probablemente de origen Chiriguano-Guaraní y se usa en el Chaco argentino y boliviano-paraguayo. Los Chorote se llaman a sí mismos “Yoxuaxa”, lo que probablemente significa “los que comen palomas”. En los asentamientos contemporáneos en el Río Pilcomayo también se los identifica como “Téuak Lhele” (gente del río) y “Lhimnal Lhele” (gente del bosque), aludiendo a sus nichos ecológicos nativos.

Chorotes

Historia

A principios del siglo XX, los grupos étnicos cuyos territorios limitaban con los del Chorote eran los Toba, los Chiriguano y los Tapieté al oeste y al noroeste; el Ayoreo al norte; el Nivaclé al este y sureste y el Mataco-Guisnay al sur. Con la excepción de los frecuentes matrimonios mixtos y las alianzas comerciales y militares con los Nivaclé y los Tapieté, las relaciones de Chorote con los grupos circundantes continuaron siendo hostiles durante este período.

Luego, las expediciones enviadas por el gobierno boliviano para reconocer y pacificar el territorio del Chaco se sumaron a la creciente presión ejercida por los ganaderos, lo que resultó en oportunas extensiones de alianzas intertribales para resistir la ocupación. (Ver Artículo: Matacos)

Chorotes

Sin embargo, la expansión de la ocupación redujo las tierras indígenas y puso a los indios en contacto permanente con la sociedad dominante. La Guerra del Chaco entre Paraguay y Bolivia (1932-1935) impulsó al Chorote a moverse continuamente, y, al final de la guerra, se vieron obligados a asentarse en misiones evangélicas en Argentina y en asentamientos menonitas y misiones católicas en Paraguay.

Debido a las demandas sistemáticas de las minorías nativas del Chaco, que comenzaron en la década de 1950, la legislación gubernamental se implementó en la década de 1980 para el reconocimiento de los derechos territoriales de las comunidades nativas. Algunas tierras han sido cedidas a pueblos indígenas a través de la Ley 23302/1984 (Argentina) y del Estatuto de Comunidades Indígenas (Ley de Comunidades Indígenas) Ley 904/1980 (Paraguay).

Características

El presente informe trata de los dermatoglifos digitales y palmar de una muestra de 98 indios chorotes, recolectados en el norte de Argentina, en la región del Gran Chaco. El dimorfismo bimanual se observó en hombres y mujeres, tanto en dedo como en variables palmar. Las diferencias significativas entre los sexos aparecen solo en los conteos de las crestas digitales y en la incidencia combinada de los cuatro tipos de patrones, los Chorote, en general, muestran un dimorfismo sexual bajo.

Las comparaciones univariadas llevadas a cabo con otras tribus del Gran Chaco (Chiriguano, Pilagá, Mataco y Toba) indican diferencias estadísticamente significativas entre estos y el Chorote, tanto en hombres como en mujeres. Las mayores diferencias se encontraron en relación con los Mataco, que pertenecen a la misma familia lingüística que el Chorote. Se proponen explicaciones probables para estas diferencias.

Chorotes

Alimentación

La gente Chorote sigue procedimientos técnicos simples para preparar y / o consumir alimentos vegetales; su arte culinario no involucra mezclar muchos ingredientes o complejos procesos de elaboración. Esta última característica es un patrón común para todos los pueblos indígenas de Chaqueña. Los alimentos vegetales se preparan y / o se consumen de las siguientes maneras. (Ver Artículo: Nahuas)

Chorotes
  • Las frutas frescas se comen con frecuencia como tidbits mientras los Chorote caminan a través de los bosques. Las hojas tiernas, los tallos y las flores también se consumen como vegetales crudos en ensaladas. Estos artículos pueden implicar una o muchas técnicas de procesamiento primarias, tales como aspelar, romper en pedazos, triturar, secar, diluir, desmotar, hidratar o moldear.
  • Las técnicas de cocción comprenden simple hervor, sucesivas ebulliciones cambiando el agua cada vez, chamuscar, asar en cenizas, asar sobre brasas, tostar y hornear. Algunas frutas y órganos subterráneos se cocinan colocando la parte posterior de la chimenea o en un horno subterráneo; por lo general, se sazonan con grasas silvestres de animaesl. Tallos, hojas, flores y algunos órganos y frutas subterráneos, por lo general se hierven.
  • Algunos alimentos generalmente se muelen en harina y a veces se moldean en masa para hacer pasteles pequeños o galletas, que luego se cocinan.
  • Chorote prepara ‘añapa’ moliendo y diluyendo frutas dulces en agua, y ‘aloja’ al dejar esta mezcla para fermentar en una bebida alcohólica.
  • Las ramas y la corteza se queman para producir ‘sal de plantas’.
Chorotes

Cultura Chorote

Un rito de iniciación fundamental fue la iniciación femenina, que señaló el logro de la madurez social y sexual de una mujer joven. La ceremonia contuvo un conjunto dual de símbolos, a través de los cuales el iniciado experimentó los procesos antitéticos de muerte y gestación y el contraste entre el estado indiferenciado de la adolescencia y la diferenciación característica de la adultez.

Chorotes

Ceremonias

El Festival de Algarrobo, que se realizó en primavera, al mismo tiempo que muchas otras frutas silvestres maduran, fue la ceremonia tradicional más importante. Su propósito era promover la renovación natural y humana y mejorar la sociabilidad intergrupal. Entre otros rituales constitutivos de este festival estaban los pertenecientes a bebidas fermentadas, cueros cabelludos, danzas victoriosas y danzas de los jóvenes. Los misioneros se sorprendieron por los aspectos orgiásticos del festival y lograron suprimirlo.

Chorotes

Costumbres

El ritual de curación, en el que los chamanes y los ancianos cooperan, presenta un vuelo mágico, lucha entre espíritus ayudantes, cantar, soplar y masajear. Aunque duramente reprimida por la primera generación de misioneros, las prácticas chamánicas se han revivido desde la década de 1980 y coexisten con ciertas prácticas de la medicina clínica occidental.

Chorotes

Medicina

 La enfermedad es el resultado de la manifestación de algún principio vital ocasionado por la malevolencia chamánica, la transgresión de un tabú o de la invasión del cuerpo por un agente dañino emitido por un chamán.

Los usos actuales de plantas medicinales de los indios Chorote de Chaiar Semiárido se identifican aquí. Se registran sesenta y nueve (69) especies de plantas, 2 especies de hongos y 1 liquen con 194 usos medicinales. Se destaca una baja proporción de usos medicinales con respecto a los datos etnobotánicos totales (15%).

Más de la mitad de esos usos de plantas (52%) se encontraron idénticos a los registrados para sus vecinos criollos, y concluyeron que estas prácticas se habrían incorporado como una especie de préstamo cultural. La farmacopea de Chorote habría sido muy reducida en el pasado debido a la naturaleza chamánica de su medicina tradicional, en la cual las plantas medicinales no habrían jugado un papel significativo. (Ver Artículo: Nahuas)

Entre las plantas medicinales de Chorote se pueden citar Achatocarpus praecox, Cleistocactus baumannii, Echinopsis rhodotricha y Funastrum clausum. Se podían contar los noventa remedios estrictamente vegetales de Chorote, principalmente como antiemmenagógicos; antidiarréico, para la tos y como cicatrizante.

Muerte y vida futura

La muerte y las diversas enfermedades se atribuyen a ciertas deidades dualistas y particularmente a los chamanes. La muerte es el medio de acceso a un estado definitivo de ser y poder, lo que implica la transformación del difunto en una clase de deidades principalmente negativas (Mamo) que viven en un mundo subterráneo oscuro y monótono.

Chorotes

Actividades de subsistencia y comerciales

Los Chorote eran básicamente cazadores y recolectores, pero complementaban sus necesidades de subsistencia con la pesca y la horticultura. En la caza, el tapir y tres tipos de pecaríes constituyeron la presa principal. Recolectar miel y recolectar frutos silvestres también proporcionó una buena parte de la dieta de Chorote. Los cultígenos más ampliamente diseminados fueron varios tipos de calabazas, mandioca amarga y maíz. Las actividades socioeconómicas siguieron un ritmo estacional característico de abundancia y escasez.

La época de mayor abundancia de recursos fue de septiembre a febrero, lo que facilitó la convergencia de varias bandas en las aldeas semisedentarias para la recolección de frutos silvestres y la realización de tareas agrícolas. Después de un período de gran escasez, que obligó a las bandas a dividirse y llevar una vida intensamente nómada, los peces se volvieron relativamente abundantes durante junio y julio.

Esto permitió que la gente del río y, en menor grado, la gente del bosque, una permanencia secundaria en las orillas del Pilcomayo. Con el contacto vino la incorporación de nuevos cultígenos y animales domésticos como pollos, cerdos, cabras y ovejas. La cría de animales compensó parcialmente la reducción en el juego causada por el avance de la frontera de la colonización.

Chorotes

Desde principios del siglo XX, el salario temporal en los ingenios del noroeste de Argentina incorporó definitivamente a los nativos a la economía de mercado, creando nuevas necesidades para ellos. Las prolongadas estancias en los ingenios expusieron directamente a los nativos a las fuerzas de cambio de la sociedad dominante, deslumbrándolos y haciéndolos desear nuevos productos. Desde entonces, han adoptado alimentos manufacturados, bebidas alcohólicas, armas, máquinas de coser, bicicletas, relojes, etc. (Ver Artículo: Garifunas)

En la década de 1960, la mecanización de las fábricas redujo la demanda de trabajadores menos calificados. Algunos Chorote se reorientaron hacia el trabajo temporal en empresas agroindustriales en las colonias menonitas del Chaco paraguayo. Para quienes se reinstalaron en las aldeas del Pilcomayo medio, la pesca comercial proporciona una fuente de ingresos que, a diferencia de los salarios, facilita la residencia permanente y el fortalecimiento de las relaciones comunitarias. La venta de artesanías también agrega algunos ingresos.

Chorotes

Religión Chorote

El núcleo de las creencias religiosas tradicionales se expresa a través de una dialéctica entre los principios del caos que existieron en tiempos míticos y los principios del orden en los tiempos contemporáneos. Esta dialéctica entre los procesos de desintegración y reintegración implica el orden social, así como el natural.

La síntesis entre la creencia nativa y la cristiana-internalizada a través de la evangelización sistemática anglicana y pentecostal desde la década de 1940-es claramente una redefinición de tales procesos en términos étnicos. La pecaminosidad de las “creencias antiguas” se compara con la virtud de las “nuevas creencias”.

En su forma nativa, la religión Chorote puede haber estado sin el concepto de un Ser Supremo. Sin embargo, se reconoció un grupo de deidades que personificaron la dialéctica del caos / orden, a través de la fusión -en la misma deidad- de un perfil “embaucador” con características típicas de los demiurgos.

La polarización entre lo divino y lo diabólico, alentada por la cristianización, dio como resultado un ordenamiento jerárquico de las deidades antiguas. Tal arreglo es el resultado de enfatizar el aspecto demiúrgico o embaucador de una deidad.

Practicantes religiosos. Los roles religiosos se adquirieron tradicionalmente a través del canal deliberado del chamanismo o no deliberadamente hasta alcanzar la vejez. En la práctica, uno reconoce la diferencia de poder entre los “shamanes” y “viejos” que ofician, y en su habilidad para curar y divinar.

El entrenamiento de pastores indígenas por parte de los misioneros anglicanos, quienes a menudo también les asignaron responsabilidades políticas, llevó a una rivalidad entre los líderes religiosos modernos y los tradicionales y entre los líderes religiosos y seculares. Estas rivalidades, combinadas con la falta de comunión persistente entre los constituyentes, han llevado a un mayor faccionalismo.

Chorotes

Matrimonio

El matrimonio dentro de la banda estaba tradicionalmente prohibido. El alcance de la exogamia se extendió a grupos étnicos amigos, especialmente el Nivaclé y el Tapíete. Después del reasentamiento, la tendencia a la exogamia étnica se expandió para incluir a otros grupos indígenas y criollos, especialmente en pueblos multiétnicos. El divorcio continúa siendo aceptado y puede ser iniciado por cualquiera de los cónyuges.

Unidad interna

La unidad doméstica junto con los grados de edad fueron las articulaciones esenciales del sistema social. Los jefes de familia tradicionalmente podían imponer sus decisiones al líder de la banda. La familia extendida matrilocal, que incluye normalmente tres generaciones, continúa predominando; también hay unidades patrilocales y familias nucleares. El surgimiento de la familia nuclear es una consecuencia del trabajo migratorio y de los salarios desde principios del siglo XX.

Socialización

Los niños fueron y son criados de manera permisiva y se fomenta su autonomía personal. Como repositorios de conocimiento y guías de conducta, los abuelos fueron anteriormente los principales agentes de socialización. Tal preeminencia debe estar vinculada al sistema de grados de edad jerárquica, de acuerdo con el principio de que la edad confiere estatus y prestigio.

El enfrentamiento de la educación formal con la educación informal impartida por los ancianos ha resultado en un desplazamiento progresivo de las responsabilidades de enculturación a la generación parental, dado que estos últimos interactúan más fácilmente dentro del contexto regional / nacional.

Chorotes

Grupos Kin y Descenso

La sociedad de Chorote se dividió anteriormente en bandas exogámicas bilaterales, que consisten en un pequeño número de familias extendidas. Los miembros de cada banda se consideraban relacionados, aunque los enlaces de parentesco parecen haber sido más creados que reales en el sentido de ser trazables genealógicamente. Las funciones esenciales de cada banda eran regular el matrimonio, mantener la autonomía y ejercer cierto control sobre los conflictos interpersonales o entre las familias extensas. (Ver Artículo: Misquitos)

Este último podría generar procesos de fisión dentro de las bandas. El contacto intensificado con la sociedad blanca y el asentamiento en misiones y colonias produjo la fusión de diferentes bandas en la misma aldea.

En las pocas aldeas supervivientes con un plan circular, dos facciones que se distribuyen de forma relativamente simétrica coexisten, y los miembros de cada uno tienden a casarse con los de la facción opuesta. No está claro si esto es una supervivencia de una organización dual antigua o, lo que es más probable, una convergencia reciente hacia principios duales debido a la convergencia social y dialectal de los grupos ribereños y forestales.

Organización social

El núcleo de la organización social tradicional de Chorote era un sistema de grados de edad jerárquicos. Las calificaciones sucesivas (niños, jóvenes, adultos y ancianos) tenían roles, obligaciones y privilegios específicos.

Los ancianos regulaban y orientaban los grados de edad restantes. Las mujeres ocuparon una posición de relativa igualdad con los hombres. La creciente interacción con la sociedad regional ha afectado la división tradicional del trabajo entre los sexos, sin embargo, disminuyendo la influencia y el estatus de las mujeres.Chorotes

Organización política

A pesar de una marcada tendencia hacia el igualitarismo, la fragmentación política y la autonomía de cada grupo doméstico, en la antigüedad coexistían dos niveles de jefatura: un nivel local o de banda y un nivel supralocal o subtribal. Aunque la oficina del primer tipo tendía a ser hereditaria, la elección y eventual sustitución de los líderes supralocales dependía de los líderes de la banda y los jefes de los grupos domésticos.

Sus decisiones en este sentido se basaron en la capacidad de negociación y el prestigio guerrero de los candidatos porque este tipo de liderazgo tendía a definirse a sí mismo en el contexto de la hostilidad intergrupal, lo que hacía de la capacidad coercitiva del candidato un factor determinante. Aun así, el poder de ambos tipos de líderes se basó más en el consenso que en la coacción, como lo indican los requisitos de ecuanimidad, generosidad y talento oratorio.

La interacción permanente con la sociedad dominante lentamente socavó la jefatura tradicional. Los forasteros con frecuencia imponían líderes locales, aunque estos fueron elegidos en parte por sus habilidades lingüísticas y sus habilidades para mediar en asuntos económicos, políticos y / o religiosos.Chorotes

Control social

La sociedad tradicional de Chorote fomentó la autonomía personal y ofreció a sus miembros varias opciones para manifestar la disidencia, haciendo que el control social fuera bastante flexible. Además, al permitir la expresión abierta de sentimientos y estados mentales -cambiables como estos- la probabilidad de episodios incontrolables disminuyó en gran medida.

Las imposiciones de la sociedad dominante han tendido a restringir la variedad de estratagemas en las que un individuo puede confiar, lo que permite un sistema más rígido de control social. Las acusaciones frecuentes de hechicería son una consecuencia de la inflexibilidad de las formas impuestas de control social.

Chorotes

Conflicto

En épocas aborígenes, las hostilidades interétnicas eran el tipo de conflicto más violento y tenían como objetivo principal la obtención de cueros cabelludos enemigos. El cuero cabelludo y otros trofeos dieron prestigio a sus dueños, lo que les permitió competir por un liderazgo supralocal. La lucha intraétnica excluyó expresamente el scalping y se orientó hacia objetivos más inmediatos y rentables, como el control de los sitios de pesca.

Más allá del grupo local, las relaciones con otras unidades de Chorote variaban constantemente entre agresividad y alianza. Esta tendencia a la fragmentación reafirmó los principios de autonomía e iniciativa personal local. La fragilidad de los lazos internos, junto con la persistencia de la vieja rivalidad interétnica, impidió que el Chorote montara un movimiento de resistencia cohesivo contra los colonos invasores.

Este contexto, el Chorote formó alianzas relativamente estables solo con el Tapíete y el Nivaclé, optando por coaliciones ocasionales con el Chiriguano, el Toba y el Mataco. Los conflictos sobre la propiedad de la tierra y la explotación de los recursos naturales persisten, principalmente en forma de disputas entre la población nativa y los colonos criollos.Chorotes

Actualidad

Después de ser sometidos a un grupo de inseguros ocupantes de tierras en su propia tierra, los Chorote han llegado a un paso desesperado. Ubicados en la región central occidental de Chaco, Argentina, los Chorote están siendo testigos de la desertificación de su tierra natal, el empobrecimiento generalizado de los suelos y la pérdida de biodiversidad derivada de la tala indiscriminada de bosques nativos y empresas de cría de ganado extensivo.

El daño industrial al río Pilcomayo, una fuente crucial de agua dulce y peces, ha causado aún más daños. El río ahora presenta altos niveles de contaminación por mercurio y otros metales pesados ​​debido a los derrames en las áreas mineras de los países vecinos.

Chorotes

Varios otros planes de desarrollo, implementados en tierras de Chorote sin consulta, han causado una mayor alteración y degradación en áreas de uso tradicional, lo que ha provocado un aumento de la desnutrición y la pobreza y un acceso reducido al agua dulce.

Bajo esta superficie de daños, los Chorote están luchando ahora más que nunca para mantener su idioma y tradiciones, y su herencia cultural, mientras se adaptan a este mundo cambiante. La suya es una cultura que está luchando por existir después de generaciones de invisibilidad y opresión.

Chorotes

Asentamientos

En la época de los aborígenes, los Chorote tenían dos tipos de asentamientos: aldeas semisedentarias para la temporada de lluvias y campamentos temporales para la estación seca. Los pueblos más densamente poblados se establecieron en la orilla del Pilcomayo o los lagos del interior, en terrenos despejados por encima del nivel de las inundaciones. Las cabañas estaban dispuestas en círculo, y las aberturas de acceso estaban orientadas hacia una plaza central donde se llevaban a cabo actividades rituales y deportivas.

En contraste con la marcada tendencia hacia la concentración y el estilo de vida sedentario característico de la estación lluviosa, hubo una práctica contraria -durante la mayor parte de la estación seca- de fragmentación en unidades familiares y cambios más prolongados y continuos, utilizando campamentos temporales.

Al establecer el Chorote en las misiones y los asentamientos predominantemente multiétnicos, el patrón circular ideal de las aldeas antiguas se sustituía a menudo por un patrón de tipo lineal al mismo tiempo que las cabañas en forma de cúpula se sustituían parcialmente por viviendas hechas de materiales modernos.

Chorotes

Afiliación Lingüística

El idioma Chorote pertenece a la familia Mataca-Macá del Macro-Guaycurú. En la actualidad hay al menos dos dialectos: uno predomina en el área de Pilcomayo y el otro en el interior de Paraguay.

Demografía

En 1980, la población de Chorote se estimaba en 1.200, con 830 en Argentina y 370 en Paraguay. Las estimaciones hechas en la década de 1920 variaron entre 2.000 y 2.500 personas.

Artes industriales

Las artesanías tradicionales incluyen la alfarería, la carpintería, la elaboración de redes y el tejido.

Chorotes

Comercio

En tiempos de los aborígenes, los Chorote actuaban como intermediarios en una extensa red de relaciones comerciales que conectaban los grupos del Chaco con los del piamonte andino del sur. Durante las primeras décadas del siglo XX, junto con el Nivaclé, monopolizaron la comercialización del hierro viejo en todo el Chaco.

División del trabajo

Antes del contacto, los hombres de Chorote eran responsables de la caza, recolección de miel, pesca y horticultura, así como de la fabricación de herramientas y armas. Las actividades bélicas y comerciales también eran básicamente tareas masculinas. Las mujeres recolectaron plantas silvestres y cosecharon los cultivos para su procesamiento y almacenamiento.

Construyeron las chozas, prepararon las comidas y criaron a los niños. Hoy en día siguen fabricando bolsas, cerámica y algo de ropa. Sin embargo, debido a la disminución de los recursos naturales y a la mayor importancia del trabajo masculino -ganar salarios y la pesca comercial- las tareas femeninas se han restringido al hogar.

Chorotes

Tenencia de la tierra de los Chorotes

En la antigüedad, cada banda tenía territorios de caza, recolección y pesca que eran reconocidos, aunque a veces se disputaban. El avance del sector ganadero obligó a los indios a compartir sus tierras con criollos cuyo principal ganado (ganado, caballos, mulas), además de destruir los campos de los indios, ha cambiado la distribución de los recursos naturales.

La Guerra del Chaco y la consecuente venta y concesión de grandes extensiones de tierra por parte del gobierno paraguayo obligaron al Chorote a concentrarse en misiones. Los misioneros pudieron rescatar algunas tierras para los indios y garantizar su supervivencia. En la década de 1980, los gobiernos argentino y paraguayo comenzaron a otorgar títulos de propiedad a varias comunidades indígenas.

Leave a Comment