≡ Menu

Pipiles: Historia, Significado, Cultura y Más

Los Pipiles, son un grupo étnico indígena pertenecientes al Salvador, son caracterizados por su cultura, economía y religión la cual demandaba sacrificios humanos para los dioses. En el siguiente artículo conoceremos más a cerca de este pueblo y su historia.

Pipiles

El Pueblo Pipiles

Los Pipiles o Cuzcatlecs son un pueblo indígena que vive en el oeste de El Salvador, al que llaman Cuzcatlan. Su lengua se llama Nahuat o Pipil, relacionado con la gente de Toltec de la Nación Nahuatl. El idioma pipil es un dialecto uto- tolteca o uto- nicarao de la rama de las lenguas nahuas, una cadena dialectal que se extiende desde Utah en los Estados Unidos hasta El Salvador y Nicaragua en América Central.

El nombre de la familia de idiomas fue creado para mostrar que incluye el perímetro de mayor extensión del idioma ute de Utah, al anterior predecesor tolteca y al margen de expansión de los sucesores de Pipil- Nicarao. La evidencia de la arqueología y la etnohistoria también respalda la tesis de la difusión hacia el sur, especialmente que los hablantes de las primeras lenguas náhuatl migraron del desierto del norte de México al centro de México en varias oleadas. (ver artículo: Lacandones).

Su mitología, sin embargo, está más estrechamente relacionada con la mitología de los pueblos mayas, que son sus vecinos cercanos, y por tradición oral que se dice que fue adoptada por los mayas Ch’orti ‘ y Poqomam durante el Éxodo Pipil en el siglo IX CE, liderado por Topiltzin Quetzalcoatl.

Imagen relacionada

Historia

Un grupo cohesionado que compartía una cultura central mexicana emigró al piedemonte del sur de Guatemala durante el Clásico Tardío. Se establecieron alrededor de la ciudad de Santa Lucía Cotzumalguapa, erigiendo el Monumento 4 alrededor de la división entre el Clásico Tardío y el Clásico Terminal. La cultura duró hasta la conquista española, en ese momento todavía conservaban su lengua nawat, a pesar de estar rodeados por mayas.

La región era rica en recursos naturales, particularmente cacao y frutas. Los Pipiles introdujeron los cultos de Xipe Totec, Tlaloc, Quetzalcoatl, Huehueteotl, Ehecatl y Tlalchitonatiuh. Su arquitectura está obsesionada con la muerte; como en su tierra natal mexicana central, su religión exigía sacrificios humanos. El calendario de los Pipiles también se expresó en términos mexicanos centrales.

Se cree que un tercer grupo, designado como Izalco Pipil, emigró a la región a fines del siglo X, ocupando tierras al oeste del río Lempa durante el siglo XI. La leyenda y la investigación arqueológica sugieren que estos inmigrantes fueron refugiados de un conflicto dentro del imperio tolteca en el norte.

Los Pipiles organizó una nación conocida como Cuzcatlan, con al menos 2 ciudades o estados centralizados que pudieron haber sido subdivididos en principados más pequeños. Los Pipiles también eran trabajadores competentes en textiles de algodón, y desarrollaron una red comercial amplia para productos tejidos así como productos agrícolas.

Su cultivo del cacao, centrado en el área de Izalcos e implicando un sistema de irrigación extenso y sofisticado, era especialmente lucrativo y el comercio de los Pipiles en el cacao alcanzó tan al norte como Teotihuacan.

Para cuando llegaron los españoles, los asentamientos mayas Pipiles y Poqomam se intercalaron en todo el oeste de El Salvador, desde el río Lempa hasta la frontera con Guatemala. Hubo 4 ramas importantes de los Pipiles:

Imagen relacionada

Los Cuzcatlecos: Que se convirtieron en la potencia dominante en la región que hoy es El Salvador, tenían su capital en Cuzcatlán ahora la ciudad de Antiguo Cuscatlán en el gran San Salvador.

Los Izalcos: Que eran muy ricos debido a su gran producción de cacao.

Los Nonualcos: De la región central, que fueron reconocidos por su amor a la guerra.

Los Mazuahas: Que se dedicaron a criar el venado de cola blanca.

Aunque eran principalmente un pueblo agrícola, algunos centros urbanos Pipiles se convirtieron en ciudades actuales, como Sonsonate y Ahuachapán. Las ciudades Pipiles dominantes de Cuzcatlan y Tecpan Izalco en El Salvador fueron fundadas aproximadamente en el año 1050. Las ruinas de Cihuatán, las de Aguilares y las cercanas al volcán Guazapa están consideradas entre los restos más notables de la civilización pipiles.

Significado Pipiles

El nombre Pipil es el término más comúnmente encontrado en la literatura antropológica y lingüística. Este exónimo es de la palabra náhuatl estrechamente relacionada -pil «hijo, niño». El arqueólogo William Fowler señala que el pipil puede ser traducido como «noble» y conjetura que los invasores españoles y sus auxiliares indios usaron el nombre como referencia de la casta principesca de la población, que poseía toda la tierra y dirigió y compuso el ejército permanente.

Resultado de imagen para pipiles

En esta lectura, el nombre «Pipil» solo más tarde se asoció con la gente como un todo. La creencia popular común salvadoreña, sin embargo, es que el término pipil se traduce apropiadamente como «infantil» y se inspiró en la forma simple de náhuatl que hablan las personas que viven a cierta distancia de la civilización central en México.

Los Pipiles hablan el amenazado lenguaje uto-azteca Nawat , también conocido como Pipil en inglés, y como náhuat en español. La forma más antigua nahuate ya no es actual.

Nahuatl -pil es afín a Nawat pi: pil «niño». El autónimo en el idioma Nawat es simplemente Nawat, que está relacionado con la palabra náhuatl clásica nauatl.

Lengua e Idioma

Para la mayoría de los autores, el término Pipil (Nawat) se usa para referirse al idioma solo en América Central es decir, excluyendo a México. Sin embargo, el término junto con el náhuatl oriental, también se ha utilizado para referirse a las variedades de lengua náhuatl en el sur de Veracruz, Tabasco y Chiapas que, al igual que Pipil, han reducido el sonido anterior / tl / a a / t /.

Las variedades en estas 3 áreas comparten mayores similitudes con Nawat que las otras variedades de náhuatl sugiriendo una conexión más cercana; sin embargo, Campbell (1985) considera que Nawat es lo suficientemente distinto como para ser considerado un idioma separado del complejo nahuatl, rechazando así un subgrupo Nahuatl oriental que incluye Nawat.

Finalmente, para otros autores, el término azteca se usa para referirse a todos los idiomas cercanos en esta región como un solo idioma, sin distinguir el nawat del náhuatl y algunas veces incluso sin separar al pochutec. La clasificación de Nahuan que defiende Campbell (1985, 1997) ha sido reemplazada por clasificaciones más nuevas y más detalladas.

Y actualmente las clasificaciones ampliamente aceptadas por Lastra de Suárez (1986) y Canger (1988), ven a Pipil como un dialecto nahuan de la periferia oriental.

Dialectos Centrales

  • Uto-Aztecan 5000 BP *
  • Shoshonean (uto-azteca del norte)
  • Sonora **
  • Aztecan 2000 BP (también conocido como Nahuan)
  • Pochutec – Costa de Oaxaca
  • General Azteca (Náhuatl)
  • Periferia occidental
  • Periferia oriental
  • Pipil
  • Sierra de Puebla
  • Istmo-Mecayapan
  • Huasteca

Los dialectos de Pipil incluyen lo siguiente:

  • Un taco
  • Tacuba
  • Santa Catarina Mazaguat
  • Santo Domingo de Guzmán
  • Nahuizalco
  • Izalco
  • Teotepeque
  • Jicalapa
  • Comazagua
  • Chiltiupan
  • Cuisnahuat

Hoy en día, el Nawat rara vez se usa, excepto en algunas áreas rurales y, en su mayoría, como frases sostenidas en los hogares de los departamentos de Sonsonate y Ahuachapán. Cuisnahuat y Santo Domingo de Guzmán tienen la mayor concentración de hablantes. La estimación de 1985 de Campbell (trabajo de campo 1970-1976) fue de 200 hablantes restantes, aunque se han registrado hasta 2000 oradores en informes oficiales mexicanos.

Gordon (2005) divulga solamente 20 altavoces (a partir de 1987). El número exacto de hablantes es difícil de determinar porque los hablantes nativos no desean ser identificados debido a la represión histórica del gobierno de los salvadoreños aborígenes, como La Matanza («La masacre») de 1932.

Leyendas y Migración de los Pipiles

El termino Pipiles puede referirse a una rama de la civilización tolteca precolombina, que floreció en el México central a fines del primer milenio d. La capital tolteca, Tula, también conocida como Tollan y localizada en el estado actual de Hidalgo, es el sitio arqueológico más significativo asociado con los toltecas. El apogeo del alcance de Tula es posterior a la de la gran ciudad de Teotihuacán, que se encuentra más al sudeste y bastante cerca de la moderna ciudad de México.

Imagen relacionada

La tradición, la mitología y la arqueología sugieren fuertemente que estas personas llegaron a El Salvador alrededor del año 1000 DC como resultado del colapso del Tala. El Tala, aparentemente un subgrupo tolteca o línea familiar, ganó poder o influencia en la civilización tolteca en la caída de Teotihuacan.

Este grupo finalmente fue derrotado en una sangrienta guerra civil por la sucesión al trono de la capital tolteca Tula. El grupo derrotado no tuvo más opción que abandonar México y emigrar a Centroamérica. Tula cayó poco después, alrededor del año 1170 DC, mientras que bajo el reinado de Huemac-Quetzalcóatl.

La facción que perdió la guerra fue dirigida por el célebre héroe Topiltzin, hijo de Mixcoatl. Sus seguidores pensaron que era una reencarnación del dios Quetzalcoatl, y usaron el nombre como título. Según la tradición, Topiltzin Ce Acatl Quetzalcoatl fundó un santuario para el dios Nutriclan en la región del ‘Lago Guija’. Más tarde, llegó al ahora arruinado sitio maya de Copán en Honduras y posteriormente se dirigió a los alrededores de la actual Nicaragua, donde estableció el pueblo conocido como Nicarao.

La Conquista Española

A principios del siglo XVI, los conquistadores españoles se aventuraron en América Central desde México, conocida entonces como la colonia española de la Nueva España. Después de someter a las ciudades-estado mayas de las tierras altas a través de la batalla y la cooptación, los españoles buscaron extender su dominio a la región inferior del Atlántico de los Pipiles, entonces dominada por la poderosa ciudad-estado de Cuscatlán.

Imagen relacionada

Pedro de Alvarado, un teniente de Hernán Cortés, encabezó la primera invasión española en junio del año 1524. Estaba acompañado por miles de aliados mayas, que habían sido durante mucho tiempo rivales de Cuscatlán por el control de su rica región productora de cacao. Los ejércitos de los Pipiles se encontraron con las fuerzas españolas en 2 grandes batallas abiertas, pero fueron masacrados por el armamento y las enfermedades superiores de los españoles.

Cuenta la leyenda que un cacique o rey de los Pipiles llamado Atlacatl y su hijo, el príncipe Atonal, condujeron a las fuerzas Pipiles contra el primer contacto con la batalla española más famosa denominada la batalla de Acajutla. Las fuerzas Pipiles sobrevivientes se retiraron a las montañas, donde sostuvieron una guerra de guerrillas contra los españoles que habían procedido a ocupar la ciudad de Cuscatlán. (ver articulo: Mixtecos).

Incapaz de vencer esta resistencia, y con una herida dolorosa en la pierna por una flecha de los Pipiles en la primera batalla con el Príncipe Atonal, las fuerzas españolas regresaron después de algunos meses a las ciudades mayas de las tierras altas de Guatemala. Se requirieron 2 expediciones españolas posteriores para lograr la derrota completa de Cuscatlán la primera fue en el año 1525 y la segunda en el año 1528.

Después de la victoria española, los Pipiles se convirtieron en vasallos de la Corona española y ya no se llamaban Pipiles por los españoles sino simplemente indios. El término Pipil, por lo tanto, permaneció asociado, en la retórica salvadoreña local, con la cultura indígena anterior a la conquista.

Hoy es utilizado por los estudiosos para distinguir a la población nahua en El Salvador de otros grupos de habla náhuat como los de Nicaragua. Sin embargo, ni la población indígena auto-identificada ni su movimiento político, que ha revivido en las últimas décadas, usan el término «pipil» para describirse a sí mismos, sino que usan el término «náhuat» o simplemente «indígena».

Imagen relacionada

La Denominación Colonial

La conquista española llevó a la incorporación de los Pipiles en el sistema mundial europeo. Esto significaba que los Pipiles ahora producirían riqueza para el imperio español, y su riqueza consistía principalmente en la producción agrícola, ya que El Salvador no tenía los metales preciosos que se convirtieron en el objetivo principal de la conquista española en todo el Nuevo Mundo.

Se estableció un sistema conocido como encomienda para otorgar tierras e indios a los señores supremos españoles. Esta institución proporcionó el principal medio por el cual el trabajo y los bienes podían ser extraídos de los campesinos Pipiles. El artículo tributario comercial más importante fue el cacao, producido en cantidades cada vez mayores por los pueblos de Izalco. Importantes e influyentes españoles recibieron asignaciones de encomiendas como una forma de pensión en recompensa por sus servicios a la corona española.

Una pequeña camarilla de encomenderos que tenían pueblos en la región de Izalco se volvió extremadamente rico a partir del pago de tributos en cacao por parte de los indios. No solo recibieron los tributos del cacao que el sistema colonial español consideraba su derecho, sino que también extorsionaron al indio. Se decía que uno de estos señores del cacao vivía como si gobernara su propio feudo personal.

Imagen relacionada

La industria del cacao había terminado su curso a fines del siglo XVI. El agotamiento del suelo, la sobre-explotación y el cambio climático se combinaron para poner fin a esta lucrativa empresa. En la década de 1580, con la producción de cacao en declive, la producción ganadera e índigo (tinte azul) se convirtió rápidamente en actividades populares en las antiguas provincias de Izalco y Cuscatlán.

La agricultura comercial estaba estrechamente ligada al declive de la mayoría de los asentamientos pipiles. Para sobrevivir, muchos indios consideraron necesario abandonar sus ciudades y trasladarse al campo. Esta tendencia comenzó a mediados del siglo XVI, pero con el aumento de la producción de añil y la ganadería como actividades económicas primarias, muchos pipiles decidieron pasar de las aldeas al campo en busca de trabajo y protección mínima de los propietarios individuales de ladinos y españoles. y añil molinos.

La enfermedad europea también tuvo un tremendo impacto en la población pipil durante el período colonial. Tres oleadas de enfermedad epidémica grave golpearon con una tremenda mortalidad en el siglo XVI: la viruela en 1520-21, la peste neumónica o el tifus en 1545-48, y la viruela y el tifus en 1576-77. A fines del siglo XVI, la población pipil se redujo a aproximadamente el 95% de su nivel anterior a la conquista, y no se recuperó por completo hasta fines del siglo XVIII.

Resultado de imagen para resistencia pipiles

La Resistencia

La resistencia de los Pipiles al dominio español en el período colonial tomó la forma de una adaptación consciente y deliberada a las nuevas condiciones de existencia, resistencia pasiva expresada en los nuevos términos de interacción económica, social y política. Las revueltas contra el gobierno no ocurrieron hasta después de que se otorgó la independencia de España, e incluso entonces eran relativamente de pequeña escala.

La revuelta más grave ocurrió en 1932 como la culminación de la alienación de las tierras comunales que comenzó en 1881. El levantamiento de 1932 se centró en Izalco. Los campesinos se organizaron, como describe el poeta Dimas Castellon Mariano Espinoza.

La respuesta del gobierno fue la masacre indiscriminada de al menos 30,000 indios, hombres, mujeres y niños, en el transcurso de unos pocos días. Los campesinos fueron acorralados y atados con sus brazos a la espalda y fusilados.

La represión de la insurrección popular fue un acto genocida dirigido específicamente a la población indígena de El Salvador. Creyendo que los indios eran la columna vertebral de la rebelión rural, el general Maximiliano Hernández ordenó a sus tropas que mataran a cualquiera que pareciera indio, como lo demuestran su estilo de vestimenta y otras características externas. Thomas Anderson, un historiador estadounidense que estudió la masacre, afirmó:

 

El exterminio fue tan grande que no pudieron ser enterrados lo suficientemente rápido, y un gran hedor a carne podrida impregnaba el aire del oeste de El Salvador.

El recuerdo de esta brutal matanza, conocida como La Matanza , todavía está fresco en la mente de muchos salvadoreños.

Organización Social de los Pipiles

Los Pipiles han tenido una gran influencia en la cultura actual de El Salvador, con una gran parte de la población que afirma tener ascendencia de este y otros grupos indígenas. Alrededor del 86 % de los salvadoreños de hoy en día son mestizos es decir personas de ascendencia mixta nativa y europea, con un 10 % de ascendencia europea sin mezclar. (ver articulo: Purépechas).

Un pequeño porcentaje estimado por el gobierno en el 1%, por la UNESCO en el 2% y por académicos en entre el 2 y el 4%, es de ascendencia indígena pura o mayoritariamente pura, aunque los números se disputan por razones políticas. Algunos Pipiles todavía hablan Nawat y siguen formas de vida tradicionales. Los grupos tradicionales viven principalmente en el altiplano suroccidental, cerca de la frontera con Guatemala, pero numerosas poblaciones indígenas auto-identificadas viven en otras áreas, como Nonualcos al sur de la capital.

De acuerdo con un informe especial en El Diario de Hoy, debido a los esfuerzos de preservación y revitalización de varias organizaciones sin fines de lucro en conjunto con varias universidades, combinado con un resurgimiento de la identidad Pipil después de la guerra civil en el país de El Salvador, el número de Los hablantes de Nawat aumentaron de 200 en la década de 1980 a 3.000 en 2009.

Imagen relacionada

La gran mayoría son jóvenes, lo que da al lenguaje la esperanza de ser sacado de la extinción. También hay un interés renovado en la preservación de las creencias tradicionales y otras prácticas culturales de los Pipiles, así como una mayor disposición de las comunidades para realizar sus ceremonias en público y ponerse ropa tradicional.

Organización Política

El linaje noble fue estratificado internamente, especificando su cabeza titular, nobles y plebeyos. Los plebeyos no eran miembros del linaje, sino que estaban vinculados a él y dependían del titular de la tierra. El jefe del linaje distribuyó tierras a plebeyos y nobles a cambio de tributo y servicio personal. En la esfera política, el linaje noble formó un grupo muy unido de parientes y súbditos.

Los Nobles ejerció una amplia gama de oficinas político administrativas. Las conexiones políticas entre las casas nobles se basaban en la descendencia común de un solo linaje noble. Por lo tanto, un solo linaje a menudo tenía varias casas nobles y señores, cada uno con su propia tierra y sujetos. Este patrón de organización sociopolítica se remonta al México central pre-azteca.

Organización Económica

Los plebeyos de Pipiles eran granjeros, cazadores, pescadores, tejedores, comerciantes y guerreros. La agricultura se basó en los cultígenos mesoamericanos extendidos de maíz, frijoles, calabaza y chiles. Otros cultivos alimenticios importantes incluyeron tomates, cacahuates, aguacates y amaranto. Los cultivos comerciales más importantes cultivados fueron cacao (chocolate) y algodón.

Resultado de imagen para economia de los pipiles

Los cazadores y los pescadores proporcionaban alimentos y materias primas. Los animales de caza más destacados de la zona de los Pipiles incluyen ciervos de cola blanca, conejos de cola de algodón, tapires y pecaríes. Los objetos fueron hechos de pieles de animales, plumas, huesos y conchas marinas. Antes de una cacería, un venado sería sacrificado y su corazón quemado con caucho para los dioses.

Su método de caza era crear un círculo de fuego en el bosque, conduciendo a los animales a un lugar en el centro. Allí matarían a sus presas con palos y flechas. Además de la caza, la pesca también era un medio importante para obtener alimentos. Los lagos y ríos abundaban en peces que comúnmente se capturaban con redes.

Muchas mujeres participaron en la economía a través del tejido. Las mujeres Pipiles hilaban y tejían telas de algodón con las cuales se confeccionaban una gran variedad de prendas. Hicieron tintas y tintes utilizando plantas y minerales. Una planta que usaron fue índigo, que es la fuente del colorante de anilina azul. Hicieron rojo de los cuerpos de los piojos de madera.

Un sistema vibrante de mercados fue atendido por comerciantes profesionales que compraban y vendían alimentos, ropa y otros artículos. Conocemos los mercados a través de documentos españoles de principios del período colonial. Estos mismos documentos nos dicen qué cultivos y bienes se produjeron y comercializaron.

El sistema económico de Pipil se caracterizó por la especialización en la producción. Un documento homenaje inusualmente completo de 1532, menos de diez años después de la entrada de uno de los capitanes más brutales pero efectivos de Hernán Cortés, Pedro de Alvarado, y apenas cinco años desde la pacificación de la región, proporciona detalles sobre la producción económica en la provincia de Cuscatlán.

Los datos en este documento indican que el algodón y la tela de algodón fueron los artículos más importantes producidos para el intercambio. Muchos asentamientos de Cuscatlán producían maíz, frijoles y chiles para comerciar en el mercado. Muy pocos produjeron cacao, y este cultivo fue probablemente una especialidad de producción del estado precolombino de Izalco. Otros artículos producidos por los asentamientos de Cuscatlán incluyen sal, pescado seco, piña, miel y cera.

Resultado de imagen para pipiles organizacion politica

Religión y Cultura

La religión pipiles era muy similar a la de los aztecas. Una capilla para sacerdotes especializada formó una casta especial entre la nobleza. Los sacerdotes, que se describen en los primeros relatos históricos, vivían en sus templos y vestían ropas especiales y pertrechos que los distinguían de otros miembros de la nobleza. Sus deberes eran realizar rituales, presidir ceremonias y actuar como intermediarios entre los dioses y la gente.

Resultado de imagen para pipiles

Los Pipiles adoraban a una serie de deidades nahuas muy similares a las del panteón azteca. Estas deidades son bien conocidas a través de esculturas y figuras de cerámica, y se identifican a través de sus estrechas afinidades con los dioses del México central prehispánico que se conocen a través de las crónicas.

Entre los dioses de los Pipiles más importantes se encontraban Quetzalcoatl (la Serpiente Emplumada), Tlaloc (el Dios de la Lluvia), Mictlanteuctli (el Señor del Inframundo, el Dios de la Muerte) y Xipe Totec («Nuestro Señor el Despellejado», el Dios de Nueva primavera). Estas deidades fueron adoradas en diferentes ocasiones y rituales observadas en el calendario sagrado de 260 días, lo que se correlacionó con el calendario solar de 365 días para producir el ciclo ritual mesoamericano común de 52 años.

La más notable de todas las ceremonias religiosas Pipiles se centró en el sacrificio humano. Dos tipos de ceremonias de sacrificio fueron descritos en el año 1576 por el juez español Diego García de Palacio, quien probablemente basó su cuenta en una fuente anterior.

El primero fue auto-sacrificio para extraer ofrendas de sangre para los dioses.

Resultado de imagen para resistencia pipiles

La segunda forma de sacrificio humano involucraba la ejecución de víctimas humanas, usualmente prisioneros de guerra, por sacerdotes especialmente designados.

Estos sacrificios fueron descritos en detalle por Palacio, y también están avalados por evidencia arqueológica. Es importante notar que el sacrificio humano es una práctica cultural mesoamericana muy antigua. Su elaboración por grupos nahuas como los Pipiles o los aztecas representaba una extensión de su función religiosa al ámbito político a medida que la ideología religiosa comenzaba a desempeñar un papel en la formación y el mantenimiento del estado.

El juego de pelota mesoamericano fue un ritual importante para los Pipiles. Construyeron pirámides con lados de escalera para sus templos. Junto a los templos piramidales había tribunales para jugar el juego de pelota ritual. La cancha de juego estaba delimitada por 2 grandes muros paralelos con 2 anillos de piedra verticales, uno en el centro de cada pared.

Estos anillos fueron los objetivos. En el extremo opuesto de la cancha había gradas de asientos para los espectadores. El juego se jugó con una pelota de goma sólida y los jugadores movieron la pelota con sus rodillas y caderas, tratando de pasar la pelota a través de los anillos de piedra, lo cual era muy difícil y rara vez ocurría.

Educación

La educación se basó en la transmisión oral del conocimiento obtenido a través de las experiencias de generaciones pasadas. Los gobernantes y sacerdotes recibieron educación formal en religión y cosmografía. La gente común probablemente no recibió una educación formal de los maestros; más bien, probablemente fueron enseñados por sus padres. (ver artículo: Tzeltal).

Resultado de imagen para educacion pipiles

Esta educación debe haber sido muy efectiva, ya que muchas expresiones culturales se encuentran en los restos arqueológicos y los lazos cercanos al patrimonio cultural aún se conservan entre los pueblos indígenas de América Central en la actualidad. Durante la conquista, los españoles intentaron borrar esta cultura y religión anteriores como «idolatría», particularmente a través de la imposición del cristianismo.

Leave a Comment