≡ Menu

Los Amish: Todo sobre esta cultura detenida en el tiempo

Los Amish representan un grupo etnorreligioso, que es reconocido dentro de todo el mundo como parte de una cultura protestante, que rige su vida mediante una serie de normas específicas, caracterizadas por ser altamente sencillas y tradicionales; mientras que a la vez forma parte de algunas de las naciones más avanzadas del mundo, como es el caso de Estados Unidos y Canadá. Te invitamos a descubrir esta interesante cultura a continuación.

Amish

Introducción

En esta ocasión tenemos la oportunidad de conocer una de las culturas más interesantes que forman parte del territorio de Estados Unidos y Canadá, ambos son países que se caracterizan por ser altamente desarrollados y además sirven como lugar de acogida para muchas de las culturas religiosas que están representadas por diversas etnias.

Los Estados Unidos de América constituyen un país soberano que se encuentra compuesto por cincuenta y dos estados más un distrito federal; el cual tiene como su capital Washington D.C., y cuenta con una superficie territorial de 9.147.593 kilómetros cuadrados. En él habita gran cantidad de personas, que son seguidores de una determinada religión.

En esta nación el cristianismo se mantiene como la creencia dominante y al menos siete de cada diez habitantes de este país son católicos; pero por otro lado, existen también grupos que se inclinan a la práctica de otras religiones, como es el caso de Judaísmo con un 2%; el budismo con 0,7%, el Islamismo con 0,6%, el hinduismo con 0,4 %, New Age también con un 0,4%, las razas nativas americanas con 0,3% y de igual manera se presentan los Amish, contando unas 231.000 personas para el censo de 2008 y con tendencia de aumento.

Amish

Estas personas en la antigüedad eran perseguidas por los católicos, al igual que por protestantes, terminando por refugiarse en los Estados Unidos y Canadá, la cual es otra de las naciones que forma parte de América del Norte y cuenta con un territorio de 9.984.670 kilómetros cuadrados, donde  Ottawa funge como su capital y también siete de cada diez ciudadanos son cristianos.

Por otro lado en el país canadiense la segunda religión más relevante, después de la representada por los cristianos, es la protestante; sin embargo los Amish han encontrado dentro de este país, un lugar donde pueden desarrollar su tan particular forma de vida; la que puede ser considerada por muchas personas como extraña y misteriosa.

Sin más preámbulos les invitamos a conocer mediante este artículo todos los aspectos que han hecho de los Amish, una de las culturas etnorreligiosas más llamativas e interesantes del mundo y que ha captado la atención de tantas personas, muchas de las cuales se sienten atraídas por vivir aunque fuera por poco tiempo dentro de una comunidad de este tipo, con la finalidad de entender qué les ata a esta de forma de vida.

Amish

Los Amish

Los Amish son un grupo ampliamente reconocido por su particular forma de vestir y apariencia física, especialmente por parte de los hombres, ya que cuentan con largas barbas y suelen estar bien vestidos, con trajes negros y camisas blancas. Ellos son un grupo etnorreligioso que de alguna manera forma parte de los protestantes anabaptistas, los cuales se caracterizan por llevar una vida muy sencilla.

No permiten que las personas que forman parte de su grupo hagan usos de comodidades y menos aún de tecnología; evitando con ello el uso de artefactos que están relacionadas, mientras que las mujeres deben cubrir su cabello, usar vestidos bastante cubiertos y largos pero muy sencillos, al igual que modestos.

Para conocer quiénes son los Amish, se debe entender que se trata de una comunidad cultural que está unida en virtud de una serie de aspectos religiosos, tradiciones y formas de vida que condicionan su actuación dentro del mundo, al igual que su relación con los demás habitantes de las regiones en las cuales habitan.

Ellos están divididos en más de cuarenta subgrupos, muchos de los cuales siguen pautas bastantes diferentes, pero que en el fondo son descendientes de inmigrantes de lengua alemana, que tiene un origen suizo, especialmente por ser procedentes del sur de esta nación.

Los Amish son parte de gran cantidad de comunidades, que se encuentran representadas al menos por unos setecientos asentamientos poblacionales, establecidos tanto en el territorio de los Estados Unidos como en Canadá.

Características 

Los Amish, como parte de un grupo que se rige por sus propias creencias culturales y religiosas, presentan una serie de características que les identifican y representan. Los elementos más resaltantes de su vida dentro del mundo, se pueden puntualizar a continuación:

  • Ellos cuentan con comunidades establecidas tanto en los Estados Unidos como dentro de Canadá, de esta manera forman parte de unos 22 asentamientos oficiales y algunos otros en Ontario, que es una de las provincias del territorio canadiense en la que se encuentran sus ciudades más pobladas.
  • Sus creencias religiosas están basadas en los principios del Nuevo Testamento, que es la segunda parte de la Biblia cristiana, en la que están contemplados todos los aspectos relativos a la vida, ministerio y crucifixión de Jesús de Nazaret.
  • Se concentran generalmente en lugares que se encuentran apartados de las grandes metrópolis, con la finalidad de mantenerse aislados del mundo exterior.
  • Defienden muchos valores, entre los que destaca el pacifismo, para lo cual se siguen una serie de principios encaminados al mantenimiento de la paz, especialmente en sus relaciones con los demás seres humanos.
  • Por otro lado practican la humildad, llevando para ello una vida sencilla, alejada de lujos o comodidades ofrecidas por los avances tecnológicos.
  • El trabajo es de vital importancia y uno de los elementos que les permite ser dignos y aceptados por el resto de los miembros de su comunidad.
  • Ellos emplean vestimenta al estilo del siglo XVIII o quizá del XIX; la cual les hace ser vistos por las demás personas como diferentes o raros.
  • Los Amish viven en función de sus propias reglas, conocidas como Ordnung, que es un código de conducta.
  • Son bautizados dentro de su grupo cuando son adultos, aproximadamente a los 16 años, pero antes de esto se le permite salir y conocer el mundo, con la finalidad de que puedan decidir si desean ser Amish.

Como se ha podido observar se trata de una comunidad bastante estricta y una vez que se le permite a una persona escoger si desea pertenecer a ella, queda obligado a aceptar todas sus leyes de vida, mientras que si dejan la comunidad, deben mantenerse para siempre alejados de ella.

Historia de los Amish

Para conocer la historia de los Amish, es necesario empezar por trasladarnos a la época en que se realizaba el movimiento anabautista, que se dio durante la historia como parte del protestantismo y que apareció como una de las más recientes ramas del cristianismo.

Bajo este tipo de principios los anabautistas consideraban que era justo rebautizar a las personas, pues cuando este acto cristiano se realizaba por primera vez era durante la infancia, algo que a su parecer carecía de validez, pues los niños no están conscientes a esta edad sobre el tipo de creencias religiosas que desean seguir.

Por consiguiente, en el anabautismo aboga por permitir que las personas puedan escoger qué inclinaciones religiosas desean seguir para el resto de su vida una vez que llegan a ser adultas; de este grupo religioso posteriormente surgen los Amish, como un movimiento que se originó en Suiza para el año de 1525.

Guiándonos por los acontecimientos históricos, encontramos que Conrad Grebel y George Blaurock, originarios de la nación Suiza, comenzaron a practicar el bautismo de adultos, lo que se convierte en toda una reforma radical, atrayendo a más personas y llegando a ser conocidos como los “Hermanos Suizos”.

Uno de los líderes de los Hermanos Suizos, que se conoció con el nombre de Jakob Ammann, decide establecer un grupo que se basaba en el movimiento anabautista, en una localidad identificada como Alsacia, territorio que era disputado entre Francia y Alemania.

Aunque este líder comenzó siendo bastante estricto, de igual manera contó con muchos seguidores. Es así como nacen los Amish para el año de 1693, formados básicamente por todos los seguidores de Ammann.

Cuando estas comunidades se trasladan a América en grandes oleadas migratorias, no se mantiene del todo su identidad original; puesto que muchos de estos grupos terminaron por abandonar su identidad Amish y adquirir lo que se ha conocido como Menonita.

Esta nueva comunidad es considerada como una rama de los Amish, quienes siguen la tradición pacifista y mantienen su creencia en la Trinidad del cristianismo, representada por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Esto ocasionó que la mayoría de los Amish perdieran su identidad principal, especialmente durante la época de los años sesenta. Mientras que a partir del año 1862, fue necesario que se realizaran conferencias por parte de sus líderes, con la finalidad de esclarecer todas las presiones que estaban enfrentando de parte de la sociedad moderna.

Esto se mantuvo hasta el año 1878, pero no se llegó a ningún acuerdo en las asambleas, por lo que se aceptó formar grupos Amish en función de su antiguo orden, para que se mantuviera de esta manera durante las siguientes décadas.

Como parte del proceso de modernización iniciado a cargo de los progresistas, se comienza a unificar a los que se han conocido como Menonitas, para que sean asimilados dentro de la sociedad mayoritaria.

Amish

Por otro lado, un tercio de ellos se convirtieron en Amish, siguiendo los lineamientos de la antigua orden, mientras que el resto se asimilaron como Menonitas, de los cuales se distinguen dos tipos:

  • Menonitas Antigua Orden: representan un 15%, los cuales tienen como idioma el Deitsch, dialecto alemán, mantienen sus tradiciones centenarias y generalmente viven trasladándose de un lugar a otro donde puedan habitar sin la interferencia del resto de la sociedad.
  • Menonitas Nueva Orden: siguen prácticamente la vida de una iglesia protestante tradicional, pueden usar el Deitsch como idioma en los servicios religiosos y hacen usos de la vida moderna, pero con ciertas limitaciones, ya que para ellos no existe nada de radio, computadores, tv o simplemente poseer coche propio, entre algunas otras cosas.
Amish

Distribución geográfica

Inicialmente hemos conocido que los Amish se ubicaron en regiones pertenecientes a los Estados Unidos y Canadá, formando parte de los habitantes de América de Norte; pero con el paso de los años ellos se han desplazado a muchas otras regiones del mundo, por lo cual consideramos su distribución geográfica por el resto de América, de la siguiente manera:

En Norte América

Las comunidades conformadas por los Amish en esta parte del mundo, se encuentran establecidas en unos 500 grupos poblacionales, tanto en Estados Unidos como en Ontario de Canadá.

Para ello han dividido sus comunidades en distritos de iglesias, ubicadas en condados como Lancaster de Pensilvania, LaGrange de Indiana o Holmes en Ohio. Pero su mayor congregación se encuentra en Pensilvania, mientras que la segunda está en Ohio.

Por otro lado en la localidad de Ontario, para el año 2017 existían unas 5.000 personas, mientras que en ese mismo año los residentes de Estados Unidos eran ya unos 313.000 Amish; en comunidades que se regían tanto por el antiguo como por el nuevo orden.

Cabe destacar que el grupo más antiguo se encuentra formado por más de 18.000 Amish que viven en el condado Lancaster, dentro de un área considerada como rural, que es parte del territorio de Pensilvania, quienes se instalaron allí desde el año 1720.

Amish

En América Central y del Sur

Uno de los primeros asentamientos de América Latina fue Paradise Valley, ubicado cerca de la ciudad de Galeana, de Nuevo León en México; pero allí solo se mantuvieron entre los años 1923 y 1929.

Posteriormente se trató de alcanzar el establecimiento de una comunidad en Honduras, que subsistió tan solo entre los años 1968 y 1978. Pero esta cultura Amish no cesó de buscar nuevos asentamientos, por lo cual para el año 2015 se establecen en la ciudad Catamarca de Argentina y en la de Colonia Naranjita de Bolivia, donde se mantienen con comunidades menonitas por varias décadas.

Destacan también las comunidades regidas por el antiguo orden en Belice, de centro América. Son conocidos como los menonitas de Noah Hoover, y caracterizados por ser bastante restrictivos en lo que a tecnología se refiere, además de vestirse tal y como se realizaba de manera tradicional por parte de los anabautistas.

Este tipo de grupo Amish cuenta con asentamientos en Upper Barton Creek, del distrito de Cayo en Belice y Springfield, también en esa misma región. Entre otras de las comunidades han realizado su migración hasta Centro América se encuentra Beachy Amish, formando parte del territorio de Belice en la ciudad de San Ignacio.

Subgrupos Amish

Los Amish son una gran comunidad etnorreligiosa que vive en forma de grupos unificados; pero además han sido objeto de divisiones, mediante las cuales ha sido creada una serie de subgrupos, que específicamente para el año 2013, eran cuarenta y dos en total, regidos tanto por la antigua como la nueva orden, en lo que se refiere a principios.

En todos ellos se destaca como elemento común, la forma modesta y tradicional en que se visten; además de emplear carruajes tirados por caballos y evitar el uso de muchos de los elementos tecnológicos que son parte del desarrollo de la vida moderna.

Ellos se comunican generalmente con un lenguaje que es considerado como una variante del alemán. No obstante debemos aclarar, que en lo relativo al uso de la tecnología algunos subgrupos se han permitido emplear ciertos elementos modernos y privarse de otros.

Por ejemplo algunos de ellos emplean el gas en sus cocinas, tienen ordeñadoras mecánicas, podadoras a motor e inodoros actuales, tractores, bañeras con agua corriente, lámparas, lavadoras o sierras eléctricas; pero todos los que forman parte de los grupos más tradicionales no usan este tipo de cosas.

Por lo que en este orden de ideas, se pueden destacar entre ellos subgrupos formados por comunidades muy estrictas conocidas con nombres como Nebraska Amish, Troyer Amish y los Swartzendruber Amish.

Lo cierto es que la totalidad de los Amish siente la presión que tiene el mundo moderno sobre ellos, especialmente en cuanto a las leyes sobre el trabajo de los menores, las cuales amenazan su modo de vida; puesto que desde la antigüedad se les enseña a los niños Amish que deben trabajar duro, desde temprana edad.

Por otro lado, muchos de los representantes de estas comunidades rechazan el uso de los seguros, pues solamente confían en el apoyo que les brinda su iglesia y comunidad.

Creencias religiosas

Sus creencias religiosas se han formado en base a los lineamientos de sus antecedentes históricos, dentro de las corrientes del pensamiento anabautista, establecido especialmente con sus ascendientes suizos y alemanes; los cuales buscaban dentro del cristianismo, reformas que los convertían en protestantes.

Este tipo de religión se basaba en el hecho de separar la iglesia de la competencia del Estado; manteniendo su apoyo a la aceptación de un estilo de vida sin violencia y en el que los adultos pudiesen ser bautizados.

Por ello su religión se basa en una doctrina de tipo anabaptista, en función de la cual los jóvenes que cumplen 16 años deciden si quieren ser bautizados para formar parte legalmente de su comunidad. Cabe destacar que dicha comunidad es muy estricta, y una vez aceptada deben respetar cabalmente sus principios.

Pero si por algún motivo deciden que no desean ser bautizados, estarán obligados a dejar para siempre la comunidad. Ya que ellos se rigen por tres conceptos claves, los cuales son practicados por todos los Amish, a saber:

  • Rechazo al Hochmut, lo que se conoce como la arrogancia, orgullo y altivez, como cualidades de los seres humanos.
  • Alta consideración del Demut, por lo cual los Amish deben ser muy humildes.
  • Mantener siempre el Belassenheit, es decir, conservar en todo momento la calma, placidez y compostura; quizá algo que muchos consideran además como sumisión o dejar que las cosas pasen.

Es por esto que muchos estudiosos de la cultura de los Amish, consideran que sus seguidores se someten prácticamente a la voluntad de Jesús; por lo cual siguen un lineamiento anti-individualista; haciendo hincapié en que deben rechazar las tecnologías, pues ellas facilitan el trabajo individual; que por otro lado hace que disminuya su dependencia en cuanto a su relación comunitaria.

Visto de otra manera, los Amish deben mantenerse unidos a su comunidad hasta el punto que sus vidas dependan prácticamente de la existencia de su grupo en general, pues sus servicios religiosos se mueven entorno a sus familias y los miembros de su congregación.

Cuando se realizan reuniones religiosas, esto reviste una ocasión especial, siendo realizadas cada dos semanas en día domingo; para lo cual disponen las casas particulares e incluso los graneros, llevando hasta ellos los bancos donde se sentarán los miembros de su iglesia.

Los obispos o ancianos de la congregación Amish, aprovechan estas reuniones religiosas con la finalidad de interpretar la biblia, especialmente en función del Nuevo Testamento, con versiones que han sido traducidas al alemán moderno, algo diferente al dialecto que generalmente emplean los Amish de Pensilvania, por citar un ejemplo.

Esto hace que la lectura de esta Biblia sea difícil, especialmente en el caso de los niños y jóvenes; que no suelen ser expertos en el dominio de este idioma, por lo que en ocasiones es necesario evitar estas versiones y emplear textos que sean escritos en inglés.

En síntesis, se afirma que la interpretación que los Amish tienen con respecto al cristianismo como base de su religión, hace referencia y especial énfasis en el tema de aplicar la humildad y el trabajo; mientras que por otro lado se deben rechazar los lujos proporcionados por los avances tecnológicos modernos e incluso los entretenimientos que se consideran innecesarios.

Muchos se pensarán ¿qué mal puede hacer a las personas un poco de televisión, internet o la música?, lo que en líneas generales suele ser necesario para la mayoría de las personas en la actualidad; pero para los Amish, este tipo de elementos modernos pueden ser empleados por el diablo con la finalidad de crear en ellos el espíritu de la maldad, distrayendo su mente de la realidad y haciendo de ellos personas llenas de orgullo.

Todo esto trae como consecuencia, que no empleen las cámaras de video para realizar grabaciones; mientras que por otro lado se resalta el espíritu de cada uno de los habitantes de su congregación, para que se concentren en prácticas de ayuda mutua, entre todos los miembros de su comunidad Amish; que por otro lado es un grupo caritativo y colaborador.

Entre sus prácticas religiosas, no se puede olvidar dar gracias a Dios por cada comida que reciben, lo cual hacen mediante una oración dirigida a Jesús; la que es realizada dentro de cada uno de sus hogares; al igual que cantar algunos himnos cristianos en ocasiones especiales, con la participación de todos los miembros de la familia.

Durante el recorrido que estamos realizando en función de la vida religiosa de los Amish, se ha comentado que ellos se rigen por algunos fundamentos basados en la biblia y muchas de las enseñanzas de Cristo; pero también contemplan una serie de tradiciones que han pasado de generación en generación dentro de su cultura específicamente, como es el hecho de que se pueden expulsar, si es necesario, algunos de sus miembros.

Para comprender este punto de vista, se debe saber que dentro del pensamiento de los Amish todas las personas que no pertenecen a su grupo carecen de una esperanza de salvación, pues se encuentran siguiendo un camino hacia el infierno.

Por tanto, cuando uno de sus miembros infringe sus normas, especialmente las más importantes, puede ser objeto de una excomunión y en consecuencia deja de ser Amish y todos los miembros de esta congregación le darán la espalda.

Pero a través de la historia, se ha conocido que muchas personas que originalmente han sido Amish, en algún momento de sus vidas han sentido que ya no están de acuerdo con este tipo de tradiciones, motivo por el cual deciden dejar la congregación y refugiarse en otras vertientes del cristianismo.

Muchas de las personas que han decidido dejar el grupo de los Amish, incluso han hecho públicos los motivos por los cuales han decidido abandonar este tipo de práctica religiosa, entre las que se puede tomar como ejemplo a Ezra y Bárbara Yoder, una pareja que escribió un libro sobre este tema, basado en relatos sobre su pastor Gerry Stoltzfoos, más algunos otros personajes Amish.

En síntesis, se estima que un 15% de los Amish que se regían según los principios del antiguo orden, han decidido abandonar su comunidad, inclinándose por la práctica de otros tipos de doctrinas religiosas, quizá debido a que dentro de este orden de vida las restricciones son mayores y muchas personas desean conocer otros modos de vivir, que pueden parecerles más agradables y llevaderos.

Costumbres

Los Amish constituyen un grupo etnorreligioso para los cuales el tiempo parece haberse detenido hace unos doscientos años; rechazando todo lo que es tecnología, especialmente representada en aparatos que les facilitan la vida a las personas o simplemente las entretienen. Dentro de estos elementos se considera inclusive el uso del gas o la electricidad.

Ellos se iluminan mediante el uso de lámparas de petróleo y llevan una vida sencilla, donde el progreso no debe cambiar su forma de trabajar, ni ver las cosas que los rodean. Sin embargo, hemos observado que estas reglas cambian de una comunidad a otra, muchas veces en función de seguir el antiguo o el nuevo orden de vida.

Muchas normas son elementales y sencillas, pero para ellos son importantes, y no soportan que sean irrespetadas. Un ejemplo puede ser el tamaño de los botones de sus ropas, al igual que el color de la misma. Todo esto es parte de sus costumbres, las cuales deben ser siempre respectadas.

Las costumbres de los Amish tienen que ver con aspectos básicos como el idioma, sobre el que hemos conocido que hablan un dialecto alemán, pero además deben aprender el inglés en las escuelas; que por cierto son edificios de una sola habitación, a cargo de los propios Amish; donde reciben educación formal, la cual es reforzada en sus propios hogares.

Todos los aspectos de la crianza del niño Amish son importantes, ellos deben contar con habilidades domésticas, al igual que agrícolas; pueden ser unos excelentes carpinteros e incluso reparar sus propios hogares.

Siempre deben mostrar una adecuada apariencia, los hombres se dejan crecer la barba, pero no los bigotes y siempre emplear las vestimentas adecuadas, tanto para el caso de los hombres como el de las mujeres; que si tienen la necesidad de desplazarse a grandes distancias, emplearán los coches tirados por caballos a los que les denominan Buggys.

Como se puede observar, las costumbres de los Amish son bastante específicas para los miembros de su congregación, las cuales además son ancestrales. Se basan en aspectos relacionados con su estilo de vida, algo que les convierte en grupos muy particulares, y es que a pesar de que el mundo aproveche el desarrollo social, económico o político; para ellos se debe mantener siempre igual, tal y como era cuando fue creado.

Los Amish están acostumbrados a practicar la caza de animales, motivo por el cual poseen armas de fuego; aunque esta costumbre no les había ocasionado problemas para el desarrollo de la vida cotidiana de sus comunidades. Hasta el día 2 de octubre del año 2006, cuando se ocasionó una masacre en la escuela Amish de Bart Township, dentro del territorio de Pensilvania de los Estados Unidos.

En este acontecimiento se realizó una ataque sorpresivo con toma de rehenes y ocurrió un asesinato masivo, seguido del suicidio del perpetrador; empleando para ello escopeta y pistola; y dejando un saldo de seis personas muertas y cinco heridas. La persona que cometió el crimen, fue identificado como Charles Carl Roberts IV, quien se mata a sí mismo en el acto.

Este suceso fue un acontecimiento que colocó a la comunidad Amish en el primer plano de la actualidad y nuevamente comienzan a ser observados por el mundo, especialmente preguntándose ¿qué paso por la cabeza de Charles, que le llevó a cometer tal atrocidad?, especialmente cuando hemos conocido cómo es de estricta y sencilla la vida y costumbres de los Amish.

Dentro de este paraíso escondido en el cual han vivido por años los Amish, muchos se preguntan ¿qué impulsó a este hombre, para que cometiera estos crímenes?; un trabajador de la comunidad que se encargaba de repartir leche; pero muchas de las hipótesis apuntan al hecho de que durante los últimos años estuvo sufriendo problemas mentales, que pudieron irse acumulando luego de perder a su bebé recién nacido, por lo que comenzó a culpar a Dios por haberlo permitido.

Lo cierto es que esta tragedia afectó la tranquilidad de la comunidad Amish, quienes se inclinan a pensar que todo se debe a las influencias del mundo exterior; ellos consideran que Charles vivía bajo las reglas y costumbres del Nuevo mundo y tiñó de horror a todos los que viven en función de las doctrinas del orden Viejo.

Estilo de vida Amish

Para conocer el estilo de vida de un Amish, casi es necesario comenzar a pensar como ellos o quizá imaginarnos cómo era la vida en la antigüedad, cuando el hombre no contaba con medios que le facilitaran el desarrollo de su acontecer diario.

Épocas en las que las personas se iluminaban con lámpara de combustible, paseaban en carretas tiradas por caballos, se pasaban el día trabajando y al llegar la noche se entretenían leyendo o platicando en familia.

El estilo de vida de los Amish estaba marcado por una serie de lineamientos que eran seguidos por todas las familias y cada uno de los miembros de su congregación, dentro de los cuales debían conocer el dialecto alemán utilizado para dirigir su culto religioso, aparte del idioma propio del país donde se encontraban ubicados.

Otro de los elementos de esta forma especial de vivir, incluye seguir todas las reglas y tradiciones propias de su cultura, algo que identificaban como Ordnung, que al ser traducido al español, significa Reglamento; el cual conoceremos ampliamente, en un punto específico para ello.

En síntesis, el estilo de vida de esta cultura religiosa hace que sus comunidades sean vistas como extrañas por las demás personas, ya que ellos se niegan a aceptar que el mundo cambia y progresa, y que el hombre debe aprovechar todo esto para su beneficio.

Sus estrictas creencias religiosas, les mantienen siguiendo siempre un mismo patrón de vida, pues ellos simplemente atienden el ganado, labran la tierra con sus propias manos y viven modestamente. Los problemas de una familia, son ventilados ante toda la congregación, quienes dirigen la forma como deben ser solucionados.

Pero un aspecto que se debe considerar en este momento, es que las normas tienden a diferir de una comunidad a otra, y lo que en una es aceptado, puede no serlo en la siguiente, pues no se puede establecer un estilo de vida que sea estricto para todos los Amish, no obstante que de manera general, han demostrado seguir en la mayoría de los patrones.

Esto es posible por lo que mencionamos antes, que cuando los niños crecen se les permite tener experiencias en el mundo exterior a los Amish; para que de esta manera puedan decidir si quieren dedicarse definitivamente al servicio de su congregación mediante el bautismo, con lo que se unen de por vida, o simplemente rechazar esta oportunidad y formar parte del mundo externo a ellos.

Idiomas 

El idioma es otro de los elementos que suele identificar a este tipo de congregación; ya que la mayoría de sus miembros, donde se incluye a los niños, tienen la capacidad de hablar tres idiomas, entre los que se consideran: un dialecto del alemán empleado en sus hogares, un alemán culto para la celebración de sus oficios religiosos y el inglés dentro de sus escuelas.

El dialecto que se habla en el antiguo orden es conocido como Deitsch, y es empleado generalmente en Pensilvania, dentro del hogar de los Amish; otros son conocidos como Amish suizos, los cuales se distinguen por emplear dos tipos de dialectos, que son el Berndeutsch y el Elsässisch, pero ambos se originan del alemán igualmente.

Adicionalmente, los Amish hacen uso del inglés cuando necesitan mantener comunicación con el mundo fuera de su comunidad, motivo por el cual los niños lo aprenden como parte de su formación en las escuelas. Pero cuando van a realizar el sermón o cantar durante los servicios religiosos, especialmente en la lectura de la Biblia, emplean la forma antigua de su idioma alemán, que es conocido como Hochdeutsch. Este se considera un alemán de tipo estándar, que generalmente se emplea como lengua escrita, en textos formales como el caso de la Biblia.

Ordnung 

La palabra Ordnung al ser traducida al español hace referencia a “orden” y está específicamente asociada al orden público. Es empleada dentro del ámbito de la congregación Amish en una serie de reglas que rigen la vida de las personas que pertenecen a esta comunidad y que dentro del criterio Menonita, son enfocadas a normas del viejo orden.

Por consiguiente, las personas dentro de este grupo etnorreligioso deben llevar una vida conservadora; para ellos Ordnung es sinónimo de disciplina, regla, orden o simplemente una forma como deben guiar organizadamente su vida.

Los Amish no cuentan con un gobierno central desde el punto de vista de su iglesia, sino que cada asamblea actúa de manera autónoma y con ello esta es su autoridad propia. Pero a la vez cada iglesia local mantiene una serie de reglas individuales, que se encuentran adheridas a su propio Ordnung, las cuales varían en función de cada una de las comunidades Amish.

Muchas de las cuales, cabe destacar, no están escritas, pero se encuentran arraigadas a la esencia misma de su identidad como comunidad religiosa. En este sentido un miembro de esta comunidad señala lo siguiente:

“El pedido no está escrito. La gente lo sabe, eso es todo. En lugar de un paquete de reglas para memorizar, el Ordnung es el comportamiento entendido por el cual se espera que vivan los Amish”

Entre otras declaraciones que fueron tomadas por Donald B. Kraybill, en un texto creado por él bajo el nombre de “El acertijo de la Cultura Amish”, además se indica lo siguiente:

“De la misma manera que los niños aprenden las reglas de la gramática, los jóvenes Amish aprenden el Ordnung, la gramática del orden. El Ordnung evolucionó gradualmente a lo largo de las décadas a medida que la iglesia buscaba lograr un delicado equilibrio entre tradición y cambio. Los detalles específicos del Ordnung varían según los distritos y asentamientos de la iglesia”.

Todo esto nos permite conocer la importancia del Ordnung, como pauta para la vida de una comunidad que coexiste en un mundo donde el desarrollo tecnológico no se detiene, a pesar de que los Amish insisten en vivir al margen de todo esto, el Ordnung les permite contar con un sentido de identidad grupal.

Este Ordnung crea límites para los Amish, de igual manera que una cerca en un patio lo hace para evitar que el niño salga fuera de su área. Los representantes de esta congregación al permanecer dentro de su recinto limitado por el Ordnung viven seguros, pues al cruzar los límites de sus recintos se exponen a toda una serie de peligros mundanos.

Algunos de los principios o reglas que son generalmente contemplados dentro de Ordnung son los siguientes:

  • Separar a esta comunidad del mundo exterior.
  • Mantener siempre el trabajo duro por parte de todos los miembros de la congregación, aún en el caso de los niños.
  • Sumisión de la mujer a la voluntad de su esposo.
  • Mantenimiento y respeto del modo de vestir, al igual que la apariencia física, especialmente en lo referente al cabello o barba.
  • Evitar hacer uso de servicios como adquirir seguros de salud.
  • Restringir el uso de las líneas eléctricas, sin teléfonos y otros elementos que puedan facilitar el desarrollo de las faenas del hogar; al igual que las tecnologías asociadas con la computación o el internet.
  • Evitar tener vehículos automotores, pues su desplazamiento debe ser realizado mediante carretas tiradas por caballos.

Se considera que todos estos ordenamientos tienen como finalidad proteger el carácter de las personas, evitando con ello el nacimiento de sentimientos como envidia, orgullo, vanidad, pereza, deshonestidad y muchas otras.

Mientras que por otro lado se promueve el carácter modesto, el respeto por la comunidad y el amor tanto por sus familias como por las demás personas. En fin, se busca guiar el comportamiento de los Amish para hacerlos lo más parecidos posible a Cristo y con ello se define quienes son.

Cualquier problema que se presente entre los miembros de su comunidad es canalizado mediante el Ordnung, en busca de establecer el orden social, manteniendo con ello el amor y la fraternidad.

Cualquier desobediencia en este sentido, cuando se violan las normas de la vida Amish, se castiga disciplinariamente por parte de los líderes de la iglesia, entre los cuales destaca el Shunning, cuya traducción es rehuir o esquivar, considerado como un acto seguidos por los Amish en el que rechazan social o emocionalmente a una persona, cuando esta comete un acto en contra de sus normas de conducta.

Vestimenta 

Los Amish se consideran personas cuya forma de vida es austera y sencilla, rechazando toda la influencia del mundo exterior, aun dentro de su manera de vestir o en cuanto a su apariencia personal. Entre ellos es común ver a los hombres vestidos generalmente de negro, con trajes bajo los cuales se aprecia una camisa blanca, tirantes sujetando sus pantalones y un sombrero de ala ancha en su cabeza; con barbas largas, que se dejan crecer una vez que contraen matrimonio.

Por otro lado, las mujeres al igual que sus hijas generalmente usan el mismo tipo de vestido, con trajes largos similares a los del siglo XVIII, que pueden ser negros o en color suave, con un delantal blanco en su cintura, un chal en su espalda y una cofia blanca tapando su cabello, luego de ser recogido en forma de moño, el cual además nunca se cortan.

Ellos rigen este tipo de vestimenta según sus propios códigos, dentro de los cuales se prohíbe en algunos casos los botones, empleando tan solo ganchos y ojales que les permiten mantener sus ropas bien cerradas, que por cierto les cubren prácticamente todas las áreas del cuerpo.

Algunos grupos permiten que los miembros de sus congregaciones cosan botones a sus vestiduras, esto puede tomarse como evidencia de que en ciertas ocasiones se presentan algunas divergencias entre unos grupos y otros; cabe mencionar que la prohibición del uso de los botones está asociada con la milicia, por lo cual algunos de ellos no los permiten.

Otro de los aspectos relativos a la apariencia física de los Amish y asociado a su vestimenta es el uso de la barba por parte del hombre, que generalmente puede ser visto bien afeitado mientras es soltero, pero luego dejará crecer su barba. Algunos lo hacen luego de contraer matrimonio y en otras congregaciones ocurre tan pronto como estos hombres son bautizados, para formar parte legalmente de su culto religioso de por vida.

Así como el caso de los botones que son prohibidos, porque para ellos representan un símbolo de milicia; otro de los elementos que también es asociado a los militares es el uso de bigotes; motivo por el cual también están prohibidos en la mayoría de las congregaciones.

Trabajo y Ocupaciones 

Los Amish están divididos en congregaciones o distritos independientes, dentro de las cuales todos sus miembros respetan lo que para ellos es considerado ley, como es el caso de su código de conducta conocido bajo el nombre de Ordnung, dentro del cual se encuentran todos sus valores evangélicos y además el lineamiento del comportamiento que ellos deben seguir en sus casas, escuelas, religión o trabajo.

El trabajo es una de las tareas más importantes para la cual se forman aun siendo niños, dedicándose especialmente a labores en el campo, cultivando sus alimentos o colaborando en la construcción de sus viviendas y muebles. Ellos siempre procuran producir sus propios alimentos, pero en ocasiones compran algunos productos que les son necesarios en pequeños establecimientos comerciales.

Sus granjas son mantenidas empleando elementos como plaguicidas y fertilizantes, pero algunos de ellos siguen un tipo de cultivo ecológico, donde buscan explotar la agricultura basados en el aprovechamiento óptimo de los recursos naturales, evitando emplear químicos, para así conservar la fertilidad de la tierra y respetar el medio ambiente.

Otros se encargan de la producción de lácteos, de los cuales obtienen su leche, quesos, helados y otros derivados con los cuales proveer la alimentación de su congregación.

Por su parte, las mujeres se encargan de las faenas propias del hogar, enfocadas en la crianza de sus hijos, que en ocasiones son numerosos, aunque a los padres también les corresponde participar de esta crianza y formación.

Para ellos los artículos decorativos no son necesarios, ni tienen ninguna relevancia dentro de sus vidas, motivo por el cual no se destacan en la elaboración de artesanías. Sin embargo, las pocas que hay se encuentran solo en los exteriores de sus comunidades y donde se presentan algunos turistas, que acuden a ellos con la inquietud de conocer su estilo de vida. Cabe mencionar que los Amish son colaboradores, amables y dispuestos a servir con respeto a todos los que se acercan a ellos, con mucha hospitalidad.

Todo su trabajo y ocupaciones giran entorno a su comunidad, y como se ha comentado, se basan en los principios de lo que está permitido para el desarrollo de este tipo de actividad, siempre evitando tener que relacionarse o emplear las tecnologías del mundo exterior a su congregación, para evitar con ello las tentaciones que alteren de alguna manera su forma de vida y costumbres.

Amish

Rumspringa 

Rumspringa es un término desconocido para la mayoría de las personas, pero para los Amish es parte de su cultura y costumbres, ya que para ellos los niños no deben ser bautizados al nacer, pues no es justo que los padres decidan a qué tipo de orientación religiosa deben estar atados de por vida.

Por ello, cuando un niño llega a sus 16 años, se le permite experimentar lo que se conoce como “El Mundo Inglés”, para lo cual ellos abandonan temporalmente sus hogares y comienzan a disfrutar de todo lo que hasta el momento se les ha prohibido.

Los jóvenes experimentan empleando con libertad diferentes tipos de vestimenta, bailan, escuchan música, toman bebidas alcohólicas, fuman, mantienen sexo e incluso pueden consumir drogas. Ellos en este punto tienen la facultad de decidir si quieren volver para ser bautizados dentro de la comunidad y someterse a las reglas de su congregación de por vida o prefieren quedarse en este mundo, aislados por completo de su comunidad.

Los estudiosos de la cultura de los Amish, consideran que en algunas de estas comunidades, los padres no permiten que sus hijos practiquen este derecho a la Rumspringa, ya que ellos deben ser en todo momento obedientes a sus padres y esta libertad que se les ofrece, puede tentarlos a que deseen abandonar sus hogares.

Pero independientemente de todo esto, la Rumspringa es ley, ya que se hace con la finalidad de que los jóvenes estén conscientes del tipo de vida y culto religioso al que se están sometiendo de por vida.

Las estadísticas en este sentido, demuestran que muchos jóvenes deciden regresar a la comunidad Amish, pues dentro de ella se siente seguros y es lo que han vivido desde su nacimiento; por lo cual una vez que experimentan los placeres de la vida exterior, terminan por convencerse de que lo que necesitan es seguir siendo Amish, para lo cual son bautizados.

Pero por otra parte, existen los jóvenes que deciden no seguir dentro de la comunidad de los Amish, por considerar que les gusta vivir en la sociedad que acaban de conocer en el exterior, pues en ella cuentan con la libertad para decidir cómo llevar su vida y disfrutar de las comodidades que les ofrece la tecnología; ellos terminan perdiendo el contacto con sus familiares debido al rechazo que sufren por parte de la iglesia Amish.

Aunque esto no siempre pasa, ya existen casos en que los jóvenes cuentan con la oportunidad de mantener una relación familiar o social, con todos los que han dejado dentro de esta fraternidad. Lo que sí es obvio, es que ya no son vistos de la misma manera, que cuando pertenecían a ella.

Salud 

La vida de la sociedad Amish se hizo bastante popular, especialmente dentro de los Estados Unidos, luego del estreno de una película conocida como “Único Testigo” o Testigo en Peligro”, producida en este mismo país durante el año de 1985, dentro del género de suspenso, en idioma inglés y alemán; a cargo de Paramount Pictures.

Esta producción contó con la actuación del conocido Harrison Ford entre sus protagonistas principales, que ha dejado amplias muestras de su talento en muchas otras cintas cinematográficas, como por ejemplo la Saga de Indiana Jones.

Lo cierto es que esta película hizo que la ciencia dirigiera su mirada hacia los Amish, llegándose incluso a una investigación en la que se ha comprobado que algunos de los Amish de la ciudad de Berne, en Indiana, son portadores de un tipo de mutación genética que les permite contar con una esperanza de vida de diez años más por encima de la mayoría de los Estadounidenses, y contar con menos problemas de salud que usualmente aquejan a gran parte de los norteamericanos.

Amish

Los estudios determinaron que esta condición se presentaba a causa de una mutación del gen Serpin-1, con lo cual presentaban un descenso de sus niveles de producción de PAI-1, un tipo de proteína que durante las investigaciones con ratones han establecido que está directamente vinculada con el deterioro que tiene como consecuencia el envejecimiento de las personas.

Por consiguiente, los Amish al ser portadores de este gen pueden vivir por más tiempo, ya que tienen menos riesgos de padecer enfermedades cardíacas y diabetes. Algo que se piensa proviene originariamente de sus raíces en un valle de Suiza, y que posteriormente ha sido introducido por parte de los emigrantes de este lugar.

Esto ha permitido que la ciencia aproveche este descubrimiento para crear una droga denominada TN5614, que provoca los mismos efectos de esta mutación, para que con ello se pueda prolongar la vida de muchas otras personas fuera de esta comunidad.

Por otro lado, se presenta el hecho de que la mayoría de los miembros de la comunidad Amish son descendientes de sus fundadores, que vivieron en el siglo XVIII, donde se presentaba desde el punto de vista sexual un tipo de endogamia, que es el matrimonio entre la personas de una misma casta o raza y que en muchos casos origina una serie de enfermedades hereditarias, muchas de las cuales son bastante raras, aunque pocas llegan a ser graves.

Amish

Lo que se evidencia en este caso, es un aumento del índice de mortalidad infantil, ya que uno de sus principios es aceptar la voluntad de Dios, por lo que rechazan cualquier tipo de exámenes genéticos que puedan ser realizados entre las parejas que van a contraer matrimonio para evitar incompatibilidades que puedan ocasionar este tipo de trastornos en su descendencia; y de igual manera se rehúsan a que se le practiquen exámenes genéticos al feto.

Esto no se puede considerar un regla que se aplique a todos los Amish, pues se conocen casos donde los padres que tienen niños con problemas permiten que sean investigados, especialmente cuando notan algún tipo de discapacidad física o mental. Pues como se ha visto dentro de este tipo de familias, los hijos son amados y atendidos siempre por igual, aunque presenten algún tipo de problema de salud.

Los Amish no creen en los seguros, por lo cual están exentos de la Seguridad Social en los Estados Unidos, en función de un proyecto que fue promulgado durante el año de 1965, con respecto a Medicare, sobre la atención médica a nivel nacional. No obstante ellos pagan sus impuestos, pero no aceptan la ayuda del gobierno en materia de salud ni de alimentación.

Amish

Pero estos ciudadanos a criterio de muchos cuentan con una salud de hierro, debido a que viven de forma sencilla, alejados de toda aquella tecnología que puede corromper su espíritu y mente; por lo cual llegan a la tercera edad manteniéndose bastante sanos, gracias al hecho de que muchos de ellos se encuentran toda la vida trabajando y caminan cuando desean desplazarse de un lugar a otro.

Tanto es así que un estudio realizado por American College of Sports Medicine, ha establecido mediante un contador de pasos, que los Amish durante su actividad física diaria caminan una media de 18.425 pasos al día. Algo increíble, pues los médicos en línea general recomiendan unos 10.000 pasos diarios.

Todo esto hace que los representantes de estas comunidades cuenten con menos problemas de obesidad, reduciendo en consecuencia las enfermedades asociadas a ella, como es el caso de la diabetes de tipo 2. Por otro lado son personas que viven alejadas de las adicciones como el alcohol o el tabaquismo, aunque algunos hombres fuman, pero en muy poca cantidad.

Para terminar el punto relativo a la salud, les comentamos que las personas ancianas son cuidadas por su propia familia dentro del hogar Amish; algo que no siempre es posible en la mayoría de las comunidades Norteamericanas, donde además el hecho de envejecer junto a toda su familia, les proporcionan una experiencia de incalculable valor, al ser comparada con aquellas personas que terminan sus últimos años viviendo en un asilo.

Los Amish Rechazan la Tecnología

Los Amish son una comunidad que en línea general se niega a emplear la tecnología moderna, a pesar de que muchos de sus seguidores se reúnen con los líderes eclesiásticos con la finalidad de establecer la posibilidad de admitir dentro de su comunidad el uso de algunos elementos tecnológicos, lo que ha hecho que cada una de estas comunidades sea diferente del resto.

En líneas generales está prohibido el uso de la electricidad, pues con ello se evita la tentación de emplear electrodomésticos dentro del hogar, lo cual alteraría drásticamente la vida sencilla que ellos llevan; y como una cosa lleva a la otra, terminarían siendo tentados por las comodidades de la vida moderna.

Pero en algunos grupos se permite emplear baterías de 12 voltios, ya que son muy limitadas y con ello no se abusará del uso con miras a la distracción; mientras que de igual manera pueden emplear generadores eléctricos para realizar actividades de soldadura, recargar baterías o alimentar sus ordeñadoras de ganado.

Por otro lado, la iluminación de sus casas durante la noche es realizada empleando velas o lámparas de gas y como estas, son muchas las privaciones tecnológicas con las que han decidido vivir este grupo de ciudadanos.

Amish

Quizá lo que están sacrificando al evitar emplear tecnología o estar en contacto con el mundo exterior, les permita ser más unidos como comunidad, pues son prácticamente autosuficientes. Por ejemplo, cuando una familia sufre un incendio en su casa o granero, toda la comunidad se compromete a reconstruirlo de manera colectiva, incluso en un solo día, lo cual es algo impresionante.

Otro dato asociado con el uso de la tecnología, tiene que ver con las fotografías y videos; a los cuales ellos se niegan, motivo por el cual las imágenes que se tienen de ellos son escasas, la mayoría tomadas sin que se percaten.

Por otro lado, sus elementos más preciados luego de sus casas, son los caballos; sus niños acuden a las escuelas Amish, donde son formados y se les enseña a trabajar desde niños.

Esto es algo que les ha ocasionado conflictos con las leyes estadounidenses, en lo relativo al trabajo de los menores, mientras que por otro lado pagan impuestos, pero no votan en las elecciones, no pagan seguridad social ni aceptan la ayuda del gobierno. Su vida, como se puede observar, es bastante sencilla pero esto es algo que ellos aceptan, pues han crecido conociendo esta reglas como los principios que mantienen su identidad Amish.

Conflictos de las comunidades Amish

Los conflictos que enfrentan las comunidades Amish están relacionadas generalmente con la presión que el mundo moderno ejerce sobre ellos desde el siglo XX, un ejemplo lo hemos citado antes acerca del trabajo de los niños menores.

Asimismo hemos mencionado que ellos rechazan los seguros de vida y médicos, aceptando solamente el apoyo económico que les brinda su iglesia y su comunidad. Para ellos esto es suficiente, ya que todos se unen para solucionar los problemas que se le presenten a cualquier miembro de su congregación.

Para poder entender la forma de vida de los Amish es necesario ser uno de ellos, ver el mundo a través de sus ojos y sentir por qué la tecnología moderna nos absorbe y nos hace dependientes, algo que los Amish desean evitar, pues lo más lindo que ofrece la vida es la sencillez, la cual nos permite dar gracias por cada uno de los días que se viven.

Estamos rodeados de un mundo lleno de artificialidad, donde no somos conscientes de que el verdadero valor está en lo natural, en el origen de las personas como seres humanos; y todas las cosas que a nuestro parecer puedan ser raras, para ellos son normales, ya que en este caso los raros somos nosotros.

Para finalizar nuestro recorrido por la vida de la comunidad Amish, les dejamos algunos proverbios de ellos, mediante los cuales se puede establecer que la vida es más sencilla de lo que parece y somos nosotros mismos los que la hacemos difícil:

  • “El verdadero secreto de la felicidad no se esconde en lo que das ni en lo que recibes, sino en lo que compartes”
  • “En vez de quejarte de que el rosal tenga espinas, alégrate de que ese arbusto espinoso te regale flores para vista y olfato”
  • “Cuando hablas, no haces más que repetir lo que sabes. En cambio, cuando escuchas tienes la oportunidad de aprender algo”

Si el contenido del presente artículo ha sido de su agrado, le invitamos cordialmente a leer los siguientes temas:

Leave a Comment