≡ Menu

Batalla de Culloden, derrota del ejército jacobita 1746

Hoy comentaremos todo lo que necesita saber sobre la Batalla de Culloden, cuáles fueron sus causas, entre quienes ocurrió este enfrentamiento, su contexto histórico, sobre el desarrollo de la batalla, sus consecuencias y mucho más!. Acompáñenos a conocer sobre la Batalla de Culloden.

BATALLA DE CULLODEN

Cuáles fueron las causas de la Batalla de Culloden?

¿Qué da inicio a una guerra? Pueden ser muchas causas, siempre las partes que deciden comenzar una guerra tendrán razones de peso, dentro de las guerras se sucederán muchas batallas, hasta que alguno de los que se encuentra en el enfrentamiento ceda, porque han disminuido las fuerzas defensivas o simplemente se puedan alcanzar acuerdos diplomáticos, antes de perder más vidas. La historia de la humanidad está llena de batallas y hoy podrán conocer de la Batalla de Culloden.

Es la época cuando reinaba el Rey Jacobo en Inglaterra a mediados del siglo XVIII, no era la primera guerra que se libraba entre católicos y protestantes, para recuperar el trono perdido por los Estuardo por la cual los jacobitas deciden ir a la Batalla de Culloden. Pero las cosas no fueron así de sencillas, ni surgieron de la noche a la mañana.

Esta Batalla forma parte de la fascinante historia de Escocia, y las razones de su origen y todas la situaciones que se sucedieron y que fueron idealizadas abarca un siglo, iniciando con la deposición de Jacobo II en la Revolución Gloriosa ocurrida en el año 1.688 hasta el fallecimiento de Bonnie Prince Charlie en el año 1.788.

Jacobo fue el último monarca católico que reino en Inglaterra, Escocia e Irlanda, la posibilidad de que naciera un heredero varón católico y tuviera la oportunidad de suceder al trono de Inglaterra, fue justo lo necesario para que se unieran los enemigos del Rey. El Yerno del Rey Jacobo II ideó un complot, para derrocarlo del reinato a solo 6 meses del nacimiento de su hijo.

BATALLA DE CULLODEN

El mismo fue concretado sin derramar una gota de sangre y el Rey Jacobo II, la Reina María y su pequeño hijo fueron obligados a huir hacia Francia. De esta manera la navidad sería diferente en palacio ya que el  príncipe Guillermo de Orange y su esposa María quien era la hija mayor de Jacobo II, con su primera reina, se instalaban en el Palacio de St James.

La reacción del Rey Jacobo II era la de cualquier Rey derrocado, estaba decidido a recuperar su trono, El vizconde de Dundee, quien era un leal seguidor de Jacobo II, comenzó a reunir a las tropas para entrar en una acción militar, que permitiera derrocar a los nuevos reyes Guillermo y María.  Es de esta manera que nace el movimiento jacobista, comenzando la guerra entre católicos y protestantes.

Quiénes se enfrentaron en la Batalla de Culloden?

De la razón que originó la Batalla de Culloden, podemos deducir quiénes fueron los dos frentes que decidieron ir a la guerra, claramente fue una lucha entre los seguidores Jacobitas y los seguidores de la Casa de Hanóver, la dinastía alemana que se había hecho del trono. Este enfrentamiento buscaba la restauración de la Casa de Estuardo que era la Dinastía que reinaba en Inglaterra.

Los fuerzas  Jacobitas, estaban conformadas en su mayoría por escoceses que vivían en las tierras altas de Escocia, mejor conocidas como las Highlands, estos hombres apoyaban a Carlos Eduardo Estuardo, quien es conocido como Bonnie Prince Charlie, hijo de Jacobo III. Pero ¿Cuáles eran las razones de los clanes para seguir al movimiento jacobita?, porque nadie va a una guerra sin motivo. Históricamente la Casa de Estuardo había sido tolerante con la cultura gaélica de las Highlands, por lo que de retornar la Casa de Estuardo al trono, suponían se acabarían las intrusiones de Londres en su política local.

BATALLA DE CULLODEN

El ejército de jacobitas se enfrentaría al  ejército británico, el cual era liderado por el príncipe Guillermo Augusto, duque de Cumberland y miembro de la Casa de Hanóver. La batalla fue realmente sangrienta y los resultados irreversibles, cambiaron por completo la historia. La crueldad del ejército británico fue tal que el Duque fue apodado el Carnicero.

El pretendiente a la recuperación del trono, no se recuperó jamás de esta derrota, vivió el resto de sus días en el exilio, en la búsqueda de superar lo ocurrido, ahogaba su derrota en el alcohol. No solo habían perdido la batalla de Culloden, sino que se generaron represalias civiles, que buscaron eliminar del mapa el sistema feudal de clanes en Escocia. Fue prohibida su vestimenta, su música y sus tradiciones, acabando con el sistema de clanes porque fueron declarados ilegales.

Ejército jacobita

Conozcamos un poco sobre cómo estaba conformado el ejército jacobita y de dónde procedían sus hombres, así de conocer cuáles eran las razones que los motivaban a enfrentarse al ejército británico. Como comentamos la mayor cantidad de hombres que conformaban el ejército jacobita, al menos las tres cuartas partes eran de los clanes de las tierras altas de Escocia, mientras que la cuarta parte provenían de las tierras bajas.

La mayoría de los hombres de las tierras altas profesaban la religión católica, es por ello que se habla también de un enfrentamiento entre católicos y protestantes, pero más de un tercio era de confesión episcopaliana.

BATALLA DE CULLODEN

Los hombres de las tierras bajas procedían del nordeste, al norte del Río Tay, y eran episcopalianos, no se notaba la presencia de los Lowlanders  porque ellos también utilizaban la vestimenta  como la que utilizaban los hombres de las Highlands, lo que se instauró en el ejército jacobita como una  especie de uniforme.

El ejército jacobita no tenía el suficiente dinero para proveer de armas a sus hombres, por lo que este ejército solo una cuarta parte de ellos contaba con espadas, los demás utilizaban hachas, improvisaban armas y reutilizaban aquellas que podían obtener de las batallas.

Se trataba de un ejército muy mal aprovisionado, por lo que el apoyo francés les dió un poco de respiro, en las batallas que anteceden a la Batalla de Culloden, algunos de los hombres habían regresado a casa para recuperar fuerzas, ver a sus familias, por lo que ya un ejército debilitado quedaba aún más vulnerable.  Esto fue compensando con los franceses quienes llevaron a los Royal Scots, eran aproximadamente 800 hombres.

Ejército británico

Por su parte el Ejército Británico estaba entrenado, abastecido de lo necesario para enfrentar a un ejército en igualdad de condiciones, sin embargo, ante el ejército jacobiano era notable la ventaja. Este ejército se encontraba bajo el mando de Cumberland. Contaba con tres regimientos de caballería, los dragones del Clan Kerr protegían el flanco izquierdo y eran liderados por Lord Mark Kerr.

Adicionalmente tenían doce batallones a pie, conformado en su mayoría por ingleses y el resto eran hombres de los clanes escoceses tanto de las altas como de las bajas tierras.  Los hombres de los clanes de tierras bajas formaban una batería de artillería.

BATALLA DE CULLODEN

Parte de los hombres pertenecientes a las Tierras Altas eran utilizados en misiones de intersección, en la que lograban robar todo las provisiones y dinero que eran enviados para el ejército jacobita, por lo que antes de la batalla de Culloden, ya los estaban debilitando. Como podemos observar se trata de una ejército, fuerte, con provisiones y estrategias para ganar, mientras que el ejército jacobita, eran simplemente hombres motivados por sus ideales, pudiéramos decir movidos por su corazón.

Contexto histórico

El Rey Jacobo era llamado Jacobo VII en Inglaterra y Jacobo II en Escocia, estamos hablando del año 1.688, era el monarca que gobernaba ambas naciones. La batalla de Culloden no fue la única que libraron los ejércitos, fue más de un siglo de luchas, que buscaban recuperar el trono de la Casa de Estuardo, el cual había sido arrebatado por la Casa de  Hanóver. De las muchas batallas que se libraron hasta el año 1.746 algunas fueron ganadas por el ejército jacobita, pero en la medida que pasaban los años, el ejército británico se fortalecía.

Dentro de las batallas en la que los jacobianos obtuvieron una victoria, destaca la Batalla de Killiecrankie. En esta batalla el ejército jacobiano se enfrentó al ejército gubernamental en Killiecrankie, en el año 1.689. Sin embargo, tuvieron una gran pérdida, ya que en esta batalla perdieron a su líder el Jacobita ‘Bonnie Dundee’.

A partir de allí, además de haber sido una victoria sin un efecto contundente para lograr el objetivo, habían perdido al líder, por lo que en las batallas sucesivas tuvieron grandes derrotas que afectaron no solo al ejército como un grupo de ataque y defensa, por la disminución en el número de hombres, sino que cada derrota golpeaba con fuerza la moral y la credibilidad de sus hombres en poder obtener la victoria.  En el año 1.744 es cuando ‘Bonnie Prince Charlie’ se suma a la lucha, se trata de Carlos Eduardo Estuardo y es quien guía al ejército jacobiano a su última batalla, la Batalla de Culloden.

BATALLA DE CULLODEN

Estrategias

No podemos dejar de comentar sobre las estrategias que fueron planteadas por ambos ejércitos para librar la Batalla de Culloden y cuáles fueron las razones que generaron el desenlace. A pesar de las batallas pérdidas, con la llegada del nuevo líder, la moral de los soldados jacobitas se reavivó, la llegada de los franceses liderando a los regimientos escocés e irlandés y el aumento de las filas tras la recluta de los hombres de los clanes Mackenzie, Fraser y Gordon, fortalecieron al ejército jacobita.

Fueron muchos años en los que el ejército jacobita hacía el intento de sacar a la Casa de Hanóver de Gran Bretaña y que se sentará de nuevo la Casa de Estuardo, los hombres de los clanes que apoyaban el retorno de los Estuardo, buscaban tras esta victoria mantener su cultura, sus tradiciones y costumbres las cuales estaban fuertemente amenazadas.

El príncipe Carlos Eduardo Estuardo, era un hombre pretencioso, que no conocía a su supuesto pueblo y que además no tenía ningún tipo de experiencia militar. A pesar de no estar plenamente identificados ni contentos con la manera en cómo este príncipe se dirigía a ellos y los trataba, era su última esperanza para evitar que los gobernantes ingleses continuarán con sus pretensiones de borrar su cultura.

Por su parte, se enfrentaría a un ejército con grandes estrategias, equipado y entrenado para la guerra, que además estaba comandado por un rey inglés que no tenía la menor disposición de ceder nada de terreno, no les importaba nada de ninguna de las razones que llevaban a los jacobitas a la batalla.

Desarrollo de la batalla

Contarles el desarrollo de la Batalla de Culloden es en realidad hacer mención a una verdadera masacre, no podía ser diferente se trata del enfrentamiento entre dos ejércitos tan disimiles en fuerza, equipamiento y estrategia, que por más que lucharán con todo su corazón y por la razón más justa como es la de mantener su cultura, sus tradiciones y seguir existiendo como clanes, no tenían oportunidad.

Por lo antes expuesto, bien merece el esfuerzo de realizar un relato digno de lo sucedido en la Batalla de Culloden. El ejército gubernamental llegó a Nairn localidad ubicada al norte Escocia, cerca de Inverness el 14 de abril de 1.746, mientras que el ejército jacobita había partido de su base  en Inverness, llevando consigo la mayor parte de los suministros y se reunieron aproximadamente a 19 kilómetros de Nairn cerca de Drummossie.

Como ya hemos comentado adicional a que eran un ejército superado con creces estaban dirigidos por el Príncipe Carlos un hombre prepotente que además no tenía experiencia militar, quien decidió tomar el mando directo de las tropas. Siguiendo el consejo de el secretario O’Sullivan quien era su ayudante toma una de las perores decisiones, combatir en una acción defensiva en el pantano de Drummossie.

Esta zona se caracteriza por ser un área pantanosa que se encuentra entre la amurallada Culloden al norte y los muros de Culloden Park al sur. Lord George Murray quien era un noble soldado escocés le indicó que no estaba de acuerdo con el área de combate seleccionada, su opinión era acompañada por otros oficiales superiores, argumentaban que este tipo de terreno le daba ventaja al ejército británico y comprometía la carga Highlands, estrategia que le había permitido obtener algunas victorias, en batallas anteriores.

Proponen al príncipe realizar una campaña de guerrilla, sin embargo, la altivez de Carlos niega las alternativas propuestas. Tuvieron una oportunidad, el 15 de abril, debido a que las tropas del ejército británico habían celebrado por todo lo alto el cumpleaños del Duque de Cumberland, por lo que estarían alcoholizados y distraídos.

Lord George Murray, sugirió un ataque nocturno sorpresa, lo cual era una gran idea de haber contado con un ejército alimentado y con fuerzas para la batalla, sin embargo, los hombres del ejército jacobiano, no se habían alimentado bien, agotados y sin fuerzas tuvieron que desistir del ataque nocturno, ya que el alba llegó y aún quedaba camino que recorrer.

Esta estrategia se convirtió en una nueva debilidad, ya que los hombres tuvieron que dispersarse para buscar alimentos. Para el 16 de abril temprano el ejército británico partió desde Nairn, los hombres encargados de los cañones jacobitas, dieron el aviso, el cual no fue escuchado por todos. Comenzaron agruparse en  dos filas, la primera con unos hombres exhaustos y la segunda la caballería, todos agotados por la marcha nocturna.

También se encontraban los regimientos escoceses e irlandés del ejército francés que los apoyaba. El clima tampoco ayudaba al ejército jacobita, hacía mucho frío y lloviznaba con viento en dirección a ellos, lo que interfería su visibilidad. Antes del mediodía ya el ejército británico había llegado al lugar, viéndose frente a frente ambos ejércitos.

El flanco izquierdo británico se ubicó en un muro de piedra que se encontraba a todo lo largo del campo que delimitaba con Culloden Park. La milicia y la caballería se desplegaron más allá del muro, para rodear el flanco jacobita. La artillería del ejército jacobita era superada con creces, a pesar de ello abrió fuego primero, pero no tuvieron un gran efecto sobre el ejército contrario. La primera media hora fue una verdadera masacre, el ejército británico estaba aplastando a las líneas de defensa jacobitas.

El príncipe Carlos resguardado del fuego de los cañones espera que el ejército británico avanzara, para entonces gritar “a la carga” y luchar en la defensiva con los hombres que lo acompañaban. No obstante, el Duque de  Cumberland decide esperar que su artillería realizará buena parte del trabajo, los jacobitas resistían, los jefes de Clan se impacientan tras la espera y falta de acción y las líneas del frente mermaban en hombres y se desmoralizaban con el paso de los minutos.

Cuando se inicia el avance del ejército británico y por fin Carlos da la orden de atacar, el Clan de los McDonald se niega avanzar porque debían ir al flanco izquierdo, cuando usualmente lo hacían por el derecho. Por su parte el clan Chattan responde a la orden y cargan de primeros, pero el terreno los obliga a desviarse, hacía la derecha convirtiéndose en un estorbo para el avance  de los regimientos que venían en la retaguardia.

Los highlanders avanzan hacia el flanco izquierdo del ejército británico, siendo atacados.  Con toda la situación en su contra el ejército jacobita logra alcanzar  las filas del ejército británico, pero en grupos dispersos y pequeño, no teniendo el efecto esperado sobre las filas. El ejército británico contaba con una nueva arma, la bayoneta y el entrenamiento recibido por los hombres del ejército británico, repelió el ataque.

Con toda la fuerza y determinación de estos hombres en una lucha encarnecida, logran sobrepasar la primera línea, pero la segunda línea de Cumberland, los esperaba para acabar con ellos.  El ejército británico logra romper el muro del parque permitiendo ubicar a las milicias en un punto estratégico para abrir fuego contra los jacobitas. No tenían oportunidad el fuego llegaba de frente también y la caballería estaba desplegada esperando la orden de ataque.

Los jacobitas deciden retroceder, pero el Duque Cumberland, sin compasión alguna, da la orden de cargar a su caballería. Aún había un pequeño grupo de irlandeses y escoceses que pudo cubrir  de tropas la retirada y evitar que los mataran a todos. En una hora de batalla el ejército británico había asesinado a más de 1.200 jacobitas, mientras que ellos solo contaron 52 muertos.

Consecuencias de la Batalla de Culloden

Con la derrota en la Batalla de Culloden del ejército jacobino, no solo fue una tragedia tras la pérdida de tantas vidas humanas, sino que en retaliación el gobierno británico generó una serie de leyes que tenían la finalidad de aniquilar la cultura de los Clanes, especialmente de los Highlands de Escocia.

La conocida “Act of Proscription” tenía la finalidad de acabar el sistema de clanes de la Tierras Altas, por lo que prohibieron el uso del tartán, que es ese tejido a cuadros tan característico de la vestimenta escocesa. Este tipo de tejido era únicamente permitido a los soldados de ejército británico. Se les prohibió el uso de armas.

Con respecto a sus tradiciones culturales, se les prohibió tocar la gaita y hablar en idioma gaélico y escribir en su idioma, todo ello bajo pena de muerte. Fueron obligados a jurar lealtad a la Dinastía hannoveriana. Para quitarles el poder a los jefes de clanes dueños de tierra, eliminaron el poder de administrar la justicia hacia los terratenientes.

Estas leyes se mantuvieron durante muchos años y el tiempo se encargo de borrarlos, con la Batalla de Culloden el estilo de vida de las Tierras Altas cambió para siempre, porque no solo fueron las leyes que prohibían la vida tal como la conocieron hasta ese momento, sino que fue obligado el destierro de los Highlands a otras partes del mundo, aunado al trato dado a los prisioneros, terminaron por sepultar un sistema de organización social, una forma de vida y una cultura de los Highlands.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar de una amena lectura en los enlaces que le recomendamos a continuación:

 

 

Leave a Comment