≡ Menu

Batalla de Stalingrado, sangrienta historia de la humanidad

La batalla de Stalingrado ocurrió entre junio de 1942 y febrero de 1943 dentro del sistema de la Segunda Guerra Mundial. En esta contienda, las potencias alemanas y soviéticas lucharon por la ciudad de Stalingrado, actualmente Volgogrado; ubicada en Rusia. Descubre en este apartado porque fue tan significativa en nuestra historia.

batalla de Stalingrado

¿Cuáles fueron las causas de la Batalla de Stalingrado?

La batalla de Stalingrado fue una disputa que ocurrió en algún lugar entre 1942 y 1943 entre el Ejército Rojo Ruso y la Wehrmacht o las potencias alemanas. Las actividades ocurrieron en la ciudad de Stalingrado, que actualmente es Volgogrado, Rusia.

El encuentro fue delineado por la Segunda Guerra Mundial y comenzó explícitamente el 23 de agosto de 1942 y terminó el 2 de febrero de 1943. La motivación principal por la que estalló la lucha fue el anhelo de Adolf Hitler de extender sus dominios mecánicamente y asumir el control sobre los cursos de petróleo del Mar Caspio y el Cáucaso.

Bajo la intensidad de la Unión Soviética. Los rusos se salvaguardaron para lograr el triunfo contra la Alemania nazi. No fue un sí, y o un pero un momento decisivo en la Guerra Mundial, ya que trajo el final del nazismo que se había extendido a Europa. Después de la batalla de Stalingrado, Alemania no pudo recuperar la calidad una vez más.

¿Quiénes participaron en la Batalla de Stalingrado?

La batalla de Stalingrado contó con el apoyo de dos grandes reuniones. Alemania nazi o Wehrmacht: que contó con la ayuda de Italia, Rumanía, Hungría y el Estado croata.

Europa del Este, también conocida como la Unión Soviética, fue un participe activo de la batalla de Stalingrado. Era una fuerza armada mejor preparada y con un impulso superior. Tenía tanques T34 que simplificaban los triunfos a la luz del hecho de que progresaban en un día sin hielo sin complicaciones.

El ejército rojo 

También conocido como el 62º Ejército de Soldados, una enorme infantería del Ejército Rojo en la batalla de Stalingrado. Es conocido por haber protegido eficazmente la ciudad de Stalingrado durante la Gran Guerra Patria en algún lugar entre 1942 y 1943.

Inicialmente fue enmarcado como el séptimo ejército de reserva, pero el 10 de julio de 1942 pasó a llamarse 62º ejército. Poco después se convirtió en el 62º Ejército de Fusileros en la batalla de Stalingrado. El importante general Vladimir Yakovlevich Kolpakchi había sido un oficial militar en la reserva y siguió siéndolo cuando el 62º Ejército entró en batalla.

batalla de Stalingrado

Su rito de iniciación tuvo lugar en el tramo más reciente de siete días de julio, cuando tres divisiones de este ejército protegieron la intersección del río Chir de la 44 División de Infantería de Austria del VI Ejército alemán. En cualquier caso, el flanco correcto de la fuerza armada soviética fue bordeado y los alemanes comenzaron a cruzar el río Don.

Durante su retirada sobre el Don, el 62º Ejército naufragó, por ejemplo, la 181ª División de Fusileros contaba con 13.000 al comienzo de la lucha, pero solo 105 lograron cruzar hacia la orilla oriental del Don. En ese momento, el 62º Ejército comenzó a retirarse a Stalingrado, mientras que el 64º Ejército también alentó al sur.

En ese momento, el general alemán Friedrich Paulus del sexto ejército reflexionó sobre cómo rodear a las dos fuerzas armadas en la batalla de Stalingrado, mientras sus cuerpos panzer XLVIII y XIV superaban rápidamente los flancos sur y norte del Frente de Stalingrado individualmente.

El general Paulus abandonó la idea cuando comprendió que su flanco norte era extremadamente débil y que estaba pasando por constantes contraataques soviéticos, aunque infructuosos y desordenados, a pesar de ser la línea que protegería a los batallones en la batalla de Stalingrado.

La orden de Lopatin

La orden de Lopatin fue breve, el 10 de septiembre la 29.a División de Infantería Motorizada alemana aisló a los ejércitos 62 y 64 y llegó al Volga. En este sentido, el 62º Ejército se encontraba confinado en la ciudad, con el Volga a sus espaldas.

Bajo esta circunstancia, el general Lopatin le comunicó al Comandante en Jefe del Frente de Stalingrado, Andrei Yeremenko, sus preguntas sobre tener la opción de mantener Stalingrado, razón por la cual fue relevado del orden y trasladado a otro ejército.

El nuevo líder, el teniente general Vassili Chuikov, había sido la autoridad del 64º Ejército, y bajo su orden, el 62º Ejército pelearía el resto de la batalla de Stalingrado, quizás la pelea más sangrienta de la historia. Chuikov descubrió su ejército en una circunstancia básica, con solo 20.000 soldados y menos de 60 tanques.

La Octava Fuerza Aérea defendió al 62º Ejército, sin embargo, la mayoría de las veces fue mediocre en comparación con la Luftwaffe alemana. Debido a una avalancha de activos y hombres que cruzaban el Volga en pontones descubiertos, el 62° Ejército tuvo la opción de salvar la ciudad, involucrado en una lucha metropolitana despiadada.

Un respaldo de Stalin

En la que el Cuartel General de Chuikov y su fuerza laboral fueron descubiertos con frecuencia. De hecho, Stalin había respaldado la Operación Urano en septiembre, que consistía en concentrar tropas en los flancos descubiertos del sexto ejército adversario, enviando solo los activos fundamentales al 62º ejército para mantener la ciudad.

A mediados de noviembre la situación del 62º Ejército en la ciudad se hizo básica, ya que la vía fluvial se solidificó y disminuyó la cantidad de pontones que la cruzaban. Además, la artillería alemana llegó a grandes situaciones para disparar al muelle. Esta circunstancia dio un giro repentino el 19 de noviembre, cuando comenzó la Operación Urano.

En el transcurso de unos días, el sexto ejército alemán estaba rodeado por los poderes adversarios predominantes, y los hombres del 62º ejército tenían la opción de obstaculizar el movimiento de las actividades metropolitanas. El 17 de diciembre, el Volga se solidificó totalmente, terminando graciosamente la falta del 62º Ejército.

Hacia fines de enero, comenzó el último ataque contra el sexto ejército alemán encerrado, con el 62° ejército participando desde la ciudad.  El 26 de enero, el 21 Ejército se conectó con el 62 Ejército, al norte de Mamayev Kurgan.

Explícitamente la 13 División de Fusileros de la Guardia. El 2 de febrero, el sexto ejército alemán se rindió y terminó la batalla de Stalingrado. En reconocimiento de su asombrosa salvaguardia de Stalingrado, el 62º Ejército pasó a llamarse Octavo Ejército de la Guardia, siendo elevado a un rango de primera clase.

Wehrmacht y los Aliados del Eje 

Wehrmacht y los aliados del eje en la batalla de Stalingrado. Esta prevalencia se demostró con la utilización de Blitzkrieg (combate relámpago), que comprende la utilización de desarrollos rápidos de tropas, una combinación peligrosa de tanques en disposiciones amplias (divisiones Panzer), infantería y artillería mecanizada, y respaldo de la aeronáutica a las potencias terrestres.

Este reglamento anticipó con sus victorias la enseñanza militar común en una gran parte de las fuerzas armadas europeas, apegándose realmente a protecciones estáticas y al conflicto cuerpo a cuerpo, considerado legítimo desde el final de la pasada guerra universal.

El procedimiento de envoltura se utilizó en Francia y la Unión Soviética (URSS) con logros extraordinarios en algún lugar en el rango de 1940 y 1941. Se componía del empuje profundo como tenazas y se situaba contra el frente adversario con la mejor agrupación de poderes y armas de apoyo.

Para luego enviar por el orificio realizado almacenes fuertemente revestidos y mecanizados. Los poderes reforzados asaltarían los flancos cerrando el dispositivo y envolviendo al enemigo. La velocidad de estos poderes permitiría en un período posterior de la lucha, abarcar y demoler a los poderes adversarios por su propia espalda, ahogando sus coordinaciones y encuadres flexibles.

Separarlos hasta estructurar bolsillos (en alemán Kessel caldero) de obstrucción que terminarían rindiéndose. La confianza de confrontación de la Wehrmacht, un poder oficial equipado, sus estrategias rápidas y enormes, el logro exitoso y rápido de destinos, con suministros y coordinaciones convincentes.

Sumado a la presencia de armamento de vanguardia, con tanques rápidos y una aeronáutica estratégica ajustada a las nuevas técnicas, hicieron de la fuerza armada alemana la mejor y sorprendente de la época. Más tarde, su propia fe en ese predominio inclinó a la Wehrmacht a abrazar aventuras que demostraron ser excesivamente impulsadas.

Una intrusión

En la intrusión de la Unión Soviética (Operación Barbarroja), que comenzó el 22 de junio de 1941, la Wehrmacht logró algunos triunfos introductorios y la destrucción de una gran parte de las potencias del Ejército Rojo ubicadas en la periferia, lo que permitió avances profundos dentro de la región de la URSS a Leningrado en sólo catorce días.

En cualquier caso, el retraso de cuatro semanas en las misiones de Creta y Grecia fue fundamental, ya que el invierno más duro en 50 años se sintió desde el principio en los ámbitos soviéticos, frenando el desarrollo alemán a medida que las calles se transformaban en enredos y suministros.

De indumentaria de invierno no se difundieron en el frente de manera satisfactoria, sumado a una indiscutiblemente amplia y delicada organización de coordinaciones. Los soviéticos descubrieron cómo oponerse al asalto y prepararon todas sus reservas humanas y materiales, respaldados por sus brutales inviernos.

La guía estratégica de América del Norte y un material de guerra normalmente tan viable como el alemán y mejor destinado a la fabricación a gran escala, 12 detuvieron el empuje de los alemanes, que no pudieron asumir el control de Moscú, en noviembre-diciembre de 1941, o Stalingrado, en diciembre de 1942-febrero de 1943.

Soportando la pérdida del VI Ejército alemán en 300.000 reveses entre muertos y heridos, incluidos unos 90 000 combatientes alemanes que quedaron como detenidos de guerra. Sea como fuere, la maquinaria de guerra alemana era todavía sólida, hasta el punto de mantener básicamente involucrada a toda Europa y tener la opción de luchar en África.

Una junta

Según la junta del pastor de equipos de combate, Albert Speer, se habían fusionado nuevos modelos de tanques, por ejemplo,el Tiger, el Panther, el Jagdpanther. A mediados del año 1943, no obstante, la Wehrmacht sufrió otra aniquilación genuina en suelo ruso, cuando en la batalla de Stalingrado.

La calidad de las salvaguardias y la contraofensiva soviética resultante destruyeron las mejores unidades defensivamente cubiertas de la Wehrmacht y causaron reveses indispensables en primera clase ensambla Korsun-Cherkassy. El de Kursk es visto como el último hostil vital de la Wehrmacht, y habló de su última oportunidad de triunfar en la guerra.

Por otra parte, en 1943 la Wehrmacht se negó a rechazar el ataque angloamericano de Italia, pero descubrió cómo construir líneas de protección progresivas en el promontorio, al que se opuso hasta abril de 1945.

Contexto histórico

El objetivo de Alemania era lograr el dominio de las naciones del Este, específicamente, tenía el control de los pozos de petróleo del Cáucaso. Asimismo, en la batalla de Stalingrado debe mencionarse que las potencias de Hitler acababan de fracasar en su intento de tomar Moscú y Leningrado.

Antes que nada, las circunstancias parecían apoyar a los alemanes; utilizando estrategias de asalto rápido, progresaron significativamente hasta la debilidad de las debilitadas potencias soviéticas. El escenario cambió cuando Alemania, avanzando hacia el sur, optó por separar a los militares para asaltar dos destinos: el control de Stalingrado y la continuación de la caminata hacia el Cáucaso.

Los dos frentes abiertos constituyeron un tremendo error vital que decidió la destrucción, la fuerza armada nazi necesitaba más solidaridad para afrontar una batalla que se extendía desde el Mar Negro hasta el Mar Báltico.

Del mismo modo, la obstrucción no se rindió; los alemanes perseveraron a través de un duro contra-hostil que dejó el equilibrio de 2.000.000 de retrocesos, alrededor, contando los dos ejércitos. Ni Hitler ni Stalin estaban felices de ceder el control de esa ciudad, incluso a costa de continuar con lo que esto implicaba.

Friedrich Wilhelm Ernst Paulus, oficial del sexto ejército alemán, necesitaba soportar y potenciar una fuerza armada indiscutiblemente debilitada y desanimada. En el caso de que hacia el inicio de la lucha Hitler la considerara ganada por los llamativos avances de los oficiales nazis, hacia el final se había transformado en una guerra de guerrillas.

Una invasión con precedentes

A pesar de que en 1942 durante la batalla de Stalingrado, la ciudad estaba involucrada en un 90% por los nazis, después del envío de las fortificaciones soviéticas, los sueños que tenían los alemanes de asumir el control de las orillas del Volga se esfumaron. Actividad Urano (19 de noviembre de 1942) transmitió el último golpe a los poderes de Paulus.

Los soldados rumanos y húngaros, alineados con Alemania, fueron aplastados por los soviéticos bajo Zhukov. El sexto ejército fue demolido. El 23 de noviembre, las potencias nazis estaban rodeadas; En igualdad de condiciones, el Führer había solicitado que no se retiraran, una solicitud que Paulus tenía la opción de mantener hasta el 31 de enero de 1943.

batalla de Stalingrado

Cuando marcó la aquiescencia. Paulus, un cautivo en tiempos de guerra, terminó condenando la conducta de Hitler y, tras mostrarse interesado como observador en Nuremberg, fue liberado en 1953.

La decepción de la batalla de Stalingrado estableció una de las aniquilaciones más terribles para los nazis durante la Segunda Guerra sin tener la opción de invertir el resultado hasta su última terminación en 1945.

Batalla de Stalingrado

Alemanes y soviéticos se movieron entre atrapadas y perdidas de posición, en apenas minutos. El costo fue alto para solo aumentar un par de metros. En ocasiones específicas, los dos rusos y alemanes atacaron varios pisos de una estructura similar. La ciudad de Stalingrado se transformó en una lucha de desgaste, conocida como la batalla de Stalingrado.

Como si eso fuera insuficiente, durante la batalla de Stalingrado; el cuerpo de vuelo alemán (Luftwaffe) procedió vigorosamente con su misión de demolición. Un gran número de bombas caían día a día, incluso sobre estructuras que en ese momento estaban aniquiladas, pero que albergaban a sus protectores.

Operación azul 

En diciembre de 1941, sin lugar a dudas, la batalla en la Unión Soviética no iba según lo dispuesto por el Alto Mando alemán. Leningrado y Sebastopol siguieron oponiéndose al abarcamiento del norte y el sur, por separado. Además, el enemigo contra la capital Moscú había llegado a un punto muerto.

De repente, los alemanes experimentan una contraofensiva desde Moscú. Los nazis tenían que reconocer que, a pesar de haber capturado y demolido a muchos militares del Ejército Rojo últimamente, el Alto Mando soviético descubrió cómo encontrar salvamentos en los soldados siberianos.

Algo que ayudó a los rusos fue a consentir la paz con Tokio, para que pudieran enviar un asombroso contra-hostil. Frente a la decepción de Hitler en Moscú, el presidente se centra en tomar los pozos de petróleo que estaban en el Cáucaso.

A pesar de que sus comandantes no lo apoyan, Hitler exige atrapar a estos yacentes e incluso los culpa por no saber lo más mínimo sobre asuntos financieros de guerra. La supuesta Operación Azul fue la misión que Alemania inició al sur de la Unión Soviética el 28 de junio de 1942. El objetivo principal era capturar focos clave en el Volga y luego avanzar en el Cáucaso.

La Actividad Azul estaba compuesta por dos fuerzas armadas: el Grupo A iría a los pozos petroleros del Cáucaso hacia el sur; El grupo B se encargaría de tomar Stalingrado. El asalto se inició en todo el frente el 28 de junio de 1942.

Los inicios hostiles efectivamente para los nazis. Hacia los campos orientales de Ucrania, las fuerzas armadas mecanizadas y reforzadas eran apropiadas para ataques rápidos. Esta fue la metodología utilizada en el frente occidental por la Wehrmacht.

Operación Urano 

Para liberar a Stalingrado, Stalin había proporcionado a sus administradores Zhukov y Vasilievsky todos los activos que habían mencionado. El sistema de Zhukov era darle a Stalingrado suficientes oficiales para mantener el ritmo y molestar al sexto ejército alemán bajo Friedrich Paulus.

Mientras que las nuevas fuerzas armadas de tanques se trabajaban con tropas de ayuda soviéticas, afortunadamente la tasa de creación de tanques soviéticos lo redujo. Era oscuro para Alemania, que pensaba que el Ejército Rojo debía ser difícil de encontrar de estos vehículos. Cuando los alemanes concentraron sus poderes para tomar Stalingrado.

Las potencias soviéticas de apoyo asaltaron todo el frente, tratando de cerrar el ataque lejos de la ciudad. Esto se logró por una explicación: la parte trasera del VI Ejército estaba cubierta por una potencia rumana por debajo de la media que, no obstante, podría volverse peligrosa si las potencias alemanas en Stalingrado retrocedían para apoyarlas.

Como se anticipó, las potencias soviéticas aplastaron a la oposición rumana y, a raíz de un rápido progreso, las dos potencias de asalto se reunieron en la ciudad de Kalach el 23 de noviembre, tomando su extensión sobre el río Don. Un día después de que comenzara el asalto soviético.

Hitler aisló al Grupo de Ejércitos B, haciendo otra reunión llamada Grupo de Ejércitos Don, bajo la orden de Erich von Manstein. En cualquier caso, Von Manstein no pudo evitar que se reforzara el pasillo construido por los soldados soviéticos, debido al breve período y a los vehículos fuertemente revestidos.

Una captura

De hecho, segmentos del cuarto Ejército Panzer también fueron capturados en la batalla de Stalingrado junto con el sexto Ejército. La captura de Kalach por el Ejército Rojo había sido inesperada hasta tal punto que las salvaguardias alemanas se demoraron en responder, ya que no podían imaginar que los tanques soviéticos pudieran haber progresado tan rápido.

Los T-34 rusos también eran valorados por los alemanes, debido a su superioridad, razón por la cual los protectores de Kalach aceptaron que fueron capturados T-34 conducidos por alemanes. El invierno ruso estaba comenzando y más de 330.000 oficiales alemanes fueron capturados en la batalla de Stalingrado.

El 22 de noviembre, el general Friedrich Paulus envió a Adolf Hitler un telegrama informándole sobre su problemática posición. El mensaje fue captado por los soviéticos, quienes organizaron un posible esfuerzo de salvamento (ver Operación Wintergewitter).

Consecuencias de la Batalla de Stalingrado

Entre los principales resultados que causaron la batalla de Stalingrado tenemos que se convirtió en el momento característico y definitorio de la Segunda Guerra Mundial. Después de esta pelea, Alemania nunca más pudo volver a tener la misma fuerza que había tenido hasta ese segundo. Implicó el inicio del fin del nazismo europeo.

La ciudad fue excepcionalmente influenciada por la lucha, quedando totalmente aplastada. Transcurre una suma de 2 millones de personas, incluidos ciudadanos y oficiales. También incorporó un número colosal de muertos y heridos.

Aproximadamente 100.000 alemanes seguían detenidos, pero la mayoría estaban contaminados con pestilencias. Solo 5.000 de ellos perduran. Fue la primera ocasión en la que Alemania necesitaba ponerse nerviosa, mientras que la URSS obtuvo un triunfo significativo y afirmó la mirada de sus adversarios.

Concluimos este interesante apartado sobre la batalla de Stalingrado con un detallado vídeo ilustrativo sobre este momento de la historia significativo. Además de sugerir a los lectores leer sobre:

Leave a Comment