≡ Menu

Periodo de cristianización, proceso de uniformidad religiosa

Periodo de cristianización, momento de cambios importantes en el mundo que en buena parte han definido lo que somos hoy en día. Si quiere conocer todo sobre el periodo de cristianización, de que se trata, en que años sucedió, cuáles fueron los cambios que se produjeron y más, lo invitamos a continuar la lectura de este artículo, escrito con un lenguaje sencillo, de manera agradable y muy comprensible para todos.

PERIODO DE CRISTIANIZACIÓN

Qué es el Periodo de cristianización?

El periodo de cristianización, fue un movimiento histórico que produjo la conversión de pueblos y culturas enteras al cristianismo, en este proceso se produjeron una serie de situaciones que puso en peligro la vida de los cristianos, ya que en la época del imperio romano se trataba de una cultura politeísta y se producían cambios hacia una monoteísta. El periodo de cristianización fue un periodo en la mayoría de su implementación muy violento, fueron utilizadas campañas militares que tenían la finalidad de dominar a los pueblos y la religión era una herramienta política que buscaba unificar la religión en el mundo.

Las civilizaciones originarias que se establecían y desarrollaban en diversas partes del mundo, tenían sus propias creencias y rendían culto a sus deidades, era su propia cultura fundamentada en sus experiencias y necesidades. La religión independientemente de en quien se crea, siempre ha sido utilizada como instrumento de dominación y control.

En la Antigüedad y en la Edad Media, la cristianización se llevó a cabo en muchos de los casos no de manera pacífica, tampoco realizando la sugerencia de una nueva religión, sino que se impuso, destruyendo los lugares de culto tradicionales de las culturas que eran intervenidas y las convertían de manera obligada en iglesias cristianas.

Las creencias de los pueblos que eran intervenidos tenían su deidades y cultos, pero sus creencias eran satanizadas o identificadas como prácticas de brujería por los religiosos ancestrales, además mantener sus creencias era castigado o penalizado, tema que comentaremos más adelante. La reforma de actividades y creencias culturales y religiosas nativas a una forma cristianizada fue sancionada oficialmente.

PERIODO DE CRSITIANISMO

La idea de generar la coincidencia de corrientes de pensamiento distinta, lo cual se conoce en antropología como sincretismo, fue la manera como el cristianismo, buscó la forma de imponerse y esto ha sido reconocido incluso por la iglesia católica, lo cual generó ciertas corrientes, que han sido desechadas o abolidas por apologistas cristianos como forma de Apologética protestante. Para el siglo XX se han realizado investigaciones en referencia al tema, que se encuentran libres de prejuicios sectarios.

Sin embargo, el periodo de cristianización tienen su origen en los primeros siglos después de Cristo y la evangelización realizada por los colonizadores, tomando como excusa la religión para dominar pueblos enteros y quedarse con su territorio, es una consecuencia del mal uso de la religión, para beneficios particulares.

Entonces, como podemos observar el periodo de la cristianización fue ese momento histórico en el que se pretendió realizar la conversión de individuos y civilizaciones completas al cristianismo, empleando diversas estrategias y técnicas en las campañas de cristianización, la cuales se extendieron desde la Antigüedad tardía y durante la Edad Media.

En la mayoría de los casos en los que se lograba instaurar el cristianismo, se realizaba el bautismo obligatorio de sus súbditos, sin embargo, si encontraban resistencia en la aceptación de la nueva religión, se producían genocidios que podían  llegar a terminar con naciones enteras. Dentro de las estrategias que eran utilizadas para imponer el cristianismo, eran utilizadas la intervención de monjes o sacerdotes, para hacer las primeras intervenciones pacíficas.

PERIODO DE CRISTIANIZACIÓN

En las regiones en las que el cristianismo quedaba medianamente implementado se realizaba un crecimiento orgánico dentro de esa sociedad, es decir, se incrementaba la población con personas cristianas. Otra manera era la sustitución de los templos paganos por iglesias cristianas, entre muchas otras. Podemos entonces identificar que existe una estrecha relación entre el periodo de cristianización y el colonialismo.

En que años transcurre este período?

El periodo de cristianización inicia cuando se produce la conversión del emperador romano Constantino I, quien es el que sanciona en el año 313 una orden de tolerancia para proteger a los cristianos. También construyó la primeras iglesias cristianas en Jerusalén y da inicio a la conversión de otros monarcas, entre la que podemos destacar a Mirian III de Iberia quien adopta la religión cristiana en el año 337.

Luego con la llegada de Teodosio I llamado el Grande, un emperador bizantino del Imperio Romano que gobernó desde el año 378 hasta 392, fue quien hizo del cristianismo una religión estatal del Imperio romano. Es a partir de ese momento histórico que comienzan todas las provincias imperiales a evangelizar y bautizar a la gente que vivía bajo la jurisdicción del imperio.

De esta manera se crean los dos primeros centros religiosos de importancia en el mundo, primero Roma y luego Constantinopla. El periodo del cristianismo continua expandiéndose y un siglo más tarde el monarca franco Clodoveo primer rey de los francos quien se encargó de unificar Francia y que gobernó desde el año 481 hasta el año 511, se convirtió al cristianismo, seguido por su imperio bárbaro, quienes comenzaron a quedar subordinados al  santo obispo de Roma El Papa.

PERIODO DE CRISTIANIZACIÓN

Comienza una época en donde los milagros empiezan a hacerse frecuente y las anécdotas de batallas ganadas, curaciones milagrosas y más se hacen temas podríamos llamarlo en términos actuales de moda. Por su parte, Agilulfo rey de los lombardos también se adhiere a la conversión cristiana, influenciado por su esposa Teodelinda quien era reina de los Lombardos viuda del rey Autario.

Se instaura el cristianismo niceno, que luego para el siglo II, se divide como consecuencia del Cisma de 1054 que fue el conflicto religioso entre la iglesia católica romana y la iglesia de Constantinopla.   A partir de esta conversión a la fe cristiana la reina se dedicó a la construcción de iglesias, las que se mantienen a la fecha.

Como podemos observar la historia del periodo de cristianización abarca los hechos relacionados desde la caída del Imperio romano de Occidente, aproximadamente en el año 476 después de Cristo hasta la reforma protestante la cual se inicia en el siglo XVI, que es cuando se considera que comienza el cristianismo moderno. Con base ese rango de tiempo el periodo de Cristianización coincide con la Edad Media.

Cambios ocurridos en el Periodo de cristianización

Durante el periodo de cristianización se generaron cambios históricos en la sociedad, nos parece importante comentar que los cambios no solo quedaron sujetos al periodo de cristianización, sino que los cambios han seguido ocurriendo hasta nuestros días, si bien no enmarcados en la imposición y con métodos deshumanizados como fueron implementados en la época de la colonización, se han producido cambios a lo interno de la iglesia que no han sido aceptados de manera homogénea.

Para el momento del periodo de la cristianización la mayoría de los análisis históricos que existen, se centran en las causas que produce un cambio de religión, de las costumbres, por lo tanto, podemos decir que el cristianismo inicia siendo una religión de conversos, lo cual podemos verificar en las escrituras de los apóstoles, especialmente en el Libro de Hechos, en el cual podemos identificar una serie de relatos que hablan de la conversión.

Una de las conversiones más conocidas es la conversión de Saulo en Pablo cuando va hacia Damasco, pero no podemos dejar de nombrar la propia conversión de Constantino I, quien da paso al verdadero periodo de cristianización. Podemos entonces utilizar la palabra conversión, tanto, como el cambio de una creencia por otra, así como también el  abandono del mundo pagano para ingresar al círculo religioso. El mecanismo o estrategia utilizada por el cristianismo para lograr la conversión de las personas, tuvo una respuesta muy efectiva y en corto plazo.

En los inicios del cristianismo el llamado a la conversión se componía de dos factores, el primero en la creencia exclusiva en Dios y el segundo en el cambio radical de las costumbres, este cambio era generalmente promovido a través de la experiencia de conversiones ocurridas en otras personas, la cual había sido generada por la intervención directa de Dios. Este tipo de escritos y experiencias que eran divulgadas, prevalecieron en el siglo I y principios del siglo II después de Cristo.

Luego no solo se promovía la conversión por la predicación apostólica, sino también por la contemplación de los milagros. Posteriormente cuando llega el periodo de cristianización ya existía un modelo propio del cristianismo, en la que incluso se trata de moderar la supuesta intervención divina, la cual llega a ser identificada como herejía y también que el creer es mucho más importante, que la experiencia o la comprobación de la existencia de lo que se cree.

PERIODO DE CRISTIANIZACIÓN

Por la tanto, la búsqueda de la conversión en las escrituras, más que en las evidencias, así como el bautizar a los conversos prácticas que forman un modelo del cristianismo para la conversión. Este cambio se produce con la finalidad de evitar que cualquier persona que dijera que había tenido una experiencia espiritual, pudiera escapar del control de la iglesia ya que cualquier persona podría pretender tener autoridad, fundamentado en su experiencia espiritual.

Surge entonces la fundamentación en el Nuevo Testamento, de que solo aquellos que no habían aprendido la verdad de Dios a partir de la evangelización de los mortales, podían considerarse elegidos de Dios.

Lo anteriormente señalado es reforzado con la inclusión del bautismo en el proceso de cristianización, por lo que se llega a controlar de manera efectiva las masas de conversos, además todo aquel que insinuará tener una experiencia espiritual era acusado de hereje, comienza de esta manera el control por parte de la incipiente jerarquía eclesiástica sobre los conversos y la autoridad metodológica y sistemática de forma institucional por parte de la iglesia.

Por lo tanto, podemos reconocer que el periodo de cristianización se produce un cambio en lo que empieza a ser reconocido como el retorno y el arrepentimiento, el cual va surgiendo de los grupos moralistas helenísticos, pero sobre todo del judaísmo de Egipto. Esto provoca un cambio social que ya no es individual, porque es intervenido el entorno, el ambiente.

En principio la cristianización se realizaba a lo interno de las casas de la familia, la célula familiar era la base del mismo. Posteriormente la persecución de los cristianos, hace del cristianismo la visualización social de los mártires, por lo que pasa a ser algo público. Con el fin de la persecución de los cristianos, la asistencia cristiana pasó de beneficiar a la comunidad, a beneficiar a todos, siendo uno de los factores que permitió que el cristianismo se expandiera.

Otro de los cambios que se produjeron a nivel social durante el periodo de cristianización, fue la práctica de matrimonios mixtos, pudiendo las mujeres utilizar la practica del repudio, conferido por el derecho romano, en el que podían romper con su esposo por incompatibilidad en la creencia.

Se implemento la libertad religiosa, la cristianización se dio en un marco de tolerancia y podríamos hablar de un triunfo de los cristianos. Hubo un cambio profundo en el plano de la fe, de la solidaridad, en el fortalecimiento de la relaciones humanas, perdiendo la imagen de secta que tenía en los primeros dos siglos.

En la actualidad vivimos en una cultura pluralista, estamos socialmente organizados en subculturas, las cuales dictan sus respectivas normas y valores que en oportunidades entran en contradicción con los valores básicos del cristianismo, sin embargo, ya no existe el monopolio de ideas cristianas. Los cambios sociales van tan rápidos que los valores tradicionales no puedan ser trasmitidos a la misma velocidad, por lo que la presentación de las mismas a través de un pulpito no es suficiente, lo que hace necesario la existencia de grupo que coadyuve con el proceso de cristianización.

Imposición del cristianismo como religión

Fue el emperador Teodosio quien convirtió al cristianismo en la religión oficial del Imperio Romano, se dice que la orden fue ejecutada un 27 febrero del año 380. Recordemos que Constantino I, se convierte al cristianismo y es quien ordena detener la persecución de los cristianos, esta decisión trajo grandes consecuencias ya que se unificaron las raíces judeo cristianas que se encontraban establecidas en el continente europeo con la cultura greco romana.

PERIODO DE CRISTIANIZACIÓN

A pesar de la intención de convertir el imperio en una cultura monoteísta, las raíces de las creencias evidentemente no eran las mismas, por lo que comenzaron a generarse grandes diferencias. Las iglesias cristianas eran incendiadas y lo cristianos perseguidos todo esto sucedió con mayor fuerza durante el mandato de el emperador Diocleciano en los años 245 al 316, el deseaba los viejos cultos paganos y que éstos se convirtieran en la religión del imperio, lo que terminó con la llegada de Constantino.

En el Concilio de Nicea el emperador Constantino intervino en el conflicto eclesiástico, con la finalidad de terminar con las diferencias entre los obispos cristianos, la intención era llegar a la paz. Como una de las razones de la disputa se centraba en las diferentes maneras de reconocer a Jesús  y a Dios, el emperador decidió que fueran reconocidos como uno solo.

Pero luego de alcanzada una paz relativa y un poco forzada el emperador Teodosio hace del cristianismo la religión de Estado y crea leyes en los que se castiga a los que practiquen los cultos paganos u otra fe. La imposición del cristianismo terminó con  la persecución  de los judíos y cristianos, pero inicio la persecución de los paganos, además que el cristianismo como hemos señalado ha sido utilizado tanto para el bien como para el mal.

Cambios culturales

Recordemos que al principio los cristianos eran reconocidos como una secta judía, sin embargo, el cristianismo era una de las religiones más importantes, ya que la misma mantuvo mucha interrelación con filósofos grecorromanos.

La imagen cristiana de Dios se fundamenta en el judaísmo, ya que ambas religiones creen en un creador salvador y misericordioso, en donde el mensaje central es la creencia en la encarnación de Dios en su hijo Jesucristo, quién vino a la tierra para sufrir y morir en la cruz y poder redimir a la humanidad de sus pecados y luego resucitó. El cristianismo en sus inicios mantuvo un debate espiritual con los judíos y grecorromanos, hasta que comienza su misión de extender el mensaje cristiano a los paganos.

La proclamación de la creencia en Dios y los cambios de costumbres apartó a los cristianos y a los judíos, de la participación en los cultos romanos, la cual era la forma de dominio y demostración de lealtad  al Imperio. Surge la imagen de los mártires, que eran cristianos decididos a morir y repetir el sufrimiento de Jesús y sus apóstoles, lo que generaba inquietud en la población de conocer la razón que los llevaba a tal sufrimiento en nombre del cristianismo.

Luego de acabarse la persecución, la doctrina cristiana de la salvación se combinó con el antiguo culto al emperador, lo que hizo del cristianismo ser juez y abogado del destino del hombre. A comienzos de la Edad Media, la iglesia impulsa el desarrollo de la civilización y la educación en Europa y las donaciones hicieron de los monasterios terratenientes poderosos.

El cambio de los pueblos germánicos reafirma la posición del obispo en Roma, esta alianza promovió la independencia de Bizancio y el Papa reclamó su primacía jurisdiccional como sucesor del apóstol Pedro. Se produce en  1504, el distanciamiento de la Iglesia papal de Occidente y la Iglesia ortodoxa de Oriente que aún continúa, a pesar del acercamiento del Papa Francisco, reencuentro histórico en el año 2.016, el cual no ocurría desde hace 512 años.

El control de la iglesia en la alfabetización de las masas, controlaba las letras y esto trajo consecuencias  un bajo desarrollo de las artes y la actividad intelectual, ya que todo estaba enmarcado bajo los  supuestos religiosos absolutos.

Cristianización en distintas zonas

Como hemos mencionado el periodo de cristianización tuvo un efecto importante, porque el cristianismo tuvo una rápida expansión, en las tierras en la que se encontraba instaurado el imperio romano. El periodo de cristianización tuvo un efecto sobre la aristocracia fundiaria la cual se había regresado a las provincias en donde tenían sus tierras, en consecuencia a la crisis de los siglos III y V.

Esta aristocracia se convirtió en un tipo de fundiario militar, debido a que siempre tuvo que defenderse, en principio del poder público romano, luego de la monarquía hispano-goda  y luego del Islam. Cuando se realiza el análisis histórico de la religión de las zonas que fueron convertidas por el cristianismo, se identifican iglesias propias, monasterios particulares, las cuales son reconocidas a través de las advocaciones.

Como es conocido el surgimiento del Imperio se inicia por el crecimiento y expansión de Roma, que era su capital, la cual tomó el control alrededor del mar Mediterráneo. El imperio romano no dejo de expandirse desde entonces, llegando a su máxima extensión bajo el mandato de Trajano, para ese entonces el imperio abarcaba desde el océano Atlántico al oeste hasta el mar Caspio, desde el desierto del Sahara al sur hasta orillas de los ríos Rin y Danubio, el mar Rojo y el golfo Pérsico al este y la frontera con Caledonia al norte.

Se estima que llegó a tener una superficie de más de 6 millones de km². No solo se trataba de controlar grandes extensiones de territorio, sino también era importante el desarrollo de grandes ciudades, las cuales fueron establecidas en Europa Occidental,  África, Anatolia, Lutecia lo que conocemos como París, Constantinopla hoy Estambul, entre muchas otras. Con el decreto de hacer al cristianismo la religión del Estado, todas las ciudades bajo el control del imperio debían convertirse. Comentaremos de algunos de los casos más emblemáticos del periodo del cristianismo.

Inglaterra

El inicio del periodo de cristianización en Inglaterra fue en el año 597, no obstante, fue desde el año 430 cuando se produjo el ingreso de los anglosajones germanos a este territorio, pero fue Julio César quien doblegó la resistencia de los Celtas en el año 54 antes de Cristo, desde ese momento de alguna manera Inglaterra ya estaba al mando de los romanos, porque debían cancelar tributos, pero no fue hasta el mandato del emperador Claudio cuando se conquistó la isla realmente.

Con el establecimiento de militares, comerciantes, cortesanos, una parte de la isla era una provincia romana, por lo que se inicia la romanización y por ende la cristianización. El regreso de la  conversión al cristianismo en el que se enseñaba la solidaridad, la caridad, así como por supuesto la espiritualidad,  lo cual era un encuentro entre la adoración a Odín o Thor, que era la religión del anglosajón y el escandinavo.

Una de las primeras evidencias de la cristianización en Inglaterra, es la construcción del  monasterio en Canterbury. El cristianismo comenzó a expandirse y los sajones orientales se convirtieron al cristianismo y construyeron una catedral dedicada a San Pablo en Londres.

Uno de los avances más importantes en el periodo de cristianización en Inglaterra fue realizado por la iglesia Celta de Irlanda, seguida por Columba en Escocia, el reino de Northumbria, gobernado por el rey Oswy quien impulsó el cristianismo. De esta manera se fue constituyendo una iglesia con un arzobispo grecoparlante que fue quien definió las bases definitivas de la Iglesia cristiana en Inglaterra.

Escandinavia

Dentro del periodo de cristianización  Escandinavia fue uno de los territorios en los que el cristianismo podemos señalar que llegó un poco tardío. Las creencias de los pobladores de este territorio estaban muy arraigadas a sus deidades como eran Odín, Thorción, Frej y otras que podemos identificar en la mitología y que hoy en día muchos conocen a través de las películas realizadas para la gran pantalla.

Desde el inicio del periodo de cristianización, pasó más de un milenio para que la creencia de Jesús  sustituyera a los dioses escandinavos. Pero ¿Quiénes fueron los que se encargaron de iniciar la conversión religiosa en Escandinavia?, los misioneros francos y anglosajones fueron quienes iniciaron el proceso de cristianización, específicamente la sede de Hamburgo-Bremen, pero también los mercaderes y vikingos que venían de los países cristianos de Europa y regresaban a sus tierras de origen.

Los mercaderes y vikingos estaban de alguna manera ya familiarizados con el cristianismo, no les era totalmente ajeno. Un número nada despreciable de vikingos se establecieron en las regiones de Inglaterra o Normandía en Francia y en poco tiempo se convirtieron al  cristianismo, no obstante, lo lazos familiares con sus parientes establecidos en Escandinavia se mantenían, por lo que los vikingos fueron los promotores del cristianismo en sus respectivos países.

Es muy posible y puede ser corroborado en la historia que lamentablemente la cristianización en algunas ocasiones no fue pacífica, se realizaron derramamientos de sangre y en realidad tardó en convertirse en la religión oficial. Se identifica como el primer país de la región donde el cristianismo se impuso como religión oficial fue Dinamarca, luego Noruega a través del rey, Olaf Tryggvason, impuso la nueva religión, este proceso se estableció a finales del año 900.

Suecia fue uno de esos países en donde la transición fue violenta, a pesar de que para el año 1000 gobernaba  un rey cristiano, llamado Olof Skötkonung. A pesar de ello el paganismo defendía sus creencias.  En Islandia, por el contrario la transición al cristianismo fue pacífica.

Castigos por paganismo o brujería

Como hemos indicado con anterioridad al principio el cristianismo fue perseguido, pero luego de la instauración del cristianismo como religión de estado del imperio romano, todos los que no aceptarán la nueva religión eran perseguidos. Adicionalmente como había que mantener el control entre los hechos espirituales, todo aquel que fuera converso al cristianismo, debía realizarlo por convencimiento propio y sobre las escrituras, ya que todo aquel que insinuara haber tenido una experiencia espiritual, podía ser acusado de hereje.

En el desarrollo de una metodología que permitiera el avance del cristianismo sobre las otras creencias, tras el bautismo, el cristianismo dejó de reconocer cualquier otro tipo de creencias, por lo que se instauró una persecución a todo lo ajeno o contrario y fue llamado, “magia”, “brujería”, “paganismo”. Con base en ello, todas las creencias originarias de los pueblos eran herejías o costumbres sin sentido.

Las mismas escrituras que se elaboraron para enseñar a los evangelizadores a llevar el cristianismo, cuentan de las diferentes religiones o cultos y como deberían ser enfrentados, para erradicarlos, siendo entonces una de las evidencias de la relación entre las prácticas de “brujería” con las paganas, y estas últimas con las prácticas precristianas.

Las creencias y las prácticas que se realizaban antes del cristianismo, se mantuvieron y por supuesto esto trajo la represión. Los romanos realizaron acciones contra los pueblos que decidían mantener sus costumbres y creencias. Es así que surgen una serie de leyes que buscan castigar a aquellos que no aceptaban la conversión religiosa, las mismas eran dirigidas no solo a los paganos, sino también aplicaban para judíos o maniqueos.

Una de las primeras leyes fue realizada por Constantino, quien decía que si los judíos se convertían al cristianismo, no podían ser castigados, la misma evidencia la represión que se realizaba sobre aquellos que se negaban a convertirse en cristianos.  No estaba permitido que los judíos no convertidos al cristianismo acosaran a los que se habían convertidos. Los templos paganos fueron cerrados y existía la pena de muerte para aquellos que intentarán aperturar e ingresar a los mismos.

No había posibilidad de arrepentirse de ser cristiano, ya que aquellos que desearan retornar a sus creencias originarias eran castigados. Con respecto a los maniqueos existía una ley aprobada por Valente Valentiano, en la que se indicaba que no podían reunirse y sus maestros serían castigados, los maniqueos que los siguieran serían disueltos y sus espacios de culto confiscados.

Los actos que fueran en contra de la Ley Divina eran considerados un sacrilegio, por lo tanto, los mismos tenían consecuencias y eran considerados crímenes. Las personas podían ser acusadas bajo sospecha, se tenían que denunciar ante los tribunales y más que la persona acusadora demostrar la culpa, el acusado debía demostrar su inocencia. Como podemos ver las leyes eran completamente estrictas y dirigidas a la obligación de convertirse al cristianismo.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

 

 

 

 

Leave a Comment