≡ Menu

¿Conoces A Los Yanesha? Aprendelo Aquí

El nombre “Amuesha” se deriva tal vez de aamo (capibara) y – esha ‘(clasificatorio). Antiguamente, muchos miembros del grupo lo usaban para referirse a ellos mismos, pero hoy prefieren “Yanesha” (nosotros, las personas).

Yanesha

Ubicación

Los Yanesha tradicionalmente ocuparon la región en la alta selva central del Perú entre o en los departamentos actuales de Junín y Pasco, a lo largo de los valles de los ríos Perene y Pozuzo superior, cabeceras del río Palcazu y las cabeceras más meridionales del río Pichis. Hoy su territorio está reducido también está ocupado por miles de colonos.

Afiliación Lingüística

Estudios recientes demuestran que el idioma Yanesha es un miembro de la Familia Maipuran Arawakan (es decir, Arawakan principal, en lugar de una rama aislada de la población Arawakan, como se clasificó anteriormente). La confusión en la clasificación surgió en parte porque contiene docenas de préstamos de quechua

Muchos préstamos de lenguas Panoan; y numerosos préstamos antiguos, completamente asimilados, así como nuevos préstamos españoles. Hay algunas diferencias dialectales regionales, pero no impiden la comunicación. (Ver Articulo: Aymara)

Yanesha

Demografía

Las epidemias en las últimas décadas del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX redujeron la población a aproximadamente 3.500 en 1950. Una estimación conservadora de la población en 1989 es de 7.000.Yanesha

Historia

La evidencia lingüística sugiere que los Yanesha emigraron a las estribaciones orientales de los Andes hace al menos 2,000 años. Durante siglos antes de la llegada de los españoles, los Yanesha estuvieron en contacto constante con otros grupos de la jungla que llegaron al Cerro de Sal

En el territorio de Yanesha para obtener sal para su propio uso y para el trueque con grupos más distantes. La evidencia lingüística, arqueológica y mitológica sugiere que los Yanesha fueron dominados más tarde por los Incas y se vieron obligados a trabajar para ellos.

Yanesha

El primer contacto importante con los españoles fue en 1635, cuando los franciscanos establecieron una misión entre Yanesha y los grupos vecinos de Campa (Asháninca, Ashéninca y Nomatsiguenga) en Cerro de Sal. Cuando estallaron las hostilidades unos años después, la misión fue destruida.

Se reestableció en 1671, y en 1673 la población indígena llegó a más de 1,000. Nuevamente las hostilidades destruyeron los esfuerzos de los franciscanos hasta 1709. En 1742 los grupos Campa y Yanesha, dirigidos por Juan Santos Atahualpa Inca, se rebelaron y expulsaron a todos los forasteros del área. Pasaron más de 100 años antes de que los esfuerzos de la misión fueran renovados en 1881 en Oxapampa en las cabeceras del Pozuzo.

En la década de 1860, los colonos de los Alpes tiroleses se establecieron a lo largo del Pozuzo y se extendieron al Palcazu; en 1890, la Corporación Peruana fue cedida 500,000 hectáreas a lo largo de los ríos Perene y Ene. Por lo tanto, los forasteros gradualmente desposeyeron al Yanesha del territorio a lo largo de sus fronteras occidental y meridional.

En el sureste, Ashéninca Campa ahora reclama el antiguo territorio de Yanesha. Los Yanesha han estado en contacto continuo con el mundo exterior durante más de 100 años, pero hoy el contacto es aún más intenso después de la afluencia de colonos de las tierras altas después de la construcción de la Carretera Marginal, que atraviesa todo el territorio de Yanesha. (Ver Articulo: Secoya)

Yanesha

Asentamientos

Excepto por los grandes grupos reunidos en las primeras misiones, los asentamientos de Yanesha eran tradicionalmente pequeños, unidades de familias extendidas de 2 a 3 kilómetros de distancia de otros asentamientos.

En la actualidad viven en al menos cuarenta y siete comunidades pequeñas que varían en tamaño de dos a más de cincuenta familias. La comunidad más grande tiene una población de aproximadamente 700.

Aproximadamente veinticinco de las comunidades están legalmente reconocidas y tienen títulos de propiedad, aunque la cantidad de tierra apta para la agricultura es inadecuada en la mayoría de los casos.

Yanesha

Las comunidades tienden a ser más estables en la actualidad, ya que los padres desean que sus hijos asistan a la escuela, y los títulos de propiedad de la tierra, en su mayoría, están en nombre de la comunidad en lugar de individuos.

La escuela y el campo de fútbol son el centro de la mayoría de las comunidades; algunos también tienen una pequeña iglesia y un puesto de salud pública. Las comunidades río abajo (de 350 a 500 metros de altura) se suelen construir a lo largo de las orillas del Palcazu o uno de sus afluentes; en las elevaciones más altas (hasta 1,800 metros) cada hogar se ubica cerca de un manantial.

Antiguamente, una casa Yanesha tenía un tejado de palma, un armazón de postes de madera dura, y pisos y paredes de corteza de palma partida. Hoy en día, muchos Yanesha viven en casas de madera toscamente talladas con techos de aluminio. (Ver Articulo: Ticuna)

Yanesha

Actividades de subsistencia y comerciales

Los Yanesha fueron y son horticultores. Los cultivos incluyen mandioca dulce, plátanos, batatas y una variedad de otras raíces con almidón, maíz y calabaza, así como también piña, papaya y otras frutas. Su agricultura de subsistencia de corte y quema, típica de la Amazonia, se complementa con la caza, la pesca y la recolección.

Sin embargo, a excepción de pacas y agoutis-roedores que prosperan en el juego de la mandioca y los peces han sido escasos durante muchos años, especialmente en la zona río arriba. Durante el auge del caucho en el cambio de siglo, los colonos alemanes en la zona río abajo crearon las necesidades mediante la introducción de bienes que llevaron a los Yanesha al sistema de patrones, por lo que se vieron obligados a trabajar el caucho y se sumergieron en un ciclo de endeudamiento perpetuo.

En la década de 1940, los patrones persuadieron a los Yanesha a usar sus campos abandonados como pastos y criar ganado “a la mitad”. Hoy en día, junto con alrededor de cuarenta toros comprados y otros ganados adquiridos de fuera de la tribu, como resultado, hay unas 2,000 cabezas de ganado en las comunidades de Yanesha, con una producción de propiedad individual en aumento.

A partir de 1940, muchos Yanesha abandonaron las comunidades superiores de Palcazu durante varios meses al año para trabajar en las cosechas de café de los colonos, principalmente de ascendencia alemana, en la zona río arriba.

Yanesha

Desde aproximadamente 1955, los mismos Yanesha cultivaron café como cultivo comercial y contrataron a otros Yanesha para trabajar en la cosecha y otros aspectos de la producción.

Tienen al menos una cooperativa de café. Río abajo hay una incipiente cooperativa forestal, organizada por el Proyecto Pichis-Palcazu, que implementó el desarrollo socioeconómico, así como la construcción de carreteras y la colonización a lo largo de esta rama de la Carretera Marginal. Algunos ingresos en efectivo aún provienen del trabajo asalariado.

Artes industriales

Las artesanías aborígenes incluyen cerámica, tejido, fabricación de arcos y flechas y adornos, y tejido de cestas. Hoy, Yanesha hace solo cestas, esteras de hojas de palma para uso doméstico y algunos adornos.

Yanesha

Comercio

Hasta mediados del siglo XX, los hombres de Yanesha participaron en redes de relaciones comerciales con Asháninca y Ashéninca Campa. Algunos de los hombres siguen obteniendo las tradicionales túnicas largas tejidas a mano, que intercambian machetes y otras mercancías con comunidades Campa más aisladas.

Yanesha

División del trabajo

Los hombres limpian y queman nuevos campos, ayudan a plantar cultivos de subsistencia y manejan los campos de plátano. Las mujeres ayudan con la siembra, hacen la mayor parte del deshierbe y cosechan productos para el consumo familiar.

El ganado y los pastos son manejados casi exclusivamente por los hombres. Los hombres suelen ser responsables de la gestión de los campos de café, pero tanto hombres como mujeres participan en el deshierbe y la cosecha de café. Las mujeres preparan la comida, lavan la ropa, tejen cestas y cuidan a los niños.

En otros tiempos, también hacían hilatura, tejeduría y cerámica, mientras que los hombres hacían arcos y flechas y cazaban. Las niñas de 4 años en adelante ayudan a cuidar a sus hermanos menores.

Tenencia de la tierra

Aborígenes, las personas tenían derecho a ocupar y cultivar tierras donde eligieran vivir. Con la creciente presión de los colonos, Yanesha se restringe en gran medida a los campos pequeños, comprados individualmente o a tierras agrícolas propiedad de la comunidad asignadas por los líderes locales.

Creencias religiosas

Incluso antes de la llegada de los primeros misioneros franciscanos, la religión Yanesha era sincretista. La adoración al sol, prestada de los incas, se superponía a las típicas creencias animistas aborígenes de la jungla. Los primeros misioneros dejaron numerosas huellas de su trabajo en la mitología de Yanesha. Nuestro Dios abuelo es el creador supremo; su celoso y clasificatorio hermano Yosoper (Lucifer) creó la inversa, contraparte maligna de todo lo bueno.

Nuestros Padres y, especialmente, Nuestro Padre Sol, dan vida, aliento y fortaleza a la humanidad. El líder sacerdotal condujo a su pueblo en bailes ceremoniales “haciendo fiesta” a Nuestro Padre el Sol. En otras ocasiones se divertían cuando un hermoso pájaro voló al claro para implorarle que enviara mensajes de Nuestro Padre.

Yanesha

Nuestra Madre la Luna es de menor importancia. Además, hay muchos demonios y espíritus malignos, así como numerosos espíritus animados e inanimados. La mayoría de Yanesha en este siglo han sido bautizados por sacerdotes católicos, pero tienen poco conocimiento del significado de la ceremonia, excepto como un medio para adquirir un nombre español.

A partir de 1960 se formaron pequeñas congregaciones evangélicas bajo el liderazgo indígena. Trece iglesias están ahora organizadas en dos presbiterios Yanesha dentro de la Iglesia Evangélica del Perú.

Practicantes religiosos

Hasta mediados del siglo XX, los líderes sacerdotales tenían una posición considerable; llevaron a la gente a hacer jardines cooperativos y a la adoración alrededor de los templos locales. Los chamanes también disfrutaban de un estatus e influencia considerable, porque tenían contacto con los espíritus del jaguar y otros seres sobrenaturales.

También hay adivinos que averiguan la causa de la enfermedad, reciben mensajes y canciones de Nuestro Padre y aconsejan sobre problemas trascendentales, masticando hojas de coca. Hoy los pastores cristianos comparten el liderazgo de las iglesias con los laicos.

Ceremonias

La luna llena, que proporcionó luz para el baile, fue la ocasión para la mayoría de las partes de “alegrarse con Nuestro Padre, el Sol”. Otro rito importante es la fiesta en la luna llena después de que una niña ha estado recluida durante varias semanas (o incluso varios meses) en una habitación pequeña después del inicio de la pubertad.

Arte

Cantar y tocar las flautas de pan fueron partes importantes de las ceremonias de Yanesha y continúan en pequeña escala en varias comunidades. Los diseños de Yanesha se vieron en pulseras tejidas intrincadamente, que rara vez se usan en estos días. Algunos hombres usaban los mismos diseños para hacer las coronas que usaban en ocasiones festivas y las paletas de madera talladas que se usaban para estampar diseños en la cara.

Medicina Yanesha

Hasta mediados del siglo XX, los niños fueron acusados ​​de quemar huesos, una forma de brujería, y fueron castigados severamente o incluso asesinados si murió otro pariente. También se cree que la enfermedad es causada por los espíritus de los muertos; hasta hace poco, los cuerpos a veces eran exhumados y cremados. Los espíritus en los nidos de termitas, el agua, las rocas, etc. también causan enfermedades.

Es deber de los parientes cercanos quemar el elemento ofensivo para lograr una cura. También se usaron hierbas medicinales y los esfuerzos de los chamanes. Hoy en día, generalmente se busca ayuda médica occidental, pero los chamanes y especialistas en hierbas medicinales continúan practicando.

Muerte y vida futura

Se creía que el espíritu de Yanesha había sido llevado al cielo después de la muerte, mientras que el “espíritu de la sombra” permanecía alrededor de la morada del difunto o alrededor de la tumba y causaba la enferma de parientes cercanos. Hubo poca ceremonia relacionada con un entierro. Hoy hay un velatorio con sepultura al día siguiente, más o menos siguiendo la costumbre peruana.

Leave a Comment