≡ Menu

Conoce todo sobre el Museo Thyssen Bornemisza, Madrid

El Museo Thyssen Bornemisza, Madrid es una galería de pinturas de artistas antiguos y contemporáneos provenientes de España. En el artículo de hoy nos dedicaremos a hacer un recorrido acerca de todo lo referente a este museo tan reconocido.

Museo Thyssen Bornemisza

Historia del Museo Thyssen Bornemisza, Madrid

La sede oficial del museo es el Palacio de Villahermosa, situado en la esquina del paseo del Prado con la carrera de San Jerónimo. En el año 1805 esta edificación del siglo XVIII fue remodelada adoptando un estilo neoclásico por Antonio López Aguado, por petición de María Manuela Pignatelli y Gonzaga, viuda del XI duque de Villahermosa, Juan Pablo de Aragón-Azlor.

Por muchas décadas fue considerada una de las mansiones más imponentes del país. En 1823 fue el lugar de residencia del duque de Angulema, quien estaba al mando de los Cien Mil Hijos de San Luis, y años más tarde ganó notoriedad por sus fiestas y ceremonias culturales.

La mansión conservó sus lujosos interiores, que incluían un salón de baile y capilla privada, hasta ya entrado el siglo XX. No obstante, todo esto se perdió en el año 1973 cuando el palacio se convirtió en la sede central de la Banca Lopez Quesada. La mansión sufrió una nueva reforma en manos del arquitecto Fernando Moreno Barbera, que destruyó todo su interior para convertirlo en espacios de oficinas.

La banca quebró en el año 1980, por lo que el palacio quedó en manos del Estado, que lo utilizaron como lugar de exposición de algunas obras de artes del Museo del Prado, que no tenía espacio suficiente para continuar con sus colecciones. Por un tiempo se consideró utilizar la mansión como sede complementaria del Prado, con el objetivo de exponer todas las pinturas del artista Goya y otras obras del siglo XVIII.

Museo Thyssen Bornemisza

A pesar de esto, como acuerdo entre el Estado español y la familia Thyssen, Villahermosa se destinó a convertirse en un nuevo museo. Su remodelación completa a galería de arte estuvo compuesta entre los años 1990-1992 empleando los diseños de Rafael Moneo.

Entre las mejoras elogiadas se pueden mencionar: la conformación de las partes interiores en amplias salas con un forma forma circular organizada semejante a los elegantes atrios, el aprovechamiento de toda la entrada de luz natural y la modificación del acceso principal que volvía de la Carrera de San Jerónimo a la fachada posterior, tal como en un principio. Se acordó que esta entrada resultaba más llamativa para el público dado que se iniciaba en el jardín.

Por otro lado, el mármol de los pisos y el estuco en color tostado de las paredes fueron sugerencias impuestas por la baronesa Thyssen, Carmen Cervera. Una intervención estética que suscitó controversia al alejarse de la sobriedad habitual en los museos de nueva construcción.

Los tonos coloridos en cuanto a la ambientación dan a recordar a las fundaciones norteamericanas de origen privado. Las plantas tropicales y un gran tapiz con el escudo de los Thyssen  son el decorado central del atrio, rozando el lienzo ”El Paraíso de Tintoretto” y esculturas de Rodin. De una misma manera, en los recintos de este museo se encuentran retratos completos de los barones y de los reyes de España Juan Carlos I y Sofía pintados por Ricardo Macarrón.

Museo Thyssen Bornemisza

El Museo Thyssen Bornemisza se abrió al público el 8 de octubre del año 1992, contó con la presencia de los reyes, y apenas ocho meses después de su apertura, la gran colección de obras de arte pasaron a ser propiedad estatal mediante un complejo acuerdo de compraventa.

En un mismo sentido, en el año 2004 requirió una remodelación para albergar la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, a través de la integración de dos edificios colindantes que antes pertenecían a la familia Goyeneche. El primero de ellos fue mandado a construir por el Conde de Guaqui, mientras que el segundo por la Duquesa de Goyeneche.

Estos edificios fueron reformados por la BOPBAA (Josep Bohigas, Francesc Pla e Iñaki Baquero), y se conectan por medio de un ángulo al Palacio de Villahermosa. La nueva fachada está dispuesta hacia el jardín y posee un estilo vanguardista.

Luego de cinco años haciendo exposiciones por separado, en el 2009 se anunció que se unirían ambas colecciones (la de propiedad estatal y la de Carmen Cervera). Este evento se llevó a cabo un año después, sin embargo, se desconoce si en algún punto estas colecciones volverán a mostrarse por separado.

Colección Thyssen Bornemisza

El Museo Thyssen Bornemisza posee una de las colecciones de obras de artes más importantes de todo el siglo XX. A pesar que inicialmente dicha colección le pertenecía a la familia Thyssen Bornemisza, luego de su adquisición por parte del Reino de España en el año 1993, un año después de un inauguración, se convirtió en uno de los patrimonios más reconocidos del país. Asimismo, en el año 2004 una parte de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza se agregó al museo.

  • Van Eyck.
  • Ghirlandaio.
  • Durero.
  • Tiziano.
  • El Greco.
  • Caravaggio.
  • Rubens.
  • Rembrandt.
  • Canaletto.
  • Friedrich.
  • Monet.
  • Renoir.
  • Degas.
  • Morisot.
  • Cézanne.
  • Van Gogh.
  • Picasso.
  • Kandinsky.
  • O’Keeffe.
  • Dalí, Hopper.
  • Rothko.

Los nombres mencionados son apenas una pequeña demostración de los grandes artistas que se encuentran involucrados en esta colección de arte. Este hecho es una consecuencia de años de generaciones adquiriendo pinturas.

De una misma manera, la colección de este museo contiene una gran variedad de pinturas de todos los movimientos del arte occidental de los siglos XIII al XX, lo que pone en evidencia el gusto tan fino que poseía el barón Heinrich Thyssen Bornemisza (1875-1947) y su hijo, el barón Hans Heinrich Thyssen Bornemisza (1921–2002).

¿Quién fue Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza?

Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza (1921-2002) es conocido como el segundo barón, ganó popularidad en España a través de su matrimonio con Carmen Cervera, continuó con la actividad de coleccionista de su familia, agregando pinturas de antiguos maestros de la pintura, así como obras del estilo impresionista, que hasta ese momento su padre no incluía por su carácter reservado.

El primer objetivo de este nuevo Barón era volver a unir la colección de su padre y para esto compró algunas de las pinturas de sus hermanos. Durante varias décadas se preservó y entre los años 1986-88 logró recuperar la Madonna de la humildad de Fra Angelico (MNAC de Barcelona), La ninfa de la fuente de Lucas Cranach y El jardín del Edén de Jan Brueghel el Viejo.

Por otro lado, otras piezas de la familia se dispersaron, la Madonna Haller de Durero terminó en la National Gallery de Washington, Tobías y Ana de Rembrandt formó parte del Rijksmuseum de Ámsterdam en 1979 y en 1995 se dieron en subasta al menos 50 obras de la Colección Bentinck-Thyssen, que estaban en el poder de su hermana, entre las cuales se encontraba la obra de Rembrandt, Cupido haciendo pompas de jabón, que hoy en día está en el Museo Liechtenstein de Viena.

Por otra parte, las obras heredadas y recuperadas por el barón volvieron a juntarse en 1956, tanto antiguas como modernas, desde Petrus Christus, Antonello da Messina, Palma el Viejo y El Greco, hasta Van Gogh, Pablo Picasso, Jackson Pollock y Tom Wesselmann.

Esta actividad compradora llegó a recaudar alrededor de cien piezas de arte en tan solo un año, y no constaba solo cuadros, también se encontraban dibujos y acuarelas (incluyendo figurines de ballet), esculturas, tallas en marfil, objetos de plata, muebles, tapices y alfombras.

La Colección Thyssen-Bornemisza podría considerarse como la más valiosa e importante de todo el mundo, además de completa al incluir el arte occidental. Sin embargo, su alto valor, los costos de mantenimiento y previsibles repartos de herencia hicieron difícil que se continuara recolectando. En palabras del mismo barón en los años 80, le preocupaba el futuro de su colección.

Exhibiciones

Uniendo obras a su repertorio propio dado por Carmen Cervera, el Museo Thyssen Bornemisza de Madrid revela un millar de otras obras. Las pinturas se exhiben de manera cronológica en tres plantas, de manera descendente, desde el estilo gótico italiano del siglo XIII ubicado en la planta 2 hasta el arte de la década de 1980 tanto abstracto como figurativo en la planta baja.

Este museo ofrece una panorámica increíble acerca de todas las obras de arte antiguo, así como gran parte de pinturas de vanguardias entre el Impresionismo y el Pop art, lo cual es poco habitual en los museos de Europa.

De una misma forma, este museo muestra de manera detallada los diferentes estilos de arte entre lo europeo a lo estadounidense, adicional a esto, presenta una gran relevancia en las pinturas de Madrid por las secciones que complementan al Prado y el Museo Reina Sofía, haciendo énfasis en la pintura medieval italiana, renacimiento alemán, barroco holandés, y corrientes internacionales a partir del Romanticismo.

El repertorio de pinturas que se encuentran en el museo de forma permanente se complementa de igual manera con las exposiciones de carácter temporal.

Italia del Siglo XIII-XVI

Las exposiciones de arte del modelo de Italia del siglo XIII y XVI se encuentran en las salas del segundo piso del museo. En ellas se pueden contemplar el Cristo y la samaritana de Duccio, una Adoración de los Magos de Luca di Tommè, dos obras de Bernardo Daddi: una Virgen con el Niño y una pequeña Crucifixión. Adicional a esto, se encuentra el San Pedro de Simone Martini (dado por Carmen Cervera).

De una misma manera, otras grandes pinturas de este siglo se pueden apreciar en el MNAC de Barcelona, teniendo artistas de renombre como Taddeo Gaddi, Lorenzo Mónaco y Fra Angelico (La Madonna de la humildad). El Quattrocento italiano cuenta con varias obras de numerosos pintores inexistentes en el Museo el Prado, tales como: Domenico Ghirlandaio con el Retrato de Giovanna Tornabuoni, entre los años 1489 y 1490.

Asimismo, hay pinturas de menor tamaño de los pintores Benozzo Gozzoli, Piero della Francesca (Retrato de Guidobaldo de Montefeltro), Paolo Uccello (Crucifixión entre santos), Cosimo Tura, Ercole de’ Roberti, Marco Zoppo, Bramantino (Cristo resucitado), Antonello da Messina, Alvise Vivarini, Francesco Botticini, Andrea Solario.

La obra de arte el Joven caballero en un paisaje (1510) de Vittore Carpaccio es una de las joyas más aclamadas del museo y se le considera como el primer retrato de cuerpo entero y a tamaño natural hecho en Europa.

Luego de esto, se encuentra una sola en donde se aprecian pinturas de Gentile y Giovanni Bellini, Palma el Viejo (La bella), Fra Bartolommeo, Bernardino Luini, Piero di Cosimo, Bartolommeo Veneto, Domenico Beccafumi, Bronzino (San Sebastián), Sebastiano del Piombo (Ferry Carondelet y sus secretarios), Tiziano (El dux Francesco Venier).

Renacimiento Alemán

El estilo de arte del renacimiento alemán, cuenta con al menos 40 piezas, siendo más llamativo y completo que el del museo Pardo. Entre las pinturas que se encuentran en el Museo Thyssen Bornemisza se pueden mencionar:

  • El Jesús entre los doctores de Durero, autografiado por su autor y terminado en un lapso de cinco días en el año 1506.
  • La ninfa de la fuente de Lucas Cranach el Viejo.
  • El destacado Retrato de Enrique VIII de Hans Holbein el Joven, el único retrato del monarca autógrafo de Holbein que existe y del que estuvo interesada la National Gallery de Londres.

A estas pinturas se les añade también una pequeña table de El entierro de Cristo de Hans Burgkmair y dos conocidos ejemplos de Hans Baldung Grien: Adán y Eva y un Retrato de dama raro en su producción.

En este sentido, vale la pena hacer mención de dos tablas realizadas por Hans Cranach (Hércules en la corte de Onfalia y un Retrato masculino), puesto que los expertos aseguran que estas son las únicas obras firmadas  por este artista que formó parte de la saga Cranach,  y que falleció de manera prematura.

En esta sección del museo también alberga obras de retratos pintados por otros artistas como: Albrecht Altdorfer, Hans Holbein el Viejo, Christoph Amberger, Michael Wolgemut, Bernhard Strigel, Barthel Beham, etc.

Siglos XV- XVI de los Países Bajos

Esta sección del Museo Thyssen Bornemisza no es una de las más destacadas, puesto que el museo Pardo posee una colección ampliada, sin embargo, en ella se encuentra una única muestra de Jan Van Eyck en España: Díptico de la Anunciación.

Se encuentra también una pequeña pintura de la Virgen con el Niño y un Retrato de hombre hecho por Rogier van der Weyden, La Virgen del árbol seco de Petrus Christus, y una de las poco usuales obras documentadas de Jacques Daret (La Adoración de los Magos).

A esto se le integra el Retrato de Robert de Masmines que fue realizado por Robert Campin, una Crucifixión juvenil de Gerard David y un distinguido retrato de Hans Memling, en donde se muestra un jarrón de flores con el anagrama de Cristo, lo que se le atribuye una representación artística de un bodegón.

Entrando al siglo XVI, se pueden nombrar artistas como: Juan de Flandes (Supuesto retrato de Catalina de Aragón), Jan Gossaert (Adán y Eva), Ambrosius Benson, Jan van Scorel, Jan Mostaert, Marinus van Reymerswaele (La vocación de san Mateo), Martín van Heemskerck (Mujer hilando), Bernard van Orley, Lucas van Leyden (La partida de cartas) y Antonio Moro.

Otras colecciones

Además de las exhibiciones ya mencionadas, el Museo Thyssen Bornemisza abarca una gran cantidad de otras colecciones de arte que pueden ser temporales o bien permanecer por periodos indefinidos dentro de sus salas. A continuación realizaremos un recorrido de algunas de ellas.

Impresionismo

Todo el panorama que engloba el siglo XIX tiene su finalización con el estilo artístico del impresionismo, en esta galería de arte, se pueden encontrar los siguientes artistas de esta modalidad:

  • Manet, Amazona de frente.
  • Renoir, Mujer con sombrilla en un jardín de 1875.
  • Monet, El deshielo en Vétheuil de 1881.
  • Degas, Damas en la sombrerería y Bailarina de verde.
  • Camille Pissarro, El bosque de Marly y La calle Saint-Honoré.
  • Alfred Sisley, La inundación en Port-Marly de 1876.
  • Pierre Bonnard, Retrato de Misia Godebska.
  • Berthe Morisot, El espejo de vestir.

Postimpresionismo

Con respecto a la colección del postimpresionismo, el pintor Van Gogh cuenta con cuatro pinturas, como el óleo La aldea de Les Vessenots en Auvers y el grabado Los comedores de patatas. Por otro lado, Paul Gauguin solo posee un paisaje que realizó durante sus primeros años. A pesar de que esta colección prestada contiene artistas relevantes, la realidad es que es muy escasa.

De una misma manera, Toulouse-Lautrec se encuentra presente con dos gouaches y un raro óleo, La pelirroja con blusa blanca. La misma posee una rivalidad con Paul Cézanne en su lienzo precubista Campesino sentado (1905-06) y un bodegón en acuarela.

Este museo también posee obras de otros artistas que estuvieron en el cambio de siglo, como por ejemplo: Edouard Vuillard, Gustave Moreau, Ferdinand Hodler, Lovis Corinth, James Ensor (El teatro de máscaras) y Kees van Dongen.

Ubicación del Museo Thyssen Bornemisza, Madrid

El Museo Thyssen Bornemisza se encuentra en Madrid, España. Su ubicación exacta es en la calle del Paseo del Prado 8, el poder llegar al lugar es muy sencillo puesto que en esa misma calle se encuentran también otros dos museos: El Museo El Prado y El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Lugares de interés próximos

Entre los lugares de interés que se pueden visitar antes o después de ir a esta galería se encuentran el Real Jardín Botánica ideal para dar un breve recorrido durante una mañana. Igualmente, como ya se mencionó, hay otros dos museos en las cercanías de este.

Por lo que resultaría interesante realizar un ”Día de Museos” en donde se realice un recorrido de estos tres centros de arte que quedan próximos entre sí, de esta forma se puede hacer una completa visita a todo este medio artístico.

Transporte

Los medios de transporte para llegar al museo son muy variados, ya que a sus alrededores se encuentran algunas estaciones de metro que dejan a la persona lo más cerca posible del lugar, las cuales son las líneas: 1, 2 y 3 de la estación SOL.

Asimismo se puede llegar por medio del tren haciendo transferencia en cualquiera de las siguientes estaciones: Atocha y de Recoletos.

Por otro lado, los autobuses brindan un acceso más cercano que cualquiera de los otros dos medios ya mencionados, además que todas las líneas de autobuses cercanas a esa zona son accesibles para llegar al museo.

 

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de ayuda. Le hacemos la invitación a leer también: Símbolos Patrios Argentinos y omaguacas

Leave a Comment