≡ Menu

Lo que deberías saber para un paseo por los Museos Vaticanos

La ciudad del Vaticano esta colmada de museos, los Museos Vaticanos, son un conjunto de iglesias, galerías, monumentos, jardines, bibliotecas y estancias que forman parte de la iglesia católica, que tienen un valor artístico invaluable, al igual que su rica historia. Le invitamos a conocer con detalle todo sobre los Museo Vaticanos, aquí.

MUSEOS VATICANOS

Historia de los Museos Vaticanos

Los Museos Vaticanos, podríamos decir que se trata del “Museo de los Museos”, el Vaticano es una ciudad que se encuentra conformada por una serie de espacios, en el que cada uno de ellos, aporta a través de sus colecciones de arte, piezas con valor arqueológico, objetos etno antropológicos y más, una cantidad de información que cuenta siglos de historia.

El Vaticano como todos sabemos es una ciudad estado que se encuentra ubicada en Roma, Italia, es la sede central de la iglesia católica. La propia ciudad es sí misma es toda una obra de arte, que alberga una de las  colecciones de arte más grandes del mundo, que ha sido creada por los pontífices y cuidadosamente preservada  durante siglos.

Sin embargo, los Museos Vaticanos son solo los espacios que se encuentran abiertos al público, que alberga lugares construidos, diseñados y decorados por lo mejores artistas de la historia, haciendo de cada espacio, de cada edificación de cada detalle una verdadera obra de arte, entre los que podemos nombrar los Palacios Apostólicos.

Conozcamos la historia, para comprender el valor de estos lugares que no pueden ser más que Patrimonio de la Humanidad. Para iniciar el recorrido por la historia de los Museos Vaticanos, debemos necesariamente señalar como se inicia esta suerte de promoción artística, por parte de los pontífices.

MUSEOS VATICANOS

Para ello podemos comenzar identificando cada uno de los ambientes que lo diferentes Papas eligieron en las diferentes épocas como sus espacios de oración y de residencia, para que vayamos identificando, como cada uno de estos lugares, se fue convirtiendo en un Museo con el pasar del tiempo.

Debemos iniciar por la Capilla Nicolina esta capilla se encuentra ubicada en el Palacio Apostólico del Vaticano, la cual se destaca por las pinturas al fresco que decoran sus espacios y también el Apartamento de Borgia, es un conjunto salas que también se encuentran en el Palacio Apostólico del Vaticano, en total seis salas que fueron elegidas por el papa Alejandro VI para uso.

El Papa Nicolás V Parentucelli iniciando su pontificio, hace llamar a Fray Angélico, un pintor cuatrocentista italiano, con ese nombre son reconocidos lo artistas italianos del siglo XV, a quien le solicita la decoración de la capilla privada de sus apartamentos, le solicita que realice una serie de frescos dedicados a San Esteban y San Lorenzo.

El Beato Angélico como también se conoce al Fray, se inspira en los Hechos de los Apóstoles y plasma varios episodios  del paraje bíblico en las paredes. La cantidad de detalles logrados por el artista, los mensajes ocultos hacen de la Capilla Nicolina una verdadera obra de arte. Estas obras fueron restauradas en la década de los noventa del siglo XX.

MUSEOS VATICANOS

Por su parte el sucesor de Nicolás V, el Papa Alejandro VI Borgia, elige como sitio de residencia y oración el ala más reservada del Palacio Apostólico. Solicita que la misma sea decorada por el cuatrocentista italiano Bernardino di Betto, llamado el Pinturicchio. La decora con unos frescos hermosísimos, terminando su obra en el año 1494.

Tras la muerte del Papa Alejandro VI, estos espacios fueron abandonados y los frescos se deterioraron con el tiempo. A finales del siglo XIX, las obras del conocido Apartamento Borgia fueron restauradas y ahora son mostradas con orgullo al público.

De esta manera y solo con la intención de decorar los espacios, se inicia la creación de estas obras de arte, que hoy en día forman parte de los Museos Vaticanos. Sin embargo, el origen de los museos vaticanos se consolida a partir de la colección de las obras privadas del cardenal Giuliano della Rovere, quien fue papa en el año 1.503, con el nombre de Julio II.

El Papa Julio II mudó su colección de obras de arte al complejo de edificios que se encuentran al norte de la basílica de San Pedro en el Vaticano y de los Palacios Apostólicos de Roma, llamados Patio del Belvedere de Inocencio VIII. Algunas de sus hermosas esculturas fueron dispuestas en el  gran jardín, que hoy en día se conoce con el nombre de Patio Octógono.

MUSEOS VATICANOS

Dentro de las obras que debemos resaltar se encuentran el Apolo de Belvedere, La Arianna dormida, Laoconte y sus hijos, entre otras. Este fue el verdadero inicio de los Museos Vaticanos, los cuales se fueron desarrollando con el paso de los Papas, quienes construyeron nuevos edificios, pasadizos,  galerías que permitían unir los espacios.

La colección crecía con el tiempo, la cual era alimentada de alguna manera por las familias italianas quienes tenían miembros  cercanos a la iglesia. Adicionalmente los tesoros de las catacumbas romanas, las obras de las Basílicas  y hallazgos arqueológicos, sumaron durante años obras de arte a los Museos Vaticanos.

Museos

Los Museos del Vaticano se encuentran por supuesto en el listado de los museos más importantes del mundo, por lo que se convierten en una de las visitas obligadas, al estar en la ciudad estado del Vaticano, en Roma. La cantidad de obras de arte que albergan estos espacios es digna de reconocimiento. Se trata de años de recolección y preservación que los Papas han ido consolidando.

Los Museos Vaticanos muestran en su interior una serie de colecciones conformadas por una variedad de expresiones artísticas que de alguna manera desea contar siglos de historia. Son uno de los espacios más exclusivos conformado por una serie de ambientes y edificaciones entre los que se encuentran los Palacios Apostólicos.

MUSEOS VATICANOS

La etapa más importante dentro de lo que se reconoce como el constructivismo, comenzó a mediados del siglo XV, con el papa Nicolás V, como ya comentamos anteriormente. Este impulso artístico fue continuado con el paso del tiempo, debemos resaltar la solicitud del Papa Sixto IV quien en el año 1.471, mando a construir la Capilla Sixtina, la cual fue decorada  por artistas como Botticelli y Perugino.

La construcción de la rampa helicoidal para unir el Jardín Belvedere, la cual en realidad era una salida estratégica en caso de tener que huir ante cualquier amenaza, solicitada por el Papa Julio II, en el siglo XVI. De resaltar en esta parte es el logro de la sensación de acceso lograda a través de la colocación de columnas que van disminuyendo en diámetro.

Por su parte el papa Benedicto XIV en el siglo XVIII mandó a realizará una reestructuración de las nuevas salas de los museos Sacro y Profano y del gabinete de Medallas. Los Papas Clemente XIV y su sucesor Pio VI, crearon los museos Pio-Clementino. ​De esta manera se fueron consolidando lo que hoy conocemos como los Museos Vaticanos.

El museo Egipcio expone muchos ejemplos de arte escultórico, en donde podremos observar momias, sarcófagos, tabletas cuneiforme y hasta sellos mesopotámicos. La Pinacoteca por su parte muestra obras de Giotto, Beato Angelico, Perugino, Leonardo, Caravaggio,Tiziano y Raffaello. Se pueden conocer las habitaciones de Rafael, en las que resaltan las decoraciones en frescos realizadas a principios del siglo XVI.

MUSEOS VATICANOS

Después de los Museos Vaticanos, la Capilla Sixtina, es una de las obras maestras más reconocida, pero a continuación comentaremos de cada uno de los Museos que conforman el complejo cultural Museos Vaticanos y quedará asombrado de su valor cultural.

Biblioteca Vaticana

La Biblioteca Vaticana es uno de los espacios que forma parte de los Museos Vaticanos, en la misma podemos encontrar bajo resguardo el Códex Vaticanus, el manuscrito más antiguo de la biblia. La cantidad de material bibliográfico que se encuentra en este importante espacio, resguarda documentos de temas diversos, no piensen que es solo tema religioso, es un material de información universal, en donde destaca la información política, artística, geográfica, entre otras.

Dentro de su colección se cuenta con la colección más grande incubanulas, que son libros que fueron impresos antes del siglo XVI. También se encuentran en sus espacios la colección de medallas, monedas y fotografías.  La historia señala que esta biblioteca comenzó en el siglo IV en la iglesia Romana, donde existía un lugar en donde se guardaban los documentos.

En realidad la  figura de un persona con responsabilidad de orden y cuidado de la documentación surgió en el  siglo VIII. Lamentablemente los primeros archivos de los papas se encuentran extraviados. Al regreso de los Papas a Roma, hablamos de mediados del siglo XIV, se inicia un periodo de restauración y reconstrucción de lo que se convertiría en la Librería del Vaticano.

El desarrollo de la biblioteca tuvo contribuciones en cada uno de los papados, por ejemplo Nicolás V decidió que los escritos en latín, griego y hebrero deberían estar a la disposición de los estudiantes. Esta orden hizo que se incrementaran el número de ejemplares.

Por su parte, Sixtus IV creó la figura de bibliotecario, intervino en la fina decoración de los espacios, diseñaron una nueva sede, para el siglo XVIII la Biblioteca inauguró salas para el público, así como pequeños museos y galerías. El crecimiento de la biblioteca fue rápido e inesperado, por lo que deciden realizar una separación que da lugar al Archivo Secreto del Vaticano, el cual resulta ser actualmente uno de los grandes atractivos turístico.

Se trata de más de 150.000 documentos que guardan 8 siglos de historia. Evidentemente nunca podrán tener acceso a la documentación, se requiere una serie de permisos, que además sella con un contrato de confidencialidad. Sin embargo, el Papa Francisco está considerando abrirlo, con base en el fundamento cristiano de “La Verdad ante Todo”.

Que podemos disfrutar de la Biblioteca del Vaticano, primero su hermosa arquitectura y decoración, también se dictan cursos de conservación de libros, laboratorios de fotografía. Existe el préstamo de material bibliográfico, para lo que se debe cumplir un estricto protocolo. Actualmente se encuentra en proceso de digitalización para poner la Biblioteca del Vaticano a tan solo un click de distancia.

MUSEOS VATICANOS

Museo Pío-Clementino

Como señalamos anteriormente, el inicio de las colecciones de esculturas clásicas se debe a la colección particular del Papa Julio II, en el Patio del Belvedere, actualmente llamado  “Patio Octógono”. La colección inicial fue creciendo a mediados del siglo XVIII, las cuales para ser protegidas fueron colocadas en un museo público.

El museo llamado Pío Clementino, surge de una serie de salas de exposiciones, que fueron construidas de manera de adaptar los edificios ya existentes y los nuevos, en donde se colocaron las esculturas antiguas. No podemos dejar de comentar sobre el Tratado de Tolentino en el que la Iglesia se vio obligada a entregar sus grandes obras a Francia cuando gobernaba Napoleón Bonaparte, luego del Congreso de Viena tras las gestiones diplomáticas, la mayoría de las obras fueron regresadas.

Museo Chiaramonti

El Museo Chiaramonti, es otro de los espacios que forman parte de los Museos Vaticanos, el mismo se encuentra en la galería que permite la unión del Patio Octógono y los demás Palacios Vaticanos, recibe su nombre por el papa Pío VII Chiaramonti. Como señalamos anteriormente las grandes obras de arte fueron entregadas a Francia, en respuesta al Tratado de Tolentino en el año 1.797.

Luego de la caída de Napoleón Bonaparte a través del Congreso de Viena, se inicio una campaña de repatriación de las obras, para lo que se creó un nuevo museo en el año 1.806. Los criterios de exposición de las obras estuvieron a cargo de Canova, escultor y pintor italiano, quien además de realizar un trabajo importante para el retorno de las obras a Roma, propuso la presentación de las “tres artes hermanas” la escultura, obras antiguas expuestas; la arquitectura presente en los antiguos marcos y la pintura en los frescos. Se promovió también la elaboración de frescos los cuales fueron realizados por artistas nobeles de la época.

MUSEOS VATICANOS

Los frescos ilustraban los méritos del pontífice en referencia a las artes y los monumentos de Roma. Al visitar el museo de Chiaramonti podrán disfrutar de las obras vaticanas en donde se conmemora la recuperación de las obras,  específicamente en la porción de pared que resulta de la intersección entre la bóveda con la pared, conocido como luneto. Se encuentra en este museo la exposición de casi mil piezas de escultura antigua, las colecciones más importantes de retratos romanos, así como de esculturas ideales y funerarias.

Museo Gregoriano Etrusco

Este museo dedicado a las antigüedades etruscas, el cual proviene de las civilización etrusca que se estableció al norte de Italia, se estima que permaneció desde los siglos IX y el siglo II antes de Cristo. Las obras exhibidas en el museo fueron halladas en las excavaciones arqueológicas, en las que encontraron vestigios de la ciudad, siendo ya territorio del Estado Pontificio.

El museo fue fundado por el Papa Gregorio XVI la fecha de su inauguración es el año 1.837. Adicionalmente a las antigüedades etruscas forman  parte de la colección obras que ya estaban en el Vaticano, no obstante, cuando finaliza la permanencia del Estado Pontificio, el museo declinó en la adquisición de piezas y sólo lograban incrementar la colección con donaciones ocasionales, pero igualmente de gran calidad artística.

La exhibición de las colecciones que se muestran en este Museo Gregoriano Etrusco, están organizadas de tal manera que se puede identificar la historia de la civilización etrusca y su confluencia con la estructura del Estado romano en el siglo I antes de Cristo. Por su parte, el área en donde se exhiben las antigüedades romanas, cuenta la historia del arte hasta el siglo V después de Cristo.

Es una diversidad interesante de objetos que pertenecieron incluso a la antigua etrusca.   El museo permite la visual de la espectacular escalera helicoidal de Bramante. En realidad el museo es el Palacete del Belvedere de Inocencio VIII Cibo y el Apartamento de Tor dei Venti de Pío IV Medici.

Museo Misionero Etnológico

El Museo Misionero Etnológico surge posteriormente a la organización por parte de Pio XI de una exhibición con obras del Vaticano. En esa exposición se realizó la muestra de más de 100.000 objetos y obras de arte, en las que se permitían reconocer las tradiciones culturales, espirituales y por supuesto las tradiciones artísticas de los pueblos del mundo.

A pesar de las posibles reservas que tenía Pio XI, la exposición fue realmente todo un éxito, recibió la visita de más de un millón de personas. Con base en el resultado el Papa, decidió que en lugar de ser una exhibición temporal, esta debía consolidarse y convertirse en una exposición permanente. Es así que nace el Museo Misionero Etnológico.

El museo no siempre estuvo en la ubicación actual formando parte de los Museos Vaticanos, al principio la exposición fue localizada en el Palacio de Letrán. Este Palacio de la época imperial, era también una sede papal y residencia oficial del sumo pontífice, hasta la llegada del papa Benedicto XI.  El director del Museo Misionero Etnológico, conformó la comisión para elegir las piezas que serian exhibidas de manera permanente.

De las 100.000 mostradas en la exposición de Pio XI, fueron seleccionadas 40 mil obras, las cuales fueron posteriormente completadas con obras de arte que se encontraban en el Museo de Borgia, el cual se caracterizaba por tener piezas extrañas pero exóticas. Era una colección que se nutria de muchos obsequios que enviaban diversos pueblos del mundo, por lo que la colección es sumamente diversa.

Actualmente cuenta con más de 80 mil piezas expuestas de manera permanente, sin embargo, debido a la importancia de la colección, en la cual se muestran obsequios de Asía, África, Oceanía, Australia, pueblos indígenas americanos y más, la exposición es rotativa con la intención de preservar y salvaguardar la colección. Iniciando el año 2020 con la exposición llamada Mater Amazonía “La respiración profunda del mundo” en el Museo Etnológico Vaticano, contó la apertura con la presencia del Papa Francisco.

Museo Gregoriano Egipcio

Este es uno de los Museos Vaticanos de mayor tamaño, el mismo cuenta con nueve salas, en el que se destaca un amplio hemiciclo, que tiene salida hacia la espectacular terraza, la cual sirve como espacio complementario al museo, ya que se disponen en ella una serie de esculturas de importancia artística. El Museo Gregoriano Egipcio se fundó en el año 1.839, su creador el Papa Gregorio XVI.

Inicialmente estos espacios eran utilizados como lugar de residencia de Pio IV, las salas fueron posteriormente adecuadas y la disposición inicial de las obras y piezas que constituyen la colección que se muestra en el museo, estuvo a cargo del padre barnabita Luigi Ungarelli, quien era un eminente egiptólogo de la época. De esa exhibición original, se pueden observar ciertos elementos arquitectónicos  y decoraciones.

La colección es especialmente interesante por su relación con el territorio, está realmente nutrida de material del Egipto romano y también por material de la Roma de estilo egipcio. La exposición permite mostrar un momento importante de la historia de la cultura faraónica, conformado por las piezas obtenidas en los diferentes hallazgos arqueológicos. La colección fue incrementada en los años 70 con piezas del Oriente Próximo antiguo.

Museo Gregoriano Profano

Fundado en el año 1.844 por el papa Gregorio XVI, instaurado en el Palacio Apostólico de Letrán salvaguardaba todas las piezas que habían sido halladas en las diversas exploraciones arqueológicas realizadas en Roma y zonas adyacentes.

A esta colección inicial se incorporaron una serie de antigüedades que estaban dispuestas, incluso de manera un poco descuidada en los almacenes destinados a las esculturas. En la década de los sesenta en el siglo XX todas las colecciones que se encontraban formando parte del museo desarrollado en el Palacio de Letrán, fueron mudadas al  Vaticano, para los años 70 se reinauguró en su nueva zona de exposición.

El edificio en donde se dispuso la colección, se caracteriza por tener la entrada de mucha luz natural, debido a la presencia de ventanas y claraboyas. La arquitectura del edificio estuvo bajo la responsabilidad de Vincenzo, Fausto y Lucio Passarelli una empresa reconocida. En el  Museo Gregoriano Profano se pueden observar diversos temas del arte clásico a partir de la antigua Grecia hasta llegar a finales de la Roma imperial.

El inicio desde las esculturas de la sección de los originales griegos, está conformada por estelas funerarias, fragmentos de esculturas arquitectónicas y más. Luego podrán disfrutar de los retratos y esculturas del arte griego elaborado en la época romana. Se destaca una amplia colección de escultura funeraria.

Pinacoteca Vaticana

El arquitecto e historiador Luca Beltrami fue el responsable de la construcción de los espacios para la Pinacoteca Vaticana, la cual fue mandada a construir por Pio XI. Para la ubicación del edificio seleccionó el Jardín Cuadrado, el cual se encontraba rodeado de una serie de avenidas, que hacian pensar que no era el lugar adecuado sin embargo, era el lugar ideal por las condiciones de luz, condición indispensable para poder optimizar el valor estético de las obras a exhibir.

La Pinacoteca Vaticana fue inauguraba en el año 1.932, la primera exhibición de pinturas contó con 118 pinturas, la misma fue realizada por el papa Pío VI en el siglo XVIII, sin embargo, duró poco tiempo, eran tiempos de guerra y Napoleón Bonaparte, se llevó a Francia buena parte de la colección inicial.

La construcción de una Pinacoteca, moderna como exposición abierta al público, surge en el año 1.817, luego de la derrota de Napoleón Bonaparte y la posterior restitución al Estado Pontificio de gran parte de las obras.

Desde ese momento la colección ha seguido creciendo, por la entrega de donaciones y adquisiciones, alcanzando 460 cuadros, los cuales se encuentran exhibidos en las dieciocho salas. Tienen una cuidosa distribución fundamentada en los criterios cronológicos, por lo que podrán disfrutar de los cuadros iniciando por lo primitivos desde el siglo XII hasta XIII hasta las pinturas del siglo XIX.

Otros complejos de arte

Como indicamos anteriormente la ciudad del Vaticano es en sí misma es un museo, si bien se encuentran los Museos Vaticanos como espacios destinados al público para mostrar las obras de arte, en todas las expresiones imaginables, existen espacios que son destacables complejos de arte. Entre los espacios más visitados se encuentra la famosa Capilla Sixtina, famosa por lo frescos que permiten a los visitantes, vivir la experiencia de la Revelación.

La Capilla Sixtina, recibe su nombre por el Papa Sixto IV, quien fue pontífice en los años 1.471 hasta 1.484. Fue Sixto IV quien solicitó su construcción, en realidad fue una restructuración de la antigua Capilla Magna. Se resaltan de las decoraciones realizadas en el siglo XV las falsas cortinas, las Historias de Moisés, la cual puede ser vista en la pared sur y la Historia de Cristo en la pared norte. Donde también se pueden observar los retratos de los Pontifices.

La participación de reconocidos artistas de la época, fueron los artífices de las obras que hoy pueden ser observadas en este recinto. Se pueden resaltar los trabajos de Sandro Botticelli, Cosimo Rosselli, Pietro Perugino, entre otros.

El inicio de la obras fue en el año 1.481 y concluyeron un año más tarde. Se realizaron importantes obras en mármol entre las que se pueden resaltar: El Coro y el Escudo Pontificio, el cual se encuentra sobre la puerta de ingreso a la Capilla. Con la llegada de Julio II della Rovere, quien fuera pontífice desde el año 1.503 hasta 1.513, decidió cambiar la decoración, asignándole el trabajo a Miguel Ángel, quien se encargo de pintar la bóveda y los lunetos de la parte alta de las paredes.

Culminó su trabajo en el año 1.512 y la Capilla fue reinaugura el día de Todos los Santos. En los recuadros de la Capilla se encuentra representada la Historia del Génesis, en donde se pueden reconocer la Caída del hombre, el Diluvio y el Renacimiento de la Humanidad, donde esta Noé y su familia. Sin embargo, esta intervención ocasionó la pérdida de los frescos del siglo XV, es decir, la Virgen Asunta entre los Apóstoles y los primeros dos episodios de las Historias de Moisés y Cristo, pintados por el Perugino.

También debemos hacer mención de la capillita de San Pedro Mártir, la cual se encuentra en la esquina suroeste de la Torre que fue en el siglo XVI en los Palacios Vaticanos. Se trata de la capilla central de las tres que fueron construidas por solicitud de Pío V.

La decoración de esta capilla se caracteriza por los estucos y los frescos, inspirados en las Historias de San Pedro, el artista a cargo fue Giorgio Vasari y lo acompaño en la obra su discípulo Jacopo Zucchi. En esta Capilla se resguardan  las hermosas reliquias del Sancta Sanctorum, las cuales se remontan al pontificado de León III en los años 795 al 816.

Debemos resaltar la Basilica de San Pedro, el centro del catolicismo, este espacio recibe millones de peregrinos que viajan desde todas partes del mundo para reunirse en oración y recibir la bendición del papa. La construcción de la actual basílica que domina la Plaza de San Pedro, fue mandada a construir por el papa Julio II, los trabajos iniciaron en el año 1.506 y terminaron en 1626 y los de la plaza en el año 1.667.

El listado de artistas que participaron en esta magnífica obra es amplio y lleno de nombres importantes como: Bracamante, Da Sangallo, Peruzzi, Miguel Ángel, Rafael, Ligorio, Barozzi, della Porta, Fontana, Maderno y Bernini. Todos tuvieron geniales aportes para poder entregarnos esta majestuosa obra.

Al entrar a la Basílica la riqueza artística del interior es realmente alucinante, la sensación de paz de este lugar sagrado, no permite reconocer de manera inmediata la magnitud real de la obra. En la parte inferior de la nave central, se encuentra la estatua de San Pedro. En la nave derecha se encuentra la Piedad de Miguel Ángel, son solo algunas de las maravillas que alberga este lugar.

Ubicación

Los Museos Vaticanos se encuentran en la Ciudad de Vaticano, su dirección postal exacta es Ciudad de Vaticano 00120. La Ciudad del Vaticano esta en el centro de Roma. Italia.

Lugares de interés próximos al Museos Vaticanos

Luego de su visita a los Museos Vaticanos, puede conocer la Necrópolis Vaticana en la que podrá ver varios mausoleos hasta llegar a la tumba de San Pedro. La visita guiada termina en las Grutas Vaticanas donde, también podrán visitar la tumba de Juan Pablo II y de otros papas. También los Jardines Vaticanos son una visita que no puede dejar de hacer, se encuentra en la Colina Vaticana, detrás de la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos.

Horarios

Reabrió sus puertas con la pandemia COVID-19 a partir del 1 de junio 2020. Los horarios de apertura al público serán los siguientes, Lunes, Martes,  Miércoles y Jueves: de 10:00 de la mañana a las 08:00 horas de la noche. Es importante señalar que el último acceso es permitido con hora máxima a las 06:00 horas de la tarde.

Los días viernes y  sábado los horarios son de 10:00 de la mañana hasta las 10:00 de la noche, con último acceso a las instalaciones hasta las 08:00 horas de la noche. Están suspendidas las aperturas extraordinarias del último domingo del mes. Adicionalmente a los días domingos, los Museos Vaticanos los  29 de junio, 14 y 15 de agosto. Para ingresar a los Museos es necesario reservar obligatoriamente la propia visita mediante el portal oficial de venta de entradas.

Transporte

Para visitar los Museos Vaticanos pueden utilizar el Metro, utilizando la Línea A con dirección a Battistini, con paradas Ottaviano o Cipro. También pueden ser utilizadas las líneas de autobús donde la número 49 se detienen frente a los Museos Vaticanos. Por su parte, el uso del Tranvía es otra opción, debe utilizar la ruta 19, tiene parada en la Plaza del Risorgimiento que queda a pocas cuadras de los Museos Vaticanos.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar su lectura en los enlaces que indicamos a continuación:

Leave a Comment