≡ Menu

Aprende Del Museo Guggenheim Bilbao, para un visita más completa

El Museo Guggenheim Bilbao se encuentra localizado en la Villa de Bilbao en España en donde sus principales exposiciones son sobre el arte contemporáneo. En el artículo de hoy expondremos de manera detallada todo lo referente a este museo, como su historia, sus colecciones de arte y más!

Museo Guggenheim Bilbao

Historia del Museo Guggenheim Bilbao

Los trámites de los materiales para crear este museo comenzaron en el mes de febrero del año 1991. Este proyecto estuvo en manos de las Administraciones Vascas cuando se pusieron en contacto con la ”Solomon R. Guggenheim Foundation” con el propósito de proponer una unión para la revitalización de Bilbao, España.

Dicha propuesta fue muy bien recibida por el Patronato de la Solomon R. Guggenheim Foundation, dado que con anterioridad ya se había aceptado un programa de desarrollo de la Fundación a largo plazo que consistía en una estructura de muchos emplazamientos en todo el mundo, para crear un grupo coordinado de instituciones culturales.

Luego de unos largos meses de negociaciones, para diciembre de ese mismo año el Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Bizkaia y la Solomon R. Guggenheim Foundation firmaron el acuerdo en el Palacio de la Diputación de Bizkaia, el cual consistía de los Servicios de Desarrollo y Programación para el Museo Guggenheim Bilbao.

Tras haber seleccionado el lugar apropiado y el arquitecto más competente, se comenzó la construcción de este museo en el año 1992. El Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia formaron el Consorcio del Proyecto Guggenheim Bilbao, cuyo objetivo era la supervisión de la planificación y construcción del Museo, nombrando a Juan Ignacio Vidarte como Director y Gerente de dicha entidad.

Museo Guggenheim Bilbao

Para febrero del siguiente año se presentó el primer diseño del Museo Guggenheim Bilbao proyectado por el reconocido arquitecto Frank O. Gehry, cerrando la celebración con la colocación de la primera piedra en el lugar de construcción.

Para octubre de 1994 la estructura del Museo Guggenheim Bilbao comienza a levantarse y antes de concluir el año se firma el Acuerdo de Gestión entre la Solomon R. Guggenheim Foundation y las Administraciones Vascas, en el cual se establecen el tipo de relación y contribución que ambas partes tuvieron en el desarrollo del Museo Guggenheim Bilbao.

Luego de años, en noviembre la Solomon R. Guggenheim Foundation presenta a las Administraciones Vascas la propuesta del ”Plan Estratégico de Gestión para el Museo Guggenheim Bilbao” para el 1997 al 2000. A partir de ese momento, se inició un proceso de análisis y discusión que concluyó con una probación por parte del Comité Ejecutivo de la Fundación del Museo Guggenheim Bilbao, del Plan Operativo en el que se reflejaba las funciones del museo durante los primeros cuatro años.

El museo culmina su construcción para el año 1997, y para el tres de octubre de este año se comienza con los preparativos para su inauguración el 19 de octubre para todo el público. Luego de su apertura, en menos de un año el número de visitantes fue de al menos 1.300.000.

Museo Guggenheim Bilbao

El museo estuvo abarrotado de críticas, sobretodo durante su construcción por parte de la cultura vasca, dado que el presupuesto para su levantamiento salió del Departamento de Cultura del Gobierno Vasco, y muchos se sentían indignados por este hecho, insistiendo que el mismo debía darse por otros campos como la Industria, puesto que más que una edificación cultural parecía más una construcción empresarial.

No obstante, la mayoría de estas críticas fueron calladas luego de ver la reacción positiva que el museo tuvo, no solo en el país sino que contribuyó con el turismo en Bilbao, haciendo que el mismo gozara de una imagen más beneficiosa.

Con respecto a los premios y distinciones que el Museo Guggenheim Bilbao recibió desde su inauguración hasta los días actuales, se pueden hacer mención de las siguientes:

  • En el año 1999 se le otorgó el quinto Premio Internacional Puente de Alcántara. Este premio se le brinda a todas aquellas construcciones que contribuyen a la concientización de la cultura, tecnología, estética o funcionalidad de un país.
  • Al siguiente año, el Foro Europeo de Museos le otorgó el Premio del museo europeo del año. Este galardonado trofeo se le brinda cada año a los nuevos museos que han contribuido con la innovación de los museos. Aquellos museos seleccionados albergan en su interior por todo un año la estatuilla de Henry Moore. Este museo es uno de los pocos de España que ha sido conmemorado con este premio.
  • En el año 2007 recibió uno de los 12 Tesoros de España, es un concurso desarrollado por las empresas españolas de Antena 3 y Cope.

Diseño y Arquitectura

El museo fue diseñado por el equipo del arquitecto canadiense Frank Gehry, y abierto al público en el año 1997, en su interior se encuentran exposiciones de la fundación Guggenheim y exposiciones itinerantes. En poco tiempo se contempló este museo como uno de los más importantes del mundo

Todo el diseño de este edificio siguiendo los lineamientos y los métodos de Frank Gehry. Al igual que sus anteriores obras, el trabajo con este proyecto estuvo constituido por una estructura con contornos casi orgánicos.

Una particularidad de esta edificación es que no consta de alguna parte plana. Una parte de la estructura es atravesada por un puente elevado y el exterior está cubierto por placas de titanio y por una piedra caliza muy difícil de conseguir de un color muy semejante a la que utilizó durante la construcción de la  Universidad de Deusto.

Al contemplar el museo desde el río, el mismo parece tener una forma de barco, haciendo homenaje a la ciudad portuaria en la que se inscribe. Sus paneles brillantes guardan un parecido increíble a las escamas de un pez, representando las formas orgánicas presentes en la mayoría de los trabajos de Gehry.

No obstante, cuando se le observa desde arriba, el edificio parece tener forma de flor. Para su diseño, el equipo de Gehry empleó simulaciones por ordenador de las estructuras necesarias para sostener el edificio, dando como resultado unas formas que no hubieran sido capaces de obtener en épocas pasadas.

Por otro lado, mientras que la vista del Museo Guggenheim Bilbao de cerca posee formas interpretables, a lo lejos se puede apreciar de manera simple sin desentonar de las otras edificaciones que se localizan a su alrededor.

Interior

El interior del museo es menos complejo que su exterior, pero sigue poseyendo formas curvas. A pesar de este hecho, dentro del mismo se pueden distinguir tres formas planas. La entrada principal se localiza en la parte final de unas escaleras exteriores que tienen su inicio en la plaza y que bajan hacia la planta baja.

Sobre las puertas principales se encuentra una pared de cristal que no cubre nada, luego hay un sótano en la planta baja que está cerrado al público. Por medio de la entrada se entra directo al hall, una gran habitación de 50 metros de altura con una planta en forma de flor.

La misma da acceso a la Gran Sala, que posee forma de pétalo, y de ahí a la terraza de la marquesina ubicada en la zona norte. Dicha marquesina posee un solo pilar muy alto que le otorga esbeltez a la estructura.

En la parte central del hall hay un enorme pilar. Adicional a esto, también consta de ascensores, pasarelas y escaleras que conectan con las plantas superiores. Las formas internas del hall no poseen formas geométricas, además de estar conformadas por piedras y cristal en otras regiones del museo. La parte más grande del museo se conoce como la Gran Sala, también nombrada la ”Sala de Pez” por su forma característica.

Es una sala muy larga en donde se encuentran obras de arte de gran tamaño, en donde algunas de ellas son temporales y otras permanentes. De una misma manera, hay salas que poseen formas de pétalos, a las que se pueden acceder desde el hall, al igual que la Gran Sala.

En uno de los bloques rectos del museo, se encuentran diversas salas con forma rectangular dispuestas en fila, es decir, están colocadas una detrás de la otra sin un pasillo que las conecte. Cada planta consta de tres salas, en donde para entrar a la última se necesita atravesar las dos primeras. En la mayoría de las salas del museo hay lucernarios que dan una luz cenital muy interesante.

Exterior

Aunque pareciera que es una estructura sin forma ni orden, la realidad es que existe una coexistencia armoniosa, esto se debe a las estructuras curvas que generan el soporte por medio del material de titanio. La Gran Sala, se extiende forma alargada hasta llegar al puente que cruza el río de Bilbao. El puente de La Salve, era una estructura preexistente antes de la construcción del museo, por lo que tuvo que adaptarse a su presencia.

Detrás del mismo hay una torre que parece ser una continuación del museo y posee una vista hacia el puente en el lado sin revestimiento.

La vista del museo desde la parte este se aprecia menos pesada que otros lugares, y se pueden observar extraños paralelogramos curvos y torcidos que constituyen la sala del pez. En líneas generales, los ventanales del edificio poseen formas más racionales.

Por otro lado, los bloques de las fachadas presentan formas más rectas como rectangulares, que le brindan un contraste a las formas curvas generales de toda la estructura del museo.

En la parte trasera de estos bloques se encuentra una plaza que da entrada al museo en donde se puede apreciar una escultura de Puppy de Jeff Koons. Esta escultura se refiere a un enorme perro que está conformado por figuras de flores. En un inicio, esta exposición solo iba a ser temporal, sin embargo, se optó por dejarla en el museo de forma permanente.

En un mismo sentido, desde la plaza la edificación si se puede apreciar más pesada de lo que es. Siguiendo esta orientación, a la izquierda del museo hay unas escaleras exteriores que bajan hacia una pasarela que transcurre paralelamente a la cara norte del edificio, entre el río de Bilbao y un estanque. Al descender por las mismas se pueden ver los salientes en los bloques rectos y paredes curvas.

Fachadas y cubiertas

Frank Gehry, para hacer la selección del revestimiento del Museo Guggenheim de Bilbao, observó las plumas y escamas de diversos animales, viendo de estas sus movimientos y la manera en la que están fijadas al cuerpo.

Al final se decidió utilizar las escamas como material para ponerlas unas encima de las otras. La diferencia entre este tipo de recubrimiento y la piel de lo animales, es que para estos últimos los movimientos de los mismos se adaptan a su textura, mientras que el recubrimiento no funciona de esta manera.

Desde un inicio el arquitecto quiso que estas piezas fueran hechas de materiales metálicos. Tuvo que encontrar el tipo de metal apropiado para el diseño, descartó el acero inoxidable, dado que no combinaba con el cielo de Bilbao, según sus palabras.

Asimismo, descartó las opciones de cobre y otros materiales y se quedó únicamente con la utilización del titanio, un metal bastante caro que hacía contraste con sus antiguas edificaciones hechas a partir de materiales económicos.

Todas las piezas utilizadas poseen una forma única en donde se encuentran ubicadas. Cada una de las formas precisas fueron diseñadas por la CATIA. Además, todas estas se encuentran un poco almohadilladas para que encajaran perfectamente a la estructura

Dicho efecto se le conoce como boatiné. Algunas de las zonas de las fachadas poseen remiendos, es decir, grupos de chapas con diversos colores, esto se debe a las ligeras variaciones de la aleación metálica que hay en cada pieza.

Igualmente, existen ciertas fallas en algunas partes, sobretodo en la zona norte del museo. Lo cual es causado por la reacción química entre las chapas, la humedad ambiental y los ganchos que sujetan las piezas, que no son de titanio. Esta reacción se forma por los pares galvánicos, los cuales se ven como fallas muy poco estéticas.

Exhibición del Museo Guggenheim Bilbao

En líneas generales, las exhibiciones de arte que posee este museo forman parte de la sede del Guggenheim de Nueva York, así como otras obras artísticas que han sido prestadas por otros museos de carácter internacional.

Esta intensa agenda de obras de arte es producto por un arduo proceso de compra y exhibición de obras de arte contemporáneo que forman parte de la vas colección de este museo.

Permanentes

Por medio de una Sociedad tenedora el Museo Guggenheim de Bilbao ha sido capaz de reunir diversos ejemplos relevantes de arte contemporáneo, tanto locales como internacionales con el objetivo de consolidar una colección propia y única. Si bien el criterio por el cual se seleccionan las obras de arte está dictaminado por la Fundación Guggenheim de Nueva York.

Los integrantes principales de este museo pueden elegir libremente a los artistas que desean mostrar dentro de sus colecciones. Algunos de los escultores y pintores más reconocidos son:

  • Txomin Badiola.
  • Eduardo Chillida.
  • Pello Irazu.
  • Koldobika Jauregi.
  • Jesús Mari Lazkano.
  • Jorge Oteiza.
  • Darío Urzay.
  • Miquel Barceló.
  • Cristina Iglesias.
  • Juan Muñoz.
  • Miquel Navarro.
  • Pablo Palazuelo.
  • Antonio Saura.
  • Susana Solano.
  • Antoni Tàpies.
  • Manolo Valdés.
  • Georg Baselitz.
  • Jean-Michel Basquiat.
  • Joseph Beuys.
  • Louise Bourgeois.
  • Francesco Clemente.
  • Willem de Kooning.
  • Gilbert & George.
  • Anish Kapoor.
  • Anselm Kiefer.
  • Jeff Koons.
  • Robert Motherwell.
  • Yoko Uno.
  • Sigmar Polke.
  • Robert Rauschenberg.
  • Gerhard Richter.
  • James Rosenquist.
  • Mark Rothko.
  • Richard Serra.
MUSEO GUGGENHEIM BILBAO

Para el año 2005, se instaló como parte de las colecciones permanentes y propia del museo, La materia del tiempo, una serie de siete esculturas monumentales creadas por el escultor Richard Serra, y que se unen a Serpiente (Snake), una escultura realizada por el artística como parte de las obras inaugurales.

Temporales

Las exposiciones que se encuentran dentro de este museo cambian a los largo del tiempo y están conformadas por obras realizadas durante el siglo XX, siendo gran parte piezas pictóricas tradicionales. Mientras que las esculturas son una parte minoritaria comparada con otros formatos e instalaciones artísticas y formatos electrónicos.

Algunos de los entusiastas por el arte se atreven a decir que el edificio por si solo está más elevado que las obras que forman su colección. Durante los últimos años, de acuerdo a la política general de los centros Guggenheim, el museo ha incorporado obras de arte antiguo, con el deseo de atraer más público.

De esta forma, se han exhibido piezas de Miguel Ángel, pinturas antiguas del Hermitage de San Petersburgo, grabados de Durero (2007) y una colección de pintura y objetos antiguos del Kunsthistorisches de Viena (2008).

MUSEO GUGGENHEIM BILBAO

Ubicación del Museo Guggenheim Bilbao

El Museo Guggenheim se encuentra situado en una larga parcela,en una parte curva de la ría de Bilbao, la cual era parte de una antigua fábrica abandonada, con al menos 32,500 metros cuadrados de los cuales 24000 fueron destinados para la construcción de este museo.

Este museo se encuentra dispuesto a 16 metros debajo de la cota de la ciudad, a nivel de la ría del Nervión. El Puente de La Salve es una de las entradas recurrentes de la ciudad y atraviesa el edificio por uno de sus lados.

Lugares de interés próximos

Uno de los lugares de interés más cerca de este museo es el ya mencionado Puente de La Salve que se encuentra atravesando la calle Iparraguirre. El mismo puede verse fácilmente a lo lejos y forma parte del paisaje de Bilbao.

Igualmente, se puede apreciar desde otra entrada al museo una gran torre metálica que se encuentra en el centro de vano  que por medio de unas escaleras dirigen a la persona hacia una segunda entrada al edificio.

MUSEO GUGGENHEIM BILBAO

Transporte

Gracias a la centralización del Museo Guggenheim Bilbao, existen diversos medio de trasporte por los cuales una persona podría llegar a él sin mucha complicación.

Un primer medio de transporte hacia este edificio es a través del tren. Generalmente se toma el tren RENFE y lo único que se debe hacer es bajarse en la estación con el nombre “Bilbao Abando”. También se puede abordar el tren ET/FV y bajarse en la estación “Atxuri (Bilbao)”.

Si por otro lado se toma la vía por autobús, se debe tener en cuenta el cuantas líneas se dirigen hacia el museo, así como sus horarios. Por ejemplo, si se toman las líneas: 01, 10, 13, 18 y A7 la parada para bajarse es la “Museo 1 / Henao”.

Por otro lado, al tomar las líneas 13, 27, 38 y 48 las paradas pueden ser cualquiera de las siguientes: “Alda. Recalde 31 y 11” y “Alda. Recalde 12”. Por último, las líneas 1 y 71 poseen las paradas: “La Salve / Igogailua” y “Campo Volantín / La Salve”.

En contraposición, si se desea ir al museo por medio de un coche propio se debe tener en cuenta que el mismo no posee un estacionamiento propio para aparcar el auto. No obstante, se puede estacionar en las plazas municipales que se encuentran en su entorno.

 

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada le haya sido de utilidad. Le hacemos la invitación a leer también: Hohokam y Anasazi

Leave a Comment