≡ Menu

La Ópera de Sidney, uno de los edificios más famosos del mundo

En todo el mundo encontraremos obras de arte arquitectónicas que rompen el paisaje y hacen que nos fijemos únicamente en esta estructura, este es el caso de la Ópera de Sidney, uno de los edificios más reconocidos a nivel mundial por su estructura bastante peculiar, en este artículo conoceremos sobre ella.

Ópera de Sidney

¿Dónde se ubica la Ópera de Sidney?

La Ópera de Sídney o conocida popularmente como la Casa de la Ópera de Sídney la podemos ubicar en la ciudad de Sídney en el estado de Nueva Gales del Sur en Australia. Esta edificación se destaca por ser uno de los edificios más famosos y distintivos del siglo XX. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2007.

Esta obra arquitectónica fue diseñada por el arquitecto danés Jørn Utzon en el año 1957 siendo inaugurada el 20 de octubre del año 1973 por la monarca del Reino Unido la Reina Isabel II. En la ópera de Sidney se acostumbran a realizar obras de teatro, piezas de ballet, óperas y también producciones musicales. Por otro lado se destaca por ser la sede de la compañía Ópera Australia así como también de la Compañía de Teatro de Sídney y de la Orquesta Sinfónica de Sídney.

A pesar de que estas tres instituciones tienen su sede en la ópera de Sidney, es la compañía Opera House Trust quien administra esta edificación, siendo un organismo derivado del  Ministerio de Arte de Australia.

Historia

La idea de construir un teatro para las óperas en la ciudad de  Sídney inició a finales de la década de los 40 cuando Eugene Goossens quien en ese momento era el director del Conservatorio de Música de Sídney insistió en que la ciudad requería de un lugar para albergar grandes producciones teatrales. En esa época estas producciones se llevaban a cabo en el edificio del Ayuntamiento de Sídney siendo un espacio que no tenía la infraestructura para llevar a cabo estas  producciones.

En el año 1954 el primer ministro de Australia Joseph Cahill solicitaría diseños para iniciar el proceso de construcción de edificio que estaría dedicado única y exclusivamente para albergar el teatro de la ópera. Ante esta situación Eugene Goossens alzó la petición de que este edificio debía ser construido en también en la península de Bennelong Point, sobre la bahía de Sídney.

Esta petición no le agradaba del todo al primer ministro Cahill puesto que él opinaba que este edificio debía ser construido en las cercanías de la estación de ferrocarril de Wynyard ya que así las personas llegarían con mayor facilidad a la ópera.

Inicio de la Construcción

El concurso para llevar a cabo la construcción de la Ópera de Sidney se inició el 13 de septiembre del año 1955, se recibieron cerca de 233 proyectos que provenían de hasta 32 países diferentes. Este gran interés radicaba en que el premio por ganar este concurso era de 100.000 dólares y evidentemente la construcción de esta obra.

​ Los criterios mínimos que se exigían para que el proyecto pudiese entrar al concurso era de una sala principal que tuviera un aforo de 3000 butacas y una sala más pequeña que la principal de un aforo de 1200 butacas. Otra de las exigencias era que debían existir espacios para llevar a cabo grandes óperas, conciertos de orquestas o de coros, así como también conferencias, reuniones, entre otras actividades.

Ópera de Sidney

Finalmente el diseño que ganaría este concurso sería el de Jørn Utzon quien sería un arquitecto danés, estos resultados fueron anunciados en el año 1957. Quien sería el actor principal para la selección de dicho proyecto fue el arquitecto finlandés Eero Saarinen quien conformaba el jurado de la Comisión del Teatro de la Ópera de Sídney.  Jørn Utzon llegaría a  Sídney ese mismo año y se encargaría de la supervisión y construcción de la Ópera de Sidney.

 Diseño y construcción

En la península de Bennelong Point, sobre la bahía de Sídney se encontraba el antiguo Fuerte Macquarie que había sido convertido en un depósito de tranvías. Evidentemente este depósito fue demolido en el año 1958 y al año siguiente iniciaría formalmente la construcción de la ópera de Sidney, este proyecto fue ejecutado en tres fases, estas fueron:

  • Fase I: Transcurrió entre los años 1959 hasta 1963 y en este tiempo se construyó el  podio superior.
  • Fase II: Iniciada en el año 1963 y terminada en el año 1967, se construyeron las bóvedas externas de la estructura.
  • Fase III: Transcurrió entre los años 1967 y 1973, se hicieron los acabados respectivos del interior del edificio.

Arquitectura de la Ópera de Sidney

Como mencionamos previamente, el arquitecto encargado de construir la ópera de Sidney sería el danés Jorn Utzon. Dicha construcción le permitirían ganar un premio Nobel y el máximo galardón en la arquitectura que es el premio Pritzker. Por otro lado, el jurado del premio Pritzker calificó a la Ópera de Sídney como uno de los edificios de mayor simbolismo del siglo XX.

Ópera de Sidney

Podemos decir que la Ópera de Sidney es una obra maestra cuya imagen le ha permitido ser una de las edificaciones más conocidas en todo el mundo siendo no sólo un símbolo de la ciudad de Sidney sino además un símbolo del país. La construcción de este edificio no sería precisamente un camino de rosas puesto que Jorn Utzon abandonaría su propio proyecto en el año 1966 luego de que el Estado de Nueva Gales del Sur ganara un litigio con este arquitecto. Este litigio consistía en que el edificio era sumamente abstracto para la ciudad y que no se vería bien.

El litigio que perdería Jorn Utzon haría que este se alejara de su proyecto, pero la obra no podía detenerse por lo que la Opera House de Sídney se encargaría de la culminación de esta obra y en la actualidad es el ente que la administra. El problema que tuvo que resolver esta compañía no fue fácil puesto que la forma que tiene su techo en la actualidad hacían parte de una esfera que debía se picada en tres y se posicionada en ese lugar a modo de triángulos de forma tal que el perfil de cada uno de los triángulos debían se arcos de un círculo del mismo radio.

La Ópera de Sidney fue terminada en el año 1973 y recientemente fue renovado su interior para ir a la par de la modernidad del mundo. Esta edificación ayudó a consolidar la fama de la ciudad de Sídney como una ciudad sumamente avanzada en lo que respecta a la arquitectura. Jorn Utzon con esta obra quiso demostrar su punto de que las construcciones individuales reforman las imágenes de las ciudades y es sin duda alguna podemos decir que su punto es muy válido.

Para algunos críticos de la arquitectura el diseño de Jorn Utzon representaba la expresividad artística en conjunto con la funcionalidad de la estructura hecho que era difícil de lograr en esa época.  Con frecuencia la Ópera de Sidney fue comparada con el Taj Mahal no siempre siendo una comparación elogiosa. Sin duda alguna su silueta blanca y su techo de semicúpulas son los rasgos arquitectónicos más llamativos de lo que es hoy por hoy una de las edificaciones más valiosas en el mundo.

Ópera de SIdney

Jorn Utzon

Este maravilloso arquitecto nacería en la ciudad de Copenhague en Dinamarca el 9 de abril del año 1918 y fallecería el 29 de noviembre del año 2008 en Copenhague. Este arquitecto sería conocido  principalmente por construir la Ópera de Sídney y además por haber ganado el Premio Pritzker en el año 2003.

Antes del concurso internacional para el diseño de la Ópera de Sidney, Jorn Utzon habría ganado siete de dieciocho concursos en los presentó sus proyectos pero ninguno de ellos pudo ser construidos. Un hecho sumamente importante de proyecto de Jorn Utzon para la Ópera de Sídney es que este diseño es considerado como un diseño único lo que le otorga mucho más valor a esta obra de arte arquitectónica.

En la primera etapa del proyecto de la ópera de Sidney, Jorn Utzon trabajó mano a mano con todo su equipo y con su cliente pero a medida que el proyecto avanzó se percató de que los requisitos del concurso fueron inadecuados en lo que respecta a la acústica así como también en las especificaciones de los espacios de funcionamiento y otras áreas. Por otro lado, el cliente de Utzon no habría estimado bien los costos de trabajo implicados en el diseño y construcción.

Este hecho propició que las relaciones entre el cliente y el equipo de trabajo se complicaran y esta situación se intensifico cuando se dio la orden de iniciar la construcción de la ópera de Sidney de forma prematura puesto que el estado así lo exigía con todo y que el diseño se encontraba en  proceso de modificación para arreglar los errores de acústica.

Ópera de Sidney

Jorn Utzon tenía como filosofía que los clientes recibieran toda la información sobre el diseño y la construcción pero este cliente deseaba recibir los avances de la obra de cada uno de los equipos de trabajo que participaban en la obra, es decir,  que los arquitectos, contratistas e ingenieros le mostraban cada uno su parte del trabajo.

Esta diferencia de filosofía trajo consigo problemas para la continuación de la obra y por ende modifico significativamente los costos de la misma. Ante esta situación, Utzon se encontraba en una constante negociación de contratos con los proveedores elegidos por él y además se unian las presiones del gobierno australiano que insistía en que estos contratos fueran puestos en oferta pública hecho que desagradaba enormemente a Utzon.

El temperamento y orgullo de Utzon al no modificar su obra original también echaba leña al fuego en las tensiones con sus clientes.  Este arquitecto aseguraba de forma constante que habría solucionado los pedidos de su cliente pero en realidad no los harían para mantener lo más apegado al diseño original posible.

Con el pasar de los años la relación de Utzon con sus clientes empeoraría a tal punto que este le negaría el acceso a los dibujos y documentos a sus cliente. Además de este inconveniente, el cliente cuestionaba el trabajo realizado por Utzon por lo que decidieron hacerle un llamado de atención a través del pago por el proyecto hecho que no le agrado mucho al arquitecto danés.

Ópera de Sidney

En el año 1965 Utzon entregaría un cronograma con las fechas en las que debía estar terminada parte de su trabajo para así dar inicio a la tercera etapa de la construcción. Este cronograma no sería cumplido y además la construcción del chapeado de los interiores de la obra sería retenida por el gobierno australiano.

A pesar de la limitación que pondría el gobierno australiano, Utzon estaba trabajando este  chapeado con Ralph Symonds quien sería un fabricante ubicado en Sídney y con mucho valor dentro del mercado de fabricantes. Existía un detalle con este fabricante y es que muchos le advirtieron a Utzon que este fabricante no se encontraba al nivel para trabajar en este proyecto, finalmente Ralph Symonds quebraría para finales del año 1965.

Dimisión del Proyecto

Todo este calvario sufrido por Utzon en conjunto con las relaciones con su cliente que nunca mejoraron llevó a que este abandonase el proyecto el 28 de febrero del año 1966 sosteniendo que el gobierno de Australia se negaba a pagar sus honorarios siendo esta la causa de su renuncia.

Para poder apaciguar la relación entre Utzon y el cliente y a su vez poder finalizar el proyecto, el gobierno de Australia le ofrecería en marzo de ese mismo año el cargo de arquitecto diseñador. En este cargo se le pedía a Utzon que se acogiera a las decisiones de los arquitectos ejecutivos y además no tendría ningún poder sobre la ejecución del proyecto, evidentemente el orgullo de Utzon lo llevarían a rechazar esta oferta.

Ópera de Sidney

La renuncia de Utzon traería consigo una matriz de opinión sobre quien tendría la razón si el arquitecto o el cliente. Esta matriz se ha mantenido por un largo tiempo, tanto así que en un artículo publicado en la revista “Harvard Design Magazine” en el año 2005 escrito por el profesor Bent Flyvbjerg aseveraría que el despido de Utzon sería un despido político.

Etapas de construcción

Por la gran envergadura de este proyecto, fue necesario separar su construcción en tres etapas, básicamente se edifico la ópera de Sidney en la primera etapa, en la segunda etapa se procedió a realizar los exteriores de esta edificación y culminaron con la tercera etapa realizando el interior y los acabados del exterior. A continuación conoceremos con más detalle cómo fue este proceso.

Etapa I

La primera etapa de las obras de la Ópera de Sidney inició el 5 de diciembre del año 1958, la empresa encargada de esta construcción sería Sídney Lend Lease Corporation. Quien daría el sí para iniciar las obras sería el gobierno aunque lo iniciaron de forma prematura puesto que tenían miedo de que los recursos y también la opinión pública retrasaran o afectaran los avances de la construcción.

Esta decisión del gobierno de Australia trajo muchos inconvenientes puesto que los diseños estructurales más importantes de la obra aun todavía no estaban realizados. Las obras avanzaron y llegado el 23 de enero de 1961 sólo se habían trabajado a penas 47 semanas, este retraso se debía a las dificultades vinculadas con el clima y el arranque apresurado que dictaminó el gobierno. No fue sino hasta el 31 de agosto del año 1962 que se terminaría el podio de la ópera de Sidney.

Ópera de Sidney

El comienzo prematuro y forzado de la construcción de la ópera de Sidney fue acumulando problemas que al final de esta fase terminaron siendo significativos para el inicio y avance de las otras etapas del proyecto.

El mayor problema al acabar la primera etapa fue la construcción de las columnas del podio las cuales debían sustentar el techo de forma tal que debían incluso sostener una estructura que se proyectaría desde la azotea del edificio. Este defecto propició que la cubierta tuviese que ser redefinida por lo que este diseño vario un poco en comparación del bosquejo original.

Etapa II

De la primera etapa no se logró dejar la estructura aligerada en forma de bóveda puesto que esta geométricamente no estaba definida, a pesar de que desde el inicio del proyecto estas bóvedas fueron proyectadas como una parábola que se apoyaba de una estructura prefabricada. Este diseño magnifico de Jorn Utzon tuvo la oposición de la firma inglesa de ingenieron Ove Arup y asociados no entraban la forma de construirlas.

La solución más aproximada que se encontró fue construir las bóvedas de una forma más económica de la que deseaba Utzon. El esquema de construir estas bóvedas en el lugar no habría sido viable puesto que el costo hubiese excedido por mucho el presupuesto destinado a las bóvedas. Ahora bien, desde el año 1957 hasta el año 1963 el equipo de diseño se paseo por al menos doce modelos de la forma de las bóvedas antes de encontrar la solución para mantener lo más apegado posible al primer plano y que además fuese viable económicamente.

Ópera de Sidney

La solución que se encontró fue el diseño de unas cáscaras las cuales debieron hacer uso de computadoras para poder entender la estructura de las mismas y a su vez las fuerzas que ejercerían estas cascaras sobre la estructura. A mediados del año 1961 el equipo de diseño logró redefinir este concepto de cáscaras y es que cada una de ellas debían formar parte de una esfera que debía ser seccionada en tres partes.

Explicación del diseño de esfera

Al ser la esfera una superficie curva de forma tridimensional era mucho más sencillo su trabajo para cumplir con las expectativas de Utzon, esto le permitió a los ingenieros manejar una variedad de diseños. Otro hecho de la esfera que facilito de gran manera el trabajo de los ingenieros es que en una esfera el grado de curvatura de la misma es igual en todos los puntos de la esfera.

La empresa encargada de fabricar la bóveda fue Hornibrook Group Pty Ltd quienes además serían los responsables también de la construcción de la tercera etapa del proyecto. La técnica de las esfera permitió emplear unidades prefabricadas para instalar las bóvedas en el techo por lo que se cumplió con el presupuesto establecido para esta parte de la construcción.

Por su parte los Ingenieros de Ove Arup y Asociados supervisaron de forma personal la construcción y colocación de las piezas de la bóveda. Estos ingenieros hicieron uso de un nuevo sistema  de contención de acero denominado arco de construcción. Este diseño permitía apoyar las bóvedas a la estructura incluso antes de que fueran fijadas a ella.

El hecho de poder concretar la fabricación de la bóveda en el mismo lugar de la obra le  simplificaría de gran manera el trabajo a los ingenieros puesto que los fragmentos eran de unos 75 metros de envergadura por lo que trabajar con una sola esfera simplifico su construcción, instalación y con ello los cálculos.

Resto de la Construcción

En lo que respecta a las vigas estas partían de un punto en el suelo y se abrían en forma de abanico haciendo un trazo de forma tal que la línea que definía a las vigas tuvieran todo el mismo radio. A pesar de que todas las vigas tenían el mismo radio, la proporción de estas podrían variar.

El 6 de abril del año 1962 se estimó que el edificio de la Ópera podría culminar sus obras entre los meses de agosto del año 1964 y marzo del año 1965. Sin embargo el tiempo que se habría calculado fue superado por mucho y para finales del año 1965 se estimó que la segunda fase se podría completar para el año 1967.​

En el año 1965 se produjo un cambio de gobierno en el estado de Nueva Gales, lugar donde se realizaba la construcción de la ópera de Sidney. Quien asumiría el mando del estado sería  Robert Askin quien cambió los equipos que estaban a cargo del proyecto y además le transfirió la responsabilidad del proyecto al Ministerio de Obras Públicas. Estos cambios propiciaron la renuncia de  Utzon en 1965.

Ópera de Sidney

Etapa III

La tercera etapa de la construcción de la ópera de Sidney tenía como fin concretar el interior de la estructura. Esta fase comenzó en febrero del año 1963, cuando Utzon finalmente trasladaría su oficina entera a Sídney. Dos años después Utzon renunciaría al proyecto y quien tomaría el mando de este proyecto sería el arquitecto australiano Peter Hall, él se hizo el responsable del diseño del interior de la ópera.

Para el año 1966 el consejero de la parte de la acústica Lothar Cremer, confirmó que el diseño original de la acústica que dejo Utzon permitía solamente  2000 asientos para la sala principal, este consejero indicó también que el incremento en el número de asientos hasta 3000 como se especifico en el diseño del concurso sería un verdadero desastre para la acústica del edificio.

Cambios luego de la salida de Utzon

Con la salida de Jorn Utzon se suscitaron diversos cambios que eran muy necesarios para la viabilidad del diseño interno de la Ópera de Sidney, a continuación comentaremos cuales fueron los cambios más significativos que se le aplicaron al proyecto original.

  • El revestimiento del podio y el pavimento: Originalmente el podio de la ópera de Sidney no debió ser una llanura que se abría hacia el público pero con todo y eso Utzon decidió realizarla abierta por lo que debió ser modificada para mejorar la acústica del recinto.
  • La construcción de las cristaleras: Jorn Utzon planificó un sistema de parteluces contrachapadas pero no previó el diseño de un sistema que fuese diferente para colocar los cristales en la ópera de Sidney.
  • Uso de las salas: La sala principal que fue diseñada inicialmente como una sala apropiada para realizar óperas y conciertos se destinó única y exclusivamente a la realización de conciertos. En lo que respecta a la sala menor, esta fue diseñada en principio para albergar obras de teatro pero se debió adaptar ligeramente para que pudiesen presentarse tanto óperas como teatros. Al diseño original se le agregaron además dos teatros más.

Estos cambios se debieron principalmente a las faltas que tuvo el diseño original presentado en el concurso, en el cual no se estipulaba de forma clara como debía ser usada la sala de la ópera. Esto propició que el diseño de los interiores fuese cambiado y la maquinaria del escenario principal fuese mudada para la sala reacondicionada para la ópera.

El diseño del interior

El diseño original de Utzon fue desechado completamente debido a sus fallas en lo que respecta a la acústica y posicionamiento de los asientos en la sala principal.  También debió ser descartado el diseño de la sala de conciertos ya que sólo disponía de un aforo de 2000 butacas y era necesario que fuese de 3000 butacas.

Para mejorar las fallas en el diseño de Utzon fue necesario contratar al consultor acústico alemán Lothar Cremer, sus diseños fueron modelados y diseñados de una mejor calidad en comparación con los diseños de Utzon. Es importante recalcar que Cremer hizo uso de los diseños de Todd, Hall y Littlemore los cuales igualmente tenían problemas de acústica sobre todo para las orquestas ya que el foso de la orquesta era bastante pequeño.

Costos finales de la ópera de Sidney

Finalmente el proyecto de la Ópera fue terminado en el año 1973, alcanzó un costo final de unos  102 millones de dólares. Sam Hoare quien sería el encargado de la parte económica del proyecto informo acerca de los costos aproximados de cada etapa del proyecto así como también de algunos gastos derivados de los mismos, estos datos fueron los siguientes:

  • Etapa I: Coste aproximado de 5.5 millones de dólares
  • Etapa II: Coste aproximado de 12.5 millones de dólares.
  • Etapa III: Interiores construidos por 56.5 millones de dólares.
  • Contratos separados: Equipo del escenario, iluminación y órgano costaron 9 millones de dólares.
  • Accesos y otros costes: 16.5 millones de dólares.​

Originalmente se había estimado que los costos de la construcción completa de la ópera de Sidney serian de 7 millones de dólares en total habiendo fijado la fecha de culminación del mismo el 26 de enero del año 1963.​

Características de la Ópera de Sidney

La Ópera de Sídney es catalogada como una construcción expresionista cuyo diseño es radicalmente innovador. Está conformado por  una serie de grandes conchas prefabricadas que fueron tomadas de una esfera, estas conchas conforman gran parte del techo de la estructura.  La ópera de Sidney tiene una extensión de 1,8 hectáreas de terreno, teniendo así  185 metros de largo y alrededor de 120 metros ancho.

La estructura de la ópera de Sidney se apoya en 580 pilares los cuales están clavados hasta los 25 metros bajo el nivel del mar. El consumo eléctrico de la edificación es de una ciudad de unos 25.000 habitantes siendo una cantidad enorme para una edificación.

El techo conformado por las cáscaras distintivas de la ópera de Sidney está hecho de paneles prefabricados de hormigón los cuales se apoyan en unas costillas prefabricadas de este mismo material. Por otro lado, estas cáscaras están recubiertas de poco más de un millón de azulejos de color blanco brillante y crema mate, los cuales forman patrón de “V” invertida.

Estos azulejos fueron fabricados por la empresa sueca Höganäs AB, estos tienen una particularidad y es que están diseñados para limpiarse sólo, a pesar de este se les suele hacer un mantenimiento de limpieza cada cierto tiempo. Por otro lado, para mantener la uniformidad del color del azulejo se reutilizan y reparan los mismos azulejos que se han ido  desprendiendo con el pasar de los años.

Las dos bóvedas más grandes situadas en el techo pertenecen a la sala de Conciertos y a la sala del Teatro de la Ópera. Las otras salas que podemos encontrar en la ópera de Sidney tienen como techo unas bóvedas un poco más pequeñas e individuales para cada sala.

En lo que respecta al interior de la Ópera de Sidney esta está hecha de granito rosa el cual fue extraído de la región de Tarana, además de madera y contrachapado que es propio de la región de Nueva Gales del Sur en Australia. ​La estación más cercana a la ópera es Circular Quay Station pero también se puede llegar a través de la  terminal del ferry y de la terminal de buses. A continuación daremos una breve descripción de las salas más relevantes de la ópera de Sidney.

Sala de conciertos

Posee un aforo de 2.679 butacas, es el hogar de la Orquesta Sinfónica de Sydney y además es usada para albergar grandes conciertos. En esta sala podemos encontrar el Órgano de la Ópera de Sídney el cual destaca por poseer la mayor mecánica de acción de seguimiento de todos los órganos del mundo ya que posee poco más de 10.000 tubos.

Teatro para Drama

Esta sala especial de teatro posee un aforo de 544 butacas, es la sede de la Compañía de Teatro de Sydney pero también puede mostrar presentaciones de teatro de otras compañías e incluso piezas de danza.

Teatro de Ópera

Esta es la sala principal de la ópera de Sidney, en ella podemos ver presentaciones de la ópera de Australia así como también presentaciones de la  Compañía australiana de ballet.

Sala de Música

Al igual que la sala de Teatro de Ópera, esta es una de las más grandes en la ópera de Sidney, es tan grande esta sala que incluso dispone de un estudio de grabación el cual ofrece una gran cantidad de servicios como conciertos en vivo, grabaciones e incluso la producción de discos.

Studio Theatre

Este estudio es una cámara en la cual se desarrollan espectáculos artísticos pequeños como lo son obras de cabaret o modestas producciones de teatro.

¿Cuándo fue inaugurada la Ópera de Sidney?

La Ópera de Sídney fue inaugurada por la Reina Isabel II ​ el 20 de octubre del año 1973 en conjunto con el Duque de Edimburgo. Esta ceremonia de inauguración contó con fuegos artificiales y una representación de la novena Sinfonía de Beethoven.

Otras presentaciones que se pudieron apreciar durante la inauguración fueron la participación de la Orquesta Sinfónica de Sídney con la dirección del músico holandés Willem van Otterloo, el “Sydney Philarmonia Choir” y el “Sydney Philarmonía Motet Choor”. El día después de la inauguración tanto la Reina Isabel y el Duque de Edimburgo realizaron una visita protocolaria a las instalaciones y a todo el complejo.

A pesar de que la inauguración de la opera de Sidney estuviese a cargo de estos monarcas, antes de que ocurriera esto ya se habrían realizado varias presentaciones tanto dramáticas como musicales en la ópera de Sidney. La primera presentación fue la del actor y cantante afroamericano Paul Robeson la cual fue realizada en el año 1960 en los andamios de la construcción.

Una vez finalizada la construcción de la ópera de Sidney, la primera interpretación artística que se realizó fue el 31 de octubre del año 1972 en la Sala de Música, esta presentación estuvo a cargo del Cuarteto de Cuerdas Fidelio, Lauris Elms y Donald Westlake. No sería sino hasta el 10 de abril del año 1973 que se llevó a cabo el primer recital con público en el complejo, en esta oportunidad sería la pianista Rómola Constantino quien daría un recital en la Sala de Conciertos.

Luego de la inauguración, la primera representación pública se realizaría el 28 de septiembre del año 1973 con la presentación de la ópera “La Guerra y la Paz” dirigida por el compositor ruso Serguéi Prokófiev.

En este artículo pudimos conocer acerca de la Ópera de Sidney, una de las obras arquitectónicas más relevantes de Australia y del mundo, este mérito se debe a que su diseño rompe con la visual del paisaje y hace que resalte sobre todo lo que esté a su alrededor. A pesar de los problemas que se produjeron durante su construcción esta magnífica obra pudo ser terminada y es hoy uno de los principales centros culturales del mundo. También te pueden interesar los siguientes artículos:

Leave a Comment