≡ Menu

Biblioteca Nacional de España, un organismo con grandes ejemplares

La Biblioteca Nacional de España, es un lugar muy especial donde se alberga una gran colección de obras de la literatura, manuscritos, dibujos, fotografías,  entre otras adquisiciones, que son parte del patrimonio de los españoles y que están a disposición del público interesado, esta organización cuenta con la más alta tecnología para el acceso de todos sus servicios. Te invitamos a descubrir un poco más de este interesante lugar.

BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

Historia de la Biblioteca Nacional de España

La historia de la Biblioteca Nacional de España o como también se le conoce BNE por sus siglas, es un ente autónomo que está vinculado a la administración General del Estado de España, cuenta con una personalidad jurídica independiente para su gestión administrativa y se rige por los lineamientos estratégicos establecidos por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el cual controla y evalúa la gestión administrativa de la biblioteca.

El objetivo principal de la Biblioteca Nacional de España es agrupar, coleccionar, clasificar, conservar los fondos bibliográficos, así como resguardar aproximadamente más de treinta millones de publicaciones españolas desde el siglo XVIII, como los relacionados con textos, boletines, cartografías, litografías ilustraciones, dibujos e ilustraciones, partituras musicales y catálogos, publicaciones, discursos, entre otros.

La Biblioteca Nacional de España divulga éste legado bibliográfico por medio de catálogo en donde se tienen registrados todas las fuentes bibliográficas de la biblioteca, cuenta con los servicios de sala de consulta en su sede y por medio de las herramientas tecnológicas ofrece los servicios de información a través de la página web, servicios de información especializada y el préstamo de material bajo la figura de préstamo interbibliotecario.

La búsqueda a través del medio digital de la información resguardada en la biblioteca es por medio de los recursos en línea denominado Biblioteca Digital de Hispánica BDH, por medio de la tecnología digital el usuario tiene acceso de manera libre y gratuita lo que permite la consulta, lectura y descarga de los documentos digitalizados.

A continuación se presentan los antecedentes de la Biblioteca Nacional de España:

Orígenes

Para el 29 de diciembre del año 1711 el rey Felipe V aprobó el plan de creación de la Real Biblioteca,  el cual  le fue presentado por los españoles el jesuita y confesor real Pedro Robinet y por el escritor y político Melchor de Macanaz, este hecho fortaleció la sociedad del siglo XVIII, permitiéndoles a  sociedad renovarse en los conocimientos relacionados con la historia española y en especial lo relacionado con la monarquía. Por lo cual se procedió a la construcción de la sede principal de la Real Biblioteca entre las edificaciones de la Real Alcázar de Madrid y el Real Monasterio de la Encarnación de las monjas agustinas recoletas en Madrid.

La Real Biblioteca dio su apertura pública el 1 de marzo de 1712, para el 2 enero del año 1716, el rey Felipe V estableció a través del Decreto Real, que la información contenida en la Biblioteca pasaba a ser de carácter público por lo que la misma estaba abierta a todos los estudiosos de la época, igualmente se establecieron las primeras normativas formales para el buen funcionamiento.

El material bibliográfico con el que contaba la Biblioteca Real, eran libros y documentación pertenecientes a la colección de los reyes de España Felipe IV y Felipe V, además de colección de libros de aproximadamente 6500 volúmenes provenientes de Francia. Igualmente se le dio entrada a la Real Biblioteca, la colección de libros del movimiento de los  austracistas liderados el archiduque Carlos de Austria,  el cual que pretendía la corona de España por lo cual le declararon la guerra a la monarquía española  y  la perdieron  la misma se efectuó en los años de  1701 a 1713. La colección bibliográfica fue creciendo ya que le fueron donadas bibliotecas privadas de los distinguidos de la sociedad aristocrática como los  del militar español el conde de Aguilar y el duque de Medinaceli. Para el año de 1715, la Real Biblioteca contaba con 30.000 libros, 1290 manuscritos y una colección de más de 20.000 medallas y condecoraciones militares y civiles.

BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

El año de 1716 se instituyó  la figura del depósito legal, el cual estableció que era una orden depositar en la biblioteca reproducciones de las publicaciones editadas en el país, esta situación fortaleció la colección de ejemplares extensamente, posteriormente para el 11 de mayo de 1750 se emitió una Real Orden, la cual establecía que la Real Biblioteca podía indagar sobre las obras puestas en venta en las diferentes librerías, por lo que se podía seleccionar aquellos ejemplares los cuales la biblioteca no poseía y de forma inmediata pasarían a formar parte de su colección.

Producto de una investigación realizada por la Biblioteca Real, llevada a cabo por el escritor y archivólogo español Cristóbal Rodríguez con el apoyo del religioso español Juan de Ferreras y García, publicaron para el año 1738 el libro Bibliotheca Universal de la Polygraphia Española, fue la primera de una serie de libros relacionados con la paleografía española, estas obras establecieron las técnicas para leer o descifrar documentos antiguos, el lugar de procedencia y el momento histórico que fueron escritos.

En esa misma época donde Juan de Ferreras, era el bibliotecario mayor o la máxima autoridad de la biblioteca Real, se elaboraron los índices y catálogos públicos, esta tarea estuvo a cargo del bibliotecario Juan de Iriarte quién elaboró para el año de 1729 el Regia Matritensis Bibliotheca Geographica et Chronologica – Catálgo de mapas de Madrid y formas cronológicas, éste documento es considerado el primer catálogo de la biblioteca, posteriormente elaboró el Regia Matritensis Bibliotheca Mathematica – Catálogo de matemáticas y el Regiae Bibliothecae Matritensis Codices Graeci – catálogo de manuscritos griegos.

El 19 de junio del año de 1761, el rey Carlos III, dictó una Real Orden que le daba atributos a la Biblioteca Real para la creación de una Imprenta Real el cual ponía de relieve la función editorial de la biblioteca, con los más prestigiosos editores de la sociedad, encuadernadores y grabadores de la época, la Real Orden también señalaba que el bibliotecario mayor se le otorgaba el cargo de Director de la Biblioteca Real  y los bibliotecólogos a su cargo pasaban a ser asistentes de la Casa Real, lo que les daba prestigio y privilegios sociales y económicos adicionales.

BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

Siglo XIX 

Para el siglo de XIX, específicamente en el año de 1809 hasta el año de 1896, la Biblioteca Nacional de España cambió a varias sedes en ese periodo de tiempo también se produjo en España la Desamortización Española,  proceso cuyo objetivo era la expropiación forzosa de terrenos y bienes a aquellos propietarios que las habían heredado para venderlas y poder generar riquezas al Estado,  producto de éstas expropiaciones las  obras fueron depositadas en la biblioteca real.

Por lo que para 1837 la monarquía creó comisiones científicas y artísticas para catalogar las obras provenientes de lugares religiosos. Con la aplicación de éste proceso de Desamortización se identificaron 70.000 obras provenientes de los conventos e iglesias.

Igualmente pasan a la biblioteca los objetos y obras que se encontraban en la Biblioteca de las Cortes,  el cual fue fundada en el año de 1815 y desamortizada 1838. Posteriormente se decretó por Real Orden la Desamortización Cultural y por este concepto ingresó a la Biblioteca Real, los bienes culturales las catedrales, cabildos, monasterios inclusive las colecciones de obras de arte ubicadas en las catedrales de Ávila y Toledo.

El 28 de noviembre del año de 1836, se establece un decreto en el cual la Biblioteca Real cambia de denominación y pasa a llamarse Biblioteca Nacional y dependerá del Ministerio de la Gobernación de la Península, para el año de 1857 se establece y se aprueba el primer marco normativo de la Biblioteca Nacional, entre otras consideraciones establecer que la biblioteca debe de crear un premio anual para lo cual debería y convocar anualmente a participantes y el premio al ganador era la publicación de su libro, estas convocatorias incitó  a los escritores y  colmó de prestigio a la biblioteca ya que era la principal institución impulsora de trabajos bibliográficos en España.

Para el año de 1876 la Biblioteca Nacional poseía alrededor de 300.000 libros, 250.000 folletos y aproximadamente 31.000 manuscritos, esta cantidad de obras fue la causa  principal por la que la Sede de la misma requería de una mudanza frecuente, ya que los espacios no tenían la capacidad suficiente para la cantidad de obras que poseía. En el año de 1857 se iniciaron los trabajos para el diseño del proyecto de construcción para una nueva sede, en el año de 1864 se seleccionó el diseño del arquitecto español Francisco Jareño y Alarcón.

La reina Isabel II colocó la primera piedra para el inicio de la construcción el 21 de abril del año 1866 del Palacio de Archivos, Bibliotecas y Museo, en el paseo de Recoletos en la ciudad de Madrid, por deficiencias financieras las obras tardaron mucho tiempo en concluir igualmente el diseño original fue modificado en varias oportunidades. En el año de 1884 el arquitecto español Antonio Ruiz de Salces, sustituye a Francisco Jareño y Alarcón para la construcción del edificio y para el año de 1892 finalizó las obras de construcción, el procesos de adecuación interna finalizó el 16 de marzo, fecha en la cual se inauguró la nueva sede de la Biblioteca Nacional.

BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

Siglo XX

Para el inicio del siglo XX, se estableció el Real Decreto con fecha 18 de octubre de 1901, en el cual se aprobó  el Reglamento de las bibliotecas públicas del Estado y estableció que la Biblioteca Nacional pasaba a ser el ente rector de todas las bibliotecas de España, éste instrumento legal derogó el Real Decreto del año 1857.

El director de la Biblioteca Nacional para el año 1901, fue el escritor y filósofo español Marcelino Menéndez Pelayo, él impulsó la producción de catálogos especializados, como por ejemplo Catálogo de los Manuscritos árabes, el cual fue elaborado por el escritor y abogado español Francisco Guillén Robles, los Catálogo de los retratos de personajes españoles de 1901 y en 1906 el Catálogo de la colección de dibujos originales de la Biblioteca Nacional, elaborados por el escritor y pintor español Ángel María de Barcia. Igualmente durante el período de Menéndez Pelayo, se impulsó la edición de revistas como la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, ésta gestión administrativas de dio un gran impulso al desarrollo de la actividad de la biblioteconomía en España, que está ligado con el estudio, organización y administración de las bibliotecas.

El ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, organismo de adscripción de la biblioteca para el año de 1930, crea la fundación dedicada a la dirección, ejecución de las acciones y actividades beneficias el Patronato de la Biblioteca Nacional y designa al bibliotecario y miembro de la Real Academia Española Miguel Artigas como director de la Biblioteca Nacional, Miguel Artigas junto a la Fundación del Patronato inician el proceso de adecuación y ampliación del edificio de la Biblioteca Nacional,  así como la reforma administrativa de los servicios que presta la biblioteca, entre las que se pueden señalar la organización del Salón de Lectura, la construcción de la Sala General y la ampliación de los horarios de atención al público.

Poco antes del inicio de la Guerra Civil Española en el año de 1931, fue nombrado director de la Biblioteca Nacional, el filósofo y bibliotecario español Tomás Navarro Tomás, él fue pieza clave para la salvación del Patrimonio bibliográfico español ya que con el desarrollo de la guerra la biblioteca tuvo que cerrar sus puertas, él lideró el resguardo de la colección bibliográfica las cuales fueron resguardados en un primer término en las Torres de Serranos una edificación medieval ubicada en Valencia – España, para posteriormente fueran enviadas a Ginebra – Suiza.

En ese mismo periodo bélico las colecciones de otras bibliotecas públicas y privadas, de centros religiosos, las ubicadas en palacios reales y en casas particulares, fueron también trasladadas a la Biblioteca Nacional, se estima que la biblioteca recibió aproximadamente 500.000 piezas para su resguardo, muchas de éstas piezas no pudieron ser devueltas a sus dueños después de terminada la guerra, la infraestructura del edificio de la Biblioteca Nacional sufrió los estragos de los bombardeos, sin embargo las colecciones que quedaron resguardadas en la biblioteca, no sufrieron daños.

Una vez finalizada la guerra en el año de 1930, se designa nuevamente como director de la biblioteca a Miguel Artigas, se establecen nuevos controles para la catalogación de la colección bibliográfica. Se organizan exposiciones entre las cuales entre las cuales destacan las dedicadas al famoso escritor español del siglo XVI Miguel de Cervantes, así como la exposición Un milenio del libro español.

BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

Para la década de los años 1950,  se establecieron reformas administrativas para el funcionamiento de la Biblioteca Nacional, entre las cuales se  destaca la del Decreto Orgánico de fecha 8 de marzo del año 1957 y su Reglamento, los cuales establecieron una reorganización de los servicios de la biblioteca, que el Director tenía que ser miembro del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogas, ente con las facultades rectoras para la organización de archivos, bibliotecas y museos, el Reglamento también estableció la reducción de las funciones del Patronato de la Biblioteca Nacional  creado en el año de 1930. En ese mismo año de 1957, se publica un nuevo Decreto de Depósito Legal,  el cual tenía como principal objetivo el cumplimiento por parte de los impresores y editores a  cumplir con el establecimiento legal de depositar en la Biblioteca Nacional los ejemplares de sus publicaciones.

La Biblioteca Nacional, como ente rector de carácter nacional creó en el año de 1970 el Instituto Bibliográfico Hispánico, que fue el encargado de la coordinación y control del Servicio Nacional de Información Documental y Bibliografía, el Depósito Legal y a Comisión Nacional de Planificación y Coordinación Bibliográfica, fortaleció las funciones de la Hemeroteca Nacional la cual había sido creada en el año de 1941.

Para el año de 1978 los fondos de colección de la biblioteca estaban en aproximadamente 413.000 obras y brindaba un servicio a 412.500 lectores anuales.

En el año de 1982, se inició el proyecto para la automatización de la Biblioteca Nacional, por medio del Sistema Automatizado de Biblioteca Nacional – SABINA, para el año de 1985 se establece el Real Decreto donde se integran al sistema las funciones de la Biblioteca Nacional con las del Instituto Bibliográfico Hispánico, la Hemeroteca Nacional y el Centro del Tesoro Documental y Bibliográfico. Para este mismo año la Biblioteca Nacional de España es declarada como: “la institución bibliotecaria superior del Estado y la cabecera del Sistema Español de Bibliotecas.”, para el año de 1991 se fortalece el sistema automatizado de los procesos llevados a cabo por la biblioteca con la instalación del Sistema Automatizado de la Biblioteca Nacional – ARIADNA.

En el año de 1980 se comienza el proyecto para la construcción de una segunda sede de la Biblioteca Nacional, la cual se edificaría en la población de Alcalá de Henares, la misma fue inaugurada en el año de 1993.

Por Real Decreto el 31 de octubre del año 1991, se le da el ejecútese al Estatuto de la Biblioteca Nacional como Organismo Autónomo y se amplían los servicios con la inclusión los departamentos de información de Genealógica y Heráldica, Información General y Documentación Bibliotecaria, para el año de 1995, la Biblioteca Nacional inaugura el Museo del Libro y sigue fortaleciendo su plataforma automatizada, para el año de 1996 la biblioteca constituye su sitio y dominio web en internet.

Siglo XXI 

Para el año de 2008 la biblioteca presentó el recurso en línea a través de la Biblioteca Digital Hispánica, se vinculó con las redes sociales y páginas que gestionan contenido entre las que se encuentran Facebook,  web 2.0, Twitter, YouTube, Slideshare, Flickr y WordPress.

Con el Real Decreto del 30 de Octubre de 2009, se aprueba el Estatuto de la Biblioteca, el cual entra en vigencia el 11 de noviembre de ese mismo año, se cambia la denominación de Biblioteca Nacional por Biblioteca Nacional de España. Con las facultades establecidas en el nuevo Estatuto de la biblioteca, se garantiza la representación de la misma en las diferentes comunidades autónomas españolas, así como en las universidades en las cuales el Patronato de la Biblioteca Nacional  tiene alguna injerencia, establece igualmente el cambio del procedimiento para elegir al Director General el cual indica que el mismo será designado oficialmente por Real Decreto, previo conformación del Curriculum Vitae del candidato por parte del Real Patronato y del Consejo de Ministros elevado por el Ministro de Cultura.

Para el año de 2009, la Biblioteca Nacional de España comenzó el proyecto de digitalización conjuntamente con la organización de Internet Archive con la finalidad de preservar la información archivada en sus sistemas informáticos con el dominio .es.

Para el 5 de mayo del año 2010, los miembros del Consejo de Ministro del Gobierno de España, decidieron bajar la jerarquía del cargo de Dirección General de la Biblioteca Nacional de España a Subdirección General.

En octubre del año 2010 la Biblioteca Nacional de España produjo e inauguró el Quijote Interactivo, está una digitalización de la obra de Cervantes Don Quijote de la Mancha, en el cual hay mapas interactivos y se muestran las actividades realizadas cotidianamente en el siglo XVII.

La Biblioteca Nacional de España, también tiene lazos de cooperación internacional con Portugal y colabora con la base de datos del sistema Dialnet, que publica información científica y enlazan los autores que coinciden en la base de datos que ambos países manejan, para el 15 de noviembre del 2010, la biblioteca presentó el Catálogo bibliográfico de la Colección de Incunables, los cuales se refieren a los documentos que fueron impresos ante del año 1500, éste catálogo pertenece a la autoría de Julián Martín Abad, Jefe de los Servicios y Manuscritos Incunables de la Biblioteca Nacional de España, la cual cuenta con 2300 ediciones y 3160 ejemplares.

Con motivo de la celebración del tricentenario de la Biblioteca Nacional de España, el 13 de diciembre del año 2011 los reyes de España inauguraron la exposición Biblioteca Nacional de España: 300 años haciendo historia.

BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

Museo de la Biblioteca Nacional de España

La Biblioteca Nacional inauguró para el año 2007.  el Museo de la Biblioteca Nacional dentro de sus instalaciones, para la puesta en práctica de esta iniciativa se fortalecieron los servicios a prestar en las áreas de cultura y educación, éste museo sustituyó anterior Museo del Libro.

Los objetivos del museo de la Biblioteca Nacional de España es ejecutar la oferta formativa, cultural y de ocio de la biblioteca y establecer el programa de divulgación de las colecciones. El museo cuenta con ocho salas por medio de las cuales los visitantes pueden tener información sobre la historia del libro  a través de una visita guiada el cual tiene una  duración aproximada de 60 minutos que  incluye la visita a cada una de las salas que a continuación se indican:

  • Sala 1: Recorrido de la historia de la Biblioteca Nacional de España, de una manera interactiva por medio de maquetas.
  • Sala 2: Muestra al visitante el trabajo realizado por los bibliotecólogos.
  • Sala 4: Sala de Exposiciones diversas con colecciones y obras  propias de la Biblioteca Nacional de España.
  • Sala 5: Recorrido histórico donde se muestra la pieza más antigua del museo el Códice de Metz un calendario astronómico hasta los últimos avances con internet.
  • Sala 6: Ocupado por talleres donde se ejecutan actividades educativas y culturales.
  • Sala 7 o Sala Don Quijote: Lugar donde se ubica  la colección de Miguel de  Cervantes  y donde Don Quijote es el personaje principal de la Sala, la misma cuenta con recursos audiovisuales y de multimedia para interactuar con el público.
  • Sala 8: Se ubica una máquina de encuadernar del siglo XIX, en la misma se celebran exposiciones, talleres, conferencias, entre otras actividades.

Sedes de la Biblioteca Nacional de España

Para el año de 1711 se crea la Biblioteca Real, ubicada en el pasadizo que une la edificación de la Real Alcázar con el Monasterio de la Encarnación en Madrid, en ese lugar  se realizaron las actividades  de la biblioteca  hasta el año de 1809.

En el año de 1809 con motivo de la ampliación de la plaza que se ubica al frente del Palacio Real, se reubica la Biblioteca Real en el Convento de los Trinitarios Calzados que está ubicado en la Calle Atocha en Madrid.

Para el año de 1819 y debido a los reclamos realizado por los frailes del Convento de los Trinitarios Calzados, la sede de la Biblioteca Real es reubicada en el Palacio Real donde se celebraban las sesiones el Consejo de Almirantazgo.

Un nuevo traslado ocurre en el año de 1835, en esta oportunidad se traslada la sede de la Biblioteca Real a una propiedad del Marqués de Alcañices, la misma se sitúa en lo que es hoy la calle Arrieta.

El 21 de Abril se inicia la construcción del Palacio de Museos Archivo y Biblioteca Nacionales situado en el Paseo de Recoletos en Madrid, allí se ubicaría la Biblioteca Nacional hasta el día de hoy que se le conoce a la biblioteca como Biblioteca Nacional de España.

En el año de 1993 se inauguró una segunda sede del edificio de la Biblioteca Nacional de España, el cual está ubicado en el campus universitario de Alcalá de Henares, el mismo cuenta con seis torres, en los cuales se concentran aproximadamente 250 kilómetros de anaqueles contentivos de libros y tiene la capacidad de acoger  a más de quince millones de documentos de diferentes índoles.

Organización y salas

La Biblioteca Nacional de España es un órgano dependiente del Ministerio de Cultura, también cuenta con un órgano superior consultivo representado por el Real Patronato. La Estructura organizativa de la Biblioteca Nacional de España es la que a continuación se indica:

  • Dirección General
  • Dirección Técnica con la Coordinación de Colecciones, y los Departamentos de: Adquisiciones e Incremento del Patrimonio; de Bellas Artes y Cartografía; de Música y Audiovisuales; de Manuscritos, Incunables y Raros; de Preservación y Conservación de Proceso Técnico; de Referencia y la Sección de Archivo.
  • División de Procesos y Servicios Digitales: con las áreas de: Biblioteca Digital; de Gestión del Depósito de las Publicaciones en Línea, y los Servicios de: Difusión de Contenidos Digitales, Portales y Redes Sociales; y de Gestión de Sistemas Bibliotecarios y Proyectos y Desarrollos Bibliotecarios.
  • División Cultural con las áreas de Difusión; Actividades Editoriales y el Servicio de Museo.
  • Gerencia, con las siguientes Áreas: Coordinación de Proyectos, de Recurso Humanos y Materiales, Gestión Económica y Presupuestaria, Seguridad y Mantenimiento, Coordinación de Informática y Asuntos Jurídicos

La Biblioteca Nacional de España cuenta con las siguientes Salas

  • Sala María Moliner: Consulta de obras literarias generadas por los depósitos legales.
  • Sala de Alcalá de Henares, en este lugar se encuentran las obras literarias generadas de las colecciones.
  • Sala Cervantes: En esta sala se puede consultar obras antiguas impresas en los siglos XVI, XVII y XVIII.
  • Sala Goya: En este espacio se consulta el material gráfico y cartográfico.
  • Sala Barbieri: Consulta de la colección musical y audiovisual.
  • Sala Larra: Consulta de información generada por la Prensa y Revistas.
  • Sala de Información Bibliográfica: Espacio donde se ubica la información publicada a través de las obras literarias.
  • Sala de Documentación Bibliotecaria: En esta sala se ubican las obras de temas especializados, relacionadas con biblioteconomía, Documentación, Archivística, Museología.

Colecciones históricas de la Biblioteca Nacional de España

La Biblioteca Nacional de España contiene una colección de obras las cuales fueron adquiridas a lo largo de su historia, por diferentes vías, como la donación, la compra o la asignación a través de poder testamentario, a continuación se mencionan algunas de ellas:

Colección de la Biblioteca de Ultramar, se le otorga a la Biblioteca Nacional de España, por Real Orden de fecha 6 de mayo de 1899, la colección de la Biblioteca del Ministerio de Ultramar, ente encargado para la época  de la conquista los registros sobre la información de las colonias españolas del imperio Español.

Colección de Cayetano Alberto de la Barrera, fue bibliotecario de la Biblioteca Nacional Española en el siglo XIX, un coleccionador de las obras de Miguel de Cervantes, estableció en su testamento dejar sus libros a la Biblioteca Nacional en el año de 1872.

Colección Francisco Asenjo Barberi, sus obras  fueron adquiridas después del proceso testamentario a la Biblioteca Nacional de España en el año 1894, la misma está compuestas por partituras pertenecientes a la edad media hasta el siglo XIX, biografías, libretos de zarzuelas, entre otras publicaciones, igualmente en el año de 1999 la Biblioteca adquirió aproximadamente 200 obras del compositor para completar toda su colección.

Colección Manuel Rodríguez Castellano, una adquisición de estampas fotográficas de la época de 1871.

Colección Eduardo Comín Colomer donadas a la Biblioteca Nacional de España por la viuda Julia Martín en el año de 1975, obras relacionadas con la masonería, el anarquismo, el terrorismo, los inicios del Partido Comunista de España, entre otras obras.

Colección del Duque de Osuna, incluida en el año de 1886 en la Biblioteca Nacional de España. La colección de los Osuna, se considera la colección más relevante del siglo XIX , por los manuscritos que datan de los años 1500, ya que la familia Osuna tenía incluida en su colección la biblioteca del Márquez de Santillana y de los Condes de Benavente.

Colección Gómez-Imaz, este personaje tenía una colección privada sobre documentos de la Guerra de Independencia Española, esta colección fue adquirida a través de una subasta pública realizada por la casa Saskia-Sotheby’s en mayo de 1977, por el Centro Nacional de Tesoro Documental y Bibliográfico, en el que se consiguió 148 lotes de los 244 subastados, las obras incluidas en la adquisición eran del siglo XVIII y XIX, los cuales estaban integrados por manuscritos, documentos personales, periódicos y revistas.

Colección Graiño, la misma está compuesta por libros filipinos, la Biblioteca Nacional de España los adquirió a través de los herederos de Graiño, los hermanos Suárez en el año de 1959, son consideradas piezas únicas y están escritas en lenguaje indígena: tagalo, pangasinán, cebuano y bisaya.

Colección Condeminas, es una colección de obras de cartografía, geografía y relatos de viajes antiguos, así como libros y bitácoras de navegación, estas obras fueron donadas en el año de 1969.

Colección Juan María Guelbenzu, la Biblioteca Nacional de España, adquirió de Fernando Rico Barrios la biblioteca de Juan María Guelbenzu, que contiene 2200 partituras impresas y 50 partituras manuscritas, estas partituras en su mayoría son del estilo clásico y románticos germanos, ópera italiana y música española pertenecientes a los siglos XVIII y XIX.

Colección de Libros Chinos, la Biblioteca Nacional de España posee más de cien de libros que datan de los siglos XVI hasta el siglo XIX, impresos en caracteres chinos, en papel de arroz y con cubierta de hilo.

 

Si fue de su agrado éste artículo, te invitamos a visitar los siguientes enlaces:

 

Leave a Comment