≡ Menu

Sede de Beitou de la Biblioteca de Taipéi, en Taiwán

La increíble Sede de Beitou de la Biblioteca de Taipéi se ha distinguido por ser la primera biblioteca verde de Taiwán. Te invitamos a conocer sus interesantes instalaciones y cómo funciona el sistema ecológico implementado en esta edificación. Te interesará también su colección literaria y otros detalles peculiares.

Sede de Beitou de la Biblioteca de Taipéi

Historia de la Sede de Beitou de la Biblioteca Pública de Taipéi

La Sede de Beitou de la Biblioteca de Taipéi está ubicada en el distrito de Beitou, al norte de Taipéi, en la isla de Taiwán. Posee una distintiva estructura que resalta en el exuberante entorno verde del Parque Termal de Beitou, cerca del Museo de Aguas Termales.

Este edificio ecológico fue inaugurado en noviembre de 2006, siendo la primera biblioteca de este estilo en Taiwán, luego de ser reconstruida en 2001. La antigua Biblioteca de Beitou requería ser remodelada, razón por la cual en ese año se creó un equipo de proyecto para hacer de esta biblioteca una edificación de características sustentables y ecológicas.

Las autoridades encargadas sugirieron que el nuevo edificio debería adoptar la idea de la construcción verde, autosostenible y, al mismo tiempo, a partir de ella, educar a la gente sobre la protección del medio ambiente. Otra institución que destaca por sus impresionantes instalaciones es la Biblioteca Pública de Stuttgart.

En Beitou para la construcción de la biblioteca se aplicó lo que se conoce como “arquitectura verde”, que es el estilo de arquitectura inspirada en la época colonial de Taiwán cuando estaba bajo el dominio japonés y se procuraba evitar ocasionar daños a la naturaleza.

De acuerdo con las indicaciones de este estilo arquitectónico, se debía usar madera de los bosques de plantación, cultivados de forma sostenible, que son los que se mantienen por sí mismos, sin mermar los recursos existentes.

Asimismo, se requería el empleo de aceites de madera natural para proteger la estructura del clima y de los insectos y garantizar la funcionalidad tradicional.

Sede de Beitou de la Biblioteca de Taipéi

Así también se resaltó que las áreas y caminos que darían acceso a la edificación debían estar rodeadas de árboles, plantas y flores. 

Como resultado de todo este proceso de construcción fue que la Sede de Beitou de la Biblioteca de Taipéi sería considerada por muchos como una posada enclavada en un medio natural, que proporciona un refugio y descanso a los turistas cansados. Te recomendamos, igualmente, la lectura de la interesante Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

Arquitectura de la Sede de Beitou de la Biblioteca Pública de Taipéi

En la construcción de esta Sede de Beitou de la Biblioteca de Taipéi se aplicó en su totalidad la arquitectura verde, en ocasiones también denominada arquitectura sustentable o eco-arquitectura.

Ésta se define como un modo de concebir el diseño arquitectónico de manera sostenible, con la idea de optimizar los recursos naturales existentes, así como los sistemas de la edificación , y disminuir en gran medida el impacto ambiental de los edificios sobre el entorno y sus habitantes, aprovechando de manera eficiente y efectiva su localización.

El diseño de la Sede de Beitou fue llevado a cabo por la empresa taiwanesa Bio-Architecture Formosana (BAF), firma de diseñadores de interiores, fundada en 1999 por los arquitectos Ching Hwa Chang y Ying Chao Kuoin.

Sus instalaciones están dotadas de características y entornos ecológicos que la convierten en una de las arquitecturas de Asia oriental más eficientes energéticamente y respetuosas con el medioambiente.

Considerando que los centros culturales también pueden funcionar como elementos de unión entre la modernidad y las tradiciones, más en una época de homogeneización globalizada, esta sucursal de la Biblioteca Pública de Taipéi apostó por tener una arquitectura tradicional y sostenible.

La biblioteca cuenta con tres niveles, uno bajo tierra y dos en la superficie, debidamente acondicionados para funcionar como edificio ecológico con un mínimo consumo de agua y electricidad.

Sede de Beitou de la Biblioteca de Taipéi

Todo en ella, desde su ubicación hasta su cubierta, está pensado con el máximo respeto al medioambiente. La estructura se levantó con materiales reciclados, un tejado inclinado vegetal en el que se concentra la humedad y equipado con las células fotovoltaicas, que suministran la electricidad.

Para la comunidad, esta biblioteca constituye un punto de interés entre los lugareños y los turistas, ya que es el primer edificio de Taiwán calificado con un nivel de diamante en el sistema de certificación EEWH, según sus siglas en inglés: ecology, energy, waste and health, que se refieren a sus cuatro categorías: ecología, ahorro de energía, reducción de residuos y salud.

Este sistema EEWH, lanzado en 1999, es el que se ha dispuesto a ser empleado en Taiwán para valorar y reconocer las edificaciones ecológicas. Comprende nueve indicadores que se distribuyen en las cuatro categorías antes señaladas.

Dichos indicadores son: reducción de residuos de construcción, follaje, mejoras de desechos y alcantarillado, contenido de agua en el suelo; ahorro de energía referido a la iluminación, calidad ambiental interior, conservación del agua, reducción de emisiones y biodiversidad.

La implementación de este sistema está destinada a mitigar el impacto de los edificios en el entorno natural mediante el diseño sostenible.

Este sistema de certificación ambiental de Taiwán es comparable al método de calificación LEED, de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental de los edificios verdes de Estados Unidos y establece cinco niveles de reconocimiento: certificado, bronce, plata, oro y diamante.

La Biblioteca de Beitou fue distinguida como el primer edificio de Taiwán en recibir la certificación de “Edificio Verde”. en virtud de que su estructura se integra armoniosamente a su entorno natural. Los estudiosos la asemejan a una gran casa en el árbol que espera recibir a los visitantes.

Sede de Beitou de la Biblioteca de Taipéi

En mayo de 2008 fue galardonada con el nivel de diamante, siendo la primera biblioteca en obtener ese nivel como biblioteca de construcción ecológica. y, en otra oportunidad, se le otorgó el nivel de oro.

Los edificios ecológicos, como la sucursal de Beitou de la Biblioteca Pública de Taipéi, se centran en minimizar la contaminación y el daño que causan al entorno natural mediante el uso de materiales reciclados y la utilización eficiente del agua y la energía.

Para reducir el impacto global de lo construido en el entorno natural, los arquitectos pusieron en práctica las mejores lecciones aprendidas a este respecto, tanto creativas como ecológicas en esta sede.

En primer lugar, la biblioteca está construida completamente con madera en lugar de hormigón, ya que todos los sustitutos de la madera, incluidos el cemento y el acero, requieren mucha más energía para su producción que la madera.

Incluye en su estructura elementos verdes que la destacan por su singularidad arquitectónica, así como por las más de 60.000 obras literarias inglesas y chinas que los visitantes pueden leer con tranquilidad.

Incluso las maderas utilizadas durante la construcción proceden de bosques gestionados y no de selvas primarias. Estos bosques son aquellos en los que se aplica una administración y uso del terreno forestal con las debidas medidas para que conserven su capacidad regenerativa, su biodiversidad y su productividad.

Sede de Beitou de la Biblioteca de Taipéi

En segundo lugar, la luz del sol desempeña un papel importante en el diseño ecológico, por lo que las buenas y grandes ventanas son esenciales para un edificio energéticamente eficiente como lo es la Sede de Beitou de la Biblioteca Pública de Taipéi.

El edificio aprovecha estos grandes ventanales que van del suelo al techo para recoger la máxima cantidad de luz natural, con miras a reducir el consumo de electricidad para la iluminación, además de permitir disfrutar de los paisajes de la naturaleza.

Con unas aberturas bien diseñadas, la propia biblioteca puede iluminarse y refrigerarse de forma natural sin consumir mucha energía.

En tercer lugar, gran parte del tejado está recubierto de células fotovoltaicas que se utilizan para convertir la luz solar en electricidad, mientras que otra parte del mismo está cubierta con una capa de tierra de 20 centímetros de grosor para mejorar el aislamiento térmico.

Por último, el diseño inclinado del tejado permite recoger la escorrentía rápida de las precipitaciones, almacenarla y utilizarla posteriormente para el lavado requerido en las instalaciones sanitarias y para el riego de las plantas.

El objetivo de la arquitectura ecológica es que el proyecto funcione en armonía con las características y los recursos naturales que ofrece el lugar, y que se utilicen materiales cultivados o reciclados de forma sostenible en lugar de materiales nuevos procedentes de recursos no renovables.

Esta sucursal de Beitou está a pocos minutos caminando desde la estación de MRT de Xinbeitou y se puede llegar fácilmente abordando una de las 14 líneas de autobuses disponibles.

A pesar de ser una biblioteca que genera pocos ingresos, la misma ha tenido muchos efectos económicos positivos para la ciudad, en virtud de los miles de turistas que son atraídos cada año para visitarla.

Esto estimula la economía de los alrededores, incluyendo el turismo, el alojamiento, la restauración, las tiendas de recuerdos, etc.

Puede decirse que la Biblioteca de Beitou se ha convertido en un famoso punto de referencia local, a tal punto que esta sede de la Biblioteca Pública de Taipéi ha sido catalogada como una de las más bellas del mundo por flavorwire.com, prestigiosa e internacionalmente famosa revista de cultura virtual, ubicada en la ciudad de Nueva York.

Sistema ecológico de la biblioteca

Toda la biblioteca está integrada al entorno del parque y su infraestructura desempeña un papel activo en la preservación y mejora del medioambiente al ser eficiente en cuanto a energía y agua. Su sistema ecológico cubre aspectos fundamentales como:

Estructura de madera

Su infraestructura hecha de madera con sus grandes ventanas promueve el ahorro de electricidad en muchas de sus áreas.

Las maderas que se han utilizado para construir la biblioteca proceden, tal como se señaló, de bosques gestionados y no de bosques primarios o tropicales.

Ventanales

El diseño pensado con grandes ventanas sirve para ahorrar energía, ya que la gran cantidad de ventanas permite que la luz natural proporcione suficiente iluminación interior, y la ventilación reduce la necesidad de ventiladores y aire acondicionado.

Tejado

El tejado parcial de la biblioteca está cubierto por las células fotovoltaicas, que convierten la luz solar en electricidad, y está recubierto con 20 centímetros de tierra que proporcionan el apropiado aislamiento térmico.

Dado que la humedad del suelo tiene un efecto sobre la formación de este aislamiento, se han colocado diversas plantas resistentes a la sequía sobre el tejado verde, creando capa vegetal para lograr el deseado aislamiento.

Además de generar electricidad, la red y los propios paneles solares forman una gran sombrilla para bloquear el sol en el tejado.

De este modo, la biblioteca apenas necesita encender las luces durante el día, y la energía solar absorbida en esas horas de luz es suficiente para suministrar la energía necesaria para la noche.

Agua

La estructura de la Biblioteca Beitou también proporciona un mejor aprovechamiento del agua al capturar la lluvia y almacenarla de manera óptima, para ser ser utilizada en los aseos de la biblioteca.

Los estudiosos de esta temática señalan que el edificio ha sido diseñado cuidadosamente con características ecológicas, las cuales han hecho de esta edificación un santuario en la bulliciosa ciudad de Taipéi de edificios de hormigón.

El color, el material y la forma de la biblioteca hacen que ésta parezca crecer en el parque, lo que ilustra la armonía entre lo humano y lo natural.

Museo de las Aguas Termales

La biblioteca se encuentra junto a este museo, también conocido como Museo de la Primavera Caliente. Cuando se construyó la biblioteca, se optó por no demoler el edificio del museo, sino que se mantuvo intacto como edificio histórico.

Esta edificación fue originalmente una casa de baños construida por el gobierno colonial japonés en 1913 y en ella se conservan utensilios y estructuras de dicha época, que dan cuenta de su valor histórico.

En esa época este museo fue el baño público de aguas termales más grande del Este Asiático, que luego fue convertido en la sala de exhibición más importante de las fuentes termales de esta zona.

Entre los objetos valiosos, se puede apreciar allí la extraña “piedra de Beitou” o hokutolita, que se caracteriza por su gran dureza y coloridas hendiduras. La estructura de la edificación tiene arcos y columnas de estilo romano, que se conjugan armoniosamente con su interior de estilo japonés.

El museo ha aportado un gran sentido de la historia a todo el parque, y el público atraído por la biblioteca también ha aumentado el número de visitantes al museo. La historia y la cultura se han trasladado y transmitido.

Tanto la biblioteca como este museo se hacen eco mutuamente, ya que ambos utilizan principalmente estructuras de madera.

Patio trasero

Detrás de la biblioteca hay un elegante patio trasero, cuyo paisaje que lo rodea es abierto a la naturaleza y en él se han dispuesto sillas de piedra para que la gente descanse y disfrute del paisaje y la brisa.

Capacidad

La sede de Beitou de la Biblioteca Pública de Taipéi puede albergar en sus espacios más de 63 mil libros. Entre su acervo documental se incluye una gran colección dedicada a la conservación ecológica, con documentación científica valiosa sobre la preservación del medioambiente.

En cuanto a la capacidad de visitantes, en el 2011 la biblioteca recibió y atendió debidamente cerca de 600 mil visitantes, lo que resultó una cifra muy por encima de lo que habitualmente se había recibido, la cual se ha mantenido en los años siguientes.

Colección literaria

Los tres niveles de la instalación se han acondicionado para albergar y resguardar valiosa documentación que forma parte del acervo cultural de la región. En cada una de sus plantas se cuenta con extensiones de balcones que crean un espacio de lectura que se integra perfectamente al entorno natural que lo rodea, desbordando los aires de un idilio rural.

En su interior, los amantes de la palabra impresa pueden explorar una sección de periódicos y revistas especializadas de distintas temáticas clasificadas, pero primordialmente se enfoca en el tema ambiental y las metodologías de conservación. Dichas publicaciones se hallan distribuidas apropiadamente en las diversas estanterías de estos espacios.

Cuentan también con una sección de referencias para las búsquedas puntuales. Asimismo, el usuario puede tener acceso a una sección de búsqueda informática y una sección de documentación de la localidad.

Se han dispuesto zonas de libros en chino, en inglés y en otros idiomas relevantes según sea el número de hablantes del mismo. Los usuarios tienen, asimismo, acceso a la sección de colecciones especiales clasificadas apropiadamente para facilitar su oportuna localización.

En los balcones de lectura al aire libre se han dispuesto mesas y sillas cómodas para leer.

La colección literaria de esta obra maestra de la arquitectura ecológica ha sido adquirida de manera puntual con base en las solicitudes de sus usuarios y se han distribuido en estanterías de exposición de 110 cm, que dan una sensación de apertura y altura al interior.

Todos los muebles y la mayoría de las superficies interiores son de madera y las estanterías están por debajo del nivel de los ojos con la finalidad de crear la apertura del espacio. Todas las ventanas se mantienen abiertas, siempre y cuando el clima lo permita.

Para comodidad del usuario y para una óptima utilización de los libros y materiales didácticos y audiovisuales se evita la opresiva sensación de espacio cortado y recortado que se observa en la mayoría de las bibliotecas por las estanterías altas de grandes bloques.

El uso liberal de los cristales en las paredes ofrecen al público lector una visión completa del parque en el sur y del arroyo en los lados del norte, y también permite que la luz natural fluya hacia el interior, creando belleza, luminosidad y una vigorizante estimulación sensorial.

Lo que se ha creado aquí es un lugar en el que todos pueden aprovechar al máximo el derecho y el privilegio de leer dentro de un espacio que proporciona un tapiz tejido de sombra verde y un oasis aislado de soledad y contemplación.

Peculiaridades de la Sede de Beitou de la Biblioteca de Taipéi

La sucursal de la biblioteca de la ciudad de Taipéi, por su característica ecológica y autosostenible, se ha convertido en uno de los lugares más visitados como atracción turística en esta ciudad. Algunos entendidos en la materia aseveran que puede ser incluso más famosa que otras bibliotecas del sector.

Otra de sus características más atrayentes es la forma de su estructura, ya que su aspecto es diferente a la forma tradicional de una biblioteca. Se asemeja, más bien, a un gran arca que se ha enclavado en pleno espacio natural del Parque Beitou.

Muchos turistas acuden al lugar cautivados por sus alrededores ricos en ecología, rodeados de árboles. Se puede disfrutar allí del sonido de un arroyo que fluye y alegra el ambiente con apacible sonido del agua que corre, aunado al cantar y vista de los pájaros volando.

Otros usuarios expresan que la lectura de un libro se hace allí más placentera e incluso envidiable por la sensación de disfrute del paisaje circundante.

Es igualmente placentero apreciar y disfrutar la decoración del edificio en su exterior y en su interior en toda la extensión de sus dos niveles sobre el suelo y el subterráneo, lo cual se facilita, pues no es una biblioteca muy grande.

Los usuarios se pueden sentar en los tres confortables balcones, uno en cada nivel, apropiadamente acondicionados para la lectura y para la observación del paisaje que brinda el Parque Beitou, junto al Museo de las Aguas Termales de Beitou.

Esta cómoda zona de lectura exterior brinda la posibilidad de ser parte de la armonía del edificio con los elementos naturales que le rodean: luz solar, aire y agua.

Posee igualmente paseos arbolados en los que hay bancos, sillas y mesas, que permiten a los visitantes sumergirse en el entorno cerca del arroyo y el trinar de los pájaros como compañía. Salvo los sonidos ocasionales del tráfico, la sucursal de Beitou, ofrece un refugio tranquilo del ajetreo de la vida en Taipéi.

Muchos han podido apreciar que ninguna biblioteca de la zona urbana de Taipéi puede compararse con esta sede de Beitou, a pesar de estar rodeada del acero y del hormigón de los grandes edificios circundantes.

Por estar inspirada para cumplir el cometido de ser el primer edificio de Taiwán en recibir la certificación de “Edificio Verde”, se concibió con un generoso uso de las ventanas francesas para un mejor aprovechamiento de la luz natural, lo que hace que se funda con el entorno.

Estos ventanales inundan desde los cuatro costados el interior con abundante luz natural y ventilación, reduciendo el consumo de electricidad y mejorando la amplitud existente en la biblioteca.

Consecuente con ese cometido, la Biblioteca de Beitou es “verde” desde el interior hasta el exterior, sobre todo su tejado de paneles solares con almacenamiento de hasta 16 kW de energía.

Todo el edificio, incluidas las paredes, los escalones y el mobiliario, es de madera. Incluso la barandilla de madera de los balcones es también ecológica. Se utilizó, asimismo, pintura ecológica para reducir la cantidad de toxinas que se liberan en el medioambiente.

La forma de su diseño vertical conserva la energía al reducir la cantidad de rayos que causan calor que entran en sus salones.

Los expertos señalan que se debe hacer mención especial el tratamiento del agua de lluvia, la cual es recogida por el sistema de drenaje del tejado inclinado y es apropiadamente utilizada para regar las plantas de la biblioteca y descargar los inodoros.

Desde el frente, este edificio tiene la apariencia de una especie de cabaña de madera gigante en el bosque y desde la parte trasera, podría ser la estructura reutilizada del Arca de Noé. Dentro de este santuario de la lectura, los amantes de los libros se sumergen en las novelas y estudian con la luz moteada que brilla desde los árboles y a través de los grandes ventanales de la biblioteca.

El notable tejado inclinado, por ejemplo, está diseñado específicamente para el húmedo clima taiwanés, ya que protege el edificio de la acumulación de humedad y desde allí la condensación y el agua de la lluvia descienden hasta los canales de agua, que la reciclan para regar las plantas o para las cisternas de los inodoros.

Por otra parte, en estas instalaciones, las computadoras están a disposición del público, al igual que los archivos de documentos, los textos en chino y las colecciones de libros especialmente seleccionadas.

Como se señaló antes, la biblioteca es un santuario dentro de la jungla urbana taiwanesa de edificios de hormigón y deslumbrantes luces fluorescentes de las omnipresentes tiendas. Pero la placidez y tranquilidad que inspira esta biblioteca hace que el usuario se sumerja en este apacible ambiente y que se sienta relajado y, por ende, feliz.

Los arquitectos, concienciados con el medioambiente, seleccionaron únicamente madera y acero como materias primas para la construcción de este espacio público, lo cual ha hecho de la Biblioteca Pública de Taipéi, en Beitou, una belleza arquitectónica, construida según los principios ecológicos del diseño sostenible.

Podemos resumir los aportes que ofrece la Biblioteca de Beitou en cinco aspectos fundamentales:

  • Gran diseño del edificio con un agradable ambiente para la lectura, hacer fotos y relajarse.
  • Arquitectura respetuosa con el medioambiente.
  • Biblioteca pública que refleja la calidad de la ciudad.
  • Biblioteca de atractiva apariencia.
  • Hermosa estructura que realza la belleza natural de Beitou.

Muchos conocedores del lugar afirman que se puede decir que hay tanta gente que viene a la biblioteca a consultar e investigar en los libros de su excelente colección literaria, pero también hay gente que solo viene a visitarla y apreciarla por su solaz ambiente y su singularidad arquitectónica.

Si se desea llegar a esta biblioteca para leer y relajarse un poco, simplemente se toma en la estación MRT el metro de Taipéi que conduce a la estación de Xinbeitou. Desde allí solo seguir las señalizaciones de la ciudad que llevan al Parque Beitou y la biblioteca. Hay que subir una cuesta, pero sólo se tarda diez minutos en llegar a pie desde la estación (a paso tranquilo), disfrutando de la zona que es especialmente bonita y agradable.

La biblioteca ofrece sus servicios desde los días martes a sábado un horario comprendido entre las 8:30 y 21:00 y los domingos y lunes abre sus puertas de 9:00 a 17:00.

Reconocimientos y galardones

El proyecto cuenta con numerosos galardones y reconocimientos de diversas instituciones y organizaciones ambientalistas, que aprecian el valor ecológico que brinda la Biblioteca de Beitou a esta comunidad. Entre dichos galardones vale la pena mencionar:

  • Premio de Arquitectura de Taiwán.
  • Premio a la Excelencia en el Diseño de Edificios Verdes
  • Premio al Paisaje Urbano de Taipéi.

Estos reconocimientos son aparte de los ya señalados al ser nombrada una de las 25 bibliotecas públicas más bonitas del mundo para el año 2012 otorgado por el sitio web Flavorwire, y el de la certificación EEWH de nivel Diamante.

Leave a Comment