≡ Menu

Código de Hammurabi, primer tratado legal de la historia

El Código de Hammurabi es el sistema judicial y de orden civil más arcaico del mundo, se trata de la compilación de leyes más antigua de la historia de la humanidad por la cual se regía el imperio Babilónico. Te invitamos a conocer todo sobre este código a continuación.

CODIGO DE HAMMURABI

¿Qué es el Código de Hammurabi?

El código de Hammurabi es el tratado de leyes más antiguo y mejor conservado que se conozca; pertenece a la civilización mesopotámica, la cual se estableció entre los ríos Tigris y Eufrates, en la conocida zona del Oriente Próximo. Mesopotamia existió desde el período neolítico hace más de 3.000 años A.C y es el primer pueblo del cual se tiene referencia en el sumerio, por lo tanto, es considerada la primera civilización del mundo.

El nombre de este código se atribuye a su creador. Hammurabi fue el sexto Rey de la Primera Dinastía de Babilonia, quien durante su reinado logró unificar a Mesopotamia. Estuvo a cargo desde el año 1792 hasta el año 1750 antes de Cristo y convirtió a Babilonia en la mayor fuerza dominante para la época.

El Rey Hammurabi en los años finales de su reinado y vida, desarrolló un código que buscaba darle orden a la sociedad, en él se indicaron reglas, normas y regulaciones, que tenían la finalidad de controlar el comportamiento de las personas en la época. Con base en su contenido se le considera el primer documento de leyes escritas en la historia de toda la humanidad y fue llamado en honor a su creador como el Código de Hammurabi.

Este código fue esculpido en una estela, la cual es un tipo de monolito, que fue repicado y distribuido por varias ciudades de Mesopotamia. Incluso fue entregado como un trofeo de guerra a Susa, una antigua ciudad de los imperios iraníes de la época y una de las más importantes del Antiguo Oriente Próximo. Este código de Hammurabi fue entregado en la ciudad de Susa en el siglo XII antes de Cristo y fue encontrado en el año 1902 por Jacques de Morgan, un geólogo y arqueólogo francés, muy reconocido del siglo XIX.

El código de Hammurabi está conformado por 282 sentencias, ​que según el criterio del Rey Hammurabi mostraban una equidad jurídica entre el daño y el castigo. Para elaborarlas, tomó en cuenta la clase social a la cual pertenecía el agresor y la víctima. A propósito de ello, la sociedad en Mesopotamia estaba dividida en: hombres libres, siervos y esclavos; también tomaba en cuenta la intención del daño para la pena impuesta.

Con este código, el Rey Hammurabi intentaba controlar el desmedido poder que tenían los jefes de los clanes, en la sociedad mesopotámica existía la figura del cabeza de familia, quien accionaba con base en las costumbres y tenía el poder de matar o vender a los miembros de la misma. Era una estructura totalmente patriarcal.

La creación de Hammurabi está fundamentada en la ley del Talión,​ la cual es una principio jurídico de retribución, de allí se reconoce un pasaje de la biblia que dice “ojo por ojo y diente por diente” reseñado en el Libro de Éxodo correspondiente al antiguo testamento en el capítulo 21, versículo 24. También incluye el más antiguo principio de presunción de inocencia que se conozca, ya que se brinda la oportunidad de comprobar la inocencia o probar la falta por parte del acusador.

El código de Hammurabi fue escrito en el año 1750 antes de Cristo, el mismo en realidad fue la compilación de los diversos códigos que existían en algunas de las ciudades que conformaban el imperio babilónico. Luego de su descubrimiento en el año 1902 se encuentra ubicado en exposición permanente en el Museo de Louvre en París.

CODIGO DE HAMMURABI

Características del Código

El código de Hammurabi se encuentra escrito en acadio, una lengua semítica que se hablaba en la antigua Mesopotamia, la intención de escribirlo en acadio es que el código pudiera ser leído por cualquier persona alfabetizada. Sin embargo, tanto el prólogo como el epílogo del código fueron redactados en un lenguaje más fino y cuidado, porque se debía glorificar a Marduck, quien era el Dios Babilónico, al glorificar al Dios también se glorificaba al Rey Hammurabi.

Tomando en cuenta que una de las órdenes del Rey Hammurabi era que el código fuera colocado en las plazas de las ciudades para que todo el pueblo tuviera acceso a él, de modo que pudieran conocer las leyes y los castigos asociados, se escribió en el lenguaje más sencillo posible y este era el acadio.

El código de Hammurabi se encuentra tallado en una estela de diorita que mide 2,25 metros de altura y su zona más ancha mide 50 centímetros. En la parte más alta de la estela se puede reconocer al Rey Hmmurabi, el cual se encuentra de pie frente al Dios del Sol de Mesopotamia, el Dios de la equidad y la justicia llamado Shamash.

Por debajo de esta imagen tallada en bajo relieve se encuentran redactadas con caracteres cuneiformes del lenguaje acadio, cada una de las leyes que regirían a la sociedad mesopotámica. En esta enorme estela se distribuye el código de Hammurabi en 34 columnas, dispuestas de forma horizontal, ocupando toda la superficie de la roca en forma de cilindro.

CODIGO DE HAMMURABI

En los 282 artículos se reconoce la distribución social de Mesopotamia, donde los hombres libres de clase superior recibían mayores compensaciones y penas. Por otro lado, los libres simples o siervos que generalmente desempeñaban actividades asociadas a la agricultura y los esclavos, quienes se encontraban al cuidado de los dueños, eran marcados, sin embargo, podían tener derechos de posesión y también podían casarse con una mujer libre.

¿Quién era Hammurabi?

Según los cálculos y estimaciones fundamentadas en investigaciones y hallazgos arqueológicos, se estima que Hammurabi nació cercano al año 1810 antes de Cristo y falleció en el año 1750 antes de Cristo. Es conocido como el sexto rey de la Dinastía Amorrea babilónica de los amoritas, es decir, el sexto Rey de la primera Dinastía. Fue el sucesor de Sîn-Muballit quien reinó desde 1812 antes de Cristo hasta 1793 antes de Cristo y quien fuera su padre.

Babilonia era una de las tantas ciudades que existían en la llanura mesopotámica y con la finalidad de tener el control de las tierras fértiles declaró la guerra a otras ciudades mesopotámicas. Existían muchas culturas, pero la babilónica era la más avanzada y culta de todo Oriente Medio. El padre de Hammurabi ya había comenzado a dominar el centro de Mesopotamia, para cuando Hammurabi tomó el reinado, su padre había logrado la hegemonía sobre las ciudades-estado de Borsippa, Kish y Sippar.

Hammurabi llegó al trono en una situación geopolítica complicada, pues Eshnunna, una ciudad sumeria de la baja Mesopotamia, controlaba la parte alta del río Tigris, mientras que Larsa controlaba el delta del río. Adicionalmente a esta situación el rey Asirio Shamshiadad estaba buscando expandir su territorio.

CODIGO DE HAMMURABI

A pesar de las circunstancias, los primeros años del reinado de Hammurabi fueron décadas de paz y los dedicó a la construcción de obras que beneficiaban al pueblo babilónico. Sin embargo, en el año 1801 el reino de Elam invadió la llanura Mesopotámica, ante su ataque cayó el imperio de Eshnunna.

Como estrategia, Elam trató de generar una guerra entre el reino de Hammurabi y el reino de Larsa, sin embargo, ambos reyes lograron identificar la maniobra y en lugar de comenzar una guerra entre ellos, realizaron una alianza que logró derrotar al reino de Elam.

Por su parte, luego de la guerra Hammurabi no estuvo complacido con el desempeño del reino de Larsa en contra del reino de Elam, por lo que decidió avanzar hacia el sur de Mesopotamia y tomar el control de toda la zona meridional en el año 1763 antes de Cristo.

Sin embargo, en este avance hacia el sur había descuidado la zona norte, de modo que el resto del imperio Eshnunna se habían reorganizado, no obstante, Hammurabi de manera inmediata reorganizó las tropas y tomó el control del norte y arrasó con Eshnunna.

De esta manera, con tenacidad y constancia los ejércitos de Hammurabi también tomaron la ciudad aliada de Mari y el resto de los estados del norte, lo que hacía que Hammurabi estuviera en casi total control de Mesopotamia. Solo Alepo y Qatna en Siria, eran aún independientes, sin embargo esto se encuentra en entredicho, ya que fue hallada un estela de Hammurabi en Diyarbakır, donde claramente se reclama el título de «Rey de los Amorritas».

Fue así como Hammurabi fundó el imperio babilónico y unió a todo el mundo mesopotámico. De hecho, fue la época de mayor dominio y esplendor de Babilonia, ya que este rey logró unificar a los sumerios y a los semitas.

Hammurabi es mayormente reconocido por la creación de un código jurídico llamado “Código de Hammurabi”, pero más allá de eso, fue un rey que se ocupaba comprometidamente de su gente y eso se hizo evidente en las siguientes características de su mandato:

  • Trató de establecer un solo Dios, como estrategia de unificación entre las distintas religiones de sus súbditos.
  • Logró consolidar la tradición jurídica.
  • Protegió a la ciudad con murallas.
  • lo recaudado en impuestos y tributos era reinvertido en obras para el beneficio del pueblo.
  • Mejoró los sistemas de riego impulsando con ello la agricultura y el comercio a través de la construcción y mejora de los canales de navegación.
  • No se impuso ante los pueblos que habían sido colonizados por su imperio, se dedicó a la reconstrucción y mejora de estos, además de permitirles su religión.
CODIGO DE HAMMURABI

Lo que realmente debemos resaltar de Hammurabi fue su incansable búsqueda para que hubiera justicia en el imperio con respecto a sus súbditos, una evidencia clara de ello, es el código de Hammuranbi.

La humanidad ha tenido la suerte de hallar cartas y documentos, algunos de ellos escritos en tablas de arcilla que cuentan sobre las labores de Hammurabi, de cómo atendía su reino y de los compromisos que adquiría para con su pueblo. Hammurabi falleció en el año 1750 antes de Cristo y lo sucedió en el trono su hijo Samsu-iluna, sin embargo los reyes posteriores a Hammurabi no pudieron mantener su legado.

Historia del Código

El código de Hammurabi surgió de un deseo de complacer a los Dioses, aunque parece increíble, debemos recordar que estamos hablando de los años 1700 antes de Cristo. Si bien Hammurabi no se caracterizaba por sentirse identificado con alguna deidad, sintió que organizar el territorio haría felices a los Dioses.

El Código de Hammurabi consolidó un compendio de leyes que existían en algunas de las grandes ciudades de Mesopotamia, más otras tantas que fueron añadidas por él, con la finalidad de que todo el imperio se rigiera por las mismas leyes. El primer código fue colocado en el templo de Sippar y posteriormente el rey dio la orden para que se colocara en otros lugares del reino, preferiblemente los más concurridos y públicos, estos eran ejemplares similares a la estela del templo Sippar.

CODIGO DE HAMMURABI

De esta manera el rey Hammurabi lograba implementar una legislación que sería común en toda Mesopotamia, lo que le permitía a él como rey mantener un cierto orden social. Luego del reinado de Hammurabi, el imperio babilónico comenzó a perder terreno y poder, a pesar de haber sido un imperio fuerte durante un siglo más, con cada nuevo rey perdía dominio.

Fueron muchas las invasiones que se produjeron en Babilonia y el código de Hammurabi fue trasladado a la ciudad de Susa, lo que hoy conocemos como Juzestán en Irán, allí fue redescubierto el código en el año 1901. Luego fue trasladado a París para que fuera traducido al francés, este trabajo lo realizó el padre Jean-Vincent Scheil.

Posteriormente Georg Friedrich Grotefend, quien fuera un prestigioso lingüista alemán, lo estudió para descifrar la escritura cuneiforme. Hoy en día el Código de Hammurabi se encuentra en el Museo del Louvre, en París, Francia.

Leyes del Código de Hammurabi

A continuación comenzaremos a dilucidar cada una de las 282 leyes, reglamentos y normas que contiene el Código de Hammurabi y cómo a través de ellos el sexto rey de Babilonia logró sistematizar un código penal y civil en la antigua Mesopotamia.

CODIGO DE HAMMURABI

Siendo un documento tallado en piedra se conserva muy bien, sin embargo, faltan algunas partes que no son totalmente legibles. El código de Hammurabi norma de alguna manera las situaciones cotidianas que se presentaban en el día a día de Mesopotamia, permite reconocer la estructura social, ya para la fecha existían las clases sociales y estas eran tratadas de diferente manera en cuanto a las leyes, reglamentos y penalizaciones.

Por ejemplo, los salarios variaban si se trataba de un hombre libre o no y también si era mujer u hombre, por lo que la historia de la segregación de géneros se remonta a esas fechas, sin embargo hay que resaltar que el código de Hammurabi también toma en cuenta los derechos de la mujer. También hace mención al precio de las cosas y servicios, así como la responsabilidad profesional.

En este código se contempla cómo es el funcionamiento judicial, el cual quedaba claramente establecido que era impartido por un tribunal, las sentencias debían quedar por escrito y en última instancia se podía apelar al Rey.

A través de sus leyes se detalla cada una de las penas asociadas a los delitos o crímenes y es cuando surge la similitud bíblica del “ojo por ojo y diente por diente”. Se trata la actividad agropecuaria, el daño a la propiedad, el derecho de los esclavos, y se distinguen diferencias entre homicidio, muerte y lesión. Los castigos varían dependiendo de la víctima.

CODIGO DE HAMMURABI

No se podían realizar falsas acusaciones, porque si no eras capaz de comprobar el daño corrías peligro de muerte. Claramente se indicaba que si alguien acusaba a otro de homicidio y no presentaba pruebas, el acusador sería castigado con pena de muerte.

Se tenía que estar bien seguro al momento de acusar a alguien por practicar brujería, la manera como podría librarse esa persona de la acusación era definitivamente sabiendo nadar, ya que sería arrojado al río y si salía de él significaba que estaba puro y salvo, por lo que el acusado quedaría con las propiedades del acusador y este último recibiría la pena de muerte.

No había posibilidad de que un juez, luego de dictar y firmar el escrito de una sentencia, se arrepintiera de la misma, ya que de hacerlo debería pagar 12 veces lo que motivó la causa y además sería destituido de su puesto por siempre. Ni pensar lucrarse con una sentencia, las torturas y castigos eran aleccionadores.

No había posibilidad de ser cómplice de un robo, ya que el ladrón sería castigado con la muerte y aquel que compró los bienes robados también. Todas las transacciones de compra tenían que tener un testigo, pues si una persona recibía un bien por compra y por custodia pero no habían testigos, era acusado como ladrón y los ladrones eran penados con la muerte.

CODIGO DE HAMMURABI

Sin embargo, había oportunidad en algunas situaciones de resarcir el daño o hurto si lo robado pertenecía al estado o a la religión, esta manera era pagando por ello, pero si no podían pagar, eran castigados con la pena de muerte.

Si se encontraba algún objeto perdido y aparecía el dueño de ese objeto, ambos debían demostrar ante un juez: uno que lo compró y el otro que lo vendió; debían llevar testigos y el juez determinaría ante su Dios la verdad. Si el que se encontró el objeto perdido no demostraba con testigos su compra, era calificado de ladrón y sentenciado con la pena de muerte.

Mientras que en ese caso, el poseedor recuperaba su pertenencia habiendo demostrado con testigos que lo había extraviado. Pero de ser en modo contrario, si el dueño del objeto extraviado no presentaba testigos, era tratado como un estafador y por lo tanto al ser falsa la denuncia sufriría la pena de muerte.

También las leyes del Código de Hammurabi dan muestra de lo largos que podían ser los procesos, ya que contemplaban situaciones de ausencia por muerte, si la denuncia aún no tenía un fallo.

Ante los casos en que las personas eran robadas, si la ciudad no había podido aprehender al ladrón, el agraviado solo debía jurar ante su Dios lo robado y la ciudad y su gobernador debían recompensar la pérdida, es decir, la seguridad de los ciudadanos claramente estaba en manos de la ciudad y su gobernante. En caso de ser una vida, la ciudad compensaría a su familia con el peso de una mina de plata.

Los oficiales militares debían cumplir con las misiones encomendadas, pues de no acudir o en caso de pagarle a otra persona para que hiciera su trabajo, estos serían condenados a muerte y quien los denunciara se quedaría con su hacienda.

Si sucedía el caso de que fueran hechos prisioneros y sus propiedades habían sido entregadas a otro feudo y ese militar regresaba a la ciudad, recuperaría su campo. Pero si ese militar al ser liberado no regresaba por espacio de tres años, no le serían entregados sus campos.

De una manera general, podemos ver que en el código de Hammurabi se tocaban muchos aspectos de la vida de los pobladores de Mesopotamia, así como situaciones comunes que muy probablemente eran atendidas por el rey y así pudo identificarlas para que formaran parte del código.

CODIGO DE HAMMURABI

Como podemos observar, el código de Hammurabi contiene el resumen de leyes acerca de aspectos sobre la propiedad, la manera en cómo se trata a los esclavos, difamación, propiedad de la tierra, responsabilidad de los juristas y más. A continuación profundizaremos en el conocimiento de algunos de estos temas que fueron contemplados en el código.

Jerarquización de la sociedad

Como hemos señalado con anterioridad, para la época ya existía claramente una división de clases sociales o grupos, que además fueron perfectamente señalados en el código de Hammurabi. La sociedad mesopotámica se encontraba estructurada de la siguiente manera: habían individuos libres que eran llamados awilum, ellos tenían la absoluta libertad para tener responsabilidades en cargos púbicos y eran reconocidos jurídicamente.

Dentro de esta primera categoría o grupo social se presentaban sub divisiones que iban a depender de la raíz familiar de la persona, de sus estudios y también claramente indica el código de Hammurabi: “cuanto tienes cuanto vales”, es decir, de su riqueza.

Es así como se puede distinguir una clase libre alta, en donde podemos señalar a los gobernantes, sacerdotes, mercaderes ricos y una clase libre media baja en donde entraba la mayoría de los hombres libres.

CODIGO DE HAMMURABI

Por su parte, los esclavos llamados wardu y esclavas llamadas amtu, conformaban otro grupo social, el cual se caracterizaba por tener muy pocos derechos. Estas personas estaban sujetas a ser compradas, vendidas o cedidas. Sin embargo, en el código de Hammurabi los esclavos podían casarse con personas libres, ser dejados en libertad y tener negocios.

En este mismo orden de ideas, los esclavos podían ser propiedad de particulares, del templo o del Estado. Pero para ser esclavo no bastaba con nacer a menos que se tratara de un hijo de esclavos. Además existían diferentes razones para convertirse en esclavo, entre estas podemos indicar el hecho de no cancelar alguna deuda o ser un prisionero de guerra.

Una tercera clase o grupo social que se encuentra en un nivel intermedio entre los hombres libres y los esclavos, son los mezquinos o mushkenu, esta situación la conformaban los esclavos que habían sido liberados, por personas que por alguna razón habían perdido parte de sus derechos, por aquellos sin capacidad económica, entre otros.

Evidentemente este grupo social tenía menos derechos que los hombres libres, pero más que los esclavos. Este grupo era también muy robusto porque la sociedad estaba llena de pescadores, pastores y prestadores de servicios que entraban en esta categoría. En este grupo con el tiempo se adicionó a las personas que estaban relacionadas con los templos llamados shirku u oblatos.

Estaba muy claro el trato hacia los esclavos y era penado el hecho de ayudarlos a escapar, incluso existían retribuciones para las personas que lograban atrapar a un esclavo fugitivo y devolverlo a sus dueños. El dar refugio o ayudar a los esclavos fugitivos era penado con la muerte.

No importaba que el esclavo no revelara el nombre de su dueño, sería entregado a palacio y ellos tomarían cartas en el asunto.  En caso de que no devolviera al esclavo sino que se lo quedará para sí, también era penado con la muerte.

Los precios

Antes del código de Hammurabi se habían realizado otra serie de recopilaciones legales que son mucho más antiguas, como las Leyes de Eshnunna, el Código de Ur-Nammu, entre otros, sin embargo el Código de Hammurabi es mucho más completo y abarca más aspectos que los anteriores.

Existe en el código de Hammurabi un sistema de precios, tanto para los bienes como para los servicios y también fue tomado en cuenta el cobro de intereses para las deudas que no fueran canceladas a tiempo, entre otros aspectos. Este código comprende un sistema económico que resulta sorprendente, sobretodo por la ausencia absoluta de algún tipo de moneda para la época, en Mesopotamia.

A pesar de ello, el sistema económico concebido en el código Hammurabi funcionaba de manera muy eficiente, ya que los tratos o convenios se cancelaban en especies, granos, ganado o metales como el oro y la plata. Esta fue la primera economía de la humanidad antes de la moneda y el código de Hammurabi es prueba de ello.

A continuación señalaremos algunos de esos precios y acuerdos que se encuentran escritos en el código de Hammurabi:

  • El artículo o ley número 17 indica que cuando se regresa a un esclavo que estaba prófugo, el dueño debe cancelar dos siclos de plata a la persona que lo entregó.
  • En la ley número 23 se establece que si alguien fue robado y el bandido no fue capturado, la ciudad o el jeque están en la obligación de pagar lo robado. Si el robo es de una persona se debe cancelar una mina de plata.
  • La ley número 44 señala que si se alquila una tierra por un período de tres años y no hubo producción ninguna, al cuarto año debe cultivarla y devolverla al dueño cancelando 10 GUR de trigo por cada 10 GAN de superficie.

Es necesario aclarar en este momento qué significa y cuánto vale cada una de las unidades que son utilizadas en el código de Hammurabi, para tener una referencia con el valor en peso del producto que servía como una moneda actual:

  • 1 Talento o Biltu corresponde a 60 minas o manus, lo que es hoy en día 67 libras o 30,35 kg.
  • 1 Mina o Mana tiene un valor de 60 siclos o shekels, lo que corresponde a 18 onzas o 510,3 gramos.
  • 1 siclo o shekel son 180 granos babilonios, los cuales son llamados she y estos equivalen a  3/10 onzas o  8,5 gramos.
  • 1 grano babilonio o she son 0,047 gramos.

Si hacemos la relación entre las distintas “monedas” de esa época con el peso entonces será de la siguiente manera:

1 Talento son 60 minas, 3.600 Siclos y 648.000 granos.

Mientras que las medidas de capacidad equivalen a las siguientes cantidades: 1 Ka son 0.404 litros, por su parte 1 gur corresponde a 2 ul que son 72 ka o lo que es lo mismo 29.088 litros y un gur sag gal corresponden a 144 ka o lo que es igual 58,176 litros, todas ellas como podemos identificar son medidas de capacidad.

Las medidas de superficie son: 1 sar que vale lo mismo que 1 rod y son 35.28 metros cuadrados. Un gan o iku equivalen a 100 sar y son 3.528 metros cuadrados y por último 1 bur que son 18 gan y corresponden a 63.510,48 metros cuadrados. Ahora sí podemos realizar una relación de los precios y costos de la época y tener una referencia ajustada a la metrología de nuestra época.

Otro de los artículos que indica el precio por un daño es el número 56, en este se dice que si hemos dañado la plantación vecina debemos cancelar 10 gur de trigo por cada 10 gan de superficie, realicemos un pequeño cálculo ahora que manejamos las unidades.

Por ejemplo, si hemos dañado una extensión de 10 gan, es decir, 35.280 metros cuadrados debemos cancelar 10 gur, lo que sería un total de 100 gur. Dependiendo con lo que cancelara se realiza la conversión a 200 ul o 7.200 ka.

CODIGO DE HAMMURABI

Existe relación entre las leyes número 57 y 58 en donde se establecen precios por daños en el uso de las tierras para pastar su ganado. Los precios por dañar y usar van desde la pérdida de la tierra hasta cancelar entre 20 y 60 gur por cada 10 gan. El código de Hammurabi también protegía el ambiente ya que si se talaba un árbol en un huerto sin consentimiento del dueño se debía cancelar 1 mina de plata.

Existían indicados en el código de Hammurabi los intereses por créditos y también las compras de contado, un ejemplo de ello es la ley 114, donde por cada prenda de bienes tomada se debe pagar un tercio de mina de plata. Sin embargo, había que tener cuidado porque en la ley 116 habían serias consecuencias ya que si el acreedor moría, el propietario asumía culpas y deudas.

También podemos observar en esta ley que los esclavos tenían un precio, mientras que las vidas de los hombres libres se pagaban con la muerte, la de un esclavo valía 1/3 de mina de plata. En caso de que un matrimonio no tuviera hijos, la ley permite interpretar que siempre era culpa de la mujer, de acuerdo a lo establecido en los números 138 y 139, donde se coloca precio para repudiarla por no poder tener hijos.

Por lo tanto el hombre debía entregar el serictu que aportó la casa de su padre al momento del matrimonio, como una especie de dote, le dará plata y regresará el tiratu, en caso de no existir el tiratu debe pagar media mina de plata. Los ojos y huesos de los hombres semi libres tenían un precio de un mina de plata. Golpear a hombres libres también tenía un precio de una mina de plata, están referidos estos precios en las leyes 198 y 203 respectivamente.

Si al golpear a una mujer embarazada esta pierde el hijo, la persona que provocó el daño debe cancelar 10 siclos de plata, esto se encuentra reflejado en la ley 209, pero los precios cambiaban dependiendo del nivel social de la persona agredida y de su pérdida, por lo que si esta mujer era una muskenun o semi libre solo se cancelará media mina de plata.Pero si era esclava de un hombre libre pagará 2 ciclos de plata al dueño.

Las atenciones por parte de profesionales u honorarios médicos también tenían un precio, como se puede apreciar en la ley 245, en donde señala que si un médico realiza una operación y la persona se cura, el médico recibirá 10 siclos de plata. Pero el precio de su trabajo bajaba si se trataba del hijo de un hombre semi libre, en cuyo caso solo le pagaban 5 siclos de plata y si era un esclavo serían 2 siclos de plata.

También se hacen referencias al trabajo de veterinarios, arquitectos y constructores de barcos, los cuales dependiendo del trabajo realizado, del animal curado y el nivel del dueño al cual se le había realizado el servicio, tendría un precio estipulado. Al igual que el alquiler de bueyes para realizar trabajos en la tierra o de carga, por estos se debía cancelar entre 4 y 3 gur de trigo.

Existían responsabilidades si el animal en alquiler infringía un daño por mañas conocidas por su propietario, es decir, si por ejemplo el buey corneaba a una persona y el dueño sabía que el buey tenía ese hábito y no corto sus cuernos, era responsable del daño y debía cancelar por ello.

Como podemos ver, aún sin el uso de una moneda el sistema económico descrito en el código de Hammurabi permitió perfectamente el desarrollo de un sistema comercial, de contratos, alquiler, sanciones y mucho más, que permitió el desarrollo de Mesopotamia.

Pero no solo el código de Hammurabi es muestra del sistema económico de la Gran Babilonia, también son fuentes de respaldo las tablillas de arcillas en donde quedaban asentadas las ganancias, costos de propiedades y más, eran para la época las libretas bancarias de nuestros días.

Un buen porcentaje del código de Hammurabi, al menos el 25%, se refiere a los precios de servicios, sanciones y otra serie de cuestiones monetarias. El código de Hammurabi y su trato a las situaciones dinerarias fue el primer paso para que posteriormente aparecieran los conocidos talentos micénicos y el sistema monetario implementado hasta nuestro días.

Los salarios

El código de Hammurabi también contempla el pago por los servicios prestados, estos estaban sujetos al tipo de trabajo y también existía una correspondencia del pago salarial con la clase social o grupo al cual pertenecía el prestador del servicio.

Podemos reconocer a través de los estudios realizados a la cultura mesopotámica que existía una brecha entre las mujeres y hombres mesopotámicos, lo que deja gran evidencia de que en las sociedades antiguas también la mujer era menospreciada en sus labores.

Las mujeres mesopotámicas trabajaban en templos, tabernas, cocinas, mataderos, establos, solo por nombrar algunos de los trabajos que realizaban. Sin embargo se conoce que tenían desempeños profesionales, de modo que las mujeres no estaban solo destinadas al trabajo del hogar.

Como compensación por el trabajo realizado, las mujeres recibían un salario mensual en forma de asignaciones de cereal y este podía ser complementado con una especie de bono, para lo que entregaban aceite, dátiles, lana, pescado y otros.

Por su parte, las mujeres adultas que se desempeñaban en labores de menos categoría, solo recibían la mitad del salario en cereal a comparación del salario que se cancelaba a los hombres adultos que desempeñaban labores equivalentes.

Algunos ejemplos que presentaremos a continuación nos permitirán tener una idea de los salarios que eran cancelados para la época en la que Mesopotamia se regía por el código Hammurabi:

  • En la ley número 257 se indica que el servicio de un cosechador tiene un salario de 8 gur de trigo al año.
  • En la ley identificada con el número 258 se establece que el trabajo de un vaquero tenía un salario de 6 gur de trigo al año.
  • La ley 274 se señala con claridad los salarios a cancelar si se alquila o contrata el trabajo de un hombre y el mismo está asociado a la actividad. Por ejemplo, si era contratado un ladrillero o lo que equivaldría a un albañil de nuestros tiempos, el salario era de 5 she de plata, mientras que el de un carpintero de obra eran 4 she de plata por día.

La responsabilidad profesional

En el código de Hammurabi se puede reconocer la existencia de una responsabilidad ética en el desarrollo de las actividades profesionales. Más específicamente, se pueden identificar con claridad las responsabilidades médicas, las cuales fueron el inicio para que en nuestros días podamos constatar que la actividad de un médico no solo ha estado regulada por principios deontológicos, sino que desde épocas ancestrales, ha existido un interés jurídico en establecer parámetros de conducta al respecto.

Esta responsabilidad profesional del desempeño médico se encuentra plasmada en las leyes o artículos números 215 y 227 del Código de Hammurabi, donde se describen los derechos y obligaciones que tenían los médicos.

CODIGO DE HAMMURABI

Asimismo es oportuno tomar de ejemplo las consideraciones contempladas en los artículos 218, 219 y 220. En ellos el código de Hammurabi establecía dos tipos de regulaciones, las cuales eran divididas en función del grupo social al cual pertenecía la persona dañada, es decir si el daño era provocado a una persona libre o a un esclavo.

Si era una persona libre se aplicaba lo dispuesto en el artículo 218, la cual debe ser interpretada como una responsabilidad penal en nuestros tiempos, lo que dejaba muy poca posibilidad de que el médico incurriera en un segundo error profesional, ya que la pena para este caso era la amputación de ambas manos.

Si el daño infringido por el médico ocurría sobre un esclavo la penalización era menos rígida, ya que solo debía cancelar al dueño del esclavo una cantidad referida en el código de Hammurabi, de modo que era una sanción pecuniaria simplemente, por lo que estaríamos hablando de una responsabilidad civil. Un claro ejemplo de lo antes dicho se puede observar en los artículos 219 y 220 del Código de Hammurabi.

  • El artículo 219 indica que si un médico realizó una operación y el paciente falleció y este era un esclavo, el médico debe dar un esclavo al dueño.
  • En el artículo 220 indica que si lo operó de catarata y dañó su ojo, pagará en plata la mitad de su precio.

También se puede reconocer la responsabilidad profesional sobre los arquitectos en los artículos que van desde el 229 hasta el 233, donde se refieren las responsabilidades profesionales en la construcción de una casa, así como las consecuencias y penalizaciones que puedan surgir de una mala construcción.

Por ejemplo, la Ley 229 señala que si la casa construida no es sólida y se derrumbó causando la muerte del propietario, recae sobre el arquitecto la pena de muerte. Y de manera sucesiva se penaliza el trabajo del arquitecto dependiendo sobre quién haya recaído el daño por una construcción mal elaborada.

También son reseñadas en el código de Hammurabi, la responsabilidad y las penas que recibían los responsables del sistema jurídico, es decir los jueces. Estableciendo que si cambian una sentencia debían enfrentar sus consecuencias, como una manera de presionar a estos trabajadores al servicio de la ley para que actuaran de manera ética.

Como podemos ver, el código de Hammurabi es el principio de lo que hoy conocemos como ética profesional, sin embargo en el código estaba implícito el castigo hacia el profesional, actualmente se debe demostrar que el daño recibido es realmente responsabilidad del profesional involucrado en el servicio, pero lo importante es el reconocimiento de la ética en esa época del comienzo del desarrollo de la humanidad.

El funcionamiento judicial

De acuerdo a lo que hemos conocido hasta este momento, es acertado reconocer que el código de Hammurabi funcionaba como un tratado de justicia que tenía la finalidad de regir a la sociedad mesopotámica. Es importante señalar que cada una de las leyes o artículos que se encuentran tallados en la estela, no muestran una división entre lo penal y lo civil, eso lo podemos reconocer en nuestra época fundamentados en nuestro modelo actual de justicia.

En cambio, se muestran en el código de Hammurabi las faltas y delitos comunes que sucedían en la época y también se deja claro que la aplicación del castigo estaba bajo la responsabilidad de un juez. Si bien era Samash el Dios del Sol que entregaba las leyes a Hammurabi, era el Rey de babilonia el que seleccionaba a los hombres que las aplicarían; sabiamente Hammurabi no seleccionaba para los cargos jurídicos a sacerdotes, marcando una clara diferencia entre lo religioso y lo terrenal.

Las leyes escritas en el código de Hammurabi no podían ser modificadas por nadie, ni siquiera por el propio Rey. Sin embargo el código está diseñado de manera jerárquica, en donde se encuentra el sistema legal en el nivel superior y subordinado a este las instituciones y sistemas sociales.

Adicionalmente, al considerar que las leyes del código de Hammurabi provenían del poder inicial, es decir de Dios, todos los seres humanos debían regirse por ellas, ya que eran universales. Por lo tanto, no existió el rechazo por parte de los habitantes que podía haberse generado si las mismas hubieran sido creadas por un hombre, un rey o un gobernante cualquiera, lo que permitió su instauración social sin que tuviera detractores.

Las penas

El código de Hammurabi fundamenta sus penas en la Ley de Talión, la cual establece que el castigo debe ser proporcional al daño, es por ello, que se hace referencia al mandato bíblico de “ojo por ojo, diente por diente”. Incluso algunos artículos hacían referencia explícita a ello: el número 196 se refiere a los ojos, el 197 que indica los huesos y el número 200 hace referencia a los dientes.

Sin embargo, en el código de Hammurabi existen muchos otros artículos que se alejan un poco de este precepto. De hecho, existían muchas penas que superaban con creces el daño y que además dependían del grupo social al cual pertenecía la persona que lo efectuaba.

La mayoría de las penas que se encuentran escritas en el Código de Hammurabi son pecuniarias, es decir pagos o multas, sobretodo en los casos donde el agresor pertenecía a un grupo social más alto que el agredido.

También dentro de las penas estipuladas se encontraba la mutilación y la pena de muerte, en estos casos es donde más se puede observar que la Ley de Talión no se encontraba en todos los artículos, ya que en oportunidades lo que podían ser considerado delitos menores, eran castigados con este tipo de penas.

Es del código de Hammurabi que proviene el famoso dicho “le costó un ojo de la cara”, ya que existen penas en donde se indica la extracción de un ojo, por ejemplo en el artículo número 193 podemos ver claramente un ejemplo de esta pena:

  • “Si el hijo adoptivo o el hijo de una concubina, termina encontrando la casa de su padre y menosprecia al padre que lo ha criado o a la madre que lo ha criado y se va de la casa de sus padres de crianza, se le debía sacar un ojo.

También podemos ver la aplicación de la Ley de Talión en el artículo número 196 en el que señala que si  un hombre libre deja tuerto a otro hombre libre, se le debe dejar tuerto a él, claramente se observa el “ojo por ojo”. No obstante, si el daño era infringido a un hombre que pertenece a un grupo social inferior, la pena era pecuniaria y su costo era una mina de plata.

Dioses que se mencionan en el Código de Hammurabi

En el Código de Hammurabi podemos reconocer los nombres de algunos Dioses mesopotámicos, uno de ellos es Anum reconocido como el padre de todos los dioses. También es nombrado Marduck quien era el Dios soberano de los hombres y de todos los países.

Asimismo se reseña al Dios Enlil, amo y señor de los cielos y de la tierra. Por supuesto que se nombra a Sahmash, quien es el Dios de la Justicia ya que según Hammurabi, fue él quien le entregó las leyes para proteger y mantener el orden y bienestar de su pueblo.

Si este artículo ha sido de interés, le invitamos a continuar ampliando el conocimiento a través de la lectura de los enlaces que se ofrecen a continuación:

Leave a Comment