≡ Menu

Batalla de Wuhan, largo y significativo enfrentamiento

El Conteniente Asiático se caracterizó por ser muy conflictivo y revuelto en el contexto político y por ende militar. Los principales protagonistas han sido Japón y China que a lo largo de la historia han sido los causantes de estos conflictos, uno de ellos desembocó en la Batalla de Wuhan y a continuación hablaremos sobre ello.

Batalla de Wuhan

¿Cuáles fueron las causas de la Batalla de Wuhan?

El 7 de julio del año 1.937, el Ejército Imperial Japonés lanzaría una invasión a gran escala en China. Las ciudades de Pekín y de Tianjin caerían ante el Ejército Japonés en menos de un mes, esto le abriría las posibilidades a los japoneses de extender su dominio a toda la llanura norte de China.

El avance japonés permitió capturar a Shanghái el 12 de noviembre del año 1.937. También la ciudad de Nankín corría peligro de ser conquistada lo que obligó al gobierno de China a  trasladar su capital a Chongqing. Pero en esta decisión hubo un error de organización puesto que ni las tropas de élite ni los suministros habían sido trasladados a Chongqing, sino a la ciudad de Wuhan. Esto fue una maniobra de distracción no planeada y culminaría en la Batalla de Wuhan.

Estrategias

Para comprender un poco sobre la Batalla de Wuhan es necesario entender un poco las estrategias que habían detrás del Ejército Imperial Japonés y del Ejército Nacional Revolucionario de China. A continuación analizaremos sobre las estrategias de ambos bandos.

Ejército Imperial Japonés – Yasuji Okamura

Los japoneses a pesar de poseer largas líneas de abastecimiento ya el agotamiento de sus tropas por los continuos y fuertes combates estaban haciendo efecto sobre ellos. A pesar de esto, el Ejército Imperial Japonés vio en la Batalla de Wuhan ​la oportunidad de aniquilar las principales fuerzas del KMT , por lo cual decidirían tomar como estrategia un ataque de pinza para rodear a los enemigos en torno a esta ciudad.

Batalla de Wuhan

Ejército Nacional Revolucionario de China – Chiang Kai-shek

Por su parte, los chinos decidieron concentrar sesenta divisiones en los alrededores de la ciudad para así defenderse de la acometida japonesa. Los japoneses planteaban tres ataques, uno a lo largo de río Yangtsé, otro en la línea férrea de Longhai y otro ataque desde  la carretera que cruza las montañas de Dabie. Se estima que un millón de soldados chinos se distribuyeron para defender a Wuhan.

Contexto histórico

La Batalla de Wuhan se desarrolla dentro del contexto histórico de la Segunda Guerra Chino-Japonesa . Esta guerra fue un conflicto militar entre la República de China y el Imperio de Japón, dicho conflicto data del7 de julio del año 1.937 y culminó el 9 de septiembre del año 1.945. Este conflicto transcurrió paralelamente a la Segunda Guerra Mundial.

Todo inicia cuando el ejército japonés quien ya controlaba Manchuria, decidió iniciar una invasión del norte y del este de China. Por su parte, China se sustentaba con el apoyo económico de la Unión Soviética y los Estados Unidos quienes estaban en contra de Japón y cuyo sustento económico provenía de la Alemania Nazi.

Luego de que se suscitara el ataque japonés a Pearl Harbor en el año 1.941, la guerra Chino-Japonesa se fundiría en el conflicto de la Segunda Guerra Mundial  y pasaría a ser conocido como la Guerra del Pacífico. Estudiosos aseguran que la Segunda Guerra Chino-Japonesa fue la mayor de Asia durante el siglo XX​ y además se estima que provocó más del 90% de las víctimas de la guerra del Pacífico. Ese conflicto culminaría con la rendición de Japón el 9 de septiembre del año 1.945.

La Segunda Guerra Chino-Japonesa se desencadenó como el resultado de las consecuencias de la Primera Guerra Chino Japonesa la cual se llevó a cabo entre los años 1.894 a 1.895. Por otro lado, interviene  la política imperialista japonesa la cual se extendió durante muchas décadas y su misión era ampliar su influencia política y militar para así hacerse con las reservas de materias primas y otros recursos económicos de China.

Previo al año 1.937, tanto China como Japón habían luchado en conflictos menores los cuales fueron catalogados como “Incidentes”.  Como antecedente importante debemos comentar que en el año 1.931, el incidente de Mukden propiciaría la invasión japonesa de Manchuria, el cual sería un territorio que conllevaría a fuertes tensiones políticas entre China y Japón.

El último de estos incidentes sería el del Puente de Marco Polo en el año 1.937 siendo este el incidente que daría comienzo a la Segunda Guerra Chino-Japonesa. Este último incidente era en realidad una invasión japonesa la cual tenía como fin conquistar la capital china que para ese momento era Nankín y además expulsar a los nacionalistas de la región del bajo Yangtsé siendo esta una de las regiones más desarrolladas y por ende con más recursos de China.

Como la conquista y la devastación de Nankín no fue suficiente para forzar la rendición del Gobierno de China, este conflicto continuaría y llevaría entonces a librar una batalla en la nueva capital China, la ciudad de Wuhan. A esta batalla se le conoce como la “Batalla de Wuhan”, luego de esta batalla el objetivo de los japoneses era hacerse con los principales enclaves costeros de China y algunas regiones rurales con grandes recursos económicos.

Batalla de Wuhan

En el transcurrir de los primeros meses de la guerra, el avance japonés era prácticamente imparable, tanto así que para finales del año 1.937 ya se habían apropiado de Pekín, Tianjin, Nankín, Shanghái, Qingdao y de una gran parte del norte de China. Ya a principios del año 1.938 los combates comenzarían a favorecer a los Chinos, todo inició con la victoria de Li Zongren en Taierzhuang.

Este impulso tanto anímico como militar se trasladaría a la denodada resistencia de la nueva capital de China, la ciudad de Wuhan. La Batalla de Wuhan acabaría en otoño del año 1.938 cuando los chinos perdieron esta ciudad en conjunto con las provincias de Anhui y Jiangxi.

Ya a finales del año 1.938, el frente chino lograría cierta estabilidad hasta la llegada del último avance japonés en el año 1.944. Este último avance tuvo lugar durante la Operación Ichi-Go la cual permitiría a los japoneses a unir los territorios que habían adquirido tanto en el norte como en el sur de China.

Esta decisión de unir el Norte con el sur pasaba por el control que tenía Japón en las ciudades importantes del centro y del este de China así como también el control de las   líneas férreas. Ahora bien, a partir del año 1.941, los japoneses comenzarían a eliminar los núcleos de resistencia en los territorios chinos pero nunca llegarían a someter dichos cambios lo que los llevaría a realizar constantemente campañas punitivas contra los chinos.

Batalla de Wuhan

Se estima que un millón de soldados japoneses conseguiría dominar tanto las ciudades como las líneas de comunicación más importantes de China. Pero como comentamos previamente, no lograron dominar los campos de concentración lo que les atrasaría e incluso complicaría extender su dominio hacia el suroeste de China, lugar donde se refugiaba el gobierno de ese país.

El gobierno de China se negaba a ser dominado, todo iniciaría en Nankín cuando se verían forzados a huir de la esa ciudad la cual era capital del país. Esta huida los llevaría eventualmente a Wuhan, lugar donde se llevaría a cabo la Batalla de Wuhan la cual acabó en una derrota para los chinos que acabaría con su exilio en Chongqing.

Intervención de la Segunda Guerra Mundial

El 7 de diciembre del año 1.941 los japoneses decidieron atacar Pearl Harbor, la respuesta ante este ataque fue inmediata puesto que al día siguiente, los Estados Unidos le declararían la Guerra a Japón.  Es importante mencionar que Estados Unidos comenzó a apoyar a China por medio del envío de ayudas aéreas sobre el Himalaya luego de la derrota de los Aliados en Birmania.

A pesar de los embates y de la fuerte presión que ejercían los japoneses sobre los chinos, aun las fuerzas chinas se negaban a la rendición. A pesar de que Japón aun estaba bien posicionado en el territorio chino, finalmente se rendirían el 2 de Septiembre del año 1.945. Esta rendición fue a las Fuerzas Aliadas luego de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.

Batalla de Wuhan

Las tropas japonesas que ocupaban china serían entregadas formalmente el 9 de septiembre del año 1.945 luego de que se estableciera un Tribunal Penal Militar Internacional el cual llevaría a cabo su primera sesión el 29 de abril del año 1.946.

Este Tribunal Penal impulsaría más reuniones en torno al Conflicto de la Segunda Guerra Mundial, sobre todo en referencia a la participación de las diferentes naciones en dicho conflicto. Una de las conferencias que determinaría el papel de Japón sería la Conferencia de El Cairo la cual se celebró entre el 22 y el 26 noviembre del año 1.943.

En esta conferencia los Aliados de la Segunda Guerra Mundial decidirían frenar y castigar la agresión de Japón por medio de la restauración de todos los territorios que Japón se apropió de China, incluyendo Manchuria, Formosa y las islas Pescadores, además todos acordaron la expulsión de Japón de la Península de Corea.

Batalla de Wuhan

Conociendo ya el contexto histórico en el que se desarrollo la Batalla de Wuhan y las estrategias de ambos bandos, es pertinente entonces adentrarnos en este conflicto. En el siguiente apartado abordaremos todo lo concerniente al desarrollo de la Batalla de Wuhan.

Desarrollo de la batalla

La batalla de Wuhan estuvo precedida por el ataque aéreo japonés del 28 de febrero del año 1.938. En este caso, los chinos fueron capaces de repeler dicho ataque y además el hecho pasaría a ser conocido como la batalla aérea del 28 de febrero.

El 29 de abril la fuerza aérea japonesa lanzaría importantes ataques aéreos sobre la ciudad de Wuhan, esto con el fin de conmemorar el cumpleaños de su emperador Hirohito. Es importante mencionar que los chinos ya conocían de este ataque aéreo por lo cual  ya estaban bien preparados. Esta batalla paso a ser conocida como la batalla aérea del 29 de abril, siendo este uno de los episodios aéreos más intensos de la Segunda Guerra Chino-Japonesa. La fuerza aérea china abatiría 21 aviones japoneses mientras que ellos tan sólo perderían 12 aviones.

Luego de la caída de Xuzhou en el mes mayo del año 1.938, los japoneses pasarían a planear la invasión de Hankou y también la toma de Wuhan. Esto con la intención de destruir la mayor fuerza de las tropas chinas. Mientras tanto, los chinos ya preparaban la defensa de Wuhan, para lo cual reunirían más de un millón de soldados, 200 aviones y 30 buques.

Los chinos sabían que Wuhan representaba un punto de importancia en este conflicto y conservarlo los posicionaría en un panorama positivo.​ Ahora bien, en una tentativa de ganar más tiempo para preparar la defensa de Wuhan, los chinos decidieron abrir los diques del río Amarillo en Huayuankou, en Zhengzhou el 11 de Junio. Esta inundación provocada por la apertura de los Diques obligaría a los japoneses  a retrasar su ataque contra Wuhan.

Batalla de Wuhan

A mediados del año 1.938 se produciría la mayor batalla de los primeros quince meses de la Segunda Guerra Chino-Japonesa. Esta sería la Batalla de Wuhan, esta ciudad representaba la última gran ciudad industrial la cual no estaba bajo el control japonés.​ El Ejército Japonés bajo el mando de príncipe Kan’in Kotohito atacaría inicialmente un pequeño poblado ubicado a orillas del río Yangtsé.​

Este pequeño pueblo era el mayor centro productor de acero y carbón, además que representaba un nudo ferroviario en el cual convergían diversas líneas de ferrocarril. La pérdida de este pequeño pueblo suponía una gran complicación para las fuerzas de China.

Chiang Kai-shek quien era para entonces el comandante del Ejército Chino no estaba dispuesto a perder este poblado. Por lo cual movilizaría una gran cantidad de tropas para defenderla, incluso movilizaría a sus mejores solados para tener una ligera ventaja sobre los japoneses. Un punto clave en esta batalla fue la alianza entre las Fuerzas del Kuomintang y del Partido Comunista Chino.

A finales del mes de julio, 45.000  chinos se retiraron de la ciudad de Jiujiang luego de ser superados por los japoneses quienes eran considerablemente inferiores en números. Lo que propició esta huida era la defensa desorganizada la cual no pudo aguantar por más de cinco días los embates del ejército japonés. A penas los japoneses tomaron la ciudad, se dedicaron a cometer las mismas atrocidades que  perpetraron en Nankín.

Luego de esta toma de la ciudad de Jiujiang, la campaña se estancaría por un mes debido a la gran resistencia que mostraron los chinos en torno a Ruichang. Dicha resistencia aguantaría hasta el 22 de agosto cuando los japoneses reanudaron su ofensiva. Esta ofensiva no sólo se concentraba en un solo lugar sino que se dedicaban a asediar diferentes regiones de China.

Mientras se suscitaba ​el ataque a Ruichang, paralelamente el intento de conquista de  Nanchang por parte de los japoneses sería un fracaso. El avance japonés a lo largo del río Yangtsé tomaría un ritmo lento, tanto así que tardarían tres semanas en avanzar un tramo de quince kilómetros.

Al norte de la ciudad de Wuhan, las fuerzas chinas lograron detener a las fuerzas japonesas durante tres semanas, sin embargo, los japoneses lograron conquistar Taihu el 25 de julio. Esta contención propiciaría que los japoneses tardaran hasta un mes para apoderarse de  Guangji.​ El ejército chino se esforzaba enormemente por defender su territorio pero los japoneses emplearon gases venenosos para poder romper sus defensas.

La Batalla de Wuhan debió detenerse momentáneamente puesto que los choques fronterizos entre los Soviéticos y los Japoneses en Corea llenaban de preocupación al alto mando del Imperio Japonés. Paralelamente, el gobierno de China aprovecho esta coyuntura para evacuar Wuhan y trasladarse a la ciudad de Chongqing.

Luego de la huida del gobierno, durante los meses de septiembre y octubre se llevaría a cabo una evacuación en masa de fábricas, material militar y de tropas río arriba, con el fin de evitar que las mismas cayesen en manos japonesas y así también preparar la resistencia en la ciudad de Chongqing.

Esta huida de las fábricas y del material militar se vería fuertemente afectada por fuertes batallas las cuales culminaron con decenas de miles de bajas de ambos bandos. Sin embargo para los japoneses fue un panorama bastante favorable puesto que pudieron acercarse poco a poco a Wuhan subiendo el río y Yangtsé.

Mientras tanto, al noroeste de la ciudad los japoneses tomaron Xinyang para el 30 de septiembre. Este era un lugar importante, puesto que hacerse con el poder en esta ciudad les permitiría a los japoneses dominar la línea férrea que unía a la ciudad de Wuhan con el norte de China. Esta línea férrea podía ser empleada para atacar la ciudad con mayor velocidad y contundencia.

Pese a que los chinos llegaron a usar más de un millón y medio de soldados para defender a la Ciudad de Wuhan,  las unidades mecanizadas japonesas lograron quebrar todas las líneas que ponían los chinos. A pesar de ello, los japoneses no quedaron satisfechos con su desempeño en la batalla. ​

Con la inminente caída de la Ciudad de Wuhan, Chiang Kai-shek quien para ese entonces estaba en el comando del ejército Chino, ordenaría incendiar la ciudad de Changsha. Esta decisión la tomó Chiang Kai-shek  debido a que temía que con la caída de Wuhan, sería imposible defender esa ciudad. Esta fue una acción innecesaria puesto que los japoneses no decidieron atacarla sino hasta un año después.

En el sur de China, el ejército japonés conquistaría las ciudades de Fuzhou y Shantou, además desembarcaría en Hong Kong para el 12 de octubre continuando su gesta en el sur con la toma de Cantón el 21 de octubre con mucha facilidad. Las tomas de Hong Kong y de Cantón fueron fáciles debido a que los Chinos creyeron que las Fuerzas Británicas no permitirían dicha maniobra por lo cual se confiaron y no prepararon una defensa adecuada para estas ciudades.

De hecho, gran parte de las fuerzas cantonesas se encontraba en la Ciudad de Wuhan librando la Batalla de Wuhan. La estrategia para tomar Cantón fue despiadada puesto que los japoneses se dedicaron a bombardear la ciudad para afectar la moral de los civiles. Al llegar a Cantón se encontraron con instalaciones destruidas por parte de las fuerzas chinas y además una ciudad desolada por la huida de los civiles.

Para el ejército chino, la pérdida de Cantón supuso una disminución de suministros por vía marítima y por ferrocarril hacia la ciudad de Wuhan. De hecho, un gran porcentaje de los suministros que recibían los chinos del extranjero entraban a través de la ciudad de Cantón.

A pesar de la situación adversa que representaba la pérdida de Cantón, los chinos pudieron defender ferozmente la Ciudad de Wuhan. Lograron infligir graves bajas a los japoneses a pesar de que la ciudad cayo en mano japonesas para el 27 de octubre del año 1.938. La conquista de la ciudad de Wuhan daría a las fuerzas japonesas esperanzas de que China optara por la rendición.  Estas esperanzas se vieron frustradas puesto que los Chinos no optaron en ningun momento por la rendición.

Por otro lado, la pérdida de Wuhan para los Chinos tendría un efecto político complejo puesto que el principal rival de Chiang Kai-shek quien fuese Wang Jingwei se vio en la  necesidad de aceptar las condiciones de paz que ofrecía el presidente del Gobierno nipón, para ese entonces Fumimaro Konoe

A pesar de ello, tanto Chiang como las provincias del sur las cuales Wang intentó de rebelar, se negaron a pactar con los japoneses. A fin de cuentas, Wang acabaría huyendo a Hanói mientras que Konoe terminaría por dimitir debido a su incapacidad para alcanzar la paz.

El sucesor de Konoe el barón Hiranuma Kiichirō quien era partidario de acabar con el conflicto con China haciendo uso de la fuerza. Por su parte, China aprovechó los diez meses que transcurrieron entre la pérdida de Nankín y la de Wuhan para preparar el combate en las provincias del interior del país. Durante ese tiempo los chinos mudaron sus industrias y armamento al interior del país y además mejoraron sus líneas de comunicación.

Batalla de Wuhan

Consecuencias de la Batalla de Wuhan

Luego de cuatro meses arduos meses de combates que trajo consigo la Batalla de Wuhan, tanto la fuerza aérea china como su fuerza naval fueron prácticamente aniquilados. Finalmente los japoneses lograron ocupar Wuhan, sin embargo la gran mayoría de las tropas chinas sobrevivieron al ataque mientras que las tropas japonesas se vieron bastante mermadas.

Otra de las graves consecuencias que tuvo la Batalla de Wuhan fue el incendio de la ciudad de Changsha.​ Las autoridades locales la cuales se cegaron por el pánico que generaba el avance de las tropas japonesas hacia la ciudad llevó a la decisión de la quema de la ciudad en el mes de noviembre.

En este incendio se quemo completamente el  material que ya se había preparado para detener a los japoneses en caso llegaran a Changsha. Los japoneses no invadieron esta ciudad luego de la toma de Wuhan sino hasta un año después, para ese momento la ciudad carecía de la capacidad de defenderse ante los japoneses. El incendio de Changsha provocó miles de muertes y el posterior ajusticiamiento de los mandos locales por tan espantosa acción. Se estima que para ese entonces, esa ciudad albergaba unos 800.000 refugiados.

En este artículo pudimos conocer sobre la Batalla de Wuhan la cual se desarrolló en el contexto histórico de la Segunda Guerra Chino-Japonesa. Este punto de la historia fue muy álgido para el continente puesto que no sólo se llevaba a cabo esta guerra entre dos potencias asiáticas sino también la Segunda Guerra Mundial. En lo que respecta a la batalla de Wuhan, esta dejó grandes bajas para el bando japonés quien a pesar de conquistar Wuhan no lograría su objetivo de sublevar a las fuerzas Chinas. También te pueden interesar los siguientes artículos:

Leave a Comment