≡ Menu

Batalla de Leipzig, derrota por Napoleón Bonaparte

Como se sabe, Napoleón Bonaparte fue uno de los militares más exitosos de Europa puesto que logró conquistar gran parte de este continente gracias a su astucia y estrategia al momento de la batalla. Todo tiene un final y para Napoleón sería la Batalla de Leipzig y en este artículo hablaremos de ello.

Batalla de Leipzig

¿Cuáles fueron las causas de la Batalla de Leipzig?

Sería una sucesión de hechos lo que causo la Batalla de Leipzig. Todo inicia con la toma de Moscú por parte del ejército napoleónico que lejos de marcar un punto de fortalecimiento sería traducido en un momento de debilidad. Todo esto llevó a que una alianza anti-francesa acorralara poco a poco a Napoleón en territorio alemán lo que llevaría al desenlace de la Batalla de Leipzig.

Napoleón Bonaparte intentó vencer de forma militar al emperador Alejandro I de Rusia e imponer su sistema continental al invadir Rusia.  Para ello emplearía unos 685.000 soldados y además Napoleón estimaba llegar y tomar Moscú para finales del año 1.812.

Previo a su marcha hacia Moscú libraría la sangrienta y reñida batalla de Borodinó lo que significaría que se enfrentaría a Alejandro I con sus fuerzas mermadas. A pesar de la inminente marcha de Napoleón hacia Rusia, Alejandro I se negó a rendirse, aun incluso cuando el ejército francés logró ocupar Moscú y además incendiarla al momento de su ocupación.

La campaña de Napoleón en Rusia tendría un completo desastre cuando Napoleón en conjunto con sus ya diezmadas fuerzas decidieran retirarse de Rusia en pleno invierno. Sus soldados no sólo estaban agotados sino también muchos de ellos padecían de enfermedades y de hambre. Tampoco se puede dejar de lado la constante persecución de los cosacos y de los partisanos rusos que iban mermando al ejército francés en su paso por el territorio ruso.

Batalla de Leipzig

Las cosas aun empeorarían para Napoleón puesto que en el mes de junio del año 1.813 los ejércitos combinados de Portugal, España y del Reino Unido los cuales estaban bajo el mando del duque de Wellington, habían derrotado de forma contundente a los franceses en la batalla de Vitoria la cual se disputo en Portugal.

Esta contundente derrota llevaría al ejército francés a redireccionar su rumbo hacia los Pirineos e incluso retornar hacia la propia Francia. Luego de la batalla de Vitoria, el ejército napoleónico conseguiría una racha de derrotas que los llevaría a emprender retirada en cada uno de los frentes de Europa.

Los ejércitos de Portugal, España y Reino Unido se unirían a las fuerzas rusas para perseguir al ejército francés el cual ya había sido derrotado por Europa Central. Estos ejércitos combinados llevarían eventualmente a la conformación de la Sexta Coalición la cual estaba conformada por  Austria, Portugal, Prusia, Rusia, España, Suecia, el Reino Unido y también pequeños estados alemanes cuyos ciudadanos  ya no obedecían las órdenes de Napoleón.

Esta situación llevó a Napoleón a tomar medidas desesperadas, entre estas decidió apresurar su regreso a Francia. En este apresurado retorno logró reunir y movilizar otro gran ejército pero la situación sería diferente puesto que las graves dificultades económicas y las noticias en torno a las derrotas del ejército francés llevaron al cansancio de la guerra y a un creciente malestar dentro de la población de Francia.

A pesar de tener una situación compleja en Francia, Napoleón reconstruyó su ejército con la finalidad de crear una alianza temporal o al menos hasta que finalizaran los ataques en contra del ejército francés. Otra de los objetivos de este nuevo ejército era sacar del combate a una de las grandes potencias de la Sexta Coalición, estos eran Austria, Prusia o Rusia. Con uno de ellos fuera, el panorama se despejaría favorablemente para los franceses.

Napoleón iniciaría por recuperar su ofensiva, para ello buscaría restablecer su control en Alemania.  Todo lucía favorable puesto que logro alzarse con dos victorias ganando tácticas muy reñidas, la primera de estas fue Lützen el 2 de mayo y Bautzen del 20 al 21 de mayo del año 1.813. Estas victorias abrirían la brecha para un breve armisticio. Este armisticio se cortaría con otra gran victoria de Napoleón en la ciudad de Dresde el 27 de agosto.

Las victorias consecutivas de Napoleón llevó a que la Sexta Coalición planteara una nueva estrategia para vencer a Napoleón de una vez por todas. En este caso, los ejércitos de la Coalición los cuales estaban bajo comandos individuales de cada país miembro de la coalición diseñaron una nueva estrategia. Esta estrategia consistía en evitar la batalla con Napoleón y enfrentarse sólo a los mariscales.

Esta nueva estrategia conduciría a la Sexta coalición a obtener victorias en las ciudades de Großbeeren , Kulm , Katzbach y Dennewitz . Con estas derrotas, Napoleón no tuvo un camino fácil desde su última victoria en Dresde el 27 de Agosto.

Por otro lado, las líneas de suministro se estaban agotando y además Napoleón estaba siendo rodeado por un ambiente hostil el cual se acentuó aún más con el cambio de bando de Baviera a la Sexta Coalición a tan solo ocho días antes de la Batalla de Leipzig. Este sería el escenario ideal para llevar a cabo la Batalla de Leipzig, las fuerzas diezmadas de Napoleón y una Sexta Coalición fortalecida sería la causa de esta batalla la cual tendría un desenlace fatal para el ejército francés.

¿Quiénes se enfrentaron en la Batalla de Leipzig?

La Batalla de Leipzig de disputó entre el ejército de Napoleón Bonaparte y el ejércitos de una Coalición conformada principalmente por Austria, Prusia, Suecia y Rusia. Esta coalición estaba bajo las órdenes del zar Alejandro I de Rusia y Karl von Schwarzenberg de Austria.  Es importante mencionar que el ejército de Napoleón también contaba con el apoyo de tropas polacas e italianas así como alemanes que pertenecían a la Confederación del Rin la cual estaba conformada principalmente por Sajonia y Württemberg.

La batalla de Leipzig representó el fin de la Campaña alemana de 1.813 por parte del ejército de Napoleón. Dicha campaña involucró a unos 500.000 soldados, 2.200 piezas de artillería y unas 127.000 bajas. Esta campaña se convertiría en  la batalla más grande de Europa antes de que se librara la Primera Guerra Mundial en el año 1.914.

Sexta coalición

La Sexta Coalición fue una alianza conformada inicialmente por el Reino Unido, España, y Portugal, luego se anexarían Rusia, Prusia, Suecia, Austria y algunos estados pequeños de Alemania. La finalidad de esta Coalición era luchar contra el Imperio Francés liderado por Napoleón y sus aliados. La conformación de esta coalición traería consigo el derrocamiento de Napoleón con el consecuente confinamiento del mismo en la Isla de Elba.

Batalla de Leipzig

Imperio Francés

Los franceses tenían alrededor de 160.000 soldados en sus filas, contaban con el apoyo además de más de 15.000 polacos, 10.000 italianos y 40.000 alemanes que pertenecían a la Confederación del Rin, todos estos totalizaban unos 225.000 soldados.

Es importante mencionar que la mayoría de las tropas del Imperio Francés estaban conformadas por adolescentes y hombres sin experiencia en el campo de batalla los cuales fueron reclutados posterior a la casi destrucción del Ejército francés en su paso por Rusia. Napoleón reclutaría a estos hombres para luego prepararlos para una campaña aún mayor contra la Sexta Coalición.

Si bien es cierto que Napoleón ganó diversas batallas durante su Campaña de Alemania, su ejército se fue agotando con cada una de estas batallas. Por otro lado, la caballería del Imperio Francés era igualmente insuficiente lo que hacía difícil que Napoleón mantuviese sus ojos en sus líneas de comunicación o que incluso pudiese explorar las posiciones de las líneas enemigas.

Contexto histórico

Las intenciones de Napoleón eran sacar a Prusia de este conflicto lo antes posible, para ello enviaría al mariscal Nicolas Oudinot para que tomase la capital prusiana de Berlín con un ejército conformado por 60.000 hombres. Oudinot sería derrotado en la batalla de Großbeeren  por el ejército prusiano el cual estaría bajo el mando de von Bülow. Con el ejército de Prusia prácticamente intacto amenazando desde el Norte, Napoleón se vio en la obligación de desplazarse hacia el oeste para evitar otro enfrentamiento.

Batalla de Leipzig

En este desplazamiento cruzaría el rio Elba a finales de septiembre y principios de octubre y se dispondría a organizar sus fuerzas alrededor de la ciudad de Leipzig con el fin de proteger sus líneas de suministro esenciales y además oponerse a los ejércitos de la Coalición que se alineaban frente a él.

Llegaría un punto de su estancia en Leipzig que le llevaría a Napoleón a desplegar su ejército alrededor de la ciudad pero sus fuerzas estarían concentradas desde Taucha hasta Stötteritz, lugar donde colocaría su mando.  Por su parte, los prusianos avanzarían desde Wartenburg, mientras que los austriacos y rusos desde Dresde y los suecos desde el norte. Eventualmente las fuerzas Prusas, Rusas, Austriacas y Suecas se reunirían y acorralarían a Napoleón para librar la Batalla de Leipzig.

Batalla de Leipzig

Una vez que conocimos el contexto en el que se desarrolló la Batalla de Leipzig y además quienes participaron en la misma, es necesario conocer como se desarrollaron los hechos en esta batalla. A continuación abordaremos sobre este importante punto.

Desarrollo de la batalla

Para que sea un poco más didáctico el abordaje de la Batalla de Leipzig es necesario separar el desarrollo de la batalla por momentos. Es por esta razón que estudiaremos las acciones que se fueron llevando a cabo a lo largo de la Batalla de Leipzig.

Acción en Dölitz

Las Fuerzas de Austria bajo el comando del Maximilian el conde de Merveldt, avanzaron hacia Connewitz siguiendo la vía de Gautzsch e intentaron atacar Connewitz.  Para cuando Napoleón se apersonó al campo de batalla acompañado de la Guardia Joven,  Maximilian descubriría que la avenida de avance estaba bien cubierta por la batería francesa y algunos escaramuzadores que se encargaron de ocupar las casas del lugar, esto no permitía que los austriacos desplegaran su artillería.

Esta parte de la Batalla de Leipzig tuvo un  giro desafortunado puesto que Maximilian fue herido y además capturado por los franceses después de que este se enfrentara personalmente a las líneas  sajonas y polacas en el río Pleiße. Este ataque repelió a los austriacos que no les quedó de otra que dirigirse a Dölitz.

Este combate tuvo un ida y vuelta interesante puesto que dos compañías del 24º Regimiento de Austria lograron expulsar a una pequeña guarnición polaca y se harían con el territorio. Pero un rápido contraataque por parte de los sajones y los polacos lograron expulsar a las tropas austriacas hasta que finalmente los austriacos levantaron una fuerte batería de artillería para expulsar definitivamente a los polacos del territorio.

Acción en Markkleeberg

Estas acciones se llevaron a cabo el 16 de octubre del año 1813. El general Kleist avanzó  a lo largo del Pleiße y atacó tanto el poblado de Poniatowski y al mariscal Augereau en el pueblo de Markkleeberg. Por su parte las fuerzas austriacas repararon un puente y se hicieron con un edificio escolar y una mansión.

Batalla de Leipzig

Los franceses comenzaron a atacar las propiedades austriacas pero no tuvieron efecto puesto que se convirtieron en un aumento de bajas tanto de franceses como de polacos. Los rusos iniciaron una serie de ataques por los flancos de las fuerzas polacas lo que obligo la huida de  Markkleeberg de estas fuerzas.

Acción en Wachau

Las tropas rusas atacaron el pueblo de Wachau cerca de Leipzig, para ello contaron con el apoyo de las brigadas prusianas. Es importante mencionar que los rusos tomaron la decisión de avanzar sin conocer la posición de los franceses quienes efectivamente los estaban esperando.

Esto se convertiría en una emboscada puesto que los franceses tomaron por sorpresa tanto a las fuerzas rusas como las prusianas. Las fuerzas francesas atacaron los flancos de los rusos pero los prusianos lograron escapar del ataque y entraron a Wachau donde protagonizaron peleas en las calles. La artillería francesa logró repeler las fuerzas prusianas de Wachau y de esta forma lograron mantener este territorio.

Acción en Liebertwolkwitz

Este punto de la Batalla de Leipzig inicia con los soldados franceses perdonando la vida de un soldado ruso llamado Leontiy Korennoy por la valentía mostrada durante la incursión en  Liebertwolkwitz. Esta era una gran aldea y además representaba una posición de mando la cual era defendida por el mariscal MacDonald y el general Lauriston ambos de las fuerzas francesas, en este puesto contaban con unos 18.000 hombres.

Batalla de Leipzig

Por su parte, las fuerzas austriacas bajo el mando del general von Klenau contaban con 24.500 hombres los cuales contaban con el respaldo de la brigada de Pirth  que representaba unos 4.550 y con la brigada de Ziethen que representaban unos 5.365. Los austriacos decidieron picar adelante y atacar primero lo que les permitiría expulsar a los franceses de Liebertwolkwitz. A pesar de ello serian expulsados de la aldea con un rápido contraataque francés.

Para lograr conservar la posición, Napoleón ordenó al general Drouot que conformara una gran batería de unos 150 cañones y que los posicionara en la colina de Gallows. Las órdenes de Napoleón se cumplieron a cabalidad y se dispararon los cañones contra las expuestas defensas rusas lo que obligo a las fuerzas Prusas de respaldo a ponerse de resguardo.

Esta situación abrió la brecha que deseaba Napoleón y envió al mariscal Murat a que desatara sus fuerzas con 10.000 caballerías conformadas por franceses, italianos y sajones. A pesar de la ventaja estratégica, Murat no la supo aprovechar puesto que la decisión de optar por columnas masivas para el ataque serían fácilmente vulneradas por formaciones móviles más pequeñas de caballerías rusas, prusianas y austriacas.

Esta situación obligó a que las caballerías de las fuerzas francesas emprendieran la retirada y ser protegidos por los cañones franceses.  Sin embargo, aun Napoleón aprovecharía la venta que le daban estos cañones y enviaría a la Guardia Joven para expulsar a los aliados de la Sexta Coalición y además  recapturar a Liebertwolkwitz y si era posible Wachau.

Batalla de Leipzig

Los aliados no tardarían en responder y para ello emplearon a  la Guardia rusa y a los granaderos austriacos quienes fueron respaldados por coraceros rusos. Estas unidades estuvieron a la altura del momento y lograron no sólo derribar a la caballería francesa sino también acabaron con los cañones franceses.

Mientras tanto, en el frente sur Napoleón logró ganar terreno pero sin romper las líneas enemigas.  Por otro lado, el frente norte se abrió con un ataque del cuerpo ruso liderado por el  general Langeron en las aldeas de Groß-Wiederitzsch y Klein-Wiederitzsch. En estas aldeas se posicionaba el centro de las líneas del territorio norte del Imperio Francés.

Esta posición estaba defendida por la división polaca al mando del general Dabrowski. Esta división estaba compuesta de cuatro batallones de infantería y dos batallones de caballería. Con la primera señal del ataque los polacos se lanzaron con todo a la batalla. Una batalla que estuvo muy reñida para ambos bandos.  Por su parte, el general Langeron logró reunir fuerzas para tomar Groß-Wiederitzsch y Klein-Wiederitzsch pero con una gran cantidad de bajas.

Acción en Möckern

La infantería francesa se defendía con una barricada ante el asalto inminente de las Fuerzas Prusianas por el frente norte, a esta acción se le conoce popularmente como la Batalla de  Möckern. Esta batalla puede ser dividida en cuatro fases y cada una de ellas tuvo un fuerte combate de lado y lado.

Batalla de Leipzig

Cada una de las posiciones que era dominada por los franceses se convertiría en una fortaleza gracias a las paredes con aspilleras para fuego cubierto. Los terrenos al oeste estaban cubiertos por un bosque pantanoso lo que hacía complejo posicionar artillería de ese lado. Por lo que decidieron posicionar la artillería sobre un dique que corría hacia el este a lo largo del río Elster.

El mariscal Marmont del ejército francés colocó columnas de infantería por detrás de las posiciones en reserva, esto con el fin de asestar un rápido contraataque ante cualquier posición caída. En el otro lado de la batalla, el general Blücher comandó los cuerpos rusos que pertenecían a Langeron.

Cuando la batalla estaba en pleno desarrollo, Marmont ordenaría una carga de caballería pero su comandante se negó a obedecer esta orden. El ejército prusiano aprovecharía esta coyuntura en enviaría un ataque que causaría graves pérdidas a los defensores franceses.  Esta batalla duró hasta la entrada de la noche.

Acción en Lindenau

Esta acción se libro en el frente occidental, el Cuerpo austríaco bajo el mando del general Gyulai atacaría el suburbio de Lindenau. Este ataque sería exitoso para los austriacos y obligarían al mariscal Ney a desviar a las tropas del general Bertrand a ocupar esta posición perdida.

Batalla de Leipzig

En esta nueva acción para recuperar el territorio los franceses resistieron con gallardía lo que permitió rechazar a los austriacos pero estos no fueron tan lejos. A pesar de la recuperación exitosa del territorio, esta pequeña victoria significaba una pérdida estratégica considerable para las fuerzas Napoleónicas.

La estrategia de Napoleón con las tropas de Bertrand era sencillo puesto que ellos se convertiría en su Cuerpo de ataques contra los principales ejércitos austro-rusos que estaban posicionados hacia el sur. Debido a que parte de estas tropas se usó para recuperar Lindenau, el ataque en el sur falló.

La batalla se estancaría momentáneamente en Lindenau ya que ambos bandos necesitaron de tiempo para replantear sus estrategias. Para el 17 de octubre, se realizó un ataque por parte del general ruso Sacken contra la división polaca del general Dabrowski en la aldea de Gohlis. Al final de esta batalla los rusos prevalecerían sobre los polacos quienes se retiraron a Pfaffendorf.

Por otro lado, Blücher quien fue nombrado mariscal de campo el día anterior, ordenaría a las tropas  rusa del general Lanskoi a atacar al Cuerpo de Caballería del general Arrighi. Ahora bien, la caballería de la Sexta Coalición había demostrado ser superior y ahuyento  a los franceses provocando grandes pérdidas en sus filas.

Batalla de Leipzig

Además, en este punto los Aliados se reforzaron con la llegada de 145.000 tropas las cuales se dividían en dos ejércitos comandados por Bennigsen, el primer ejército pertenecía al Ejército de Bohemia y el otro pertenecía al Ejército del Norte que se conformaba principalmente por tropas suecas bajo el mando de Bernadotte.

El 18 de octubre Napoleón intentaría solicitar un armisticio debido a que los de la Sexta Coalición habían acorralado a Napoleón y a su ejército. Además, Napoleón sabía que no retirarse de la batalla se traduciría en la capitulación de todo su ejército el cual comenzaba a  quedarse sin suministros y sin municiones.

Antes de solicitar el armisticio, Napoleón analizó si las carreteras y los puentes que se encontraban en Lindenau podrían usarse para retirar a sus tropas. Es importante destacar que la retirada era una opción que no agradaba mucho a Napoleón puesto que él pensaba lograr otra victoria más para el ejército francés.

Otra de las opciones que analizó Napoleón fue plantear una retaguardia fuerte y formidable en la ciudad de Leipzig. Esto le podría permitir rechazar cualquier asalto de la Sexta Coalición lo que se traduciría en más tiempo para retirarse de la batalla. Esta disyuntiva abrió la ventana de las negociaciones que iniciaron con Merveldt quien había sido capturado dos días antes por los franceses.

Batalla de Leipzig

Ahora bien, Merveldt llevaba una carta para Alejandro I, Francisco I y Federico Guillermo III en la cual Napoleón ofrecía entregar a la Sexta Coalición todas las fortalezas que tenía bajo su poder en Oder y en Vístula, con la condición de que estos le permitieran retirarse a una posición detrás de la Saale. En esta carta agrego también que si aceptaban la propuesta debían firmar un armisticio y así empezar negociaciones de paz.

Inmediatamente los tres monarcas rechazaron la oferta y los ejércitos de la coalición se encargaron de rodear a Napoleón. Ese mismo día, la Sexta Coalición lanzaría una gran ofensiva  desde todos los flancos, lo que le permitió rodear completamente al ejército de Napoleón.

A lo largo de nueve horas de combate, ambos bandos sufrieron una gran cantidad de bajas. El desenlace de la batalla estuvo a favor de las tropas francesas quienes impidieron un avance de los ejércitos de la Coalición. Ahora bien, la ofensiva de la coalición fue tal que fueron forzados a retroceder hacia Leipzig.

Acciones en Wachau, Lößnig y Dölitz

El ejército prusiano ocupó el pueblo abandonado de Wachau, mientras que los austriacos en conjunto con los húngaros bajo el mando del general Bianchi expulsarían a los franceses de Lößnig. Además, la caballería austríaca atacaría a la infantería francesa para así darle tiempo a la infantería austríaca para que llegase y desplegase un ataque a Dölitz, sin embargo, la Guardia Joven pudo repeler el ataque de la caballería.

Acción en Probstheida

Las tropas húngaras se enfrentaron a la infantería francesa en la que es catalogada como la lucha más sangrienta en el camino a la Batalla de Leipzig. Dicha batalla ocurrió en Probstheida, un pueblo ubicado al sureste de Leipzig. Unos 60.000 soldados en total  marchaban hacia la aldea en dos grupos, una de estos bajo las órdenes de von Kleist quienes avanzaban por Wachau y otro bajo el mando del general Wittgenstein quienes avanzaban por Liebertwolkwitz.

Barclay era el encargado de los movimientos de las tropas de Kleist y de Wittgenstein, además era presionado por Alejandro I para que tomara el pueblo de Probstheida ya que representaba una posición clave para las tropas de Napoleón. Kleist era un fuerte opositor a la idea pero Barclay no tuvo otra opción que seguir las órdenes de Alejandro I.

Por su parte, el territorio de Probstheida estaban fuertemente fortificado, para ello emplearon  altos y gruesos que brindaban una muy buena protección a la infantería francesa.  Esta defensa además estaba fortalecida con artillería y fuertes reservas de infantería ubicadas detrás del pueblo.

Previo a esta batalla, los rusos habían sufrido una de las más grandes pérdidas a lo largo de esta campaña por lo que los prusianos se encargarían de atacar esta vez. En esta oportunidad intentaron tomar la aldea por asalto pero fueron rápidamente repelidos. Esto llevó a que la artillería de a Sexta Coalición abriera fuego contra la aldea.

La artillería Imperial francesa la cual era mucho más poderosa tomaría eventualmente la  ventaja. A la par, los prusianos intentaron una serie de ataques contra ciertas posiciones francesas en la aldea, estos ataques no tuvieron efecto alguno debido a la fortaleza de la artillería francesa.

Además de la artillería, los coraceros franceses quienes estaban bajo el mando del comandante  Murat cargaron con todo contra las ya debilitadas tropas prusianas y las hicieron retroceder. Los contraataques de la caballería rusa rescataron a las tropas prusianas y además harían retroceder a los franceses.

Un nuevo episodio en esta batalla estaría protagonizado por el general Raevsky, quien fuese el  héroe de la Batalla de Borodinó.  Este asalto fue exitoso ya que las tropas rusas pudieron tomar por asalto la aldea destruyendo varias unidades de infantería francesa. Sin embargo con la llegada de último momento de la Guardia Imperial francesa el panorama para los rusos era desfavorable por lo que tuvieron que retroceder.

Alejandro I ordenó que se siguieran llevando a cabo más asaltos contra la aldea, esta estrategia tendría éxito a la larga puesto que los franceses se encontraban en una situación desesperada ya que estaban cortos de tropas por lo que la lucha era una victoria teórica para los de la Sexta Coalición.

Acciones en Paunsdorf y Schönefeld

Durante esa mañana, Bernadotte y Blücher se reunirían para optar por una estrategia que beneficiara a la Sexta Coalición.  Lo acordado sería que el Ejército de Bernadotte se reforzaría con 30.000 hombres procedentes del Ejército de Silesia de Blücher. Además, Blücher acordaría enviar el ejército ubicado en Langeron y además renunciar al rango de comandante del ejército para liderar a los prusianos en las batallas que se avecinaban.

La artillería pesada rusa bajo las órdenes del general Platov comenzaron a disparar contra los sajones que se encontraban defendiendo Paunsdorf. Por su parte, Langeron colocó puentes de pontones sobre el río Parthe y además un puente volador a través de Mockau para que grandes masas de tropas pudieran trasladarse hacia las orillas del río.

Las fuerzas rusas y austriacas atacaban las posiciones  francesas en Paunsdorf pero con los contraataques de la infantería francesa y los disparos de las baterías francesas ahuyentarían los ataques rusos y austriacos. Las tropas francesas decidieron perseguir a las tropas rusas y austriacas que habían emprendido la huida pero fueron contraatacados por las caballerías austríacas lo que hizo retroceder a los franceses.

A pesar del fuerte asedio de los rusos, la ciudad se mantenía aun bajo el mando francés. El Capitán Bogue de la Brigada Británica de Cohetes comenzó a disparar cohetes hacia la ciudad lo que provoco un retroceso en desorden por parte de las tropas francesas. Bogue aprovechó el momento y envió a un pequeño escuadrón de caballería de escolta para asegurarse de que los franceses habían abandonado el territorio.

Los franceses por su parte retrocedieron a Sangerhausen al ser perseguidos además por dos batallones prusianos mientras que la Brigada de Cohetes Británica se formó a la izquierda de una batería rusa para disparar contra las tropas en retirada.

Con el caos, el capitán Bogue recibiría un disparo mortal en la cabeza a manos de un hostigador.  Esto le permitió a la Guardia Joven expulsar a los Aliados de Paunsdorf de nuevo pero el comandante Ney consideró que esta posición ya era insostenible y ordenó la retirada.

Paralelamente, se produjeron combates mucho más intensos en Schönefeld. Las tropas de la Sexta Coalición asaltaron de forma repetida las posiciones francesas en esta ciudad pero sin efecto. Los consecutivos asaltos de mosqueteros y granaderos rusos bajo el mando de Langeron dieron como resultado la expulsión de los franceses de Schönefeld.

Nuevas Acciones en Lindenau

Las acciones volverían de nuevo a Lindenau donde en el frente occidental las tropas francesas bajo el mando del comandante Bertrand finalmente expulsarían a las tropas austriacas que estaban en la ciudad. Esto rompería un importante cerco que había creado la Sexta Coalición  para acorralar y contener a las tropas francesas.

Es importante mencionar que durante esta recaptura de Lindenau, los alemanes que estaban en el mando de Napoleón desertarían a la Sexta Coalición. Se estima que unos 5.400 sajones bajo el mando del general Reynier desertaron a las filas  del ejército de Bernadotte ya que sentían una gran estima por este mariscal.

En un principio, los oficiales franceses vieron a los alemanes corriendo hacia los prusianos quienes avanzaban como una ofensiva hacia Lindenau. La traición se haría evidente cuando los sajones le pidieron a los prusianos que se unieran a su lado para un inminente asalto.

Esta situación fue incluso atestiguada por el propio Reynier quien intentó emendar la situación pero fue en vano puesto que la caballería de Württemberg también desertó de los franceses, hecho que obligo a las líneas francesas en Paunsdorf a retroceder.

Momentos finales de la Batalla de Leipzig

La batalla que se libró durante el 18 de octubre fue de desgaste. Las tropas francesas mantendrían sus posiciones pero fueron desgastadas por os hostiles ataques de la Sexta Coalición. Más tarde esa noche, Napoleón ya trataba esta batalla como un caso perdido.

Una medida desesperada de Napoleón fue promover a Poniatowski al rango de Mariscal, convirtiéndose en el  único extranjero dentro de todos sus mariscales. Luego de esto, Napoleón comenzaría a organizar la retirada de las tropas francesas hacia el oeste por el río Elster.

Durante la noche, el ejército francés se había retirado silenciosamente de las aldeas de Connewitz, Probstheida, Stötteritz, Volkmannsdorf y Reudnitz, todos con la orden de cruzar el río por Leipzig. Por su parte, los soldados franceses que quedaron en Lindenau debían trasladarse a Weissenfels. La retaguardia débil ocupó las aldeas para ocultar la retirada mientras que las tropas de apoyo se colocaron en los suburbios exteriores.

La ciudad de Leipzig sería ocupada por las tropas de Reynier, Poniatowski y MacDonald. Las órdenes eran retener la posición por al menos un día para dar chance de que el resto del ejército francés, la artillería y el resto del ejército tuviese tiempo de evacuar.

Las caballerías de la Sexta Coalición tenían la orden de atacar los puestos avanzados franceses durante la noche para así conocer si los franceses planeaban la retirada o no. A pesar del ataque, no se percataron de que los franceses estaban emprendiendo la huida de la batalla de Leipzig. Esta situación le permitió a los franceses continuar evacuando.

La Sexta Coalición se había enterado de la huida francesa a las 7 de la mañana del 19 de Octubre. La respuesta de la Coalición fue agresiva puesto que realizaron un asalto a gran escala desde el norte, el sur y el este contra los franceses que se estaban retirando.

Este gran asalto fue contenido en Leipzig debido a un feroz ataque librado por  30.000 soldados franceses bajo el mando del mariscal Oudinot. Cuando los rusos y los prusianos se dispusieron a entrar a la ciudad por las puertas de Halle y Grimma caerían en las trampas de las barricadas llenas de soldados franceses.

Esta contraofensiva francesa permitió que la retirada de Napoleón continuara sin problemas hasta la primera hora de la tarde cuando el general Dulauloy quien era el encargado de  destruir el único puente sobre el Elster delegaría la tarea al coronel Montfort.  Ahora bien, el coronel luego pasaría esta responsabilidad a un cabo quien desconocía el cronograma que había sido planeado cuidadosamente.

El cabo encendió la mecha a la 1:00 de la tarde mientras el puente estaba lleno de tropas francesas en retirada y además las tropas de Oudinot aun estaban librando parte de la Batalla de Leipzig. Tanto la explosión como el pánico provocaron la muerte de miles de soldados franceses. Oudinot y MacDonald lograron cruzar el rio nadando pero Poniatowski se ahogo por causa de las heridas sufridas en combate.

Consecuencias de la Batalla de Leipzig

La batalla de Leipzig puso fin a la presencia del Imperio francés en el territorio alemán y además permitió que se anexaran algunos estados alemanes secundarios como Baden, Sajonia y Württemberg a la Coalición. Por otro lado, la Batalla de Leipzig significó un duro golpe al propio Napoleón quien fue derrotado de forma contundente en una batalla por primera vez en toda la historia de las Guerras Napoleónicas. Se sabe que la Batalla de Leipzig dañó severamente la reputación de Napoleón como militar.

En el otro lado de la batalla,  Alejandro I instaría a todos los miembros de la Sexta Coalición a una nueva ofensiva contra el ejército francés puesto que estaba decidido a llevar la batalla al suelo francés. Tres semanas después de que se libró la Batalla de Leipzig, Napoleón llegaría a Saint-Cloud para organizar la defensa de Francia.

Al llegar a París a finales de ese año regresó triste de su campaña y tuvo que hablar ante el Senado francés donde pronunció las siguientes palabras: “Hace un año toda Europa marchó con nosotros; hoy toda Europa marcha contra nosotros.” Evidenciándose de esta forma lo dolido que estaba por la Batalla de Leipzig.

Se estima que medio millón de soldados fallecieron durante la campaña alemanda del año 1.813. La coyuntura provocada por la Batalla de Leipzig provocó que los ejércitos que conformaban la Sexta Coalición aprovecharan la ventaja que tenían para invadir Francia. A pesar de que Napoleón se enfrentó repetidas veces ante los ejércitos de la Sexta coalición,  finalmente se vio en la obligación a abdicar luego de que París cayera en el dominio de la Coalición. Luego de Abdicar, Napoleón se exiliaría en la Isla de Elba hasta el momento de su muerte.

En este artículo pudimos aprender sobre la Batalla de Leipzig la cual se libró durante la Campaña Alemana de Napoleón en el año 1.813. Esta batalla se libró entre los ejércitos franceses y los de la Sexta Coalición. El bando francés buscaba recuperar el territorio perdido mientras que la coalición buscaba acabar con el dominio francés. Finalmente la Coalición ganó luego de férreas ofensivas y permitió la recuperación de los territorios perdidos y además la pacificación del continente. También te pueden interesar los siguientes artículos:

Leave a Comment