≡ Menu

Comuna de París, importante episodio revolucionario

La Comuna de París fue un suceso sin precedentes que llevó a un grupo de comuneros al poder de la capital del imperio francés a finales del siglo XIX, dominando el entorno político y social parisiense por un muy breve lapso. Te invitamos a conocer aquí de qué se trató este movimiento y a aprender de su historia e implicaciones sociales y políticas.

¿Qué fue la Comuna de París?

La Comuna de París fue un gobierno socialista revolucionario que controló París del 18 de marzo al 28 de mayo de 1871.

Se trató de un movimiento liderado por un grupo de guardias y obreros que decidieron llevar adelante una sociedad libre e igualitaria para todos, en virtud del vacío de poder que se había producido en la capital francesa.

Inspirados por la política marxista y los objetivos revolucionarios de la Organización Internacional de Trabajadores, también conocida como la Primera Internacional, los trabajadores de París se unieron para derrocar el régimen francés existente, que no había logrado proteger la ciudad del asedio prusiano, y formaron el primer gobierno verdaderamente democrático en la ciudad y en toda Francia.

Políticamente, los comuneros se consideraban republicanos, revolucionarios, patriotas y parisinos. No existían partidos políticos organizados, aunque había facciones como los blanquistas (revolucionarios) y los jacobinos (republicanos de izquierdas).

La Comuna de París ha sido considerada el levantamiento popular urbano más importante de Europa acaecido entre la Revolución Francesa de 1789 y la Revolución Rusa de febrero de 1917.

Puso fin a la serie de levantamientos populares de París iniciada en julio de 1789 y continuada en julio de 1830 y junio de 1848. Te interesará saber más acerca de Los franceses y su forma de vida.

 Comuna de París

Además, esta comuna supuso la toma del poder por parte de la revolución popular en la principal ciudad de Europa continental; e inspiró una leyenda de gobierno revolucionario, resistencia heroica y martirio trágico que gozó de un siglo de estatus icónico para la izquierda europea.

El consejo electo de la Comuna se apresuró a aprobar políticas socialistas y supervisar operaciones mientras estuvo en funciones antes de ser desplazado por el ejército francés cuando retomaron la ciudad para el gobierno, masacrando para ello a decenas de miles de parisinos de clase trabajadora.

La mayoría de los miembros del consejo de la Comuna pertenecían a la clase media baja o a la élite de la clase trabajadora, en una época en la que las élites de la clase alta dominaban los gobiernos de toda Europa.

El breve gobierno de la Comuna se rigió por principios laicos e instituyó la separación de la Iglesia y el Estado.

Los Comuneros abogaron por la creación de Comunas en otras ciudades de Francia, de manera tal que durante su reinado, se establecieron otras en Lyon, Saint-Etienne y Marsella. Conoce también otros eventos históricos de la Edad contemporánea.

Historia

Esta insurrección se produjo a raíz de la derrota de Francia en la Guerra Franco-Prusiana y el colapso del Segundo Imperio de Napoleón III, que reinó entre 1852 y 1870. Durante los acontecimientos de esta guerra, París había sido defendida por la Guardia Nacional, en la que prevaleció el radicalismo obrero e incluso creció entre los soldados.

 Comuna de París

Guerra Franco-Prusiana

La Comuna de París se formó a raíz del armisticio firmado entre la Tercera República de Francia y los prusianos, que habían sitiado la ciudad de París desde septiembre de 1870 hasta enero de 1871.

Este asedio terminó con la rendición del ejército francés ante Prusia y la firma de un armisticio, que fue calificado de vergonzoso para Francia, que puso fin a los combates de la Guerra Franco-Prusiana.

Antes del armisticio, los parisinos habían estado manifestando de manera regular exigiendo un gobierno elegido democráticamente para su ciudad.

Las tensiones entre los defensores de un nuevo gobierno y el gobierno existente se intensificaron tras la noticia de la rendición francesa en octubre de 1870, y en ese momento se produjo el primer intento de tomar los edificios gubernamentales y formar un nuevo gobierno.

Cuando se firmó definitivamente el armisticio y comenzó a gobernar la Tercera República, los obreros de París temían que ese nuevo gobierno encaminara al país hacia una vuelta a la monarquía, ya que había muchos monárquicos sirviendo en él.

Tras el armisticio, las tensiones siguieron aumentando en París y llegaron a su punto álgido el 18 de marzo de 1871, cuando los miembros de la Guardia Nacional lograron tomar los edificios gubernamentales y el armamento.

 Comuna de París

Armisticio

Ese mes, durante el establecimiento de esa Tercera República bajo el mando del jefe del gobierno nacional provisional francés, Louis Adolphe Thiers, estadista e historiador, los soldados de la Guardia Nacional tomaron el control de la ciudad y luego se negaron a aceptar la autoridad del nuevo gobierno, intentando en cambio establecer un gobierno independiente.

Los líderes gubernamentales, vislumbrando revueltas, abandonaron París y se establecieron provisionalmente en la ciudad de Versalles.

Cuando se empezó a gestar la Comuna, los miembros de la Guardia Nacional apoyaron la causa y empezaron a luchar contra el ejército francés y el gobierno existente por el control de los edificios oficiales del gobierno clave y el armamento de París.

En esta época, París contaba con una población considerable de trabajadores, hasta medio millón de obreros industriales y cientos de miles de otros, que estaban económica y políticamente oprimidos por el gobierno reinante y el sistema de producción capitalista, y económicamente desfavorecidos por la guerra.

Muchos de estos trabajadores sirvieron como soldados de la Guardia Nacional, un ejército de voluntarios que trabajó para proteger la ciudad y sus habitantes durante el asedio.

Las corrientes feministas, socialistas y anarquistas también desempeñaron un papel importante en la Comuna.

Después de que la Guardia Nacional tomara los lugares clave del gobierno y el ejército en París, la Comuna comenzó a consolidarse cuando los miembros de un Comité Central organizaron una elección democrática de consejeros que gobernarían la ciudad en nombre del pueblo.

Comuna de París

Adolphe Thiers

Se eligieron sesenta consejeros, entre los que se encontraban trabajadores, empresarios, oficinistas, periodistas, así como académicos y escritores.

El consejo determinó que la Comuna no tendría un líder singular ni ninguno con más poder que los demás. En su lugar, funcionaban democráticamente y tomaban las decisiones por consenso.

Tras la elección del consejo, los “comuneros”, como se les llamaba, aplicaron una serie de políticas y prácticas que establecían cómo debía ser un gobierno y una sociedad socialistas y democráticas. Sus políticas se centraron en igualar las jerarquías de poder existentes que privilegiaban a los poderosos y a las clases altas y oprimían al resto de la sociedad.

La Comuna fue finalmente reprimida por el ejército nacional francés durante la semaine sanglante o “semana sangrienta”, que comenzó el 21 de mayo de 1871. Los miembros de la Comuna y la Guardia Nacional se defendieron, pero ese día el ejército había derrotado a la Guardia y la Comuna ya no existía.

Se confirma que entre 6.000 y 7.000 comuneros murieron en la batalla o fueron ejecutados, aunque algunas estimaciones tienden a llegar a 20.000. El arzobispo de París, Georges Darboy, y otros rehenes fueron fusilados por la Comuna en represalia.

En definitiva, la Comuna de París resultó ser un experimento socialista de corta duración, que estuvo plagada de ataques por parte del ejército francés que actuaba en nombre de la Tercera República, que se había retirado a Versalles.

Comuna de París

Cuando el ejército irrumpió en la ciudad, sin ningún miramiento, masacró a decenas de miles de parisinos, entre ellos mujeres y niños, en nombre de la recuperación de la ciudad para la Tercera República. Además, miles de personas fueron tomadas como prisioneras por el ejército, muchas de las cuales fueron ejecutadas.

Los muertos durante la “semana sangrienta” y los ejecutados como prisioneros fueron enterrados en tumbas sin nombre por toda la ciudad. Uno de los lugares de la masacre de los comuneros fue el famoso cementerio del Père-Lachaise, donde ahora se encuentra un monumento a los asesinados.

La Comuna de París y Carlos Marx

Los debates sobre la política y los resultados de la Comuna influyeron significativamente en las ideas de Carlos Marx y Friedrich Engels, que la describieron como el primer ejemplo de la dictadura del proletariado.

Para los estudiosos y familiarizados con los escritos de Carlos Marx podrían reconocer su política en la motivación de la Comuna de París y en los valores que la guiaron durante su breve gobierno.

Esto se debe a que los principales comuneros, incluyendo a Pierre-Joseph Proudhon y Louis Auguste Blanqui, estaban afiliados e inspirados por los valores y la política de la Primera Internacional.

Esta organización sirvió como centro internacional unificador de los movimientos de izquierda, comunistas, socialistas y obreros. Fundada en Londres en 1864, Marx era un miembro influyente, y los principios y objetivos de la organización reflejaban los expuestos por Marx y Engels en El Manifiesto del Partido Comunista.

Se puede ver en los motivos y las acciones de los comuneros la conciencia de clase que Marx creía necesaria para que tuviera lugar una revolución de los trabajadores.

De hecho, Marx escribió sobre la Comuna en el panfleto “La guerra civil en Francia”,  a modo de declaración oficial de la Primera Internacional, mientras ésta se desarrollaba y la describió como un modelo de gobierno revolucionario y participativo.

Contexto social y político

La Asamblea Nacional, elegida en febrero de 1871 para concluir la paz con Alemania, tenía una mayoría monárquica, que reflejaba la actitud conservadora de las provincias.

Los parisinos republicanos temían que la Asamblea Nacional reunida en Versalles restaurara la monarquía.

Para asegurar el orden en París, Thiers decidió desarmar a la Guardia Nacional, en la que, como se señaló, había muchos trabajadores que habían luchado durante el asedio de París.

El 18 de marzo estalla la resistencia en París en respuesta a un intento de retirar los cañones de la Guardia que dominaban la ciudad.

Luego, el 26 de marzo, las elecciones municipales, organizadas por el comité central de la Guardia, dieron la victoria a los revolucionarios, que formaron el gobierno de la Comuna.

Entre los integrantes del nuevo gobierno estaban:

  • Los llamados jacobinos, que seguían la tradición revolucionaria francesa de 1793 y querían que la Comuna de París controlara la Revolución.
  • Los proudhonistas, socialistas que apoyaban una federación de comunas en todo el país.
  • Los blanquistas, socialistas que exigían una acción violenta.

Orígenes de la Comuna

Las razones del estallido de la Comuna de París fueron muchas y complejas.

París era una ciudad bastante excepcional. Su población había aumentado de aproximadamente 1,2 millones en 1850 a casi 2 millones en 1870, una cifra mayor que la de las siguientes catorce ciudades francesas más pobladas.

La rápida expansión reflejaba el estatus de la ciudad como el centro industrial más importante de Francia y la mayor obra de construcción. Más de una quinta parte de los trabajadores urbanos franceses vivían en París y solían estar altamente cualificados y alfabetizados.

La reconstrucción de París bajo el mandato del barón Georges-Eugène Haussmann, que fue prefecto del Sena entre 1853 y 1869, en aras de la modernización, el prestigio imperial, la seguridad y la burguesía exigió un aumento de los impuestos, lo que implicó decisiones de planificación autoritarias y atrajo a la capital a un gran número de trabajadores de la construcción y otros inmigrantes.

Al mismo tiempo, los trabajadores y sus familias fueron desplazados del centro de la ciudad a los suburbios periféricos con un transporte público prácticamente inexistente.

Dado que París era la capital imperial, así como el principal centro de negocios y centro urbano de los ricos en Francia, los trabajadores parisinos estaban expuestos a las extravagancias y excesos de la corte y de la élite adinerada.

Además, París tenía una tradición revolucionaria que se remontaba a 1789, renovada en las revoluciones de 1830 y 1848, y demostrada de nuevo en la resistencia al golpe de Estado de Luis-Napoleón Bonaparte, quien sería más tarde Napoleón III, del 2 de diciembre de 1851.

Napoleón III

Posteriormente, los resultados de las elecciones y el plebiscito de mayo de 1870 confirmaron que París seguía siendo el centro de la oposición al Segundo Imperio.

La liberalización del régimen durante la década de 1860 no hizo sino facilitar la aparición de liderazgos radicales de oposición, por ejemplo, contra la centralización del Estado, de periódicos de oposición y de ideologías de oposición, como el Programa de Belleville de 1869, ayudados por la ley del 18 de junio de 1868, que toleraba las reuniones públicas.

Medidas de la Comuna de París

El programa que adoptó la Comuna establecía políticas que tendían a un sistema progresista y secular de socialdemocracia, las cuales, a pesar de sus divisiones internas, exigía medidas que recordaban a las de 1793.

El programa incluía medidas como:

  • La separación de la Iglesia y el Estado.
  • El fin del apoyo a la religión. El Consejo decretó que la religión no debía formar parte de la enseñanza y que los bienes de la iglesia debían ser de propiedad pública para el uso de todos.
  • La autovigilancia.
  • El uso del calendario revolucionario.
  • La supresión de la pena de muerte.
  • Eliminación del servicio militar obligatorio.
  • La remisión de los alquileres o rentas durante el asedio, debido a que los dueños de las empresas los habían aumentado muchísimo mientras París había estado sitiada.
  • La abolición del trabajo infantil.
  • La jornada laboral de 10 horas.
  • La abolición del trabajo nocturno de las panaderías de la ciudad. Esta medida se tomó con el fin de alterar las jerarquías de poder económico.
  • La abolición de la guillotina.
  • La asignación de pensiones a las viudas e hijos de los guardias nacionales muertos en la defensa de la Comuna.
  • La devolución gratuita de todas las herramientas expropiadas a los trabajadores.
  • Supresión de pago de intereses sobre las deudas.
  • Aplazamiento de las obligaciones de deudas.
  • La aprobación del derecho de los empleados a hacerse cargo de una empresa abandonada por su propietario. Se dictaminó que los trabajadores podían llevar a cabo el manejo de un negocio, que hubiera sido dejado desatendido por su dueño.
  • Prohibición a los empresarios de multar a los trabajadores como forma de disciplina.

 Enfrentamientos de la Comuna de París

Con la rápida supresión de las comunas que surgieron en Lyon, Saint-Étienne, Marsella y Toulouse, la Comuna de París se enfrentó sola a la oposición del gobierno de Versalles.

Pero los fédérés, como se llamaba a los insurgentes, no fueron capaces de organizarse militarmente y tomar la ofensiva, y el 21 de mayo las tropas gubernamentales entraron en una zona de París no defendida.

Durante la semana sangrienta, las tropas regulares aplastaron la oposición de los comuneros, que en su defensa levantaron barricadas en las calles e incendiaron edificios públicos, entre ellos el Palacio de las Tullerías y el Ayuntamiento de París.

Murieron unos 20.000 insurrectos y unos 750 soldados del gobierno. Tras la Comuna, el gobierno emprendió una dura acción represiva: unas 38.000 personas fueron arrestadas y más de 7.000 fueron deportadas.

Leave a Comment