≡ Menu

Chinantecos: Ubicación, Lengua, Organización Social y mas

Como una división del grupo lingüístico Oto-Manguean, los chinantecos hablan hasta 14 dialectos diferentes. Los chinantecos de San Juan Lealao en el noreste de Oaxaca, que hablan una variedad divergente del idioma, suelen llamarse entre ellos Dsa jmii (personas de las llanuras) y se refieren a su idioma como Fah jmii (lengua de los llanos).

Chinantecos

Ubicación

Los Chinantecos, que suman más de 104,000 personas, actualmente habitan en la región de Chinantla, en el centro norte de Oaxaca, cerca de la frontera con Veracruz. Como una división del grupo lingüístico Oto-Manguean, los chinantecos hablan hasta 14 dialectos diferentes.

Los chinantecos de San Juan Lealao en el noreste de Oaxaca, que hablan una variedad divergente del idioma, se llaman a sí mismos Dsa jmii (personas de las llanuras) y se refieren a su idioma como Fah jmii (lengua de los llanos).

Chinantecos

Los Chinantecos actualmente habitan un área en la cual los arqueólogos han localizado templos que aparentemente fueron utilizados como centros ceremoniales, y donde los presos fueron supuestamente sacrificados durante las celebraciones más importantes del año.

En el censo de 2000, el número de hablantes de chinanteco se contabilizó en 104.010, lo que equivale al 9,28% de la población indígena total de Oaxaca. Los chinantecos, son agrícolas, como lo son la mayoría de los indios mesoamericanos.

Lengua

Es un grupo de lenguas Oto-Mangueanas habladas en Oaxaca y Veracruz en México por aproximadamente 80,000 personas. Como solo hay cierta inteligibilidad mutua entre las diferentes lenguas chinantecas, la mayoría de los lingüistas las consideran idiomas separados en lugar de dialectos.

  • El chinanteco Chiltepec-Tlacoatzintepec se habla en las ciudades de San José Chiltepec, San Juan Bautista Tlacoatzintepec, San Pedro Alianza, Santiago Quetzalapa y San Juan Zapotitlán en el norte de Oaxaca. Hubo 1.800 hablantes en el año 2000.
  • El chinanteco de montaña (Jmii ‘) es hablado por unas 10,000 personas (en 1998) en Comaltepec, San Juan Quiotepec en el norte de Oaxaca.
  • Lalana-Tepinapa Chinanteco tiene aproximadamente 23,000 (en el año 2000) en el norte de Oaxaca.
  • Lealao Chinanteco es hablado en San Juan Lealao, Latani, Tres Arroyos y La Hondura en el noreste de Oaxaca por unas 2,000 personas (en 1990).
  • Ojitlán Chinanteco tuvo aproximadamente 38,000 hablantes (en el año 2000) en y alrededor del área de San Lucas Ojitlán en el norte de Oaxaca.

  • El chinanteco Ozumacín tuvo alrededor de 3.100 hablantes en el año 2.000 en San Pedro Ozumacín, Ayotzintepec y Santiago Progreso en el norte de Oaxaca.
  • Palantla Chinanteco, o Chinanteco Tlatepuzco, tiene alrededor de 25,000 hablantes (en 2007) en y alrededor de San Juan Palantla en el norte de Oaxaca.
  • Sochiapam Chiananteco, o San Pedro Sochiapam, se habla en las ciudades de Retumbadero, San Juan Zautla, Santiago Quetzalapa y San Juan Zapotitlán. En el año 2000 hubo 3,600 hablantes de Sochiapam Chianantec.
  • El tepetotutla chinanteco se habla en las ciudades norteñas oaxaqueñas de Santa Cruz Tepetotutla, San Antonio del Barrio, San Pedro Tlatepusco, Santo Tomás Texas, Vega del Sol y El Naranjal en aproximadamente 1.900 personas (en el año 2000).

Organización Social De Los Chinantecos

El origen del chinanteco es desconocido. Es posible que migraran desde el oeste cerca del Valle de Tehuacán a su ubicación actual tan recientemente como A. D. 1000. En el siglo XV, los asentamientos chinantecos se concentraban en los fértiles valles de las tierras bajas, bien irrigados, cerca del actual Valle Nacional.

La Chinantla fue invadida con éxito en 1454-1455 por hablantes de náhuatl y luego otra vez a principios del siglo XVI por los españoles. (Ver Artículo: Kikapu)

Tres epidemias estrechamente espaciadas de enfermedades introducidas en Europa pronto diezmaron aproximadamente el 80 por ciento de la población chinanteca, y en la década de 1570 muchos chinantecos vivían en aldeas dispersas de once a quince personas.

Para facilitar el control político y la conversión religiosa, las autoridades coloniales congregaron por la fuerza a estos chinantecos en comunidades concentradas en las tierras altas. Una gran simplificación en la estructura social fue un resultado.

La mayor parte de la región chinanteca no estaba en encomienda, sino administrada directamente por la corona. Aunque los españoles tenían la esperanza de encontrar vastos depósitos de oro allí, el área llegó a ser valorada por el algodón y la cochinilla.

En el siglo XIX, las mejores tierras habían sido tomadas por compañías extranjeras, y muchos chinantecos de las tierras bajas volvieron a ser desplazados. Incluso después de la Revolución Mexicana de 1910, la producción de café, plátano y tabaco permaneció en manos extranjeras.

Los programas de desarrollo instituidos desde 1947 por la Comisión del Río Papaloapan desplazaron a otros chinantecos de tierras bajas. La región chinanteca es contigua con las comunidades zapotecas al sur y las del Cuicatec al oeste, Mazateco al norte y Mixe al sureste.

Chinantecos

Costumbres De Los Chinantecos

El compadrazgo, o rito de padrino, se practica, uniendo a los padres de un niño con el padrino elegido por diversos rituales y obligaciones. Los chinantecos practican el catolicismo romano con adiciones sincretistas; la lluvia y los rituales de fertilidad de los cultivos han desaparecido.

Chinantecos

Vivienda

Las grandes casas rectangulares, sin ventanas, están construidas con troncos y techos de paja colocados verticalmente. La vivienda es esencialmente patrilocal. En la zona alta la casa tradicional es de barro con cubierta de teja.

En la región de innovación es frecuente hallar hogares de tablón con techos de palma o tejamanil, y en la parte baja son de madera rolliza o jonote con techo de palma. En todos los casos los techos son de dos aguas.

En las actuales construcciones de los altos se está sustituyendo la teja por lámina, y en la parte baja el jonote por tablas de madera. En las cabeceras municipales se comienzan a usar materiales modernos para la construcción.

Chinantecos

Agricultura

El maíz (maíz) y los frijoles, complementados con mandioca y ñames, son los cultivos básicos. El cultivo es a mano, con la caña y la excavación. El pollo, la carne de cerdo y el pescado proporcionan proteínas en la dieta chinanteca. La fruta silvestre se recolecta, aunque la fruta cultivada es rara.

Chinantecos

Café y Cacao

La estructura es una composición florística, estratos verticales, distribución espacial y diversidad de los agroecosistemas de café estudiados siguieron patrones similares a los observados en la región chinanteca, Oaxaca.

Además, la gestión local y el conocimiento de los agroecosistemas juegan un papel fundamental en la selección de las especies que formarán parte de estos sistemas porque cada campesino sigue una estrategia diferente para estructurar el agroecosistema del café, junto con un amplio conocimiento de las condiciones ambientales locales. (Ver Artículo: Tojolabal)

Chinantecos

Existen 51 especies de árboles diferentes (345 individuos) en los sitios estudiados, 60 a 85% menos de lo reportado en estudios de agroecosis y estudios de tipos de vegetación similares en Veracruz.

Se avistan 44 familias diferentes de plantas en toda el área de estudio, representando 84 especies de plantas diferentes, de las cuales 64 son árboles. Es decir, el doble de las familias de plantas y el 28% de árboles.

Además, los agroecosistemas de café estudiados conservaron un 25% más de especies, o al menos el mismo número de especies. La estructura horizontal de todos los agroecosistemas de café estudiados fueron similares; El 80% de las especies de árboles mostraron una distribución aleatoria, y solo el 20% mostró una distribución uniforme.

Chinantecos

La altura oscila entre 5-35 m, y se puede deducir que la estructura arbórea más o menos compleja de los agroecosistemas puede ayudar como un refugio para una diversidad de aves, insectos y microorganismos.

También es importante que la edad de las plantaciones de café sea de 16-40 años, mientras que las de mayor edad se ubican en elevadas elevaciones, mientras que los agroecosistemas de café más cercanos a las aldeas son los más jóvenes, en general con una mejor administración.

Chinantecos

Alimentación

Aunque la lista del patrimonio mundial de la Unesco reconoce maravillas históricas y naturales, la lista de “intangibles” abarca tradiciones como danzas, canciones, rituales y artesanías: vínculos frágiles con el pasado, en riesgo de erosión no por el clima o la carcoma, sino por la modernización y la globalización.

Para aquellos que conocen la comida mexicana como enchiladas, fajitas y burritos, esto puede ser sorprendente. Pero el patrimonio culinario del país tiene varios milenios de antigüedad, con recetas de grupos aztecas, mayas y otros fusionados con influencias españolas, y productos básicos de maíz, frijoles, aguacate y chile, enriquecidos con chocolate, cactus y saltamontes.

Chinantecos

Sopa de Piedra

Si has oído hablar de la sopa de piedra, probablemente estés pensando en la fábula donde los vagabundos hambrientos engañan a los lugareños para que compartan su comida. Pero, la verdadera sopa de piedra es más celebración que privación, y está viva y bien en Oaxaca, México. Y, tiene una larga y legendaria historia propia.

La sopa se originó en un sitio ritual remoto en la cuenca del río Papaloapan, a unas 12 horas en auto desde la ciudad de Oaxaca, en la sierra de la Sierra Madre. La geografía es muy rocosa, y en el período Pre-Cerámico, los ancestros los chinantecos desarrollaron una forma elemental de cocinar sus alimentos utilizando fuego y piedra.

Chinantecos

El sitio ritual presenta grandes rocas excavadas para servir como grandes ollas de cocina, ¡y supongo que se podría decir que el resto es historia! La receta de sopa de piedra contiene ingredientes locales y realmente es un producto de este entorno único.

Oaxaca es el nido de múltiples culturas originales, mucho antes de que llegara el español, y se ha conservado gran parte de su cultura e idioma original, gracias a las personas y familias que conocen el valor de su propia cultura y sus raíces.

Chinantecos

Hay más de 15 idiomas diferentes en Oaxaca, así que puedes imaginar las diversas culturas entre ellos, específicamente la cultura Chinantec de San Felipe Usila, Tuxtepec, Oaxaca. Está ubicado en la cuenca del Istmo de Tehuantepec, entre montañas y ríos.

Actualmente hay tres métodos para preparar sopa de piedra, y cada uno tiene su propia variación de sabores. La sopa preparada en los grandes cantos rodados en el sitio ritual tiene un mineral moldeado, y el calor y la energía de la preparación piedra sobre piedra realmente infunden los mariscos.

Chinantecos

Cuando la sopa se prepara en aberturas forradas de hojas excavadas en la arena en las orillas del río, el sabor es un poco más “verde”, con un regusto fresco.

La sopa preparada individualmente en jicaras-calabazas-en el restaurante familiar trae consigo la distinción de estar hecho a pedido, y cada plato contiene una o dos piedras individuales, que aún emiten calor y energía cuando se sirven, lo que resulta en una tercera piedra -super experiencia. En todos sus preparativos, la sopa es simple y completa.

El marisco está perfectamente escalfado, y las verduras mantienen su propia integridad, mientras que el plato tiene una propiedad alquímica que hace que el sabor sea exponencialmente más que la suma de sus ingredientes.

Chinantecos

Es muy natural. Me encanta el mixto con pescado y camarones. Tiene un sabor muy ligero que se combina con el sabor del tomate fresco y un toque de chile y epazote.

La receta de la sopa de piedra está estrechamente protegida por la comunidad chinanteca. Los ingredientes no son secretos, pero de acuerdo con su significado, la sopa solo puede ser preparada por hombres chinantecos, con piedras designadas por los ancianos, y no puede prepararse en una gran olla de metal o cerámica, aunque eso aportaría una mayor eficiencia. por lo tanto, viabilidad comercial: al proceso.

Chinantecos

Nunca me atrevería a preparar sopa de piedra sin ellos. Desafortunadamente, las imitaciones de sopa de piedra se prepararon tanto en México como en EE. UU., Pero no son sancionadas por los ancianos chinantecos y, por lo tanto, son bastante ofensivas para la comunidad.

Actualmente, el único lugar para degustar sopa de piedra fuera de las aldeas chinantecas es el restaurante Stone Soup Family, cerca de la ciudad de Oaxaca, o en uno de los eventos pop-up de sopa de piedra organizados por la familia Gachupin.

Vestimenta

Las mujeres chinantecas utilizan vestidos blancos, bordadas con punto al pasado y de cruz en azul y rojo. El bordado en el pecho, con inspiraciones simétricos habitualmente antiguos, se localiza a la tela céntrica y forma un revestimiento; desde el extremo de abajo de éste hasta la orilla y el bordado cubre las tres telas.

El escote está cortado en redondo y orlado en punto de ojal en color azul o rojo; las costuras que unen las tres tiras están cubiertas con un bordado de franjas azules y rojas de tres centímetros de ancho. (Ver Artículo: Mixtecos)

Cuando usan falda, ésta es de tela de manufactura propia, es roja con cuadros negros. Las mujeres utilizan el cabello recogido alrededor de la cabeza como una corona o en dos trenzas sueltas sobre la espalda. Se adornan con cadenas de papelillo o de cuentas de vidrio rojas de volumen regular o de diversos matices y tremendamente pequeñas.

Chinantecos

Artesanía

No se ha encontrado evidencia de artes, artesanías, drama u otras expresiones estéticas chinantecas tradicionales. En algunas comunidades de las tierras altas, se realiza un complejo bien desarrollado de danzas para el carnaval. Las bandas de los pueblos tocan en todas las ocasiones ceremoniales.

Las artesanías nativas están disminuyendo, pero se hacen cestas y bolsas de transporte; la tela para el huipil (blusa larga o túnica para mujeres) se teje donde todavía se usa. En algunas localidades, las mujeres usan el vestido tejido en patrones brillantes, con o sin falda; el traje tradicional para hombres ya no se usa.

Chinantecos

Una artesanía procedente aún por las mujeres es la hechura de los vestidos tradicionales. A pesar de las diferencias coexisten diseños primordiales en los encajes. Toda la familia se ve implicada en la producción del elemento primario para confeccionar los huipiles, hasta el proceso de hilado y madejado, que se hacen con malacate y con espejes, correspondientemente.

Ya preparado el hilo la actividad corresponde exclusivamente a las mujeres. También hacen manteles y servilletas para el comercio. Los hombres, por su parte, producen mallas de pita y de ixtle para la fabricación de atarrayas y chinchorros.

Chinantecos

Creencias Religiosas

La religión chinanteca después de la conquista española / católica tenía muchos elementos sincréticos (por ejemplo, un bisexual “padre y madre del maíz”). La cosmología chinanteca plantea dos mundos, día y noche, en lucha eterna. Los mitos de la creación variaron, pero la mayoría se basaban en humanos descendientes de monos o monos como los antiguos.

La deferencia, el respeto y la gratitud se muestran a las características prominentes del entorno natural y las criaturas que lo habitan; no hacerlo es castigado por la enfermedad. Aunque los chinantecos todavía son nominalmente católicos, ha habido incursiones protestantes en algunas comunidades.

Chinantecos

La mejor evidencia de la cultura expresiva precristiana es la considerable colección de folklore chinanteco sobre el sol y la luna, los “embaucadores” de animales, y los “dueños” o “reyes” de especies de animales y peces, prominentes picos montañosos, la tierra y otros fenómenos naturales.

Hay especialistas en adivinación que obtienen acceso al mundo sobrenatural mediante el uso de hongos alucinógenos de psilocibina o semillas de la vid de Rivea corymbosa. El uso de estas sustancias no está restringido a especialistas.

Practicantes religiosos. La mayoría de las comunidades chinantecas son atendidas por sacerdotes parroquiales que los visitan una o dos veces al año en días festivos importantes. Estas visitas son complementadas por otro sacerdote contratado para celebrar la Misa en otros días importantes de fiesta.

En ausencia de un sacerdote residente, las comunidades dependen de laicos capacitados para realizar rosarios. Particularmente en las tierras altas, hay una larga historia de relaciones fragmentadas con los sacerdotes locales; muchos de estos conflictos persisten hasta el día de hoy. Los especialistas tradicionales en adivinación aún existen en algunas comunidades.

Ceremonias

La eliminación diferencial de las placentas masculinas y femeninas continúa en algunas comunidades: una niña está enterrada debajo del hogar familiar y la de un niño en una rama de árbol cercana. Los ritos chinantecos aseguran que la cosecha, una vez común, persiste en lugares atenuados.

Uno o más ancianos aún pueden emprender una peregrinación anual a las iglesias en los pueblos vecinos o en las principales ciudades del Valle de Oaxaca, en un esfuerzo por garantizar el bienestar de la aldea.

Los principales festivales son los carnavales anuales pre-Cuaresma, organizados por solteros, que recrean la llegada de los conquistadores españoles. También son importantes las fiestas anuales que honran al santo patrón de cada comunidad y la ceremonia del Día de Año Nuevo que marca la investidura de los nuevos funcionarios.

Chinantecos

Medicina

Una rica tradición de uso de hierbas medicinales es anterior a la conquista española. Hoy, la curación es a base de hierbas, espiritual y técnicas mecánicas. Hay pocos curanderos chinantecos indígenas, y las personas son reacias a recurrir a médicos o curanderos especializados; la mayoría de la atención médica es administrada por mujeres en el hogar.

Para la cultura chinanteca, los padecimientos se clasifican en positivas, contraídas por causas naturales, y las negativas, debidas a causas sobrenaturales, pero uno y otro tienen que ver con la pérdida del equilibrio de los opuestos complementarios, por ejemplo; frío-calor, bien-mal, día-noche, seco-húmedo.

Como en todos los poblados viejos y cultos del mundo, la retribución al médico invariablemente se ejecuta en especie, porque se considera que las erudiciones sobrenaturales son dones de dios y la experiencia médica es un favor a la colectividad.

 

Ciclo de la Vida

El bautismo cristiano es el primer evento importante en la vida de un individuo. De hecho, entre los chinantecos, un niño no se considera completamente humano hasta que se haya realizado el rito. Si un bebé no bautizado muere, el cuerpo es enterrado inmediatamente sin las observancias rituales habituales: sonar las campanas de la iglesia, quemar incienso y leer y cantar oraciones en el hogar, en la iglesia y en la tumba.

La enfermería puede continuar durante tres o cuatro años, y la niñez es un período de poca disciplina, excepto por la responsabilidad que se les asigna a los niños mayores de cuidar a sus hermanos menores mientras los padres trabajan.

La educación formal ahora está disponible en la mayoría de las áreas durante al menos algunos años, pero el monolingüismo en áreas menos aculturadas limita severamente la eficacia de la capacitación, que casi siempre se lleva a cabo solo en español. No hay un rito de la pubertad, por lo que la transición de la infancia a la adolescencia no está marcada ritualmente.

Chinantecos

Matrimonio

Una niña se convierte en adulta al casarse, pero un niño se convierte en adulto de dos maneras: a través del matrimonio y mediante la ciudadanía cuando alcanza la edad adecuada, por lo general 14 o 15 años.

En este momento debe ingresar al grupo de trabajo de hombres adultos que mantienen la propiedad de la comunidad y debe contribuir con su parte de cualquier evaluación que la ciudadanía pueda imponerse para cubrir los gastos de la comunidad. Se vuelve elegible -y obligado- a servir en las oficinas de menor rango de las instituciones políticas y religiosas de la comunidad.

Chinantecos

Muerte

La muerte está marcada por el ritual y el entierro dentro de las 24 horas de la muerte, con la repetición del ritual en intervalos periódicos después de la muerte, que a veces termina en el noveno día, a veces repetido en el aniversario.

Una fiesta de Todos los Santos de varios días de duración se prepara anualmente en el otoño del año para todos los muertos.

Muerte y Vida Futura

Una persona nace con varias almas. La muerte puede ser causada por el secuestro de uno de ellos. Todas las almas abandonan el cuerpo al morir. Entre los chinantecos no hay miedo de que un alma o un fantasma vuelvan a perseguir a los vivos. Aunque nunca fue elaborado, los ritos de la muerte variaron. El cadáver solía enrollarse en una estera de paja o en una sábana o colocarse en una caja de madera.

En las tierras bajas, los objetos (por ejemplo, ropa, flores, comida) a menudo se enterraban junto con el cadáver. En general, hubo alguna forma de purificación ritual después del entierro. En las tierras altas, no había objetos graves ni purificación ritual. Hoy las tumbas son preparadas por funcionarios municipales, y el cuerpo es acompañado al cementerio por músicos municipales.

chinantecos

Derechos Humanos

Los oaxaqueños representan una gama de grupos indígenas del sudeste de México, que son propensos al “doble racismo” experimentan una discriminación generalizada. Fundado en 1991, el Frente Binacional Indígena Oaxaqueño educa a los migrantes oaxaqueños sobre sus derechos y ayuda a obtener mejoras que incluyen mejores salarios y condiciones de trabajo. Con muchas

Oaxaqueños yendo y viniendo entre empleos, hogares y familias tanto en los Estados Unidos como en México, la coalición tiene oficinas y miembros en dos países. Esta característica única les permite realmente crear posibilidades para construir un mundo mejor para el pueblo oaxaqueño. Fundador Rufino Domínguez y sus colegas utilizan los siguientes enfoques para esta compleja situación:

  • Educar a la gente sobre sus derechos: la coalición ofrece talleres de participación cívica para educar a las personas acerca de sus derechos bajo la ley de los Estados Unidos.
  • Cultivar a las mujeres como una nueva fuente de líderes: en este tradicionalmente conservador, aunque la cultura participativa, las mujeres son la fuente de liderazgo más prometedora.
  • Construir una base para impulsar la acción: Domínguez y sus colegas se movilizan personas por los derechos básicos, así como por los amplios cambios de política. También ayudan a las personas una uno con problemas tanto grandes como pequeños, construyendo conexiones con la comunidad.
  • Aprovechar la historia y la cultura: la coalición promueve la rica y variada cultura oaxaqueña tradiciones, a través de conciertos, eventos deportivos, bailes y otras actividades, especialmente aquellos apelando a la juventud. Esto directamente contrarresta la fragmentación causada por el prejuicio, explotación y aislamiento.
Chinantecos

Leave a Comment