≡ Menu

Economía de los Olmecas: Descubre cómo se organizaban

La economía de los Olmecas fue uno de los sustentos más importantes para los cimientos de la antigua cultura de México. En el artículo de hoy hablaremos a profundidad no solo de su estilo económico, sino también de los productos que comerciaban, las actividades que realizaban para obtenerlos y más.

economía de los olmecas

Introducción a los Olmecas

Los Olmecas fueron una antigua cultura de México que se desarrolló antes de la llegada de los españoles, su territorio estaba comprendido en las ciudades que hoy en día se conocen como Veracruz y Tabasco. Es importante aclarar que el grupo étnico de los Olmecas fue declarado por parte de los arqueólogos del siglo XX.

Durante muchos años, la cultura Olmeca se consideró como la madre de todas las civilizaciones. No obstante, aún es muy difícil poder determinar cuál fue el proceso que dio nacimiento al arte de esta cultura y si efectivamente las evidencias encontradas fueron creadas por esta sociedad.

El origen de esta cultura todavía se encuentra en un gran debate, sobre lo único que no hay duda es acerca de los intercambios comerciales que se daban entre esta civilización y otros pueblos cercanos. Gracias a estos intercambios de productos, los arqueólogos pudieron identificar aquellos que eran provenientes de los Olmecas.

Las zonas de asentamiento de esta cultura por lo general eran lugares de gran humedad y rodeados por ríos, sin embargo durante las temporadas de lluvia, las inundaciones les afectaban con mucha frecuencia.

A pesar de que la ubicación de sus asentamientos estaba afectada por estos problemas, los Olmecas lograban utilizar la situación a su favor. De esta manera los cultivos que cosechaban se hacían a las orillas de los ríos donde tendrían constante irrigación de agua, además que se favorecía a la pesca en gran medida, lo cual también contribuyó a la economía de los Olmecas.

 

Economía de los Olmecas

La economía de los Olmecas estaba basada en la producción agrícola que cosechaban. Aunado a esto, los intercambios comerciales de dichos productos se hacían entre los mismos miembros de su cultura y los pueblos vecinos, pero más que nada con tribus viajeras. También se sabía que muchos de estos cambios comerciales los hacían con pueblos alejados, en territorios que actualmente le corresponden a Guatemala.

Los principales intercambios de la cultura Olmeca fueron realizados con los pueblos de Guerrero, el valle de México, Oaxaca y la zona maya. Esto es posible saberlo con certeza porque en la actualidad se tienen evidencias arqueológicas de estos intercambios, la manera en que esta civilización cosechaba sus productos sirve a los arqueólogos o historiadores como una especie de firma o marca personal que los identifica como suyos.

En este mismo orden de ideas, los Olmecas tenían una técnica de agricultura llamada “Roza”, la misma consistía en tomar una sección de terreno y sembrar de modo semiuniforme.

Las mejores cosechas se obtenían en las zonas cercanas a los ríos, debido al constante riego de agua que recibían los sembradíos, además se practicaban actividades como la caza y la pesca que permitían añadir productos a sus intercambios.

Adicionalmente esta civilización creó varias rutas de comercio que sin duda alguna contribuyeron a la economía de los Olmecas, pues consiguieron recolectar materia prima de un alto valor como el jade, el cristal de roca, la obsidiana y la magnetita. Por medio de estos materiales, los artesanos crearon máscaras, figuras emblemáticas, espejos y otros productos.

economia de los olmecas

Productos que comerciaban

Dentro de la economía de los Olmecas, la actividad más importante era la agricultura, por medio de ella obtenían los productos que estaban dirigidos tanto para su consumo interno, como para su comercialización. Ha quedado demostrado en la historia que los Olmecas supieron explotar las propiedades de su ubicación para la siembra.

El producto principal que cultivaban era el maíz, el mismo se considera hoy en día como el legado dejado por esta sociedad. No obstante, también eran capaces de producir productos como: aguacate, frijoles, batata,  cacao, auyama y chili. Cada uno de estos productos iba dirigido a contribuir con el sustento alimenticio de sus miembros y la comercialización con otros pueblos y tribus viajeras.

Como ya se ha mencionado, la cosecha de estos productos fue posible gracias a los constantes riegos de agua en los sembradíos dispuestos cerca de los ríos que rodeaban la zona. Los Olmecas incluso trazaron canales cuya trayectoria hacía que el paso del agua se distribuyera de manera uniforme a todos los terrenos.

A pesar de que la agricultura era la actividad primordial en la economía de los Olmecas, su zona de ubicación era propicia para otras actividades como la pesca y la cacería. Entre los productos comerciales estaban las aves y venados que obtenían de la caza.

Como su lugar de asentamiento estaba rodeado por diversos ríos, los peces y mariscos eran un principal nutriente en su dieta alimenticia e igualmente servían para los intercambios comerciales.

Funcionamiento de su economía

Como hemos venido explicando a lo largo de nuestro recorrido por la economía de los Olmecas, la base del comercio en esta civilización estaba representada por la agricultura en su mayor parte, destacándose alimentos como el maíz, aguacate, batata, frijoles y auyama, entre los principales productos para el intercambio entre pueblos.

Las condiciones ambientales eran favorables para el cultivo de estos productos, dado que su establecimiento estuvo en zonas pantanosas o húmedas, las tierras para sembrar mantenían una fertilidad constante que permitió el desarrollo del método identificado como Roza, el cual consistía en plantaciones semiuniformes de los productos agrícolas.

economía de los olmecas

Asimismo, con el fin de aprovechar la ubicación de los ríos y los desbordamientos causados por las temporadas lluviosas, crearon distintos canales en donde el agua era conducida a todos los terrenos en los que tenían siembras.

Para poder preparar el terreno para las cosechas, los Olmecas crearon distintos métodos, el más empleado consistía en un proceso de quema y tala de malezas y antiguas cosechas, para lograr que la tierra volviera a ser virgen. Esto benefició también la recolección de frutos y tubérculos.

Modalidades de comercio

Una vez que se crearon las bases agrícolas para los cultivos de la civilización, los Olmecas diversificaron la utilidad de sus productos, no se los quedaron solamente para el consumo interno, sino que los llevaron a un plano comercial que consistió de dos áreas.

La primera área estaba referida a los intercambios de productos dentro de los mismos miembros de la sociedad y de igual manera, con tribus viajeras y pueblos que se encontraran un poco más alejados de su zona de ubicación, tales como las ciudades que hoy identificamos con los siguientes nombres: Guerrero, Oaxaca, zona Maya y Valle de México, hasta Guatemala.

Con el paso del tiempo, la sociedad decidió abrir otros canales comerciales para productos que no eran del tipo agrícola pero que de igual modo producían, gracias a los materiales que encontraban.

Dichos productos estaban comprendidos por la goma o el hule, que obtenían al mezclar la savia de dos tipos de plantas presentes en su región; el basalto como mineral versátil, objetos artesanales, conchas marinas recolectadas en las actividades pesqueras, cerámicas y prendas hiladas que creaban las mujeres de la cultura, entre otros tipos de mercancías.

Gracias a las rutas impuestas por los pobladores de este pueblo, los exploradores olmecas pudieron dar con otros materiales que les permitieron desarrollar mayores variedades de los productos antes mencionados. Dichos materiales consistían en pierdas semipreciosas como el cristal de roca y el jade.

Clases Sociales Olmecas

Las clases sociales creadas por los Olmecas estaban representadas en una línea vertical imaginaria, muy similar a las estructuras desarrolladas por los europeos. En la parte más alta estaban ubicados los miembros élite de la sociedad, que estaban destinados a desempeñar los roles del liderazgo y luego estaba el pueblo, que cumplía con las tareas comunes.

En una civilización que no ha sido muy conocida y que además posee un vínculo con el ambiente natural, el establecimiento de una jerarquía era algo muy marcado en las ciudades. Los Olmecas fueron los predecesores de los Mayas y los Incas, así que estas culturas adoptaron su estructura social.

La primera clase era la denominada Clase de Mando. En esta categoría social se encontraban ubicados los llamados miembros élite, los mismos ejercían como líderes de la sociedad y debían ser guías de su pueblo.

Considerando que dentro de esta sociedad habían diversos pueblos, las costumbres tendían a ser diferentes y el papel de los líderes en esta civilización era fundamental a la hora de solventar cualquier tipo de conflicto que se presentara. En especial, si estos problemas podían afectar de gran medida la supervivencia del pueblo.

Los miembros de este grupo social no debían cumplir con las labores de agricultura o recolección de la cosecha. Las únicas tareas que debían desempeñar eran aquellas en las que se precisaba un líder, sobretodo en el ámbito político y espiritual.

Luego de esta clase social venían los conocidos como Líderes Religiosos. Según varios estudios en materia de civilizaciones, la religión era considerada como uno de los factores más importantes dentro de cualquier cultura de México, de modo que los Olmecas no quedaban exentos de ella.

Dentro de esta cultura no había una separación entre lo político y lo espiritual, ambos términos estaban unidos, por esta razón el papel de los líderes religiosos también tenía influencia en la actividad política de la sociedad.

ECONOMÍA DE LOS OLMECAS

Esta doble labor reservada a los miembros de esta clase social, los dotaba de gran influencia en las decisiones que se tomaban para la sociedad. Autoridades como esta eran muy vistas también en las clases europeas, he aquí el parecido al que hacíamos referencia.

La siguiente clase social era la Dinastía. El surgimiento de esta coincidió con el momento en que los entes políticos y religiosos empezaron a distanciarse. No obstante, los cultos religiosos seguían impartiendo su influencia en las decisiones políticas.

La clase de las dinastías estaba dirigida a política, de modo que puede ser vista como una sub-categoría. Esto se debía a que los puestos de varios miembros en cargos políticos eran ocupados por su descendencia al morir.

De esta manera, las funciones que ejercía esta clase social no eran muy diferentes a las que se cumplía en la de Clase de Mando. Con la diferencia de que la solución de los conflictos estaba referida a lo sucedido en las guerras, sin embargo no poseían un ejército propio.

ECONOMÍA DE LOS OLMECAS

Algo que vale la pena destacar sobre esta clase social es que sirvió como base para muchas otras civilizaciones que surgieron luego en las historia, incluyendo sociedades europeas.

Una vez abarcadas las clases sociales de la parte más alta de la cultura Olmeca, seguía el pueblo. En primera instancia se encontraban los Artistas y Artesanos. A pesar de que los miembros de esta clase no poseían algún tipo de influencia como las anteriores, eran respetados por todos los miembros de la civilización gracias a sus habilidades.

Las funciones que desempeñaban los pobladores de esta clase por lo general estaban dirigidas al entretenimiento y la creación de pinturas y esculturas de los diferentes líderes que tenía la sociedad Olmeca.

Más adentro de la sociedad común Olmeca se encontraba la Clase Popular. Esta clase estaba conformada por gente común, ellos eran los responsables de cumplir con las tareas necesarias para el buen funcionamiento de su sociedad.

ECONOMÍA DE LOS OLMECAS

Específicamente, los miembros de esta clase eran los que ejecutaban las labores de agricultura, se encargaban de la tala y la quema de malas hierbas para los nuevos sembradíos, la recolección de las cosechas y la realización de los canales de paso de agua para los terrenos.

Por último, estaban los miembros de las Zonas Rurales. Estos no constituían una clase social como tal, puesto que se encontraban un poco separados de las ciudades, sin embargo contribuían de manera general a las actividades agrícolas. Motivado a su ubicación lejana, con ellos se comercializaban los materiales primos que ya se han mencionado con anterioridad.

Respecto a sus relaciones con otros grupos sociales es oportuno mencionar que las ciudades de esta sociedad eran muy pocas, por lo cual no tuvieron una influencia relevante en aquellos pueblos que se encontraban algo alejados. Tampoco se tiene una constancia de cuántos de estos pobladores pertenecían a las diferentes clases sociales establecidas.

ECONOMÍA DE LOS OLMECAS

Para finalizar, se debe tener en cuenta que cada una de estas clases tenía unas funciones determinadas y que ningún miembro de esta sociedad estaba exento de contribuir a su crecimiento. No obstante, resultaba imposible que un miembro de una clase se desempeñara en otra, con esto se hace referencia a que un miembro que perteneciera a una clase popular no podía aspirar nunca a un cambio de categoría.

De igual modo, esta distinción de clases podía variar dependiendo de las ciudades donde se encontraran, esto se debía a que algunas regiones de esta civilización que eran más concurridas que otras, por lo que es posible que aquellas con menor población no necesitaran de las clases sociales.

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. Le invitamos a leer también: Cuicateco y Qanjobal

Leave a Comment