≡ Menu

Teatro de la Scala, uno de los más famosos del mundo

Le invitamos a conocer todo sobre el famoso Teatro de La Scala, comentaremos sobre su historia, arquitectura, características, Museo, los grandes estrenos realizados en él, curiosidades y mucho más!. Ubicado en Milán, Italia es reconocido como uno de los teatro de ópera más famoso del mundo.

TEATRO DE LA SCALA

Dónde se ubica el teatro de la Scala?

El Teatro La Scala es uno de los teatros de ópera más famosos del mundo y se encuentra ubicado en la ciudad de Milán, Italia. Recordemos que Milán está identificada actualmente como una metrópolis, su infraestructura urbana así la define, también es reconocida como la capital económica de Italia, con un patrimonio artístico invaluable en donde por supuesto se encuentra dentro de los que engrosa la lista, el famoso Teatro de la Scala.

La dirección postal del teatro es Vía Filodrammatici, 2, 20121 Milano MI, Italia. El punto de referencia para llegar al teatro es por supuesto la Plaza La Scala, en italiano es la Plaza Alla Scala, al igual que el Teatro Alla Scala, es bueno manejar esta información, para pedir ayuda en caso de que estemos un poco extraviados.

Para llegar a la Plaza debemos pasar por la Galería de Vittorio Emanuele. Una de las maneras más sencillas para visitar este increíble teatro de ópera de talla mundial, es utilizando el tranvía, para ello se deben tomar las líneas 1 y 2. Otra opción es utilizar el sistema Metro, en el cual debemos utilizar las líneas 1 y 3.

Historia

El teatro de la Scala, no siempre recibió este nombre, en realidad el Teatro antes se llamaba Teatro Ducale, los inicios del hoy famoso teatro se ubican en el siglo XVIII, sin embargo, un devastador incendio destruyó el edificio en el año 1.776. Para la época los palcos de los teatros eran como tener hoy en día una acción, por lo que tenían dueños.

TEATRO DE LA SCALA

Luego de este incendio los dueños de los palcos del teatro Ducale, le solicitaron al archiduque Fernando de Austria, para realizar la construcción de un nuevo teatro y de otro teatro provisional, que permitiera dar continuidad a la vida cultural, mientras duraran las obras del teatro definitivo. La obra de la construcción del nuevo edificio estuvo a cargo de Giuseppe Piermarini, un arquitecto italiano, representante del estilo neoclásico.

La primera propuesta de diseño para construir el nuevo teatro, fue objetado por el gobernador austríaco del momento. El segundo diseño propuesto por Piermarini, lo revisó la emperatriz María Teresa I y lo aceptó. El nuevo teatro no fue construido sobre las cenizas del Ducane, sino que seleccionaron el terreno que estaba siendo ocupado por la iglesia Santa María alla Scala, o de la Scala.

Es por ello, que el nuevo teatro hereda el nombre de la iglesia, naciendo de esta manera el Teatro de la Scala. Para iniciar los trabajos de construcción del Teatro de la Scala, fue necesario quitar la consagración de la iglesia y demolerla. Posteriormente comenzaron los trabajos de construcción del nuevo edificio, el cual terminaron en dos años.

Participaron en la construcción del teatro los hermanos Antonio y Giuseppe Fe, Pietro Marliani y Pietro Nosetti. Para el año 1.778 se inaugura con el nombre de Nuovo Regio Ducal Teatro alla Scala, la primera ópera que fue presentada en la inauguración fue  L’Europa riconosciuta de Salieri, la cual era una ópera de drama de Antonio Salieri que cuenta una historia de amor, violencia y disputa política en tiempos antiguos, fue todo un éxito.

TEATRO DE LA SCALA

Después de esta ópera se presentaron muchas otras, la acústica del nuevo teatro era excelente, para el año 1.907 se realizó una renovación a la estructura original, que es el diseño que mantienen el teatro hasta nuestros días. Durante los conflictos de la Segunda Guerra Mundial, el Teatro de la Scala sufrió daños importantes, por lo que tuvo ser reparado y prácticamente reconstruido.

El Teatro de la Scala abrió de nuevo sus puertas en el año 1.946.  Es un teatro en el que se han estrenado muchas óperas que han sido famosas, su renombre se hizo del reconocimiento mundial y los grandes artistas, lo elegían para hacer la presentación de sus obras. No es un secreto que el reconocido compositor Giuseppe Verdi, siempre mantuvo una relación muy cercana con el teatro, sin embargo, dejo de presentar sus obras porque decía que los músicos de la ópera cambiaban su música.

En el año 2002 se inicio una remodelación que la llevó de la mano el arquitecto Mario Botta, fue en realidad una remodelación que trajo muchas disputas, ya que se quería actualizar las áreas del teatro y traerlo al siglo XXI, sin embargo, se deseaba mantener su estilo y detalles originales. Para la reapertura del Teatro eligeron la misma ópera que fue presentada en su inauguración, L’Europa riconosciuta de Salieri.

Arquitectura

No hay duda que el Teatro de La Scala de Milan es reconocido como uno de los más importantes del mundo, sin embargo, la información histórica sobre la arquitectura del teatro se encuentra un poco dispersa. Como hemos indicado el teatro fue construido desde el año 1.776 luego del incendio del Teatro Ducate y los trabajos concluyeron en el año 1.778.

TEATRO DE LA SCALA

A pesar de haber sido una construcción realizada en un tiempo si se quiere corto, el teatro ha sufrido una serie de renovaciones y restructuraciones,  polémicas, no obstante, todas y cada una de ellas, siempre han tenido el objetivo de mantener al teatro en las mejores condiciones.

Los “Cavalieri Associati”, eran los propietarios de los palcos y fueron ellos los promotores de la construcción del nuevo teatro, sin embargo, luego de la inversión del gobierno en la construcción pasaron hacer socios del mismo. El teatro contaba con 194 palcos, sin contar el palco real y el loggione. Si bien el teatro era administrado por unos empresarios, la emperatriz María Teresa se hacía notar en la regulación de la vida teatral y promovía funciones gratuitas.

Desde su construcción se realizaron mejoras internas, en la decoración de su sala y en sus espacios circundantes. Una característica a resaltar es que los palcos eran independientes y cada  propietario podía decorarlo a su gusto, se acordaban las tonalidades, pero el mobiliario, estilos de los candelabros, entre otros aspectos, eran independientes, incluso el uso del palco en oportunidades, también era distinto, habían socios que lo usaban como casino.

Fue en el año 1.829 cuando se genera un decreto que indica la necesaria uniformidad en la decoración de los palcos. El primer palco restaurado por razones de desgaste fue el palco real, por lo que se sugirió que los socios continuaran estilo y color. A pesar que eran cambios que no eran recibidos con total beneplácito, el apoyo económico ameritaba obediencia.

 

Pueden imaginar una cantidad de personas con gustos diferentes poniéndose de acuerdo en la iluminación del teatro, eran discusiones en oportunidades acaloradas, sin embargo, uno de los cambios importantes fue la colocación de  “la grande Lumiera” la cual pendía del centro de la sala y constaba de 84 lámparas Argand. Esto no fue una buena idea ya que interrumpía la visión, modificaba la acústica y encandilaba a los asistentes.

También además de ir cambiando y mejorando en el interior, lo hacía en el exterior, sobre todo cuando se realizó una plaza. No es un secreto que cuando se inauguró el nuevo teatro la ciudad de Milan le quito el liderato a la ciudad de Napoli y se convirtió en la ciudad que era realmente identificada por el Teatro de la Scala.

La economía cambio y el apoyo por parte del gobierno dejo de ingresar, se creó entonces el “Corpo dei Palchisti”, con una delegación permanente muy activa. A pesar de las dificultades económicas se realizaban reformas en el interior del teatro y la luz eléctrica llegó al teatro en el año 1883 y para el año 1884 se realizó mantenimiento a las fachadas laterales. La crisis económica se agudizaba y el teatro tuvo que cerrar sus puertas y en el año 1.921 el Comune de Milano llegó hacer el único propietario del Teatro de la Scala.

Remodelación

Como podemos observar las mejoras y remodelaciones se realizaban de manera frecuente, sin embargo en el año 2002, se realizaron trabajos de envergadura, el proyecto estaba siendo llevado por el arquitecto Mario Botta. Mientras se realizaban estos trabajos la compañía se mudó al Teatro degli Arcimboldi. Esta fue una de las restauraciones más polémicas, debido a que muchos abogaban por la preservación del teatro y la conservación de sus detalles históricos.

No obstante, el proyecto contemplaba la demolición  del área posterior al escenario, con la finalidad de crear una  zona de servicio, actualizada que respondiera a las necesidades y que además se adecuara a la importancia del teatro. La reestructuración del salón del teatro, tenia planteado regresar el diseño original y eliminar todas las modificaciones que se realizaron durante años, las cuales fueron modificando el aspecto del teatro.

Estas reformas liberaron y dejaron a la vista el mármol originario, se recuperaron decoraciones del siglo XVIII de algunos palcos de importancia histórica. Los músicos y la compañía quedaron impresionados con la calidad del sonido y las mejoras en la estructura. Los puestos fueron equipados con monitores donde se presenta el libreto en varios idiomas.

Se mantuvieron los tradicionales colores rojo y oro y los diseños ornamentales de origen y los palcos mantienen su forma de herradura con los pisos de ladrillos de año 1700, ahora a la vista. Se incrementó la cantidad de butacas, se actualizó la climatización y otros elementos asociados al confort.

Características del Teatro de la Scala

El Teatro de la Scala es al día de hoy el edificio de La Scala de Milán, con características únicas como tener un museo que exhibe una increíble colección de pinturas, bocetos, esculturas y otros documentos relacionados con la ópera.

Con la última remodelación que se realizó en el edificio, puede ser visto y disfrutado la decoración con materiales originales desde su construcción, como es el mármol y las decoraciones de estuco. Al ingresar al Teatro, sentirá que se encuentra en el siglo XVIII, porque se lograron restaurar espacios, con sus decoraciones y estructuras originales.

El teatro de la Scala es uno de los más importantes del mundo, se encuentra en la plaza del ayuntamiento al lado de la Galería Vittorio Emanuele II y de la Plaza del Duomo de Milán. Se han presentado en él las obras de los más grandes compositores, han actuado célebres cantantes, concertistas, directores, coros, dentro de sus asistentes grandes personalidades el mundo, han asistido a disfrutar de una ópera en el teatro de la Scala.  La historia de la música clásica y lírica, se ha escrito en este fantástico teatro.

Otras de las características que es aportada por la ubicación del teatro es que se encuentra muy cerca la Galería Vittorio Emanuele II, la cual es también conocida como “El Salón de Milán”,  se trata de una galería comercial, construida en el siglo XIX y que contiene las tiendas más famosas de Milán, así como los famosos restaurantes con terrazas que miran hacia la galería.

La Catedral de Milán de estilo gótica que se encuentra ubicada en el corazón de la ciudad. También muy cerca del teatro se encuentra La Pinacoteca de Brera con su fantástica colección en la que pueden ser disfrutadas las obras de grandes artistas como Rafael y Caravaggio. Como podemos reconocer el entorno del Teatro de la Scala, es un entorno artístico, cultural, histórico y actual, que complementan su grandeza.

Museo del Teatro de la Scala

Dentro del Teatro de la Scala, existe un museo, el Museo de la Scala, en el que podemos disfrutar de la exhibición de obras de arte, entre las que se encuentran pinturas de reconocidos artistas, así como bocetos y bustos de mármol y más, distribuidas de tal manera que permiten al visitante, un ambiente adicional que complementa las expresiones artísticas como la composición, la ópera y la música que son esenciales y exclusivas del Teatro.

En el Museo de la Scala también se pueden observar diversos trajes y vestuarios y documentos relacionados con la ópera. También en la colección que alberga el Museo se encuentran una serie de instrumentos musicales, una colección de porcelana en donde podemos ver piezas de Capodimonte, Meissen, entre otros.

El museo se encuentra ubicado entre via Filodrammatici y Piazza della Scala, en un ala del edificio diseñado por Giuseppe Piermarini. El edificio en donde se instalaría el museo nace en sustitución del Casino dei Nobili. El diseño estuvo a cargo de Giacomo Tazzini, en el año 1.831. En realidad quienes dan vida a lo que hoy es el Museo de la Scala es un grupo de personas amantes del arte y de la música, quienes se pusieron de acuerdo para adquirir la colección inicial que daría vida al museo.

Se trataba de la colección de Jules Sambon, la cual estaba relacionada con objetos y piezas del teatro. Dentro de los entusiastas se encontraban Arrigo Boito, quien era compositor y libretista, Lodovico Pogliaghi quien era artista, di Brera, quien era director de la Pinacoteca y Ettore Modigliani. Para poder adquirir la colección tuvieron que lograr convencer la participación del estado y 50 ciudadanos que organizaron una colección para completar la suma.

Era una subasta y habían personas de mucho dinero participando en la misma, así que también tuvieron que convencer a los adversarios que desistieran de comprar la colección de  Sambon. Así nace entonces el Museo Teatrale alla Scala.

Grandes estrenos realizados en el Teatro de la Scala

Imaginen cuantas óperas se habrán presentado en este maravilloso Teatro de la Scala desde su fundación en el año 1.778, son más de dos siglos, sin embargo, no ha sido un fácil trayecto, el Teatro de la Scala ha tenido que enfrentar con atino a otros teatros del mundo para demostrar, que es uno de los mejores y su historia es testigo de ello.

Se habían presentado una serie de éxitos, pero es Gioacchino Rossini quien marca un antes y un después. Rossini se impuso en el año  1812 con su estreno “La pietra di paragone”, la cual es considerada por muchos la primera pieza musical importante nacida expresamente para este teatro.

Otros triunfos de Donizetti o de Bellini, el estreno de “Norma”, en 1831 con un soberbio reparto, contribuyeron a consolidar el prestigio del Teatro. Adicional a la ópera el Teatro de la Scala también presenta costosos “ballets”, así como presentaciones de virtuosos músico instrumentales, entre los que podemos nombrar a Paganini.

No podemos dejar de nombrar entre las grandes obras presentadas a la “La gioconda”, de Ponchielli en el año 1876, el “Otello”, de Verdi en el año 1.887,  grandes tenores como Julián Gayarre y Francesco Tamagno; la soprano Hariclea Darclée; el “Falstaff”, de Verdi en 1.893.

Entrando al siglo XIX , “Madama Butterfly”, de “Turandot”, en 1926, con nuestro Miguel Fleta.  Son tantos que nombrar algunos deja un mal sabor de boca, el Teatro de la Scala, ofrece hoy en día una mezcla de nuevos y viejos valores, de esperanzas de la lírica y veteranos consagrados.

Si es muy cierto que hoy en día no hay luminarias como María Callas, Tebaldi o Caballé, tampoco es mentira que el Teatro espera por los mejores y será el escenario perfecto, para que sean protagonistas y continúen forjando la historia de este maravilloso teatro.

Curiosidades

El famoso teatro recibe su nombre de la iglesia Santa María della Scala, la cual fue construida en el siglo 14 y demolida en 1.776 para dar paso a la construcción del Teatro de la Scala. El Teatro fue construido por el aporte del gobierno, de los socios originales y por la venta de los palcos antes de que el teatro estuviera listo.

La arquitectura del diseño del teatro dio paso al estilo que fue llamado teatro all’italiana, donde las “gradas” pasaron a ser palcos y galerías, en forma de herradura. Los palcos eran utilizados también como casinos, así que no todos iban a ver los espectáculos. Fue el primer teatro en ser iluminado con luz eléctrica, siendo la Gioconda la primera ópera en presentarse con este tipo de iluminación.

El compositor Giuseppe Verdi no representó sus obras en el teatro La Scala por muchos años, porque decía que la orquesta modificaba su música. Y para finalizar  María Callas debutó en la Scala de Milán en el año 1950 con la ópera Aída, sin embargo, se marchó del escenario sin terminar la interpretación. En la segunda representación de esta obra, un año después, María Callas tuvo un éxito rotundo y ganó el nombre de La Divina.

Si este artículo ha sido de su agrado, le invitamos a conocer sobre otros teatros y museos en los enlaces que le recomendamos a continuación:

Leave a Comment