≡ Menu

Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino

La impactante Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino ha sido referida como la biblioteca que fue diseñada aplicando la arquitectura del asombro. Descubre en este post de qué se trata, así como su historia, ambientación y su colección literaria. También podrás conocer su museo.

Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino

Historia de la Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino

Uno de los proyectos más interesantes que se ha visto en mucho tiempo es el diseño de la Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino, en la que, según los entendidos, se propone una nueva relación entre el usuario y los libros, rodeado y cobijado por ellos.

El diseño de la Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino pertenece al arquitecto japonés Sou Fujimoto, quien ganó el concurso que organizó en 2007 la Universidad de las Artes Musashino, una de las universidades japonesas más prestigiosas, con el fin de elegir la mejor propuesta para el nuevo edificio de la biblioteca de esta institución.

Fujimoto compitió con otros diez jóvenes estudiantes de arquitectura, convocados para el proyecto de diseño, el cual posteriormente se destacó con las siglas MAU M&L del inglés Musashino Arts University Museum & Library.

El arquitecto presentó una idea sencilla y coherente en la que todas las paredes de la biblioteca, tanto en el interior como en el exterior, estarían formadas por enormes estanterías de madera de tonos claros, las cuales en las fachadas estarían recubiertas por una capa de vidrio como si se tratara de una gelatina.

Él definió su obra como un gran arca”, que contendría todo el material documental repartido entre sus muros-estanterías y el depósito de la biblioteca.

Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino

Fujimoto

Sería una biblioteca-estantería con la capacidad de almacenar ejemplares desde el mismo suelo hasta lo más alto del techo.

En su propuesta contempló una estructura en forma de espiral, que abre a los visitantes vistas y conexiones cruzadas siempre nuevas entre las estanterías, las cuales se pueden ir recorriendo, paseando y hojeando las obras. Conoce también la interesante Biblioteca Beinecke.

La forma en espiral ya había sido utilizada como motivo espacial central por el también arquitecto neerlandés Remment Lucas “Rem” Koolhaas, conocido como Rem Koolhaas, en la Biblioteca Pública de Seattle, en el estado de Washington, en la costa oeste de EE.UU., pero en la propuesta de Fujimoto, él compara y define su obra como un “bosque de libros”.

La propuesta del joven arquitecto obtuvo la aprobación por su original formato que permite albergar una rica colección de extraordinarios libros y publicaciones académicas y especializadas sobre arte y diseño, además de poder contar con una impresionante Galería de Arte Popular de artefactos y con la Biblioteca de Imágenes que ofrece invaluables materiales audiovisuales.

Fujimoto logró con esta arquitectura del asombro cautivar a las autoridades universitarias, quienes solicitaban que en este trabajo se ejecutaran dos operaciones:

  • La construcción de la biblioteca de nueva planta.
  • La remodelación de un edificio existente a fin de acondicionarlo para alojar una galería de arte.

Los edificios existentes se remontaban a la década de 1960, por lo que se requería actualizarlos y acondicionarlos, pero conservando la esencia racionalista con la que fueron concebidos por el reconocido arquitecto japonés Yoshinobu Ashihara.

Tales edificaciones se habían vuelto obsoletas con el paso de los años, convirtiéndose en edificios estrechos, desfasados y poco funcionales.

El proyecto de Fujimoto contemplaba una total reestructuración de estos espacios acorde con los tiempos modernos e incluso con visión a largo plazo.

Incluía, además, que a través de exposiciones y otras actividades organizadas por las distintas divisiones de MAU M&L se pudiera aprovechar la utilización de los diversos materiales de la biblioteca y del museo, de manera de interactuar entre sí, haciendo de la biblioteca una plataforma para el aprendizaje integrado.

Los expertos en el área han señalado que la Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino tiene la peculiaridad de ser una instalación intelectual polifacética que cumple las funciones de museo y biblioteca dentro de una única organización, razón por la cual se le refiere siempre como Museo y Biblioteca de la Universidad de Artes de Musashino.

A medida que transcurre el tiempo, la MAU M&L se ha ido comprometiendo a seguir mejorando como centro intelectual para los estudiantes y profesores de esta institución y como instalación dedicada a la investigación especializada abierta al público en general. Te recomendamos la lectura sobre la Biblioteca Pública de Stuttgart.

Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino

Orígenes

La MAU había concebido la idea de un museo y biblioteca en 1967, motivada por el ambicioso e innovador objetivo de crear una biblioteca apropiada acorde con los objetivos que se perseguían en esta universidad creada para impartir arte, donde, además, no sólo las publicaciones sino también las obras de arte fueran accesibles a todo tipo de usuario.

Cuando se llevó a cabo el concurso años después, el ganador Fujimoto construyó la biblioteca según las expectativas de la universidad de contar con un recinto con tales requerimientos.

El arquitecto ejecutó el proyecto de acuerdo con el objetivo de diseñar un edificio que diera a la universidad una identidad distintiva y comercializable con el fin de atraer a los estudiantes, en virtud de que el número de alumnos en Japón ha estado disminuyendo debido a la demografía de una nación que envejece.

Aunado a ello, están las elevadas tasas de matrícula que hay que pagar, de manera tal que atraer a los estudiantes era una parte esencial del plan de negocio de la institución.

El equipo constructor se planteó así la innovadora idea de fondo de dar génesis a una obra muy diferente a lo que regularmente se conoce como un espacio de biblioteca.

Al evolucionar hasta su forma actual, la MAU M&L se ha convertido en una instalación única que incorpora dos funciones significativas como lo son el guardar valiosos materiales para la consulta e investigación y brindar al visitante obras de arte invaluables para su exhibición y apreciación y como piezas importantes del acervo cultural de la Nación.

Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino

Remodelaciones

La MAU presentó a inicios del año 2007 su solicitud para diseñar un nuevo edificio que albergara la biblioteca y también reformar unas instalaciones existentes a fin de convertirlas en una galería de arte, lo que en última instancia crearía la integración biblioteca-galería de arte.

Se dio inicio a este proyecto mediante la ejecución de la propuesta que presentó Fujimoto, la cual contemplaba la creación de toda la infraestructura de la nueva biblioteca acorde con una distinguida facultad de arte del moderno Japón.

Asimismo, se ejecutó el reacondicionamiento de edificaciones ya existentes que acogería a una galería de arte, según los requerimientos de la MAU.

El trabajo se inició en 2009 y finalizó en 2010. Ese año se sustituyó también el nombre de la biblioteca por el de Museo y Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino, y en 2011 reabrió sus puertas tras las reformas realizadas, pudiendo así atender debidamente a una mayor audiencia.

Como museo de arte universitario, gracias a estas remodelaciones, el museo recoge y conserva obras de arte y materiales relacionados con el diseño, crea bases de datos, planifica y realiza exposiciones y publica catálogos.

Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino

Arquitectura de la Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino

La Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino está ubicada en el campus de la Universidad de Artes de Musashino en Tokio, también referida como Musashino Bijutsu Daigaku o Masaba, la cual es una universidad privada situada en Kodaira, al oeste de la ciudad, fundada en 1962, pero cuyas raíces se remontan a 1929.

Es conocida como una de las principales universidades de arte de Japón.

Es una edificación de dos plantas compuesta en su totalidad por las estanterías para los libros y está inspirada y desarrollada por Fujimoto, a través de su empresa Sou Fujimoto Architects, la cual ofrece distinción al diseño, combinando la claridad conceptual con el rigor funcional.

Los recorridos de circulación a través de las estanterías van girando en torno a la planta baja hasta llegar al primer piso entre las aberturas recortadas de las mismas.

En opinión de Fujimoto, una biblioteca es un lugar especial que va mucho más allá de la arquitectura. No es sólo un tipo de edificio, sino que tiene una existencia tan profunda que abarca la arquitectura, y no al revés, concepto que quiso transmitir con su diseño.

Su concepto de “biblioteca” está fuertemente influenciado por el críptico cuento “La biblioteca de Babel” del autor argentino Jorge Luis Borges, que trata de una torre que consta de infinitos pisos de habitaciones hexagonales adyacentes, cada uno de los cuales tiene cuatro paredes de estanterías que en conjunto albergan un número infinito de libros que contienen todas las permutaciones posibles de letras y puntuación.

Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino

La “Biblioteca de Babel” de Fujimoto refleja lo que ha llamado la arquitectura del asombro, en la que plasma un hipnotizante mundo de dualidad materializado por un bosque en espiral compuesto de libros y en la ausencia de libros, enormes estanterías vacías.

La edificación actúa como una enorme arca con unas 200.000 unidades, de las cuales 100.000 están fuera en un archivo abierto, mientras que la otra mitad dentro de un archivo cerrado, descansando dentro de esta biblioteca de dos pisos de 6.500 m² de superficie.

Esta edificación ha sido la de mayor envergadura en cuanto tamaño, que ha realizado por el arquitecto japonés hasta la fecha.

Como siempre hace con sus proyectos, las dimensiones o la dimensionalidad en la biblioteca de la MAU están de alguna manera deformadas; como si estuvieran en un bosque, en el se pierde el sentido de lo que está cerca y lo que está lejos.

Esta visión del mundo presentada por Fujimoto entra en conflicto con el propósito práctico de una biblioteca, que es ofrecer una forma eficiente/fácil de que los usuarios encuentren la información que buscan: no todos tienen tiempo suficiente para deambular por un misterioso bosque de libros.

Así que el equipo de la biblioteca ideó un método para convertir el bosque de Fujimoto en uno navegable, utilizando el sistema de clasificación de las bibliotecas japonesas (que es una clasificación decimal), organizaron los libros siguiendo la disposición en espiral.

Esto da a los usuarios dos opciones: seguir el sistema e ir directamente a lo que se busca, u olvidarse de la clasificación y vagar por el hipnótico bosque del conocimiento.

Del mismo modo que cada bosque es diferente, por ejemplo por la geología o el clima locales, cada biblioteca tiene una fuerza única. La MAU es una universidad de arte; por lo que sus libros se concentran en la categoría 7: las artes.

Además, la MAU cuenta con un alumnado y un profesorado creativo de talla mundial. Naoto Fukasawa, que diseñó muchos productos icónicos, como el reproductor de CD de pared de MUJI, dio clases en la MAU de 2005 a 2014, y diseñó un carrito de libros para la biblioteca.

La arquitectura conecta la naturaleza y el mundo humano, pero la arquitectura moderna de hoy en día puede desconectar a ambos porque es capaz de crear existencias casi autocompletas que parecen funcionar con cero ayuda del entorno natural.

Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino

Encerrados cómodamente en estos edificios, es posible olvidarse de que se está rodeado de tantas incógnitas, incertidumbres y misterios que escapan a nuestro control.

No obstante, en la biblioteca de la MAU, Fujimoto nos recuerda maravillosamente que siempre estamos viviendo en una biblioteca, que está llena de libros, pero que sigue estando tan asombrosamente vacía.

Tal como se ha visto, en lugar de ser hexagonal, la biblioteca de la MAU tiene forma de espiral, construida en madera y vidrio sobre una estructura de acero, parcialmente de hormigón armado.

Desde el exterior se pueden vislumbrar las espirales exteriores y, al atravesar una pequeña entrada en forma de túnel, la persona se ve arrojada de repente a un vasto mundo de libros y conocimientos arremolinados, que pueden guiarle o ahogarle a medida que avanza.

Es difícil intuir cómo termina este tranquilo giro: el visitante se siente como si hubiera entrado en un lugar que no tiene límites dimensionales.

Fujimoto lo describe como un “bosque” o “laberinto” de conocimiento.

Estanterías y ambientación

Definitivamente el elemento a destacar de la propuesta de Fujimoto son las estanterías. Tal como se señaló la biblioteca es un lugar rodeado por una sola gran estantería en forma de espiral, entrecortada, con su contenido debidamente organizado de fácil seguimiento.

Su diseño es el de una caja transparente, vista desde arriba, dispuesta interiormente a manera de espiral, en un espacio interno carente de paredes propiamente dichas, ya que éstas están formadas por las estanterías que ordenan el espacio a través de sucesivas líneas concéntricas, siendo de esta forma, no un elemento del mobiliario, sino en la gran protagonista del sitio.

Las paredes de las estanterías, de nueve metros de altura, están perforadas por aberturas que permiten a los visitantes ver los claros del “bosque” y el inventario de libros.

Están hechas con una madera de tonalidad clara que aporta calidez e incrementa la sensación espacial del interior. Son, pues, un elemento puramente arquitectónico y, gracias a ellas, se ocultan componentes estructurales como las columnas o la estructura metálica que soporta los vidrios exteriores.

La mitad de los más de 200.000 títulos están colocados en la zona de libre acceso y las zonas de lectura están conectadas entre sí por pequeños puentes y se dispuso una amplia escalera que se puede utilizar también como auditorio.

La luz natural filtrada uniformemente desde arriba entra en la biblioteca a través de paneles de policarbonato, creando acogedoras zonas de lectura.

El bosque infinito de libros se crea a partir de la superposición de muros como una secuencia en espiral de la estantería, que es continua hasta envolver la periferia del sitio como la pared externa, permitiendo que la apariencia externa del edificio comparta la misma composición elemental de la estantería-como-la-biblioteca.

Se encuentran también en ese espacio hileras de altísimas estanterías vacías que recuerdan lo infinito de este universo: no importa cuántos libros se lean, siempre habrá algo por saber.

El concepto de Fujimoto de la Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino contempla lo que se espera de una biblioteca; es decir, libros, estanterías, luz y lugares bonitos, creando de esta manera lo que él quería “la biblioteca más sencilla del mundo”.

Ésta, no obstante, debe ofrecer las dos cosas fundamentales para el visitante de bibliotecas: acceso rápido a los títulos que busca y el encuentro casual en el camino con títulos que no se sabía que existían.

A pesar del “movimiento antinómico del desplazamiento radial y la rotación”, en palabras de Fujimoto, la organización de la biblioteca es clara, pero las capas espaciales de la Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino se despliegan sólo al pasar, como las pieles de una cebolla, revelando así la sabiduría de su buen libro en los estantes ‘en passant’. Las bibliotecas deben almacenar el conocimiento, pero también ayudar a reencontrarlo.

Cumplen un rol predominante en la instalación los elementos que componen una biblioteca definitiva como son los libros, las estanterías, la luz y el lugar.

Museo de la Facultad de Artes de Musashino

El museo alberga desde su apertura en 1967 más de 40.000 obras de arte y artículos relacionados con el diseño, incluida una colección especial de casi 30.000 carteles centrados en ejemplos destacados del diseño japonés e internacional del siglo XX.

Además se puede apreciar la colección de unas 400 sillas modernas de diseño icónicas recogidas en todo el mundo, que pueden ser utilizadas por los usuarios, estudiantes de arte, mientras leen, cómodamente anidados en ellas, los libros en la biblioteca.

La lista completa de las sillas de la biblioteca son:

  • Silla Wien, 1870, Austria (Gebrüder Thonet)
  • Silla Hill House, 1902, Inglaterra (Charles Rennie Mackintosh)
  • Rojo y azul, 1918, Países Bajos (Gerrit Rietveld)
  • Silla Wassily, 1926, Alemania (Marcel Breuer)
  • Silla Barcelona, 1929, Alemania (Mies van del Rohe)
  • Paimio, 1931, Finlandia (Alvar Aalto)
  • DCW, 1946, EE.UU. (Charles y Ray Eames)
  • La Chaise, 1948, Suiza (Charles y Ray Eames)
  • Silla Egg, 1958, Dinamarca (Arne Jacobsen)
  • Teizaisu (silla baja), 1960, Japón (Tendo Mokko), (Daisaku Choh)
  • Silla Conoid, 1960, EE.UU. (George Nakashima)
  • Silla Spoke, 1962, Japón (Tendo Mokko), (Kappei Toyoguchi)
  • Globe, 1963, Finlandia (Eero Aarnio)
  • Ekstrom, 1977, Noruega (Terje Ekstrom).
Biblioteca de la Facultad de Artes de Musashino

La amplia colección del museo incluye, además, utensilios domésticos, juguetes y otros ejemplos de diseño de productos; pinturas y esculturas, principalmente de profesores de la MAU.

Asimismo contiene el archivo fotográfico de Kiyoji Otsuji, eminente fotógrafo, teórico de la fotografía y profesor japonés, quien se convirtió en una autoridad de la fotografía japonesa. Este archivo ofrece imágenes impresas, negativos de películas y materiales relacionados.

En la sección denominada Galería de Arte Popular se encuentran artefactos de la cultura y el estilo de vida de todo Japón.

Son casi 90.000 artículos, en los que se incluyen herramientas y utensilios domésticos como cerámica, artesanía de bambú, telas, juguetes populares, cometas y artículos relacionados con las creencias religiosas.

Estos materiales fueron recopilados por el grupo de investigación de la cultura de la vida bajo la dirección del folclorista y profesor de la MAU Tesuneichi Miyamoto.

Kiyoji Otsuji

Además, la colección contiene unos 18.000 artículos donados por el Centro de Investigación de la Cultura Turística de Japón, así como juguetes populares recogidos por el fotógrafo Kiyoshi Sonobe.

Esta peculiar colección se utiliza ampliamente como recurso educativo en cursos y conferencias, ofreciendo una excelente oportunidad para comprender la historia de la cultura japonesa y mirar hacia su futuro, así como para aprender sobre arte y diseño.

Se encuentran también allí  la Biblioteca de Imágenes, que comprende una vasta colección de materiales visuales (películas en BD/DVD/VHS/LD/1,6 mm) de una amplia gama de géneros, incluyendo películas, documentales, animación y filmes de arte relevantes para la educación artística.

Este valioso recurso educativo cuenta con unas 20.000 piezas, entre las que se hallan, no sólo obras indispensables para el estudio del cine y la historia visual, sino también muchas que rara vez se exhiben a pesar de su destacado mérito artístico.

Además, se organizan regularmente numerosas exposiciones a lo largo del año, al igual que proyecciones de películas con el fin de contribuir a las diversas actividades artísticas.

Capacidad

La biblioteca tiene una capacidad para albergar más de 200.000 volúmenes en sus distintos espacios distribuidos por temática y organizados según su propio sistema de clasificación.

Colección literaria

El Museo y Biblioteca de la MAU M&L alberga una variada colección de libros y documentales, obras de arte, materiales de diseño, libros raros, publicaciones en serie, biblioteca de imágenes y base de datos de arte popular

Es un material primario importante para la investigación del arte y el diseño, por lo que se ha establecido que esta colección cumple una función significativa en la sociedad.

La biblioteca cuenta con una colección de aproximadamente 320.000 libros y 5.000 títulos de revistas académicas y especializadas con énfasis en el arte, el diseño y la arquitectura.

Con unos 50.000 catálogos de exposiciones, 5.500 libros ilustrados y 1.000 “libros sobre libros” recopilados desde la perspectiva de la historia, la cultura y el diseño, la colección es útil para la investigación y el estudio académico.

Además, la amplia recopilación de recursos raros de la biblioteca incluye arte de vanguardia, un archivo de historia natural, ejemplares de Nara ehon, que son los libros ilustrados escritos a mano producidos entre los periodos de finales de Muromachi y principios de Edo.

Así también se aprecian muestras de la literatura Ukiyo-Zōshi, que fue el primer género importante de la ficción popular japonesa, escrito entre las décadas de 1680 y 1770 en Kioto y Osaka. Estos recursos se utilizan con frecuencia en diversos cursos, seminarios y conferencias.

Leave a Comment