≡ Menu

Real Gabinete Portugués de Lectura, en Río de Janeiro

La fabulosa biblioteca Real Gabinete Portugués de Lectura nos impresiona no solo por su extraordinaria colección, sino también por sus sorprendentes instalaciones. Te cautivará conocer su historia y orígenes, así como su extraordinaria arquitectura.

Real Gabinete Portugués de Lectura

Historia del Real Gabinete Portugués de Lectura

La impresionante biblioteca Real Gabinete Portugués de Lectura es una institución cuya creación data del siglo XIX, cuando se celebró formalmente su fundación 14 de mayo de 1837, la cual fue llevada a cabo por cuarenta y tres asilados políticos portugueses, quienes se habían asentado en Río de Janeiro.

Estos inmigrantes se unieron y se plantearon como objetivo primordial promover la cultura entre la comunidad portuguesa en la que fuera en ese entonces capital del Imperio de Brasil. Ésta sería la primera asociación de esta comunidad en la ciudad.

Asimismo, este grupo de refugiados querían llevar la tradición literaria de su país a la nueva nación independiente de Brasil, que había sido colonia portuguesa desde 1500. Te interesará conocer también La Biblioteca Beinecke.

Siguieron el ejemplo de los gabinetes de leitura , existentes en Portugal, y también consideraron otras organizaciones similares que aún surgían en la segunda mitad del siglo XIX, llamadas igualmente gabinetes de leitura, en varias ciudades del interior del Estado de São Paulo, en Brasil.

Éstas eran impulsadas por la masonería y la República Positivista, que posteriormente se transformaron en bibliotecas municipales.

Fue en esta época cuando los incipientes directores del Real Gabinete Portugués de Lectura empezaron a pensar en la construcción de una sede más grande y acorde con la importancia de la institución.

Para ello, adquirieron un terreno en la antigua Rua da Lampadosa y se aprovecharon de las conmemoraciones del tricentenario de la muerte de de Luís de Camões, el célebre escritor y poeta portugués, considerado uno de los mayores poetas en lengua portuguesa, como pretexto para motivar a la “colonia” portuguesa a llevar a cabo el proyecto.

Real Gabinete Portugués de Lectura

El emperador Pedro II colocó la primera piedra del edificio el 10 de junio de 1880, y su hija, Isabel, princesa imperial de Brasil, junto con su marido, el príncipe Gastón, conde de Eu.

Así, la biblioteca fue inaugurada el 10 de septiembre de 1887. Conoce también Biblioteca Pública de Stuttgart, que tiene una arquitectura increíble.

Fue en esa época en la que Portugal atravesaba por una tremenda crisis, ya que eran los tiempos de déficit de la Corte y la amenaza de las grandes potencias a las colonias de África. También surgieron los males de una sociedad que no reaccionaba ante las críticas y las barrabasadas de los “perdedores de la vida”, así como de los “escándalos del tabaco” y las peleas de los partidos.

Fueron los tiempos de los “desfiles del bacalao” en el “centro” de Lisboa para menospreciar la epopeya de quinientos años y la falta de interés por las nuevas ideas que llegaban de Europa, la apatía de la gente menuda retratada en las mordaces caricaturas de Bordalo Pinheiro.

No obstante, en Río de Janeiro prosiguieron con el proyecto y se eligió al arquitecto portugués Rafael da Silva Castro para el diseño de la sede, con su estilo neo-manuelino que evoca la epopeya de Camões.

Una vez concluida se invitó al extraordinario escritor portugués Ramalho Ortigão, para ser el orador oficial de la solemnidad, pronunció entonces un notable discurso.

Ya para 1900, el Gabinete de Lectura portugués se había convertido en una biblioteca pública a la que cualquier persona podía tener acceso a sus libros.

Real Gabinete Portugués de Lectura

Y poco después Benjamin Franklin de Ramiz Galvão, uno de los más ilustres intelectuales brasileños, fue invitado por el presidente de la institución, Ernesto Cibrão, a organizar un nuevo catálogo del fondo bibliográfico, tarea que terminaría en 1906.

Fue precisamente en ese año cuando el Rey D. Carlos otorgó el título de “Real” al Gabinete y tuvo lugar una gran exposición de pinturas de José Malhôa en el Salão dos Brasões, que fue inaugurada por el Presidente Rodrigues Alves.

El primer día de la exposición se vendieron 26 de los 125 cuadros presentados, y uno de ellos, llamado O sonho do Infante, fue adquirido para permanecer en el Gabinete Real.

Registrados los agravios y resentimientos de la colonia, en parte debido a los enfrentamientos que entonces dividían al país provocados por la creciente campaña del Partido Republicano y las convulsiones de la Monarquía, en la década de 1920 el Real Gabinete abrió una nueva etapa de su existencia.

Dos hombres se destacaron en este período fueron: Carlos Malheiro Dias, con su labor intelectual, su investigación histórica, su influencia en la formulación de una estructura que mantendrá el universo asociativo de origen portugués en Brasil y que resultará en la creación de la Federación de Asociaciones Portuguesas en 1931.

El otro, Albino Sousa Cruz, empresario brasileño, quien, habiendo vendido la fábrica de cigarrillos a los ingleses, pasó a dedicarse por completo a ser el gran mecenas de la institución.

Real Gabinete Portugués de Lectura

Albino Sousa Cruz

Para las conmemoraciones del 1er centenario de la Independencia, se formó una empresa en el Despacho Real con el fin de publicar, en fascículos, la monumental Historia de la Colonización Portuguesa de Brasil, bajo la dirección literaria de Carlos Malheiro Dias, la dirección artística de Roque Gameiro y la cartografía del Conselheiro Ernesto de Vasconcelos.

En 1931, tuvo lugar el I Congreso de los portugueses en Brasil en el Gabinete Real, cuando se pretendía evitar, con la creación de la Federación de Asociaciones Portuguesas, las escisiones en el ámbito asociativo e imprimir una cierta unidad a los movimientos de la colonia.

Su primer presidente fue Carlos Malheiro Dias, y más de 80 asociaciones de todo Brasil se integraron en el órgano federativo, que se convirtió, por consenso tácito, en portavoz de las aspiraciones y deseos colectivos.

El 15 de marzo de 1935, mediante el decreto Nº 25.134, el gobierno portugués concedió al Real Gabinete el beneficio de recibir de todos los editores portugueses un ejemplar de las obras que imprimieran.

Este estatuto permitió que la biblioteca estuviera permanentemente actualizada en cuanto a lo que se publicaba en Portugal.

Más tarde, en la década de 1940 se creó el Instituto de Alta Cultura con el objetivo de desarrollar el intercambio cultural entre ambos países.

Real Gabinete Portugués de Lectura

Instituto de Alta Cultura

La década siguiente fue de grandes dificultades financieras para la institución. Los patronos habían desaparecido y los legados a lo largo del tiempo siempre favorecieron a las instituciones asistenciales y religiosas, tales como las Beneficencias y las Caixas de Socorros Mútuas, las Casas de Portugal y las Obras de Assistência, las Irmandades y las Santas Casas.

Los Gabinetes de Leitura“, los Grêmios o los Liceus nunca fueron beneficiados por la mayoría de los benefactores.

La entidad se encontraba en la extrema pobreza. Sus gastos eran repartidos por los directores y sólo mucho más tarde el gobierno portugués, durante unos años bajo el antiguo régimen, concedió una subvención de unos 50 contos de reis para aliviar la crisis que amenazaba a la institución.

Fue necesario cambiar el sistema anterior de varias maneras: en primer lugar, para dar más dinamismo a sus actividades, se creó en 1969 el “Centro de Estudios”, bajo la presidencia de António Pedro Martins Rodrigues, donde se impartían sistemáticamente cursos y conferencias a cargo de profesores universitarios.

Después se hicieron campañas financieras para rescatar al Real Gabinete Portugués de Lectura de una situación de penuria y darle los medios para subsistir.

En los últimos años, sus miembros, que antes eran sólo portugueses, han empezado a recibir ciudadanos de otros países de habla portuguesa y, en la actualidad, varias empresas brasileñas, como el Banco Itaú, que financió todo el proceso de informatización de la biblioteca, han contribuido al desarrollo del Real Gabinete, a la formación del centro cultural multimedia, a la restauración del edificio, etc.

En este capítulo, es justo destacar la extraordinaria ayuda recibida en los últimos años por parte de la Fundación Calouste Gulbenkian, que incluso aportó los recursos necesarios para la adquisición y las obras del edificio adyacente al Real Gabinete donde está instalado el centro multimedia.

Pero el Ministerio de Asuntos Exteriores de Portugal también ha prestado ayuda permanente desde que tanto el gobierno de Cavaco Silva como el de António Guterres reconocieron la importancia de la institución en la difusión de la cultura portuguesa en Brasil.

Otras entidades, desde la Biblioteca Nacional hasta el Instituto Camões, desde las empresas portuguesas hasta las donaciones comunitarias, desde la Real Caixa de Socorros D. Pedro V hasta el Liceo Literario Portugués, han permitido al Real Gabinete desarrollar, año tras año, actividades crecientes, como:

  • Edición bianual de la revista Convergência Lusíada, distribuida gratuitamente a cientos de instituciones culturales y universidades de todo el mundo.
  • Recuperación de obras raras dañadas por el tiempo.
  • Dictado de cursos de Literatura, Lengua Portuguesa, Historia, Antropología y Artes, destinados principalmente a estudiantes universitarios.

Orígenes

El proyecto del Gabinete Real surgió sólo 15 años después de la independencia de Brasil y nació como una institución fundada por los portugueses inmigrantes.

Real Gabinete Portugués de Lectura

En ese entonces estos inmigrantes se reunieron en la casa del Dr. António José Coelho Lousada, en la antigua rua Direita, hoy rua Primeiro de Março, número 20, y decidieron crear una biblioteca para ampliar los conocimientos de sus miembros y dar a los portugueses que vivían en la entonces capital del Imperio la oportunidad de ilustrar su espíritu.

Entre estos hombres, en su mayoría comerciantes de la plaza, había algunos que habían sido perseguidos en Portugal por el absolutismo, por lo que emigraron a Brasil.

Este fue el caso de José Marcelino Rocha Cabral, abogado y periodista, que iba a ser elegido primer presidente de la institución.

Es posible que, preocupados por el nivel de educación de sus compatriotas y deseosos de inculcar a muchos de ellos el gusto por la lectura, los fundadores del “Gabinete” se inspiraran en el ejemplo de Francia, donde, justo después de la revolución de 1789.

Empezaron a aparecer las llamadas boutiques à lire, que no eran más que tiendas donde se prestaban libros durante cierto tiempo, previo pago de una suma determinada.

Se fue concretando, así, la estructura del Gabinete. Con el tiempo, fue ganando prestigio, sumando triunfos y depositando en el templo manuelino, un símbolo memorable de los descubrimientos y navegaciones nacionales, el testimonio vivo del alma poética y del valor moral de la generación que logró dejar, en tierra extranjera, un monumento tan representativo de su pasado histórico y del amor a la literatura patria.

Actualidad

El Real Gabinete Portugués de Lectura, del nombre original en portugués Real Gabinete Português de Leitura, es una biblioteca e institución cultural lusófona, ubicada en la calle Luís de Camões, número 30, en el centro de la ciudad de Río de Janeiro, Brasil.

 Real Gabinete Portugués de Lectura

Está catalogado por el Instituto Estatal como Patrimonio Cultural y ha sido elegido por la revista Time como la cuarta biblioteca más bella del mundo.

Posee la mayor colección de literatura portuguesa fuera de Portugal.

Como parte de la cultura popular, el edificio histórico se ha utilizado para ofrecer diversos eventos a la comunidad, tal como alquilar sus espacios para filmar películas, telenovelas y especiales de televisión como:

  • Primo Basílio (1988), de Daniel Filho
  • Os Maias (2001), de Luiz Fernando Carvalho
  • Una Samba para Sherlock (2001), de Miguel Faria Jr.
  • Mad Maria (2005), de Ricardo Waddington
  • Vinicius (2005), de Miguel Faria Jr.

Además, la biblioteca ha recibido reconocimientos y honores a su encomiable labor.

Por ejemplo, el 5 de julio de 1946 fue destacada Oficial de la Orden Militar de Cristo.

El 19 de agosto de 1947 fue designada Comendador de la Orden de la Benemérita, el 9 de abril de 1981, elevado a Miembro de Honor de la Orden Militar de Cristo y el 13 de julio de 1990, nombrada Miembro de Honor de la Orden Militar de Santiago de la Espada.

En julio de 2014 la biblioteca fue incluida en el cuarto lugar de las 20 bibliotecas más bellas del mundo según la revista Time, la cual destacó su historia, su arquitectura y su rica colección de obras lusas.

Se le considera la catedral de la cultura portuguesa, por su prestigio en los círculos intelectuales, por la belleza arquitectónica de su sede, por la importancia de su fondo bibliográfico y por las actividades que desarrolla, el Real Gabinete Português de Leitura es, en todos los sentidos, una institución notable que dignifica a Portugal en Brasil.

Arquitectura del Real Gabinete Portugués de Lectura

El edificio de la actual sede del Real Gabinete Portugués de Lectura, diseñado por el arquitecto portugués Rafael da Silva e Castro, se construyó entre 1880 y 1887 con un estilo neomanuelino, que se caracterizaba por tener un carácter arquitectónico renovado que se inspira en el gótico tardío manuelino del siglo XVI en Portugal.

El término “manuelino” fue introducido en 1842 por el historiador de arte brasileño Francisco Adolfo de Varnhagen para designar el exuberante estilo artístico que se desarrolló durante el reinado de Manuel I de Portugal.

Este estilo arquitectónico evoca una profusa combinación gótico-renacentista vigente en la época de los descubrimientos portugueses.

Resalta en la edificación la famosa Sala de Lectura, que se extiende a lo largo de tres pisos con suelo de mármol blanco y negro, filas y filas de librerías, lujosos arcos y una claraboya de hierro. Cuando se inauguró, esta sala magníficamente ornamentada albergaba 350.000 volúmenes, convirtiéndose en la mayor colección de obras portuguesas fuera de Portugal.

La fachada, inspirada en el Monasterio de los Jerónimos de Lisboa, fue realizada por Germano José Salle, reconocido escultor portugués, en piedra lisboeta en Lisboa y traída en barco a Río.

Las cuatro estatuas que la adornan corresponden a Pedro Álvares Cabral, Luís de Camões, el Infante D. Henrique y Vasco da Gama y los medallones retratan, respectivamente, a los escritores Fernão Lopes, Gil Vicente, Alexandre Herculano y Almeida Garrett.

El interior también sigue el estilo neomanuelino en las cubiertas, las estanterías de madera para los libros y los memoriales.

El techo de la Sala de Lectura tiene una hermosa lámpara de araña y una claraboya en estructura de hierro, el primer ejemplo de este tipo de arquitectura en Brasil.

Elevándose tres pisos por encima de la zona central de estudio en cada pared, la colección de libros contenida en el Real Gabinete Portugués de Lectura ha creado uno de los ejemplos más impresionantes de “porno-biblioteca” del planeta, además de mostrar la historia y la amplitud de la escritura que ha salido de Portugal.

La sede actual de la colección se construyó específicamente para albergar su creciente colección, y se diseñó para evocar la influencia gótico-renacentista que era popular en la época.

Patrimonio artístico

Al entrar en el vestíbulo del edificio del Gabinete Real, el visitante tendrá la oportunidad de comprobar que su interior no tiene nada que envidiar a la majestuosidad de su exterior.

Allí destacan varias obras de arte, como los bustos en mármol de Eduardo Lemos y Joaquim da Costa Ramalho Ortigão, y los bustos en bronce del Conde Dias García, Eduardo Severo y el Rey D. Carlos I, de Portugal.

Otras obras adornan los armarios de madera de la institución, como la hermosa maqueta del monumento a Pedro Álvares Cabral, donada al Gabinete por su autor, el maestro Rodolpho Bernardelli, y pequeños bustos de “D. Manuel I”, del escultor Rodolpho Bernardelli.

En la escalera, en su primer tramo, se encuentra el Relicário da Saudade, homenaje póstumo a Sacadura Cabral, director con el almirante Gago Coutinho, de la primera travesía aérea Lisboa-Río.

Contiene páginas de pergamino con los autógrafos de Pío XII, D. Manuel II de Portugal, D. Alfonso XIII de España, el rey Alberto I de Bélgica, firmas de muchas otras altas personalidades, incluyendo las sentidas palabras del propio Gago Coutinho.

En la misma escalera se encuentra también el busto del consejero J. O. Sá Camelo Lampreia, antiguo ministro de Portugal en Brasil, una lámpara artística de hierro trabajado, los bustos de Gago Coutinho y del escritor y periodista Paulo Barreto (João do Rio).

En el piso superior podemos ver el busto del benemérito Albino de Souza Cruz, obra exquisita de la orfebrería portuguesa, dominando todo el atrio, que es el “Altar de la Patria”, así como un plato ovalado de plata portuguesa, del mismo orfebre.

Dos de sus impresionantes obras de arte son:

Altar de la patria

Obra de orfebrería y escultura de gran significado e importancia, esta obra de arte es única y de incalculable valor, en opinión de los expertos, considerando que no se ha podido encontrar otra similar.

Es un monumento impresionante de la sala, hecho de plata, marfil y mármol, de 1,7 metros de altura, que celebra la época de los descubrimientos, realizado en la Casa Reis & Filhos de Oporto por el orfebre António Maria Ribeiro, y adquirido en 1923 por el Gabinete Real.

Es una alegoría a los principales hechos de la epopeya lusitana, desde sus primeras conquistas marítimas.

En su base de mármol negro, que forma un bello contraste con la plata de la que está hecha, apuntan a los cuatro puntos cardinales otros tantos barcos, como para indicar que ningún punto del globo habitado era ajeno a los audaces navegantes.

En un plano superior, en caras opuestas, rodeados de nereidas y tritones, Venus y Neptuno vigilan la salida de estas carabelas, teniendo a sus pies el océano embravecido, donde se bañan otras divinidades del mar.

Todas estas figuras están talladas en marfil, lo que las hace más suaves en comparación con el metal.

Real Gabinete Portugués de Lectura

Esta evocación simbólica se inspira en las “Lusíadas”, de las que se lee, en cada uno de los banderines que flotan en los mástiles de las naves, un verso del poema.

El centro está formado por una gruesa columna de pequeños relieves, alrededor de los cuales destacan, en plata y marfil, las figuras de los cuatro principales creadores de las glorias lusitanas: el infante D. Henrique, Vasco Da Gama, Pedro Álvares Cabral y Luís de Camões.

En la parte superior de la columna, sobre los motivos ornamentales, dos figuras simbólicas representan los dos ríos de Oriente, ilustrados por los portugueses: el Indo y el Ganges.

Plaqueta ovalada

Placa ovalada de plata portuguesa y marfil, dibujada y cincelada, en honor a Luís de Camões, teniendo en el centro una escena mitológica que representa a los dioses del Olimpo, a la izquierda, el poeta siendo coronado con alabanzas y, a la derecha, Ondinas y Tritões; en la parte superior, el retrato del poeta; aparecen los vientos de Aquila y Bóreas, barcos y en lístelos versos de las Lusíada.

Contraste de Oporto, marca y firma del orfebre Antonio Maria Ribeiro. Alojado en un estuche de nogal, forrado de tela, con tapa de cristal biselado, cierres de plata con el mismo contraste y marca.

Formó parte del Pabellón de Portugal en la Exposición de Muestras de Río de Janeiro de 1922, con motivo del Centenario de la Independencia de Brasil. Caballete de caoba, estilo renacentista.

Capacidad

Todos los días recibe un promedio de ciento cincuenta visitantes. Entre sus visitantes ilustres, del pasado, figuran los nombres de Machado de Assis, Olavo Bilac y João do Rio.

Colección literaria del Real Gabinete Portugués de Lectura 

Abierta al público desde 1900, la biblioteca del Real Gabinete posee la mayor colección de obras portuguesas fuera de Portugal. La colección incluía manuscritos raros, obras literarias únicas, así como pintura y otras piezas culturales.

Desde su apertura el Real Gabinete Portugués de Lectura puso a disposición de sus lectores de Río de Janeiro una colección casi infinita de textos portugueses.

A lo largo de los años, la colección ha ido aumentando con más libros en las estanterías de la biblioteca.

También cuenta con una sección de obras raras, entre las que destaca un ejemplar de la primera edición princeps de Os Lusíadas de Camões, que data del año 1572, que perteneció a la Compañía de Jesús.

Con esta excelsa colección de títulos, muy pronto la biblioteca se convirtió en la mayor con obras portuguesas fuera del suelo portugués, incluyendo manuscritos originales raros, obras literarias singulares y pruebas únicas.

Entre los 350.000 volúmenes, tanto nacionales como extranjeros, se encuentran otras obras extrañas como:

  • Las Ordenaciones de D. Manuel del año 1521.
  • Los Capítulos de Cortes y Leyes de 1539.
  • Verdadeira informaçam das terras do Preste Joam, segundo vio e escreveo ho padre Francisco Álvarez de 1540.
  • Un manuscrito de la comedia Tu, só tu, puro amor de Machado de Assis, y muchas otras.

En la actualidad, la biblioteca recibe unos 6.000 títulos nuevos al año procedentes de Portugal de todas las obras publicadas en el país, por lo que la colección se acerca a los 400.000 volúmenes.

Las paredes están revestidas con estratos ascendentes de pilas que crean una de las atmósferas más fantásticas del mundo.

También hay pinturas y otras piezas de la cultura portuguesa contenidas en la colección, lo que la convierte no sólo en una biblioteca asombrosa, sino en una acumulación vital de la historia de Portugal.

Asimismo cuenta con una importante colección de pinturas de José Malhoa, Carlos Reis, Oswaldo Teixeira, Eduardo Malta y Henrique Medina.

Según la revista Time, se trata de la cuarta biblioteca más bella del mundo, lo cual ha hecho que la biblioteca sea visita obligada para los amantes de la lectura en la zona.

La historia de la Academia Brasileña de Letras está ligada a la del Real Gabinete, ya que aquí se celebraron las cinco primeras sesiones solemnes de la Academia, bajo la presidencia de Machado de Assis.

El Real Gabinete Portugués de Lectura se ha constituido en un gran lugar para visitar en Río de Janeiro con su fantástico edificio en pleno centro de Río de Janeiro, lleno de historia y libros. Un lugar para admirar, estudiar, investigar, etc.

Leave a Comment