≡ Menu

Biblioteca DH HILL, en la Universidad estatal de Carolina del Norte

Las Universidades son centros de conocimientos y es por ello que deben de disponer de bibliotecas que puedan suplir con las demandas de conocimientos de estos estudiantes. En este artículo hablaremos sobre la Biblioteca DH Hill la cual pertenece a la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Biblioteca DH Hill

Historia de la Biblioteca DH Hill

La Biblioteca DH Hill es la principal biblioteca de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. Esta universidad posee otras dos bibliotecas que son la Brooks Hall y Holladay Hall. El edificio de la Biblioteca DH Hill se encuentra ubicado en la calle Hillsborough de North Campus. Este edificio actual es el resultado de cuatro fases de construcción y en ella se encuentra  la mayoría de los libros que pertenecen a la colección literaria de la Universidad de Carolina del Norte.

Desde el año 2013 las bibliotecas que son propiedad de la Universidad Estatal de Carolina del Norte están consideradas dentro de las 50 bibliotecas públicas más grandes de los Estados Unidos, dentro de las 40 bibliotecas académicas más grandes de este país y además de las mejores 30 de las bibliotecas Universitarias.

En el 2018 se estimo que la colección de la Biblioteca DH Hill totalizaba 5.3 millones de volúmenes, 127.000 suscripciones a revistas electrónicas y cerca de 1.000 suscripciones a revistas impresas, y acceso a poco más de 1.2 millones de libros electrónicos. Dentro de los planes actuales que tiene esta biblioteca se centra en la adquisición y expansión de volúmenes en áreas de conocimientos que no son su fuerte.

Orígenes

En el mes de diciembre del año  1889 la Junta de Procuradores de la Universidad de Carolina del Norte autorizó un fondo de  650$ para publicaciones periódicas y libros, dicho material fue colocado en una habitación individual en el Holladay Hall. Esta colección fue supervisada por el profesor de inglés y luego secretario de la universidad, Daniel Harvey Hill Jr.

Ya para el año 1890 esta colección llegaba a los 1.500 volúmenes lo cual reflejaba los intereses académicos y literarios de Hill. Esta colección no contenía literatura puramente científica o bien de ingeniería sino que era prácticamente una Biblioteca del Departamento de Inglés de esta universidad.  Principalmente esta colección contenía materiales de lectura necesarios para los cursos de inglés que eran impartidos por Hill y además materiales para los cursos de historia de América y Europa que eran impartidos por el profesor Alexander Holladay.

A pesar de que esta Biblioteca era prácticamente de inglés, ambos catedráticos propusieron realizar una Biblioteca que centralizara todos los conocimientos necesarios para el estudiantado. Dicho concepto no fue considerado por la Universidad y ya para el año 1893 los departamentos de agricultura, mecánica, física e ingeniería civil  ya habrían ddesarrollado sus propias bibliotecas.

La biblioteca de Hill continuó su expansión y para el año 1897 se extendería para tres habitaciones del tercer piso del Edificio Principal de la Universidad de Carolina del Norte. A pesar de no poseer propiamente una edificación que funcionase propiamente como una biblioteca, en el año 1899 el bibliotecario de la Universidad de Texas Benjamin Wyche, introduciría el sistema de clasificación decimal de Dewey para organizar la colección de Hill.

Prácticamente estas tres habitaciones funcionarían como una biblioteca sin verdaderamente serlo. De hecho, ese mismo año un recién egresado de la Universidad de Carolina del Norte llamado Edward Bentley Owen sería contratado como bibliotecario de esta biblioteca. Para ese año ya la colección alcanzaba unos 3.000 volúmenes y 125 publicaciones periódicas que se proyectaba que salieran para el próximo año.

Biblioteca DH Hill

Llegado el año 1903 está la biblioteca fue trasladada a la planta baja del antiguo edificio Pullen Hall, lugar donde se establecería por durante 22 años y operando ya como una biblioteca. Para ampliar su colección de volúmenes, personalmente Hill supervisaría la selección de libros para la biblioteca. Tal era la supervisión que Hill también comenzaría a suscribirse a periódicos estatales y los puso a disposición de los estudiantes de la universidad para su lectura informal.

Una innovación que implanto Hill en su biblioteca fue la de tener libros en estantes abiertos para reducir el tramite engorroso de usar el catálogo de tarjetas. Esta facilidad fue muy bien recibida por los estudiantes que diariamente hacían uso de esto estantes abiertos.

En el año  1908 Hill se convirtiría en el tercer presidente de State College ubicado en la ciudad de Pensilvania. Este hecho lo llevó a renunciar a su cargo como presidente del comité de su propia biblioteca. Quienes les sucederían en su cargo de jefes de comité sería los profesores de inglés Thomas P. Harrison y George Sumney. Las labores de estos nuevos efes no tardarón en iniciar y una vez tomada la posesión del cargo iniciaron el proceso de recomendación de libros nuevos para la biblioteca.

Bajo la supervisión de la bibliotecaria Charlotte M. Williamson  los volúmenes de la Biblioteca DH Hill se incrementarían hasta 7.500 libros impresos y un total de 150 libros y periódicos impresos, todo esto para el año 1911. A pesar de ello, el crecimiento de la biblioteca fue lento puesto que el presupuesto anual era sumamente bajo. Este crecimiento se evidencio cuando Hill se retiró como presidente del State College puesto que volvería a su biblioteca para el año 1916 y encontraría 8.000 libros impresos.

Bbilioteca DH Hill

Protestas universitarias y deficiencias en la biblioteca

En el mes de octubre del año 1922 la complicada situación presupuestaria de la Biblioteca DH Hill llevó a los estudiantes de la Universidad Estatal de Carolina del Norte a protestar exigiéndole a las autoridades que incluyeran una asignación presupuestaria de 250.000 $ no sólo para dotar de materiales a la biblioteca sino además para construir una biblioteca que cumpliera con el crecimiento continuo de la Universidad.

Pasó un año completo de estas protestas estudiantiles para que las autoridades de la universidad se percataran de las claras deficiencias que poseía la Biblioteca DH Hill. La situación de esta biblioteca era tan deplorable que en ese momento lucí como una pila de libros amontonados y desactualizadas en conocimientos.

Luego de un informe redactado por un experto, el nuevo presidente de la Universidad Estatal de Carolina del Norte Eugene Brooks contrataría  a James R . Gulledge como el primer jefe bibliotecario de este recinto, esto con el fin de comenzar una remodelación y organización interna de la biblioteca. A finales de ese año ya todos los libros y materiales académicos de otras bibliotecas departamentales se incorporaron a un sistema centralizado que formaría parte de una biblioteca principal.

La nueva biblioteca centralizada

El 28 de diciembre del año 1923 se iniciaron los planes para la construcción de un nuevo edificio para la creación de una biblioteca central. Dicha biblioteca es la que en la actualidad se conoce como Brooks Hall. El costo de esta obra fue de unos 227.500 $. En lo que esta biblioteca adquiría su volumen número 10.000, un incendio en el año 1924 destruiría gran parte del catálogo de la biblioteca.

Biblioteca DH Hill

Este hecho llevo a que a que se modificara el sistema de clasificación por el que se usa en la BIlbioteca del Congreso el cual se mantiene hasta la actualidad. Una vez se alcanzaría la estabilidad se introducirían los préstamos inter bibliotecarios para el año 1925.

La nueva Biblioteca DH Hill abriría sus puertas el 15 de Octubre del año 1925, esto operando bajo un horario bastante restringido. Ya para principios del año 1926 operaría con un horario completo mientras se adaptaban a los nuevos espacios y a las nuevas dinámicas de trabajo. El costo final de esta construcción fue de unos 266.500 $. El diseño de esta biblioteca estuvo bajo las órdenes del arquitecto americano Hobart Upjohn.

La sala de lectura principal se encontraba en toda la parte posterior de la sala de entrada. Por otro lado, la sala de publicaciones periódicas se encontraba de esta sala de lectura principal y contaba con espacio para 250 lectores lo que se estimaba que fuese el 20% de la población estudiantil total de la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Por su parte, el segundo piso de la Biblioteca D.H Hill estaba ocupado por seminarios de estudiantes egresados, profesores y salas de investigación. Los estantes que albergaban la mayor cantidad de volúmenes se encontraban en el sótano del edificio. Para ese entonces, la colección literaria de la biblioteca se encontraba rondando los 15.000 volúmenes que se incrementaría a 18.000 luego de la integración de las bibliotecas departamentales.

Biblioteca DH Hill

Problemas Presupuestarios y operativos

A pesar de la apertura de la nueva biblioteca, el sistema de bibliotecas de la Universidad Estata de Carolina del Norte seguía siendo deficiente. De hecho, tan mal era la gestión en torno a la biblioteca que a comienzos del año 1926 un informe realizado por la “American Library Association” clasificó a la Biblioteca DH Hill como la última entre las 50 bibliotecas del país en materia de colección literaria.

De los tres colegios y universidades principales que se encontraban en Carolina del Norte los 15.000 volumenes que poseía la Biblioteca DH Hill eran sumamente bajo. La Universidad de Duke quien sería su principal medición poseía 85.000 volúmenes para ese año.

Otra estadística alarmante de la “American Library Association” era la de que cada estudiante de la Universidad de Carolina del Norte tenía en su poder cuatro libros cuando el promedio nacional era de 13 libros por estudiante. Todo esto se debía básicamente al déficit presupuestario que giraba en torno a la biblioteca.

El 8 de marzo del año 1926 el Comité de Biblioteca DH Hill solicitó a cada facultad de la universidad que consideraran estos asuntos de forma seria con la finalidad de almenos llevar a la biblioteca al promedio nacional. Esta medida sólo trajo un aumento de 3.000 $ para el gasto anual de la biblioteca, aun con dicho aumento los servicios dentro de ella se mantenía deficientes.

Biblioteca DH Hill

Una medida que intentaría palear la crítica situación de la Biblioteca DH Hill sería la colaboración entre las Universidades de Duke y la Universidad de North Carolina para crear el “North Carolina Union Catalog”. Este sería el primer catálogo compartido entre  universidades en todo el país.

William Porter Kellam sería el Primer Director de la Biblioteca DH Hill con conocimientos en materia de Bibliotecología luego de muchos años de directores sin muchos conocimentos ni en esta área ni en administración. Kellam encontró la biblioteca hecha un caos, habían publicaciones periódicas gubernamentales que aun permanecían sin catalogar guardadas en el sótano.

Además de esta terrible situación, a muchos altos cargos de las facultades se les permitía mantener libros de forma indefinida. Por su parte los departamentos académicos continuaban comprando libros y publicaciones periódicas pero continuaban sin catalogarlos de forma adecuada además de que no notificaban dicha compra a la biblioteca central. Los pasantes nocturnos que no eran más que estudiantes no poseían un adecuado entrenamiento, la supervisión de sus labores era vaga y esto propiciaba mucha desorganización dentro de la biblioteca.

Cambios Operativos dentro de la Biblioteca

Para poner un poco de orden en la Biblioteca DH Hill, Kellam centralizó la adquisición de publicaciones periódicas, incrementó el número de bibliotecarios profesionales, organizó la biblioteca por departamentos los cuales eran: Circulación, documentos, libros y publicaciones periódicas, catálogos y encuadernación e intercambios. Cada uno de estos departamentos estaba bajo el mando de un bibliotecario profesional.

Biblioteca DH Hill

Estas medidas trajeron como resultados incrementos en las horas de servicio sobre todo durante las tardes y los fines de semana. Además a los miembros de las facultades solo se les permitía conservar materiales durante un año y luego de expirado este periodo debían renovarlos.  Por otro lado, se estableció un programa de capacitación para aquellos pasantes nocturnos.

Estos cambios tuvieron un gran impacto que conllevó a un crecimiento progresivo de la Biblioteca DH Hill, de hecho para el año 1936 se apertura una sala de exploracióny para el año siguiente se estimaba que la colección literaria de esta biblioteca alcanzaron los 50.000 volúmenes.

Implementación del Servicio de Archivos

El Servicio de Archivos en la Biblioteca DDH Hill inició en conjunto con el 50 aniversario de la misma en el año 1939. Este hecho propició que los gastos operativos de la biblioteca aumentaran a 10.000 $ en ese año pero también se beneficiaron con un incremento de casi del doble en la cantidad de publicaciones periódicas.

Cuando Kellam deja la biblioteca, a pesar de haberla dejado con un funcionamiento interno bastante aceptable, se determinó que el edificio era pequeño y poco funcional para las demandas de la biblioteca. De hecho, Kellam sostenía que el edificio de la Bbilbioteca DH Hill fue planificado desde actual un punto de vista artístico y no fue considerada la parte funcional y operativa del mismo.

Biblioteca DH Hill

Bibilioteca DH Hill durante la Segunda Guerra Mundial

El 1 de septiembre del año 1939, día en el cual se iniciaría la  Segunda Guerra Mundial, el bibliotecario Harlan Craig Brown fue nombrado el sucesor en el cargo de Kellam. Brown se habría desempeñado como bibliotecario en curso y en su cargó ayudo a optimizar las labores operativas de la biblioteca.

Durante la Segunda Guerra Mundial, todo el personal masculino de la Biblioteca DH Hill ingresó al servicio militar, incluyendo a Brown quien fue reclutado por el ejército en el año  1942. Durante su servicio militar, el bibliotecario de referencia Reba Davis Clevenger se encargaría de ser el director interino de la biblioteca, durante este tiempo la biblioteca opero con seis bibliotecarios únicamente.

Una Biblioteca mejorada

En el año 1945 Clevenger en su cargo como director interiono de la Bibiblioteca DH Hill presentaría un informe en el cual destacaba tres necesidades urgentes de la biblioteca. La primera sería un nuevo edificio que mantuviera el esquema centralizado de bibliotecas. El segundo reclamo sería un incremento en el presupuesto para libros y publicaciones periódicas. El último reclamo fue el de un personal que tuviese una mayor remuneración.

Un año después del reclamo de Clevenger, Brown rtomaría la dirección de la biblioteca y con ello se incrementaría su colección literaria y las operaciones volverían a optimizarse. Uno de los acuerdos que ayudo con ello fue la creación de la organización “Friends of the Library” el  21 de septiembre del año 1946. Este hecho propicio que los materiales de la biblioteca llegaran a los 75.000 volúmenes para el año 1947 y dos años después se posicionarían en 100.000 en total.

Biblioteca DH HillA pesar de estos buenos números en lo que respecta a materiales, el edificio aun se mantenía obsoleto. Tanto era así que solo proporcionaba asientos para el 4% de la población total de estudiantes y profesores. A este hecho se le añade que los gastos de la biblioteca los cuales ya se habrían incrementado a 75.000$ anuales, aun no eran suficientes para el buen funcionamiento de la misma.

La Asamblea General de Carolina del Norte en el año 1949 aprobaría un fondo de unos  1.25 millones de dólares para la construcción y equipamiento de un nuevo edificio para la Bbilioteca DH Hill. Los planos para este nuevo edificio no tardaron en llegar y finalmente se llegó a un acuerdo en el año 1951 con la contratista  Northup y O’Brien Architects para que se encargaran de la construcción de la nueva biblioteca.

Las obras comenzaron durante el primer trimestre del año 1952, se comenzó a levantar este nuevo edificio en la ubicación donde se encuentra en la actualidad la Biblioteca DH Hill. Esta nueva biblioteca constaba de cuatro pisos hechos de ladrillo y piedra caliza. La obra se culminó para diciembre del año1953 y su inauguración se dio durante el verano de 1954.

Este nuevo edificio proporcionó 900 asientos para su población estudiantil y además de un espacio para 400.000 volúmenes con la posibilidad de agregar otros dos nuevos espacios en caso de ser necesario. Formalmente la Biblioteca centralizada se instalaría el 12 de marzo del año 1955. Los fondos de esta biblioteca alcanzaron 175.000 volúmenes para el año 1955 y finalmente los 200.000 volúmenes en el año 1960.

Biblioteca DH Hill

A pesar de poseer un nuevo y mejorado edificio, los problemas operativos no cesaban dentro de la Biblioteca DH Hill. Dos encuestas realizadas en los años 1954 y 1957 revelaron que la Biblioteca DH Hill volvía a ser la que proporcionara menos volúmenes por estudiantes comparativamente con otras universidades.

Este hecho denotaba una coordinación deficiente e inadecuada entre la biblioteca central y además las bibliotecas departamentales, sin contar con la falta de coordinación dentro de la biblioteca central que a pesar de tener un sistema estricto, acumulaba muchos permisos de préstamo que al final nunca eran reclamados. Por otro lado, se descubrió que esta biblioteca sólo disponía del 40% de los materiales necesarios para las áreas de estudio de la Universidad.

Expansión

Pasaron casi 20 años de la construcción de la biblioteca para que fuese remodelada, dicha remodelación consistió en la creación de una nueva ala de la biblioteca que estaría ubicada en el ala este. Esto propició varios movimientos internos de la biblioteca como los movimientos de los Centros de Estudiantes y de los Sindicatos alojados dentro de la biblioteca los cuales debieron acomodarse en el ala antigua.

Esta nueva ala fue inaugurada el 5 de marzo del año 1971 esto permitió además agregar un espacio adicional para albergar 1.2 millones de volúmenes y además 900 asientos, 50 salas de estudio abierta y unas 70 salas de estudio de investigación cerradas. Para el año 1973 los fondos de la biblioteca pasaron a ser de 600.000 volúmenes y el estado de Carolina del Norte auspiciaría la fundación de la Red de Bibliotecas del Sureste.

Un informe realizado en el año 1958 recomendo a la Biblioteca DH Hill aperturar una biblioteca para pregrado puesto que desde sus inicios no habría contemplado. Esta biblioteca debía ser ubicada en el ala antigua de la biblioteca pero esa ala pertenecía al sindicato estudiantil. En esa ala se encontraba una cafetería, un espacio de recreación para estudiantes y una sala de teatro.

La conversión del ala oeste a una biblioteca fue en el año 1966, aunque la universidad se negó a retirar la cafetería que se encontraba en ese lugar puesto que en esa zona del campus había pocos establecimientos que ofrecieran comida. Esta biblioteca de pre grado contaría con una sala de lectura y un área de exploración abierta en el primer piso.

Modernización de la Biblioteca DH Hill

El sistema de catalogo computarizado se inició en el año 1975, es importante destacar que las colecciones de la Biblioteca DH Hill alcanzaron los 700.000 volúmenes y además se estableció una Sala para colecciones raras y libros especiales. A fines de la década del 70 el ala este ya estaba llegando al máximo de su capacidad luego de diez años de su construcción.

Para paliar esta situación se decidió construir una nueva extensión para la biblioteca. En diciembre del año 1981, la biblioteca presentaría dos planes para la expansión. El plan base consistía en la creación de un edificio con capacidad de 3.000 asientos y 2 millones de volúmenes cuyo costo sería de unos 25 millones de dólares. El plan alternativo consistía en un anexo de aproximadamente la mitad del tamaño del edificio. Lastimosamente ambas propuestas fueron rechazadas.

Un  año después de esta propuesta, un comité de planificación revisaría de nuevo los documentos de planificación. Este comité llegaría a la conclusión de que  era necesaria un anexo cuya capacidad mínima fuese de 750,000 volúmenes y que rondara una capacidad de 1.000 a 3.000 asientos.

El 1 de abril del año 1983 la firma de Six Associates, Inc. fue seleccionada la arquitecta encargada de este nuevo proyecto. La planificación comenzaría  a finales de mayo de ese mismo año y con ella se descartaron todos los conceptos que se tenían para este anexo. Estos arquitectos propusieron un plan innovador para esta expansión que consistiría en  2 millones de volúmenes y casi 3.000 asientos de capacidad. Este proyecto se consideró ambicioso y sumamente costoso.

La contratista debió presentar un plan modificado donde sólo se estipulase un anexo en el sur de la biblioteca, dicho plan fue aprobado en el año  1984 y comenzaron las obras para el verano de 1985. Esta modificación constaba de  un espacio para 550.000 volúmenes extras, una entrada principal, una sala de lectura y una amplia escalera que se extendía hasta el primer piso del anexo.

La preparación para el anexo sur de la Biblioteca DH Hill fue compleja puesto que fue necesaria la demolición de la gran escalera exterior de concreto que conducía hacia la torre del ala oeste de esta biblioteca. Finalmente las obras culminaron para el mes de Febrero del año 1986.

A pesar de que la computarización del sistema de catálogos inicio en el año 1975 no fue sino hasta once años después que se pondría en uso bajo el nombre de Sistema de Información Bibliográfica. Este sistema además de proporcionaba información sobre las existencias de la biblioteca y otorgó a los usuarios acceso a la información sobre las existencias en las otras bibliotecas que conformaran el sistemas de bibliotecas de la universidad.

En el año 1990 se crearía el Centro de Enseñanza de Tecnologías de la Información (ITTC) el cual fue financiado por una donación. Las modernizaciones dentro de la Biblioteca DH Hill alcanzaron su cumbre para el año 1991 cuando se implementaría un servicio de entregas de documentos electrónicos para los investigadores universitarios.

Las modernizaciones no pararon, año tras año se implementaba un método o un sistema mejor puesto que para 1993 se introdujo un sistema de información mejorado en el cual los estudiantes podrían acceder a él usando internet. En este caso se mostraba un catálogo en línea el cual incluía acceso a bases de datos externas de revistas.

Para el año 1994 las existencias de la Biblioteca DH Hill alcanzarían los 2 millones de volúmenes. Todas sus modernizaciones y trabajos internos eficientes le valieron ser considerada como una de las seis mejores bibliotecas del país para ese año. En el año 1996 la Biblioteca comenzó a laborar bajo un esquema horario de 24 horas al día durante cinco días de la semana.

En materia de innovaciones la Biblioteca DH Hill estaba tan avanzada que para el año 1997 se convertiría en una de los miembros fundadores del archivo electrónico JSTOR el cual era específico para artículos de revistas científicas. Todos los avances durante la década de los 90 le valieron a la Biblioteca DH Hill ganar el primer “Premio a la Excelencia en Bibliotecas Académicas” el cual era auspiciado por la Asociación de Bibliotecas Universitarias y de Investigación (ACR).

Biblioteca DH Hill, en la actualidad

Con el comienzo del nuevo milenio, la Biblioteca DH Hill alcanzaría los tres millones de volúmenes. A pesar de las innovaciones tecnológicas de la década de los 90, esta biblioteca poseía una escasez considerable de asientos y de almacenamiento. Es por ello que para el año 2003 se abriría una instalación de estanterías satélites que tendrían por objetivo almacenar los volúmenes que tuvieran poca circulación entre el estudiantado.

En el año 2006 la Biblioteca DH Hill presentarían un nuevo y revolucionario catálogo en línea el cual hacía uso de la plataforma Endeca. Este nuevo sistema proporcionaría a sus usuarios facilidades en la búsqueda y navegación de documentos. Por otro lado, el ala este de la biblioteca se sometería a una renovación de gran escala la cual tenía como propósito crear un área donde se pudiese trabajar, estudiar, recrear y socializar con el uso de la tecnología. Esta ala renovada fue inaugurada el 12 de marzo del año 2007.

Ya en el año 2009 la Biblioteca DH Hill alcanzaría los 4 millones de volúmenes. Para no quedarse atrás en materia de servicios, en colaboración con el departamento de ciencia de los alimentos, se apertura una Heladería en el ala oeste de la biblioteca.

Una nueva remodelación tendría lugar en el año 2011 cuando en el ala oeste de la Biblioteca DH Hill se transformó un área en la cual se albergaban poco más de 13.600 publicaciones impresas en un área de estudio. Esta nueva área de estudio permitió instalar muebles de alta calidad y tecnología. Además de estos muebles, se instalaría además una sala de lectura silenciosa hecha completamente de cristal la cual posee  70 asientos para estudio individual además de mesas con tapa de mármol y tomas de corriente.

Por otro lado, la gran afluencia de personas hacia la heladería propició que se creara una sala de estar al lado de ese lugar. Dicha sala poco a poco se fue convirtiendo en un área común de estudios bastante tecnológica en la que se incluían también pizarras, estaciones de juego, paredes de vidrio que podrían ser rayadas y mesas interactivas.

En la biblioteca DH Hill se podía apreciar de una terraza la cual fue instalada en el año 1954, dcha terraza era muy usada por los sindicatos estudiantiles para actividades recreativas. Con la salida del sindicato del ala oeste de la biblioteca dicha terraza comenzó a entrar en desuso. En el año 2011 esta afamada terraza fue reparada y modernizada.

Dicha modernización consistió en la instalación de una pared de vidrio exterior la cual separaba la nueva sala de lectura de la terraza. Esta pared de vidrio permite ver Brickyard desde la sala de lectura. Por otro lado, en esta terraza se instalaron mesas con sombrillas y sillones muy coloridos, se estima que la capacidad de esta terraza es de 70 personas.

Para el año 2014 el número de volúmenes en las colecciones literarias de la Biblioteca DH Hill  superaba los 5 millones. Toda esta maravillosa gestión que impulso a esta biblioteca a los mejores lugares del país se debe a Susan Nutter quien se retiraría del cargo de directora de la biblioteca el 30 de septiembre del año 2017 luego de una gestión de 30 años.

De lo más reciente que se puede destacar de esta biblioteca es que desde mayo de 2019 hasta agosto del 2020, la Biblioteca DH Hill ha experimentado remodelaciones a gran escala las cuales han implicado el rediseño de la entrada principal con el fin de permitir que las escaleras puedan llegar al tercer piso y así acceder a las vistas que otorga el cuarto piso.

 Arquitectura de la Biblioteca DH Hill

Como hemos comentado a lo largo de la historia la Biblioteca DH Hill ha pasado por una gran cantidad de remodelaciones y es que lo que comenzó siendo una oficina que almacenaba libros a lo que es en la actualidad, son muchos los cambios que se han suscitado en ella. Podemos decir que esta biblioteca fue construida en cuatro etapas centrales con sus respectivas remodelaciones, estas son:

  • El Ala Este la cual se completó en el año 1953 y fue renovada en el año 2007.
  • Como se le conocía inicial mente la “Unión de Estudiantes Erdahl Cloyd” o bien el ala oesta fue acabada en el año  1954.
  • El “Bookstack del Norte” la cual fue terminada en el año 1972 y en ella encontraremos un área de estanterías de 10 pisos.
  • Finalmente el “Bookstack Sur” que es el área más reciente fue terminada en el año 1990 y posee una zona de estanterías de 11 pisos.

Su interior

Con el pasar del tiempo el interior de la Biblioteca DH Hill ha ido modernizándose hasta que en la actualidad es considerada como una de las mejores bibliotecas del mundo. Este título se lo ha ganado en base a la constante búsqueda de mejoría y de avances a la par de la época.

En la actualidad posee una gran cantidad de áreas de estudio, son poco más de 70 las salas públicas de estudio y más de 100 las salas privadas, cada sala de estudio posee un área privada de lectura. Dentro de la Biblioteca DH Hill no todo es estudio, ofrece también una gran cantidad de cafeterías y áreas de entretenimiento ideales para descansar de largas jornadas de estudio.

Organización y salas

La biblioteca DH Hill ofrece actualmente una sala de computadoras y espacios de estudio para aproximadamente el 25% de toda la población estudiantil de la Universidad Estatal de Carolina del Norte.  Muchas veces se ha puesto en evidencia que estas áreas se quedan cortas para las demandas estudiantiles pero se han evidenciado grandes esfuerzos para arreglar esta situación.

Además de espacios de estudio, la biblioteca cuenta con al menos 2 cafeterías por ala de la biblioteca, lo que sumaría al menos 8 cafeterías en toda la biblioteca, por otro lado las áreas recreativas son de los lugares más concurridos en esta biblioteca.

Capacidad

La sala principal de lectura durante los inicios de las operaciones de la Biblioteca DH Hill ocupada toda la parte del fondo del hall de entrada, esta sala en conjunto con una sala de publicaciones periódicas que se encontraba a parte proporcionaban espacio para 250 lectores, lo que en ese momento representaba el 20% de la población estudiantil.

En ese entonces además el segundo piso se encontraba ocupado por seminarios de estudiantes egresados y profesores además de salas de investigación. Se estimaba que en las estanterías había aproximadamente 150.000 volúmenes, dichas estanterías se encontraban en el sótano.

Del mes de enero a abril del año 1982 un comité de planificación se encontraba revisando documentos sobre la planificación de una extensión que ameritaba la Biblioteca DH Hill.  Finalmente recomendarían incrementar su capacidad mínima adicionando 750.000 volumenes de espacio y de 1.000 a 3.000 asientos.

En datos mas recientes obtenidos en el año 2014, el número de volúmenes se estimaba que superaba los 5 millones. Pero por otro lado persistía la problemática de que la capacidad de asientos permanecía por debajo del ideal del 20% de los usuarios.

Colección literaria de la Biblioteca DH Hill

En la biblioteca DH Hill podremos encontrar a la mayoría de los volúmenes que pertenecen a la colección de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. Dicha colección se complementa con tres bibliotecas sucursales las cuales contienen materiales de arquitectura y diseño, ciencias de la tierra y ciencias veterinarias.

Por otro lado, una instalación de estanterías satélites alberga principalmente revistas antiguas y publicaciones periódicas que son poco frecuentadas por los usuarios.  Las colecciones en las que destaca la Biblioteca DH Hill son en la ingeniería, ciencias, agricultura y matemáticas. Pero no podemos dejar de lado las colecciones satélites que son las de arquitectura, humanidades y ciencias sociales.

En este artículo pudimos conocer acerca de la Biblioteca DH Hill la cual pertenece al sistema de bibliotecas propio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. Esta biblioteca es la prueba de que los proyectos pequeños pueden convertirse en algo muy prestigioso además de que a pesar de los problemas de infraestructura y de operatividad siempre buscaron la manera de mejorar y ofrecerle los mejores conocimientos a sus usuarios. También te pueden interesar los siguientes artículos:

Leave a Comment