≡ Menu

Charruas: Significado, caracteristicas, arte y mas

No se sabe mucho sobre los Charruas debido a su borrado cognitivo en un momento temprano de la historia uruguaya. Los únicos documentos sobrevivientes que conciernen a los charrúas fueron los de exploradores, arqueólogos y antropólogos españoles. Ahora aparece una nueva literatura sobre su etnogénesis y activismo.

charruas

Los uruguayos se refieren a sí mismos como “charruas” cuando están en el contexto de una competencia o batalla contra un contingente extranjero. En situaciones en las que los uruguayos muestran valentía frente a probabilidades abrumadoras, la expresión “garra charrúa” (Charrúa tenacidad) se usa para referirse a la victoria frente a cierta derrota.

Características

El cráneo es voluminoso y a menudo presenta un gran espesor óseo y un peso significativo, especialmente en los grupos macrosomáticos conservados en el sur, los pómulos son poderosos y la barbilla es gruesa y protuberante, la cara es alargada y el índice nasal leptorrino (nariz estrecha y larga.) La construcción del esqueleto es masiva, a veces enorme.

Aparte de este canon macrosomático algo tosco, debemos tener en cuenta las proporciones recíprocas de los miembros, que apuntan a una armonía notable , el corte atlético y el equilibrio de las masas musculares hacen del pámpido uno de los modelos más sobresalientes del organismo humano.

Con respecto a la fisonomía, casi no hay dimorfismo sexual, y los hombres son muy poco diferentes de las mujeres. Color actual de pigmentación intensa , con reflejos bronceados, cabello oscuro, duro y liso.

charruas

Significado

Charrua, indios sudamericanos que habitaban las praderas al norte del Río de la Plata en un territorio algo más grande que el moderno Uruguay. Poco se sabe de su lenguaje. Grupos lingüísticamente relacionados, incluidos Yaró, Guenoa, Bohané y Minuan, también han sido incluidos en el nombre genérico de Charrúa.

Los Charrúa eran cazadores y recolectores, y después de la introducción del caballo vivían atrapando ganado salvaje. Eran feroces en la guerra, usando los cráneos de sus enemigos caídos como vasos ceremoniales. Eran buenos arqueros y también usaban boleadoras, hondas y lanzas. En sus patrones sociales y económicos, se parecían a otros nómadas patagónicos y pampeanos. A la muerte de un pariente cercano, se lacerarían y cortarían las articulaciones de los dedos.

Desde el asentamiento colonial de las praderas, los Charrua han dejado de existir como una sociedad independiente. (Ver Artículo: Chinantecos)

charruas

Arte

Los machos tatuaron y pintaron sus cuerpos, particularmente antes de la batalla. Los Charrua también perforaron sus labios, orejas y narices, en los cuales colocaron plumas y conchas. Construyeron grandes canoas para pescar en los ríos y en el estuario del Río de la Plata.

Las canoas de la Charrúa, de acuerdo con un marinero europeo temprano, medían “10 a 12 brazas [aproximadamente 69 pies] de largo y medio de brazas [un poco más de 3 pies] de ancho; la madera era de cedro, muy bellamente trabajada; remaban con remos muy largos decorados con crestas y borlas de plumas en las asas; y 40 hombres de pie remaban en cada canoa. Los hombres de los Charrúa cazaban con arcos y flechas, lanzas y boleadoras. También eran muy hábiles para arrojar piedras irregulares al juego.

 charruas

Organización Social

Los sistemas aduaneros y sociales de los pueblos sudamericanos están estrecha y naturalmente relacionados con los entornos en los que viven. Estas relaciones ambientales están mediadas por los sistemas de tecnología que utilizan las personas para explotar sus recursos.

Cuatro tipos básicos de organización social y cultural de los pueblos sudamericanos emergen de los registros arqueológicos e históricos:

  • civilizaciones del riego andino central,
  • cacicazgos de los Andes septentrionales y del contorno del Caribe,
  • aldeas de bosque tropical , y
  • cazadores y recolectores nómadas

Cada tipo se desarrolló a su manera durante miles de años, y desde el siglo XVI cada uno ha realizado un ajuste distintivo al impacto de la civilización europea.(Ver Artículo: Mixes)

charruas

Los pueblos primitivos, cazadores y recolectores sin conocimiento de la agricultura, se abrieron paso gradualmente a través del Estrecho de Bering en busca de alimento y recorrieron las pequeñas bandas migratorias durante miles de años en América del Norte y América del Sur.

Llegaron a Tierra del Fuego aproximadamente en el año 6000 aC, después de atravesar el cuello de botella de Centroamérica, dispersándose en el accidentado terreno de los Andes septentrionales, siguiendo la costa caribeña cargada de recursos hacia el este, y filtrándose hacia el sur a través de las tierras bajas tropicales que ahora forman parte de Venezuela, las Guayanas y Brasil.

También cazaron el juego a través de las cuencas altas de los Andes centrales y cazaron y pescaron a lo largo de la costa oeste de América del Sur hasta que llegaron al final de la tierra

Organización Política

CONACHA es ahora una organización que agrupa a 10 colectivos de Charrua en todo el país. Uno de sus principales objetivos es obtener el reconocimiento del Estado uruguayo como grupo étnico y otro es lograr que el estado ratifique el Convenio sobre pueblos indígenas y tribales de la Organización Internacional del Trabajo (Nº 169). CONACHA también está alentando a las personas a reclamar su herencia indígena al tiempo que convoca a la masacre de Salsipuedes para ser reconocida como genocidio. “Nuestros antepasados ​​perdieron la vida en una emboscada organizada por el estado”, dice Mónica.

Uruguay y las Guayanas son los únicos países de América Latina que no han ratificado el Convenio No. 169 de la OIT. “En 2015, estuve en Bilbao con una subvención de la ONU”, dice Mónica. “Descubrí que el presidente Mujica estaría con [Luis] Almagro [el ministro de Asuntos Exteriores de Uruguay] en el consulado, así que reuní todos los documentos para pedir la ratificación de la convención”. (Ver Artículo: Chatinos)

Los documentos fueron entregados oportunamente a los dos hombres y, al regresar a casa, se reunieron con el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Pero la conclusión a la que llegaron fue insatisfactoria por decir lo menos. “Nos dijeron que bajáramos nuestras expectativas y pedimos que solo se ratificaran algunos de los artículos de la convención”, dice ella. La convención, sin embargo, no permite una parte, lo que hace que esta opción no sea viable.

charruas

Economía Charrua

Debido a que eran nómadas, los cazadores y recolectores tenían muy poco en el camino de bienes materiales tales como armas, textiles, ropa y adornos. Sus procesos técnicos eran muy simples y parecen haberse inventado hace mucho tiempo.

El refugio fue proporcionado por cuevas, si está disponible. En el clima más frío del sur, las tribus archipelágicas de Chile y los nómadas del Chaco formaban cabañas abovedadas de postes doblados cubiertos de corteza, pieles o arbustos. Cuando la gente siguió adelante, dejaron el marco para que otros lo usen, llevando solo los revestimientos de piel con ellos. Los patagones construyeron una cabaña cubierta de piel conocida como el toldo.

El Yámana usaba un refugio con forma de tipi cónico o un refugio doble. El Nambikwara usó un cobertizo en la estación seca o acampó bajo los árboles, durmiendo en un terreno calentado por el fuego. Durante la estación lluviosa se usó una doble inclinación más grande. No hubo asentamientos permanentes, aunque a veces la gente se reunía para realizar ceremonias y festejar cuando había mucha comida.

charruas

Los cazadores forestales, como Sirionó y Nambikwara, no vestían. Los nómadas del sur llevaban túnicas de piel y mocasines crudos. No había ropa cosida. Tapones para los oídos, tapones para la nariz y tapones para los labios fueron ampliamente utilizados, excepto por las personas archipelágicas. Plumas, brazaletes y bandas para las piernas, collares y pintura corporal eran comunes en muchas áreas. Algunos de estos ornamentos se usaron para distinguir bandas o linajes y otras agrupaciones, pero no se usaron como símbolos de estatus. (Ver Artículo: Popolocas)

Artesanía

En el Chaco y entre los Sirionó y Guató se practicaba el tejido de dedos con hilos hilados de fibras nativas de algodón y frondas de palmeras. El telar heddle, un desarrollo posterior, era conocido entre los Sirionó, Nambikwara y Chono. Se tejieron tiras largas de tela para hacer brazaletes y bandas para las piernas y otras decoraciones. La malla se usó para hacer redes de pesca y bolsas para el transporte de mercancías, particularmente en el Chaco.

charruas8

Alfarería

La alfarería era conocida por algunos de los nómadas, pero se usaba poco porque las ollas eran difíciles de transportar. La cestería en espiral fue ampliamente utilizada. En el Chaco, los canastos confeccionados con hojas de palma se usaban en los campamentos y se abandonaban cuando la gente avanzaba. Los cazadores patagónicos y pampeanos usaban contenedores hechos de pieles.

Dos métodos de hacer fuego fueron generalizados. El primero involucraba una chispa con pedernal sobre pirita de hierro. Una técnica posterior consistió en girar un palo puntiagudo de madera dura en un receptáculo de madera blanda: se colocó una médula seca alrededor del taladro y se encendió la médula soplando suavemente sobre la chispa.

La carne y el pescado se cocinaron colocándolos directamente sobre carbones o poniéndolos en hornos de tierra, revestidos con piedras calientes y cubiertos con tierra y carbón. Los Chono hervían la comida colocando piedras calientes en cestas apretadamente tejidas. Los cazadores y los pescadores no usaban sal, pero las tribus del Chaco, que dependían principalmente de las plantas para obtener alimentos, intercambiaban sal con la gente de las tierras altas. Algunos de los nómadas del bosque usaban cenizas en lugar de sal.

charruas

Arcos y flechas fueron utilizados por todos los nómadas. Entre los cazadores patagónicos y pampeanos, sin embargo, hay evidencia arqueológica que sugiere que el arco y la flecha fueron precedidos por la bola. Antes de la presentación del caballo, el guanaco y el ñandú eran cazados por acecho, el cazador tiraba las bolas alrededor del cuello o las patas del juego.

Bolas se hicieron uniendo pesos de piedra a dos o tres cuerdas cortas que, a su vez, se sujetaron a un lazo más largo. Con la llegada del caballo después de la conquista española, las boleadoras se volvieron muy importantes, ya que a caballo podían balancearse fácilmente para atrapar guanacos, ñandúes, ganado salvaje y otros animales de gran tamaño. Entre los patagones, pampeanos y habitantes de partes del Chaco, se convirtió en el principal dispositivo de caza. Spears y el atlatl, o lanzador de lanza, se utilizaron hasta cierto punto.

charruas

Entre los nómadas del bosque, como el Sirionó y Nambikwara, la principal arma para la caza y la pesca era el arco largo, que medía seis pies de largo. Las flechas con púas tenían de cinco a ocho pies de largo. Como no tenían canoas, ambos dispararon peces desde las orillas de un arroyo.

Entre las tribus archipelágicas del sur de Chile, predominantemente eran las mujeres las que recolectaban mariscos en las playas durante la marea baja y quienes, en canoas de corteza, se zambullían con una navaja y una canasta sujeta en sus dientes. Los recolectores de mariscos tuvieron cuidado de no agotar el suministro en un área.

Estas personas también siempre llevaban un fuego en una plataforma de arcilla en sus canoas, tanto para calentarse como para asar mariscos sobre las brasas. Los hombres cazaban cormoranes, pingüinos, patos de vapor, petreles y otras aves marinas por la noche con antorchas y los mataban con palos. Los señuelos atraían a los patos y los gansos, y luego los capturaban con trampas para cañones.

charruas

Alimentación

Se basaba en la caza, la pesca y la recolección de productos silvestres.Ciervos, liebres, pecaríes, capibaras, armadillos, nutrias, áperas, tortugas, lobos marinos, lagartos, avestruces, perdices, mariscos, mariscos, huevos de aves, frutas silvestres, raíces tiernas entre otros que componen su dieta.

Debido a su dieta tenía que estar en constante movimiento. Les gustaba demasiado el brote de Ceibo y esto era demasiado nutritivo como para que los charruas no necesitaran otro alimento cuando eran perseguidos y no podían parar de cazar.

El casabe era una especie de pastel hecho con harina de mandioca y fue preparado por mujeres. Las mujeres asaban carne y pescado con carbón caliente, ensartadas en un palo que estaba atascado en el suelo.

charruas

Disecan peces, abriéndolos en el medio y poniéndolos en el sol. La llegada de los conquistadores cambia su dieta ahora basada en carne de caballo y vaca. Comenzaron a fumar y a beber alcohol. Usaron una taza y contenedores de barro negro.

Al principio los charruas bebían una especie de brabaje que consistía en masticar hierba y solo tragar el líquido que se producía. Con el tiempo se volvieron adictos al mate de lo que sabemos en estos días. Ellos practicaban el canibalismo. (Comiendo otras Tribus)

Las focas y los leones marinos fueron arponeados en el agua o apaleados en la orilla. Las marsopas y las ballenas enfermas fueron arponeadas. La caza de ballenas fue una empresa cooperativa en la que participaron muchos hombres, quienes arriesgaron sus vidas en endebles canoas de corteza. A veces, los peces se encontraban en aguas poco profundas o en charcos durante la marea baja y, con la ayuda de perros, se los llevaba a las redes. Porque los indios no tenían conocimiento.

charruas

Agricultura

En el sistema fluvial enmarcado por los tramos medio y bajo del río paraná al oeste y el uruguay al este, además de los horticultores amazónicos y los cazadores – recolectores ya mencionados eran personas que combinaban estas dos formas de subsistencia y mostraban influencias mixtas del Amazonas, el Chaco y la Pampa. Estos fueron los Caingang y Charrua interfluviales, y el numeroso, pero poco conocido grupo litoral en ambas orillas del Bajo Paraná.

El Central Timbú y Carcará, que habían venido bajo la influencia Guaraní o Arawak, practicaban la horticultura a pequeña escala, el cultivo de maíz, frijoles y calabazas. El sur de Chaná – Iimbú y Mbeguá también fueron cultivadores: y su horticultura manifestó rasgos de Guaicurú

charruas

Vestimenta

Cuando llegaron los colonos estaban desnudos, mientras que en invierno usaban una especie de poncho hecho con pieles de animales salvajes como ciervos.

Los hombres estaban desnudos y que las mujeres estaban cubiertas desde el ombligo hasta las rodillas, con un paño de algodón.

Hombres y mujeres llevaban cintas para la cabeza blancas con plumas de avestruz o garzas atadas con un cuero, que también les ataban el pelo.

 charruas

Religión

Entre los recolectores de mariscos de Yámana existía la creencia en un ser supremo que no era un creador sino un gobernante. Él fue uno que dio vida y que dio a los humanos alimentos animales y vegetales. La gente oró a este ser por el éxito en la pesca y la caza. Entre las tribus patagónicas y pampeanas había una creencia en un ser supremo que, después de crear el mundo, no entró más en los asuntos humanos. Había una creencia en buenos y malos espíritus de arbustos. (Ver Artículo: Chontales)

Los grupos del Charruas no creían en un ser supremo. Aunque a veces se pensaba que los cuerpos celestes afectaban a los seres humanos, estos cuerpos no eran objetos de adoración. La gente del Chaco tenía un gran miedo a los fantasmas de los muertos y se deshizo del cadáver lo más rápido posible. El cuerpo fue enterrado en un cementerio, y se hicieron ofrendas de comida. La casa y la propiedad del difunto fueron quemadas.

Entre los nómadas de los bosques como los Sirionó y Nambikwara, los rituales y ceremonias estaban mucho menos desarrollados que en el Chaco. Sin duda, esto se debió a la búsqueda incesante de alimentos y la incapacidad de acumular excedentes para las fiestas a gran escala. Aunque los Sirionó no creían en un ser supremo, sí consideraron a la Luna como un héroe cultural que les dio maíz y mandioca y otras características de su cultura. También temían a los fantasmas de los espíritus muertos y arbustivos.

charruas

Se creía que los chamanes, que actuaban como curanderos, sacerdotes y psicópatas y que recibían sus poderes curativos a través de los fantasmas de chamanes muertos y espíritus guardianes especiales, eran importantes entre todos los grupos tribales.

Entre los grupos del Chaco, el chamanismo estaba muy desarrollado, tanto para curar enfermedades como para trabajar por el bienestar general de la tribu. La enfermedad fue causada, se pensaba, por uno de dos medios: misteriosos objetos extraños penetrarían mágicamente en el cuerpo, causando enfermedades, o el alma de una persona abandonaría el cuerpo, dejándolo enfermo. En el primer caso, el chamán succionaría el objeto extraño; en el segundo, salía de noche y recuperaba el alma errante.

Leyenda

Cuenta la historia de una tribu presente hace más de 4 mil años en tierras uruguayas.

Los Charrúas fueron expulsados de las tierras Guaraníes hacia Uruguay y eran una tribu nómada y cazadora, cuyo nombre era una referencia de feroz honor.

La llegada de los europeos a la colonización de las costas uruguayas fue bloqueada por los ataques de estas tribus, que lucharon contra españoles, portugueses y británicos. Fueron víctimas de un brutal genocidio por parte del gobierno uruguayo en 1833.

charruas

Charruas Y Guaranies

A diferencia de la mayoría de los países de América Latina, no se encontraron vestigios significativos de civilizaciones existentes antes de la llegada de los colonos europeos en el territorio del Uruguay actual. Restos líticos que datan de hace 10.000 años se han encontrado en el norte del país. Pertenecían a las culturas catalana y cuareim, cuyos miembros presumiblemente eran cazadores y recolectores.

Otros pueblos llegaron a la región hace 4.000 años. Pertenecían a dos grupos, el Charrua y el Tupí-Guaraní, clasificados según la familia lingüística a la que pertenecían. Ninguno de los grupos evolucionó más allá del nivel Paleolítico medio o superior, que se caracteriza por una economía basada en la caza, la pesca y la recolección.

Otros grupos indígenas menores en Uruguay incluyeron a los Yaro, Chaná y Bohane. Es de suponer que los Chaná alcanzaron niveles neolíticos más bajos con la agricultura y la cerámica.

charruas

Actualidad

Los cazadores y recolectores nómadas existentes son supervivientes marginales que conservan muchos rasgos de cultura arcaica y comparten muy pocos de los inventos más recientes. En áreas donde no han tenido contacto con la cultura europea o donde se han retirado a áreas de refugio, han mantenido gran parte de su cultura original.

En áreas de contacto, algunos se han convertido en agricultores rudimentarios, construyendo casas permanentes, fabricando cerámica y tejiendo. A finales del siglo XX, la conversión del hábitat nómada en proyectos agrícolas a gran escala parecía llevar a muchos de estos pueblos tribales al borde de la extinción.

charruas

La Masacre

El 11 de abril de 1831, en “Puntas del Queguay”, tuvo lugar la masacre conocida como la Masacre de Salsipuedes. Las orillas del arroyo Salsipuedes, entre los departamentos de Tacuarembó y Río Negro, albergaban la sede de Fructuoso Rivera. Los documentos de la fuente indican que Rivera convocó a los principales jefes Charrúa -llamados Polidoro, Rondeau, Brown, Juan Pedro y Venado- y sus tribus, para una reunión para discutir la protección de las fronteras del Estado.

Según relatos registrados, después de haber sido mimados y manejado con alcohol, los nativos fueron atacados por una tropa de 1.200 hombres bajo el mando de Bernabé Rivera, el hermano del presidente. Las cifras proporcionadas en la historia oficial de los hechos son 40 indios muertos y 300 prisioneros, algunos de los cuales escaparon y luego fueron perseguidos por Bernabé Rivera, mientras que nueve resultaron heridos y uno murió entre los atacantes.

charruas

La persecución no terminó con esta matanza, y particularmente Bernabé Rivera tenía una determinación especial de perseguir y exterminar a los que lograron escapar. Cuatro meses después, en Mataojo, cerca de la desembocadura del río Arapey en la parte norte de la región de Salto, sorprendió y atacó a un grupo comandado por los jefes El Adivino y Juan Pedro; esto resultó en 15 muertos y más de 80 prisioneros.

Según el profesor de historia y periodista Lincoln Maiztegui Casas, “la desaparición del pueblo Charrúa fue un proceso gradual que llevó más de 200 años, y la causa raíz fue la ocupación territorial por parte de los europeos”. En su escrito, Maiztegui sostiene que, si bien los guaraníes adoptaron un proceso de adaptación, el caso fue diferente para el Charrúa, que desapareció gradualmente.

Miles murieron, miles más escaparon al noreste de Brasil, y el resto permaneció como esclavos, donde perdieron su cultura y se cruzaron con los blancos, según el académico. Los cálculos actuales sugieren que Uruguay, Brasil y Argentina son ahora hogar de entre 160 mil y 300 mil personas descendientes de Charrúa, todos de sangre mixta y algunos grupos han emprendido un proceso para recuperar sus identidades indígenas.

Ritos 

Las ceremonias de nacimiento eran simples asuntos familiares. Después del nacimiento, ambos padres ayunaron durante unos días y observaron los tabúes alimentarios. Couvade fue practicado; es decir, el padre se quedó en la cabaña varios días, imitando el trabajo, mientras que los parientes y amigos proporcionaron las necesidades esenciales

Entre los Sirionó un niño nació abiertamente en la casa comunal; y después del nacimiento, los padres caminaron en el bosque esparciendo cenizas como un rito de purificación y luego encendieron un nuevo fuego que significaba una nueva vida.

Antes de la pubertad, los niños y las niñas aprendían imitando a niños mayores y adultos. Entre los recolectores de mariscos, los niños a la edad de cuatro años comenzaron a juntar crustáceos y alancear erizos de mar cerca de la orilla, volviendo al campamento para asarlos y comerlos. Desde temprana edad, los niños se ocuparon de sus necesidades alimentarias en lo que respecta a los mariscos.

Los niños y niñas fueron separados después de la edad de siete años. Los niños jugaron con arcos y flechas. Las chicas aprendieron a nadar y bucear. Los machos no aprendieron a nadar o bucear, ya que bucear para mariscos se consideraba trabajo de mujeres. El castigo corporal era raro, pero los niños fueron instruidos por los ancianos sobre los modales y la moral.

La socialización se formalizó especialmente en el rito de iniciación, que marcó el paso de la juventud a la adultez para ambos sexos. Por lo general, no hay una fecha fija, el tiempo depende de la cantidad de neófitos y la oportunidad de acumular un suministro de alimentos para la fiesta.

Leave a Comment