≡ Menu

¿Conoces a los Kawésqar? Aprende Todo Sobre Ellos Aquí

Kawésqar, es una tribu indígena localizada en el país de Chile, estos aborígenes cuentan con características muy singulares, en el siguiente articulo conoceremos mas de su cultura, costumbres y aspectos importantes de esta etnia.

Kawésqar

Kawésqar

Kawésqar es un pueblo indígena que vive en la Patagonia Chilena, específicamente en el Golfo de Peñas, Tierra del Fuego y cerca del estrecho de Magallanes. Su lenguaje tradicional se conoce como Kawésqar; y está en peligro de extinción, ya que pocos hablantes nativos sobreviven.

Historia

La palabra Kawésqar significa ‘hombres de piel y hueso’, y es el nombre utilizado para referirse a un subgrupo de la gente de Alacalufe. A mediados de la década de 1940, la mayoría de los kawésqar hablaba su lengua materna y solo podían comunicarse con hispanohablantes a través de intérpretes.

 

Tres décadas más tarde se impuso un sistema “bilingüe” al grupo que convirtió el español en el idioma principal y restringió severamente el uso de la lengua indígena. Hoy, Kawésqar se habla solo en privado, cuando los forasteros no están presentes.

El primer contacto de Kawesqars con la civilización occidental se produjo en 1526, cuando la expedición del explorador Jofré de Loaysa llegó a su territorio. Su población se mantuvo en alrededor de 4.000 hasta el final del siglo XVIII. (ver artículo: Pipiles).

Con la fundación de Fuerte Bulnes en 1843, sin embargo, Chile comenzó a ejercer su posesión al colonizar la zona, que incluía la región de Magallanes y las islas del sur.

A partir de ese momento, los Kawésqar estuvieron en contacto constante con los colonos, que trajeron conflictos y enfermedades infecciosas a las que los nativos no tenían inmunidad. Hacia el final del siglo, la población del grupo indígena había disminuido a alrededor de 500 personas.

En 1925, solo quedaban 150 Kawésqar nativos. En 1940, el gobierno chileno aprobó la Ley de Protección Kawésqar, que obligó a la reubicación de toda la población a Puerto Edén, en la isla de Wellington. Esto hizo que las personas dependieran de la asistencia del gobierno central, lo que dificultaba cualquier proceso efectivo de aculturación.

La población de Kawésqar siguió disminuyendo, de 100 en 1946 a solo 60 en 1953; en 1971, solo 47 habían sobrevivido. Las duras condiciones de vida en Puerto Edén llevaron a muchos de los supervivientes de Kawésqar a trasladarse a Puerto Natales y Punta Arenas en 1995.

Los Kawésqar vivían de la venta de artesanías, de la pesca y de la recolección de mariscos, y de los beneficios estatales.

La Ley de Pueblos Indígenas de Chile reconoce la etnicidad Kawésqar entre varios grupos cuyo patrimonio cultural y derechos deben ser preservados y protegidos. El censo de 2002 registró 2.622 personas Kawésqar, que representan el 0,38% de la población indígena del país.

Economía

Los Kawésqar eran nómadas con un estilo de vida cazador, recolector, su principal embarcación era la canoa de corteza de árbol (hecha preferiblemente de madera de coigüe), que estaba hecha de trozos de corteza superpuestos enredados en forma de concha marina y cosidos junto con fibras del nervio de ballena.

Kawésqar

El estilo más antiguo de canoa utilizado fue el hanef, de ocho a nueve metros de longitud y curvado hacia un punto en cada extremo. Fue impulsado con pequeñas paletas.

Más tarde, Kawésqar adoptó la canoa dalca, originalmente inventada por el pueblo Chona y hecha de tablas de madera cosidas con tendones de animales y calafateadas con una mezcla de barro y plantas. Las canoas no se usaron hasta mucho más tarde, después de que los primeros colonos introdujeran las herramientas de metal necesarias para hacerlas

Cualquiera que sea el estilo, en el centro de la canoa siempre se mantenía el fuego encendido, normalmente consistía en brasas de combustión lenta que producían calor para calentarse y cocinar.

La dieta de Kawésqar era alta en carne y grasa. Las principales fuentes de alimentos fueron leones marinos, nutrias y aves, que fueron cazados, y peces y mariscos, que generalmente se recolectaban.

Kawésqar

Los mariscos, tanto crudos como cocidos, eran un alimento básico y fueron recolectados por las mujeres de la tribu, que a menudo se zambullían en busca de las camas más ricas. Cubrían sus cuerpos con barro y grasa animal para preservar el calor del cuerpo y juntaban los moluscos en cestas hechas a mano.

Los hombres de Kawésqar, por otro lado, eran responsables de la caza, tanto en el mar como en la costa. También hicieron las herramientas de la tribu, generalmente sin hueso. Los Kawésqar parecen haber usado pocas herramientas, con poca variación en su diseño básico.

De hecho, una sola herramienta a menudo serviría para varias funciones diferentes. Otros artefactos de esta cultura incluyen cajas de madera o de corteza de árbol, así como punzones y puntas de arpón hechas de hueso.

Los Kawésqar cazaban leones marinos con arpones o usando redes hechas de correas de cuero o tendones de animales, para atrapar vivos a los animales. Hay poca evidencia de uso de arco y flecha, pero los perros fueron utilizados para cazar ciervos y en épocas posteriores el ganado salvaje.

La carne de leones marinos y ballenas se comía solo en una etapa avanzada de descomposición. En tierra firme, Kawésqar recolectó hongos, huevos y la pequeña cantidad de vegetales que incluían en su dieta. (ver artículo: Purépechas).

Creencias

La cosmovisión de Kawésqar se basaba en la creencia de la gente en un ser supremo solitario e independiente, Xolás. Creador de todo, incluidas las tradiciones y la moral, se pensó que Xolás dirigía las vidas de los seres humanos.

La gente también creía en otros espíritus, como Ayayema, un espíritu maligno presente en todas las etapas de la vida de una persona. Asociado con el hedor, se pensaba que este espíritu deambulaba por el mundo trayendo mala fortuna, enfermedad y muerte. Los sueños fueron vistos como el vínculo entre este mundo y “el más allá”. La moral de Kawésqar se basaba en el principio de que “cada persona es ante todo su propio vecino”.

Kawésqar

El rito de iniciación kalakai de Kawésqar fue una ceremonia de mayoría de edad para hombres y mujeres. Su objetivo era completar la educación de los padres, proporcionando instrucción moral y práctica intensiva en las habilidades que un adulto necesitaría para vivir una vida independiente. Los candidatos a la iniciación, con edades comprendidas entre los 14 y 18 años, se reunieron con sus familias en una gran vivienda.

Un individuo, generalmente un anciano, fue seleccionado para conducir la ceremonia, enseñando los códigos morales dictados por Xolás. El evento usualmente ocurría cuando una ballena había varado en la orilla, proporcionando suficiente comida para todos los participantes durante la ceremonia, que podía durar entre seis y diez semanas. El Kawésqar también tuvo una ceremonia secreta solo para hombres, similar a la ceremonia de Kina de Yaghan.

Características de la tribu

Como una de las tribus de canoas del sur de Chile, los kawésqar vivieron una vida nómada, remando en sus canoas los canales del archipiélago, moviéndose de isla en isla en busca de alimento. Se dice que incluso llevaron sus canoas distancias cortas sobre la tierra para evitar viajes innecesarios al mar.

La canoa podría contener una familia nuclear o extendida de hasta diez personas. La familia viajó con sus perros, armas y herramientas, y la sábana de cuero que se utilizó como lona en los campamentos. Fuentes contemporáneas también relatan que las familias Kawésqar llevaban estacas y ramas de madera que se usaban para ensamblar viviendas donde quiera que aterrizaran.

Vivienda

Las viviendas hechas eran estrictamente temporales, excepto cuando una ballena varada en la orilla. En ese momento las familias se unieron para construir un campamento semipermanente. Los tipos de vivienda variaban en toda la gama de Kawésqar, pero generalmente tenían forma de cúpula y una base elíptica que medía alrededor de 3 metros.

Los Kawésqar construyeron estas estructuras cavando los extremos de estacas de madera flexibles y doblando sus puntas juntas en el centro, haciendo un arco de unos 2 metros de altura. Luego, el marco se cubrió con pieles de león marino, ramas y corteza de árbol, dejando dos entradas y un agujero para dejar salir el humo del fuego.

El piso estaba aislado con hojas, que evitaban el frío y la humedad, y eran vitales para mantener el calor.

Organización social

La unidad básica de la sociedad Kawésqar era la familia. También había un jefe, que se hizo cargo de las expediciones de caza. El elegido era normalmente el hombre más fuerte del grupo.

El matrimonio se permitió después de la mayoría de edad, y al mismo tiempo un Kawésqar también construyó su primera canoa, adquirió sus primeros perros y construyó su primera casa, que era un símbolo de independencia.

Kawésqar

Estas ocasiones se celebraban con otras familias y acompañadas por el consumo de una gran cantidad de alimentos. El matrimonio estaba prohibido entre hermano y hermana y entre primos, tanto maternos como paternos. (Ver articulo: Yukpa)

Las mujeres estaban a cargo de criar a los niños y manejar la canoa, mientras que los hombres eran responsables de la construcción de viviendas.

Las personas tenían un sistema conocido como tchás, en el que las familias que acampaban en el mismo sitio intercambiaban regalos; en general, sin embargo, las familias vivían de forma independiente, reuniéndose solo para ceremonias u otros eventos especiales, como el varado de una ballena, que proporcionaba suficiente comida para varias familias.

Leave a Comment