≡ Menu

Biblioteca Codrington en la ciudad de Oxford, Inglaterra

Las bibliotecas son reconocidas por ser santuarios de conocimientos debido a la gran cantidad de libros y otras herramientas informativas que poseen. Las universidades siempre necesitaran una biblioteca como lo es el caso del All Souls College que tiene la Biblioteca Codrington y en este artículo hablaremos sobre ella.

Biblioteca Codrington

Historia de la Biblioteca Codrington

La biblioteca Codrington actualmente debe su forma al comerciante Christopher Codrington, su fortuna se genero gracias a una plantación que tenía en las Indias Occidentales, actualmente serían las Bahamas y las Antillas. Codrington dejó un legado de libros con un valor de unas 6.000 libras esterlinas además de 10.000 libras esterlinas en monedas.

Quien diseño la biblioteca fue el arquitecto Nicholas Hawksmoor y las obras comenzarían en el año 1716 culminándose finalmente en el año 1751. Desde que se finalizó la Biblioteca Codrington se ha mantenido en uso por parte de los estudiosos. Esta biblioteca es catalogada como un Patrimonio Nacional para Inglaterra.

Orígenes

La historia de la Biblioteca Codrington inicia con Henry Chichele quien sería el arzobispo de Canterbury, además del cofundador del All Souls College junto con el rey Enrique VI en el año 1438. Este arzobispo propuso que la Universidad debía tener libros y por ende una biblioteca desde que se iniciaran las actividades en dicha universidad.

Durante los primeros años, la universidad tuvo como meta acumular una buena colección de libros y trabajos para aquellos que laboraban en las facultades superiores de teología, derecho y medicina.  Esto permitió recopilar una gran colección de libros en estas áreas de estudio las cuales abarcaron además otras áreas como artes y filosofía.

Otros libros también se incorporaron a esta importante colección gracias a donaciones y adquisiciones propias de la biblioteca. Dentro de estos nuevos volúmenes destacan libros sobre la historia de Inglaterra y el humanismo italiano. Un hecho que permitió el crecimiento en cuanto a colección literaria en la Biblioteca Codrington fue que los miembros de esta universidad acostumbraban siempre a dejar sus libros a la biblioteca.  Uno de los donantes más importantes de esta biblioteca fue el obispo bibliófilo Dr. James Goldwell.

Se estima que para finales del siglo XV, la Biblioteca Codrington poseía unos 250 manuscritos y 100 libros impresos. Dicha cantidad se encontraba en un crecimiento constante gracias a compras y obsequios que alcanzaron un gran apogeo en el próximo siglo.

Siglo XVI

El Inicio de este Siglo fue un tanto turbulento gracias a una Reforma Anglicana que se suscito en Inglaterra. La capilla del All Souls College perdió su órgano y libros que estaban en servicio junto con daños estructurales derivados de revueltas propias de la reforma. Por su parte, la Biblioteca salió bastante ilesa de estas revueltas.

Bajo el mandato de la Reina Isabel I se nombró a un nuevo rector de esta Universidad, este sería el académico inglés Warden Robert Hovenden. Este académico se encargaría de elaborar nuevo catálogo para la Biblioteca Codrington en el año 1575, por otro lado ordeno la construcción de un techo de yeso en forma de barril el cual es parte actualmente de la  Biblioteca Vieja.

Biblioteca Codrington

Hovenden además introdujo prensas de libros y encargaría además un conjunto completo de mapas de las instalaciones de la universidad. Bajo la dirección de este rector la universidad adquirió libros por medio de obsequios en lugar de dinero. Este hecho permitió que la Biblioteca Codrington tuviese en su poder la primera encuadernación fina.

Siglo XVII

Durante el siglo XVII, el All Souls College continuó comprando libros y recibiendo donaciones de antiguos estudiantes y maestros de la institución. De estas personas, la donación más importante vendría de las manos de Dudley Digges quien dejaría poco más de mil libros y folletos dentro de los que se incluye mucho material acerca de la literatura inglesa. Gracias a esta y muchas otras donaciones, propiciaron una escasez de espacio en la Biblioteca Codrington.

Siglo XVIII

La escasez de espacio en la Biblioteca Codrington se solucionaría con una donación realizada por el comerciante inglés Christopher Codrington, la donación totalizaba la suma de 10.000 libras esterlinas. Este personaje fue miembro y gobernador general de las Islas de Sotavento. Las riquezas de su familia provenían de plantaciones de azúcar que eran trabajadas por esclavos en las hoy conocidas islas de las Antillas y Barbados.

En el año 2018 se instalaría una placa que conmemora a aquellos esclavos que trabajaron en las propiedades de Christopher Codrington en las islas de las Antillas y Barbados. Además de la donación monetaria, Codrington dejó en la biblioteca poco más de legó 12.000 volúmenes a la universidad y además hizo una donación a parte de unas 4.000 libras esterlinas que debían ser destinadas única y exclusivamente para la compra de libros.

Biblioteca Codrington

Los edificios de la Biblioteca Codrington fueron diseñados por el arquitecto Nicholas Hawksmoor. Dichos edificios se erigieron entre los años 1716 y 1720, las obras se terminaron mucho tiempo después, en el año 1751 debido a que era necesario que el interior de la biblioteca estuviese completamente amueblado y listo para albergar libros.

El Patrimonio de Christopher Codrington al morir era de 80.000 libras esterlinas, parte de este patrimonio fue destinado para la construcción del  Codrington College en la isla de Barbados.

Para el año de la fundación de la Biblioteca Codrington se creó un Comité de Biblioteca, esto propició el surgimiento de una nueva visión de la Biblioteca la cual buscaba mantener su antigua colección de volúmenes relacionados con el derecho y teología y además buscaría impulsar el desarrollo en la búsqueda de libros clásicos, así como también sobre áreas como la historia, los viajes y la topografía, las bellas letras y la naturaleza.

Con esta nueva visión, la Biblioteca llego a parecerse más a una Biblioteca particular que a la de una universidad. Esta visión fue cortada rápidamente con la llegada de William Blackstone, un gran abogado inglés y además estudiante en ese momento de arquitectura. Durante su gestión hizo que la universidad comprara casi quinientos obras que pertenecían a la oficina del arquitecto Christopher Wren, además de ello pidió la compra de publicaciones poco comunes sobre arquitectura.

Biblioteca Codrington

Durante este siglo, también la Biblioteca Codrington se dedico a adquirir los mejores libros con referencias a la mejor bibliografía histórica de la época. Por otro lado, el Comité de la Biblioteca se dedicó a adquirir obras de primera impresión tanto hechas en Inglaterra como provenientes del extranjero. Dentro de estas compras se incluyeron clásicos de la literatura Europea que pertenecían principalmente a la historia natural.

Las donaciones durante este siglo no fueron dejadas de lado, dentro de las más notables podemos comentar la de los becarios Ralph Freman en el año 1774 y otra realizada en el año 1786 por Luttrell Wynne quien heredó  una magnífica colección de manuscritos y libros que eran propiedad originalmente de su tío abuelo. Por otro lado, se registró que durante esta época el Dr. Daniel Lysons donaría el libro titulado “Salterio de Amesbury” el cual es considerado como el mejor manuscrito medieval que tiene el All Souls

Siglo XIX  y Siglo XX

A comienzos del siglo XIX los fondos de la Biblioteca Codrington sufrieron un recorte, lo que propició una disminución en la compra de libros. Pero la recepción de libros se mantuvo gracias a importantes donaciones de libros escritos en español que datan de los siglos XVII y XVIII propiedad de P.F.Hony. Se añaden a estas donaciones algunos manuscritos persas que pertenecían a la viuda de Reginald Heber quien en algún momento  fue becaria y obispo de Calcuta.

El All Souls Colleg cesó sus funciones durante la década de 1850, pero este cesé sufrió un revés con la llegada del rector Warden Anson. Durante su mandato se construyeron nuevas salas de lectura con el fin de que fuesen usadas por todos los miembros de la Universidad. Esta obra se inauguró en el año 1867.

Biblioteca Codrington

Por otro lado, la biblioteca fue dotada con libros relacionados con la política actual de este momento y la administración pública, esto con el fin de seguir creciendo en áreas de conocimiento como el derecho y la historia. Otros eventos  que merecen la pena mencionar es la adición del inventario de los archivos de la Universidad pertenecientes a Trice Martin en el año 1874.

Otra donación que hay que mencionar son los  documentos de Sir Charles Vaughan quien fue una fuente importante de información sobre la Guerra Peninsular y de los Estados Unidos de América durante el año 1820, se añaden además la gran colección de americana perteneciente a JADoyle y dos colecciones de historia militar.

La biblioteca en la actualidad

Estas grandes donaciones trajeron de nuevo problemas de espacio en la Biblioteca Codrington. La solución no tardó en llegar, en el año 1909 se ordenó la construcción de una nueva biblioteca y casi 50 años después sufriría una ampliación y remodelación. En tiempos más recientes la mayor colección que ha recibido esta biblioteca ha sido la colección de poesía y epigrafía neolatina perteneciente al académico Warden John Sparrow.

Para finales de la década de los 90, eran prácticamente obligatorios los trabajos que se requerían para mejorar la estructura de la biblioteca incluyendo un proyecto de recableado y reconstrucción de la biblioteca. Dentro de esta reconstrucción se añadieron controles para la temperatura y la humedad así como equipar un espacio que se dedicara a la conservación de los libros, se establecieron puestos de trabajo electrónicos. Esta obra se culminó en el año 2002.

Biblioteca Codrington

Arquitectura de la Biblioteca Codrington

La Biblioteca Codrington en la Ciudad de Oxford en Inglaterra no es sólo un santuario de libros sino también es un edificio bastante interesante desde un punto de vista arquitectónico. Por otro lado, esta biblioteca tiene un lugar apartado dentro de la historia arquitectónica en el diseño de bibliotecas.

La construcción de la Biblioteca Codrington inició el 21 de junio del año 1716 siguiendo los planos del arquitecto Nicholas Hawksmoor. No se inauguró la obra hasta el año 1751 cuando se acondicionó completamente la parte interna de la biblioteca. Muchos diseños propuestos por Hawksmoor no se llevaron a cabo como él lo había planificado.

El diseño original de Hawksmoor era construir la biblioteca con un estilo gótico pero renacentista, en cambio termino construyendo una biblioteca con un estilo uniformemente gótico. El diseño del arquitecto se debía a que quería que coincidiera con el estilo de la capilla de la Universidad que se localizaba en la zona norte.

Quienes no permitirían que esta idea se llevase a cabo serían sus patrocinadores siguiendo órdenes del Dr. George Clarke, el mismo que habría nombrado a Hawksmoor responsable de construir la Biblioteca Codrington. Esta decisión trajo como consecuencia que la biblioteca tuviese un exterior totalmente gótico y un interior clásico, ambos estilos desencajan completamente.

Biblioteca Codrington

Una gran ventaja es que se logró disfrazar con mucha astucia las diferencias de estos dos estilos tan contrarios. El hecho de colocar ventanas principales donde están los arcos de medio punto del interior de la biblioteca permitió esconder este gran contraste.

Este diseño llevó a que en cada extremo de la Biblioteca se formará una ventana de estilo Serliana en forma perpendicular cada una de ellas.  Esta última característica no fue llevada a cabo e incluso ni si quiera propuesta por Hawksmoor. Se piensa que esta ingeniosa solución provino del Dr. Clarke.

Hablando en términos de forma, La Biblioteca Codrington es una sala larga estrecha y elevada la cual va de este a oeste y posee un hueco en el medio del lado norte. Tiene una extensión de casi 200 pies de largo, 30 pies de ancho y poco más de 35 pies de alto. Internamente, la biblioteca está llena de estanterías para los libros, dichos estantes llegan casi al techo a excepción del lado sur de la biblioteca.

Estanterías

Las estanterías se extienden hasta el fondo de la biblioteca en hileras acompañadas por igualmente una hilera de grandes ventanales que permiten la iluminación de todo el interior, las cuales se complementan además por las ventanas Serlianas. Debemos mencionar que la iluminación artificial se introdujo para el año 1909 y en los diseños actuales dicha iluminación se oculta detrás de una pequeña cornisa.

Bbilbioteca Codrington

El estilo de las estanterías es muy llamativo puesto que incorpora un estilo dórico en la parte inferior mientras que en la parte superior posee un estilo jónico arriba, complementado con un paso balaustrado que corre entre ellos. Las estanterías que están en la  planta baja poseen una forma de armarios que están cerrados por puertas de rejilla.

El color de las estanterías es verde oliva intenso el cual se ha mantenido desde las primeras estanterías instaladas en la Biblioteca Codrington. El nivel superior de estanterías se encuentra coronado por una hilera de urnas clásicas las cuales se van alternando con bustos pintados todos del mismo color.

Este diseño interno no era el previsto por Hawksmoor ya que este sólo quería que hubiese tan sólo dos galerías. Sin embargo el arquitecto James Gibbs propuso quitar el piso del ático con el fin de que las estanterías tuviesen un mejor aspecto. Elementalmente, este consejo fue aceptado e impuesto en la obra.

Techo y estructura

La Biblioteca Codrington tiene un techo de friso plano, se sabe que este material es un poco más tardío que el resto del edificio y también diferente a lo propuesto originalmente por Hawksmoor. En el diseño original, Hawkmoor proponía un diseño de vigas bastante gruesas y una decoración labrada con un patrón simple de rectángulos y círculos, estos últimos estarían en el centro de los dos tramos finales del techo.

El diseño del techo que se mantuvo fue el de friso el cual a comparación del de Hawkmoor, es menos denso, por otro lado el decorado era un poco más simple pero con patrones de figuras geométricas un poco más complejas.  Este diseño difería por mucho del propuesto por Hawksmoor.

El techo sería ejecutado por un yesero de la ciudad de Oxford llamado Thomas Roberts, esta fase duro entre los años 1750 y 1751. Este techo sufrió una modificación en el año 1804 cuando decidieron retirar la mayoría de los labrados que se habían colocado en la pared sobre las estanterías, además también se retiró parte del yeso.

En lo que respeta al suelo de piedra de la Biblioteca Codrington es definido como un ejercicio de policromía geométrica. Las formas cuadradas de piedra labrada de dos colores diferentes están colocadas en un patrón diagonal complementadas con otras formas similares de mármol negro pulido.  La unión de estas figuras forma un borde entre el suelo de piedra y un marco de madera que está inmediatamente al lado de las estanterías.

Amueblado

Originalmente, la biblioteca estaba amueblada con escritorios de lectura individuales que tenían un plano inclinado, además estaban puestos sobre trípodes y balaustres que se disponían alrededor de los lados del espacio principal. Algunas de estas mesas originales han sobrevivido al paso del tiempo y las que faltan se han complementado con copias.

Para el año 1866 se agregaría una nueva sala de lectura a la Biblioteca Codrington, esta es considerada como una de las más hermosas puesto que está iluminada principalmente por un  techo de cristal. Para el año 1906 esta sala fue reformada y ahí ahora existe una galería. Los arreglos internos de esta biblioteca han sufrido bastantes alteraciones en el transcurso de las últimas décadas.

Diferencias con otras bibliotecas Europeas

La arquitectura de la Biblioteca de Codrington es bastante diferente a la corriente principal del diseño de bibliotecas europeas en cuatro aspectos que merecen la pena destacar.

Ubicación de los libros dentro de la Biblioteca

El primer aspecto a destacar es que las bibliotecas europeas poseían un diseño en el cual se colocaban los libros en el primer piso del edificio con el fin de proteger los libros de la humedad. En el caso de la Biblioteca Codrington, los libros se encuentran en la planta baja. Hawksmoor en una carta enviada al Dr. George Clarke señala que él deseaba tener sótanos abovedados debajo de toda la Biblioteca con el fin de proteger los libros.

Esta recomendación se siguió y se instalaron los sótanos abovedados, estos estaban hechos de ladrillo y verdaderamente fueron muy útiles para proteger los libros. Además de ello, también estos sótanos proporcionaron un valioso espacio de almacenamiento convirtiéndolo así en una característica arquitectónica de la Biblioteca Codrington extremadamente atractiva.

Iluminación

El segundo aspecto está vinculado con la iluminación, las bibliotecas europeas solían estar iluminadas por ventanas en ambos lados de la estructura. En el caso de la Biblioteca iluminación natural está confinada sólo para el lado sur de la biblioteca. En una carta hecha por Hawksmoor comenta que no es su deseo propiamente de confinar la luz en un solo lugar, sino que se trataba de tener una buena iluminación interior.

Este hecho se complementa además con la propuesta original de Hawksmoor que era un diseño gótico renacentista.  En dicho diseño se instalarían arcos en la parte central de la Biblioteca y sobre dichos arcos se elevaría una torre con ventanas que dieran vista a la habitación de forma tal e que simulara un reflector.

En respuesta a este diseño, el Dr. George Clarke se negó a la construcción de esta torre y por ende no se llevó a cabo. A parte de dar una mayor iluminación a la Biblioteca Codrington, esta torre serviría como un espacio bastante útil para las estanterías.  A pesar de estos inconvenientes, las ventanas actuales tal y como están construidas son bastante prominentes y están dispuestas en forma tal que  proporcionan una luz de lectura bastante agradable.

Estanterías

El tercer aspecto que denota una gran diferencia entre la Biblioteca Codrington y las bibliotecas europeas es el arreglo de las estanterías, el cual no sólo difiere de otras bibliotecas sino también del diseño de Hawksmoor. La mayoría de las bibliotecas Europeas tenían estanterías las cuales se proyectaban en un ángulo recto desde las paredes hacia el centro de la habitación dando la ilusión de un pasillo.

En el caso de la Biblioteca Codrington, Hawksmoor dejaría libre el pasillo central y colocaría las estanterías pegadas a las paredes. Se piensa que la razón de este diseño es principalmente estético y no funcional.

Entrada y diseño exterior

Hawksmoor describió e una de sus tantas cartas enviadas al Dr. Clarke que la Biblioteca Codrington debía tener una entrada en el medio del edificio y debía distinguirse por abrir un espacio que diera vista al norte.

La biblioteca anterior a la Codrington su entrada se componía por un ingreso a través de una puerta en el medio de una pared del fondo. Hawksmoor intentó mantener este esquema visual diseñando una entrada similar creando una antesala en el extremo oeste de la Biblioteca. El problema es que la entrada no se encontraba en el eje principal de la biblioteca por lo cual no otorga una vista longitudinal de todo el edificio.

El significado de una entrada central es principalmente estético y esto es lo que deseaba  Hawksmoor para la Biblioteca Codrington. La mayoría de los arquitectos clásicos ingleses se interesaban principalmente en un manejo sutil de los espacios interiores. En cambio Hawksmoor se enfocó en la ambigüedad y la sorpresa diseñando de esta forma la entrada central frente a un hueco.

El efecto que deseaba Hawksmoor era bastante simple, cualquier visitante que entrara a la Biblioteca por la puerta central tendría como primera impresión entrar a un espacio más o menos cuadrado y hueco con un tamaño bastante limitado. Cuando dicho visitante diese dos pasos más hacia dentro de la biblioteca se daría cuenta de la extensión de la biblioteca por ambos lados y por otro lado notaría que el eje principal de la misma formaba ángulos rectos.

Si se hubiese construido la torre que propuso Hawksmoor este efecto visual habría sido aun más marcado. El rectángulo central habría sido definido mucho más por una torre de luz por lo cual el contraste de espacios con el resto del edificio se incrementaría.

El enfoque que daba Hawksmoor hacia el exterior también se regía por principios estéticos. La decoración requirió de que se adoptara un estilo gótico para el exterior, esto se debe a que la Universidad decidió conservar su capilla del siglo XV  la cual poseía un estilo gótico. Por tal motivo, Hawksmoor quería mantener el estilo gótico para la biblioteca para que hubiese armonía entre ambas edificaciones.

Es importante destacar que el estilo gótico que proponía Hawksmoor estaba disciplinado por una rígida simetría clásica, la cual se habría completado si se hubiese llevado a cabo el diseño original gótico. Primeramente las ventanas del sur se habrían llenado de decoraciones que harían juego con las de la capilla, en lugar del que fuesen ventanales continuos. Sin embargo, la simetría de la Biblioteca Codrington se habría visto comprometida mucho más por la inserción de un reloj de sol que databa del siglo XVII.

Sería un error arquitectónico pensar que el concepto de Codrington fue completamente sustituido o dejado de lado. Sin lugar a dudas es cierto que el concepto original sufrió ciertas variaciones pero la visión central sigue siendo perceptible.

Capacidad

El diseño de esta biblioteca es sumamente llamativo gracias a la idea de Hawksmoor, a pesar de que no se llevó a cabo completamente su proyecto, se estima que la capacidad de la Biblioteca Codrington es de unos 185.000 volúmenes. Se piensa que con la construcción de la torre habría sido mucho más pero de igual manera es una gran cantidad de libros la que puede almacenar esta biblioteca.

Colección literaria de la Biblioteca Codrington

Como ya mencionamos, la Biblioteca Codrington tiene alrededor de 185.000 volúmenes, de los cuales aproximadamente una tercera parte de ellos se imprimieron antes de los años 1800. Por otro lado, la biblioteca también posee colecciones de archivos vinculados a la historia del All Souls College, manuscritos que datan del siglo XI al XX, dibujos arquitectónicos y colecciones bastante modernas relacionadas principalmente al derecho, historia e historia militar.

Además de la colección literaria de la Biblioteca Codrington, este recinto es además guardián de otros preciados objetos como lo son una máscara mortuoria de Christopher Wren, una mesa de “pietra” dura, escritorios y escalones de lectura pertenecientes a Blackstone y además algunos objetos pertenecientes a  T.E. Lawrence.

En este artículo pudimos conocer sobre la Biblioteca Codrington, un recinto de conocimientos perteneciente al All Souls College. Esta edificación fue responsabilidad de Hawksmoor cuyo diseño no se siguió fielmente, a pesar de este inconveniente, la biblioteca logro tener un estilo que no sólo la hacía llamativa para la universidad sino que distinguía por mucho de otras bibliotecas europeas prestigiosas. También te pueden interesar los siguientes artículos:

Leave a Comment