≡ Menu

Batalla del Jaxartes, enfrentamiento de Alejandro Magno y los Escitas

La Batalla de Jaxartes fue uno de los muchos enfrentamientos comandados por Alejandro Magno para poder extender su territorio por medio de las conquistas, dicha lucha fue en contra los Escitas. En el artículo de hoy, expondremos todo lo referente a esta batalla y las consecuencias que trajo consigo.

batalla del Jaxartes

¿Cuáles fueron las causas de la Batalla del Jaxartes?

Luego de haber cruzado el Helesponto en el año 334 a. C. Alejandro Magno tenía la intención de convertirse en el rey del Imperio aqueménida. Para conseguir esto, primero se enfrentó en la Batalla del Gránico, luego en la Batalla de Issos y, finalmente, en la batalla de Gaugamela, todos estos enfrentamientos provocaron un duro golpe en el cuerpo militar de Magno y sobre todo, para los macedonios.

El objetivo principal durante las dos últimas batallas era lograr capturar a Darío. No obstante, el monarca siempre consiguió escapar en todas estas oportunidades, sí Alejandro Magno fuera logrado su captura, hubiera sido una pieza clave para la conquista del Imperio. De una misma manera, gran parte de las provincias aqueménidas más allá de Mesopotamia eran prósperas y bien pobladas.

Una vez que culminó la batalla de Gaugamela, el pueblo de Macedonia se vio en la obligación de retirarse del capo, a pesar de que habían obtenido la victoria, puesto que los cadáveres de ambos bandos empezaban a podrirse, desprendiendo un olor nauseabundo.​ Luego de esto, Alejandro Magno se fue a Babilonia para asegurar sus comunicaciones, el objetivo era convertirla en la capital administrativa de su imperio.

¿Quiénes se enfrentaron en la Batalla del Jaxartes?

La Batalla de Jaxartes es uno de los acontecimientos más importantes dentro de la historia de gobierno de Alejandro Magno, ya que el pueblo que se encontraba en el río de Jaxartes, fue una de las civilizaciones importantes para la extensión de su Imperio. En los próximos apartados expondremos los ambos de: Alejandro Magno y los Escitas.

Alejandro Magno

Su nombre es Alejandro III de Macedonia, sin embargo, en la historia se le conoce mejor como Alejandro Magno o Alejandro el Grande. El mismo ocupo su lugar como el rey de Macedonia, Hegemón de Grecia, Faraón de Egipto, Gran rey de Media y Persia, mantuvo todos estos títulos hasta el día de su muerte.

Los primeros años del reinado de Alejandro Magno estuvieron dedicados a dar a conocer su autoridad en los pueblos dentro de Macedonia, que habían aprovechado la muerte de Filipo para rebelarse. Dado que había nombrado como hegemón de toda Grecia por ser el digno sucesor de su padre, siguió con el plan establecido por las polis griegas: conquistar el vasto imperio de Persia. Poner en marcha este plan suponía una venganza por todos los daños que les habían causado a los griegos por siglos, incluyendo la recuperación de todas las ciudades costeras de Asia Menor e islas del mar Egeo.

Escitas

Escitas era el término que se le dada a todos los miembros de una civilización de origen iranio en la Antigüedad, los cuales se caracterizaban por poseer una cultura basada en el pastoreo nómada y la cría de caballos de monta.

En un mismo sentido, este nombre también era empleado para referirse a otros pueblos de costumbres similares o, aquellas civilizaciones que se encontraban ubicadas en las regiones de Rusia, Ucrania y Asia Central, conocidas durante largo tiempo como Escitia. En líneas generales, el término escita se le era atribuido para referirse a los nómadas euroasiáticos, probablemente la mayoría hablantes de idiomas iranios orientales, que sería el antecesor del actual osetio.

batalla del Jaxartes

Contexto histórico

Durante la campaña afgana de Alejandro Magno (329 a.C), luego de haber conseguido la conquista de Bactra, el ajusticiamiento de Beso, y la conquista de Samarcanda, el Rey Macedonio se dirigía a las orillas del río Jaxartes (Sir Daria) el confín del Imperio Persa y del mundo conocido.

Más allá de este río, se podían ver las grandes estepas habitadas por indomables pueblos nómadas y guerreros: los escitas. Los habitantes de este pueblo eran los descendientes de las tribus que destruyeron el Imperio Romano y dueños absolutos de sus territorios.

En aquel entonces, la intención de Alejandro Magno era hacer una frontera estable en los límites septentrionales de su Imperio, por lo que decidió fundar una ciudad (Alejandría Escate) y pacificar la zona, no obstante, para lograr este cometido debían infligir una derrota a las tribus escitas.

Mientras se encontraba a la orilla del Jaxartes, le llegó la información de que el caudillo Espitámenes se había rebelado y marchado a Samarcanda en su retaguardia. Para poder enfrentar este acontecimiento, Magno envió a un contingente de infantería y caballería a liberar Samarcanda. Luego de esto, volvió a unir sus grupos hacia la frontera, en donde estaría involucrado por la construcción de Alejandría Escate y derrotar a los Escitas.

batalla del Jaxartes

Los Escitas al otro lado del río veían esta nueva ciudad como una amenaza, por lo que decidieron aliarse junto con los sogdianos y bactrianos sublevados. En este sentido, mientras los griegos se involucraban en terminar la ciudad lo más rápido posible, el pueblo de los Escitas los incitaban lanzándoles flechas desde la orilla opuesta.

Una vez que habían terminado con la obra, Alejandro Magno decidió responder a las provocaciones de los Escitas. De esta manera, Magno le comunicó a sus hombres que era hora de atacar al pueblo nómada, a pesar de que las tropas no estaban muy convencidas de esto, el rey Macedonio continuó con su plan. Para poder atravesar el río Jaxartes bajo las flechas enemigas, Magno requirió de una estrategia más útil para evitar el hostigamiento.

Estrategias

Como bien ya se ha mencionado, en la Batalla del Jaxartes, los guerreros Escitas se posicionaron en la orilla norte del Jaxartes, confiando que ellos podían derrotar a los hombres de Alejandro mientras desembarcaban, sin embargo, cometieron el error de subestimar las habilidades colaborativas de la artillería, flota, caballería e infantería macedonia.

La primera orden que dio Alejandro Magno es que el cruce del río Jaxartes se hiciera de una sola vez, esto con el propósito de que los arqueros del enemigo tuvieran más blancos de los que podían manejar, y la segunda estrategia consistía en que su artillería cubriera a los soldados en los barcos, dado que las catapultas tenían un rango más largo que los arcos. Todo este acontecimiento, fue el primer registro hecho de este enfoque.

Desarrollo de la batalla

El pueblo de nómadas se vio obligado a salir de la orilla a causa de las catapultas y arcos de asedio. Una vez que los guerreros salieron, fue fácil para los macedonios cruzar el río Jaxartes. Bajo todo pronostico, los Escitas al ver esta desventaja pudieron haber retirado a sus guerreros del lugar. No obstante, Magno quería eliminar la amenaza de los guerreros escitas de una vez y por todas, por lo que no estaba dispuesto a que su enemigo se marchara tan fácilmente.

En este sentido, como otra parte de la estrategia fue ordenar a sus lanceros que avanzaran y provocaran el ataque de los jinetes. Los Escitas en la Batalla de Jaxartes no comprendieron esta estrategia, dentro de su sociedad las disputas de sangre eran comunes, por lo que no creían que un comandante fuera capaz de poner en riesgo la vida de sus tropas para obtener una mejor posición para la fuerza principal.

Por otro lado, Alejandro sabía que no había riesgo en mandar a sus lanceros, puesto que eran hombres entrenados y que sabían que durante el enfrentamiento no combatirían solos. Pronto la tropa de lanceros de Alejandro se vio rodeada y atacada por los arqueros escitas. Una vez que los Escitas se enfrentaron, su posición fue revelada y quedaron atrapados por la infantería macedonia y los batallones de arqueros cretenses de Alejandro.

Los guerreros escitas se encontraban entonces acorralados tanto por los lanceros de Macedonia como por el resto del ejército de Alejandro. D e esta manera, el plan de este pueblo fue escapar de las líneas macedonias, pero se encontraron con la infantería de Alejandro.

Consecuencias de la Batalla del Jaxartes

Aproximadamente 1.200 escitas fueron rodeados y asesinados, incluyendo al comandante, Satraces. Se capturaron más de 150 prisioneros y 1.800 caballos tomados. Por lo que sabían los macedonios y griegos, no había existido algún comandante que pudiera vencer al ejército de los Escitas, además del padre de Alejandro, Filipo II, que había derrotado al rey escita Ateas en el 340 a.C.

Su victoria en la Batalla de Jaxartes, hizo que la popularidad de Alejandro se incrementara. Sin embargo, el el fin principal del rey Macedonio no era el de someter al pueblo de nómadas, su intención era dirigirse hacia el sur, en donde estaba aconteciendo una crisis mucho más grave exigía su atención.

Ya habiendo derrotado a las tropas de los Escitas, ahora podía movilizarse hacia el sur sin correr el riesgo de perder prestigio, sin embargo, para quedar en paz con el resto del pueblo, liberó a todos los prisioneros de guerra. Este hecho tuvo un positivo impacto en su política: la frontera norte del imperio de Alejandro ya no enfrentaba una amenaza inmediata de los escitas.

 

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. En un mismo sentido, le hacemos la invitación a leer también: Campaña de Overland y Batalla del Somme

Leave a Comment