≡ Menu

Guerras médicas, conflicto entre Imperio persa y polis griegas

Las guerras médicas fueron tres conflictos militares ocurridos entre los años 490 a.C al 449 a.C, entre  el Imperio persa y las diferentes ciudades de Estado griegas, generadas por el afán de conquista y expansión  de los persas, arrasando a su paso con poblaciones enteras, haciendo imposición de sus ideologías religiosas y culturales, así como de su dominación política y militar. Con  la finalización de estos hechos bélicos, se logró frenar el avance de las pretensiones persas y  originó el fortalecimiento de Grecia y la pérdida del poder del Imperio. A continuación, te invitamos a descubrir un poco más sobre este interesante tema.

GUERRAS MÉDICAS

¿Cuándo fueron las Guerras médicas?

Las guerras médicas, fue el conflicto bélico que se efectuó entre el Imperio aqueménida de Persia, que constituyó con el más extenso territorio de los imperios para la época, el mismo se ubicaba en lo que hoy se conoce como Irán, Irak, Turkmenistán, Afganistán, Uzbekistán, Turquía, Rusia, Chipre, Siria, Líbano, Israel, Palestina, Grecia y Egipto, contra la polis o ciudades independiente de la antigua Grecia, constituidas por el mundo helénico establecido por ciudades de Estados Griegos, que se generaron después de la conquista de Alejando Magno.

Las guerras médicas entre estas dos culturas se iniciaron en el año 490 antes de Cristo – a.C hasta el año 449 a.C. Los griegos se referían a esta guerra como el asunto medo – Μηδικά, Mĕdiká el cual correspondía a un territorio ubicado en las adyacencias de Persa que había sido conquistada por el Imperio Persa por Ciro II.

¿Quiénes se enfrentaron?

En este conflicto militar se enfrentó el Imperio Aqueménida de Persa contra la antigua civilización de las ciudades de Estado Griegas.

GUERRAS MÉDICAS

Motivos de las Guerras médicas

Los motivos que originaron las guerras médicas, se remontan a la revuelta de las ciudades jónicas lo que se conoce en el presente como la región de Grecia Asiática, las cuales se expandían desde la costa centro occidental de Anatolia, lo que es hoy en día la región insular de Grecia y la parte continental de Turquía, estos territorios se encontraban bajo la dominación del reino de Lidia.

Para el año 546 a.C, el rey Creso de Lidia, el último soberano en gobernar a Jonia, fue vencido por el rey del Imperio Persa Ciro, con esta acción militar todas las ciudades griegas pasaron al dominio del Imperio Persa.

El sucesor de Ciro, el rey Darío I, gobernaba la población de las ciudades jónicas dominadas con una gran cautela y esta situación se debía a que el Imperio Persa estaba a favor de los fenicios, los cuales eran rivales de los griegos, la estrategia de gobierno se basaba en dividir y vencer.

Esta situación de cercanía con los fenicios originó malestar en sus pobladores originarios contra los opresores persas, por lo que Aristágoras  cuya procedencia era la ciudad de  Mileto, aprovecho esta situación para desarrollar una insurrección en las antiguas ciudades de Grecia, para ello  contó el apoyo de la población de Hélade griega que eran los habitantes ubicados en el territorio de los helenos denominación con el cual se le denominaba a Grecia,  que abarcaba desde lo que hoy se conoce como Marsella en el Mediterráneo occidental hasta los límites con el Oriente Medio, incluyendo las islas Griegas.

Los atenienses tenían 20 barcos algunas tropas militares de Eritrea, los cuales fueron derrotados por el emperador persa Darío I, sin embargo, los griegos destruyeron y dejaron en cenizas a la ciudad de Sardes, mientras las tropas del imperio persa contaban con 600 barcos, que minimizaron de forma inmediata el ejército de Grecia en la ciudad de Éfeso y destruyó la flota helena en la batalla naval efectuada en la isla de Lade.

Por esta situación los persas se declararon enemigos de los atenienses y procedieron a expandir sus fronteras en la región mediterráneas y de esta manera pudieron ejecutar su venganza, reconquistando ciudades de Jonia, mucho de los habitantes de la población de Mileto fuero muertos en combate y los sobrevivientes fueron trasladados a Mesopotamia como esclavos.

GUERRAS MÉDICAS

 

Primera guerra médica

Según los escritos del historiador y geógrafo griego Heródoto de Halicarnaso, tras la revuelta presentada en las ciudades de la antigua Grecia – Jonias, el emperador Darío I, procedió a vengarse y a castigar a todos los pobladores que se habían aliado con los rebeldes. Cuenta la leyenda que Darío I preguntó ¿Quiénes eran los que se denominaban atenienses? y cuándo conoció la respuesta, exclamó a la divinidad de la religión del Imperio Persa ¡”Oh Omus, permíteme vengarme de los pobladores atenienses”!.

Esta  oración la realizaba muy frecuentemente Darío I, razón por la cual asignó en las acciones  de venganza a su sobrino el general persa Artafernes y al general noble de origen medo, el cual fue encargado de comandar el ejército las acciones bélicas en contra de los griegos en la ciudad de Atenas.

Mientras en Atenas sus pobladores ya sabían el peligro que los asechaban y uno de los que estaba al tanto fue  el político y general  ateniense Temístocles el cual poseía el título de Arconte – Gobernante para  el año 493 a.C. Su conocimiento como estratega, estableció que  la población de Hélade no tendría oportunidad de salir airosa en un combate contra el Imperio persa, si la ciudad de Atenas no se fortalecía con una eficaz marina de guerra.

Por esta razón procedió a fortificar el puerto de El Pireo, construyendo en este lugar una gran base naval, aunque tenía una visión de cómo ganar las guerras médicas, surgió en el escenario un contendiente político el cual no lo dejó continuar con sus reformas, este rival político fue Milcíades al cual también se le conocía como Maratonómaco, él era general y político  de la ciudad de Atenas, perteneciente a una prestigiosa familia que había huido del Asia Menor.

GUERRAS MÉDICAS

La estrategia militar que establecía Milcíades  en las guerras médicas, se basaba en la táctica que los griegos debían defenderse primeramente por tierra, utilizando las lanzas griegas en contra de los arqueros persas, por lo que los atenienses decidieron optar por la alternativa de Milcíades para enfrentar la invasión del Imperio persa.

Mientras la flota naval persa, inicio su estrategia de guerra en el verano del año 490 a.C. a cargo de Artafernes el cual conquistó a las islas ubicadas en el archipiélago de Cícladas y su ciudad principal Eretria como una acción en venganza por los actos de insurrección de Jonia.

Otro frente militar persa liderado por Datis, desembarcó en la zona de la costa oriental de Ática en el área de Maratón, este lugar fue el establecido por Hipias el cual fue un tirano de Atenas que estaba a favor de la invasión persa, en ese lugar se estableció el lugar para la primera guerras médicas, por ser el más propicio para la caballería persa.

Maratón

La batalla de Maratón, se efectuó en septiembre del año 490 a.C, Milcíades, estaba advertido del desembarco de la tropa persa y ordenó a los atenienses que los enfrentara, en lugar de tomar la opción de una estrategia defensiva, por lo que Milcíades, optó con enfrentar al ejército persa sorprendiéndolos, esta situación hizo que los soldados persas entraran en pánico y se fueron del lugar, sin embargo, los griegos los persiguieron y fueron destruidos y de forma adicional lograron tomar 8 naves persas.

Aunque los griegos realizaron una buena estrategia no pudieron atacar a la mayoría del ejército persa, los cuales se reagruparon y se dirigieron hacia Atenas, esperando que la ciudad no estuviera protegida militarmente.

En esta acción bélica los persas obtuvieron una baja de 6.000 personas, mientras los griegos obtuvieron una baja de 192. Milcíades dispuso que la tropa griega se trasladara a Atenas y asignó al mejor corredor y mensajero Filípides, para que informara sobre la victoria acontecida en Maratón y de esta manera se elevaría  la moral a la tropa que se encontraba en Atenas.

Una vez que Filípides dio la extraordinaria noticia de victoria, cayó muerto con el esfuerzo de haber corrido una larga distancia, sin embargo, los historiadores indican que la causa de la muerte del corredor y mensajero fue producto de las heridas que había recibió en la batalla de Maratón.

La noticia dada por Filípides, pudo establecer un mejor despliegue de la defensa de los griegos en las guerras médicas, ante tal situación el desmoralizado y derrotado ejército persa bajo el mando de Artafernes, decidió no desembarcar en esta ciudad y se trasladó con sus naves hasta Asia Menor.

GUERRAS MÉDICAS

La derrota del ejército persa en las guerras médicas  tiene dos ejes fundamentales que destacar:

  1. Las estrategias y tácticas utilizadas por los griegos, fue utilizada de manera adecuada en los terrenos de  Maratón,  esta situación  les permitió fortalecer el estilo de lucha a corta distancia, incluyendo el factor sorpresa en el acto bélico.
  2. La manera como se organizó la estrategia persa, en el cual se agrupaban a sus combatientes por nacionalidades, no por frentes armados, esta situación debilitó a sus milicias, sin embargo, esta forma de lucha era la adecuada,  tomando en consideración que era vital establecer la disciplina en una tropa que luchaba a favor de un monarca que también era un invasor de su propio país, realizando actividades invasoras en otros países.

Otro factor determinante fue el  psicológico y el  moral, que contribuyeron a la victoria de los Atenienses y Platenses, establecida en  la motivación por el compromiso de luchar por sus tierras, lo que se tradujo en un fortalecido del sentido de identidad cultural y  el  deseo de libertad al cual se puede denominar  como patriotismo, así como el sentimiento de autoestima de ser hombres libres derivado de sus logros políticos establecidos en la democracia ateniense, en donde el gobierno de Clístenes, había conseguido que la mayoría de sus habitantes se convirtieran en ciudadanos libres y con derechos políticos, esta situación generó un alto sentido de pertenencia en ciudades independientes cuyos ciudadanos establecían cuáles eran sus líderes.

GUERRAS MÉDICAS

Temístocles

Tras la victoria de Milcíades, este aprovechó su situación de prestigio, victoria y gloria para propagar el poder conseguido en Atenas, por lo que después de la batalla de Maratón, traslado una parte de su flota naval contra las islas del archipiélago de Cícladas, las cuales se encontraban en poder de los persas.

De tal manera Milcíades, atacó a la isla de Paros y le exigió a su población que tributaran con 100 talentos cada talento equivalía a aproximadamente 34 kilos de plata, los habitantes se negaron a cancelar el tributo impuesto, batallando contra Milcíades, por lo que los griegos solo obtuvieron un pequeño beneficio productos de las actividades de saqueo. Esta situación provocó un descontento en los atenienses sobre su líder Milcíades, llegando a señalarlo de tirano porque no respetaba a las leyes.

Los contrarios al proceder de Milcíades, lo inculparon de haberse burlado del pueblo y por esa razón fue sometido a un proceso en un tribunal, Milcíades no puedo defenderse a causa de una herida que lo mantenía confinado en una cama, se le declaró culpable y se le condenó a pagar una multa de 50 talentos, él fallecería poco después, producto de sus heridas y es Temístocles el que asume el liderazgo en la ciudad de Atenas.

Para el año 481 a.C. los gobernantes de las diferentes ciudades  Estado de la antigua Grecia, liderizados por Atenas y Esparta, establecieron un acuerdo militar, que estableció las bases para su protección de  ataques que pudiera ser llevado a cabo por el Imperio aqueménida, el más grande de los imperios de los persas. El pacto establecía que, si llegará a ocurrir una invasión, los líderes de la ciudad Esparta sería los responsable de comandar el ejército helénico. Esta situación provocó una tregua, que propició el retorno a sus ciudades de algunos desterrados.

Segunda guerra médica

El historiador y geógrafo griego Heródoto de Halicarnaso, narra que la segunda invasión del Imperio persa en la antigua Grecia, se realizó desde el año 480 a.C al 479 a.C, la segunda  Guerras Médicas, se produjo después de la muerte de Darío I y la ascensión al trono de su hijo Jerjes I.

Durante sus primeros años de reinado Jerjes, se dedicó a contener las insurrecciones que se producían en Egipto y Babilonia e igualmente se estaba preparando para atacar a los griegos, adicionalmente en este periodo había envidado a Grecia embajadores los cuales estaban ubicados en todas sus ciudades, con la finalidad de solicitarles agua y tierra, muchas de estas ciudades aceptaron su solicitud, a excepción de Atenas y Esparta.

Se cometa que los espartanos y los atenienses ignoraron la solicitud de los embajadores y les respondieron “tendréis toda la tierra y el agua que queráis” y los lanzaron a un pozo, con esta situación se declararon hostiles a la solicitud del Imperio Persa.

Este acto  provocó la ira de los dioses el cual fue catalogado como de insolencia y en la ciudad de  Esparta comenzaron a darse situaciones funestas, los líderes de Esparta llamaron a sus ciudadanos para que alguno de ellos voluntariamente se sacrificara y de esta manera aplacar la furia a los dioses. Por lo que dos ricos de Esparta se ofrecieron para entregarse al rey persa y se dirigieron hacia las tierras de Susa.

En la población de Susa, los recibió Jerjes I, quien los obligó a postrarse ante él. Sin embargo, los dos espartanos se negaron y le informaron que se encontraban ante él, para que se vengara de lo sucedido con sus embajadores en Esparta, a lo que Jerjes les respondió que no pretendía cometer el mismo crimen y que pensaba que con su muerte no los iba a liberar de la deshonra que habían causado al Imperio Persa.

Batalla de las Termópilas

Jerje I armó un ejército con aproximadamente 500.000 hombres (en la actualidad se cree que la cifra real es de 250.000), los cuales estaban mejor preparados y equipados que los hombres que pelearon bajo el mando de Darío I. Según el historiador, filósofo y biógrafo Plutarco, este ejército poseían escudos de mimbre, lanzas cortas, arcos grandes, flechas realizadas con caña de aljabas y llevaban puñales en su cintura.

El ejército de Jerjes I, estaba organizado por un Estado Mayor formado por 6 individuos los cuales eran familiares del rey, estos eran: Mardonio, Tritantacmes, Esmerdomenes, Masistes, Gergis y Megabizo.

Jerjes I mando a construir un puente entre el estrecho que divide Europa y Asia en el Helesponto para que el ejército cruzará el mar, sin embargo, fue destruido por una tormenta, para lo cual Jerjes, manado a torturar al mar con 10.000 latigazos como castigo.

Posteriormente logró cruzar el mar, recorriendo la vía costera por medio del cual  pudo adentrarse en la península y de manera simultánea la flota de la naval avanzaba por medio de la costa; el ejército heleno, que estaba al tanto de estos movimientos, procedieron a atacarlos y de esta manera detuvieron su avanzada en el barranco de las Termópilas o Puertas Calientes, esta acción les permitió el tiempo conveniente para lograr armar la defensa de Grecia en el istmo de Corinto.

En esta región el rey de Esparta Leónidas I, se ubicó con 300 militares espartanos más 1000 soldados de otras regiones, mientras Jerjes I le enviaba una comisión advirtiéndoles para  que entregaran las armas,  a los que los Espartanos les respondieron “Ven y tómalas” tras una espera de 5 días los persas atacaron.

Las tropas griegas tenían un núcleo de infantería pesada representado por soldados de la región de Hoplitas como representantes de las demás ciudades Estado de Grecia, estos poseían un escudo de hoplon, una lanza, coraza y cnémidas que era un elemento de protección.

La estrategia de defensa de los persas, estaba  establecida por una infantería ligera, con lanzas de pequeñas dimensiones, no contaba con corazas, poseían caballerías con arqueros y carros.

Sin embargo, en aquel territorio tan estrecho, los persas no podían hacer uso de su caballería, por lo que su gran capacidad numérica quedo anulada, ya que sus lanzas eran de un tamaño menor que las griegas, por esta situación los persas tuvieron que replegarse después de 2 días de feroz lucha.

Efialtes un ciudadano griego, traicionó al rey de Esparta Leónidas y trasladó a Jerjes I, por medio de los bosques para que pudiera llegar a la retaguardia griega ubicadas en  las afueras de las Termópilas.

En la retaguardia se encontraban 1000 soldados de la región de Fócida, que poseían una buena posición a la defensiva, sin embargo, estos se sintieron intimidados con el avance de los persas y abandonaron el lugar. Ante esta situación y para evitar una matanza Leónidas ordenó que los que quisieran dejar aquel lugar tenían permiso de retirarse, él se quedó con un ejército de 300 espartanos y 700 hoplitas de la región de Tespias.

Los griegos estaban siendo atacados por el frente y por la retaguardia, por tal motivo sucumbieron, manteniéndose fieles a sus ideales hasta la muerte, después de haber arrasado con 10.000 persas.

Batalla de Salamina

Con la derrota en las Termópilas, todas las ciudades de Grecia, se encontraban bajo el poder del rey persa, la flota griega abandonó sus posiciones en Eubea y Atenas, por lo que la población buscó refugio en la isla de Salamina, desde esta isla pudieron observar como la tropa persa saqueaban e incendiaban la Acrópolis.

A pesar de todo lo sucedido el general ateniense Temístocles tenía un plan de resistencia, que era atraer la flota persa e iniciar una batalla en Salamina, enviando a su esclavo Sicino con el rey persa, este se haría pasar por un traidor informándoles sobre los “planes de Temístocles”.

Este fue el motivo por el Jerjes I, inició un combate naval, pero esta flota, no tenía las órdenes de atacar y los griegos ya tenían establecida su estrategia, que era envolver a los barcos persas para que se movieran unos contra los otros y de esta manera no tuvieran movimientos, este plan dio un buen resultado, ya que los mismos chocaban entre sí, provocando su hundimiento, muchos de los persas no sabían nadar, mientras los griegos nadaban hasta las costas de la playa. Esta noche finalizó el combate, con una avasallante derrota a la armada persa. El rey Jerjes I, observó desde una colina la pérdida de su flota naval.

La guerra continuó cuando el ejército persa invadió la ciudad de Ática en el año 479 a.C, cuyo líder fue Mardonio bajo las órdenes del rey Jerjes I, Mardonio ofreció un tratado de paz si los griegos así lo deseaban, el único griego que estuvo a favor de esta iniciativa fue condenado a muerte, la ciudad de Atenas fue incendiada por segunda vez y por razón los atenienses tuvieron que volver a la isla de Salamina.

Los atenienses buscaron ayuda con los integrantes del ejército espartano, por lo cual los persas se retiraron a la población de Platea, allí se realizó la última batalla el 27 de agosto de 479 a.C, de esta manera los persas se abandonaron el territorio griego  se puso fin a los deseos de expansión de Jerjes I, en conquistar el territorio helénico.

Tercera guerra médica

La tercera guerra médica ocurrió entre los años 479 a.C y 449 a.C. durante este periodo el grupo político – militar conformado por los atenienses y los espartanos denominados  la Liga Ático -Délica  y cuyo propósito era poner fin a la segunda guerras médicas y obtener el suficiente poder para poder defenderse de futuros ataques persas en Atenas y en las diferentes ciudades jonias ubicadas en el Asia Menor. Este grupo convirtió  a la ciudad de  Atenas en  la mayor fortaleza política, económica, social, cultural y militar de ese periodo histórico.

Temístocles

Para ese momento Temístocles no tenía una buena reputación en Atenas, por lo cual exiliado, pero el huye a las inmediaciones fronterizas del Imperio aqueménida y se pone a las órdenes del nuevo rey de Persia Artajerjes I, este toma toda la información que le concede y decide atacar nuevamente las costas de Grecia para dominarlas.

El general y político ateniense Cimón el hijo de Milcíades, se entera de las acciones de Artajerjes I  y se traslada hasta lo que es hoy Turquía y le da batalla a los persas en el río Eurimedonte en el año 467 a.C. del cual sale victorioso. Cimón establece que debe restituir los lazos de amistad y paz con el pueblo de Esparta, los atenienses no están de acuerdo con esa decisión motivo por el cual Efialtes el jefe político de Atenas lo manda a desterrar.

El abogado, político y general ateniense Pericles sucedió a Efialtes y continuó con el proceso de guerra contra Persia, igualmente solicitó a Cimón que volviera de su destierro a Atenas y procede a firmar  un tratado de paz con el rey Artajerjes I, ambos líderes aceptan las condiciones de paz y firman el tratado denominado Calias en el año 448 a.C.

Este tratado establece ciertas condiciones que beneficiaron a ambas poblaciones, el mismo es presidido por Cimón, aunque en la práctica fue presidido por el político ateniense Calias ya para el año que se firmó el tratado Cimón había fallecido, motivo por el cual se cree, que su nombramiento como presidente del tratado fue realizado en su honor.

Consecuencias de las Guerras médicas

Las de las guerras médicas derivaron los hechos y acontecimientos que se indican a continuación:

  • Se les exigió al Imperio Persa, que desistiera en su conquista y  del proceso de expansión en Grecia.
  • Se frenó el avance del Imperio Persa hacia el oeste.
  • La ciudad de Atenas se convirtió en la más poderosa de la Antigua Grecia.
  • No se le permitió a la flota naval del Imperio Persa, navegar por el mar Egeo y esta zona marítima pasó a estar gobernada por Grecia.
  • Grecia le permitió al Imperio Persa, realizar actividades comerciales con las colonias griegas ubicadas en el Asia Menor.
  • Las poblaciones de Macedonia, Tracia y los territorios Jónicos ubicados en Asia Menor se libertaron del Imperio Persa.
  • El Imperio Persa, inicio su etapa de decadencia.
  • Se fortaleció la vida política y económica de Grecia, seguida del desarrollo de la cultura y las expresiones artísticas.
  • Se vigorizaron las actividades religiosas, la democracia, la política, la investigación científica, lo que generó un fortalecimiento de los movimientos intelectuales y literarios.

Con esta información hemos terminado el tema relacionado con las Guerras médicas. Sí este artículo fue de tu agrado, te invitamos a conocer otros temas de interés, a través de los siguientes enlaces:

 

Leave a Comment