≡ Menu

Batalla del Trebia, primera de la segunda guerra púnica

La Batalla del Trebia fue la primera gran batalla de la Segunda Guerra Púnica en la que chocaron las dos grandes potencias bélicas del siglo III a. C., Roma y Cartago. Entérate aquí de interesantes detalles de este enfrentamiento, motivos, características de los ejércitos, consecuencias y más.

Batalla del Trebia

¿Dónde fue la Batalla del Trebia?

La Batalla del Trebia, también referida como la Batalla del río Trebia, fue el primer gran enfrentamiento de la Segunda Guerra Púnica, librado entre las fuerzas cartaginesas del general Aníbal y las tropas romanas al mando del cónsul Tiberio Sempronio Largo el 22 o 23 de diciembre de 218 a. C.

Tuvo lugar en la explanada de la orilla occidental del río Trebia, no lejos del asentamiento de Placentia, la actual Piacenza, Italia, y se saldó con una dura derrota para los romanos.

El Trebia baja de un manantial en los Apeninos y se alimenta de la lluvia. Una vez en la llanura del Po, se ensancha. Luego se divide en varios arroyos más pequeños en el mismo lecho. Esto hace que el río sea fácil de cruzar allí.

El cónsul Publio Cornelio Escipión había elegido la posición contra las colinas. Sempronio Largo, que había sido llamado desde Sicilia, construyó su campamento cerca del de Escipión, mientras que Aníbal se posicionó en la orilla oeste a unos 40 pasos del campamento de Escipión.

La explanada donde se escenificó el enfrentamiento se localizaba entre el río Luretta al este y el Trebia al oeste y en los extremos los adversarios levantaron sus campamentos. Te interesará también conocer sobre la Batalla de Alesia.

Esta explanada era un espacio libre de árboles y obstáculos, adecuado para el despliegue de ejércitos y, aparentemente, parecía una tierra que podía tranquilizar a los romanos y empujarlos a tomar el campo de batalla con la certeza de ganar.

Sin embargo, al sureste, casi cerca de las orillas del Trebia, había una zona caracterizada por una vegetación exuberante, tan densa como para ocultar a la vista un gran contingente de soldados. Te recomendamos la lectura de la Batalla del Jaxartes, en la que se muestra el poderío de Alejandro Magno.

Batalla del Trebia

Batalla del Trebia

La Batalla del Trebia constituyó la primera gran victoria de Aníbal en Italia, y convenció a muchos de los celtas del norte de Italia para que le apoyaran.

En la época en que se desarrollaron las Guerras Púnicas, Cartago era una rica ciudad comercial y sus dirigentes coqueteaban con la idea de controlar España y Sicilia.

Por su parte, a Roma le gustaba mucho la idea de expandirse también y de paso controlar el norte de África. Tales razones dieron origen a la Primera Guerra Púnica, de la cual resultó victoriosa Roma.

Sin embargo, Cartago no cejó en sus pretensiones y decidió enfrentar a Roma por otras vías y en el propio centro romano.

Estalló, entonces, en el 218 a. C., la Segunda Guerra Púnica, en la que el principal general cartaginés, Aníbal, respondió dirigiendo un gran ejército desde Hispania, la actual España y Portugal, a través de la Galia, cruzando los Alpes y entrando en la Galia Cisalpina, actualmente Italia del norte.

Escaramuza

Previo al encuentro definitivo, muchos de los celtas que vivían en esa zona, intentaban ir a lo seguro, hasta que quedara claro qué ejército era el más fuerte. Cuando Aníbal envió tropas para convencerlos con la fuerza, Sempronio vio su oportunidad y atacó a las tropas de Aníbal, que se retiraron a su campamento.

Sempronio se atribuyó una victoria y estaba ansioso por comenzar la batalla decisiva.

Ejércitos 

Las tropas de cada uno de los adversarios fueron formados siguiendo procedimientos particulares; a saber:

Roma

Los romanos reunieron dos legiones, cada una de ellas compuesta por 4.200 soldados de infantería y 300 de caballería.

Aproximadamente 1.200 de la infantería, hombres más pobres o jóvenes que no contaban ni con las armas ni el equipo de protección defensiva de un legionario estándar, servían como escaramuzadores armados con jabalina, conocidos como vélites, que atacaban a distancia. Además, llevaba una espada corta y un escudo de 90 centímetros.

Batalla del Trebia

El resto estaba equipado como infantería pesada con armadura, grandes escudos y espadas cortas de empuje. Se dividían en tres filas, de las cuales la primera también llevaban dos jabalinas, la segunda portaba una espada corta y la tercera una lanza arrojadiza.

Tanto las subunidades legionarias como los legionarios individuales luchaban en un orden relativamente abierto.

Un ejército solía formarse combinando una legión romana con una legión de tamaño y equipamiento similar proporcionada por sus aliados latinos; las legiones aliadas solían tener un complemento de caballería mayor que las romanas.

La fuerza combinada que Sempronio dirigió en la batalla incluía cuatro legiones romanas.

A pleno rendimiento, éstas deberían haber reunido a 16.800 hombres, incluidos 4.800 vélites; aunque una de las legiones era significativamente inferior.

Polibio, historiador griego en su obra Las Historias, que describe todo el período de las Guerras Púnicas de 264 a 146 a. C., da un total de 16.000 legionarios romanos, mientras que Livio, el célebre relator histórico, indica 18.000. Además, había aproximadamente 20.000 soldados de infantería aliados, que incluían cuatro legiones latinas aliadas y una fuerte fuerza de galos.

Batalla del Trebia

Se menciona a 6.000 infantes ligeros y no está claro si están incluidos en los 36.000, o 38.000, infantes o se suman a ellos.

Como el número total nominal de vélites de ocho legiones es de 9.600, y se sabe que muchos se perdieron en la batalla del Tesino, la mayoría de los historiadores modernos asumen que los 6.000 están incluidos en el número total de infantería que se da.

También había 4.000 soldados de caballería, una mezcla de romanos, aliados latinos y galos.

Cartago

Cartago solía reclutar extranjeros para formar su ejército. Muchos de ellos procedían del norte de África (los denominados ocasionalmente libios), que proporcionaban varios tipos de combatientes, entre ellos:

  • Infantería pesada de orden cerrado equipada con grandes escudos, cascos, espadas cortas y largas lanzas de empuje.
  • Escaramuzadores de infantería ligera armados con jabalina; caballería de choque de orden cerrado (también conocida como “caballería pesada”) que portaban lanzas.
  • Escaramuzadores de caballería ligera que lanzaban jabalinas a distancia y evitaban el combate cuerpo a cuerpo (estos solían ser numidianos).
  • Hispania proporcionaba un gran número de infantería experimentada; tropas sin armadura que cargaban ferozmente, pero que tenían fama de separarse si el combate se prolongaba.
  • La infantería norteafricana de orden cerrado luchaba en una formación cerrada conocida como falange y estaba bien entrenada y disciplinada.
  • Los honderos eran reclutados en las Islas Baleares.
  • Los cartagineses también emplearon los famosos elefantes de guerra que Aníbal había traído a través de los Alpes; el norte de África tenía entonces elefantes forestales africanos autóctonos.
Batalla del Trebia

Las fuentes no son claras en cuanto a si llevaban torres con hombres de combate.

Aníbal había llegado a Italia con 20.000 soldados de infantería y 6.000 de caballería. En Trebia, esta cifra había aumentado a 29.000 soldados de infantería, 21.000 de cuerpo a cuerpo y 8.000 de infantería ligera, y 11.000 de caballería.

En cada caso serían una combinación de africanos, íberos y galos; las proporciones en cada caso no se conocen, aparte de que 8.000 de la infantería de orden cerrado eran galos.

Además, estaban los notoriamente eficientes elefantes de guerra, los supervivientes de los 37 con los que salió de Hispania.

Comandantes

Los dos comandantes que se enfrentaron en esta primera contienda de la Segunda Guerra Púnica se caracterizaron por ser diestros en el arte de la guerra. Ellos fueron: Aníbal Barca y Tiberio Sempronio Largo.

Aníbal Barca

El aguerrido general cartaginés Aníbal, nacido en el año 247 a. C., en el norte de África, y fallecido hacia el año 183-181 a. C., en Libyssa, Bitinia, cerca de Gebze, Turquía, ha sido reconocido como uno de los grandes líderes militares de la antigüedad, que comandó las fuerzas cartaginesas contra Roma en la Segunda Guerra Púnica y que continuó oponiéndose a Roma y sus satélites hasta su muerte.

 Batalla del Trebia

Los historiadores romanos revelan que Aníbal fue jurado por su padre a odiar para siempre a los romanos, de allí que se enfocó para protagonizar uno de los ataques más legendarios de la historia de la guerra militar contra el formidable ejército romano.

Este general cartaginés se inició en su memorable camino marcial a una edad temprana. Tenía sólo seis años en el 241 a. C. cuando Cartago, la potencia comercial y militar fenicia del norte de África, fue derrotada en la Primera Guerra Púnica contra Roma.

El padre de Aníbal, el comandante y estadista Amílcar Barca, se quejó del tratado de paz, que obligaba a Cartago a entregar la valiosa colonia de Sicilia y a pagar remuneraciones a Roma.

Para restaurar su fortuna, reconstruir sus fuerzas y prepararse para las represalias contra Roma, Cartago necesitaba nuevas fuentes de riqueza y mano de obra. Las encontró en España.

Aníbal acompañó a Barca en la campaña, durante la cual su padre se aseguró el control de gran parte de la península ibérica y sus recursos, incluidos los vastos depósitos de plata.

En España, Aníbal se hizo con el control, tomando sus primeros mandos bajo su cuñado Asdrúbal, quien en el 221 a. C. fue asesinado, por lo que Aníbal, a la edad de 26 años, recibió su primer ejército, convirtiéndose en comandante en jefe.

Tiberio Sempronio Largo

Fue cónsul romano durante la Segunda Guerra Púnica. Nació en el año 260 a. C. y falleció en 210 a. C. Fue contemporáneo del general Escipión, padre de Escipión Africano.

En el 218 a. C., Sempronio fue enviado a África con 160 quinquerremes, antiguas galeras de guerra maniobradas por remos, mientras que Escipión fue destinado a Iberia para interceptar a Aníbal.

Poco después, con Escipión herido y perseguido por las fuerzas de Aníbal tras la batalla de Tesino, el Senado mandó llamar a Sempronio.

Allí se decidió su envío al norte de Italia y a su llegada en diciembre, y al parecer en contra del consejo de Escipión, Sempronio Largo dirigió un ambicioso ataque en la batalla del Trebia. Su ejército fuer sorprendido y cayó en una trampa en la que resultó envuelto por las fuerzas del hermano de Aníbal, Mago.

Aunque fue una aplastante derrota para Roma, Sempronio Largo y una fuerza de 10.000 soldados de infantería se abrieron paso a través de las líneas cartaginesas de retaguardia y se pusieron a salvo.

En enero de 217 a. C., Sempronio regresó a Roma para supervisar las elecciones de los nuevos cónsules, siendo sucedido por Cayo Flaminio, volviendo a su ejército en su campamento de invierno.

En el 215 a. C., Sempronio se enfrentó al cartaginés Hanno en lucha en la que su ejército mató a 2.000 hombres enemigos y capturó a 280 más, empujando al púnico fuera de Lucania de vuelta a Bruttium y permitiendo que las ciudades de Vercellium, Vescellium y Sicilinum fueran recapturadas para Roma.

¿Cuáles fueron los motivos de la Batalla del Trebia?

Aun cuando los dos ejércitos romanos se habían unificado en diciembre de 218 a. C., eso no significó el inicio del conflicto, pues los cónsules debatían sobre cuándo y cómo atacar.

Sin embargo, Aníbal ya había trazado un plan para encarar la superioridad numérica de los romanos.

Al inicio del día de la batalla, envió a la caballería númida a atacar las defensas situadas en el exterior del campamento romano para provocar la salida de las legiones y simular después una retirada desordenada.

Sempronio cayó en la trampa de los púnicos y ordenó a toda su caballería y a 6.000 velites la persecución de los númidas, seguida con mayor lentitud por la infantería pesada romana.

Desarrollo de la Batalla del Trebia

Los romanos se lanzaron al ataque contra la reducida fuerza cartaginesa que había sobrevivido a los rigores de la marcha. El cónsul Escipión dirigió personalmente la caballería y la infantería ligera del ejército que comandaba contra la caballería cartaginesa en la batalla del río Tesino.

Escipión

En una escaramuza de caballería con Aníbal en Tesino a finales de 218 a. C., Escipión resultó herido y sus fuerzas duramente derrotadas, por lo que se retiraron a las proximidades de Placentia, cerca de la confluencia de los ríos Trebia y Po, fortificaron su campamento y esperaron refuerzos.

El ejército romano de Sicilia, bajo el mando del cónsul Tiberio Sempronio Largo y por orden del Senado romano, fue redistribuido hacia el norte y se unió a las fuerzas de Escipión.

Luego de intensas escaramuzas en las que los romanos se impusieron, Sempronio estaba ansioso por librar una batalla.

De manera tal que, después de reforzar el ejército de Escipión, Sempronio Largo esperaba enfrentarse a Aníbal, pensando que podría ganar la gloria contra el general cartaginés.

Utilizando la información obtenida de sus espías, Aníbal calculó correctamente el carácter temerario de Sempronio, conjeturando que probablemente podría ser provocado a la batalla en el momento y lugar que Aníbal eligiera.

Fue una clara ventaja para Aníbal que los dos ejércitos romanos no estuvieran en un solo campamento, sino dos o tres divididos entre sus comandantes.

En la víspera del solsticio de invierno, Aníbal reunió a su ejército al otro lado del Trebia desde el campamento de Sempronio, dando instrucciones a sus hombres para que descansaran y, al despertarse, se engrasaran con grasa para aislarse del intenso frío y, así tener un mejor desempeño.

Aníbal también puso a su hermano menor Mago, general cartaginés, a cargo de una fuerza de emboscada que atacaría a los romanos por la espalda. Se enviaron contingentes de caballería númida al otro lado del río helado para burlarse de los romanos, mofándose de Sempronio con insultos personales.

La caballería númida atrajo a Sempronio fuera de su campamento y a un terreno elegido por Aníbal.

Ignorando los consejos de Escipión, Sempronio respondió como Aníbal esperaba, enviando a su ejército con toda su fuerza, el cual no estaba apropiadamente alimentado.

Los romanos fueron enviados a través del Trebia en persecución de los númidas, cuyas resistentes monturas vadearon el frío río sin mucha dificultad, mientras que la infantería romana se reunió en las lejanas orillas del Trebia totalmente empapada y tiritando.

En esta Batalla del Trebia, Roma tenía una clara ventaja numérica, pero el cálido, descansado y bien alimentado ejército de Aníbal estaba mucho mejor preparado para la batalla.

Batalla del Trebia

A medida que los romanos avanzaban, los escaramuzadores de Aníbal se cobraron un gran número de víctimas, y muchos romanos cayeron ante las piedras lanzadas por los honderos de élite baleáricos de Aníbal. Otros fueron pisoteados por los elefantes o cortados al intentar retroceder hacia el río.

Los romanos lucharon con valentía, pero tuvieron que huir cuando la fuerza de 2.000 soldados de infantería y caballería de Mago salió de su escondite y asaltó la retaguardia romana. El ejército romano fue sorprendido por la táctica empleada por Aníbal, cayendo en la trampa de la emboscada.

Al menos 15.000 romanos murieron en Trebia, y posiblemente otros 12.000-15.000 fueron hechos prisioneros. En tanto que los cartagineses sufrieron aproximadamente 5.000 bajas.

Hasta 10.000 romanos consiguieron abrirse paso a través de las líneas cartaginesas y escapar a Placentia, donde permanecieron acampados, como había sugerido Escipión en un principio, hasta la primavera.

La caballería cartaginesa fresca derrotó a la caballería romana superada en número, y la infantería ligera cartaginesa flanqueó a la infantería romana. Una fuerza cartaginesa previamente oculta atacó a la infantería romana en la retaguardia.

La mayoría de las unidades romanas se derrumbaron y la mayor parte de los romanos murieron o fueron capturados por los cartagineses, pero 10.000 al mando de Sempronio mantuvieron la formación y lucharon hasta llegar a la seguridad de Placentia.

Al reconocer a los cartagineses como la fuerza dominante en la Galia Cisalpina, los reclutas galos acudieron a ellos y su ejército creció hasta los 60.000 efectivos.

Sempronio trató de convencer al Senado romano de que la batalla no había sido una derrota, sino un contratiempo temporal que achacó al clima.

Esta versión de los hechos se contradice con la gran disminución de las fuerzas de Sempronio.

Aunque la batalla y el invierno posterior también se cobraron un precio en el ejército de Aníbal, sobre todo en sus elefantes, la caracterización de la batalla como una derrota romana no es discutible.

De hecho, muchos de los celtas del norte de Italia se unieron a la causa de Aníbal al demostrar que los romanos podían ser derrotados.

La batalla fue sólo una de las muchas ocasiones de la Segunda Guerra Púnica en las que un astuto Aníbal utilizó la naturaleza, el entorno y el conocimiento de su enemigo para aumentar la fuerza de su pequeño ejército.

Consecuencias de la Batalla del Trebia

Las consecuencias derivadas de esta batalla se pueden estimar en pérdidas humanas y pérdidas de liderazgo de los líderes al mando de las tropas.

El ejército romano de Sempronio perdió en la Batalla del Trebia unos 20.000 hombres.

Por su parte, el ejército de Aníbal sufrió pérdidas menores, limitadas además a los celtas, que constituían el centro de la alineación que sufrió el avance de los 10.000 legionarios dirigidos por el cónsul.

Esta batalla puso de manifiesto el genio militar de Barcide, que fue capaz de desarrollar una estrategia extraordinariamente dinámica e innovadora, empezando por la “elección” del campo de batalla y terminando con la emboscada a Mago.

El historiador Polibio intenta en sus escritos absolver a Escipión de cualquier responsabilidad en relación con esta derrota, que parece recaer enteramente en la miopía del cónsul Sempronio Largo.

Se le acusó de haber caído en una trampa al atacar la batalla de forma precipitada y desorganizada. Para defenderse mandó decir al Senado que la causa de la derrota se debía sólo al mal tiempo, según lo relatado por Polibio.

Con el invierno asolando aquel diciembre del 218 a. C. ambos ejércitos decidieron detenerse; los romanos de Escipión y Sempronio cerca de Piacenza mientras los cartagineses de Aníbal en el valle del Po.

Entretanto, Aníbal se dedicó a reclutar nuevos aliados celtas para unirse a su ejército. La carretera hacia el sur de Italia parecía abierta y transitable.

Estrategia y planificación

La estrategia y la planificación táctica cartaginesas triunfaron ese día de la Batalla del Trebia. Los romanos estaban desorientados, y sus ejércitos en pedazos o dispersos en la huida. Miles de romanos y sus aliados habían sido asesinados y miles se convirtieron en prisioneros. El camino hacia el sur a través de los Apeninos estaba abierto para el invasor.

Una cosa que la batalla había demostrado en cierto sentido, el fracaso de su propio núcleo ante la penetración romana, debió sugerir a Aníbal una estratagema que emplearía en el futuro en el lejano campo de Cannas.

La mayoría de las bajas de sus tropas se habían producido entre los galos, posiblemente por sus ataques salvajes e indisciplinados, o porque no estaban tan bien protegidos por las armaduras como los cartagineses.

Aníbal se encargaría de corregir este defecto entrenando cuidadosamente a sus nuevas tropas y distribuyendo entre ellas escudos, cascos y armaduras recogidas de los romanos capturados.

Los elefantes habían sufrido grandes pérdidas. Polibio afirma que murieron todos menos uno, mientras que Livio, historiador romano que escribió una monumental historia del Estado romano, dice que “casi todos” murieron, pero esto sólo demostró su incompatibilidad con el terreno y el clima de la península italiana.

Los romanos, en particular Sempronio, intentaron disimular la naturaleza de su derrota afirmando que su ejército sólo se había visto impedido de ganar por la violencia del clima. El verdadero estado de cosas no pudo ocultarse por mucho tiempo, pues los cartagineses seguían acampados; los galos, dudando sobre su futura alianza, se unieron a Aníbal sin ninguna objeción, y los restos de los dos ejércitos consulares se retiraron a Placencia y Cremona.

La noticia de que Aníbal había cruzado los Alpes resonó en Roma; el conflicto de la caballería en el Tesino había sido como el primer y decisivo latido del traqueteo de un siniestro tambor; pero la derrota de dos ejércitos consulares en Trebia no sonó como un murmullo de trueno en las lejanas colinas, sino como el profundo estruendo de una avalancha que avanzaba y que sacudiría a Roma hasta sus cimientos.

Valoraciones militares

De acuerdo con el historiador inglés Walter Raleigh la valoración del fracaso romano en esta batalla fue debido a tres grandes errores que cometió Sempronio, de los cuales cada uno merecía ser recompensado con la pérdida que siguió.

  1. Luchó con Aníbal en desventaja, siendo muy inferior en caballos, y, además, contra los elefantes africanos, que en terrenos cerrados o irregulares, y bosques, no habrían sido de ninguna utilidad, pero en la llanura del Trebia, les resultó muy apropiado.
  2. No descubrió el lugar en el que luchaba, por lo que se vio muy superado y atrapado por la emboscada que Aníbal le había tendido.
  3. Empapó a sus hombres de a pie con los estómagos vacíos, en el río de Trebia, incluso en un día muy frío y helado, por lo que en efecto perdieron el uso de sus miembros.

Leave a Comment