≡ Menu

Sinocentrismo, toso de este sistema en el Imperio Chino

Sinocentrismo una manera de como China se visualiza como cultura, si desea conocer en referencia a esta corriente de pensamiento acompáñenos a descubrir todo acerca del sinocentrismo, ¿Qué es?, ¿Cuándo se produjo? descubra sobre el Imperio Chino, el funcionamiento del sistema, su relación con otros países y mucho más!

SINOCENTRISMO

Qué es el Sinocentrismo?

Debemos iniciar conociendo qué es el sinocentrismo, se trata de una idea de identidad de la población China que se encuentra fundamentada en su historia y que fue gestada durante años, podemos entenderlo como la concepción de la cultura China como centro del pensamiento, así como el centro de las instituciones que surgieron en cada una de las fases de su historia.

El sinocentrismo es el pensamiento que se tenía en la China anterior a la Edad Contemporánea en el  que se contempla a China como el centro de todo el mundo y coloca a cualquier otra región en la periferia. Esta era la forma que tenía el pueblo chino de verse a sí mismo, una civilización propiamente formada, mientras que veían a todos los demás extranjeros o grupos étnicos como seres muy inferiores.

Luego de que China se encontró doblegada ante el imperio europeo y japonés, el sinocentrismo se vio reducido a la aspiración de ese país por pasar por encima de los otros y ser superiores.  La construcción de esta corriente de pensamiento es muy similar al eurocentrismo, con la diferencia que el eurocentrismo se expandió a muchas otras partes del mundo, por su parte el sinocentrismo tuvo influencia solo en la región asiática, en donde logró el control de los países.

Existen varias etapas en las que se puede identificar la presencia sinocentrismo, el primero de ello es la manera en cómo era conocida China por el resto de los asentamientos de la región. China era reconocida como Zhongguo que significa Reino del Centro, las primeras civilizaciones asiáticas así lo reconocía e incluso tributaban a esa cultura superior.

SINOCENTRISMO

Este Zhongguo se mantuvo incluso durante el periodo imperial. Después de estas primeras civilizaciones subordinadas de la región se establece el periodo de las Dinastías, también reconocidas como los Reinos Combatientes en los años 425 al 221 antes de Cristo. No podemos dejar de nombrar cada una de las Dinastías, las cuales se caracterizaron por desarrollar un amplio manejo del aspecto militar y con conocimiento en estrategias de guerra y defensa, estas fueron las Dinastías  Qin, Zhou, Wei, Han, Yan, Qi y Chu.

Con la llegada del Emperador Amarillo Qin Shi Huang, quien fue reconocido como el más poderoso, contaba con el ejército más numeroso y moderno, lo que le permitió crear el primer imperio. Con la creación de esta primera forma de gobierno se generaron una serie de instituciones  que permitieron iniciar la formación de la identidad del pueblo chino.

La organización jerárquica construyendo una plataforma  política, económica y social, comenzó a dársele la estructura al sinocentrismo. Para el momento hubo el desarrollo de la escritura imperial, la creación de una moneda que permitía la identificación del pueblo sumiso a Qin.

Por supuesto que el pensamiento filosófico tiene una influencia determinante en la estructura del imperio, el cual se encuentra fundamentado en el pensamiento de los Grandes Maestros, quienes elaboraban teorías basadas en el necesario equilibrio, en donde no estaba omitida la forma de gobernar, ya que debía velarse por la armonía y la paz, en donde la guerra era identificada como un síntoma de inestabilidad del propio poder.

SINOCENTRISMO

Se recomienda leer El Arte de la Armonía, para profundizar en el conocimiento del pensamiento filosófico sobre el cual se basaron las dinastías, donde el verdadero arte de gobernar se basa en que se mantenga un equilibrio, sin importar cuan grande y complejo sea el Estado.  Por su parte en la literatura dinástica es imposible no tomar en cuenta la influencia en la política del Arte de la Guerra, la cual señala que se debe conseguir la victoria a través de métodos que no sean violentos, sino utilizando para ellos la sabiduría.

Con base en la literatura filosófica de los Grandes Pensadores, es construido el primer concepto político que  determinó la evolución política de China durante el periodo dinástico, que es el concepto conocido como el Mandato del Cielo.  Con una carga filosófica, espiritual y energética se hace un análisis de la conjugación de la necesaria conexión que debe existir entre el Cielo, la Tierra y el Hombre para poder obtener la armonía social.

En el mismo se establece la necesaria legitimidad política y a pesar de ser un mandato jerárquico, el emperador tiene la responsabilidad de velar por el pueblo, por lo tanto, el mandatario se debe a un código moral y si este ejecuta una mala política el Cielo se encargará de revocar el mandato de la dinastía.  Por el contrario si existe un buen gobierno el Cielo no intervendrá y prevalecerá la armonía entre el hombre y la naturaleza, lo que permitirá que se mantenga en el tiempo la Dinastía legitimada.

Existen escritos que dan fe del cumplimento del concepto del Mandato del Cielo, uno de ellos ocurrió en el mandato de los Zhou que termino con un terremoto y el inicio de la Dinastía Ming que fue legitimada con la salida del Sol, después de muchos días de intensas nevadas. El código Ming  se mantuvo hasta el final de la era imperial, su declive se debe a la crisis generada por las casas dinásticas quienes provocaron el inicio del periodo de humillación.

SINOCENTRISMO

El origen de este periodo se debe en una buena parte al sinocentrismo que se hizo presente en la élite gobernante, lo que generó el aislamiento de China con el resto del mundo, por pensar que eran superiores. El sinocentrismo evitó que China notara la evolución de los europeos y en el siglo XIX el Mandato del Cielo claudicó ante el poder extranjero.

No obstante, hoy en día la historia del sinocentrismo pareciera repetirse pero implementada en una nueva estrategia, China mantiene lazos con el exterior a la que muestra una imagen fuerte, pero amigable, un país que se abre a la cooperación internacional mostrando la consolidación económica de China ejerciendo una clara influencia en los países menos fuertes y en vías de desarrollo, como son los países africanos y los países Latinoamericanos, lo que le permite mostrarse en un nuevo rol dentro del sistema político y económico mundial.

Este es un tema que se encuentra en la vanguardia mundial y que en oportunidades no es tomado con la seriedad del caso, por tratarse de una corriente ancestral que terminó con el imperio, sin embargo, China de alguna manera es el centro del mundo, sin intervenir en la política, en lo social espera que los países extiendan la mano pidiendo su ayuda, mientras que ella no necesita de ninguno.

En que años transcurre este sistema sinocéntrico?

El sinocentrismo puede ser identificado de varias maneras dependiendo del contexto histórico, puede ser reconocido en lo cultural, en lo económico o en lo político. El modelo jerárquico sinocéntrico establecido por China para las relaciones internacionales, se estableció al Este de Asia y se mantuvo hasta el comienzo de la desestabilización de la dinastía Qing y la invasión del imperio europeo, conjuntamente con los  japoneses, la cual se produjo en la segunda mitad del siglo XIX.

Por su parte el sinocentrismo de la sociedad y cultura Han, al cual también podemos referirnos como etnocentrismo llegó a su fin en el siglo XIX, no obstante en el siglo XX también esta corriente de pensamiento fue fuertemente vulnerada, por lo que en las generaciones actuales no se encuentra arraigada, lo que no quiere decir que la civilización del siglo XXI, no se encuentre interesada en retomar la idea de considerarse la más avanzada del mundo.

Podemos entonces determinar que el sistema sinocéntrico inicio aproximadamente en el año 206 antes de Cristo, en tiempos de la consolidación de la Dinastía Han, se desarrollo, fortaleció y alcanzó  hasta llegar a su máxima expresión en tiempos de la dinastía Ming y finalizando en los años de la Dinastía Qing, a finales del siglo XIX y principios del Siglo XX.

 El imperio Chino

El Imperio Chino se establece desde la Dinastía Qin en el año 221 antes de Cristo hasta la Dinastía Qing del año 1.912 después de Cristo, este fue un largo periodo en donde el líder era un emperador.  El primer Imperio chino comenzó con la Dinastía Qin en donde el emperador Shi Huang se encontraba al mando. No podemos dejar de nombrar que también se reconoce como imperio Chino a un periodo en el que con la finalidad de recuperar la tradición china imperial, el general Yuan Shikai, estuvo un breve periodo en el año 1.915, sin embargo, es la tradición milenaria imperial la que nos ocupa en este artículo.

El imperio Chino estuvo representado por familias nobles que ejercían el rol político del país, dependiendo de la Dinastía que se encontrará al mando, las fronteras del país podían llegar a modificarse. Esta historia es tan verídica que aún hoy en día existen disputas territoriales entre China y otros países, que tienen su origen en la época del Imperio chino, ya que en oportunidades llegaron a expandirse tanto que llegaron a ocupar territorio de Japón y Rusia.

Lo que se conoce hoy en día como territorio chino fue hace miles de años territorios independientes, los cuales tenían su propio lenguaje y gentilicio, sin embargo, en el periodo de los reinos combatientes, del siglo V antes de Cristo, se produjo la unificación, lograda por la Dinastía Qin en el 221 antes de Cristo quienes se mantuvieron en el poder hasta el año 206 antes de Cristo.

En este periodo lograron la unificación, la creación de provincias, la unificación de la lengua y la escritura, la creación de la moneda y la construcción de la Gran Muralla China, entre otras. Los Qin fueron posteriormente derrotados y sustituidos por los Han quienes llevaron a China el confucianismo. Terminó en la división del imperio en tres reinos y fue el primer avance en la historia hacia la era de las 6 Dinastías.

Un periodo lleno de guerras que terminó con la llegada de la Dinastía Sui en el año 589 después de Cristo, esta dinastía no duró mucho tiempo pero logró unificar de nuevo a China. Fueron derrotados en 618 por la dinastía Tang, quienes gobernaron por tres siglos, con su salida se produjo una época de enorme agitación. En el año 960 logra la reunificación nuevamente de China la Dinastía Song, llegando la conocida Edad de Oro de China.

En el año 1279 China es conquistada por el Imperio Mongol, quienes llamaron a la región “Manzi” y dejaron una dinastía los Yuan, la cual fue creada por ellos. Después comienza el imperio tardío, con el retorno de la Dinastías Chinas la Ming y la Qing, que fue la última. Este período terminó  a manos de potencias extranjeras.

Funcionamiento del sistema sinocéntrico

Antes de que se produjera la expansión de Europa y se implementara el sistema westfaliano que fueron las reglas que pacificaron más de 30 años de guerra y entraron en rigor desde el siglo XVII, antes de ello existía el sistema sinocéntrico era el sistema utilizado por China para mantener las relaciones comerciales internacionales. Se trata de un sistema jerárquico en donde China se encontraba en el centro  y con el control de todo.

Los países cercanos a China como eran Corea y Japón eran considerados vasallos y mantenían una relación unilateral, China fundamentada en el sinocentrismo, consideraba a los demás países inferiores, por lo que éstos hacían ofrendas al emperador. Las tierras que no se encontraban bajo el dominio de China eran llamadas, Tierras sin Civilizar, lo que permite reconocer la manera en como el resto del mundo era percibido por el imperio.

Fuera del reconocido centro eran identificados círculos concéntricos, eran gobernadas por líderes del círculo, los cuales eran llamados mandatarios locales y debían ser reconocidos por el Emperador, estos estaban exentos del control del sistema sinocéntrico. Aquellas poblaciones locales que eran consideradas minorías no eran reconocidas como naciones extranjeras.

Fuera de los círculos estaban los estados que ofrecían tributo al Emperador, por lo que China ejercía un tipo de soberanía a la que llamaban suzeranía. Más allá de los estados tributarios se encontraban los países con los que se tenían relaciones comerciales. El sinocentrismo más que un sistema de relaciones internacionales con carácter político, tenía un fuerte sentido económico.

Este sistema sinocéntrico de tributo y comercio creó un marco político y económico. Aquellos países que deseaban comerciar con China debían someterse a una relación suzeraino-vasallática. Se permitía el ingreso a China a los que iban a pagar tributo.

Existía una zona de comercio en la fronteras y puertos específicos en donde era la plata el medio de pago. El sinocentrismo le paso la factura al sistema sinocéntrico, el casi nulo contacto de otros imperios con el imperio Chino, generaba desconfianza y relaciones comerciales pocos sólidas y confiables, bajo términos de sumisión no aceptables.

Relación con otros países

En Asia la mayor parte de los países se sometieron al sinocentrismo de China, sin embargo existían diferentes reacciones y respuestas por parte de cada uno de los países que formaban parte del circulo, lo cual respondía más a mantener una relación del tipo comercial. La cercanía geográfica era un factor importante en el tipo de relación, uno de los casos más notables es la relación entre China y Corea, cuyo desarrollo y evolución estuvo extremadamente influenciado al punto de llamarse Pequeña China al caer la Dinastía Ming.

Por su parte Vietnam siempre mantuvo cierta resistencia en la relación no muy cercana, pero siempre en buenos términos con China, estuvo bajo el mandato Chino hasta el siglo X, cuando se conformó como estado independiente. China realizó numerosos intentos de invasión, sin embargo, todos fueron rechazados.

A pesar de su resistencia Vietnam utilizó la lengua china y adoptó numerosos aspectos culturales, que pueden identificarse en la arquitectura, religión entre otros. Su nombre, la historia e incluso el intercambió y relación genética son una muestra de la intima relación y mayor influencia que tuvo China sobre Vietnam.

Para la ultima familia imperial que reino en Vietnam, China declinó y Vietnam dejó de usar los caracteres chinos y el sistema logográfico antiguo. Otros de los países como Birmania mantenía una comunicación con China en la que no utilizaba el chino sino su propia lengua, aun cuando era considerada un vasallo, los documentos escritos señalan que Birmania se consideraba igual a China, en la actualidad los lazos se estrechan tanto como en el pasado.

Sri Lanka fue un estado tributario del Imperio Ming y la hegemonía china tuvo su impacto político y comercial, era considerada un extranjero remoto, sin embargo, Sri Lanka realizó alianzas con China para proteger su territorio. Tailandia siempre estuvo subordinada a China como vasallo o estado tributario desde la dinastía Sui. Wei Yuan erudito chino del siglo XIX, reconoció a Tailandia como el más fuerte y leal de los afluentes del sudeste asiático de China. Tailandia se ofreció a atacar directamente a Japón como acto de lealtad a la dinastía Ming.

Japón siempre fue ambivalente en sus relaciones con China, de esta relación en la que siempre hubo una inicial tensa calma nace la famosa comunicación que el Príncipe Regente del Japón Shotoku Taishi le envío al Emperador de China en la que escribe “El Emperador de la tierra donde se levanta el sol envía esta carta al Emperador de la tierra donde el sol se pone para interesarse por su salud”, se dice que de esa comunicación es que Japón se conoce como la tierra del sol naciente.

Sin embargo, Japón cambió su estado y organización administrativa y se produjo una influencia que se mantuvo hasta que se abolieron las embajadas imperiales japonesas en China. Esto marco un antes y un después para Japón quien comienza a recobrar y reconocer su supremacía sobre China. Pero durante el periodo Muromachi, se reinicia el sistema tributario que había sido interrumpido.

El intercambio comercial fue de mucho provecho, luego se produjo una nueva suspensión que duro más de veinte años.  La campaña de conquista de Japón sobre los territorios chinos de la Dinastía Ming, fue el gran desafío contra el sistema tributario sinocéntrico. El intento tenía como objetivo conquistar todo bajo el cielo, lo que muestra que aún en sus aspiraciones se encontraba una identificación de China como el centro, era una evidencia que estaban influenciados por el sinocentrismo.

En el periodo de Tokugawa el cual se extiende desde el 24 de marzo de 1603 hasta el 3 de mayo de 1868, se realizan los intentos para recobrar las raíces de la cultura japonesa, especialmente en sintoísmo que es la región nativa de Japón de la cual se trató de excluir la influencia China. Otra de las demostraciones por parte de Japón del rechazo hacia el sinocentrismo chino, es el uso de la palabra Shina para nombrar a China, la cual es de raíz japonesa.

Por último comentaremos sobre Europa, el acercamiento tanto de las colonias españolas como las holandesas  a Filipinas e Indonesia, generaron la disputa de las bases que se habían establecido en Macao y Formosa.

La Embajada Macartney es el encuentro más emblemático del sinocentrismo y Europa, este hecho refiere la intención de mantener en Pekín un representante permanente de Inglaterra, sin embargo, el embajador se negó a inclinarse ante el Emperador, lo que provocó la negativa de la instalación de la embajada en el territorio, la cual buscaba establecer relaciones comerciales con China. Tuvieron que pasar más de  50 años para que las potencias europeas se impusieran y exigieran que la leyes chinas no fueran aplicadas a los extranjeros.

Quiénes eran considerados bárbaros por el sinocentrismo?

China consideraba bárbaros a los gobernantes de otros países que tenían títulos menores, ningún título era superior al del Emperador, el enviado del cielo. Toda la gente de fuera de China era vista como bárbaros. Todo aquel que no se sometiera a su poder eran considerado un bárbaro, inclusive estaban identificados los bárbaros según el mundo sinocéntrico, entre los que se encontraban  Dong Yi que se ubicaban al este, eran pueblos antiguos que vivieron en la prehistoria.

Los  Xirong al oeste, eran los pueblos guerreros, también los Nanman es  un término inclusive peyorativo que utilizaban para referirse a los pueblos al sur, Beidi un pueblo que vivió al norte durante la dinastía Zho. De forma similar, la dinastía Qing señalaba a la llegada de los europeos como invasiones de bárbaros.

Como hemos podido aprender el sistema tributario sinocéntrico fue dominante en Asia durante siglos, era el instrumento utilizado como mecanismo de control e influencia del Imperio chino. Retomar el tema en la actualidad y comparar el sinocentrismo de los tiempos del imperio y compararlo con el presente del país asiático, puede servirnos para tener un mejor panorama del mundo que viene.

Como hemos podido ver a lo largo del artículo el territorio chino, se construyó a través de milenios, en los que se produjeron numerosos  conflictos y divisiones internas, pero nunca perdieron el norte, China debía ser una unidad sólida, es por ello que a pesar de todo el país pudo existir. China no se ha detenido nunca y de manera inmediata comenzó a reconstruirse luego de su reunificación y el Partido Comunista lo único que hizo fue ocupar el lugar del Emperador.

El trabajo internacional de mercado realizado por Deng Xiaoping, no fue más que el inicio para volver a ocupar el rol preponderante que supo tener en el pasado. El éxito económico del país no es un secreto para nadie, el dragón asiático es una potencia global de gran relevancia y las ideas de un orden armónico implementado en la actualidad con base en la experiencia ancestral están a la vista. A sus ojos seguimos siendo bárbaros.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

 

Leave a Comment