≡ Menu

Yaquis: Significado, Historia, Ubicación y mas

Las mujeres yaquis hacían la mayor parte de la cocina, el cuidado de los niños y el tejido de cestas. Los hombres hacían la mayor parte de la agricultura y la caza, y algunas veces iban a la guerra para proteger a sus familias. Los líderes políticos y guerreros yaquis eran tradicionalmente hombres, aunque hoy en día las mujeres también sirven en el consejo tribal. Ambos géneros participaron en la narración de cuentos, la música y el arte, y la medicina tradicional.Yaquis

Significado

Los yaquis, un pueblo indígena del sureste de Sonora, México, pertenecen a un grupo étnico más grande conocido como el “Cahita”. La gran mayoría de los yaquis en la actualidad viven en la misma región, pero otros grupos yaquis se han establecido en Arizona debido a la gran migración yaqui a principios del siglo XX. La literatura etnográfica se ha referido a todas estas personas como “yaqui” desde 1645, cuando Andrés Pérez de Rivas escribió que la gente decía: “¿No ves que soy yaqui?” Continúa explicando que esto es lo que solían decir porque el término significaba “el que habla en voz alta”

Todos los yaquis se llaman a sí mismos “Yoreme” (persona o humano); también aplican este término a los indios de Mayo. Cuando los misioneros europeos se enteraron de las similitudes entre el idioma Yaqui y el de Mayo, decidieron utilizar el término nativo de Cahita para referirse tanto al idioma como a sus hablantes.

Ubicación

El grupo original Yaqui residía en una larga franja costera del valle frente al Mar de Cortés. Los jesuitas, sin embargo, concentraron la población en ocho aldeas de sur a norte a lo largo del río Yaqui (27 ° a 31 ° N y 10.7 ° a 11 ° W). Su territorio original ha disminuido considerablemente, y desde 1937 ha sido restringido por decreto presidencial a una extensión de 485,235 hectáreas, sobre las cuales el distrito de riego no. 18 spreads. Esta zona semiárida consiste en arcilla arenosa y suelo húmico, con temperaturas que varían de 0 ° C a 47 ° C; incluye una zona montañosa, una zona costera y un valle de regadío.

Yaquis

Demografía

En la década de 1530 se registró una población de 30,000 indios, una cifra que disminuyó a 12,000 en 1830. Después de menos de sesenta años -1830 a 1887, que corresponde al período de las guerras yaquis- no quedaron más de 4.000 yaquis en el valle. En 1905 había 18,000 habitantes. Sin embargo, debido a la deportación masiva y las guerras revolucionarias, solo quedaron 8.500 en 1930. Según el censo mexicano de 1990, el número de habitantes yaquis del estado de Sonora se ha estabilizado en alrededor de 10.000.

Yaquis

Historia

Con respecto al período prehispánico, una hipótesis de la llegada tardía de los yaquis a los valles fluviales generalmente se apoya en el limitado registro arqueológico y en los cronistas coloniales. Los acercamientos de los españoles se han registrado desde 1532. Los primeros enfrentamientos fueron con la desafortunada expedición de Diego Martínez de Hurdaide en 1607.

Hacia 1610, los yaquis aceptaron dos misioneros jesuitas: los frailes Andrés Pérez de Rivas y Tomás Basilio. Los yaquis se rebelaron contra el régimen misionero, sin embargo, y en 1741 se firmó un tratado por el cual adquirieron los derechos para mantener sus propias costumbres. El gobierno solo sería administrado por miembros de su propio grupo, y tendrían la posesión total de sus tierras, así como el derecho a retener sus armas.

En 1767, la expulsión de los jesuitas trajo el final de la paz relativa que el yaqui había disfrutado hasta el momento y colocó a las comunidades bajo el gobierno franciscano. Como resultado, los yaquis perdieron más territorio para los colonos.

En 1825, la rebelión yaqui había comenzado. Más tarde marcaría el curso de la relación entre el Yaqui y los regímenes posteriores de la República Mexicana. Este período a menudo se conoce como las “guerras de los yaquis”. Resultó en una drástica pérdida de población y desequilibrio político, condiciones que permitieron a la oligarquía continuar colonizando todo el valle.

La ofensiva genocida se intensificó durante el gobierno de Porfirio Díaz, y miles de yaquis fueron expulsados ​​a Yucatán y Quintana Roo para ser vendidos como esclavos. Cientos buscaron refugio en Arizona, en los Estados Unidos, donde han vivido desde entonces en las ciudades de Pascua, Guadalupe y Barrio Libre. La participación yaqui en el conflicto revolucionario se basó en la promesa del general Álvaro Obregón de devolver sus tierras. (Ver Artículo: Mixtecos)

La promesa no se cumplió y comenzó una nueva revuelta. Duró hasta fines de 1929, cuando el presidente Emilio Portes Gil firmó un acuerdo de paz con los yaquis que los obligó a vivir bajo la supervisión del ejército hasta 1936.

Yaquis

A través de los acuerdos alcanzados con el presidente Lázaro Cárdenas, se ratificaron 485,235 hectáreas de tierras y se las reconoció como territorio exclusivo de los yaquis. Los enfrentamientos armados llegaron a su fin y comenzó un período de reintegración, durante el cual varios miles de yaquis regresaron a sus territorios.

En 1940 el distrito de riego no. 18 fue creado, y surgieron nuevos planes para el desarrollo agrícola. Debido a la construcción de varias presas, el río, un recurso indispensable para la producción, se perdió.

Yaquis

Asentamientos

Cuando llegaron los jesuitas, los yaquis residían en asentamientos distribuidos irregularmente a lo largo del río Yaqui. Tales cuartos consistían en chozas de madera y barro en forma de cúpulas. Este patrón fue cambiado por los misioneros cuando trasladaron nativos a ocho ciudades. Aunque dos de estos pueblos tuvieron que ser abandonados debido a las luchas fronterizas y las inundaciones, su identidad tradicional se mantuvo en los nuevos asentamientos que los reemplazaron.

En la actualidad hay alrededor de cien aldeas y aldeas dentro del territorio yaqui, asignadas con fines políticos, religiosos y rituales a una de las ocho ciudades tradicionales. La vivienda tradicional consiste de solo una o dos habitaciones usadas para diferentes propósitos según la temporada. Tanto las paredes como los techos son de juncos y mezquite mezclados con barro.

Yaquis

Lengua

Afiliación Lingüística. Los Yaqui pertenecen al Subgrupo Cahita, que es un Grupo Taracahita de la Rama Sonorense de la Familia Uto-Azteca. El Grupo de idiomas Cahita ahora consta de Mayo y Yaqui, que son mutuamente inteligibles.

Yaquis

Economía

Fuentes confiables indican que los pre-contacto con los yaquis eran agricultores que frecuentemente tenían que emigrar debido a las inundaciones. Crecieron maíz, frijoles, calabazas, semillas de amaranto y algodón. Complementaron esa actividad con la caza, la pesca y la recolección, así como con las incursiones en sus vecinos más cercanos. Durante el período colonial, el trabajo fue regulado por las misiones.

Se introdujeron nuevos cultivos y la producción aumentó a tal punto que fue posible satisfacer las necesidades locales. Durante los conflictos armados, los indios pacificados quedaban a cargo de la agricultura, mientras que los “Broncos” alternaban sus actividades de combate con el trabajo como jornaleros en las haciendas. Hoy en día, la actividad económica principal de los yaquis sigue siendo la agricultura.

Desde 1940, la explotación colectiva de la tierra ha llevado al final de la agricultura de subsistencia y a una nueva necesidad de vender productos agrícolas para comprar alimentos que antes se producían localmente. Otras actividades económicas importantes son la pesca y la ganadería (que se llevan a cabo a través de cooperativas), la tala de árboles, la minería del carbón, la minería, la migración temporal y la explotación de depósitos de sal que han estado en uso desde los tiempos de los jesuitas.

Yaquis

Artes Industriales

El diseño y la fabricación de parafernalia ceremonial constituye la principal actividad artística de los yaquis. Esto no tiene un propósito comercial; los bailarines y los músicos mismos hacen los artículos para uso personal. Algunas familias se dedican a la fabricación de petates (esteras para dormir), cestas y coronas de junco, mientras que otras hacen tazas de barro y platillos que se usan exclusivamente en ceremonias.

Yaquis

Comercio

Desde el momento de las misiones jesuitas, los productos de la granja de los ocho pueblos tradicionales previstos para otras misiones que se encontraban en territorios menos fértiles. Actualmente, los cultivos y la captura se destinan principalmente a los mercados regionales y nacionales.

Yaquis

Cultura Yaquis

El trabajo agrícola es realizado principalmente por hombres, pero las mujeres ayudan con ciertas actividades durante los períodos que requieren una fuerza laboral más grande. La pesca, la ganadería y el trabajo en las minas de sal son realizados casi exclusivamente por trabajadores masculinos. Las mujeres jóvenes toman trabajos de enseñanza y están empleadas como trabajadoras sociales y ocasionalmente como ayudantes de hogar.

Tenencia de la tierra

Desde el reconocimiento presidencial de un territorio exclusivamente yaqui en 1936, el régimen de tenencia de la tierra ha sido comunal. A cada cabeza de familia se le asigna un pedazo de tierra para construir una casa y trabajar colectivamente en asociaciones de agricultores.

Grupos Kin y Descenso

Refiriéndose al período pre-jesuita, algunos escritores, como Ralph Beals, han sugerido la existencia de grupos de descendencia unilineal entre los “Cahita”. Actualmente, sin embargo, el descenso es bilateral y no existen reglas de exogamia entre los grupos de descendencia.

Terminología de parentesco

La terminología de parentesco es de tipo Yuman y similar a los sistemas Opata, Tepehuan y Tarahumara del norte de México. El sistema yaqui distingue a los parientes sobre la base del sexo del hablante y la edad relativa, particularmente con respecto a la primera generación ascendente.

Yaquis

Matrimonio

Todas las prohibiciones matrimoniales tienen que ver con parientes consanguíneos y compadres. Es tradicional que las familias de la novia y del novio lleguen a un acuerdo e intercambien regalos antes de que tenga lugar la ceremonia real. La mayoría de las bodas se realizan de acuerdo con las normas religiosas católicas; sin embargo, este no es un requisito indispensable para que los niños sean legítimos. Los matrimonios de hecho y la separación de cónyuges ocurren con bastante frecuencia.

Organización Social

La unidad de residencia básica es el ho’akame, o barrio, que consiste en un grupo de parientes que viven en una o dos logias. No hay reglas para la residencia, y la autoridad se confía al varón adulto sin discapacidad más viejo.

Herencia

Cuando muere el cabeza de familia, el adulto mayor se ve obligado a decidir qué pasará con el ho’akame en general; no hay asignación individual de la tierra o propiedad.

Socialización

El grupo doméstico y las sociedades civil, militar y religiosa socializan a los jóvenes. Los adultos enseñan tradiciones y costumbres a los jóvenes, comenzando con la lengua materna. La abuela ayuda a los padres a cuidar a los niños. La educación de niños y niñas se complementa con la asistencia patrocinada por la escuela en las festividades tradicionales.

La “tribu” Yaqui incluye a todos los individuos nacidos dentro del territorio yaqui o a los padres de Yoreme. Cada yaqui que reside en una pequeña aldea o barrio en el territorio está asignado a una de las ocho ciudades tradicionales, cada una de las cuales es una unidad política, militar y ritual. El líder yaqui reside en Vicam Pueblo. (Ver Artículo: Kikapu)

La organización política interna de cada una de las ocho ciudades es idéntica, y consta de cinco grupos gobernantes o yau’uras: las autoridades civiles, las autoridades militares, las autoridades de las fiestas (fiesteros), las autoridades eclesiásticas y las autoridades aduaneras de Semana Santa ( kohtumbre yau’uras).

Yaquis

Organización política

La máxima autoridad política en cada una de las ciudades está compuesta por los cinco gobernadores electos (cobanaos) de la autoridad civil, que están organizados jerárquicamente y se complementan con un grupo de hombres mayores.

Son responsables de la administración económica, las relaciones con agentes externos y las relaciones con el gobierno mexicano. Los gobernadores de las ocho ciudades no se reúnen excepto en ocasiones especiales que requieren decisiones con respecto a toda la tribu y sus aliados.

Control social

La autoridad militar está a cargo de mantener el orden y llevar a cabo castigos cuando las ofensas se cometen durante las ceremonias. Cuando hay un robo, asesinato o asalto, la justicia está en manos de los tribunales estatales. El gobierno federal y estatal han designado agentes en cada ciudad para que actúen como policías. La presencia de estas autoridades externas frecuentemente ha causado fricción.

Yaquis

Conflicto

La historia yaqui ha sido una serie casi ininterrumpida de luchas armadas, primero contra los conquistadores españoles y más tarde contra una oligarquía local y el gobierno federal mexicano. Desde los decretos presidenciales de la década de 1930, la lucha yaqui se ha dirigido a la definición de su límite territorial del sur y el control de los recursos marinos adyacentes.

Los gobernadores de las ocho ciudades se mantienen en contacto con los habitantes en las reuniones semanales. Debido al éxito de este sistema político, otros tipos de gobierno impuestos por el estado han sido rechazados.

Religión

Cinco días después de que los dos primeros misioneros jesuitas pusieran pie en territorio yaqui, ya habían bautizado a cinco mil indígenas yaquis. Hoy la religión Yaqui es un sincretismo complejo de creencias nativas y católicas. No hay contradicciones entre ellos, ni ninguna supremacía de uno sobre el otro.

La Virgen María se identifica con Itom Aye (Nuestra Madre) y Jesucristo con Itom Achai (Nuestro Padre). Jesús aparece en el mito como un héroe de la cultura yaqui, a quien se atribuyen las danzas rituales Pascola, Deer y Coyote; la danza ritual Matachines se atribuye a la Virgen.

Practicantes religiosos

Las autoridades de la iglesia son los custodios de la liturgia y el conocimiento ritual que subyacen a los cultos de los santos patronos de cada pueblo. También presiden los ritos de transición. Los miembros de una cofradía (hermandad religiosa o fraternidad) permanecen bajo juramento y ocupan rangos jerárquicos. Su máxima autoridad es el maestro litúrgico, o usted mismo.

Los maestros de propiedad y el te mastian (liturgista) de cada pueblo una vez ayudaron al misionero en su enseñanza, y se quedaron a cargo de realizar ritos religiosos después de la deportación de los jesuitas. Hoy, un sacerdote católico va a cada pueblo los domingos para decir misa.

Los “cantantes” son más bajos en la jerarquía. A continuación están las mujeres a cargo de los altares y templos, luego las niñas que llevan los estandartes durante los rituales, y luego los niños que participan en el ritual de Semana Santa y los Matachines.

Costumbres

Las personas responsables del cumplimiento del ciclo ritual en cada pueblo son los fiesteros, ocho hombres y ocho mujeres que son responsables de las celebraciones en honor a los santos patronos. Como en muchas áreas del México rural, hay dos grupos: moros (que usan trajes rojos) y cristianos (que usan trajes azules).

Festividades

Las celebraciones son un concurso ritual entre los dos. El ciclo ritual Yaqui sigue el calendario litúrgico católico pero pone más énfasis en fechas particulares y define dos períodos diferentes muy claramente: la Cuaresma y el tiempo regular.

Durante la Cuaresma, se imponen prohibiciones estrictas a las personas y a la kohtumbre yau’ura. Durante el resto del año, los ritos y festividades tradicionales se clasifican de la siguiente manera: festividades de organización, festividades de fraternidad religiosa y militar, festividades sindicales y festividades obligatorias de la iglesia católica.

Artesanía

El baile y la música yaqui van de la mano en sus prácticas rituales. Los bailarines Matachines, Pascola, Deer y Coyote hacen una promesa espiritual de actuar después de que son llamados a su vocación en sueños. Lo mismo les sucede a los músicos que los acompañan. La poesía, la literatura y las artes plásticas han evolucionado en las ocho ciudades.

Yaquis

Medicina

Las prácticas curativas tradicionales coexisten con las modernas. Los curanderos tradicionales, la mayoría de los cuales son mujeres, no tienen un estatus social superior. Esta ocupación es heredada de uno de los padres o un antepasado que transmite conocimiento de lo sobrenatural, hierbas, diferentes tipos de enfermedades y ritos curativos. Las principales técnicas curativas son la purificación, la preparación de remedios a base de hierbas y el amasado.

Yaquis

Muerte y vida futura

Las creencias sobre la muerte se combinan con elementos católicos. Los ritos funerarios, sin embargo, tienen un sello propio. Cuatro padrinos de la muerte están a cargo de los ritos funerarios. Al final del año en que una persona muere, se lleva a cabo un ritual para conmemorar el evento.

Vivienda

Tradicionalmente, una casa yaqui consistía en tres secciones rectangulares: el dormitorio, la cocina y una sala de estar, llamada el “portal”. Los pisos estarían hechos de soportes de madera, paredes de cañas tejidas y el techo de cañas cubierto con gruesas capas de barro para el aislamiento. Las ramas se pueden utilizar en la construcción de la sala de estar para la circulación de aire; una gran parte del día se pasó aquí, especialmente durante los meses cálidos. Una casa también tendría un patio.

Muchos yaquis en México viven en tierras reservadas en el estado de Sonora. Otros formaron vecindarios (colonias o colonias) en varias ciudades. En la ciudad de Hermosillo, colonias como El Coloso, La Matanza y Sarmiento son conocidas como distritos yaquis; Los residentes de Yaqui allí continúan la cultura y las tradiciones de la Nación Yaqui.

Yaquis

A fines de la década de 1960, varios Yaqui en Arizona, entre ellos Anselmo Valencia y Fernando Escalante, comenzaron el desarrollo de un terreno de unos 8 km al oeste de la comunidad Yaqui de Hu’upa, llamándolo Nueva Pascua, esta comunidad tiene una población (estimada en 2006) de aproximadamente 4,000

La mayoría de la población de mediana edad de Nueva Pascua habla inglés, español y una cantidad moderada de yaqui. Muchas personas mayores hablan el idioma Yaqui con fluidez, y un número creciente de jóvenes está aprendiendo el idioma Yaqui además del inglés y el español.

Yaquis

En Guadalupe, Arizona, establecida en 1904 e incorporada en 1975, más del 44 por ciento de la población es indígena, y muchos son trilingües en yaqui, inglés y español. Un barrio yaqui, Penjamo, se encuentra en South Scottsdale, Arizona. Más de 11,000 yaquis son ciudadanos o miembros de la tribu Pascua Yaqui, que tiene su base en Tucson.

La Banda de Texas de indios yaquis, una tribu reconocida por el estado bajo la Resolución SR # 989 patrocinada por el Senador estatal Charles Perry, consiste en descendientes de una banda de Montaña Yaqui que ingresó al Estado de Texas en los años 1870-1875 bajo el liderazgo de Ya’ut (líder) Ave’lino Covajori Valenzuela Urquides . La banda de Texas de indios yaquis, con más de 900 habitantes, está solicitando el reconocimiento federal.

Alimentación

Los yaquis eran agricultores. Sembraron cultivos de maíz, frijoles y calabaza. Los hombres yaquis cazaban ciervos, conejos y pequeños animales, y algunas veces pescaban en el Golfo de México. Las mujeres yaquis reunieron nueces, frutas y hierbas. Las comidas favoritas de los yaquis incluyen pan de maíz y sopas.

El cultivo alimentario más importante de los nativos americanos era el maíz indio (también conocido como maíz, que proviene del nombre de los indios taínos para la planta). La mayoría de las tribus indias crecían al menos algo de maíz, e incluso las tribus que no cultivaban maíz a menudo negociado con los vecinos por ello. Otros cultivos indios importantes incluyeron frijoles, calabazas, calabazas, girasoles, arroz silvestre, papas, batatas, tomates, pimientos, cacahuetes, aguacates, papayas y chocolate.

Yaquis

Si eran tribus de cultivo o no, la mayoría de las tribus nativas americanas tenían dietas muy carnesas. Las carnes favoritas incluyen búfalo, alce, caribú, ciervo y conejo; salmón y otros peces; patos, gansos, pavos y otras aves; almejas y otros mariscos. Casi todos los animales que vivían en las Américas en la antigüedad a veces se agregaban al menú, incluso los animales que no se consideran alimentos como puercoespines, monos o serpientes. Muchas tribus nativas americanas tenían fuertes creencias contra el desperdicio de comida, por lo que si mataban a un animal por cualquier otra razón, a menudo tratarían de comerlo. (Ver Artículo: Tojolabal)

Otros alimentos que se podían encontrar de forma natural en las Américas y que a menudo comían los indios americanos eran los huevos, la miel, el jarabe de arce y el azúcar, la sal, las nueces (incluidos cacahuetes, piñones, anacardos, nueces y bellotas), frutas (incluidos los arándanos), fresas, arándanos, frambuesas, ciruelas silvestres y caquis y una gran variedad de frijoles, raíces y verduras.

Vestimenta Yaquis

Originalmente, los yaquis no usaban demasiada ropa: los hombres usaban solo calzas de indio americano y, a veces, calzas de piel de venado, y las mujeres llevaban faldas hasta la rodilla. Las camisas no eran necesarias en la cultura yaqui, pero los yaquis a veces llevaban túnicas de piel de conejo por la noche cuando el clima se enfriaba.

Algunos yaquis llevaban mocasines de piel de venado, pero otros usaban sandalias hechas de fibra de yuca o simplemente iban descalzas. Después de la llegada de los europeos, los yaquis comenzaron a adaptar algunas modas mexicanas como bufandas rebozo, blusas de algodón y faldas largas, que decoraron con coloridos bordados florales.

Yaquis

En algunas tribus, la indumentaria india para hombres era un kilt corto o un pantalón de pieles en lugar de un taparrabos. La mayoría de los hombres indios americanos no usaban camisas, pero los guerreros indios de las llanuras usaban camisas especiales de guerra de piel de ante decoradas con colas de armiño, cabello y intrincadas canillas y abalorios. Aquí hay fotos de dos camisas de guerra Sioux tradicionales.

La vestimenta indígena para las mujeres generalmente consistía en faldas y leggins, aunque la longitud, el diseño y el material de las faldas variaban de una tribu a otra. En algunas culturas, las camisas de las mujeres indias eran opcionales y se trataban más como abrigos. En otros, las mujeres nativas americanas siempre vestían túnicas o mantos en público. Y en algunas tribus, las mujeres solían llevar vestidos de indio americano de una sola pieza.

Leave a Comment