≡ Menu

Descubre todo lo que necesitas sobre la etnia Awajun

Los awajun son un pueblo indígena de la selva peruana. Viven principalmente en el río Marañón en el norte de Perú, cerca de la frontera con Ecuador.

awajun

Historia de los awajun

A diferencia de muchos otros grupos culturales en lo que hoy es Perú, los awajun nunca fueron conquistados exitosamente por los Incas, aunque hay relatos de intentos de extenderse al territorio por parte de los Incas Huayna Capac y Tupac Inca Yupanqui.

Los conquistadores españoles se encontraron por primera vez con los awajun en 1549 cuando se fundaron las ciudades de Jaén de Bracamoros y Santa María de Nieva. Cincuenta años después, una rebelión entre los indígenas obligó a los españoles a abandonar la zona. Más tarde, en 1865, se estableció una colonia agrícola en Borja. Los intentos de los misioneros dominicos y jesuitas de convertir a los awajun fueron en gran parte infructuosos.

Tradicionalmente, la economía de los awajun se basaba principalmente en la caza, la pesca y la agricultura de subsistencia. Sin embargo, en las últimas décadas se han involucrado cada vez más en el capitalismo. Algunas comunidades ahora cultivan arroz, café, cacao y banano para la venta, ya sea en mercados locales o para el transporte a ciudades costeras como Chiclayo. El mantenimiento del oleoducto transandino y la industria de plantas medicinales también juegan un papel en la economía local.

Características

Se caracterizan por:

Grupo Semántico

Tienen un lugar con el encuentro semántico del jíbaro, que además incorpora el dialecto de los huambisa, jíbaros y achuares. En Ecuador, las awajun toman el nombre de “shuar”, sin embargo son del mismo tronco de jíbaro. (Ver articulo: Yaquis).

Población

En la división de Amazonas, los awajun son la mayoría de las reuniones étnicas locales (aproximadamente el 90%). La progresión del tiempo ha descubierto que, en gran medida, las awajun y las huambisas se mezclan y forman una solitaria reunión étnica. Viven en la zona de Condorcanqui y enmarcan una cámara awajun con líderes en el lugar, por ejemplo, El Cenepa, Nieva y Río Santiago.

Habitualmente transitorios, un inmenso imprevisto awajun se asentó en lo que hoy es el Valle del Alto Mayo, en el ramal de San Martín. En cualquier caso, la reclusión regional en la que viven es el tema principal que miran estos galantes individuos indígenas. Son una de las reuniones étnicas locales más pobres del planeta. La enfermedad interminable y la infección dominan a sus individuos.

Awajun

Su carácter libertario los ha constreñido constantemente a vivir al margen del progreso humano occidental, desarrollando, en todo caso, una rica y profunda vida que es vasta para la parte dominante de los peruanos. La entrada de peregrinos y la disminución de sus regiones genealógicas los han llevado a los extremos de miseria en que viven hoy.

Sustento y Ropa

Su régimen alimenticio depende de los plátanos, la yuca y las criaturas salvajes. Los hombres usan coronas de plumas o tawas. Los más establecidos llevan el itipac (traje) y la dama el buchak. Hacen vasijas humildes, ollas y platos de barro, tejen fanegas de enredaderas y hacen asientos de madera.

Territorio

Las awajun se extienden por toda la cuenca del río Cenepa y se distribuyen en los territorios por donde pasa la frontera entre el norte del Perú y el sur del Ecuador. Este lugar fue afectado directamente por el conflicto Perú-Ecuador.

Awajun

Religión

Los awajun creían tradicionalmente en muchos espíritus y figuras mitológicas, entre ellos: Zeus, o el Sol; Núgkui, o la Madre Tierra, Pachamama que asegura el éxito agrícola y proporciona la arcilla para la cerámica; Tsúgki, los espíritus del agua que viven en los ríos; y Bikut, o el padre chamán, que se transforma en plantas alucinógenas que, mezcladas con la ayahuasca, las drogas permiten comunicarse con el espíritu poderoso pero matan a la mitad de la población-seres.

Los hombres jóvenes tradicionalmente tomaban plantas alucinógenas incluyendo la ayahuasca para darles visiones. Se creía que las visiones eran las almas de guerreros muertos, y si el joven no mostraba temor recibiría el poder espiritual conocido como ajútap. Un hombre con tal poder espiritual sería invulnerable en la batalla. En un pasado lejano, los awajun se dedicaban a la práctica de encoger cabezas humanas para hacer tsantsa. Los misioneros evangélicos comenzaron a contactar a los awajun a mediados del siglo XX, y hoy en día muchos awajun se han convertido al cristianismo.

Dioses y diosas

En su mundo interno, la awajun tiene fe en cinco seres divinos: Etsa, o Padre Sol, destructor de una presencia maligna desde el principio del mundo, llamada Ajaim; Nugkui, o madre tierra, o madre tierra, que le da el desarrollo y el barro para el gres; Tsugki, o madre de agua o arroyo, que vive en las vías fluviales; Ajútap, o padre guerrero, espíritu de los viejos soldados que transmigra persistentemente; y Bikut, o extraordinario racionalista awajún, un ser increíble que se transforma en el toé, planta psicodélica que, mezclada con la ayahuasca, influye en ellos para interactuar con otros universos superiores.

Para el awajun, todos los hombres tienen dos espíritus: el iwaji, que sube al paraíso, y el iwakni, que permanece en la tierra como una pequeña presencia maligna. Para ellos, el bosque está repleto de espíritus, los hombres se transformaron en árboles o criaturas. Curiosamente, para ellos, el Chullachaqui, conocido como el temido demonio en otras zonas amazónicas, es una sustancia que asegura el medio ambiente, un compañero de las plantas que exclusivamente asusta a los depredadores de la naturaleza. (Ver articulo: Huastecos).

Costumbres

Los awajun gozan de una gran diversidad de costumbres que los caracterizan, tales como:

Arreglos de vivienda

Las familias awajun, monógamas o polígamas, vivían tradicionalmente en vecindarios dispersos de parientes relacionados por ascendencia y matrimonio. La construcción de carreteras y el establecimiento de escuelas bilingües y puestos de salud han dado lugar a un patrón de asentamiento más agrupado y, en algunos casos, a la aparición de aldeas densamente pobladas.

Ejemplos de pueblos awajun son Yutupiza en el río Santiago y Japaime en el Nieva.

Awajun

Los pueblos para los cuales existe un patrón de población nucleada se denominan “yáakat” en su lengua materna, y no tienen calles, senderos o plazas, sino que están constituidos por casas de construcción tradicional. Estas casas están distribuidas en una especie de forma asimétrica y la tendencia suele ser colocarlas en forma lineal a lo largo del río.

Entre los awajun existe una institución tradicional de ayuda mutua conocida en su lengua como ipáamamu, que se manifiesta sobre todo en la construcción de viviendas para parejas jóvenes, en la limpieza de campos y, con menor frecuencia, en la siembra de yuca y maní.

Los awajun eran tradicionalmente una población seminómada, reubicándose regularmente a medida que la fertilidad del suelo y las poblaciones de caza silvestre declinaban en las inmediaciones de sus casas. Tales reubicaciones se han vuelto más raras a medida que los awajun encuentran que su rango de movimiento se limita cada vez más a las tierras comunitarias tituladas, que en algunos casos están ahora rodeadas por granjas y pueblos de colonos no indígenas.

Caza, recolección y agricultura

Las principales especies de animales que son cazados por los awajun incluyen el sajino, el huangana, el tapir brasileño (sachavaca), el pequeño caldero rojo, el ocelote y el otorongo (jaguar). Las especies que se cazan con menos frecuencia son el majaz, el ronsoco, el achuni, el añuje, el carachupa, la nutria, diversas clases de monos y aves.

Los animales que cazan no sólo proporcionan carne, sino que también se utilizan la piel, las plumas, los dientes y los huesos. Por lo tanto, la caza tiene un doble propósito: para las necesidades alimenticias y también para la fabricación de artesanías, medicamentos y artículos utilizados en la brujería. Tradicionalmente, la tribu cazaba con una lanza perfeccionada con pijuayo (una palmera de madera muy dura) y la cerbatana. En la actualidad la lanza ha sido desplazada casi por completo por la escopeta de perdigones, pero también siguen utilizando la cerbatana.

Awajun

Recogen el fruto silvestre de algunas palmeras, como la uvilla algunos arbustos, y brotes de palmeras, así como tallos, corteza, y resinas. Extraen leche caspi y recogen la miel de abejas silvestres, gusanos comestibles (suris), coleópteros, plantas medicinales y lianas. Utilizan todo lo que recolectan ya sea para la alimentación, la artesanía, la medicina tradicional, la brujería o como combustible, adhiriéndose a un patrón ancestral de autosuficiencia. Los awajun son conocidos entre los naturalistas por su sofisticado conocimiento de la flora y fauna de la selva tropical, que ha sido objeto de extensos estudios por parte de etnobotánicos y etnozoólogos.

Como instrumentos agrícolas, utilizan el tradicional wái (palo con punta afilada, hecho de la madera de la palmera pijuayo), junto con el hacha, el machete y la pala. (Ver articulo: Xinca).

Otras actividades

Los principales oficios son las actividades masculinas como la fabricación de cuerdas, la cestería, la construcción de canoas y textiles; y las actividades femeninas como la cerámica y la fabricación de collares con semillas, alas pequeñas de insectos y cuentas. Los hombres hacen tocados de exquisitas plumas y cintas de algodón en cuyas puntas colocan plumas y cabello humano. Estos adornos se guardan en cajas de bambú.

Awajun

Leave a Comment