≡ Menu

Todo sobre la Galería Nacional de Londres

La Galería Nacional de Londres es el museo principal de la ciudad, situado en el municipio de Westminster en todo el centro de Londres con más de 2300 pinturas en su interior. En el artículo de hoy nos dedicaremos a realizar un recorrido a todo lo referente sobre esta importante galería de arte, su historia, arquitectura y más.

Galería Nacional de Londres

Historia de la galería nacional de Londres

Finalizando el siglo XVIII ocurrió lo que se denominó la nacionalización de las colecciones reales de media Europa. La colección real de Baviera fue inaugurada al público en el año 1779, la de los Médicos en Florencia en el año 1789 y , por otro lado el museo francés del Louvre fue abierto con la colección real francesa en 1793.

En contraposición, Gran Bretaña no siguió dicho modelo y la colección real británica estuvo en manos   de los soberanos desde entonces hasta la actualidad. No obstante, la alerta social a raíz de la dispersión de importantes colecciones privadas y el anhelo de instruir al público general fueron los motores que impulsaron la necesidad de poseer un museo gratuito y de perfil didáctico que tuviera en sus interiores modelos representativos de los estilos más valorados de aquella época.

En el año 1777, el gobierno británico pudo obtener la compra de una colección de arte de categoría internacional, que habían dejado los descendientes del político Robert Walpole. El parlamentario John Wilkes propuso al gobierno comprar este invaluable tesoro y que se le depositara en ”una galería noble… que debía ser construida en un jardín espacioso del Museo Británico”.

A pesar de esto, no se llevó a cabo ningún movimiento de compra y veinte años más tarde la colección Walpole fue comprada por completo por Catalina la Grande y actualmente se encuentra en exposición en el Hermitage de San Petersburgo.

Luego de esto, se ideó un plan para conseguir las 150 pinturas de la Colección Orleans de París pero fracasó, aunque el tanto el primer ministro y el Rey estaban interesados en la propuesta.​ La Galería Nacional de Londres hoy en día se encuentra exhibiendo veinticinco pinturas procedentes de esta colección, incluyendo la primera de su inventario, no obstante, llegaron años después por diferentes motivos.

Para el año 1799 el comerciante Noel Desenfans ofreció una colección completa al gobierno británico, tanto él como su socio Sir Francis Bourgeois la habían juntado por orden del rey de Polonia. Sin embargo, no pudieron colocarla en venta, puesto que Polonia fue disuelta como país luego de abolirse su independencia en 1795.

Dicha colección fue dada como una donación a las autoridades británicas la cual rechazaron. A consecuencia de esto, el socio Bourgeois en su testamento la dejó a la antigua escuela Dulwich College, así como 2000 libras para la construcción de una sede. La exposición de la colección se dio en el año 1817 como la primera pinacoteca pública de Inglaterra: la Dulwich Picture Gallery.

Por otro lado, el comerciante escocés William Buchanan y otro coleccionista conocido como Joseph Count Truchsess, juntaron diferentes colecciones de arte como base para una futura colección nacional, pero todas las ofertas por las mismas fueron denegadas.

Galería Nacional de Londres

Una vez que se realizó la venta de la colección Walpole, artistas como James Barry y John Flaxman hicieron énfasis en la necesidad de construir una Galería Nacional de Londres. Los argumentos de estos artistas fueron que una escuela británica de grandes pintores solo podía florecer si los jóvenes artistas conocían el canon europeo de pintura así como los estilos pasados.

El Instituto Británico, se inauguró en 1805 por un selecto grupo de aficionados británicos, la fundación de este instituto pretendía dar una solución a la necesidad ya mencionada. Algunos de los socios prestaron obras para que las exposiciones cambiaran cada año y se abriera una escuela de arte durante la temporada de verano.

No obstante, algunas de las obras que eran prestadas eran de un estilo mediocre, lo que conllevó que los artistas criticaran la institución y la vieran como un hecho oportunista para que la nobleza expusiera sus viejos cuadros con el fin de aumentar su valor.​ Uno de los miembros fundadores de la institución, Sir George Beaumont, fue el principal responsable de la construcción de la Galería Nacional de Londres, ofreciendo como regalo 16 pinturas.

Años más tarde, otra gran colección de arte salió al mercado la de difunto reciente: John Julius Angerstein. El artista también era un banquero que había nacido en Rusia pero residenciado en Londres, su colección tenía un total de 38 pinturas, incluyendo obras de Rafael y la serie de cuadros Casamiento a la moda de Hogarth.

Galería Nacional de Londres

El 1 de julio de ese mismo año, George Agar Ellis un político liberal, le propuso a la Cámara de los Comunes la compra de la colección. Esta propuesta fue respaldada por la anterior donación de 16 cuadros de Beaumont, la cual marcaba dos condiciones: la primera establecía que el gobierno comprara la colección de Angerstein y la segunda, que ambas colecciones se exhibieran en un lugar apropiado.

Fundación

La Galería Nacional de Londres abrió sus puertas al público el 10 de mayo de 1824, teniendo como sede la antigua casa del artista Angerstein en el número 100 de la calle Pall Mall. A las pinturas de este artista se le unieron posteriormente en el año 1826 las otras obras de la colección Beaumont, y en l año 1831 se le juntó el legado de 35 pinturas del reverendo William Holwell Carr.​

En un principio, el experto encargado del mantenimiento de estas pinturas era William Seguier, el mismo también adoptó toda la responsabilidad de dar marcha el museo. Sin embargo, para el mes de julio del año de su apertura parte de su responsabilidad recayó en el recién creado Board of Trustees.

La Galería Nacional de Londres por lo general se encontraba repleta de personas, las salas eran calurosas y su tamaño era pequeño en comparación con el museo del Louvre de París, por lo que dada un poco de vergüenza. A pesar de ello, Agar Ellis actual patrón del museo, valoraba el lugar por estar ubicado en la misma arteria de Londres, es decir, un sitio céntrico para poder captar el interés del público de Londres.

A causa de un derrumbamiento la Galería debió ser trasladada temporalmente al número 105 de Pall Mall, un lugar que el novelista Anthony Trollope describió como: “lúgubre, sin brillo, angosto, mal adaptado para la exhibición de los tesoros que poseía”.​ Posteriormente este bloque fue demolido para abrir un camino a la Terraza Carlton House.

En el año 1832 se dio inicio de la construcción del edificio actual de la Galería Nacional de Londres llevado a cabo por William Wilkins en el sitio de las antiguas Caballerizas Reales en Charing Cross, un área que ha sido modificada desde 1820 en Trafalgar Square.

​En la década de 1850 estuvo bajo evaluación la opción de mudar el museo a South Kensington, pero la propuesta no fue a ningún lado. En Trafalgar Square las colecciones podían ser visitadas por las personas de todas las clases sociales, lo que le quito importancia a otros hechos como la contaminación del centro de Londres o los defectos del edificio de Wilkins. Según con la Comisión Parlamentaria de 1857: “La existencia de los cuadros no es el propósito final de la colección, sino solo el medio para dar a las personas un disfrute ennoblecedor”.

Directores y aportes

Para la época en que se abrió el museo, las pinturas de los siglos XV y XVI eran el motivo de interés de la Galería Nacional de Londres, y por casi treinta años todas las adquisiciones que se dieron por el patronato fueron principalmente obras del renacimiento, un criterio que dejaba afuera pinturas de otros estilos.

Este exclusivismo hizo que la galería perdiera múltiples ofertas de compra de obras y más tarde conllevó a un desorden en cuanto a la administración de lugar con ninguna adquisición entre 1847 y 1850. Es por este motivo que para el año 1851 se denominó a un nuevo director del museo, con autoridad superior a la de los patronos. Muchos esperaban que este puesto se le fuera asignado al historiador de arte Gustav Friedrich Waagen, puesto que la galería le consultaba acerca de cuestiones técnicas como la luz y la presentación de la colección.

No obstante, el hombre predilecto por la reina Victoria, su marido el príncipe Alberto y el primer ministro, Lord Russell, era el conservador de las pinturas del museo: Sir Charles Lock Eastlake, quién además era el presidente de la Royal Academy, y había sido una persona importante en la fundación de la Arundel Society, al igual que era amigo cercano de la gran mayoría de los expertos en el arte de Londres.

Este nuevo director era un aficionado a las obras realizadas por artistas principiantes del norte de Italia de la época medieval, un estilo artístico que había sido dejado de lado por la administración de la Galería Nacional de Londres que que comenzaba a recuperar valor gracias al interés de los entendidos. Eastlake realizó tours anuales por el continente y por Italia particularmente, en busca de obras para las nuevas colecciones del museo.

De esta manera, pudo adquirir 148 obras en el extranjero y 46 en Inglaterra,​ de las cuales eran trabajos excepcionales de la Batalla de San Romano de Paolo Uccello. El director también reunió para si mismo una colección distinta durante su período administrando el museo, que estaba conformada por pinturas que no serían de interés a los patronos de la galería. Su última meta era que las mismas entraran también entre las colecciones del lugar, lo cual sucedió tras su muerte por su esposa Lady Eastlake y su amigo y sucesor en el museo, William Boxall.

La falta de espacio en la Galería Nacional de Londres siguió siendo uno de los problemas más importantes durante el segundo periodo. En 1845, se donó un extenso legado de pinturas británicas por Robert Vernon, las cuales no cabían dentro del edificio Wilkins por lo que fueron exhibidas en la propia casa de Vernon en el número 50 de Pall Mall y después en la Marlborough House.

​Luego de esto el museo entró en un estado más drástico con la siguiente donación por el pintor J. M. W. Turner que consistía en todo su estudio, con la excepción de algunas obras no concluidas. La entrega se dio en el año 1851 luego de la muerte del artista.

Las primeras 20 pinturas fueron expuestas en el Marlborough House en 1856.​ El testamento de Turner alegaba que dos de sus pinturas debían ser exhibidas al lado de las de otro artista llamado Claudio de Lorena, una condición que se ha cumplido desde entonces hasta la actualidad, sus pinturas son dadas a conocer en la sala 15 de la galería.

A pesar de esto, el legado dejado por Turner no ha sido expuesto por completo en el museo, dado que sus obras se encuentran divididas entre la Trafalgar Square y la Clore Gallery, una pequeña extensión construida a la Tate Gallery completada en 1985.

Inicios del siglo XX

La crisis agriaría que se dio a inicios del siglo XX afectó al Reino Unido lo que provocó que muchas familias aristócratas, terratenientes, tuvieran que manejar de otra manera su dinero y vender algunas de sus pinturas. Sin embargo, los museos nacionales británicos no estaban en posición de pagar los precios elevados del mercado del arte por los artistas norteamericanos.

A consecuencia de todo este hecho se creó la Fundación Nacional de Colecciones de Arte, una sociedad de donantes que se dedicó a detener el flujo de obras de arte fuera del país. La primera adquisición fue por parte de la Galería Nacional, La Venus del espejo (Rokeby Venus) de Velázquez en 1906, seguida del Retrato de Christina de Dinamarca de Holbein en 1909.

De una misma manera, a pesar de la crisis que sufrían los aristócratas, la siguiente década estuvo marcada por parte de los los coleccionistas americanos. En el año 1909 el industrial Ludwig Mond brindó a la Galería Nacional de Londres 42 pinturas italianas renacentistas, incluyendo la Crucifixión Mond de Rafael.

Otras obras importantes que fueron donadas al museo fueron de George Salting en 1910, Austen Henry Layard en 1916 y Sir Hugh Lane en 1917, este último fue el legado más destacado de la galería, puesto que incluía pinturas impresionistas, que eran poco valoradas para ese entonces.

Segunda guerra mundial

Poco tiempo después de que inició la Segunda Guerra Mundial, las obras fueron trasladadas a diversas ubicaciones en Gales, incluyendo Penrhyn Castle y los colegios universitarios de Bangor y Aberystwyth.​ En 1940, mientras sucedía la Batalla de Francia bramaba, se buscaba un lugar de almacenamiento más seguro por lo que se discutió la posibilidad de mover las pinturas a Canadá.

A pesar de esto, el plan fue negado por Winston Churchill, quien redactó un telegrama al actual director de la galería Kenneth Clark que decía: ”Entiérralas en cuevas o sótanos, pero ninguna pintura debe dejar estas islas”.

Arquitectura de la Galería Nacional de Londres

Una vez habiendo expuesto a detalle la historia sobre la fundación de la Galería Nacional de Londres, nos resulta también pertinente hacer una descripción igualmente de detallada acerca de la arquitectura de este importante museo.

Edificio original

La primera sugerencia de la Galería Nacional de Londres en Trafalgar Square vino de la boca de John Nash, quien proyecto el edificio en King’s Mews, mientras que otra construcción semejante a Parthenon para la Real Academia se encontraba en en el centro.​ La baja en la economía previno que esta idea se edificara pero una competencia por el Mews tenía lugar en 1831, donde Nash publicó un diseño con C. R. Cockerell como su segundo arquitecto.

La popularidad de Nash era muy resaltante para aquel entonces, sin embargo, el trabajo se le fue otorgado a William Wilkins, quien también se involucró con la selección del lugar y dio a conocer algunos de sus bocetos. Lo que esperaba edificar el arquitecto era un “Templo de las Artes, nutriendo el arte contemporáneo a través de un histórico ejemplo”,​ pero la comisión del museo determinó el como se vería el diseño final de la galería.

Antes de que se completas la edificación, la Galería Nacional de Londres era el ridículo por parte del público, esto se debía a que una parte del boceto había sido publicado por la Gaceta Literaria en 1833, dos años antes de terminarse, su infame dibujo fue la pieza frontal de Contrasts (1836), un tratado influyente por A. W. N. Pugin, como un ejemplo de la degeneración del estilo clásico.

Remodelaciones y restauraciones

Posteriormente se realizaron remodelaciones y restauraciones a algunas partes de la galería que eran muy similares a detalles arquitectónicos que se veían en las regiones del oeste. Se empleó el mármol negro para al revestimiento de los marcos de las puertas, dando a las extensiones cierto aspecto antiguo. El estilo clásico se uso en la Galería Nacional de Londres a partir del año 1929, cuando el estilo Beaux-Arts se estaba desarrollando por el comerciante de arte y encargado Lord Duveen.

En los mosaicos utilizados se puede leer una sátira del siglo XIX por la decoración de los edificios públicos, como un acto a la memoria de Alberti Frieze of Parnassus. El mosaico que se encuentra en el centro representa ”El despertar de Los Museos” incluyendo retratos de Virginia Woolf y Greta Garbo, subvirtiendo el tono de la alta moral por los victorianos antepasados, En lugar de las siete virtudes del cristianismo, Anrep ofreció su propio set de virtudes Modernas, incluyendo “Humor” y “Mente Abierta”; las figuras alegóricas son retratadas en sus contemporáneos, incluyendo a Winston Churchill, Bertrand Russell y T. S. Eliot.

Ubicación

La Ubicación de la Galería Nacional de Londres fue elegida estratégicamente con el objetivo de captar la atención de un gran número de persona de todas las clases. Es por esta razón que la galería se encuentra situada en el municipio de Westminster, un lugar céntrico de la ciudad de Londres en donde se ha logrado obtener la atención y visitas tanto de las personas que viven en la zona como de los turistas.

Lugares de interés próximos a la Galería Nacional de Londres

Al estar situada en un lugar tan céntrico, la galería también se encuentra cerca a otros lugares interesantes, entre los cuales se puede mencionar: el museo británico en donde exponen diversas colecciones de arte que atrapan al visitante. También se encuentra próximo el London Eye, una especie de rueda de la fortuna en donde se puede apreciar desde las alturas la hermosa vista de la ciudad de Londres.

Horarios

En lo que respecta a los horarios que manejan dentro de la galería, el museo se encuentra trabajando todos los días de la semana. El mismo abre sus puertas a partir de las diez de la mañana hasta las seis de la tarde, no obstante, su cierre comienza a las cinco y media. Igualmente, los días viernes la galería extiende su apertura hasta las nueve de la noche por ser el día más concurrido.

Transporte

Para llegar a la Galería Nacional de Londres hay dos métodos, el primero es por medio de los autobuses de la ciudad que se posicionan en la estación Trafalgar Square con diferentes rutas cada día, por lo que se debe tener en cuenta la hora y día de la semana para saber cual es la mejor ruta a elegir. De una misma manera, también se puede llegar al museo utilizando el metro que lo dejara en dos estaciones cercanas al lugar: Charing Cross y Embankment.

 

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. Le hacemos la invitación a leer también: Museo de Victoria y Alberto y Reina Sofía

Leave a Comment