≡ Menu

Descubre lo que necesitas saber antes de visitar el museo del Hermitage

El museo del Hermitage, nació de la colección adquirida por la emperatriz Catalina II y creció con los años llegando hacer una de las más grandes del mundo. Logró sobrevivir a la Revolución Rusa y a pesar de empobrecer el legado de la monarquía, logró recuperarse de nuevo y convertirse en uno de los museos más importantes del mundo. Le invitamos a conocer en detalle todo sobre el museo del Hermitage, aquí.

MUSEO DEL HERMITAGE

Historia del Museo del Hermitage

Puede que les parezca curioso, pero la mayoría  de los museos del mundo iniciaron sus colecciones en los gustos personales de la colección de la monarquía o de un particular y el Museo del Hermitage no es la diferencia. Se establece como fecha de su fundación el año 1764, el mismo se creó en principio para colocar la adquisición de una colección de arte de la emperatriz Catalina II, la cual fue comprada a un coleccionista berlinés, llamado Johann Ernest Gotzkowski.

A solicitud de la emperatriz se inicio la construcción un edificio que al ser terminado fue llamado el Pequeño Hermitage, en ese espacio Catalina II planificaba veladas para personas cercanas. Siendo hija de un príncipe alemán, Catalina II, gozaba de una excelente educación y habían desarrollado en ella el gusto por las artes y las ilustraciones. Su nombre de pila era Sofía Federica Augusta von Anhalt-Zerbst. Se convierte en emperatriz al casarse con Pedro III de Rusia quien fue un Zar.

Catalina La Grande como llegó a ser reconocida, se encargó de establecer de manera permanente correspondencia con Voltaire y Diderot, quienes eran escritores, historiadores, filósofos franceses. Catalina no tenía límites para invertir en crearse una imagen de gobernante culta e ilustrada.

La imagen que deseaba transmitir al país era para ella de suma importancia, debido a que Catalina no era muy bien vista, debido a que a través de un golpe de Estado que ella misma le dio a su esposo Pedro III, es que había logrado llegar al trono.

MUSEO DEL HERMITAGE

En realidad la colección lograda por Johann Ernest Gotzkowski quien era un comerciante prusiano muy exitoso, logró una colección bien variada que era en realidad para el rey de Prusia Federico II el Grande, sin embargo, el desenlace de la Guerra de los Siete Años terminó dejando en banca rota al Estado, por lo que el rey de Prusia se vio obligado a desistir de la compra.

Gotzkowski como comerciante y que además tenía ciertas obligaciones económicas con el gobierno ruso, le ofreció la colección a Rusia. La oferta del comerciante fue la oportunidad de Catalina II, para  terminar de humillar al enemigo y por supuesto hacer ver un estado económico de Rusia, que no era cierto, ya que también estaba golpeada por la guerra.

Johann Ernest Gotzkowski no conocía mucho sobre arte, pero a pesar de su ignorancia en el tema la colección contaba con 225 pinturas en las que en realidad había verdaderas obras maestras. Poco después de la compra de Catalina II, sus emisarios rusos en otros países europeos, se encargaron de incrementar la colección, haciendo compras de antiguos maestros y encargos a los artistas contemporáneos. También Rusia adquirió la colección del conde Heinrich von Brühl, la colección del conde Baudouin de París y la colección de sir Robert Walpole, un británico.

De esta manera fueron enriqueciendo la colección del Museo del Hermitage, con cientos de obras valiosas, entre las que debemos resaltar la adquirida del barón Crozat,  un banquero amante del arte, quien en el año 1.772 vendió su colección al Hermitage, de esta manera el museo adquirió obras recibió entonces la “Sagrada Familia con San José imberbe” de Rafael, obras de Tiziano, de Rembrant,  La “Judith” de Giorgione, entre muchos otros.

En el año en el que falleció Catalina II en 1.796 el museo de Hermitage tenía una colección de pinturas que superaba las 3.900 obras.  Pero la colección del museo no se quedo allí, sus herederos continuaron adquiriendo obras, que ampliaban la colección de arte.

Este museo era para el disfrute de la monarquía y sus allegados, sin embargo para el año 1.852 el museo se convirtió en un espacio que podría ser visitado por el público. La gran idea fue de Nicolás I, quien mandó a construir un edificio adjunto al Palacio de Invierno, a pesar de necesitar un permiso especial para conocer las obras del Nuevo Hermitage, ya no era exclusivo de la monarquía y sociedad burguesa de la época.

Con la llegada de la Revolución en el año 1.917 los bienes de la monarquía pasaron a ser del Estado Ruso, esta medida hizo de alguna manera que la colección siguiera creciendo, ya que las obras que eran adquiridas en las requisas que el Estado realizaba a las viviendas de los aristócratas rusos, eran llevadas a los espacios del Hermitage.

El uso dado disminuyeron la colección majestuosa que tenía el museo, porque muchas de las obras eran vendidas, ya que el Estado necesitaba dinero. Los años entre 1.928 y 1.933 fueron los años en los que más empobrecieron la colección, ya que muchas de las obras eran enviadas a subastas y otras regaladas a políticos y empresarios.

MUSEO DEL HERMITAGE

Para que tengan una idea del desastre realizado a la colección podemos nombrar la pérdida de las obras maestras de van Dyck, Rafael, Velázquez, Perugino, entre muchas otras. A mediados del siglo XX se desmanteló en Moscú  el Museo de Nuevo Arte Occidental y algunas de las obras fueron llevadas al Museo del Hermitage, nutriendo de alguna manera la maltratada colección.

De esta manera llegaron obras de artistas impresionistas y postimpresionistas. Desde el año 2007 el museo tiene un proyecto en marcha en donde realizan exposiciones y realizan compras de obras de pintores de la actualidad, aunque esta práctica no es bien vista por los ortodoxos y conservadores.

Siglo XVIII

En el siglo XVIII en la segunda mitad de éste, la emperatriz Catalina La Grande invertía gran parte de su tiempo, a incrementar la colección de lo que conocemos hoy en día como Museo del Hermitage. También de manera paralela se estaba realizando la construcción de la edificación. De las colecciones que fueron sumadas en este siglo al museo se encuentran la exclusiva colección del Conde Heinrich von Brühl que incluye obras de Rembrandt y Rubens.

Las obras de Rafael, las de van Dyck que posteriormente fueron entregadas por la Revolución, fueron compradas al Barón Crozat. Hay obras de Murillo, Rubens. Enriquecieron la colección con una serie de artistas holandeses, franceses y flamencos, a través de las colecciones del Conde de Baudouin. Más de trescientas esculturas renacentistas, griegas y romanas, así como antigüedades que fueron traídas desde Roma a petición de la emperatriz.

MUSEO DEL HERMITAGE

Existe una carta escrita por Catalina II dirigida a Fréderic Melchior Grimm, quien era amigo de Diderot, en la que le comentaba sobre la colección privada, nombra 38.000 libros, 10.000 dibujos y grabados y más de 10.000 esculturas, lo que permite identificar que para la época fue en donde se produjo la mayor adquisición de la emperatriz. Para la fecha se trataba de una colección privada, ya que no estaba disponible al público.

Siglo XIX

La colección de la emperatriz no dejo de crecer aún después de su fallecimiento, sus herederos se encargaron de continuar incrementando la colección iniciada, podemos resaltar entre las obras adquiridas en el siglo XIX las obras de Caravaggio, las obras de Tiziano y la obra de Madonna Litta cuya autoria se le atribuye a Leonardo Da Vinci, esta adquisición fue realmente controversial, debido a que el gobierno Italiano, no fue el comprador de la misma.

Alejandro I de Rusia sumó a las obras la colección privada de Josefina, la cual estaba conformada por una serie de esculturas y pinturas, sus herederos no eran amantes del arte y el Zar Alejandro I, no perdió la oportunidad para comprarla.

En el año 1.837 se inicio un incendio en el palacio que puso en riesgo la colección resguardada en el pequeño Hermitage, sin embargo, fue solo un gran susto. Otras de las colecciones que fueron añadidas a la colección de la emperatriz fue la que se encontraba en el Palacio de Barbarigo, la cual contaba con unas obras de Tiziano.

La monarquía Rusa era capaz de pagar cifras que no podían ser igualadas por los gobiernos de los países de los famosos artistas oriundos, por lo que perdían grandes piezas de arte por no poder superar las ofertas. Otra de las acciones importantes que incrementaban el patrimonio artístico, fue el aumento de los fondos arqueológicos, con ello, logró comprar en una subasta parte de la colección del Marqués de Cavelli, la cual comprendía, vasijas, esculturas y piezas de bronces.

A finales de siglo lograron comprar la colección de Basilevski que estaba conformada por piezas de marfil, esmaltes. Para suerte de algunos ya no se trataba para el año 1.852 de una colección privada de la monarquía, ya que el emperador Nicolás I, había convertido al pequeño Hermitage en un museo imperial.

A pesar que debían ser adquirido un permiso especial y en realidad solo las clases más pudientes tenían acceso a la colección, podemos decir, que se abre al público la colección iniciada por Catalina II. Las instalaciones fueron adecuadas y decoradas para que el público disfrutara de la exhibición.

Actualidad

El Museo del Hermitage nunca ha dejado de crecer, es importante señalar que los museos se desarrollan de muchas maneras no solo adquiriendo piezas que nutran sus colecciones. Una de las maneras de crecer y dinamizarse es como lo hace actualmente el museo del Hermitage, apoyando una serie de proyectos en el extranjero, en los que contribuye y colabora con la puesta en exhibición de otros museos.

MUSEO DEL HERMITAGE

Dentro de estos proyectos podemos resaltar la inauguración del museo Hermitage de Ámsterdam en Holanda, también la sala dedicada al museo  en uno de los edificios históricos de Londres en el Reino Unido, entre otros. Uno de los proyectos es su extensión como museo en la ciudad de Barcelona en España.

Edificios que lo componen

El Museo del Hermitage está constituido en realidad por un complejo de edificios que en principio eran las residencias de los Zares de Rusia, llamados el Palacio de Verano y el Palacio de Invierno, ubicados en San Petersburgo. En realidad en poco tiempo se convirtió en la ciudad capital de Rusia, por lo que fueron mudados una serie de dependencias oficiales a los espacios adyacentes de estos palacios.

El Museo está conformado por seis edificios que se encuentran ubicados a un lado del río Neva siendo el Palacio de Invierno el edificio principal del mismo, debido a que fue en este palacio en donde se residencia Catalina II, luego del golpe de Estado que le confirió a su esposo el Zar Pedro III. La emperatriz Isabel mandó a construir esta edificación en los años 1.754 y la obra fue terminada en el año 1.762.

El diseño arquitectónico del mismo estuvo a cargo del italiano Bartolomeo Rasterlli, cuando concluyó la construcción ya la emperatriz Isabel había fallecido.  Sin embargo la primera edificación fue el Palacio Menshikov, que era la residencia del gobernador de San Petersburgo, el mismo fue construido en el año 1.710, era para la época el Palacio más lujoso de la ciudad.

MUSEO DEL HERMITAGE

Cuando la emperatriz Catalina La Grande como también era conocida Catalina II, llegó al Palacio de Invierno, mandó a construir una edificación de menor tamaño, justo al lado del gran Palacio de Invierno, dándole el nombre del pequeño Hermitage, estamos hablando de los años 1.765 y fue concluido en el año 1.769, su diseño estuvo a cargo de el arquitecto De la Mothe.

Allí comenzó Catalina II a formar su colección de obras de arte, la cual crecía de manera indetenible, por lo que mandó a construir otro edificio que fue llamado el viejo Hermitage, el cual estuvo listo en el año 1.787. También mandó a construir el Teatro del Hermitage, el cual fue construido al otro lado del canal por el arquitecto Quarenghi.

También forma parte del complejo el edificio del Estado mayor a principios del siglo XIX, es de resaltar un arco en el que se encuentra una escultura en bronce de un carruaje llevado por 6 caballos, figura que resalta para ingresar a la plaza del Palacio.

Palacio de Invierno

En realidad debemos comentar de varios Palacios de Invierno el original mandado a construir por Pedro el Grande, el cual fue construido de manera que el mundo pudiera conocer sobre el poderío y la grandeza de esa Rusia Imperial. El Palacio de Invierno es aún hoy en día una edificación majestuosa. El estilo arquitectónico del mismo es barroco isabelino, llamado así porque cumple con muchas de las solicitudes y preferencias de la emperatriz Isabel I, quien lo mando a construir.

Posee 1.500 habitaciones, su fachada mide 150 metros de largo y 30 de alto. El edificio original  sufrió un incendio y además fue el bastión de la revolución, por lo que ha sufrido en los años de historia, algunos daños y reconstrucciones y por ello, al principio comentamos que en realidad se trata de varios Palacios de Invierno. El mismo ha sufrido sobre todo en la parte interna algunas modificaciones a la estructura original.

Exhibiciones

En realidad el Museo del Hermitage tiene una colección muy diversa, si bien la emperatriz Catalina II, comenzó la colección con pinturas, la misma creció de forma impresionante adquiriendo todo tipo de expresión artística, esculturas, dibujos, cerámicas, antigüedades, monedas y más. Por lo tanto, dentro de la exhibición podemos encontrar una sección dedicada al arte prehistórico, cuyas piezas fueron colectadas en los diferentes hallazgos realizados en expediciones en territorio ruso, también en Siberia, dentro de las que destaca las venus prehistóricas.

También robustecen la colección de arte prehistórico con una serie de piezas entre las que se encuentran petroglifos, figuras neolíticas halladas en algunos yacimientos rusos, herramientas, broches y una cantidad importante de objetos de la Edad del bronce. También enriquecen de manera extraordinaria la colección las piezas de cobre y bronce,  hermosas figuras elaboradas en oro, cerámica y piezas de barro del Mediterráneo, obtenidas en las excavaciones realizadas en Ucrania y los Balcanes. Es una exhibición que cubre la era desde el Paleolítico inferior hasta le primer milenio antes de Cristo.

La sección de la Antigua Grecia y Roma está conformada por al menos 160.000 piezas de arte que van desde objetos hallados en excavaciones arqueológicas  hasta bustos esculpidos en mármol, es una variedad amplia de objetos que se exhiben en este impresionante museo. Pueden ser observados vasijas, joyas de oro, gemas, sarcófagos y más. La  colección de esta sección abarca desde el siglo XV antes de Cristo hasta el siglo IV después de Cristo.

La Sección de Pintura Occidental, como ya hemos señalado el museo de Hermitage contiene una de las colecciones de pintura más amplias del mundo. Se exhiben pinturas italianas del siglo XIII al siglo XIX, en donde por supuesto resaltan las obras de Rafael, Tiziano, Leonardo Da Vinci, Caravaggio.

Existen obras que son reconocidas a nivel mundial y que se han convertido en referencia para los visitantes, por lo que siempre, tendrá que hacer lo posible de sortear una cantidad de personas aglomeradas, disfrutando de las mismas, como son La Madonna Litta y la Madonna de Benois, la Judith, entre muchas otras.

La colección de pintura española, es otra de las más importantes fuera de España, donde destacan trabajos del Greco, José de Ribera, Zurbarán, Murillo, Juan Bautista Maino y otros. Se encuentran en esta increíble colección más de 500 obras de pintura flamenca, también una de las colecciones más grande de obras de Rembrandt. Hay representación de artistas alemanes, holandeses. Podemos ver la capacidad de colección de Catalina II y sus sucesores que el museo de Hermitage tiene una de las colecciones más importantes de pintura inglesa.

Esto es muy extraño, ya que los británicos son muy cuidadosos de su arte. Es el segundo museo después del museo del Louvre en París, en tener una colección de pintura francesa. Podemos observar en el recorrido de la sección, pinturas impresionistas y expresionistas, obras de Monet, Pissarro, van Gogh, Picasso, es realmente una muestra de valor incalculable, que deja todos los visitantes sin aliento.

La sección dedicada a las esculturas, es sin duda la más importante de Europa, en donde se exhiben tallas de Canova un reconocido escultor italiano del siglo VXIII y XIX. El museo de Hermitage, puede sentirse exclusivo al tener en su colección la única escultura de Miguel Ángel elaborada en Rusia, fue una solicitud de los Medecis una de las familias más influyentes del Renacimiento, la escultura era para colocarla en un panteón.

Muestras de esculturas de artistas franceses, esculturas de Rodin, Matisse, así como también esculturas renacentistas alemanas, entre muchas otras. La sección de Artes decorativas, es verdaderamente hermosa está compuesta de muebles, tronos, joyería, tapices, vajillas y mucho más. Esta colección en su gran mayoría proviene de la aristocracia y la familia real, sin embargo, podemos ver piezas elaboradas en muchos países europeos.

Esta también la sección de armas en las que se exponen más de 15.000 piezas conformadas por armaduras rusas que pertenecían a Nicolás I de Rusia, pero también hay armaduras españolas, alemanas y francesas. En la colección podrán disfrutar de armas orientales y de otras partes del mundo, entre las que se encuentran espadas, cuchillos, armas de fuego, escudos y mucho más.

 

En la sección de Arte oriental se muestran piezas provenientes de Egipto, China, Mesopotamia, Irán , India y Turquía, donde hay de todo tipo de muestras que datan de 3000 años antes de Cristo, tablillas, esculturas, papiros, joyas, monedas, vasijas, piedras preciosas, son solo algunas de los objetos que forman parte de la colección.

Por supuesto que no puede faltar la sección de cultura rusa en la que se encuentran más de 350.000 objetos que permiten recorrer la historia artística del país desde el siglo X hasta el siglo XX. La colección de Numismática es la colección más grande del museo y de las más importantes del mundo.

Ubicación

El museo del Hermitage se encuentra en la hermosa ciudad de San Petersburgo, Rusia. Palace Square, 2, Sankt-Peterburg, Rusia. La Plaza Central permite unir Nevsky Prospekt con el Puente del Palacio, el museo y sus cinco edificios se ubican en la plaza central de San Petersburgo y el antiguo Imperio Ruso.

Lugares  de interés próximos al Museo del Hermitage

San Petersburgo es una de las ciudades más grandes y pobladas de Rusia, por ello existen múltiples opciones y ofertas para conocer y visitar, siempre es una gran responsabilidad recomendar lugares para conocer cuando visitamos otros países porque depende de muchos factores, sin embargo, no puede dejar de dar un paseo por la Avenida Nevsky, ella concentra buena parte de la vibra rusa.

Desde allí podrá disfrutar de los Palacios, Puentes, Canales, disfrutar de los artistas ambulantes, de las tiendas y descansar tomando una exquisita bebida en algunas de las terrazas. Tampoco puede dejar de conocer la hermosa Catedral de estilo neoruso, en donde los mosaicos contarán la historia del homicidio del zar Alejandro II mandada a construir por su hijo Alejandro III.

Horarios

Podrá visitar este increíble y majestuoso museo los días martes, jueves, sábado y domingo a partir de las 10:30 am hasta las 6 de la tarde. Los días miércoles y viernes el museo abre sus puertas a las 10: 30 de la mañana hasta las 9 de la noche.

Transporte

La mejor opción para llegar hasta el Museo del Hermitage, a pesar de no ser la más económica es utilizar el metro. Use las paradas Nevsky Prospekt, Admiralteyskaya y Gostiny Dvor. La opción económica es el tranvía y para ello puede utilizar las líneas 1, 10, 7 y 11. También está la opción del autobús donde las líneas 10, 7,191 y 24, lo llevan al museo.

Si este artículo ha sido de su agrado le sugerimos los enlaces a continuación:

Leave a Comment