≡ Menu

La Ópera de Viena, una de las más importantes compañías de Ópera

El teatro de la Ópera de Viena, fue construido en el año de 1869 presentó muchas críticas al momento de su edificación por su simplicidad, sin embargo la  estructura técnica lo catalogó como una de las mejores instalaciones operísticas, el cual le otorga una  merecida fama a nivel internacional, éste hecho lo convierte en el punto de encuentro la vida musical europea y es considerado la joya arquitectónica de la capital de Austria. Te invitamos a conocer un poco más de éste importante y prestigioso teatro.

ÓPERA DE VIENA

¿Dónde se ubica la Ópera de Viena?

El teatro de la Ópera de Viena, se ubica en la avenida del Ringstrasse con la calle Opernring 2, en la ciudad austriaca de Viena, está catalogado como una de las compañías de ópera más importantes a nivel mundial, fue inaugurado el 25 de mayo de 1869, y su nombre original fue Teatro de la Ópera de la Corte Imperial y Real de Viena, éste nombre fue utilizado hasta el año de 1920  el cual que pasó a llamarse la Ópera Estatal de Viena denominación oficial que tiene hasta la presente fecha,  la edificación esta  protegida  por ley y está catalogada por la Oficina Federal de Monumentos como un objeto protegido el cual lo  incluye en la lista de propiedades culturales de Austria.

Historia

La historia del teatro de la Ópera de Viena, se inició cuando el emperador Franz Josef, decidió ampliar la ciudad de Viena – Austria, por lo cual le escribe al Ministro del Interior de Austria para que procediera con  las gestiones para cumplir con esa orden,  por lo cual se realizó un concurso internacional el 30 de enero del año 1858, para el proyecto de expansión del centro de Viena, el mencionado proyecto estableció que el teatro de la ópera se ubicara en las inmediaciones del teatro que se iba a reemplazar, el concurso le fue otorgado a los arquitectos austriacos Eduard van der Nüll y August Sicard von Sicardsburg.

En el proceso de expansión de la ciudad se derribó la muralla que dividía a la ciudad, ya que en ese  lugar se construiría la Avenida Ringstrasse, con sus edificios emblemáticos como el Palacio Real Hofburg, el Ayuntamiento, el Parlamento, la iglesia Votiva, el Museo de Historia del Arte y por supuesto el teatro de la Ópera de Viena, entre otros edificios.

El diseño del edificio del teatro de la Ópera de Viena es neorrenacentista del siglo IXI, cuya característica principal es no se inspiraba en la arquitectura griega ni en la gótica,  por lo que era una mezcla varios de estilos clásicos italianos,  el proyecto de construcción se inició en el año de 1861 y fue culminado en el año de 1869, el diseño arquitectónico del teatro  fue duramente criticado por los habitantes de Vieneses. Los arquitectos originales fallecieron antes de terminar la construcción, Eduard van der Nüll se suicidó y August Sicard von Sicardsburg falleció  a consecuencia de  un ataque al corazón.

La decoración interna del teatro de la Ópera de Viena estuvo a cargo de los famosos pintores,  entre los que se encontraban el austriaco Moritz von Schwind, conocido por sus pinturas del Foyer o vestíbulo y  de la terraza del teatro, finalmente el teatro fue inaugurado el 25 de mayo de 1869 con la pieza de ópera  denominada El libertino castigado o como también se le conoce  Don Juan del compositor y pianista Wolfgang Amadeus Mozart. 

Durante la Segunda Guerra Mundial el 12 de marzo del año 1945 el edificio fue bombardeado y un incendio devastó el escenario y la sala de espectadores,  sufrió daños considerables a la infraestructura, los decorados y aproximadamente 155 mil trajes de la compañía de la ópera,  en el hecho quedó  intacto la fachada principal, la gran espalera y el vestíbulo con las pinturas de Moritz von Schwind.

ÓPERA DE VIENA

Arquitectura de la Ópera de Viena

La estructura arquitectónica  del teatro de la Ópera de Viena, resultó para los expertos en la materia y para los habitantes de la ciudad de Viena,  sobria pero  simple y poco esplendorosa, en el sector norte-sur, se establecieron los espacios para el escenario principal, las escalinata el vestíbulo o foyer y el auditorio, la longitud del techo al escenario principal es de 25 metros de altura, a los lados se ubican dos cuerpos transversales los cuales se establecieron para dependencias administrativas, zona de servicios, talleres de ensayos entre otras dependencias. La estructura de manera general  es poco agradable a la vista ya que resulta pesada en comparación con la majestuosidad  de la estructura del teatro de la ópera de París.

En relación al ámbito ornamental exterior también esta catalogado como fracaso, ya que para la época que fue construido se situaba al frente de la fachada principal del teatro el edificio Heinrichshof, un hermoso, monumental y elegante edificio residencial (en la actualidad el edificio no existe)  por lo que la arquitectura del teatro se veía un poco insignificante, adicionalmente con la adecuación de la extensión de la ciudad de Viena, el nivel de la calle subió un metro, por lo que el zócalo que es la barra horizontal que destaca y adorna la parte inferior de las paredes del edificio quedó hundido un metro debajo de la superficie de la calle, esta  situación fue otra molestia más para los ciudadanos de Viena la cual provocó la  burla de todos los habitantes, situación que estimuló al  arquitecto van der Nüll, que tenía una personalidad muy emotiva, a quitarse la vida antes de que los trabajos finalizaran.

Aunque el tamaño del zócalo en la fachada principal quedó hundido el efecto del mismo es colosal,   la fachada principal del  teatro le  da la bienvenida con cinco hermosas estatuas de Hähnel, esta fue una solución decorativa que le aportó sobriedad y belleza al alzado que es la parte superior de la fachada. La fachada sur da a la avenida Ringstrasse,  se ubica una arquería le da la bienvenida a los espectadores,  los cuales se pueden bajar de sus vehículos e ir directamente al vestíbulo del teatro sin pisar la calle.

Los aspectos técnicos de construcción del teatro fueron incuestionables a tal punto que es un ejemplo a seguir en la  construcción de teatros, la ventilación y el acondicionamiento térmico, así como diseños y  protocolos para la extinción de incendios fueron los más adecuados.

El diseño y la construcción de la caja del escenario principal fue realizado con mucha sofisticación, el lugar establecido para los miembros de la orquesta tiene una profundidad de 11 metros y 25 metros de altura desde el escenario hasta el techo, estas son las dimensiones adecuadas para poder mover los decorados, estos bastidores eran activados  por  los engranajes de  motores a vapor  que se ubicaban en el subsuelo del teatro, estos mismos motores a vapores eran los que iban a ser utilizados como sistema de extinción en caso de presentarse algún incendio

ÓPERA DE VIENA

Remodelaciones

A causa del los bombardeos que se produjo al final de la Segunda Guerra Mundial, la ciudad de Viena quedó desbastada, entre las edificaciones se encontraba el famoso teatro de la Ópera de Viena, por lo que se debatió sobre que se iba a realizar en dicha estructura, por lo que se determinó que el teatro debía ser recuperado.  El dinero para la restauración del teatro se obtuvo de  la Fundación del Plan Marshall,  el cual tenía como objetivo la reconstrucción de la Europa de la postguerra, igualmente Austria recibió apoyo de la Unión Soviética para esta renovación, por lo que éste país donó materiales de construcción.

La remodelaciones de la infraestructura se inicio muy rápidamente, el proyecto establecía la adecuación de la Sala Principal y el diseño debía se similar  a la estructura original, también se estableció que se mantuvieran los colores emblemáticos del teatro que son  el rojo, el marfil y el oro, el recubrimiento de las paredes de la sala fue realizado en madera con el objeto de mantener su acústica, la cantidad de butacas fue reducida en el nivel del patio; en el cuarto nivel se eliminaron las columnas que interrumpían la visibilidad del escenario; en relación al vestíbulo y las pinturas que allí se encontraban desde la construcción original del teatro fueron restauradas respetando su estilo original.

El teatro de la Ópera de Viena  abrió sus puertas nuevamente el 5 de noviembre del año 1955, con una capacidad de 2284 butacas con la presentación operística de Wolfgang Amadeus Mozart de la obra de Fidelio, con la orquesta filarmónica de Viena y la dirección del austriaco Karl Böhm.

Para el año de 1991, se estableció un nuevo proyecto de remodelación el cual abarcaría todo el escenario, la inclusión de plataformas hidráulicas, nuevas instalaciones eléctricas, calefacción, elementos de protección contra incendio, todo de última generación tecnológica, igualmente se diseñó y se  construyó una nueva salda para los ensayos el cual se le denominó Carlos Kleiber el fue  un director de orquesta almenan considerado como uno de los mejores del siglo XX, en el sexto nivel del edificio se instaló un órgano de 2500 tubos, el cual se considera como el de mayor capacidad a nivel mundial que éste ubicado en una sala de teatro de ópera, el sonido que transmite el órgano va dirigido de una manera directa a la sala principal del teatro de la Ópera de Viena, su reapertura se realizó el año de 1993.

La compañía de la Ópera de Viena

La compañía del teatro de la Ópera de Viena posee una agrupación de aproximadamente 200 cantantes de ópera, los cuales son personal activo que se destinan para la aparición en los repertorios de todas las temporadas, cantando en sus casi 300 producciones, actividad que realizan con los famosos cantantes internacionales que frecuentemente visitan el teatro para participar en algunas de sus producciones.

A partir del año 2010, la denominación de la compañía de ballet del teatro de la Ópera de Viena es Wiener Staatsballet, el cambio se generó por la unión con el ballet de la Volksoper la cual también tenía experiencia y prestigio internacional. La compañía de ballet del teatro está dirigida por el bailarín de origen francés Manuel Legris.

El teatro de Ópera de Viena, también le da mucha importancia al desarrollo artístico infantil, por lo que las presentaciones musicales de las óperas infantiles tienen su puesto ganado en  los programas de sus repertorios anuales. La compañía del  teatro de la Ópera de Viena posee una escuela de ópera y otra escuela de ballet, sólo para niños y niñas.

La compañía de la Ópera de Viena tiene una iniciativa artística de decorar para cada temporada el telón de la sala principal del teatro, cuyo objetivos además de ser el telón principal también es el dispositivo de cortafuego en caso de un incendio el mismo tiene  una dimensione de 176 metros cuadrados.  Esta actividad es promovida conjuntamente la asociación de arte del Museo en Progreso, organismo privado que desarrolla, estimula y promueve el arte contemporáneo, para esta iniciativa se convoca a jóvenes a nivel mundial para que participen en éste concurso con sus pinturas y la ganadora es elegida por un jurado internacional.

La compañía de la Ópera de Viena, realizó las gestiones para la transmisión de sus espectáculos vía internet, por lo cual desde el año 2010 todos los espectáculos se transmiten en directo, mediante el sistema tecnológico denominado vídeo bajo demanda o también se le conoce como televisión a la carta en el cual el interesado se subscribe a través de un contrato de servicio, bajo esta modalidad el teatro brinda aproximadamente 40 presentaciones de ópera y ballet, por temporada.

Directores más importantes

Desde la inauguración del teatro de la Ópera de Viena, ha  contado con muchas personalidades que han realizado las funciones como directores de la puesta en escena de las obras, relacionadas con el ámbito de la ópera y el ballet, los cuales son:

  • Carl Eckert: periodo 1854-1860.
  • Heinrich Esser: periodo 1860-1861.
  • Matteo Salvi: periodo 1861-1867.
  • Franz von Dingelstedt: periodo 1867-1870.
  • Johann von Herbeck: periodo 1870-1875.
  • Franz von Jauner: periodo 1875-1880.
  • Wilhelm Jahn: periodo 1881-1897.
  • Gustav Mahler: periodo 1897-1907.
  • Felix von Weingartner: periodo 1908-1911.
  • Hans Gregor: periodo 1911-1918.
  • Richard Strauss/Franz Schalk: periodo 1919-1924.
  • Franz Schalk: periodo 1924-1929.
  • Clemens Krauss: periodo 1929-1934.
  • Felix von Weingartner: periodo 1935-1936.
  • Erwin Kerber: periodo 1936-1940.
  • Heinrich Karl Strohm: periodo 1940-1941.
  • Ernst August Schneider: periodo 1941-1943.
  • Karl Böhm: periodo 1943-1945.
  • Franz Salmhofer: periodo 1945-1954.
  • Karl Böhm: periodo 1954-1956.
  • Herbert von Karajan: periodo 1956-1964.
  • Egon Hilbert: periodo 1964-1968.
  • Heinrich Reif-Gintl: periodo 1968-1972.
  • Rudolf Gamsjäger: periodo 1972-1976.
  • Egon Seefehlner: periodo 1976-1982.
  • Lorin Maazel: periodo 1982-1984.
  • Egon Seefehlner: periodo 1984-1986.
  • Claus Helmut Drese: periodo 1986-1991.
  • Eberhard Wächter: periodo 1991-1992.
  • Ioan Holender: periodo 1992-2010.
  • Dominique Meyer: periodo 2010-2020.
  • Bogan Roščić: periodo 2020 – Actual.

La Ópera de Viena en la actualidad

El teatro de la Ópera de Viena está catalogado como uno de los teatros de ópera más prestigiosos del mundo. La programación de las actividades artísticas se establece por medio del sistema de repertorios  estándar que utilizan casi todos  los teatros de ópera, en la  cual sus cantantes residentes, se hacen acompañar por los cantantes más importantes del mundo operístico, una temporada puede tener 300 representaciones entre las piezas teatrales de ópera y ballet, igualmente se estrenan aproximadamente entre 6 a 8 piezas nuevas todos los años y las actividades inician en el mes de septiembre hasta el mes de junio.

El teatro de Ópera de Viena cuenta en la actualidad con una escuela de ópera para los niños y niñas, estos niños comparten su talento en actuaciones celebradas en horario de matiné en la tardes, dos veces al año, igualmente cuenta con una escuela de ballet.

Si fue de su agrado éste artículo, te invitamos a visitar los siguientes enlaces:

 

Leave a Comment