≡ Menu

Conoce todo sobre los Berberiscos, del norte de África

Los Berberiscos eran un grupo de corsarios o piratas de la dinastía turca o musulmana, que realizaban sus actividades de vandalismo desde las costas del Norte de África, en donde habían establecidos sus bases; tal y como se conoció en la antigüedad, en Túnez y en la Isla de Yerba, situada en el Golfo de Gabés. A continuación conoce la vida de estos saqueadores que llegaron a contar con una amplia red comercial, que mantuvo sometidos al pánico, a todos aquellos que cruzaban frente a sus costas, y a muchos que ni siquiera llegaban a estas.

Berberiscos

Introducción

En la antigüedad, los mares eran el medio frecuentemente empleado cuando se deseaba establecer contacto comercial con otros territorios, especialmente el mediterráneo, uno de los caminos marítimos elegidos por los habitantes del continente europeo como punto de partida para comenzar sus viajes exploratorios, con la finalidad de establecer nuevas rutas o conquistar nuevos territorios.

Hasta finales de la Edad Media, este mar se encontró dominado por lo que se conocía con el nombre de piratas, que se unían en grupos con la finalidad de someter barcos, abordándolos y llevándose todo lo que en ellos encontraban, incluso a las personas.

Estos piratas fueron en un principio de procedencia Castellana, Catalanes y Genoveses, primordialmente; hasta el siglo XVI cuando comienzan a surcar los mares los piratas Berberiscos, estableciendo sus bases de operaciones vandálicas en el norte de África; ya que estas tierras para aquella época, no le pertenecían a nadie.

Berberiscos

Desde este punto estratégico, realizaban constantes ataques a las ciudades de la costa mediterránea española con el objetivo de saquear sus pueblos y de tomar como prisioneros a sus moradores. Un tormento que se prolongó por casi tres siglos.

Pero ¿quiénes eran estos grupos que estaban representados por los berberiscos?, ¿cómo era su vida, religión, y forma en que lograban dominar países como Portugal y España, para con ello saciar su ambición de riquezas?.

Todos estos puntos interesantes los estaremos descubriendo durante el desarrollo del tema que les traemos en esta oportunidad, donde podrán descubrir quiénes fueron los Berberiscos y cuáles fueron las consecuencias de su presencia en el desarrollo de todos los hechos históricos del mundo.

¿Quiénes eran los Berberiscos?

El Término Berbería o Estado Berberisco, era empleado en la antigüedad para identificar a los países que conformaban el norte de África, lo que se conoce en la actualidad como Magreb; que fue habitado por los pueblos denominados Bereberes.

Una región, en la cual se encuentran países como Argelia, Libia, Marruecos y Túnez. Los cuales comienzan a ser designados como la Berbería, cuando es conquistada por exploradores griegos, fenicios y romanos.

Los fenicios fueron quienes mayor influencia dejarían en Túnez, especialmente en la región en la cual se encontraba la antigua Cartago; pero luego pierde importancia en el mundo romano, entonces los territorios son aprovechados por un grupo de vándalos, los que van a formar lo que se conoció con el nombre de Berberiscos.

Estos sencillamente eran piratas o corsarios, por desplazarse en barcos para atacar puertos, costas y otras embarcaciones, a las que sometían y robaban todas sus riquezas, volviendo con ellas a su base, que estaba principalmente en Túnez o en la Isla de Yerba. Los cuales comenzaron a ser parte de lo que se conoció como los Estados Berberiscos.

Berberiscos

Estas dos localidades contaban con una ubicación estratégica, que les permitía mantener el control sobre las aguas del Mar Mediterráneo. Túnez se encuentra al final del golfo del mismo nombre y está unido por un canal al Puerto de La goleta; y la Isla de Yerba, en el norte de África y forma parte de Túnez, con unos 514 kilómetros cuadrados en el Golfo de Gabés.

Por lo cual, si se observa esta ubicación estratégica en el mapa, se puede apreciar que contaba con todos los elementos para permitir sorprender y emboscar a muchas embarcaciones, sin que estas pudiesen escapar; especialmente, dentro de las áreas conformadas por los golfos anteriormente mencionados; así los Berberiscos tomaban el control del Mar Mediterráneo.

En la siguiente imagen les presentamos una de las hermosas vistas correspondientes a la isla Yerba, que en la antigüedad fue uno de los sitios estratégicos donde se escondían los piratas berberiscos, luego de cometer sus ataques sorpresivos en el Mediterráneo.

Los Berberiscos o Bereberes como Etnia 

El origen de esta antigua raza se remonta al menos hace unos 10.000 años, conociéndose de su existencia gracias a textos testimoniales de romanos, griegos y fenicios, donde hacen mención de estos pueblos como los habitantes del norte de África.

Los Bereberes fueron un conjunto de etnias autóctonas del Norte de África, región que fue identificada como Tamazgha, y que fue habitada por una serie de culturas que abarcan áreas como las islas Canarias, el Oasis de Siwa al igual que otros puntos que van desde el Sahel hasta el Mediterráneo.

El término bereber es un nombre genérico dado a varios grupos racialmente heterogéneos, al igual que berberiscos, que era también empleado para identificar a los habitantes de costas como Marruecos, Túnez, Argelia y Libia. Culturas que compartían muchas similitudes religiosas, políticas, económicas y sociales.

Pero cabe destacar que cuando se hacía referencia al término de berberiscos, generalmente se asociaba con los piratas o corsarios; algo que no se aplicaba para los bereber originalmente como pueblo, pues no todos ellos eran iguales.

Berberiscos

Este tipo de etnia, se extendió en todo el norte del Sahara, desde Marruecos hasta el Oasis de Siwa, que se encuentra en Egipto. Una cultura que se encontraba asentada en su mayoría en una zona musulmana, y por tanto su religión se centraba en el islamismo, pero que de alguna forma fue alterada en función de sus costumbres y creencias animistas, según las cuales todo elemento del mundo natural está provisto de vida y alma propia.

Por otro lado, las etnias que estaban conformadas por la raza bereberes adoptaron varios tipos de religión, entre las cuales se encontraba, el Islam, cristianismo y judaísmo; mientras que en el caso de los Berberiscos eran regidos por los principios del Corán, siguiendo con ello las leyes del Islam, amoldadas a una serie de prácticas realizadas por ellos.

Por ejemplo, no era raro que en algunas zonas los berberiscos tuvieran amplia libertad antes del matrimonio y además creencias sobre la existencia de seres mágicos como los duendes, algo que no era común ni legítimo dentro de las ramas de las doctrinas más populares del Islam.

Lo que sí se conoce sobre el Islam y que fue practicado por los Berberiscos, es la esclavitud, pues ellos comenzaron a emplear la captura de las personas durante sus saqueos, como una de las actividades más lucrativas para ellos y que al final consideraban casi como una cruzada en contra de los cristianos. Todo esto a diferencia de la vida del pueblo bereber, del cual les dejamos a continuación una imagen representativa.

Berberiscos

A propósito de lo cual se podría aplicar la frase que dice: “Juntos pero no revueltos”, pues incluso los pueblos Bereberes, fueron víctimas de las acciones de esta nueva raza que surgió con el nombre de Berberiscos.

Historia de los Berberiscos

Desde el año 1500, se comienza a conocer la palabra Berbería, un término que como se ha comentado, identifica a algunas de las regiones del Norte de África, pero la cual surge en Italia, derivada del termino bávaro; que con el paso de los años comenzó a ser empleado como una forma de referirse a los habitantes de la Barbaria, que cabe destacar, nada tienen que ver con los bárbaros.

Años más tarde se comienza a emplear el término de Bereber, específicamente en 1860, como una forma de identificación de las razas antiguas que poblaron el norte de África, aproximadamente durante el siglo XVI, comprendiendo territorios como Ifriquiya en Túnez, Marruecos, un estado Argelino y algunas regiones más hacia el interior del continente.

Estuvieron sometidos a la influencia de gobernantes como el Pachá de Argel, el de Túnez y el de Trípoli; pero todos ellos eran tributarios del sultán o rey del Imperio Otomano o turco.

A la vista de las naciones del continente Europeo, Trípoli era la capital de los estados Berberiscos, ciudad que en la actualidad es denominada Libia. Pero la denominada Marrakech de Marruecos, era considerada como la más importante para aquella época. Otras de las destacadas ciudades eran Argel, en Argelia y Tánger, en Marruecos.

Estos pueblos o comunidades Berberiscas, tenían como su principal actividad la piratería, que era el saqueo organizado y el vandalismo; asaltaban los pueblos de las costas en países cercanos y realizaban una serie de ataques por sorpresa a sus enemigos; todas estas prácticas mantuvieron en zozobra a los países que tenían costas en las aguas de mar Mediterráneo e incluso algunos en las costas próximas al Atlántico, donde saquearon desde Irlanda hasta las Azores.

Un interesante aspecto histórico de los Berberiscos fue la realización de la razia, nombre que surge de la palabra argelina ḡāzyah, cuyo significado básicamente es “Ataque”; empleado para identificar las incursiones rápidas realizadas por este tipo de piratas en el territorio enemigo, que para aquella época de la antigüedad, estaba representado por los países de religión cristiana, tan solo con la finalidad de obtener riquezas y esclavos para mantenerlos a su servicio.

Este es un hecho que ocasionó la captura de gran cantidad de personas, que alcanzaron cifras de más de un millón de cristianos durante el desarrollo de los años desde 1500 a 1800; cuando esta práctica finaliza aproximadamente en el siglo XIX.

Berberiscos

La esclavitud estuvo avalada por la presencia del Islam en el norte de África y España durante el siglo VII, pero finalmente fue vencida gracias a la intervención de un nuevo país que entró en escena. Se trataba de los Estados Unidos, los cuales no estaban dispuestos a doblegarse ante el ataque sorpresivo de los berberiscos a su marina mercante.

En este orden de ideas es interesante conocer qué era el Islam, ya que tuvo gran influencia entre los Berberiscos. Esta era una doctrina religiosa abrahámica monoteísta, cuya fe estaba basada en una tradición espiritual identificada con la existencia de Abrahán, como el primero de los tres patriarcas del judaísmo o religión del pueblo judío.

Esta cultura religiosa es además monoteísta, basada en la existencia de un Solo Dios y regida por las leyes del Corán, su libro sagrado, donde se establecen las premisas fundamentales de todas sus doctrinas religiosas, que también guían las acciones de su vida cotidiana.

Para los seguidores del Islam, no hay más Dios que Alá y Mahoma. Ya que para ellos dentro de sus conocimientos doctrinales, la divinidad superior era identificada con el nombre de Alá, mientras que el último mensajero de este, fue Mahoma, identificado además como el fundador del Islam.

Berberiscos

Un acontecimiento relevante dentro del desarrollo de la vida de los Berberiscos fue la guerra de Trípoli, que de hecho se consideró también como la primera guerra Berberisca, que se inició en año 1801 y se extendió hasta el año 1805. Siendo una guerra naval, que se desarrolló entre los Estados Unidos y los territorios del Norte de África, conformados por los berberiscos.

La finalidad de esta contienda bélica naval, era liberar a los norteamericanos cautivos y terminar de una vez por todas, las acciones de piratería y vandalismo cometidas a cargo de estos corsarios africanos. La cual, por otro lado, quedó registrada como la primera intervención norteamericana en el exterior.

Durante el transcurso del año 1816, tuvo lugar el Bombardeo de Argel; el cual representó un intento por parte del Reino Unido, para acabar con la práctica de la esclavitud que era seguida, como la forma obtener personas para colocarlas al servicio del Dey de Argel o lo que era el príncipe de los musulmanes.

Para ello se dirigió un ataque a cargo del Almirante Lord Exmouth, al frente de una flota anglo-neerlandesa. Con ello, tuvo lugar un bombardeo tanto de las defensas portuarias como de los barcos concentrados en la ciudad de Argel, que era la de mayor tamaño dentro de Argelia.

Todo esto tenía como finalidad, erradicar de una vez por todas las prácticas de la esclavitud por parte de los Berberiscos y liberar a todos los cristianos que se encontraban bajo su dominio. Con esto se alcanza a liberar al menos 3.000 esclavos y firmar un tratado en contra de la esclavización de los europeos, práctica que luego de estos acontecimientos, no se mantendría por muchos años más, ya que se inició el declive de estos pueblos del norte de África.

Una vez que los europeos se dan cuentan de que pueden presionar a los berberiscos por medio del uso de las armas, realizan otra intervención militar durante el año 1824; mientras que para 1830 es el país francés quien se encarga de la ocupación de Argel, imponiendo sobre ellos su dominio colonial, al igual que lo hacen posteriormente con Túnez para el año 1881.

De esta manera durante el año 1835, Trípoli era una ciudad que se encontraba bajo el gobierno de los otomanos, que luego pasa a manos de los italianos para el año 1911; cuando tiene lugar otra guerra desarrollada entre Italia y Turquía. Conocida históricamente como la Guerra de Libia, que se libró hasta el año 1912.

Esta guerra finaliza su desarrollo con la firma de un acuerdo donde se le devuelven las islas al Imperio Turco u otomano, el cual se conoció históricamente como el Tratado de Ouchy. Aunque de cierta manera los italianos conservaron su administración provisional y posteriormente formaron la colonia italiana de Libia, con Trípoli como su capital.

Cabe destacar que esta guerra ítalo-turca, permitió al resto del mundo conocer cómo los avances tecnológicos podrían ser utilizados a favor de las contiendas bélicas; lo que posteriormente fue empleado durante el desarrollo de la Primera Guerra Mundial.

Luego de todos estos antecedentes que hemos conocido como parte de la historia de los pueblos berberiscos; la consecuencia final fue que se terminó de una vez por todas con sus actividades de piratería y secuestros, pues su poder fue reducido y anulado; estableciéndose en su lugar fuerzas protectoras a cargo de los europeos en los territorios del Norte de África.

Portugal y la Berbería

Portugal en la actualidad es conocido por ser un país soberano y miembro de la comunidad Europea, que cuenta con un territorio de 92.090 kilómetros cuadrados de superficie, donde además figura como un país transcontinental, por poseer regiones tanto en África como en Europa.

En este sentido, Portugal tiene en el continente europeo parte de la península ibérica y las islas Azores, mientras que en la región de África, posee a las islas salvajes y el archipiélago de Madeira.

Esta nación durante el transcurso de los años desde 1232 hasta 1245, era muy activa en la realización de expediciones desde las Islas Balares del Mar Mediterráneo hacia todas las regiones del sur, con la finalidad de seguir el mismo espíritu de las cruzadas, que eran guerras religiosas impulsadas por la Iglesia Católica durante la Edad Media.

Al mismo tiempo se presentaban una serie de conflictos entre tribus árabes, los Bereberes y los Reyes Moros; quienes eran musulmanes de la Península Ibérica, mientras que solo la parte norte de esta región permanecía en poder de los españoles.

Berberiscos

Lo cierto es que el desenlace de estos conflictos, ocasionó la caída del imperio almohade en el año 1230; lo que trajo como consecuencia que fuera sucedido posteriormente por tres reinos, a saber: Hafsidas en Túnez, Ziyánidas en Tremecén y Benimerines en Fez.

En el transcurso del siglo XV, los portugueses llegan y ocupan ciudades fuertes de África; donde su rey conocido como Juan I, termina conquistando Ceuta durante el año 1415, una ciudad que se encontraba en la orilla africana del estrecho de Gibraltar.

Posteriormente para el año de 1437 sucede un importante acontecimiento para el reino portugués, ya que su monarca conocido como el Infante Fernando, es tomado como prisionero y termina muriendo en la ciudad de Fez, para el año 1445.

Fez, era una importante ciudad de Marruecos, que termina cayendo para el año de 1471, luego de que es abandonada por parte de sus habitantes, lo que les permite a los portugueses lograr su avanzada y bloquear otra importante ciudad llamada Casablanca; donde obligan a los jefes tanto de Safín como de Azemmour, a que terminen pagando tributo a la corona portuguesa.

Con esto, Portugal comienza a mantener su control sobre el territorio de Safín, que estaba situada al oeste de Marruecos en el Océano Atlántico; por otro lado tenían a Azemmour en la costa atlántica de Marruecos y posteriormente entre 1496 y 1501 dominan Mazalquivir, un puerto al noreste de Argelia.

Todos estos acontecimientos observados de manera general, permiten establecer la conclusión de que los reyes aprovechaban las guerras civiles entre los musulmanes para contar con ventaja y ampliar sus conquistas, pues un caso similar ocurrió en la relación de los reyes de Castilla con los berberiscos, lo cual podremos conocer en detalle a través de los siguientes párrafos.

España y la Berbería

Es interesante conocer cuál fue la relación de España con la vida de los Berberiscos, pues si bien sabemos hasta el momento que esta nación sufrió los ataques de piratería y esclavitud de este grupo de corsarios, no hemos destacado aún interesantes aspectos de la relación entre estas dos culturas.

España es un reino también transcontinental que forma parte de la comunidad europea; donde cuenta con el territorio de la Península Ibérica y las Islas Baleares; mientras que en África posee las ciudades de Ceuta y Melilla, cerca de las costas del norte de Marruecos. Al igual que otras regiones como la Isla Alborán o las islas Canarias.

Dentro de la historia de esta gran nación, tuvo importante relevancia el hecho de que fue una patria de acogida para los moriscos, los cuales fueron musulmanes pertenecientes a la península Ibérica, reconocida por ellos como al-Ándalus.

Ellos fueron bautizados en virtud de una conversión forzosa; ya que fueron sometidos a aceptar al cristianismo o ser enviados al exilio. Aunque contaban con la posibilidad de someterse a los Mudéjares, es decir, vivir en barrios creados específicamente para ellos, pero bajo el control político de la corona española.

Con esto, prácticamente se puede afirmar que la nación española se encontraba durmiendo con el enemigo; ya que a lo largo de los reinados de Felipe III y IV, los moriscos se mantuvieron activos en la piratería.

Entra en escena histórica la República de Salé, que estuvo gobernada por piratas berberiscos; los cuales aprovecharon muchos de los conocimientos que fueron llevados por los moriscos, que decidían abandonar el territorio español. Ellos tenían conocimientos especiales sobre las costas de la nación europea, por lo que mantuvieron en completa zozobra a la región conocida como el Levante español, durante el transcurso del siglo XVII.

Lo que se ha conocido como el Levante español, fue simplemente la costa mediterránea de esta nación europea. Donde los caballeros Castellanos de la corona de España, posteriormente en la ciudad de Sevilla, crearon un gran puerto y arsenal, contando con la ayuda de europeos como franceses, alemanes, aragoneses, portugueses y genoveses, permitiéndoles con esto apoderarse de Algeciras.

Esta era una ciudad del municipio español de la provincia de Cáliz; celebrando esto con una serie de eventos de cristiandad y como una recompensa en virtud de la caída de Jerusalén. La consecuencia de todo esto fue que los musulmanes perdieron el control del estrecho. Mientras que el gobierno de Castilla se fortalece y comienza en ese momento la conquista de Granada. Con la incidencia de algunos acontecimientos relevantes, para el desarrollo de los posteriores desenlaces.

En lo que respecta al reino nazarí, que era conocido como Emirato de Granada, el cual era un estado musulmán del sur de la península ibérica durante la Edad Media, fue apoyado por algunas de las tribus del norte de África, suministrando armas, municiones, caballos y grano, y sirviendo de lugar para la acogida de fugitivos.

Mientras que por otro lado este reino de nazarí, les proporcionaba a las tribus que colaboraban con ellos, seda, cerámica, frutas y esclavos desde Granada. Pero como este reino estuvo bajo la influencia de distintos soberanos, terminó por perder el control del territorio.

Todo esto sucede con la aparición de Fernando el Católico en la corona española, quien realiza una serie de expediciones con la finalidad de combatir la piratería berberisca y tomar el control de puntos clave del norte de África.

Estos acontecimientos ocurren durante el año 1497, con la toma de la ciudad de Melilla, la cual era uno de los refugios empleados tanto por los turcos como los argelinos; grupos que mantenían asoladas las costas del sur y lo que conocimos como el Levante español, donde de alguna manera, tenían el apoyo de los moriscos que habitaban en la península ibérica. La región destacada en el siguiente mapa era conocida como el Levante Español.

Comienza de esta manera la ofensiva del pueblo español contra los berberiscos, cae la Villa de Cazaza cercana a Melilla, luego se ocupa Mazalquivir y posteriormente se toma el Peñón de Vélez de la Gomera. Pero este se pierde y pasa a manos de Barbarroja, que era el rey turco de Argel.

Todos estos acontecimientos bélicos entre ambos grupos representados por españoles contra los Berberiscos, continúan durante varios años, ganando el dominio de algunas ciudades y perdiendo otras. Pero un hecho evidente fue que las actividades piratas realizadas por Barbarroja en nombre del emperador turco Solimán el Magnífico, se multiplicaron cada vez más.

Estando en el siglo XVII, estos piratas turcos-bereberes junto con muchos de los moros que fueron expulsados de España, logran mejorar sus flotas y extienden con ello sus actividades corsarias, pero esta vez tomando las aguas del Océano atlántico, incluso llegando hasta Islandia, localizada en el extremo noroeste de Europa.

Para el año 1578 a España le costaba mantener la lucha en el Mediterráneo, pero al Imperio Otomano o turco también, por lo que firman una serie sucesivas de treguas con las cuales se esperaba que todo el enfrentamiento finalizara, no obstante que años más tarde aún prevalecían ataques aislados por parte de los piratas.

Estando en el año 1617, los berberiscos atacan Galicia, ciudad española al noroeste de la península Ibérica, asaltando el estuario de Vigo, punto importante de esta ciudad, saqueando y quemando todo a su paso. Esto fue lo que vivió el pueblo español durante todo el siglo, enfrentando una serie de amenazas a su comercio marítimo y la vida de sus aldeas costeras.

Todo esto en vista de que España contaba en el año 1621, con una flota gallega que a duras penas lograba defender lo poco que les quedaba, de los berberiscos al igual que los ataque de los holandeses.

Pero todas las ideas que habían prevalecido hasta la fecha, comienzan a entrar en decadencia y debido a las características de la nueva guerra naval, la piratería entra en una etapa en la cual ya no es rentable. Por tanto ya en el siglo XIX, países como Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos, dejan de pagar tributos a los Berberiscos y siguen una campaña de castigo para ellos, con lo cual prácticamente finaliza esta piratería.

Piratería Berberisca

La piratería fue una práctica de saqueo que era realizado de manera organizada, especialmente dirigido al bandolerismo marítimo, aprovechando la travesía de los grandes barcos que generalmente iban cargados de riquezas, llevadas a los reinados de muchas monarquías europeas.

Los piratas berberiscos eran considerados como corsarios otomanos o turcos, al igual también que musulmanes, que tenían su base en la costa del norte de África, desde donde dirigían sus ataques. Contando con fortalezas tanto en la ciudad de Túnez como en la isla de Yerba, la cual contaba con un excelente puerto natural.

En ocasiones, estos piratas realizaban sus ataques sorpresivos desde Trípoli, Argel, Salé o algunos de los otros puertos de Marruecos; todos ellos les permitían mantener acosados a todos los barcos que transitaban por el mar Mediterráneo occidental.

De sus ataques de manera rápida e inesperada, lo que se conoció con el nombre de razia, no se escapaba prácticamente nadie, incluso atrapaban barcos mercantes que viajaban a Asia, bordeando África y esto fue un hecho que se mantuvo prácticamente hasta el siglo XIX.

Berberiscos

Ellos mantenían bajo temor a los barcos europeos que se desplazaban por el mediterráneo y de igual manera atacaban sorpresivamente a los pueblos costeros de países como Francia, Italia, España, Portugal, Gran Bretaña, Irlanda, Países Bajos e incluso algunos más lejanos como Islandia.

El objetivo de estos piratas era muy claro, por un lado capturaban esclavos cristianos para comerciar con ellos dentro del mercado musulmán, o en otras regiones de África, como fue el caso de Argelia, Marruecos y Oriente Medio. Pero por otro lado se posesionaron de las riquezas que encontraban a su paso vandálico.

Tan pronto comenzó a mostrar auge este tipo de actividad entre los musulmanes, se les comenzó a conocer como corsarios o piratas berberiscos, esta denominación se extendió y pasó a ser empleada para todos los asaltantes musulmanes activos a partir del siglo XVI.

Luego de esto, comienza una oleada que aumenta la frecuencia y amplitud con la que se realizaban los ataques esclavistas, de manera que comienzan a dominar ciudades como Trípoli, Argel y Túnez, y pasaron a formar lo que se conoció como los Estados Berberiscos.

Como se ha comentado en puntos anteriores, los corsarios capturaron miles de barcos y atacaron muchas costas, que prácticamente quedaron abandonadas, ya que las personas que no eran tomadas como esclavos, huían por temor a que estos vándalos regresaran nuevamente para tomar a la fuerza, las pocas personas que en ellos quedaban.

Cabe destacar que generalmente en estos ataques morían muchas personas, otras eran llevadas como esclavos para ser vendidos en el mercado musulmán, pero generalmente eran mujeres puesto que a los hombres los decapitaban, es decir, les separaban la cabeza del resto del cuerpo.

Estos astutos berberiscos conocieron técnicas de navegación y construcción naval avanzada, especialmente a partir del año 1600, debido a las enseñanzas impartidas por corsarios que se les unían en contra de sus países de origen europeo, como fue el caso de John Ward, inglés, y Zymen Danseker, neerlandés, los cuales fueron conocidos históricamente como famosos renegados.

Gracias a estos avances, los berberiscos podían extender sus actividades piratas hasta el Océano Atlántico, lo que alcanzó su punto máximo entre el comienzo y mediados del siglo XVII.

Pero en la última parte de este siglo, comienza a experimentar una disminución, pues los más poderosos navíos europeos eran enviados para que dejaran de atacar a los cristianos, los cuales sufrirían un poco más, al menos hasta principios del siglo XIX, cuando llegó el momento en que las potencias europeas decidieron que era necesario detener de alguna forma a los berberiscos, firmando una serie de acuerdos de paz.

No obstante de presentarse aún después de esto, algunos ataques aislados por parte de ellos, algo que se controló luego de la conquista por parte de los franceses de Argelia, para el año 1830, gracias a lo cual las aguas del mar mediterráneo podían ser empleadas sin tener el temor de ser atacados sorpresivamente por alguno de los barcos piratas de los berberiscos.

Historia 

Hemos conocido la incidencia de los piratas berberiscos sobre la vida de los pueblos que formaban parte de las costas del mediterráneo, al igual las graves consecuencias que tenían sus ataques tanto en el mar como dentro de los territorios continentales europeos.

Esta fue una piratería que comenzó a conocerse como musulmana desde el siglo IX, con el Emirato de Creta, donde contaban con un estado en esta isla mediterránea desde finales del año 820.

Pero a partir de finales del siglo XIV, los corsarios conocidos como tunecinos empezaron a convertirse en una amenaza, lo que conlleva a la unión entre los franceses e italianos con la finalidad de atacar en el año 1390 a Mahdia, que era una de las ciudades tunecinas.

Pero estos grupos piratas comienzan a alcanzar gran poderío gracias a que se sumaron a su bando muchos moros exiliados, especialmente procedentes de España, más piratas del Magreb o lo que se conocía como la parte occidental del mundo árabe y también influyó en todo esto la expansión alcanzada por el Imperio Otomano, representado por los musulmanes.

Ellos, por otro lado, contaron con el apoyo del corsario que fue conocido como almirante otomano Kemal Reis, de origen turco, con amplios conocimientos en expediciones navales. Fue entonces durante el año 1487, cuando los berberiscos se convirtieron dentro de la historia, en la mayor amenaza que tenía que enfrentar la población cristiana europea.

Los Corsarios Berberiscos 

Muchos historiadores concuerdan en el hecho de que hasta finales de la Edad Media, el mar mediterráneo siempre fue dominado generalmente por piratas, los cuales en principio solían ser catalanes, castellanos o genoveses; es decir, que se trataba de corsarios españoles o italianos.

Luego el terror para las costas españolas en el año 1500, especialmente en su lado sur, comienza a estar representado por la presencia de los piratas bereberes procedentes del norte de África, los que asolaron estas costas por más de tres siglos.

Estos hombres de mar que se conocían como corsarios, eran aquellos que estaban preparados para que su tripulación o marinos, asaltaran y atacaran las naves que eran sus enemigas, actuando en nombre de sus gobiernos, que en este caso correspondía a los Berberiscos. Este tipo de acontecimientos sucedieron a la par de la presencia del conflicto entre el cristianismo y el islam; algo que culminó con la conquista de Granada por parte de los cristianos, mientras que los turcos se adueñaron de Chipre, Creta y Constantinopla.

Pero por otro lado, los turcos representantes de los berberiscos comenzaron a contar con importantes puertos, los cuales se encontraban bien defendidos y desde donde podían atacar cualquier punto tanto del mar Mediterráneo como de las costas sur de Europa y rápidamente correr, para refugiarse con rapidez en sus fortalezas, no sin antes tomar todas las riquezas que podían, al igual que a la personas, para venderlas como esclavos. En la siguiente imagen apreciamos una vista de Constantinopla.

Surgieron entonces famosos corsarios como los hermanos otomanos Barbarroja y Oruc, los que controlaron Argel, convirtiéndolo en el centro de su piratería por muchos años. Pero también destacaron almirantes como Turgut Reis, que se conocido como Dragut; Kutoglu, Kemal reis, Salih Reis, Tybalt Rosembraise, Koca Murat Reis, entre muchos otros.

Cabe destacar que estos corsarios, como se comentó anteriormente, contaron con el apoyo de algunos otros considerados como renegados, que se aliaron a ellos en contra de sus propias naciones, como por ejemplo Simón Danser.

Apreciando la otra cara de la moneda, para los berberiscos, cuando se realizaban ataques a las naves cristianas lo consideraban una especie de Guerra Santa, la que se realizaba por motivos espirituales y por tanto era noble y la consideraban ejemplarizante.

Lo cierto es que nadie podía pensar que un peligro tan grande como fue la amenaza de estos piratas, pudiese durar tantos siglos y esclavizar a tantos seres humanos, sin considerar todas las vidas que se perdieron durante el desarrollo de todos los acontecimientos, pues se libraron batallas navales muy duras, donde las pérdidas humanas y materiales fueron incalculables.

El Célebre Barbarroja 

¿Quién no escuchó en alguna oportunidad hablar sobre Barbarroja?, o quizá lo vieron siendo personificado dentro de alguna película cinematográfica, serie televisiva o dibujo animado.

Barbarroja es un pirata que existió en la antigüedad y fue un temido corsario del Islam, su nombre era Hayr al-Din Jeireddín, de origen greco-turco, nacido en la ciudad de Lesbos, que formaba parte de una isla griega, en el año de 1475, la cual se encontraba para ese entonces bajo el control de los turcos. Su conocido nombre de Barbarroja se debió a su apariencia física, ya que poseía cabellos y barba de un color rojizo, con marcados rasgos europeos.

Tuvo cuatro hermanos, los cuales se dedicaron a la marinería; pero tanto él como Aruch, bajo las órdenes del sultán Suleimán, comandaron una amplia organización de piratería, que llevó a que los berberiscos controlan todo el comercio del Mediterráneo, con la ayuda del imperio Turco, y convirtiéndose de esta manera en pesadillas, especialmente para el imperio Español.

De esta manera durante los primeros años del siglo XVI, estos dos hermanos identificados ambos como Barbarroja, labraron su fama como corsarios. Ya que Hayr al-Din, desde joven era un temible pirata turco en el Mar Egeo, que es una de la parte del Mediterráneo que se encuentra comprendida entre Grecia y Turquía.

Fue un héroe dentro de los musulmanes, quienes le dieron el apodo de Barbarroja, como apelativo que le otorgaron en Italia. Este pirata sirvió al sultán otomano Selim II, con quien se alió para combatir a todas las potencias del mar Mediterráneo; especialmente las españolas y así evitar su expansión  por el norte de África.

Durante el año de 1529 tomó la ciudad de Argel, que en la actualidad es la capital y la mayor ciudad de la nación de Argelia. La cual, desde que Barbarroja la conquistó, se convirtió en un gran reino que fue creado y desarrollado alrededor de una importante actividad conocida como “La Piratería”.

Esta importante ciudad se convirtió prácticamente en la guarida de los corsarios, y posteriormente este pirata fue nombrado almirante de toda la flota otomana por Solimán el Magnífico, durante el año de 1533, causando la asolación de Túnez y posteriormente de Mahón, pues no solo combatía la navegación cristiana, sino que también hostigaba a los pobladores del interior de su país.

Esta piratería berberisca fue considerada un escollo insalvable, que no permitió por ningún lugar la expansión norteafricana que era promovida por el Cardenal Cisneros, quien también se destacó dentro de la corona española, por ser considerado un genio militar inquisidor que llegó a vencer a los musulmanes en muchas oportunidades.

La conquista del Norte de África siempre se mantuvo presente en la mente de la nación española; de hecho cuando muere su reina Isabel I dejó escrito en su testamento “Que no cesen de la Conquista de África”, algo que se tomó muy en serio el Cardenal Cisneros durante el año de 1504, tras fallecer la reina.

En consecuencia, Marruecos era parte de uno de los objetivos a largo plazo de la Corona de Castilla y es así como, contando con otros monarcas Católicos y valiéndose de sus hábitos, Cisneros  emprende como primer objetivo la toma del Puerto de Mazalquivir, específicamente en el norte de Argelia.

Este objetivo se alcanzó, ya que a pesar de que los berberiscos les esperaban, tardaron demasiado y terminaron dispersándose, lo que permitió que los españoles posteriormente tomarán por sorpresa al enemigo.

Pero esta solo era una de las batallas, pues en el camino quedaron muchas otras que enfrentar y especialmente con la figura de Barbarroja, al frente de los piratas berberiscos.

Algunas crónicas históricas narran que Aruch, hermano mayor de Barbarroja, fue quien tuvo primero su propio barco, por lo cual capturó cerca de la isla de Djerba, a tres naves españolas; aunque posteriormente muere en el año de 1518, precisamente en una batalla contra los españoles en la ciudad de Tremecén, que era uno de los reinos de los berberiscos.

Es este precisamente el momento en que Barbarroja entra en acción y comienza a tener un papel protagónico dentro de todas las contiendas bélicas, manteniendo su dominio sobre Argel y acosando a las naves cristianas, sin darles tregua.

De esta manera su fama se extendió por todo el mundo musulmán y llegaron muchos otros corsarios a engrosar sus tropas en busca de fortuna, como por ejemplo Sinán el Judío o Alí Caraman.

Berberiscos

Para precisar de alguna manera todas las hazañas perpetradas por este, el más célebre de todos los corsarios Berberiscos, realizamos a continuación un resumen puntual de sus logros como pirata.

  • Continúo la acción emprendida por su hermano Aruch, para transportar los mudéjares del sur de España al norte de África. Los cuales eran musulmanes que vivían dentro de la Península Ibérica.
  • Mató a los españoles cautivos en Argel, por lo cual el rey español Carlos I, trató de matar a este nuevo rey Barbarroja, que comenzaba a ser un dolor de cabeza, quien por otro lado era muy soberbio.
  • El corsario atacó Orán y reconquistó con facilidad Tremecén.
  • En 1519 la flota hispano-italiana intenta recuperar Argel una vez más, pero son derrotados por Barbarroja.
  • El corsario busca apoyo para conservar todos sus territorios, el cual le es ofrecido por Selim I, quien le otorga el título de gobernador, poniendo en peligro a muchos magrebíes o habitantes de Magreb, región del Norte de África, compuesta por los países de Marruecos, Túnez y Argelia.
  • Luego de la muerte de Selim I, y con su hijo Solimán I el Magnífico, Barbarroja se dedica a conquistar en mayor escala, atacando tanto a territorios de Francia como de España.
  • En 1521 atacó las Islas Baleares, capturando algunas naves españolas y el Peñón de Vélez de la Gomera; recorre las costas del sur de Italia y Sicilia para hacerse con más riquezas.
  • Desde la ciudad de Argel como su base de operaciones, organizó ataques contra el Levante español y las islas Baleares, Córcega, Cerdeña y Sicilia e incluso las costas napolitanas de Italia.
  • Este habilidoso pirata busca alianzas y las encuentra en crueles ladrones de la calaña de Haradín Cachidiablo, Salarráez, Sinán el Judío y Tabas.
  • Para el año de 1522 conquista la isla de Rodas, bajo mandato del Imperio Otomano. Luego de la muerte del Rey del Cuco, que era aliado de España; todos los bereberes se ponen de parte del corsario, convirtiéndolo en el señor de toda la costa desde Argel hasta Túnez.
  • Durante el año 1529 consigue el Peñón de argel, una pequeña isla de las costas de Argelia que era un fuerte español.
  • Todavía para el año 1530, Barbarroja continúa con sus ataques a los territorios mediterráneos tomando puntos estratégicos como las Islas Baleares, Marsella, Crotone, Mesina, Campania, Toscana, Andalucía y trípoli.
  • También participó en alianzas con Francia para luchar en contra de Carlos V, ya en el año de 1544.
  • Pero posteriormente debido a La paz de Crépy, que acabó con la cuarta guerra franco- imperial, donde se dio la ofensiva francesa con el apoyo de los turcos representados por Barbarroja, se vio obligado a retirarse, renovando con ello su antigua alianza.

Este famoso corsario muere en el año de 1546, a los 65 años de edad, en su palacio de la Ribera del Bósforo, perteneciente al imperio Otomano, siendo sepultado en Estambul, una ciudad de Turquía, bajo su religión del Islam. Luego de su muerte es sucedido en el gobierno de Argel, por su hijo Hasan Pasa.

Sin lugar a dudas, el mayor legado de este representante de los berberiscos, ha sido haber establecido la supremacía turca sobre las aguas del Mar Mediterráneo, un hecho que se mantuvo hasta la batalla de Lepanto, acaecida durante el año de 1571.

Finalizamos nuestro recorrido por la vida de Barbarroja, contándoles una historia curiosa que se conoce en la ciudad española de Cerdeña, donde se comenta que cada año realizaban una vigilia en veneración de su santo en la iglesia de Sant Antioco y que en el año de 1532, se presentó Barbarroja para atacarlos sorpresivamente.

Aprovechando la cantidad de cristianos que se habían concentrado en el lugar para la celebración de esta fiesta religiosa; pero esto no llegó a producirse, debido a que milagrosamente una tormenta destruyó su flota, algo que según las fuentes cristianas, fue considerado como un castigo divino. En la siguiente imagen podemos apreciar la tumba de Barbarroja, en la ciudad de Estambul.

Esclavitud en los Estados Berberiscos 

La esclavitud fue uno de los elementos que durante la antigüedad sufrieron muchas personas, especialmente durante las conquistas de territorios, donde tanto hombres como mujeres eran capturados como parte del botín de guerra, y posteriormente con suerte eran vendidos mediante el comercio de esclavos, pues algunos de ellos perdían la vida, si no les eran útiles para obtener lucros económicos.

Como bien hemos conocido, los corsarios berberiscos tenían como parte de su actividad de saqueos, la captura de la carga de los buques, pero además de ello secuestraban a los cristianos con la finalidad de someterlos posteriormente a su venta entre los musulmanes; donde de igual manera, obtenían esclavos, en los pueblos de las costas del mar mediterráneo.

Muchos de estos esclavos si no eran vendidos, los obligaban a trabajar o prostituirse en el norte de África. Las cifras de personas que sufrieron a manos de los berberiscos entre los años 1530 a 1780, superaron el millón doscientos cincuenta mil europeos, los que terminaron generalmente en ciudades como Túnez, Argel, Trípoli, Estambul y Salé.

Todo esto en la antigüedad se convirtió en una gran pesadilla, especialmente vivida por parte de los esclavos, ya que muchos de ellos morían en el propio viaje de regreso al norte de África, por falta de alimentos, agua o simplemente enfermedades. Los que sobrevivían a este amargo trayecto, luego eran vendidos dentro de las subastas de esclavos, algo que también representaba un elemento denigrante para estos seres humanos.

Subastas de Esclavos 

Los esclavos dentro de las subastas mediante las cuales eran vendidos, se mantenían de pie desde la mañana hasta la tarde, a la espera de que los compradores pasaran y los pudieran observar.

Luego de ello seguía la subasta, donde los musulmanes habitantes del pueblo asistían con la finalidad de realizar ofertas económicas, mediante las cuales pujaban en favor del esclavo que era de su agrado, hasta terminar todo el proceso, concediendo la venta al mejor postor. Aunque se destacaba el hecho de que el gobernador de Argel, tenía la facultad de comprar cualquier esclavo, al precio que había sido subastado.

Por su parte, los esclavos durante la realización de estas subastas debían correr y saltar con la finalidad de demostrar sus dotes físicos, de fuerza o resistencia. Una vez concretada la compra, se les presentaban a los esclavos varias opciones: Podrían ser rescatados a cambio de dinero pagado por sus familiares, ser obligados a trabajar, prostituirse o simplemente cualquier otra actividad que se les antojara.

Esto trajo como consecuencia que los esclavos terminaran siendo empleados en varios servicios como fue el caso de los trabajos manuales fuertes, muchas tareas domésticas e incluso en el caso de la mujeres, fueron empleadas como esclavas sexuales dentro del Harén.

Cabe destacar que un Harén, era un conjunto de mujeres que servían como concubinas de un importante personaje, el cual disfrutaba de placeres sexuales con cada una de ellas en el momento que se le antojaba.

En general la mayoría de estos esclavos, fueron recluidos en cárceles denominadas bagnios, las que se encontraban completamente abarrotadas de personas, en las cuales permanecían bajo condiciones deplorables y especialmente calurosas. Mientras que las mujeres formaban parte de los Harenes de las más importantes personalidades, que podían adquirirlas dentro de los mercados.

Origen Religioso de la Esclavitud Berberisca

Muchos se preguntarán ¿Cómo surgió la esclavitud mezclada con el origen religioso de los musulmanes?. En principio, tenemos el hecho de que El Corán como su libro sagrado, cuenta con muchas referencias precisas en cuanto a los esclavos, el concubinato, al igual que sobre su liberación.

Para entender un poco mejor todo esto, debemos saber que El Corán es el libro fundamental de la religión musulmana, dentro del cual se encuentran plasmada todas las revelaciones que Dios le hizo a Mahoma, que fue el profeta árabe fundador de su religión. Es una especie de Biblia para ellos.

En el Corán se apoya la esclavitud y se permite a los musulmanes tener a su servicio esclavos, pues entre sus líneas se reconoce que existe una desigualdad básica entre ser amo y esclavo; donde se establece una serie de derechos de los primeros sobre los segundos.

Este es un tema muy controversial, que ha sido objeto de análisis por muchos historiadores. A propósito de ello podemos ofrecer los comentarios de Brunschvig, filósofo de origen francés, quien afirmó:

El esclavo tiene el mismo valor que el hombre libre, y lo mismo la eternidad está en el almacén para su alma, en esta vida terrenal, a falta de emancipación, subsiste el hecho de su condición de inferioridad, a la que él debe dimitir piadosamente”.

Además incluso dentro de la vida de su profeta Mahoma, fundador de su región basada en el Islam, se han encontrado cantidad de esclavos a su servicio, formando parte de una extensa lista. Donde también se destaca que una de las ventajas de la esclavitud en el Islam, es que igual que en el caso de los caballos, no se necesitaba pagar ningún azaque o tributo por poseer este tipo de bienes.

Definitivamente es algo triste, pues en este caso le están dando a la vida de los seres humanos el mismo valor que a los animales y esto fue algo que marcó la vida de muchos seres humanos durante los siglos de XVI y XIX, donde cientos de miles de hombres, mujeres al igual que niños, fueron secuestrados y llevados contra su voluntad a tierras lejanas y desconocidas por ellos, donde eran vendidos como esclavos.

Así, los esclavistas musulmanes avalados por sus creencias religiosas, realizaron razias o ataques sorpresivos para capturar a las personas de pueblos y ciudades costeras de Europa, especialmente en países como España, Portugal, Italia y Francia; e igualmente se aventuraron para llegar a las islas Británicas, los Países Bajos e incluso a la lejana Islandia.

Todos estos cautivos carecían de posibilidades para volver a sus hogares y además tenían que soportar condiciones miserables de vida, donde para mantenerse vivos, eran obligados a realizar una serie de trabajos forzados y recibir muchas torturas.

Esclavitud dentro de la Religión 

Algunos historiadores que han realizado análisis sobre el tema de la esclavitud, manifiestan que está presente tanto en el judaísmo y cristianismo como en el Islam; lo que nos permiten, realizar un breve análisis de estas tres doctrinas ante su manejo de la esclavitud.

Judaísmo

Es una religión que se basa tanto en la Biblia como en la Torá, que son sus libros sagrados; donde se recogen las revelaciones de Dios para el pueblo de Israel, el cual se caracteriza por respetar su voluntad, cumpliendo con todos sus mandamientos.

Para los judíos, en la antigüedad los esclavos eran considerados como una parte esencial de las casas hebreas, algo que fue imposible de cuantificar, pues cada una de ellas contaba con muchos esclavos, especialmente dentro de las familias más poderosas de la época, lo que ocasionó una serie de impactos tanto sociales y legales como económicos.

Incluso se ha investigado que la Biblia Hebrea contiene dos conjuntos de reglas, donde se rige a los esclavos. Lo que se puede evidenciar mediante la siguiente cita que ofrecemos de manera textual:

“Y cuando tu hermano empobreciere, estando contigo, y se vendiere a ti, no le harás servir como esclavo. Como criado, como extranjero estará contigo; hasta el año del jubileo te servirá. Entonces saldrá libre de tu casa; él y sus hijos consigo, y volverá a su familia, y a la posesión de sus padres se restituirá. Porque son mis siervos, los cuales saqué yo de la tierra de Egipto; no serán vendidos a manera de esclavos. No te enseñorearás de él con dureza, sino tendrás temor de tu Dios”. (Levítico 25: 39-43)

Mientras que la segunda de ellas hace referencia a que se pueden comprar los hijos de los forasteros, que viven entre cada uno de ellos, al igual que las familias que han nacido de ellos; con lo que se pone en claro cómo la esclavitud era uno de los elementos permitidos en el Judaísmo.

Cristianismo

El Imperio Romano, formaba parte del cristianismo, religión que se originó en las enseñanzas de Jesús recogidas en los Evangelios, para guiar la vida de todos sus seguidores.

Estos cristianos durante sus primeros años formaron parte de la economía y sociedad de este imperio, que tomaron personas como esclavos, al menos hasta la Edad Media, o quizá un poco más allá. Existían figuras como San Agustín que apoyaba la esclavitud, mientras que por otro lado San Patricio se oponía.

Una justificación para esta práctica de la esclavitud fue que durante el primer siglo, luego del Nuevo Testamento que es la segunda parte de la Biblia o el libro sagrado de los cristianos, los esclavos eran convertidos al cristianismo, considerados como hermanos liberados en Cristo y con derechos sobre la herencia del reino de Cristo.

Berberiscos

Pero a ellos se les dijo que sirvieran a sus amos como si estuvieran sirviendo a Cristo, siempre manteniendo una alta moralidad, fidelidad y respeto. Como ejemplo les dejamos una cita textual en este sentido:

“Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre”. (Efesios 6: 5-8)

Como se puede observar, de esta manera se justificaba y se mantenía la esclavitud de una parte de los seres humanos, que servían a la otra, la cual generalmente era de una clase opulenta.

Islam

El Islam no fue el que introdujo la esclavitud dentro de la tradición humana, pues como se ha observado, estaba presente en todo el mundo muchos siglos antes de su aparición; por lo cual lidia con ella como una de las prácticas que estaban establecidas y a la que no era posible ponerle fin de una sola vez.

A propósito de ello, los historiadores han considerado que el Islam adoptó un enfoque que les era práctico para la época, buscando darle un mejor tratamiento a los esclavos, con la finalidad de que con el tiempo se liberaran un mayor número de ellos hasta que la esclavitud pudiese ser abolida, mediante una serie de medidas.

Aunque los principios del Islam contemplaban que los amos debían mirar a los esclavos como hermanos, por los antecedentes conocidos mediante las crónicas históricas estudiadas, los Berberiscos al parecer no llevaban a la práctica estos lineamientos religiosos, ya que los esclavos bajo su dominio eran maltratados.

Por otro lado es quien tiene el derecho de hacer que una persona libre como ellos, sea convertida en un esclavo, vendido tal como si se tratara de un animal; siendo a la vez alejado de su hogar y sin considerar que muchos de ellos fueron sacrificados, por no serles de utilidad económica.

berberiscos

Uno de los antecedentes contemplados dentro del tratamiento a los esclavos, siguiendo las leyes del Islam, estaba en lo que se conoció como Mukatabah, que era un contrato celebrado entre un amo y su esclavo, mediante el cual se acordaba que este podía pagar una determinada cantidad de dinero a su amo a cambio de liberarlo.

Este es un hecho que hemos comentado dentro del proceder de los Berberiscos, cuando capturaban personas como esclavos, antes de venderlos en el mercado de los musulmanes; pero que de igual manera era injusto, pues muchos de los habitantes de las costas del Mediterráneo, eran personas humildes y sin recursos.

Asimismo existía la posibilidad de que el esclavo trabajara para otra persona y con ello pagar a su amo, para alcanzar de esta manera su libertad. Por lo que se alentaba a los Berberiscos a realizar el Mukatabah, en virtud de que se recordaba que el Corán decía:

Y los esclavos que tengáis que deseen la escritura de emancipación, si sabéis que en ellos hay bien, concedédsela” (An-Nur 24:33)

berberiscos

Dentro de este punto que nos encontramos presentando con respecto a la esclavitud en la religión de los Berberiscos, está otro interesante aspecto como es el caso de las esclavas, a las cuales se les prestó mucha más atención que a los esclavos.

Por ejemplo se consideraba el caso en que una de estas mujeres le diese a su amo un hijo, como una situación intratable; y solo recuperaba la libertad con la muerte de su amo. Esto a la vista del Islam era una forma de proteger a los hijos, los cuales necesitaban los cuidados de sus madres.

No obstante, su religión les permitía la emancipación, donde se proporciona una íntima relación entre esclavo y amo, en virtud de lo cual un hombre podía dejar herencia a su esclavo y que además sería libre, siempre y cuando el amo no tuviese herederos.

En síntesis, toda la situación de la esclavitud durante los ataques realizados por los Berberiscos en los territorios del continente Europeo, trajo una serie de consecuencias, especialmente sociales y económicas. Pues muchas familias fueron destruidas y por otro lado, nacieron gran cantidad de niños, que fueron el fruto de la unión de amos musulmanes con esclavas europeas, creándose con ello nuevas razas.

Conclusiones

La presencia de los piratas berberiscos fue un hecho histórico que alteró la paz de las aguas de Mar Mediterráneo, pues los barcos que transitaban por ellas, comenzaron a sufrir los ataques sorpresivos de estos corsarios, que surcaban el mar con la finalidad de abordarlos y saquear sus riquezas, haciendo esclavos a sus tripulantes, para posteriormente venderlos como esclavos.

Se cuenta que el primer ataque sorpresivo se produjo en la ciudad valenciana de Cullera en España, para el año de 1503. A partir de este momento las escaramuzas de estos piratas no cesaron y cada vez eran más frecuentes, tanto que los habitantes de las regiones costeras terminaron por abandonar sus hogares, puesto que en cualquier momento podían ser sorprendidos por los Berberiscos.

Estos corsarios se llevaban a las personas en sus barcos, para luego venderlas como esclavas en sus mercados musulmanes. Todo este acontecimiento cobra mayor protagonismo cuando entra en escena el temido Barbarroja, que se convierte en la cabeza de los berberiscos durante el reinado de Carlos V en la monarquía española.

Desde principios del XVI los Barbarroja, que en principio fueron dos hermanos conocidos como Aruch y Hariddin, se convirtieron en causantes de los mayores temores y agravios perpetrados a los habitantes de los países europeos, siendo este último el más famoso de todos.

Este astuto pirata supo realizar alianzas con el sultán turco Solimán el Magnífico y logró controlar prácticamente a los musulmanes, contando con una gran fortaleza en la ciudad de Argel, la cual convirtió en su base de operaciones que le permitía realizar una rápida huida, una vez alcanzadas sus fechorías.

berberiscos

Durante el mandato de Hariddin, las incursiones berberiscas en las costas españolas fueron más habituales, tomando por sorpresa también a muchos de los barcos cristianos. Aunado a esto los piratas encontraron una escasa resistencia, ya que Carlos V tenía demasiados frentes abiertos como para ocuparse de los problemas del Mediterráneo.

Sin embargo la piratería llegó a un momento en que ya no fue rentable, además se firmaron entre ellos una serie de alianzas, por otro lado estaba la presión ejercida por parte de los países europeos unidos y finalmente en siglo XIX, con la conquista francesa de la ciudad de Argelia se erradica definitivamente la piratería.

A pesar de ello, todas sus consecuencias han quedado registradas para la historia, como pruebas de que la codicia de los hombres en ocasiones no tiene límites, pero sí consecuencias. Además con el paso de los años también se ha entendido definitivamente que ningún ser humano tiene derecho a tocar a otro, para convertirlo en su esclavo.

El conocido pirata Barbarroja, de nombre Hariddin falleció en 1546 en Constantinopla y fue sucedido por su hijo Hassan Paça. Pero ya para este entonces, la piratería se había detenido definitivamente, algo que toda la humanidad agradece y especialmente los habitantes de las costas del Mar Mediterráneo.

Si el contenido de este artículo le ha sido de utilidad, le invitamos cordialmente a leer también los siguientes:

Leave a Comment