Biblioteca Clementina, una de las más bellas del mundo

Todos sabemos que en las Bibliotecas de albergan libros y los mismos son sinónimo de historia, pero, la misma biblioteca es un reflejo de la arquitectura de su momento la cual perdura en el tiempo. Un ejemplo de ello es la Biblioteca Clementina, considerada como una de las bibliotecas más bellas del mundo y de la cual hablaremos a continuación.

Biblioteca Clementina

Historia de la Biblioteca Clementina

La Biblioteca Clementina que en checo se le conoce como Klementinum, es un conjunto de edificios históricos que se encuentran en la ciudad de Praga, capital de la República Checa. La historia de esta biblioteca se remonta a la existencia de una capilla que estaba dedicada a San Clemente en el siglo XI. Durante la Edad Media, se fundó un monasterio dominicano el cual en el año 1.556 se convertiría en un colegio jesuita.

En el año 1.622 los jesuitas transfirieron la biblioteca de la Universidad Carolina a la Biblioteca Clementina. Este movimiento, eventualmente llevó a que el colegio se fusionara con la Universidad Carolina en el año 1.654. Los estarían en este recinto hasta el año 1.773, cuando la Emperatriz María Teresa I de Austria crearía en la Biblioteca Clementina un observatorio, una biblioteca y una universidad.

Esta biblioteca sería conocida entonces como la Biblioteca Nacional, la misma se fundó en el año 1.781 y desde el año 1.782 la Biblioteca Clementina pasaría a ser un depósito legal de documentos. No sería sino hasta el año 1.918 que la recién creada Checoslovaquia se haría cargo de la abandonada Biblioteca Clementina. Se sabe que desde el año 1.990 la Biblioteca Nacional fue absorbida por la Clementina y operan como una sola que le conoce como Klementinum.

En la Biblioteca Clementina podremos encontrar una colección de Mozart, materiales que pertenecieron a Tycho Brahe y Comenius, así como también ejemplares históricos de la literatura checa. Desde el punto de vista arquitectónico, la Biblioteca Clementina es un ejemplo notable de la  arquitectura barroca. Este recinto cuenta con una superficie de 20.000 metros cuadrados siendo así el segundo complejo de edificios más grande de Praga sólo detrás del castillo de Praga.

Durante varios años, antes del año 2.006 existía un gran debate en torno a la expansión de la Biblioteca Clementina con el fin de albergar futuras colecciones en la biblioteca. Esto ya que, se estimaba que los edificios de ese entonces alcanzarían su máxima ocupación para el año 2.010.

Biblioteca Clementina

Para el 10 de enero del año 2.006, las autoridades de Praga decidieron vender los edificios, que eran propiedad de la ciudad y se encuentran en la zona Letná, cerca del centro de Praga. El comprador de estos edificios sería la Biblioteca Nacional con el fin de llevar a cabo el proyecto de expansión de la Biblioteca Clementina.

Durante la primavera del año 2.006, se efectuó un concurso de arquitectura internacional para el diseño del nuevo edificio. El arquitecto ganador de la competición fue Jan Kaplický, sin embargo, este diseño ganador tenía muchos problemas que debían ser solucionados. Por esta razón, aun la Biblioteca Clementina espera por la entrega de un proyecto final de expansión.

Espacios del edificio

Pudimos percatarnos que La Biblioteca Clementina cuenta con numerosos espacios en su Haber debido a La amplia expansión de terreno que abarca. A continuación, conoceremos un poco más acerca de los espacios que alberga la Biblioteca Clementina.

Biblioteca barroca

La Biblioteca Clementina es considerado como uno de los manuales de la arquitectura Barroca y su interior. Este estilo ha permanecido intacto desde el siglo XVIII. Internamente podemos ver como la sala esta excesivamente decorada, no solo con muebles, anaqueles y otros accesorios, sino también con frescos que llenan sus techos.

Estos frescos fueron realizados por el artista  Jan Hiebl, quien preparó un programa de motivos alegóricos relativos a la importancia de la educación en la sociedad. Dentro de estos frescos se destacan retratos de santos jesuitas, patronos de la universidad y personajes de referencia dentro de esta temática.

Es bien sabido que esta biblioteca barroca alberga en sus anaqueles unos 20.000 volúmenes. Muchos de ellos llegarían allí por orden del emperador José II del cual, podemos ver un retrato que  preside la sala principal. Este emperador trasladó por decreto todos los libros de las bibliotecas de los ya desaparecidos monasterios del país.

La biblioteca barroca está especializada en literatura teológica, la misma fue declarada en el año 1,777 por María Teresa I de Austria como Biblioteca Universitaria y Pública. Luego, cuatro años más tare, su director, Karel Rafael Ungar crearía una colección de literatura escrita en lengua checa con el nombre de Biblioteca Nacional. Con ello, sentaría las bases de lo que en la actualidad es la mayor biblioteca en la República Checa.

Muchos de estos libros históricos, que debemos destacar, muchos son ejemplares únicos, han sido digitalizados por Google y se estima que pasarán a estar disponibles en poco tiempo en la plataforma digital de la Biblioteca Clementina gracias a su asociación con Google Books.

Sala de los meridianos

Al hablar de los espacios de La Biblioteca Clementina, debemos mencionar la Sala de los Meridianos, además, este es otro de los espacios que se dedican a observar el cielo. Esta sala está compuesta por dos grandes cuadrantes los cuales tienen desde sus inicios de la biblioteca en esta sala.   Estos cuadrantes han servido para medir la altura de las estrellas y los movimientos de los mismos. Por otro lado, en esta sala también se confirmaba la llegada del mediodía y se le avisaba con mucha puntualidad a los habitantes de Praga.

Capilla de los espejos

Detrás del comedor podemos encontrar a la reconocida Capilla de Espejos, la misma cuenta elementalmente con espejos con bordeados por estuques abundantes. En la capilla se pueden apreciar además cuatro cuadros de Václav Vavřinec Reiner. En la actualidad, esta sala sirve para dar conciertos. Ahora bien, en el último patio, el cual da hacia la plaza Mariánské náměstí podemos encontrar el monumento al director del observatorio y astrónomo Joseph Stepling. Esta escultura en forma de Cupido con anteojos fue creada por el artista  Ignác Platzer bajo encargo de María Teresa.

Por otro lado, el vestíbulo en el ala de este permite acceder a la plaza Mariánské nám el cual también se puede acceder por el vestíbulo que entra a la Biblioteca Técnica Estatal. La fachada de la capilla de los espejos tiene un portal robusto combinado con un balcón, sobre la ventana podemos encontrar una decoración heráldica de estuque hecha por František Xaver Lederer.  En el frontón podemos encontrar una estatua de San Ignacio de Matyáš Braun.

Torre Astronómica

Encima de los edificios de La Biblioteca Clementina se erige la Torre Astronómica. Se desconoce aún quien fue su constructor, se piensa que pudo ser František Maxmilián Kaňka, Kilián Ignác Dientzenhofer o Anselmo Lurago. Lo cierto es que la Torre Astronómica tiene unos 52 metros de altura, para llegar a la parte más alta es necesario subir 172 peldaños escarpados de la escalera caracol.

Biblioteca Clementina

En la cúpula de la torre se eleva la gigantesca estatua de plomo de Atlas soportando el globo. La entrada a la torre está al lado de la entrada a la Sala de Espejos. La historia de esta torre se relaciona estrechamente con la educación universitaria, en donde matemáticas y la astronomía desempeñaban un papel importante en ese momento.

Por otro lado, en la Torres Astronómica podemos apreciar obras impresas y manuscritos de astrónomos universitarios los cuales nos demuestran el alto nivel de la ciencia para esa época.  Alrededor del año 1.750 iniciarían observaciones, mediciones astronómicas y climáticas en la universidad, por lo que, en la torre se fueron iban instalando aparatos astronómicos.

El mayor mérito en el desarrollo de la astronomía lo tiene el director del observatorio Josef Stepling y el mecánico Jan Klein. Para el año 1.775, Antonín Strnad inició los registros sistemáticos de las mediciones meteorológicas y climáticas que se realizaban en la Torre Astronómica sin interrupción hasta el día de hoy.  Pese a que en Berlín estas mediciones comenzaron antes, sin embargo, las mismas se debieron interrumpir por muchos años. Es por ello que, la Tores Astronómica de la Biblioteca Clementina presume de esta primacía mundial.

Ya a partir del año 1.842, desde la Biblioteca Clementina se avisaba el mediodía con el movimiento de una bandera que desde el año 1.891 hasta 1.926 e acompañaba con una salva de cañón de Hradčany. Luego del año 1.928 las observaciones astronómicas se trasladaron al nuevo observatorio de Ondřejov. Sin embargo, el servicio horario se quedaría en la Torre Astronómica hasta la ocupación, a partir del año 1.926 la Biblioteca Clementina facilita la señal de hora para la transmisión de la estación de radio Radiožurnál.

Arquitectura de la Biblioteca Clementina

La Biblioteca Clementina es considerada por muchos como la Biblioteca más bella del mundo, y es que, este recinto histórico en la República Checa es una auténtica obra de arte. Podemos encontrarla en el centro histórico de Praga, siendo esta una obra maestra de la arquitectura barroca la cual a lo largo de los años ha inspirado asombro desde principios del siglo XVIII. Por otro lado, su decorado interior también en estilo barroco es el complemento perfecto para su arquitectura.

En principio, la Biblioteca Clementina fue una capilla del siglo XI, pero con el pasar del tiempo se expandió a 2 hectáreas y se convertiría entonces en una universidad jesuita en el año 1.556. Por su parte, la emperatriz María Teresa reconoció su estatus oficial como observatorio, biblioteca y universidad en el año 1.777.

El emblemático interior de la biblioteca cuenta con impresionantes y coloridos frescos en el techo, los mismos fueron hechos por el artista Jan Hiebl. En los murales podemos ver retratos de santos jesuitas, patronos de la universidad y diversos motivos alegóricos que están relacionados con la educación y el aprendizaje.

La Biblioteca Clementina es tan ampliamente reconocida por su belleza que este recinto sería incluso mencionado en una novela del escritor argentino Jorge Luis Borges, “El Milagro Secreto”. En dicha novela, el protagonista sueña con la Biblioteca Clementina y sus bibliotecarios buscando a Dios entre las páginas de los libros.

Biblioteca Clementina

En el año 2.007, el arquitecto Jan Kaplický y su empresa Future Systems, propondrían un nuevo edificio para la Biblioteca Nacional Checa. Sin embargo, este novedoso diseño fue ampliamente criticado por el público refiriéndose a la estructura modernista como una mancha o un pulpo.

Esto llevó a que el entonces presidente Václav Klaus descartará este diseño propuesto y lo catalogo como “inapropiado para Praga”. Por su parte, el entonces alcalde de Praga llamado Pavel Bém consideró que disminuiría la belleza del horizonte de la ciudad.  Debemos mencionar que Jan Kaplický falleció en el año 2.009 a la edad de 71 años mientras persistía la controversia en torno a su diseño.

Para el año 2.005, la apreciada Biblioteca Clementina fue honrada con el premio “Memoria del Mundo” de la UNESCO. Además, fue catalogada como la joya de la corona de la rica arquitectura de Praga, por esta razón, la Biblioteca Clementina debe ser conservada con esmero a lo largo de los años.

Capacidad

Las crecientes necesidades espaciales se hicieron tan urgentes en la Biblioteca Clementina que en el año 2.009 se optó por construir un edificio nuevo. Este edificio nuevo serviría más bien como un repositorio de colecciones para evitar trasladar la biblioteca completa. También, este nuevo edificio funcionaria como lugar de trabajo para los bibliotecarios catalogadores, digitalizadores e indexadores del material nuevo que día a día alimenta el acervo.

Este nuevo edificio se culminó en el año 2012 y contaba con una capacidad para 10 millones de libros. Ahora bien, con el objetivo de hacer más claro al público la dimensión de la mudanza, el director de la biblioteca explicó a la prensa en 2014 que los libros que fueron trasladados durante el año 2013 desde la Biblioteca Clementina al edificio ubicado en la calle Sodomkova del barrio praguense de Hostivař si cada libro fuese puesto uno tras otro, ocuparía 35 kilómetros.

​Con esta expansión se logró resolver los problemas de espacio para guardar los libros, sin embargo, en principio la idea original era construir una Biblioteca nueva.  Ahora bien, debido al  fracaso de estos planes en el año 2.008, las autoridades a cargo de la biblioteca se decantaron por construir un edificio como depósito central.

Colección literaria

Según la página web oficial de la Biblioteca Clementina, el recinto cuenta con más de 20,000 libros, la mayoría de los cuales son tomos teológicos extranjeros. Como hemos visto a lo largo del artículo, se convirtió en la biblioteca nacional del país en el año 1.781 cuando el director Karel Rafael Ungar, reunió una colección de literatura para el pueblo de República Checa.

Además de su colección de 20,000 libros, la Biblioteca Clementina alberga una amplia colección de globos astronómicos y numerosos tomos teológicos que han sido rescatados de monasterios destruidos. De hecho, un retrato del emperador Joseph II en la sala principal rinde un digno homenaje al hombre que orquestó el envío de estos libros a la Biblioteca Clementina.

A partir del año 2.020, algunos libros de la biblioteca se comenzaron a digitalizar y finalmente aparecerán en una biblioteca digital en Google Books. Sin embargo, la amplia colección de libros en la Biblioteca Clementina sigue creciendo cada vez más por lo que, la expansión de este recinto se va haciendo una necesidad cada vez mayor.

Recorridos por la Biblioteca Clementina

Las visitas guiadas comienzan a diario a las 10 y continúan en intervalos de 30 minutos. La visita tiene una duración de unos 50 minutos y se hace exclusivamente con guía. La explicación se hace en inglés, además, la información está disponible en material impreso en idiomas como inglés, alemán, francés, italiano, español, portugués, holandés, japonés, chino y ruso.

Un lugar que no se puede dejar de visitar es la Capilla de los Espejos la cual esta ornamentada principalmente con espejos, siendo una sala única en la República Checa.  Esta sala se encuentra en el cuarto patio de la Biblioteca Clementina, en la planta baja del ala que une la Torre Astronómica con el ala norte del kolej  o bien residencia de estudiantes en la calle Platnéřská.

Debemos destacar que la Capilla de los Espejos en la actualidad es un lugar en donde se celebran con regularidad conciertos de música clásica. También ofrece la posibilidad de celebrar bodas, con capacidad para 150 personas. En caso de que en la Capilla de los Espejos no se lleve a cabo ningún evento, es posible incluirla en la visita. Es importante destacar también que la biblioteca ahora funciona bajo el nombre de Biblioteca Nacional  cuenta con un acervo de más de 6 millones de libros.

El libro más antiguo es el Código de Vyšehrad, en el cual guarda el Crónico de Dalimil en la edición de bolsillo. Por otro lado, en la Biblioteca Clementina encontraremos libros de la esfera de dogmática, hermética, numerología y otros ejemplares valiosos.

Encima de la Biblioteca Barroca podemos encontrar la llamada Sala de Meridiano en donde se realizaban mediciones y cálculos. Además, en dicha sala se albergan aparatos astronómicos y una cuerda que de hecho es el meridiano de Praga el cual fue colocado con mayor precisión que el de la Plaza de la Ciudad Vieja.

Desde la Sala de Meridiano se pueden subir unos 65 peldaños de madera a la galería de la torre. Otras salas preciosas son la de Mozart con pinturas de rococó, la sala de Manuscritos y la sala grande con el techo estucado en donde en la actualidad está colocado el fichero. Por otro lado, podemos encontrar la Sala Musical con la bóveda de figuras de estuque con alegorías de las cuatro facultades.

En este artículo pudimos conocer sobre la Biblioteca Clementina, ubicada en Praga, capital de la República Checa. Lo que en principio fue una capilla, luego un colegio jesuita, después una universidad y que finalmente alcanzaría su estatus de Biblioteca Nacional, es considerado con una obra maestra de la arquitectura barroca, no sólo por su exterior sino también por el interior. Además de ser un recinto histórico, en el se encuentran obras muy importantes para la historia Checa. También te pueden interesar los siguientes artículos:

Leave a Comment