≡ Menu

Constantinopla, importante ciudad fundada hacia en 667 a.C.

Hablemos de historia, Constantinopla, una ciudad fundada hace más de seiscientos años antes de Cristo, hoy conocida como Estambul, conozcamos en este nuevo artículo sobre su origen, quien la fundó, Imperios de los que fue capital, sus años dorados, su decadencia y mucho más!

CONSTANTINOPLA

Dónde se situaba Constantinopla?

La ciudad de Constantinopla fue desarrollada a ambos lados del Estrecho del Bósforo en Turquía, el emperador Constantino I pudiendo decidir construir la ciudad cerca de su lugar de nacimiento, decidió elegir uno cercano a Troya,  porque este tenía un valor simbólico para los romanos.

Debemos recordar que fue desde donde partió Eneas, según la mitología fue un héroe de la guerra de Troya, con la caída de la ciudad viajó hasta el Lacio donde, transcurrió un tiempo y llegó a convertirse en rey, y  progenitor del pueblo romano.

Es el ancestro de Rómulo y Remo, los fundadores de Roma. Por lo tanto, Constantino I  quien seguro de la repetición del ciclo de la historia,  apostó a que el pueblo romano regresaría a ese lugar para vivir un nuevo futuro. Adicionalmente a las razones históricas del lugar, la ciudad de Constantinopla fue construida en un lugar estratégico, que le permitía el control del comercio del Mediterráneo.

Historia de Constantinopla

El Imperio Romano como una unidad iría a la fragmentación inevitable se hacia casi ingobernable por su gran tamaño y esta división se hizo definitiva con la muerte del sucesor de Constantino, el emperador Teodosio. En el año 395 el Imperio quedó permanentemente dividido en dos, el Imperio romano Occidental y el Imperio romano Oriental. En el imperio romano Oriental  la ciudad de Constantinopla se convirtió en la capital, el cual es conocido en la historia como el Imperio Bizantino.

Constantino I el Grande inicia la construcción de la nueva Roma en el año 324 y seis años más tarde la consagraba con  el nombre de Constantinopla, pues era la ciudad que construyó Constantino. Constantinopla fue construida sobre siete colinas y fue dividida en catorce regiones, de las cuales diez estaban ubicadas dentro de la muralla.

Construyeron una Catedral llamada Santa Sofía, siendo la primera catedral de la gran ciudad, la misma fue ubicada al lado del Gran Palacio. Constantinopla era una ciudad con una ubicación muy estratégica entre Europa y Asia, por lo que controlaba la ruta comercial de dos continentes el paso del Mar Mediterráneo hacia el Mar Negro.

Esto permitió que Constantinopla, se desarrollara como una gran ciudad, por su parte, el Imperio romano occidental se encontraba en crisis política, comercial, económica y demográfica.  La ciudad sufrió una crisis en los siglos VII y VIII, pero fueron superadas y recobró una etapa de renacimiento. Constantinopla fue víctima de la decadencia del imperio, pero siempre conservó su importancia como ciudad clave del comercio del Mediterráneo y también como centro cultural. Su último emperador Constantino XI, falleció  defendiendo la ciudad.  A pesar de la caída del Imperio Romano de Oriente en el año 1.453 mantuvo su nombre.

Profundicemos en la historia de Constantinopla, Arcadio el primer Emperador de Oriente, promovió y apoyó el desarrollo de la ciudad, la cual se expandía con rapidez. Una de las obras reconocidas fue el Foro de Arcadio, el cual fue construido en honor a las victorias logradas por su padre Teodosio ante los godos. Teodosio II, logró terminar las majestuosas Murallas de Constantinopla, las cuales también fueron llamadas Murallas Teodosianas.​

CONSTANTINOPLA

Se trata de un muro diseñado para repeler y evitar cualquier intento de invasión, tenía doble muro y un foso al frente. Los muros de Constantinopla soportaron más de mil años de asedio, hasta que los avances en armamento bélico, llegaron a tener la suficiente fuerza para  ser derrumbados.

Para la época del emperador Justiniano en los años 527 a 565 fue construido el templo de Santa Sofía, una obra de envergadura que costo la construcción de dos cúpulas porque la primera se derrumbó. También construyó la pequeña Santa Sofía, fue una de las épocas en que Constantinopla creció notablemente. Pero con la llegada de la plaga de Justiniano, como llamaron a la peste bubónica, la ciudad perdió a más del 40% de sus habitantes.

Luego los musulmanes conquistaron a Egipto, haciendo la situación de Constantinopla algo más crítica. La ciudad llego a recuperarse por momentos pero en el año 1.195 Isaac II Ángelo fue derrocado y puesto bajo custodia en Constantinopla, pero su hijo llamado Alejo IV Ángelo pudo escaparse y llegar hasta Alemania en donde encontró refugio, hizo contacto con el líder de la cuarta cruzada, llamado Bonifacio de Montferrato.  Alejo IV se comprometió a entregar dinero si recibía la  ayuda para tomar el trono del imperio  bizantino.

Para el año 1.203 la cuarta cruzada llega a la ciudad de Constantinopla, sin embargo, a pesar de los grandes esfuerzos realizados no podían superar las murallas, pero las fuerzas  defensivas de Constantinopla se agotaban ante la constancia ofensiva, provino un incendio que potenció el avance ofensivo y el emperador Alejo III terminó huyendo, ante el inminente avance de los cruzados.

CONSTANTINOPLA

Los nuevos emperadores no tuvieron la capacidad de honrar la deuda,  por supuesto en consecuencia la ciudad entera era un caos, por lo que las oportunidad fue aprovechada por Alejo V  llamado Murzuflo  quien asesinó a los usurpadores. Luego a tan solo dos meses huyó y dejó desprotegida la ciudad, ingresando los cruzados de manera definitiva.

Orígenes y fundación

El origen de Constantinopla esta datado en el año 330 después de Cristo, eran tiempos de guerra,  de conquistas y asedios en la búsqueda de control de territorios. Los pueblos germánicos avanzaban de manera notable sobre Italia, por lo que el emperador Constantino, toma la decisión de trasladar la capital del Imperio romano.

El lugar que eligió para construir la nueva capital del imperio fueron los terrenos donde anteriormente se había levantado la antigua ciudad de Bizancio, en la margen asiática del Bósforo, también conocido hoy como el estrecho de Estambul, precisamente porque divide a Estambul en dos, separando a Europa de Asia y conectando el Mar Negro y el Mar de Mármara. Ese fue el lugar elegido por Constantino para crear la nueva ciudad posterior a su muerte fue llamada Constantinopla, misma que se transformó en el epicentro del imperio.

Para el año 395 estando el control en manos del emperador Teodosio, el imperio romano fue dividido  en dos partes, con la intención de poder gobernar con mayor facilidad, esta era su idea. De esta manera se crea El imperio romano Occidental y el Imperio romano Oriental, de este último Constantinopla paso a ser la capital. Estando la capital y toda la fuerza del imperio en lado oriental, el imperio romano occidental se debilitó, al punto que el año 476 después de Cristo cayó en manos de los germanos.

En referencia a su fundación en el año 324, se produce luego de la victoria que tuvo Constantino I el Grande frente a Licinio en la Batalla de Crisópolis, lo que permitió reunificar al Imperio romano que quedaría bajo su mandato. Esta ubicación no fue la primera alterativa que tuvo  Constantino para desarrollar la nueva capital del imperio, en realidad había seleccionado a Troya, sin embargo, la ubicación estratégica de Bizancio fue lo que inclinó la balanza en la selección del lugar.

A pocos días de la victoria obtenida se inició la delimitación del perímetro en donde sería construida la nueva ciudad. Se realizaron incluso grandes ceremonias, según los relatos de Filostorgio, el mismo emperador habría realizado los limites utilizando su propia lanza. Fue una ciudad que se construyó en un tiempo relativamente corto, en tan solo seis años se había finalizado los trabajos.

El emperador Constantino inauguró oficialmente la ciudad de Constantinopla, usando para ello ritos tradicionales. Constantinopla tenía para la fecha de su inauguración un aproximado de 30 mil habitantes y rápidamente en apenas unos cuantos siglos se convirtió en la ciudad más poblada del mundo. Las monedas nos cuentan que en realidad el nombre era Ciudad de Constantino, ya que en las mismas para el año 330 se acuño el nombre de Constantinopolis.

Constantinopla fue construida a semejanza de Roma, por ello se repite en la forma de organización características de la ciudad de Roma, como por el ejemplo el entorno, la división en regiones de igual número, catorce y organizacionalmente se crearon espacios para el debate político, además de ser una ciudad libre de impuestos, pero no tenía inicialmente el mismo rango de Roma.

CONSTANTINOPLA

Constantinopla fue adornada con obras de arte de otras ciudades del imperio, como Atenas, Alejandría y Efeso, con el tiempo se fue desarrollando como una de las ciudades más bellas del imperio. Cada uno de los emperadores desarrollaba la ciudad, llegando a tener hipódromo, biblioteca, universidad, porque la cultura era importante.

Decadencia y fin

El comienzo de la decadencia de la gran capital del imperio romano de oriente inicia con la cuarta cruzada en el año 1.204, cuando toman por asalto a la ciudad y la anexan al  imperio latino. A pesar que el control por parte del imperio Latino fue breve, en el año 1.261 los bizantinos recuperan la ciudad y se conforma el imperio de Nicea. La condición en la que encontraron el imperio era realmente critica, ya que no solo habían perdido ciudades y puertos realmente importantes, sino que la pérdida de fortuna era realmente notable.

A pesar de ello los emperadores no tardan en iniciar la reconstrucción del Estado, sin embargo, el ejército había quedado realmente debilitado, lo que hacía al imperio muy vulnerable, frente a los continuas acciones bélicas para tomar el imperio. Adicionalmente, Constantinopla fue el epicentro del desarrollo de la peste negra que impacto a la población en el año 1.347. El asedio de los turcos otomanos y los serbios ponían a la ciudad en una situación crítica, ya que era atacada por dos flancos.

Los otomanos logran tomar Galípoli, iniciando desde allí su expansión por el sur de los Balcanes, con ello logran aislar del Imperio a los alrededores de Constantinopla. Los turcos tomaron finalmente a la ciudad de Constantinopla en el año 1.453, este hecho es tomado como el final incluso de la Edad Media, porque es reconocido con el final del Imperio Romano.

Los historiadores marcan el siglo XI como el inicio de la decadencia del imperio bizantino, porque era ese momento de la historia en donde el imperio sufrió hechos terribles en la mayoría de sus territorios, donde se resalta la toma de Anatolia por los turcos selyúcidas y también la inevitable guerra civil.

También perdió sus últimos territorios italianos de manos del Reino normando de Sicilia, además de tener que hacer frente a los incontables  ataques a los que fue sujeto en los Balcanes. La solicitud de ayuda por parte de del emperador Alejo I Comneno a los estados cristianos occidentales, dio paso a la primera cruzada. Los necesarios compromisos económicos debilitan a las repúblicas italianas de Venecia y Génova, lo que se profundizó a partir del siglo XIII.

Se produce el saqueo de Constantinopla por las fuerzas de la cuarta cruzada en el año 1204. A pesar que la ciudad fue recuperada en el año 1.261, aunado a los esfuerzos por parte de los emperadores, el Imperio Otomano avanza indetenible en sus intenciones de hacerse de Constantinopla, en el año 1.453, la ciudad cae frente al ejército del Sultán Mehmet II el Conquistador. Era el fin de Constantinopla que caía a manos de  los turcos otomanos, era el fin del Imperio romano.

Imperios de los que fue capital

La ciudad de Constantinopla fue desde su fundación hasta su final la capital de varios imperios, no solo fue la capital del imperio romano de oriente. Fue una ciudad que tuvo sus momentos de gloria, pero su ubicación estratégica siempre la hizo blanco de las intenciones de conquistas de muchos otros.

Por lo tanto, Constantinopla fue la capital de imperio romano antes de su división entre los años 330 hasta el año 395. Luego de la división del imperio romano, pasó a ser capital del Imperio romano de Oriente. Tras su caída en el año 1.024 Constantinopla pasó a ser la capital del Imperio Latino y por último fue la Capital del Imperio Otonomano en el año 1453 hasta su fin en el año 1.922.

Imperio Romano

El Imperio romano surge desde la expansión de su capital Roma, la cual se desarrollo por el Mediterráneo. Octavio derrotó a Antonio en Egipto adueñándose por completo del territorio romano, ingresando victorioso en la capital en el año 29 antes de Cristo, convirtiéndose de esta manera en el primer emperador de Roma, asumió el poder bajo el nombre de Augusto, mismo que había dado el Senado, como uno de los tributos otorgados.

Su reinado transcurrió con  justicia, teniendo en cuenta los intereses del pueblo y de la burguesía. Bajo la etapa imperial los dominios de Roma se expandían y llegaron a controlar un total de 5 millones de kilómetros cuadrados. El imperio romano termina bajo el mandato del emperador  Rómulo Augústulo en el año 476 después de Cristo.

Para eso momento controlaba tres continentes, el oeste de Asía, el sur y el oeste de Europa y el norte de África. Para tener una idea de la extensión y domino que llegó a tener el imperio romano podemos nombrar algunos de los países que conocemos hoy en día que fueron para la época territorio del imperio romano, como Italia, Grecia, Asía Menor, España, Suiza, entre otros.

Imperio Romano de Oriente

Cuando se produce la división del gran imperio romano, bajo el fundamento de mejorar la gobernabilidad del mismo porque era demasiado grande, nace el imperio romano de oriente, del cual su capital es Constantinopla. Debido a que la capital del mismo fue construida en los terrenos de la antigua ciudad de Bizancio, el mismo también era conocido como el imperio bizantino.

Esta parte del imperio romano permaneció diez siglos más que el imperio romano occidental, la clave de su permanencia fue sin duda su ubicación estratégica y el control comercial de la misma. Como comentamos anteriormente en el año 330 después de Cristo el emperador Constantino decide construir la capital del imperio romano en este lugar, debido al avance de los germanos hacia Italia.

Luego más de medio siglo después el emperador Teodosio dividió el Imperio romano y Constantinopla pasó a ser la capital del Imperio romano de Oriente. El imperio romano de oriente, permaneció hasta el año 1.453.

Imperio Latino

El imperio Latino es otro de los de los que Constantinopla fue su capital, este imperio fue fundado por los líderes de la Cuarta Cruzada, cuando lograron doblegar al ejército que defendía la ciudad, en el año 1.204. Los cambios debían ser radicales para poder tener realmente el poder y por ello, el emperador del Imperio Latino fue un occidental católico llamado Balduino IX.

A pesar de ello el imperio Latino nunca logró tener el control económico y político, sobre los otros  feudos latinos, como por ejemplo Venecia. Esta característica debilitó de manera notable al Imperio Latino, el cual cae en decadencia rápidamente, cayendo ante el asedio del imperio de Nicea en el año 1.261.

Imperio otomano

El Imperio otomano fue gobernado por la dinastía osmanlí, sin embargo, ellos mismos no se llamaban dinastía osmalí. Provenientes de Asia Menor como estados remanentes del Imperio selyúcida, los turcos otomanos de manera constante e incansable controlaron  gradualmente a los pequeños estados. Fueron creciendo de manera paulatina siendo su primera expansión cuando estaban gobernados por Orkhan.

Cuando tuvieron una serie de victorias en los Balcanes, toda  Europa Occidental notó el poderío del imperio otomano y es por ello fue que se conformaron las cruzadas. Los mogoles llegaron a tener control por un breve periodo sobre el imperio otomano, sin embargo, estos se liberaron de ellos en un tiempo corto y el control sobre Constantinopla llegó en el año 1453.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que el recomendamos a continuación:

 

 

Leave a Comment