≡ Menu

Embera chami: historia, ubicación, cultura y mucho mas

Los Embera chami son una de las tribus indígenas de Colombia. En Colombia la cultura Embera consta de 3 grupos diferentes: Chamí, Katío y Siapidara.

Las diferencias entre los grupos Embera responden más a las áreas donde residen. El significado de Embera Chami es Gente de la montaña. Durante la era precolombina los Embera eran conocidos como indios “Choco” o “Chocoes”. “Eran, en sus orígenes, un grupo nómada dedicado a la caza, la pesca y la recolección”.

Embera chami

¿Quiénes son?

Chamí o Embera chami es una reunión étnica indígena colombiana que habla una jerga del dialecto Emberá: Chamí significa “carrera de montaña” y embera significa “individuos”; los Chamí son, en ese punto, la Gente de la Cordillera, en lugar de los Emberá mismos, que viven en los páramos de los campos del lugar del Pacífico, y los Embera-Katío, que ocupan las cuencas del río Atrato y el río Sinú superior.

Los Embera chami, similares a los siguientes Emberá, han sido tomados confiablemente después de un diseño populista disperso. Viven en varios grupos andinos en las ramas de Antioquia, Caldas, Risaralda, Quindío y Valle del Cauca.

Por sus contrastes fonéticos regionales, los indígenas emberá, en Antioquia, Colombia, se subdividen en catíos, que hoy constituyen el 61% del total de la población indígena de la oficina, y chamies, que hablan del 16%. Es más, otros encuentros étnicos, por ejemplo, los zenúes y los cuna viven en el departamento, que constituyen el 13% y el 8% por separado de la población total.

Historia de los Embera chami

La historia del origen de los Embera detalla el surgimiento de la deidad principal de los Embera, llamado Caragabi y Carabi (en otras historias Karabi). Este dios Carogabi, el gobernante de la fue sabio y poderoso y ganó más poder derrotando a su padre en la batalla. Al descubriendo la existencia de más mundos, Caragabi y Trutuica (Tutruica), el gobernante de uno de los los mundos por debajo de mgaged en muchas batallas.

Para establecer una paz duradera, Caragabi desafió Trutuica a una prueba de “fuego”. Los dos dioses demostraron la misma habilidad para resistir el calor del fuego y decidieron que cada uno debía gobernar su propio mundo. (Ver articulo: Yakama).

Examinar la organización social de las personas Embera y consultar algunas de las fuentes tradicionales sobre su mito de la creación, parece que fue un hombre y tres mujeres que dio a la gente de Embera. Estas mujeres se transformaron en animales que consideran sagradas y, al mismo tiempo, son las formas fundamentales de los tres clanes principales de los Embera.

Las mujeres se transformaron en el pez, la serpiente y la rana, mientras que las mujeres se transformaron en el pez, la serpiente y la rana. el ser humano masculino asciende al cielo.

Otras versiones cuentan un mito diferente, que se refiere a la batalla entre dos dioses de diferentes mundos. En la teogonía de la Embera, hay un dios preexistente llamado Tatzitzetze, que significa el primer padre o padre de todas las personas, que no tiene principio y que creó él mismo. De la saliva de este dios surgió Carugabi7, maestro de este mundo donde la Embera en vivo.

A Caragabi se le atribuye mucha sabiduría, la cual ganó rápidamente y luego se levantó en armas. contra su padre…*. En esta batalla, el hijo derrotó al padre y se convirtió en el amo de nuestra familia. planeta aunque se asegura que existen otros cuatro mundos por encima de éste y el mismo con sus respectivos dioses.

Embera chami

…Un reto a Tutruica, que consistía en averiguar cuál de los dos podía soportar la mayor cantidad de calor y durante el mayor tiempo posible. Tutruica aceptó sin dudarlo y ellos construyó un inmenso horno en el que Caragabf entró.

Luego, Tutruica colocó dentro de ella toda la madera que él podría encontrar y sellar el horno por un día entero. Al final, Caragabi emergió, vestido de pulseras y collares hechos de goldlo y dejando caer su largo cabello alrededor de sus hombros.

En el había resistido la prueba de fuego. Ahora, era el turno de Tutruica, y como antes, Caragabf colocó dentro de toda la madera que podía encontrar y dejar Tutruica dentro del horno sellado durante un día entero. Sin embargo, al abrir el horno, Tutruica también emergió, igualando a los dos dioses. Después, los dioses llevaron a cabo otras pruebas, pero los dioses siempre atados. Al final, los dos decidió permitir que cada uno gobernara su propio mundo.

Ubicación

Los Emberá, êbêra o ẽpẽrá, también llamados Chocó, son un pueblo amerindio que ocupa algunas regiones de la deriva del Pacífico y territorios cercanos de Colombia, el este de Panamá y el noroeste de Ecuador. Es alrededor de 68.000 individuos (2015).

Los individuos que viven en el Alto Sinú, Alto Río San Jorge (oficina de Córdoba) y Urabá son conocidos como Emberá katío; en Colombia, Embera chami son los individuos que viven en los ámbitos montañosos occidentales y focales de los Andes colombianos, divisiones de Antioquia, Caldas, Risaralda, Quindío y Valle; Chocoes o esencialmente Emberá a los individuos que poseen las cuencas del río Baudó y el bajo San Juan, regiones de Istmina, Alto Baudó y Pizarro; el río Curiche, región de Juradó en Chocó (Colombia); y en la Región Emberá-Wounaan en el Darién y en Emberá Drua en la región de (Panamá); y como eperara siapidara o epená, las del Banco Pacífico de las sucursales de Valle, Cauca y Nariño en Colombia.

Embera chami

En Panamá se les llama generalmente Emberá (con tilde). Hay individuos que confían en que la palabra Emberá verdaderamente significa: “La población general de maíz”.

En Ecuador se les llama épera y viven en la región de Esmeraldas, particularmente en el cantón de Eloy Alfaro, el barrio de Borbón y las cuencas de los arroyos Cayapas y Santiago. Alrededor de allí forman una población de alrededor de 250 personas.

Cultura

Tienen un diseño de población dispersa y amplia por reuniones de familiares por línea paterna y materna. Con la expansión de la población, a causa de la escasez de bienes, el deseo de cambiar o conocer, o a causa de las uniones matrimoniales o los contrastes, una reunión de parientes se aísla de un asentamiento y se sitúa en otro arroyo o en otro lugar de una vía fluvial similar o en otra montaña, replicando una asociación social única similar.

Sus ejercicios primarios son la agricultura nómada de tumba y decadencia (no hay consumo sin embargo se deja deteriorar lo que está en reposo y después se siembra), y la pesca con caña. Ellos también persiguen y acumulan.

Los emberá se organizan como lo indican sus condiciones de vida como Dóbida, inquilino de las riberas del río; Pusábida, inquilino de las costas oceánicas (Pacífico); y en el Chamí (extensión montañosa), Oíbida de los bosques andinos y Eyábida de las regiones deforestadas.

En la medida en que la colonización diezmó los bosques donde vivían, algunos grupos de Chamí han resultado ser estacionarios, con productos breves o duraderos en parcelas familiares y algunas reuniones son incluso jornaleros, ya que sus regiones fueron consumidas por las fincas de espresso, algunas de las cuales fueron removidas cuando los costos globales del espresso cayeron. En la rama del Chocó, en Colombia, viven en redes siguiendo modelos consuetudinarios y tienen su propio marco de autoridad. (Ver articulo: Yaquis).

Lengua

Emberá (también conocido como Chocó) es un continuo dialectal hablado por 100,000 personas en el noroeste de Colombia y el sureste de Panamá. Pertenece a la familia de las lenguas chocoanas.

Embera, Emperã, Empena, Eberã, Epena, etc. es la palabra Embera para `ser humano’ u `hombre’ y es usada como el autónimo por todos los hablantes de las variedades de Embera (aunque no por los Wounaan relacionados). También se utiliza a veces para referirse a otros pueblos indígenas que no son de la etnia emberá.

Costumbres

El encuentro étnico Embera chami tiene el 95% de su forma de vida viva, es uno de los encuentros étnicos de Colombia que tiene más individuos. Las mujeres indígenas de esta etnia están acostumbradas a casarse a una edad temprana, entre los 12 y los 15 años.

Desde el momento en que los niños son concebidos, el individuo que es concebido alrededor de la misma hora o semana tiene una idea sobre su cabeza que muestra que el niño está encerrado.

Embera chami

En diferentes eventos cuando esta no es la situación, un joven que desea casarse con un individuo específico que no está encerrado le pedirá a sus padres que se casen con él o ella, si los tutores aprueban el matrimonio y sólo si la señora desea casarse, el matrimonio se llevará a cabo.

Otra costumbre que es sólo de los Embera es realizar una mutilación del clítoris en las jovencitas con el objetivo de que cuando crezcan y tengan relaciones sexuales sientan alegría. Desde la adolescencia, la gente ha estado usando pequeños collares de semillas oscuras y alambres o pequeños aros de monedas.

A los indios Embera se les pinta el cuerpo para eventos únicos, por ejemplo, servicios religiosos; a los hombres se les pinta todo el cuerpo en los puntos más lejanos y en la parte superior de sus apariciones. Las damas no pintan sus apariencias

El grupo étnico Embera está formado por familias más lejanas, es decir, la madre, el padre, los hijos y las hijas, los tíos y parientes cercanos, las abuelas y los abuelos, los nietos, los nietos, los cuñados por matrimonio, las cuñadas…. Es ilegal participar en el matrimonio con un individuo de una familia más lejana o con personas que no son indígenas. El individuo más experimentado de la familia es el gerente. Él es responsable de elegir dónde se fabricarán las casas, asignar las parcelas de tierra a cada familia y resolver algunos enfrentamientos.

Religión

A pesar de que no existe una religión Embera propia, sus convicciones están reunidas en torno a un Jaibanismo a la luz de poderes indetectables llamados Jais; constituyen la médula de las cosas, maravillas comunes, criaturas, individuos, y se muestran como criaturas; sólo los Jaibaná pueden verlos y controlarlos y tener un lugar en el universo de la naturaleza.

La vida y la sociedad se originan a partir de una solidaridad única, cerrada, landmass de todo lo que existe, que se ha disociado en las primeras circunstancias. La enfermedad ocurre cuando estos componentes, que deben ser aislados en la existencia cotidiana, se encuentran y deben ser aislados nuevamente por los Jaibaná.

Las fantasías aluden a Carabí, la luna, como proveedora de cultura; algunos lo presentan como un hacedor, pero él no toma parte en la vida presente. Los ministros se han sobrepuesto, en grados fluctuantes, a las convicciones religiosas cristianas.

Embera chami

Artesanía

Destinos sagrados controlados por criaturas extraterrestres donde sólo los Jaibana como médico convencional pueden colaborar controlando los profundos matices de malicia en los que existen.

En el reino de las criaturas profundas está asegurada por la tierra y la propietaria de las criaturas sobre la base de que para ella (la fuerza imparable de la vida) son los hermanos que ayudan a tratar con lo que existe alrededor de cada ser vivo (los hombres), criaturas y plantas como criaturas vivientes), debajo de este nivel está el universo de los Do’Juras, Do’neor, Do’dana madrá, aribada, Jeamía, La tunda, el troll, el bambero y otras criaturas celestiales, se conectan con las necesidades que están más presentes en un lugar sagrado.

Los Embera han ido perdiendo sus tradiciones y convicciones y han dejado de tener un dios característico, ahora tienen confianza en Dios, en el Dios en el que tenemos fe. Es excepcionalmente problemático para los Embera del Resguardo “El Paraíso” ir a la capilla todos los domingos, así que consistentemente un ministro viene allí para elogiar una misa por ellos.

Jaibanismo

Una parte vital de la vida de los Emberá es su asociación con los espíritus Jai a través de sus Jaibaná, chamanes no heredados que se benefician de sus instructores consumados sobre el poder sobrenatural de otro mundo desde el cual se dirige la vida, el bienestar, la subsistencia y la naturaleza.

Piensan en tres tipos de Jai: los del agua, Dojura, junto a los Wandra, madres de criaturas y plantas que habitan en las cabeceras de los cursos de agua; los Antumya del profundo bosque; y los de las criaturas del desierto que son cambios de los espíritus de los muertos.

Embera chami

Las relaciones de los Jaibaná con los Jai aseguran los grandes ejercicios de la sociedad y la congruencia de los ciclos normales, a la vez que establecen la territorialidad de las redes. Estos arreglos tienen un carácter cosmológico, ya que la correspondencia y los acuerdos con el control Jai se intercambian entre los distintos niveles superpuestos del universo.

Dachizeze, padre del mundo superior, concibió Tutruicá en el mundo inferior y Caragabí en este mundo. Se dice que Caragabí pudo hacer que la gente sólo obtuviera el lodo de Tutruicá y después los influenció para que se movieran ya que supo expulsar la grandeza de la tierra. El maíz y el chontaduro se trajeron de una cantidad mayor: Sin el intercambio de materiales e información entre los niveles del Universo… la sociedad y la naturaleza no podrían proceder.

El Caragabí descubrió cómo derribar el árbol de Jenené y en su raíz creció el océano, y sus ramas son las vías fluviales, o más bien los arroyos es una serpiente extraordinaria, Jepá, con la cual se puede llegar al vehículo entre los niveles del Universo, lo que adicionalmente ocurre en las cabeceras de las vías fluviales, donde viajan las criaturas de los universos desde abajo o más.

Las criaturas perseguidas que tienen a sus madres en las cabeceras de los arroyos son individuos de abajo que se notan como criaturas, y los espíritus de la gente muerta pueden ser comidos por individuos de abajo; como cuando una serpiente persigue a un humano, se considera que los individuos de abajo lo han perseguido.

Los Jaibaná proceden de la mano de los Caragabí y de diferentes leyendas de las historias, ya que son instrumentos para manejar los niveles del universo y avanzar en la congruencia de los oficios que describen la vida, que es tanto la naturaleza como la sociedad.

Embera chami

Cosmovisión

Los cuatro grupos étnicos Embera (Katío, Chamí, Dóbida y Eperara Siapidara) tienen ahora una parte de lo más destacado que tuvieron en circunstancias prehispánicas y les atribuyen atributos sociales comparables y una sólida premisa de personalidad étnica regular, por ejemplo, dialecto, convención oral, cosmovisión, asociación social y otra asociación política a través de asociaciones locales. (Ver articulo: Huastecos).

En la perspectiva Embera, se supone que hay tres universos: la bajía superior, donde están Karagabi (la luna y padre de Jinopotabar) y Ba (el trueno); la humana, que es la tierra (egoró), donde viven los Embera; y la inferior (aremuko o chiapera), que se llega por agua y es el lugar donde viven los Dojura, Tutruica, Jinopotabar y sus predecesores y donde comienzan los jaibaná (sabios tradicionales).

Jinopotabar se une a cada uno de los universos y puede ir de uno a otro con su trabajo, pues es un sanador, un sabio, un cangrejo. Este mundo tiene además tres secciones, tres peticiones: la de la montaña; la de la tierra, donde viven los Embera a orillas de las vías fluviales; y la del agua; tres partes que son comparables e identificadas con las tres anteriores. En esta línea, sus extraordinarios términos, montaña y vía fluvial, son los métodos para la correspondencia con el mundo de arriba y de abajo, individualmente.

Por eso Jinopotabar va a la montaña cuando necesita ir a la luna que navega por el cielo en su kayak, y a la vía fluvial cuando necesita conseguir el mundo que hay debajo. (Historia de una señora Emberá, en Vasco Uribe: Los Emberá-Chamí en guerra con los cangrejos, 1990). La armonía entre estos universos y las peticiones que hay entre ellos produce la Sham’i día a día. Lo que tiene un lugar con el mundo de arriba debe descender y lo que tiene un lugar con el mundo de abajo debe subir, una subida que habla de una salida de la tierra.

Embera chami

El agua es el componente que interviene entre los dos universos, ya que el desarrollo de la caída y del devenir se une, por lo tanto el significado de los arroyos y el área del grupo étnico chamí los cierra. Se dice que aguas arriba, en la fuente del agua, es el desierto energéticamente, con destinos arriesgados y temidos, y aguas abajo es el lugar de los hombres en el que se puede vivir (Vasco, 1990).

La entrada de una reunión a otra tierra y su inalterabilidad en ella depende de una asociación ajustada con la naturaleza. En esta situación, el jaibaná permite mantener este ajuste. La actividad de los jaibaná se llama Kabai, término que alude al conocimiento y al trabajo particularmente en la tierra.

Una costumbre legítima a este escenario es la función de recuperar la tierra que se realiza para mantener alejadas las infecciones y criaturas que pueden bloquear grandes cosechas. Karagabi, uno de los principales seres divinos para los Embera chami, es la persona que transmite y almacena gran parte de su perspicacia en los Jaibana.

Principales riesgos

El grupo Embera esta en un peligro muy grave debido a diversos factores que amenazas su comodidad, a continuación se exponen dichos factores:

Conflicto armado

Los Embera Chamí son uno de los 34 grupos de personas que el Auto 004 de 2009 de la Corte Constitucional anunció que estaban en peligro de ser erradicados física y socialmente, debido al enfrentamiento armado interno y a la intensa violación de sus derechos individuales y colectivos básicos y del Derecho Internacional Humanitario.

La cercanía de los artistas intérpretes o ejecutantes legítimos e ilegales en el ámbito indígena, identificados con ejercicios de tranquilización de la trata, es el principal factor de riesgo para la supervivencia de los grupos de población. Es la principal razón del desalojamiento forzoso, debido a la progresión de las matanzas, los asesinatos, las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzosas, los peligros, las denuncias y los enfrentamientos amueblados, entre otros.

En unos pocos lugares de la nación, la reubicación restringida también está relacionada con los intereses comerciales en los activos normales de sus regiones. Se visitan organizaciones entre personajes equipados en pantalla y el área privada, con el objetivo de crear demostraciones de brutalidad que incitan al desarraigo indígena para el uso de vastos emprendimientos financieros.

En cuanto a las circunstancias de los individuos Embera chami, existen contrastes según la división en la que se encuentran. Los casos más aplicables de desalojos forzosos y violaciones a los derechos humanos por el enfrentamiento armado, o por lo menos los más archivados por las asociaciones indígenas y la Corte Constitucional, son los de la población chamí en las oficinas de Caldas y Risaralda. (Ver articulo: Xinca).

Embera chami

Departamento de Caldas

La región del grupo étnico Embera chami de Caldas es cuestionada por las FARC y las AUC a la luz de su situación vital, convirtiendo a los pueblos indígenas en un blanco militar, que constantemente ignoran el privilegio de la vida y la honestidad individual (desaparición y mantenimiento de personas, tormentos y asesinatos particulares, homicidios de pioneros indígenas y remoción forzada).

La región de Ríosucio es un pasillo vital para las reuniones ilegales equipadas, situadas entre Antioquia, Risaralda y Chocó; de esta manera, cada uno de los refugios se encuentra en medio del enfrentamiento. Esto da lugar a acusaciones de que, por ejemplo, se producen regularmente asesinatos, detenciones fuera de línea y reubicaciones forzosas. Según las crónicas del CRIDEC, en la década más reciente paramilitares y guerrilleros han matado a alrededor de 200 indígenas, incluyendo a pioneros de la red y a individuos.

Ante el peligro de reuniones armadas y la provocación y abuso de los pioneros indígenas, en 2002 la Corte Interamericana de Derechos Humanos solicitó medidas prudentes para 40 indígenas Embera Chamí de los resguardos y asentamientos de la oficina de Caldas. Las medidas ejecutadas por el poder legislativo han demostrado ser ineficaces a la hora de proteger sus derechos y flexibilidades.

Además, el Estado exige limitar su compromiso a medidas materiales de aseguramiento individual ignorando las recomendaciones de las redes, sus pioneros y la solicitud de asociaciones, se fue fortificando la actividad de experto regional ante los especialistas estándar, la neutralización de su región tribal, el fortalecimiento de los componentes de amonestación temprana, el respeto a su derecho a la discusión en el uso de las empresas que influyen en su región hereditaria, entre otros (Informe “Circunstancia de los privilegios humanos de los indígenas Embera chami de Caldas”, 2010).

El CRIDEC impugna que los asaltos y la opresión de los pioneros y las asociaciones se ampliaron con la estrategia de Seguridad Democrática impulsada por el pasado gobierno de Álvaro Uribe. El grupo paramilitar Águilas Negras está a cargo de diversos peligros y sustos, así como del asesinato en octubre de 2008 de tres chami emberas en Caldas.

Las asociaciones indígenas relacionan estas ocasiones, y además la reubicación limitada y la militarización constante de sus regiones, con las concesiones que la legislatura está dando a las organizaciones transnacionales de excavación y vitalidad para el mal uso de los activos regulares (oro, carbón, agua) en sus regiones.

Embera chami

Departamento de Risaralda

El Auto 004 de la Corte Constitucional expresa que, en Risaralda, los individuos Embera chami se han pronunciado en emergencia compasiva (ver Análisis Enfocado de la Situación de los Pueblos Indígenas, en adiciones). Todos los personajes equipados en pantalla están disponibles en su región, causando pases, desapariciones, desplazamientos y peligros, particularmente contra los pioneros indígenas.

Según los datos del CRIR, la mayoría de los pioneros se ven socavados, ya sea específicamente o de manera indirecta, por reuniones equipadas legales e ilícitas, y unos pocos pioneros y especialistas indígenas acaban de ser masacrados sin que se haya aclarado la última intención de las violaciones o de sus creadores académicos hasta la fecha, abandonándolos todos en exención.

En medio del choque amueblado, la reprimenda de los Embera Chamí, a pesar de las que se describen, las ocasiones que la acompañan: ejercicios de tala y minería por parte de organizaciones multinacionales y reuniones ilícitas equipadas, batallas en sus dominios y asedios, abuso, concentración en el desarraigo y consecuente desarraigo, barra de alimentación, alistamiento restringido de jóvenes y niños, inconsciencia de los especialistas consuetudinarios, control de la red y las oficinas familiares.

Embera chami

Explotación de minas y canteras

Las cuatro reuniones de los individuos Embera, en particular Shamís y Katíos, son las más minadas por el progreso de las organizaciones mineras en la nación. Las concesiones a organizaciones transnacionales para la investigación y mal uso de activos mineros (oro, plata, molibdeno, cobre, etc.) frecuentemente cubren con los territorios delimitados como almacenes.

A la cercanía de estas organizaciones en el dominio indígena se une una sólida militarización y la violación de sus derechos individuales y colectivos (ideal a un área y control sobre bienes comunes, a la independencia, a reuniones anteriores). Específicamente, las asociaciones indígenas han criticado fehacientemente el ataque de estas organizaciones y la violación del privilegio a los abogados anteriores, a través del cual el Estado se ve obligado a adoptar un procedimiento de discusión con las redes influenciadas mientras realiza cualquier tipo de tarea en su región. (Ver articulo: Popolocas).

Hoy en día, los individuos Embera chami están influenciados por los importantes emprendimientos mineros que los acompañan:

  • Proyecto Marmato, en la división de Caldas, en la organización canadiense Colombia Goldfields, para la minería de oro a cielo abierto.
  • Proyecto Quinchía, en la división Risaralda de la organización Kedhada, auxiliar de Anglo Gold Ashanti, Sudáfrica.

Leave a Comment