≡ Menu

Emberá: Ubicación, cultura, costumbre y todo lo que necesitas

Los Emberá, también conocidos en la literatura histórica como los indios Chocó o Katío son un pueblo indígena de Panamá y Colombia. En la lengua Emberá, la palabra ẽberá puede ser usada para significar persona, hombre, o persona indígena, dependiendo del contexto en el cual es usada. Hay aproximadamente 33,000 personas viviendo en Panamá y 50,000 en Colombia que se identifican como Emberá.

Embera

Historia

A finales del siglo XVIII, los emberá comenzaron a emigrar de la región del Chocó a la actual Colombia a lo que hoy es la provincia del Darién en Panamá, que había sido el hogar de los tule o kuna en el momento del contacto con Europa.

Esta migración fue provocada por los españoles, y tomó la forma de un conflicto entre los emberá y los kuna, trasladando estos últimos a las tierras a lo largo de la costa caribeña que ahora forman la Comarca Guna Yala y las Islas San Blas. El Darién ha sido reconocido posteriormente como la tierra natal de los emberá en Panamá, aunque también se habían asentado al oeste hasta el Lago Gatún y las áreas ribereñas de lo que se convertiría en la Zona del Canal.

Durante el siglo XIX, durante el cual fue parte de la Gran República de Colombia, el Darién fue habitado casi exclusivamente por los indígenas Emberá y Guna junto con los descendientes de esclavos africanos fugitivos, conocidos como darienitas o libres. Típicamente, las darienitas se asentaban en pueblos portuarios en las desembocaduras de los ríos, mientras que los emberá vivían a lo largo de los ríos río abajo.

Esta tendencia histórica aún se refleja en la demografía regional actual; muchos pueblos portuarios han conservado su identidad de darienita, como La Palma, Yaviza y Garachine, mientras que muchos pueblos emberá contemporáneos se encuentran aguas abajo a lo largo de los ríos.

Panamá se separó de la República de Colombia, logrando su independencia en 1903. Sin embargo, el este de Panamá aún permanecía aislado y sin desarrollar durante este tiempo. Mientras que el comercio con las darienitas aumentaba el acceso de los emberá a recursos tales como motores fuera de borda, lámparas de queroseno, rifles de caza y otras comodidades modernas que cambiarían su vida diaria, cambios importantes comenzaron a ocurrir en las décadas de 1950 y 1960.

Este período de tiempo observó la influencia de los misioneros y la participación del gobierno revolucionario de Omar Torrijos, quien buscó activamente integrar a la población indígena del Darién a la sociedad panameña alentándolos a establecerse en comunidades para acceder a servicios patrocinados por el gobierno, tales como escuelas y centros de salud.

Esto inició la transición del pueblo Emberá, que hasta ese momento había vivido disperso en pequeñas unidades familiares a través de la selva, a comunidades asentadas.

La provincia del Darién cambió dramáticamente con la finalización de la carretera Panamericana en la provincia hasta Yaviza. Antes de la creación de la carretera, el modo dominante, si no exclusivo, de comercio y transporte entre la ciudad de Panamá y el Darién era el barco. La construcción de esta carretera a través de un terreno previamente inexplicable tuvo una serie de efectos significativos. (Ver articulo: Yaquis).

Los campesinos latinos del interior del país, a menudo llamados interioranos, comenzaron a emigrar al Darién en gran número, efectuando cambios demográficos y una escala sin precedentes de tala y deforestación con el propósito de establecer ranchos ganaderos. También trasladó los centros económicos y políticos de la provincia de las ciudades costeras de la darienita a los nuevos pueblos que estos colonos latinos estaban estableciendo a lo largo de la carretera.

Nombre

El nombre Embera significa “gente”. Colectivamente son conocidos como el Chocó y pertenecen a dos grandes grupos: el Embirá, de los ríos Atrato superior y San Juan, y el Wuanana del río San Juan inferior. Los Embirá también son conocidos como los pueblos Atrato, Bedea, Cholo, Darién, Darién, Darién, Eberá, Emberá, Emberak, Emperia y Panamá Emberá. Los Waunana también son conocidos como los Chanco, Chocama, Noanama, Noenama, Nonama, Wounaan, o Wound Meu. Un tercer grupo de Chocó son los Catío, también llamados Embena, Epera, Eyabida o Katio.

Ubicación

Los Emberá viven principalmente en el departamento del Chocó en el occidente de Colombia y en Panamá. Para los Emberá panameños, el Chocó y sus sistemas fluviales siguen siendo sus tierras ancestrales, y los diferentes dialectos de la lengua Emberá todavía corresponden en su mayoría a diferentes partes de esa área y sus sistemas fluviales.

En Panamá habitan las mismas áreas que el grupo indígena Waounan con quien comparten muchas similitudes culturales. El Darién de Panamá es también el hogar de unas pocas comunidades kuna y más y más campesinos latinos en busca de tierras para cultivo o ganado.

Los latinos, los misioneros, la carretera Panamericana que corta el Darién por la mitad, y la creciente ciudad cosmopolita de Panamá han influido en su estilo de vida y muchas tradiciones culturales han desaparecido. Hoy en día, los pueblos indígenas trabajan en un esfuerzo por revivir su cultura y tradiciones, preservar su lengua y valores y encontrar ideas de desarrollo económico para complementar los escasos ingresos de la agricultura.

embera

Cultura Emberá

Los emberá son indígenas de Panamá y Colombia. Hay aproximadamente 33 000 personas viviendo en Panamá y 50000 en Colombia que se identifican como Emberá. Los emberá son un pueblo ribereño, que históricamente construyen sus casas a lo largo de las orillas de los ríos.

Aunque ahora la mayoría de la gente Emberá vive en aldeas, pueblos o centros urbanos, muchas comunidades Emberá establecidas todavía se encuentran a lo largo de las orillas de los ríos. La mayoría de los embera, que viven en Colombia, están asentados en el noroeste, centro y sur del país. Trabajamos directamente con Embera Chami fracción del grupo Embera. Chami significa montaña y Embera significa gente.

Los collares son cruciales en la cultura Embera-Chami, y se usan desde la infancia. Los Embera creen que las mujeres llevan el peso del mundo sobre sus hombros. Los collares hechos a mano por ellos se llaman Okama, que significa Camino alrededor del cuello. Sus complejos diseños geométricos, muy a menudo grandes, dan cierto nivel de distinción a la mujer que lo lleva y muestra su respetuoso lugar dentro de la sociedad.

embera

Es una tribu muy espiritual, cuya meta es proteger a la Madre Tierra incluyendo la biodiversidad de la tierra en la que viven. Ellos creen firmemente en la regulación de la vida por sus deidades. Mujeres y hombres adornan sus cuerpos con collares de varios tipos. Solían usar semillas y monedas de plata para producirlo, hoy en día las perlas de vidrio son muy apreciadas porque reflejan la naturaleza.

Los collares se tejen utilizando diversas técnicas como telares de madera, hilo a mano o aguja enhebrada. Cada artesano tarda de 10 a 15 días en terminar una pieza muy elaborada. La combinación de colores y formas de la joyería Embera puede decirle mucho sobre la percepción del mundo por los artesanos Embera Chami.

embera

He aquí algunos significados: BLANCO: nubes, paz; ROJO: sangre, raza, alma, flores; AZUL: mar, río, cielo, espacio; VERDE: naturaleza, hojas, montañas; AMARILLO: oro, sol, felicidad; NARANJA: flores; MORADO: flores; MARRÓN: tierra; NEGRO: noche.

Las formas también tienen su significado especial: La forma DIAMANTE representa las cuatro estaciones, CÍRCULO significa comunidad y unidad, ESPIRAL sentido de caminar. Con el uso de collares Embera, que hemos seleccionado para usted, usted ayuda directamente a preservar su cultura única y mostrar su arte distintivo al mundo.

Costumbres

El pueblo Chocó utiliza la ascendencia matrilineal, practica la poligamia y vive en unidades familiares. El cacique o jefe del Chocó vivía en la aldea más grande y capital de la Nación Chocó, llamada Unión Chocó. La ciudad está a orillas del río Tuira. (Ver articulo: Huastecos).

El Chocó tiene su propia forma de gobierno y vive bajo sus propias reglas no escritas. Evitan depender de la Guardia Nacional o de cualquier otra rama del gobierno panameño o colombiano. No asimilado a la sociedad panameña o colombiana, el pueblo Embera no tiene ninguna posición cívica y no tiene miembros que hayan pasado a formar parte de la Guardia Nacional en Panamá. El cuidado de la salud es proporcionado principalmente por chamanes entrenados.

Los Chocó no se casan con otros panameños y colombianos. La tierra es de propiedad de la comunidad y es cultivada por la comunidad. Todos en la aldea trabajan en la época de la cosecha. Si un cazador consigue un animal más grande, como un pecarí o un tapir (macho de monte), todos en el pueblo comparten la carne.

Viviendas

La gente del Chocó, o Embera, vive en pequeños pueblos de 5 a 20 casas a lo largo de las orillas de los ríos a lo largo de las cuencas del río Chucunaque/Tuira/Balsas en la provincia de Darién en Panamá. Generalmente hay tres pueblos en cada afluente que se desvían del sistema fluvial principal. Los pueblos están a medio día a pie. Están construidos en una pequeña elevación, a unos 30 metros del río.

Las casas de la aldea están colocadas a unos 20-50 pies de distancia en lo alto de los postes, sin paredes, sino sólo techos altos de paja. Alrededor de cada aldea, la selva es parcialmente despejada y reemplazada por plantaciones de plátanos y plátanos, un cultivo comercial para los Embera, que los venden para obtener dinero por sus motores fuera de borda, mosquiteros y similares.

Las colinas que bajan al río desde las aldeas suelen ser de arcilla rojiza. A veces hay grandes cantos rodados en los que juegan niños desnudos. Por lo general, se ven canoas en las orillas de los ríos.

embera

Las casas de Embera están levantadas del suelo unos ocho pies. Las casas se levantan sobre grandes postes colocados en el suelo, y tienen un techo de paja hecho de hojas de palma. Toda la carpintería es de bejuco. No hay paredes. De los postes y vigas de apoyo cuelgan hamacas, cestas, macetas, arcos y flechas, mosquiteras, ropa y otros artículos.

El piso está hecho de troncos de palma negros partidos o cana blanca, y tienen una cocina construida sobre una plataforma de arcilla de unos tres pies cuadrados; encima de esta base encienden un fuego, apoyando las ollas sobre el fuego con un trípode de palos robustos. A las casas se accede desde el suelo a través de un tronco inclinado con profundas muescas para una escalera. A veces ponen las muescas boca abajo por la noche si algún animal está tratando de entrar en la casa mientras duermen.

Vestimenta

Los hombres lucen peinados de “corte de cuenco”, y cuando no están en las ciudades, no usan nada más que una mínima tela para el lomo. Las mujeres usan tela de colores brillantes envuelta en la cintura como una falda. Excepto en las ciudades, las mujeres no se cubren los torsos y llevan el pelo negro largo y liso. Los niños van desnudos hasta la pubertad, y nadie usa zapatos.

Pintan sus cuerpos con un tinte hecho de Genipa americana, la baya de una especie de árbol de genip. Se cree que el tinte negro repele a los insectos y los diseños se conocen como tatuajes de jagua. En ocasiones especiales, utilizando este mismo tinte, se imprimen intrincados patrones geométricos por todo el cuerpo, utilizando bloques de madera tallados en madera de balsa.

Las mujeres también usan collares de plata y pendientes de plata en estas ocasiones especiales; muchos de los collares están hechos de antiguas monedas de plata. Hacen un agujero en la moneda y pasan una cadena de plata a través de ella. Muchas de las monedas de estos collares datan del siglo XIX y se transmiten de madre a hija.

Religión

La religión Emberá se centra en el chamanismo basado en fuerzas invisibles llamadas jai. Estos constituyen la esencia de las cosas, los fenómenos naturales, los animales y las personas, y se manifiestan como animales. Pertenecen a la naturaleza, y sólo el chamán ( jaibaná) puede verlos y controlarlos.

La vida y la sociedad Emberá provienen de una singularidad cerrada y original que contiene todo lo que existe, pero que fue separado en tiempos primordiales. La enfermedad ocurre cuando estos elementos, que deben mantenerse separados en la vida diaria, se unen; entonces deben ser separados de nuevo por el chamán. Los mitos describen a Carabi, la Luna, como el dador de la cultura, y algunos se refieren a él como el creador, pero la luna como un ser mítico no juega un papel en la vida hoy en día.

En diversos grados, los misioneros han superpuesto la creencia religiosa cristiana. La gente blanca interpreta el jai como espíritus porque se supone que existen invisibles. Los Emberá son enfáticos en su creencia de que los jai son fuerzas o energías materiales.

Lo mismo ocurre con otros seres que habitan el agua, el bosque o el inframundo, varios de los cuales son monstruosos y feroces guardianes de estos lugares. Cabe destacar la creencia en las “madres” o “cepas” de animales, por ejemplo, la madre de los peces o de los pecaríes. El cuerpo humano está habitado por varias sombras que salen del cuerpo durante el sueño o la muerte.

embera

Practicantes Religiosos

El chamán es respetado y temido tanto por su habilidad para hacer el bien como para causar daño. Su conocimiento y control de la naturaleza a través de sus poderes visionarios lo hacen indispensable en los procesos de producción de alimentos y en el manejo de los fenómenos naturales.

Durante la Conquista, los chamanes fueron uno de los medios más potentes para luchar contra los españoles; ellos, o las fuerzas bajo su control, servían para atacarlos eficazmente. Además de sus deberes profesionales, un chamán realiza las mismas tareas diarias regulares que cualquier hombre ordinario. Sólo los no indios son sacerdotes y monjas.

Ceremonias

Las actividades rituales o ceremoniales están vinculadas al ciclo vital y al chamanismo. En el pasado, la iniciación femenina se celebraba confinando a una niña en una pequeña habitación construida en el tambo y celebrando una gran fiesta al final del encierro. Las jarras de cerámica para la elaboración de la cerveza chicha jugaron un papel principal en esta ceremonia, que a finales del siglo XX casi ha desaparecido.

Entre los rituales chamánicos se encuentran la chicha cantada en el momento de la cosecha del maíz, la “curación de la tierra” durante la siembra, y el “canto de la jai” cuando se cura la enfermedad. En muchas comunidades se celebran ceremonias religiosas cristianas.

Artes

El chamán se comunica con su jai por medio de largas canciones, sin acompañamiento de instrumentos musicales. En las ceremonias, la danza juega un papel secundario. La pintura corporal y facial, que es muy suntuosa entre los emberá, es también parte del chamanismo pero no pertenece exclusivamente a él.

Medicina

Los emberá distinguen entre dos tipos de enfermedades: las de los blancos, que llegaron después del contacto y se curan con la medicina occidental, y las que habían reconocido anteriormente, ya sea por causas mágicas o naturales. La enfermedad por magia es producida por el jai que penetra el cuerpo o roba su sombra. Este tipo puede ser curado por el chamán. La enfermedad natural responde al tratamiento con plantas medicinales.

Muerte y vida después de la muerte

Los emberá entierran a sus muertos en tumbas de pozo con un cuarto lateral, ubicado debajo de sus viviendas. Los cuerpos están envueltos en tela de corteza o esteras de bambú. En el velatorio, parientes femeninos cantan canciones de lamento que proclaman las virtudes del difunto, así como las faltas que causaron su muerte. Éstos se repetirán durante el entierro y durante los meses y años venideros, en la misma casa y en el mismo momento en que ocurrió la muerte.

En las zonas cristianizadas, los misioneros obligan a los embera a enterrar a sus muertos en cementerios, pero aún así, las tumbas tradicionales se siguen haciendo con frecuencia. La sombra de la persona muerta se transforma en un jai y deambula por la tierra hasta que un chamán toma el control de ella. Un chamán que sigue ciertas prescripciones en vida puede convertirse en la muerte en un ser mitad hombre y mitad jaguar con poderes sobrehumanos, lo cual es muy temido.

Artesanía

Las mujeres Embera son destacadas artesanas, madres de técnicas de tejido generacionales y cuidadoras. Son maestros artesanos que hacen hermosas joyas. Las mujeres se quedan en casa tejiendo, educando a sus hijos y ayudando a la comunidad con las actividades diarias. Una vez que vivieron en grupos de familias extendidas a lo largo de las orillas del río El Choco, muchos han hecho la transición a comunidades asentadas dentro de las montañas.

Cada grupo maneja su propia jurisdicción y cree en la protección de todos los recursos naturales para la supervivencia de sus comunidades. Algunos de los niños, pero no todos, asisten a las escuelas públicas, que suelen estar a una hora a pie. La dieta se basa principalmente en plantas, tubérculos, legumbres y frutas – no crían ganado ni lo sacrifican, prefiriendo cazar animales y peces. Los Embera están increíblemente decididos a mantener intactos sus valores y tradiciones. (Ver articulo: Xinca).

La jagua es una fruta importante en la vida de Embera. Se utiliza como tinte negro para pintar su piel. El pigmento permanece incrustado en la piel y generalmente dura entre 10 y 12 días. La pintura corporal de jagua todavía se usa en todas las celebraciones y es una de las costumbres más perdurables e importantes para el pueblo Embera. El desplazamiento ha causado que las aldeas pierdan el acceso a esta fruta.

Los Embera fabrican diferentes tipos de accesorios como pulseras, collares, pendientes y piezas de decoración a medida. Cada pieza puede tardar hasta 20 días en completarse. La pieza más apreciada es el Okama, un collar que llevan las mujeres y que distingue a la mujer que lo lleva, contando su historia y su papel en la comunidad. Cada color individual tiene un significado especial para el Embera.

Flaminmo explicó que la economía Embera es en gran medida un sistema cerrado unido por lazos familiares. Las familias a menudo colaboran para completar una pieza y nombrar a un hijo varón para que se encargue de las negociaciones comerciales. El proceso crea una comunidad y detrás de cada artículo se transmiten las historias. Al continuar con estas artesanías, los Embera mantienen viva su cultura y tradiciones para las generaciones futuras.

Cada pieza comunica cuál es el papel de la mujer dentro de la tribu. Por ejemplo, las mujeres casadas usan piezas de gargantilla más grandes, de una edad específica, que expresan la sabiduría y el valor que tienen. Los collares son cruciales en la cultura Embera, y se usan desde la infancia. Okama significa el camino que corre alrededor del cuello y su propósito es proteger el corazón de la mujer, darle poder y resaltar su belleza.

Se prefieren colores vivos, patrones geométricos y el tamaño de la cuenta, chakira checa, es muy importante. Los líderes tribales comentaron que antes de la colonización española tejían con oro y que a medida que llegaba la colonización se les introdujeron las cuentas de vidrio.

A los niños se les enseña a tejer a una edad temprana y a menudo crean 3 pulseras de cuentas para empezar. Las familias designan a un miembro para hacer el viaje mensual a Bogotá y comprar material de tejido.

Emberá

Economía

El árbol de calabaza es importante para el Embera, que saca las calabazas del árbol para obtener tazas y tazones, así como cucharas. Aparte de los peces salvajes y la caza, que todavía se cazan con lazos, pistolas de aire, arcos y flechas, así como con armas de fuego, una parte esencial de su dieta es la mandioca, una raíz venenosa que debe ser prensada antes de cocinarla en un pan plano que se almacena bien y se puede utilizar para absorber líquidos durante una comida.

Lenguaje

La lengua Emberá, no es una sola lengua sino un grupo de lenguas mutuamente inteligibles habladas en Panamá y Colombia. Junto con Wounmeu, son los únicos miembros existentes de la familia de lenguas Chocó y no se sabe que estén relacionados con ninguna otra familia de lenguas de América Central o del Sur, aunque en el pasado se han propuesto relaciones con las familias de lenguas Carib, Arawak y Chibchan.

Hasta la fecha, se han publicado muy pocos libros en lengua emberá. Estos son en su mayoría materiales educativos producidos por el Ministerio de Educación de Panamá (MEDUCA) o por misioneros cristianos. La más significativa hasta la fecha es una traducción de la Biblia que contiene el Nuevo Testamento y partes del Antiguo Testamento titulada Ãcõrẽ Bedea, “la palabra de Dios”.

Organización Política

Históricamente, el pueblo Emberá fue descrito como una organización social y política fundamentalmente igualitaria:

Los relatos etnográficos y la historia oral indican que desde la época colonial, la estructura social[emberá] ha sido igualitaria, sin líderes tribales formales, jefes, consejos o una estructura de ancianos.

Ciertas creencias religiosas y actividades ceremoniales se centran en el chamán que, con un conocimiento íntimo de las propiedades medicinales, toxicológicas y alucinógenas del mundo animal y vegetal circundante, cura a través del exorcismo de espíritus malignos. Sin embargo, en términos de relaciones políticas, económicas o interpersonales, ningún individuo tiene un estatus de liderazgo especial. (Ver articulo: Popolocas).

Emberá

Leave a Comment