≡ Menu

Batalla de Ilipa, victoria romana, segunda guerra púnica

Batalla de Ilipa, es una de las batallas libradas durante la Segunda Guerra Púnica, acompáñenos a conocer todo sobre esta batalla, conozca donde se produjo el enfrentamiento, quienes la comandaron, por qué ocurrió, como se desarrolló, cuáles fueron sus consecuencias y mucho más. Le invitamos a dar un viaje apasionante por la historia.

BATALLA DE ILIPA

Dónde fue la Batalla de Ilipa?

La Batalla de Ilipa se desarrolló en las adyacencias de Alcalá del Río, en la época romana esta localidad era llamada Ilipa y es por ello que la Batalla lleva su nombre. Alcalá del Río hoy en día se encuentra en un municipio que pertenece a la provincia de Sevilla, Andalucía, España, se encuentra ubicado en la margen derecha del río Guadalquivir, el cual en la antigüedad era llamado río Betis.

La batalla de Ilipa es uno de los varios enfrentamientos militares que se sucedieron durante la segunda guerra púnica, la misma se produjo durante la primavera del año 206 antes de Cristo, siendo parte de las guerras púnicas debemos suponer que los contrincantes eran los ejércitos romano y cartaginés.

Estos enfrentamientos se iniciaron en el año 218 antes de Cristo y a pesar que la primera guerra entre romanos y cartagineses, la ganó Roma, no sería el final. Esta es una de las batallas en la que la República de Cartago, comienza a perder terreno frente a Roma, pero de las consecuencias de la misma comentaremos más adelante.

Batalla de Ilipa

Conozcamos con un poco de detalle sobre la batalla de Ilipa, se trató de un enfrentamiento militar que se produjo en el año 206 antes de Cristo, en la llamada segunda guerra púnica. Son llamadas guerras púnicas, a los enfrentamientos entre las dos grandes repúblicas de la época Roma y Cartago, las cuales ocurrieron entre los años 264 antes de Cristo y 146 antes de Cristo.

BATALLA DE ILIPA

La Batalla de Ilipa inicio en la primavera del año 206 antes de Cristo y fue liderada por Publio Cornelio Escipión, conocido como el Africano y Asdrúbal Giscón y Magón Barca.  Publio Cornelio Escipión comandaba el ejército romano, mientras que Asdrúbal  Giscón comandaba el ejército de la República de Cartago, de ambos conoceremos con mayor detalle en el desarrollo del tema.

Fueron los “vélites” quienes iniciaron la batalla, esta era la unidad de infantería del ejército romano, arrojando lanzas contra los elefantes, que huyeron asustados y heridos por el ataque, por su parte los legionarios y las “alae” que eran las fuerza militares aliadas a Roma, que estaban conformadas por los hombres de las ciudades itálicas. Estos atacaron con fuerza a los cartaginenses que se defendieron ferozmente. El centro del ejército cartaginés estuvo largo rato sin entrar en batalla, observando como los romanos atacaban con gran determinación aplastando a las filas púnicas.

El ejército de Asdrúbal era numeroso y fuerte, pero el ejército de los romanos estaba determinado a ganar esta batalla, Escipión forzaba a sus hombres a entregar el máximo y el mismo era una inspiración para sus hombres. La presión generada por los romanos a las filas cartaginenses, era constante y no permitían el avance, se rompían las líneas, obligando el retroceso de los hombres de Asdrúbal, obligándolos a huir.

Los soldados de Escipión causaron tanta presión en el ejército de Asdrúbal que, cuando el ejército romano comenzó a moverse hacia adelante, se subyugaron ante su fuerza y se retiraron, reagrupándose en el campamento que anteriormente habían establecido en la colina, pero al ver a sus atacantes, se retiraron de nuevo.

BATALLA DE ILIPA

Estos últimos, volvieron a reorganizarse en la colina del campamento, pero cuando volvieron a ver a sus infatigables atacantes, no tuvieron otra opción que volver a escapar. Cuando Magón y Masinisa vieron a los romanos armando su campamento, decidieron cargar con la caballería.

A pesar de sus esfuerzos por realizar una emboscada exitosa, Escipión pudo prever sus movimientos y escondió a sus jinetes detrás de una colina, por lo que, al momento de realizar el ataque los cartagineses y los númidas, se abalanzaron sobre el campamento en construcción, los romanos sorprendieron con un ataque, haciendo que muchos se dieran a la fuga.

La batalla de Ilipa no terminaba aún, los cartaginenses ya habían reconocido la fuerza del ejército romano y los romanos se sentían más confiados. La Llanura seguía siendo el escenario de encuentro y se sucedían encuentros como midiendo sus fuerzas, hasta que Escipión decide iniciar el combate definitivo para acabar con la batalla, la razón es que los suministros de alimentos comenzaron agotarse y el ejército empezaba a resentirse, así que Escipión decide no seguirle dando largas al encuentro definitivo.

Por su parte, mientras se realizaba este encuentro los cartaginenses salían en formación de batalla a la llanura y los romanos hicieron lo mismo, pero ninguno de los ejércitos atacaba y al finalizar la tarde regresaban a sus campamentos. Esto le sirvió a Escipión para analizar la formación de las filas enemigas, notando que Asdrúbal siempre formaba sus hombres a final de la mañana, en donde la falange pesada libia era ubicada al centro y los aliados hispanos en las alas con los elefantes por delante.

Escipión da la orden de dejar a los caballos ensillados y que le colocaran una funda para taparlos y que los púnicos no lo vieran. Muy temprano en la mañana ordenó dar el desayuno a los hombres antes del amanecer y de inmediato salieron en formación de batalla, la infantería ligera y la caballería se acercaban a los puestos de avanzada enemigos y los jinetes seguidos por los vélites para luchar utilizando una técnica de intervalos, es decir, se reemplazaban.

Muy temprano el ejército romano estaba en sus posiciones. Por supuesto, este fue un movimiento inesperado y los púnicos tuvieron que organizarse de manera apresurada y sin comer. Este movimiento de Escipión el africano marcaría el principio del fin de la batalla de Ilipa y la victoria romana.

Ejércitos

Estas guerras púnicas se caracterizaban por grandes encuentros bélicos, entre ellos la Batalla de Ilipa, en donde los ejércitos que se enfrentaban romanos y de la República de Cartago, tenían que realizar alianzas para fortalecer y complementar a los mismos.

Las fuerzas defensivas de Cartago, era una de las fuerzas militares más importantes de la Antigüedad, el cual tuvo un papel muy relevante en el desarrollo del imperio púnico y control del comercio en el Mediterráneo, fue a través de su ejército que logró el control de pueblos nativos del norte de África, así como también los pueblos del sur de la península ibérica.

Cuando se desarrollan los planes de expansión de Cartago, el ejército original cartaginense comienza a complementarse con otros actores, como mercenarios y aliados que se sumaban  a las filas. El ejército cartaginense ya venía de una derrota en la Batalla de Bácula, a pesar de ello contaba con un ejército más numeroso, el mismo contaba con una de las armas más temidas los elefantes de guerra, para la Batalla de Ilipa tenían 32 elefantes, 50.000 infantes y  4.000 jinetes.

Por su parte, Escipión había iniciado el camino hacia Ilipa desde Tarraco, en la medida en la que avanzaba buscaba apoyo de las tribus hispanas, así que llegó a Guadalquivir, con menos fuerza bélica que los cartaginenses, solo tenía  45.000 infantes y 3.000 jinetes, pero la moral de su ejército venía de obtener una victoria y este el complemento que le hacia falta a los cartagineses, quienes tenían la moral golpeada.

BATALLA DE ILIPA

Comandantes

Vamos a conocer algunas de las características de los comandantes que se vieron involucrados en la Batalla de Ilipa, quienes eran y que cualidades tenían cada uno de ellos, comencemos con Asdrúbal Giscón, el general cartaginés, su nombre se hizo muy conocido por su fidelidad a los hijos de Amílcar Barca, quien fue el rey de la República de Cartago, sucedido luego por Asdrúbal Barca, quien siempre se apoyó en las batallas en su hermano Magón Barca.

Asdrúbal Barca, decide irse hacia Italia para ganar territorio, por lo que deja a Asdrúbal Giscón encargado de defender Lusitania, así como las provincias occidentales, mientras que su hermano Magón Barca luchaba en otros territorios, a Asdrúbal se le había ordenado evitar el conflicto con los romanos. Magón Barca fue derrotado por Marco Silano y estaba siendo perseguido por Escipión, con la finalidad de provocar a Asdrúbal Giscón a pelear en batalla.

Era un buen general, pero fue derrotado por Escipión el Africano, condenado a muerte por el senado de Cartago por su derrota, sin embargo, fue perdonado y cuando se desarrolla la tercera púnica es llamado para la defensa de la patria. No obstante, Asdrúbal no era un hombre apreciado por el pueblo cartaginense.

Ahora conozcamos sobre Magón Barca, era el hermano preferido de Aníbal Barca Rey de Cartago, fue general de la familia Bárcida y era el menor de los tres hijos de Amílcar Barca. Era aguerrido y tuvo un desempeño realmente importante en la Segunda Guerra Púnica. Desempeñó un importante papel en la en la misma en las que tuvo grandes victorias. Fue ganador en la batalla de Ticino, participó en la batalla de Cannas, por lo que fue nombrado por el senado jefe de las tropas.

BATALLA DE ILIPA

Por último y no menos importante Escipión el Africano, comandante de las fuerzas romanas, su nombre real era Publio Cornelio Escipión, hijo de Lucio Cornelio Escipión, quien casi fue asesinado por los númidas, cuando Escipión su hijo tenía 17 años de edad, a pesar de su corta edad, el joven logró salvar su vida.

Escipión tenía grandes cualidades para desarrollarse como un tribuno militar, lo había dejado muy claro en el rescate de su padre. Con la muerte de su padre en una de las batallas de las guerras púnicas, Hispania quedaba sin procónsul, así que Escipión se propone ante el Senado romano como procónsul para Hispania, siendo aprobado teniendo solo 25 años de edad.

Escipión el Africano no tenía amoríos porque reservaba toda su fuerza para las batallas, era lo mismo que hacia Alejandro Magno y él le admiraba. Era de fuerte carácter, muy disciplinado, pero también muy humilde. Se dice que vestía igual y comía lo mismo que sus tropas, utilizaba su uniforme de comandante, solo en batallas para ser fácilmente ubicado por sus hombres.

 Estrategias

Detallemos un poco las estrategias utilizadas por los comandantes involucrados en la batalla de Ilipa. Como hemos comentado el ejército romano venía de conferirle unas derrotas importantes al ejército cartaginense y esto jugaba a favor de Escipión ya que sus hombres se encontraban motivados.

BATALLA DE ILIPA Como hemos comentado pasaron días en que solo se formaban en el campo de batalla, pero no había enfrentamientos, ninguno de los dos ejércitos recibía por parte de los comandantes la orden ataque, esto simplemente servía para medir las fuerzas con las que contaban ambos ejércitos. Sin embargo, en lo que comenzaron a escasear las provisiones, se convertía en un problema continuar dándole largas al enfrentamiento que terminará de definir el final de la Batalla de Ilipa.

Cada vez que se colocaban en el campo de Batalla, Escipión analizaba cono Asdrúbal organizaba a su fuerzas, la hora en la que lo hacía y de esta manera logra identificar una estrategia que le puede servir para ganar la batalla de Ilipa.

Así que una de las estrategias más certeras de la batalla es la de organizar a el ejército romano lo más temprano posible, con la finalidad de encontrarse listo en el campo de batalla, cerca del campamento cartaginense, antes que estos inclusive hubieran desayunado. De esta forma Escipión da la orden de dejar a los caballos con las sillas colocadas, con la intención que el ejército de Asdrúbal no viera las intenciones de madrugarlos.

Mandó a alimentar a sus hombres muy temprano y emprendieron camino al campo de batalla. Asdrúbal, viendo a la vanguardia romana tan cerca de su campamento, ordena a su caballería e infantería ligeras salir a enfrentarla, con el propósito de atraer a las legiones al pie de la colina y de esta manera ganar tiempo para que la caballería pesada se preparase para la batalla. La infantería salió del campamento, formándose de la forma habitual, se produce el enfrentamiento entre las  tropas ligeras, la cual duró toda la mañana.

Las tropas romanas avanzaban y cuando estuvieron a menos de un kilómetro del enemigo,​ Escipión sede el paso a sus exploradores, los cuales pasaban por los espacios entre las cohortes, dando la orden del ataque frontal.​ Las tropas de las alas derecha comandadas por Escipión y el ala izquierda por Silano y Lucio Marcio comienzan a girar, manteniendo a los vélites adelante. Se produce el choque con los flancos enemigos, mientras que los hispanos, no hacían contacto aún.​

Los púnicos eran flanqueados por los vélites y jinetes ligeros, los que se encontraban en la retaguardia. La filas de infantes logran herir y espantar a los elefantes de guerra de Asdrúbal, causando incluso daño en las propias filas de los cartaginenses. Otra estrategia fue el combate cercano con los jinetes númidas, lo que no les permitió el uso de sus jabalinas, acertando otra victoria romana en plena batalla.

Los honderos baleares realizaron un gran trabajo en la lucha contra los romanos en los flancos, pero no era suficiente, las alas cartaginenses eran destruidas y los libios que se encontraban en el centro no atacaban, porque no podían dejar sin protección el centro. A pesar de ello los hispanos avanzaban lentamente.

Fue una batalla de desgaste, los púnicos no habían desayunado por lo tanto, la debilidad en la tarde ya se notaba en el ejército. Escipión decide realizar el ataque y lidera la carga final de sus soldados por todos los lados, se produce la huida de los púnicos y los romanos seguían tras ellos, sin embargo, una tormenta provoca que ambas legiones regresen a sus campamentos.

Llovió toda la noche pero el ejército de Asdrúbal sabía que serían atacados al amanecer, Asdrúbal decidió abandonar la posición en silencio durante la noche, la victoria romana era inminente, Hispania se encontraba aún más cerca de los romanos.

Cuáles fueron los motivos de la Batalla de Ilipa?

La Batalla de Ilipa se inicia por una de las decisiones de Escipión el Africano de generar un enfrentamiento a campo abierto contra el ejército de Asdrúbal Giscón y terminar de una vez tomando el control de Hispania.  Se desarrollaba la segunda guerra púnica, la cual había iniciado en el año 218 antes de Cristo, declarada por los romanos, debido al asedio que realizó Aníbal Barca a la ciudad de Sagunto, la cual era una ciudad protegida por Roma ubicada en la península ibérica.

Aníbal en respuesta a la declaratoria de guerra emprende viaje hacia Italia, en su avance iba cosechando victorias frente a los romanos, entre tantas batallas se encontraba la de Cannas, con la que había conferido un daño considerable a Roma.

Por parte de Roma había enviado a Cneo y Escipión, a Hispania quienes son derrotados y muertos en combate en el año 217 antes de Cristo, es cuando entra en escena Escipión el Africano, quien en el 210 conquista Cartagena, vence a Asdrúbal en la Batalla de Baécula en el 209 antes de Cristo , también en Metauro en el 207 antes de Cristo. Decidido a terminar con la Guerra púnica, avanza a Ilipa en el 206 antes de Cristo.

Desarrollo de la batalla

El desarrollo de la batalla luego de conocer detalles de la misma y la estrategia utilizada por cada uno de los comandantes, así como la conformación de ambos ejércitos, podemos resumirla de la siguiente manera. Fueron los vélites quienes iniciaron la batalla arrojando sus lanzas contra la mayor fuerza bruta de los cartaginenses, sus temibles elefantes de guerra, los cuales lograron ser ahuyentados.

Luego se produjo el avance de los legionarios y las “alae” quienes atacaron a los hispanos. El centro del ejército de Asdrúbal no podía entrar en batalla, para no dejar el centro desprovisto de defensa. Pero fueron atacados por los aliados y mercenarios del ejército romano.

La presión de los romanos sobre los púnicos hizo retroceder a los defensores. La debilidad del ejército de Asdrúbal y el cansancio obligaron la retirada del ejército, quien había sido disminuido por el constante ataque del ejército romano.

Consecuencias de la Batalla de Ilipa

La huida durante la noche del ejército de Asdrúbal fue conocida en la mañana por Escipión el africano quien emprende el asedio del ejercito cartaginés. Una de las consecuencias de la Batalla de Ilipa es que los cartagos quedan prácticamente inmovilizados, fueron  asediados durante días lo que provocaba que muchos desertaran. Tras la gran derrota y no tener oportunidad de ganar la batalla y mantener Hispania, Asdrúbal Giscón, envía por unos barcos, los cuales tendrían acceso a la costa y abandona a la mayoría de sus hombres.

Huye hacia Gades y deja miles de muertos y entrega más territorio a los romanos. Escipión mantiene rumbo hacia África en su persecución a los cartagineses. Escipión dejó a Silano a cargo del asedio y regresa  a Tarraco, convence a Masinisa para regresar a África con sus númidas y que lo apoye en la próxima batalla, golpeando de nuevo a Cartago quitándole uno de sus más fuertes aliados. ​

Magón también pudo arribar a Gades en unos de los barcos que había enviado Asdrúbal y los soldados, abandonados por sus oficiales, se dispersaron.​ La Batalla de Ilipa es solo la antesala de la Batalla de Zama, con la que se pone fin a la Segunda Guerra Púnica.

Escipión en recompensa a los heridos y veteranos de la Batalla de Ilipa y otras batallas liberadas en la península, promueve la fundación de la ciudad de Itálica, la cual se desarrolla muy cerca de donde se produjo la batalla de Ilipa.

Conquista romana de Hispania

Luego de la Batalla de Ilipa, la cual fue una nueva derrota por parte de Escipión el Africano al ejército cartaginense, se inicia la definitiva conquista romana de la península ibérica. La conquista romana de Hispania comienza con la segunda guerra púnica, específicamente con el desembarco romano en la helenizada Ampurias, las cuales se dan por conquistada aunque de forma incompleta con las Guerras Cántabras.

Existen diverso factores que podemos comentar que influyeron en la conquista de Hispania, entre ellos los factores geopolíticos, debido a que era la Península el lugar del encuentro de las batallas de las grandes potencias mediterráneas, Cartago y Roma.

También los factores económicos, ya que Hispania tenía grandes recursos, de los que podemos resaltar  los recursos militares, agrícolas, minerales, entre otros.  Las posibilidades de desarrollo eran otro de los factores que movilizaban a Roma para su conquista y lograr su hegemonía en el Mediterráneo.

La conquista de Roma sobre Hispania se produce en tres momentos, la Segunda Guerra Púnica, el desembarco de los romanos en Ampurias, el control de los romanos sobre los territorio rebeldes al norte de peninsular. La derrota de Cartago marcó el inicio de la romanización.

Hasta aquí este gran viaje a través de la historia, esperamos que el mismo haya sido de su agrado, siendo así le invitamos a continuar la  lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

Leave a Comment