≡ Menu

Batalla de Issos, enfrentamiento entre el ejército macedonio y persa

En esta oportunidad le invitamos a conocer toda la información sobre la Batalla de Issos, cuáles fueron sus causas, quienes se enfrentaron, cuál fue el contexto histórico, detalles sobre el desarrollo de la batalla, consecuencias y mucho más!

BATALLA DE ISSOS

Cuáles fueron las causas de la Batalla de Issos?

Las civilizaciones antiguas se conformaban en Imperios y al parecer nunca era suficiente territorio, siempre buscaban más para seguir expandiéndose, con la intención de dominar, minimizar las fuerzas enemigas y tener más poder.

Alejandro III de Macedonia, mejor conocido como Alejandro Magno era el Joven rey de Macedonia, quién luego de triunfar contra los persas en la gran batalla de  Gránico, la cual tuvo lugar al noroeste de lo que hoy en día conocemos como Turquía, decide recorrer victorioso y segur conquistando Asia Menor, en donde no encontró ningún tipo de resistencia, por lo que toma la decisión de continuar hacia Siria.

¿Cuál fundamento esgrime Alejandro Magno para ir hasta Siria?, simplemente controlar los puertos y las ciudades, debido a que identifica a los Persa y su Flota como una de las más grandes amenazas, que pueden ir en contra de su creciente imperio.

Sin embargo, tal como el mismo lo había detectado, no sería una batalla sin resistencia, el mismo Rey Dario III hijo de Partia, ante el inevitable enfrentamiento, decide hacerse del mando militar de su ejército, como estrategia convoca a sus tropas en Babilonia, para salir al Este y evitar la inminente invasión.  Como podemos ver la causa que produce el enfrentamiento en la Batalla de Issos es el control de las ciudades portuarias de los persas, por parte de las fuerzas macedónicas.

BATALLA DE ISSOS

Quiénes se enfrentaron en la Batalla de Issos?

Como podemos inferir la Batalla de Issos fue un encuentro sangriento que tenía su origen en el objetivo que se planteó el Rey Alejandro Magno de tener el dominio de las ciudades portuarias de persa. Por lo tanto, el enfrentamiento se produciría entre el ejército de macedonia dirigido por Alejandro Magno y  el ejército persa comandado por el Rey Darío III.

Alejandro Magno como ejército invasor que reconocía el poderío del ejército persa y lo identificaba como un gran enemigo, que podía ir en contra del imperio que estaba creando. Por su parte el Rey Dario, defendería con su propia sangre las ciudades portuarias de Siria, era su territorio y la base del control comercial de la región.

Sin embargo, Alejandro no era un fácil rival y así lo había demostrado desde que inició su campaña contra el vasto Imperio aqueménida, primer y más extenso imperio persa creado en el año 550 antes de Cristo. El joven Rey de Macedonia Alejandro Magno  estaba cociente del enfrentamiento directo con el Gran Rey persa, Darío III. Pero Alejandro Magno y su ejército venían de una victoria en la que habían humillado a los persas en el río  Gránico y se enfrentaría a un ejército ávido de venganza.

Si bien el ejército de Alejandro crecía a medida que liberaba a otras ciudades del control y dominio de los bárbaros, la convocatoria de Dario III logró triplicar el número de hombres con el que enfrentaría a Alejandro Magno. Para poder imaginar la magnitud de la batalla que estaba por sucederse, debemos comentarles un poco de cada uno de los ejércitos que estaban por enfrentarse.

BATALLA DE ISSOS

Ejército macedonio

El ejército de Alejandro Magno era un ejército de leva, es decir, un ejército conformado por hombres de la ciudad de macedonia, pero también por hombres civiles que eran reclutados, de la misma ciudad y de ciudades liberadas. Alejandro Magno logró conformar uno de los mejores ejércitos de la Antigüedad, aunado a la gran capacidad estratégica de este joven Rey. Cuando Alejandro Magno llegó al lugar de enfrentamiento con el ejército persa, contaba con más de 35 mil hombres.

Es a través del ejército de Alejandro Magno el que sirvió como modelo para que se conformaran los ejércitos de los reinos helenísticos, especialmente los pertenecientes a los seléucidas un Estado sucesor de Alejandro Magno  y lágidas que fue la Dinastía ptolemaica, su fundador Ptolomeo I Sóter, quien fue el general de Alejandro Magno en los siglos III y II antes de Cristo.

El ejército de Alejandro consistía en aproximadamente doce mil Falangitas hombres de la organización táctica, tres mil Hipaspistas que era un cuerpo de infantería, siete mil Hoplitas que eran soldados de infantería pesada. La caballería de Alejandro tenía más de dos mil Hetairoi que eran los hombres de la caballería élite, 600 Prodromoi, que eran los hombres exploradores, 2100 tesalios, 760 griegos y 300 peonios.

El ejército de  Alejandro contaba entre sus filas con los reconocidos hostigadores un  grupo conformado por seis mil tracios, cinco mil griegos, mil lirios e igual número de cretenses. El ejército macedonio estaba estructurado en un ala derecha, la cual era comandada por el propio Alejandro Magno y un ala izquierda, la cual estaba bajo el mando del general Parmenión.

BATALLA DE ISSOS

La caballería pesada estaba constituido por hombres de origen macedónicos, se encontraban organizados en doce escuadrones de más de 200 jinetes los cuales eran  comandados por un iliarca, lo que daba un total de 3.000 jinetes en esa caballería.

Por su parte, lo que se conocía como el Escuadrón Real, estaba constituido por  trescientos hombres y era dirigido por el mismo Alejandro Magno. A parte de estas dos caballerías estaba la llamada caballería de los Compañeros dirigida  por Filotas, quien era descendiente de Parmenión. La estrategia de ataque de esta caballería era una formación con estructura en cuña y se encontraban equipada con una lanza que tenía un alcance de 3 metros, la cual era acompañada de una espada kopis, la cual, fue diseñada para ser utilizada con una sola mano.

Las Hiparquia se conformaban con cuatro ilias, los cuales eran dirigidos por un Hiparco y se ubicaban al lado derecho, esta posición es reconocida en los ejércitos antiguos como una  posición de honor.

Para dar más detalle sobre los Hetairoi se encontraban junto a la Guardia Personal del Rey, se trataba de siete hombres con un equipamiento que superaba cualquiera de las otros cuadros del ejército. Esta personas eran macedonios y se trataban de los amigos de la infancia de Alejandro Magno.

La caballería tesaliana eran hombres procedentes de la región de Tesalia que se encontraban al  mando de Calas, a  pesar de tener un equipamiento un poco menor que los compañeros, podemos señalar que estaban mejor equipados que otros cuadros, se ubicaban en el flanco izquierdo y atacaban con una formación romboidal, la cual construían con una alineación dividida en ocho ilias.

La caballería ligera, es decir, los Prodromoi eran exploradores, esta caballería eran hombres  de origen tracio o peonio, eran dirigidos por Amintas, eran ellos, quienes realizaban esas peligrosas misiones de reconocimiento y regresaban con información sobre la cual se despliegan las estrategias de ataque y defensa.  El armamento con el que contaban estaba conformado por una jabalina.

La Infantería pesada se conformaba de seis regimientos comandados por los quiliarcas. Estos valientes se colocaban en la parte central del ejército macedonio. Se organizaban en dieciséis filas cada una con dieciséis hombres, a cargo de un sintagmarca, por ello este tipo de formación era llamada Sintagmas.

A su vez había una organización interna dentro de las sintagmarca, en la que cada regimiento estaba compuesto por seis sintagmas, a su vez cada sintagmas estaban organizados en cuatro Tetrarquías, supervisadas por un tetrarca. Los hoplitas tenían como comentamos anteriormente la lanza llamada  sarissa, la espada kopis y un escudo grande, llamado el hoplón.

BATALLA DE ISSOS

Los hipaspistas es la unidad de infantería pesada de élite de origen macedonio al mando del general Nicanor, con un equipo más ligero lograban  adelantarse para atacar. Estaban armados con una lanza también pero esta era de menor longitud a la que utilizaban los hoplitas. En la infantería pesada también se encontraban los mercenarios, estos eran unos aliados griegos su trabajo era cubrir la  retaguardia, lo que hacían con una lanza y un escudo hoplón.

La infantería ligera eran unidades mercenarias, conformada por los agríanos que venían de Tracia, utilizaban  jabalinas u hondas y un escudo elaborado en mimbre. Su mejor desarrollo lo mostraban en los  terrenos escarpados y montañosos. Para complementar el ejército se encontraban los arqueros macedonios.

Ejército Persa

Ahora conozcamos el ejército persa contra el cual se enfrentaría Alejandro Magno, para la batalla el Rey Darío III logró reunir un total de cien mil hombres, este ejército triplicaba en número al ejército de Alejandro Magno. A diferencia del ejército macedonio el ejército persa utilizaba la indumentaria como elemento intimidatorio y no era ausencia de coraje, también eran aguerridos, pero la historia resalta que era insuficiente al compararlo con el ejército macedonio.

El ejército persa utilizaba los arqueros a pie como una de las fuerzas letales, estaban equipados con cotas de escamas, adicional a los arcos llevaban puñales persas  o hachas escitas. Pero el ejército persa evolucionó y desarrollo un soldado llamado sparabara, estos hombres se organizaban en filas de diez arqueros de profundidad, el líder se ubicaba adelante y estaba armado con una lanza y un escudo que tenía una forma rectangular.

BATALLA DE ISSOS

Este tipo de organización defensiva formaba una pequeña barricada que protegía al resto de los arqueros. Los sparabara llegaron a ser llamados los inmortales, era un grupo de 10 mil hombres que eran fuertemente entrenados y cuando iban a batallas los hombres que morían en el frente, eran rápidamente sustituidos, con la finalidad que siempre fueran 10 mil hombres.

Contexto histórico

El padre de Alejandro Magno Filipo de Macedonia es asesinado, por lo tanto,  el trono pasa a manos de Alejandro quien aún era muy joven, a pesar de su juventud Alejandro Magno logra instaurar la paz en Grecia,  lo cual no fue un trabajo sencillo y sin derramamientos de sangre.

Era el año 336 antes de Cristo, Alejandro Magno solo tenía 20 años de edad, sin embargo, esto no fue un impedimento a la hora de reafirmar  su autoridad ante las ciudades griegas. No había enemigo pequeño para Alejandro por lo que dentro de sus procedimientos estaba la ejecución de todo aquel posible aspirante que tuviera intenciones o él pensará que podía disputarle el trono, incluyendo a su madrastra, la hermosa  Cleopatra.

Una de las ciudades que arrasó sin contemplaciones fue Iliria, lo que es hoy en día Yugoslavia, ya que le llegaron noticias que se estaban realizando confabulaciones para invadir Macedonia. En un tiempo muy corto había logrado la paz en Grecia por lo que podía ahora dedicarse a su gran objetivo, conquistar Asia.

Es así que en el año 334 antes de Cristo se pone en marcha hacia Anatolia, logrando a pesar de alguna resistencia, hacerse de algunas de las ciudades de Asia Menor, excepto de Miletos. Siguió hacia la costa Fenicia y Mesopotamia, decidido  conquistar Siria la ciudad portuaria persa y continuar su avance hacia las costas del Sur, es en este avance que se produce la batalla de Issos.

Estrategias

Cada uno de los reyes tanto Alejandro Magno, como Darío III  tenían una estrategia para desarrollar la inminente batalla de Issos, sin embargo, los resultados de las batallas dan a Alejandro Magno como uno de los más grandes estrategas militares de la historia. Con un aire de triunfo por las batallas libradas contra los ejércitos tebano y ateniense en Queronea, libra contra los persas la batalla del Gránico saliendo nuevamente victorioso el ejército de Alejandro Magno.

La experiencia y habilidad estratégica lo hace tener confianza y su ejército confía en su comandante  para librar la batalla de Issos. Se dice que la estrategia que puso en marcha Alejandro Magno para hacerse con la victoria en la batalla de Issos fue la llamada del “martillo y el yunque”. Alejandro se entera que el ejército persa viene avanzando en la retaguardia y también que los superan por mucho en número de hombres.

Sin embargo, Alejandro Magno lejos de desistir del enfrentamiento decide hacerle frente, sus hombres estaban nerviosos, pero Alejandro da un discurso alentador y además se pone enfrente de la batalla. Alejandro tuvo que reconducir la estrategia, en función del lugar en donde se encontraban y del número de hombres al cual se enfrentaría.

Es así que dispuso a cada una de sus unidades en niveles e hizo creer al ejército persa que serían rodeados por el ejército macedonio, logrando con ello que el ejército persa se dividiera, lo que generó la apertura de una brecha en las líneas de defensa. Alejandro tomó el mando del ala derecha de la caballería de compañeros, mientras que Darío III se mantuvo en el centro, en medio de sus tropas.

Como sabía que eran menos hombres Alejandro decidió alargar su flanco derecho y avanzar a trote de caballo para que el batallón de tiradores, pudieran mantenerse cerca. Por el lado izquierdo iba la caballería y los falangistas, quienes debían mantener su posición el mayor tiempo posible. Con esta estrategia Alejandro Magno logró derrotar al ejército persa que lo triplicaba en hombres.

Por su parte la estrategia de Dario III era envolver a las dos alas con la caballería, confiado que tenía un número superior dio por ganada la batalla, sin embargo, a pesar de los consejos que habían dado los griegos a Darío III de no colocar en ese lugar a su ejército, este hizo caso omiso.

La ubicación angosta no permitía el despliegue de la caballería del ejército persa, cuya caballería tesalia estaba bloqueada a lo largo de la orilla y no podía romper el cerco. El ataque inesperado de Alejandro Magno contra el centro del ejército persa impidió cualquier posibilidad de estrategia envolvente. Dario III era mediocre en sus estrategias, mientras que Alejandro se basaba en su astucia y en el uso de la táctica de la sorpresa.

Desarrollo de la batalla

Todas las batallas eran documentadas, Alejandro tenía un cronista oficial llamado Calístenes y es gracias a ello, que hoy en día podemos tener una idea de cómo se desarrollo la batalla de Issos. A pesar de enfrentarse a un ejército más grande, es Alejandro Magno quien inicia el ataque encabezando la carga de los Hetairoi, logrando doblegar al ejército persa.

A pesar de esta victoria parcial la caballería de falange fue un rotundo fracaso, debido a que la formación no pudo mantenerse por la fuerza del río. Recordemos que el ejercito persa se encontraba cruzando el río Pinaro, al cruzar el río el frente pierde estructura dejando espacios que fueron tomados por los mercenarios griegos. También  la caballería de Parmenión, estaba cediendo a la fuerzas de los jinetes persas.

Frente a esta situación Alejandro Magno decide cambiar la estrategia, planteando un giró a la izquierda y haciendo frente al centro persa, allí se encontraba Darío III, esto obligó la defensa del Rey por lo que disminuyó el ataque a la Falange macedonia, lo que les permitió reorganizar la formación. Pero Darío III estaba expuesto y no tuvo otra opción que huir para salvar su vida y también al Imperio Persa, ya que tras su muerte la disolución del mismo era inevitable.  Por supuesto que al huir el Rey Darío III, su ejército se rindió y huyó.

Consecuencias de la Batalla de Issos

La Batalla de Issos fue una de las victorias más gratificantes de Alejandro Magno, primero le permitió ser reconocido como uno de los estrategas más grandes  del momento y por supuesto de la historia, su nombre se hizo famoso, había ganado una batalla a un ejército que lo triplicaba en número y además había obligado la huida del Rey Darío III. En realidad no se conoce el número de bajas que realmente tuvieron los ejércitos, pero se dice que el ejército persa perdió más de la mitad de sus hombres.

Tras haber ganado la batalla de Issos Alejandro Magno y su ejército se hicieron de un gran botín de guerra, ya que al huir el ejército persa, dejaron su campamento en donde no solo estaba la lujosa tienda del Rey Dario III, sino que también se encontraba su familia. Era costumbre persa que la familia acompañara al Rey para  estar presente en el desenlace de las batallas, así que al huir los dejo y Alejandro Magno los tomó como prisioneros.

Nunca los trato mal, todo lo contrario, más como una estrategia los trataba con respeto, para ganarse el apoyo de las élites sociales persas. Luego al poco tiempo Parmenión fue enviado a Damasco, donde se apoderó del tesoro real persa, lo que le permitió a Alejandro honrar  las deudas de guerra y pagarle a todo su ejército. Darío III tuvo que llegar a acuerdos con Alejandro Magno para recuperar a su familia.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

 

Leave a Comment