≡ Menu

Batalla del Gránico, derrota de los persas por Alejandro Magno

La Batalla del Gránico fue el primer enfrentamiento entre el bando de los personas contra el ejército dirigido por el Rey Alejandro Magno, en el cual, Magno salió victorioso. En el artículo de hoy, expondremos a detalle todos los acontecimientos dentro de esta batalla, así como las consecuencias que trajo al gobierno.

Batalla del Gránico

¿Cuáles fueron las causas de la Batalla del Gránico?

Alejandro Magno ha sido el rey con la más destacada trayectoria militar, dado que logró conquistar otros territorios lejanos en periodos cortos de tiempo con un gran ejército. Momentos antes de morir, Alejandro Magno ya no sabía a donde mandar a su ejercito, ya que había conquistado todo lo que había querido, sin haber perdido en las batallas.

Algunos años antes de cruzar el Helesponto, un corredor marítimo que separa Europa de Asia, el rey macedonio Filipo II fue asesinado mientras se encontraba en la celebración de matrimonio de su hija, por lo que su hijo Alejandro con apenas 20 años de edad, subió al trono para convertirse en el rey de Macedonia. Una vez que asumió el poder, se propuso conquistar el mundo, pero antes de esto, tenía la tarea de consolidar su base de partida y retaguardia estratégica: Grecia.

Durante los años 336 y 335 a. C. se propuso a reafirmar su autoridad en las ciudades griegas, asimismo, también tuvo que eliminar a cualquiera que fuera un candidato para el trono, entre ellos su madrastra Cleopatra. Invadió y destruyó Iliria (Yugoslavia), ya que le habían llegado noticias que el ejercito de la ciudad tenía planeado invadir Macedonia.

Mientras esto ocurría, la ciudad de Tebas se rebeló, y Demóstenes reorganizó la oposición a Macedonia en Atenas contando con el oro persa. El rey Alejandro movió sus tropas en un lapso de catorce días desde la frontera iliria hasta Tebas. Llegando a la ciudad, contraataco y ejecutó al ejército tebano, posteriormente, mandó a demoler todas las casas de la ciudad, excepto los templos y la mansión del poeta Píndaro.

Las ciudades griegas, empezaron a aclamar al rey Alejandro Magno, posiblemente para mantenerlo fuera de ellas. Las mismas le otorgaron alrededor de veinte mil soldados para que se unieran a su cuerpo invasor de los inabarcables y ricos dominios del “rey de reyes” persa, que para aquel entonces era Darío III Codomano, de la dinastía aqueménida.

A este rey persa se le consideraba como débil y mediocre, a pesar de que tuviera un ejército muy superior en número y recursos al de los griegos. En este mismo cuerpo militar, se encontraban aproximadamente 20.000 mercenarios helenos al mando de Memnón de Rodas, un buen general.

Memnón le pidió al pueblo persa que no intervinieran y dejaban a Alejandro Magno avanzar en la ciudad de Anatolia, mientras le cortaban las comunicaciones por mar y fomentaban la sublevación de las ciudades de Grecia. Sin embargo, el pueblo no obedeció las ordenes dadas y fueron en contra del ejército de Magno, en este enfrentamiento Memnón falleció en las isla de Lesbos. Las tropas desembarcadas de Alejandro ascendían a unos 30.000 infantes y 6.000 jinetes.

¿Quiénes se enfrentaron en la Batalla del Gránico?

La Batalla de Gránico involucró dos partes: El ejercito comandado por Alejandro Magno y las tropas personas. En los próximos apartados profundizaremos sobre los ejércitos de estos dos bandos y las personas fuera de ellos que se vieron involucradas.

Batalla del Gránico

Alejandro Magno

La Batalla de Gránico, no solo fue el acontecimiento más recordado del gobierno de Magno sobre el territorio asiático. Antes de este evento, Alejandro Magno había sido para los macedonios y los griegos solo el hijo y heredero de Filipo II, por lo que por medio de esta victoria comenzó su propio camino lejos del de su padre.

Fue a través de esta batalla que el rey Alejandro adquirió toda la fama y el renombre. No obstante, es importante tener en cuenta que durante este enfrentamiento, Alejandro Magno no estaba solo. Hubieron otros participantes de su lado, el más destacado fue la nobleza militar de Macedonia, ya que fueron los estrategas claves para la conquista del ejército persa.

En un mismo sentido, también contó con el apoyo de Parmenión, Clito, Antígono, Hefestión, Filotas, Ptolomeo, Crátero, Perdicas, Nearco, Seleuco y muchos otros. Sin la ayuda de ellos, se cree que Alejandro Magno no fuera sido capaz de conseguir la victoria.

Ejército Persa

Por otro lado, luego estaba el ejército de los persas. Debido a las grandes dimensiones que tenía el territorio del Imperio Aqueménida, la movilización de su cuerpo militar hacia cualquier frente contra toda amenaza era muy lenta.

Batalla del Gránico

Por este motivo, la labor de los sátrapas (los gobernadores de las provincias) era detener cualquier invasión empleado su limitado número de tropas, hasta que el cuerpo militar del rey pudiera llegar. Sin embargo, debido a las pérdidas que estaban sufriendo en Asia Menor desde el año 336 a.C., los sátrapas de Anatolia tomaron la decisión de usar una técnica más arriesgada: atacar directamente a Alejandro Magno para intentar asesinarlo.

Contexto histórico

En mayo del año 334 a.C. el ejército de los sátrapas se formó en las cercanías de la ciudad de Zelea, junto al río Gránico, justo al noroeste de la península de Anatolia. Posicionándose en este lugar, el ejército persa tenía la esperanza de acabar con las tropas de Magno, debido al poco número en cuanto a su caballería, pero, no contaban con la habilidad de los hombres de su cuerpo militar.

Antes de que se iniciara la Batalla de Gránico, el bando de los persas era muy fuerte. El grupo de su caballería estaba ubicado a orillas del río para impedir que los macedonios pudieran cruzarlo, mientras que la infantería, formada principalmente por mercenarios griegos, se encontraba en el punto trasero de ella para apoyarla.

No se tiene mucho conocimiento de los detalles ocurridos durante la Batalla de Gránico, puesto que hay dos versiones que provienen del bando macedonio, representadas en las figuras de Parmenión y Alejandro. Por este motivo, es muy difícil saber a ciencia cierta cual es la verdad de este evento, pero, la versión de Parmenión se considera como la más cercana a lo que realmente ocurrió, puesto que no es descrita de manera épica y espectacular.

Batalla del Gránico

 

Para empezar, en esta versión la estrategia que ambos siguen es mantener la distancia. Mientras que Parmenión proponía optar con un ataque sorpresa durante el alba, Alejandro sostenía que la mejor manera de enfrentarse al enemigo era cara a cara.

De acuerdo a la versión épica, a plena luz del día, Alejandro Magno ya había derrotado a las tropas y en sus manos estaba la cabeza de los hetairoi, haciendo entrar en pánico a los persas. Debido a este acto, la infantería macedonia habría rodeado al resto del ejército enemigo, luego de una batalla sangrienta había conseguido derrotar al ejército persa. Por otro lado, la otra versión cuenta que Magno atravesó el río por la noche y al amanecer arremetió contra las formaciones persas.

De nuevo a causa de la carga de caballería, los miembros del ejército de Alejandro Magno tenían la ventaja sobre el resto en el campo de la Batalla de Gránico. Luego de esto, la falange macedonia y la infantería pesada vencieron a los mercenarios griegos.

Hablando de las perdidas, la mayor parte de la caballería del bando de los persas había fallecido durante el combate, mientras que la infantería (que aún no había entrado a la batalla) huyó al ver como las fuerzas de Alejandro arremetían sobre sus compañeros.

Estrategias

Durante la Batalla de Gránico ambos bandos planearon estrategias para derrotarse, sin embargo, se posee la información acerca de las más resaltantes: la primera se le denominó ”estrategia de tierra quemada” y la segunda ”choque decisivo. En lo próximos apartados se hablará a profundidad sobre ambos métodos de ataque.

Estrategia de tierra quemada

Desde el punto de vista de los persas, el talón de Aquiles del ejercito invasor era la cadena de suministros. El cuerpo militar comandado por Alejandro, al momento de entrarse en el territorio asiático, contaba con provisiones para un lapso de tiempo de 30 días.​

Esta estrategia fue realizada por Memnón el rodio,​ quien era el genio estratega dentro del grupo de mercenarios griegos al servicio del Imperio aqueménida. Su propósito era el evitar enfrentarse directamente con el ejército macedónico para evitar el desgaste con constantes marchas en un terreno hostil, yermo, y arrasado, donde el aprovisionamiento sería escaso o nulo. Ya habiendo debilitado el ejército macedónico, lo siguiente era cortar o dificultar la comunicación marítima con Macedonia, y aniquilar al invasor.

A pesar de ello, los sátrapas rechazaron esta estrategia, ya que al seguirla, significaba una destrucción de sus propios dominios y fuentes de riqueza. La estrategia de tierra quemada también incluía prender fuego a los campos cosechados, destrucción de los almacenes de alimentos y el traslado de la población útil.

Estrategia del choque decisivo

Esta estrategia consistía principalmente en buscar el momento más idóneo para realizar el ataque en la Batalla de Gránico para poder eliminar a las tropas de Magno. La ventaja que el ejército persa tenía era la demandaba extensión de tiempo limitado, abaratando la manutención de un ejército (soldados propios y mercenarios).

El rey Alejandro Magno, lo que deseaba era un conflicto que terminara lo más pronto posible para poder obtener un botín suficiente para extender las provisiones necesarias para la continuación de la campaña punitiva griega contra el imperio persa.

Consecuencias de la Batalla del Gránico

A pesar de que no existen tantas fuentes que narren o acontecido en la Batalla de Gránico, lo cierto es que fue una lucha en donde el bando victorioso fue le comandado por Alejandro Magno. La mayoría de los mercenarios griegos fueron ejecutados sin clemencia por considerarse traidores de la causa griega, los sobrevivientes fueron enviados a servir como esclavos en Macedonia, junto con un gran trofeo de guerra: 300 armaduras persas completas que servirían de ofrenda a la diosa Atenea.

De una misma manera, también se ejecutaron a los mandos persas y las unidades de caballería de élite, llevándose la vida de uno de los hijos de Darío III y a varios miembros más de la casa real aqueménida. Otra de las consecuencias sucedidas por la Batalla de Gránico fue que los persas ya no tenía la posibilidad de crear una defensa eficaz de Asia Menor, por lo que sus pertenencias en la península de Anatolia empezaron a tambalearse.

A partir de esto, el cuerpo militar de Magno tenia el camino abierto hacia el sur, las ciudades de las satrapías de Lidia, Caria, Licia y Jonia fueron cayendo rápidamente. La conquista de grandes urbes de la región como Sardes o Dascileo les otorgaron botines generosos, pero los mismos solo eran una pequeña parte de lo conseguirían más adelante

Sin llegar al año de conquista, Alejandro Magno había conseguido el reconocimiento más allá de ser el hijo de Filipo II, con esta batalla pudo conmemorarse como el único militar del mundo en adentrarse al centro del Imperio Persa.

 

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de mucha ayuda. En un mismo sentido, le hacemos la invitación a leer también: Batalla de Wuhan y Batalla de Leipzig

Leave a Comment