≡ Menu

Tregua de Navidad, cese al fuego, Primera Guerra Mundial

Uno de los acontecimientos que más ha impactado a la humanidad fue la Primera Guerra Mundial, este conflicto bélico dejaría a su paso una inimaginable cantidad de muertos y destrozos materiales. Sin embargo, dentro de esta guerra rescatamos un episodio memorable que es la Tregua de Navidad la cual daremos a conocer a lo largo de este artículo.

Tregua de Navidad

¿Qué fue la Tregua de Navidad?

La Tregua de Navidad fue un acto de tregua o bien de cese al fuego no oficial el cual se extendió a lo largo del Frente Occidental durante la Primera Guerra Mundial durante la Navidad del año 1.914. Dicha tregua se produciría cinco meses luego de que se iniciara este conflicto bélico.

Los hechos violentos llegaron a la calma mientras los comandantes de ambos bandos reconsideraban sus estrategias luego de que se propiciara el estancamiento en la Carrera al Mar a la par de los resultados indecisos obtenidos durante la Primera Batalla de Ypres. En la semana antes de la navidad del año 1.914, soldados Franceses, Alemanes y Británicos decidieron cruzar las trincheras para intercambiar saludos y charlas estacionales.

Estos saludos amigables avivarían posteriormente movimientos en algunas trincheras en donde muchos hombres de ambos bandos se aventurarían a tierra de nadie durante la Nochebuena y la Navidad para intercambiar comidas y objetos como cigarrillos o chocolates. Además, durante la Tregua de Navidad se llevaron a cabo ceremonias fúnebres conjuntas, intercambio de prisioneros y cánticos de navidad entre ambos bandos.

Luego, durante la navidad se disputarían partidos de fútbol entre ambos bandos, esto llegó a crear uno de los momentos más memorables no sólo de la Primera Guerra Mundial sino también de la historia de la humanidad.  Sin embargo, esta tregua no llegó a ser definitiva y las hostilidades continuarían en algunas trincheras mientras otros acordarían la recuperación de cuerpos y al finalizar continuaría la violencia.

Para la navidad del año 1.915 algunas pocas unidades concretarían un cese al fuego pero esta tregua no sería tan extendida como la del año 1.914. La razón de esto es en parte a ordenes escritas por los altos mandos que prohibían las treguas. Ya para el año 1.916 los soldados de ambos bandos ya no estaban dispuestos a pactar una tregua.  El motivo es que los hechos de violencia eran cada vez mayores y los actos de la guerra eran cada vez más devastadoras con grandes pérdidas durante la batalla de Somme y Verdún con la utilización de gas venenoso.

Es importante mencionar que las treguas no son un acto exclusivo del periodo de navidad. Muchas veces las treguas eran reflejo de la filosofía de “vive y deja vivir” de pequeños grupos de soldados que decidían dejar comportarse de forma agresiva para participar en pequeños actos de fraternización y conversar o intercambiar algunos cigarrillos.

A lo largo de la Primera Guerra Mundial hubo varios sectores en donde se llevaron a cabo treguas ocasionales con el fin de permitirle a los soldados pasar entre líneas y recuperar algunos cuerpos de compañeros heridos o muertos. En otros casos, las treguas se daban por acuerdos tácticos de no violencia mientas los soldados descansaban, hacían ejercicio o trabajaban a la vista del enemigo.

Ahora bien, es importante destacar que Las treguas navideñas eran muy significativas debido a la cantidad de soldados que se involucraban así como la participación de los mismos. De hecho, habían sectores en donde decenas de hombres se congregaban abiertamente a la luz del día para compartir. Todos estos actos se convirtieron en momentos simbólicos de paz y de humanidad en medio de una de las guerras más violentas que haya pasado en la historia.

Tregua de Navidad

La Primera Guerra Mundial

Para conocer un poco más la Tregua de Navidad es necesario darle un contexto, para ello hablaremos de la Primera Guerra Mundial. Anteriormente era conocida como la Gran Guerra, este fue un conflicto bélico que transcurrió en Europa principalmente. Tuvo su inicio el 28 de julio del año 1.914 finalizando el 11 de noviembre del año 1.918 cuando Alemania aceptó las condiciones del armisticio.

Posteriormente sería catalogada como “Mundial” ya que en el conflicto se involucraron todas las grandes potencias industriales y militares de la época las cuales se dividieron en alianzas. Por un lado tenemos la Triple Alianza la cual estaba conformada por las Potencias Centrales que eran el Imperio alemán y Austria-Hungría.

Es importante mencionar que Italia quien había sido miembro de la Triple Alianza en conjunto a Alemania y Austria-Hungría, no se había unido a las Potencias Centrales. La razón es que Austria, contrario a los términos pactados, fue la nación agresora y quien desencadenó el conflicto.  Por otro lado tenemos al Triple Entente, conformada por el Reino Unido, Francia y el Imperio ruso.

Tanto la Triple Alianza como el Triple Entente sufrieron cambios siendo varias las naciones que se unieron a las filas de estos bandos.  Italia, el Imperio del Japón y los Estados Unidos se unieron a la Triple Entente, mientras que el Imperio otomano y el Reino de Bulgaria se unirían a la Triple Alianza. Se estima que poco más de 70 millones de militares de los cuales 60 millones eran europeos, se movilizaron y combatieron en la que para el momento fue la guerra más grande de la historia de la humanidad.

Tregua de Navidad

Frente occidental

El Frente Occidental de la Primera Guerra Mundial se abrió en el año 1.914 luego de que el ejército del Imperio alemán invadiera Bélgica y Luxemburgo. Esta invasión le permitiría tener el control  militar de importantes zonas industriales de Francia.

Ahora bien, el avance del Imperio Alemán sufrió un giro dramático después de la primera batalla del Marne en donde venció la alianza entre Francia y el Reino Unido.  Esta derrota motivo a las fuerzas alemanas a instalar una línea sinuosa de trincheras fortificadas las cuales se extendían desde el mar del Norte hasta la frontera de Suiza con Francia. Es importante mencionar que esa línea se mantendría estática durante la mayor parte de la guerra.

Durante la Tregua de Navidad, en un sector del frente occidental los alemanes ponían pequeños árboles de Navidad junto con velas en la parte superior de sus trincheras. Muchos comenzarían a gritar en inglés: “We no shoot if you not shoot”.  Los ejércitos ingleses y franceses al escuchar esta frase detuvieron los disparos a lo largo de gran parte de las trincheras.

Posteriormente, los británicos comenzaron a darse cuenta que los alemanes salían de las trincheras y se dirigían hacia sus trincheras. Los alemanes estaban desarmados lo que motivo a los británicos a salir al encuentro. Los soldados de las fuerzas alemanas motivaron a los ingleses a ir a tierra de nadie para intercambiar chocolates por cigarros.  Es importante recalcar que muchos de los oficiales de ambos bandos intentaron evitar que esta tregua ocurriera pero los soldados ignoraron el riesgo de un consejo de guerra o incluso el de recibir un disparo.

Se piensa que la gran cantidad de confraternización, o que inclusive haya sido el mismo espíritu navideño, disuadiría a los oficiales de tomar una acción en contra de sus soldados. De hecho, muchos de los oficiales comenzaron a salir a tierra de nadie para intercambiar saludos navideños con sus oficiales opositores.

Frente oriental

El frente de Europa Oriental o conocido popularmente como el frente oriental fue uno de los frentes que se abrieron durante la Primera Guerra Mundial. Dicho frene se encontraba localizado entre Europa Central y  Europa Oriental. Se ha descrito que este frente era mucho más extenso que el occidental.

En este caso, el bando de los ingleses y los franceses habrían salido al encuentro después de que los alemanes llamaran al cese del fuego. Además de solicitar un permiso para retirar los cuerpos de los soldados, intercambiarían felicitaciones, tabaco, alcohol y chocolate. Los gestos de paz ese día acabarían por improvisar un partido de fútbol e incluso fotos entre los soldados de ambos bandos.

Estos actos de paz fueron informados a los respectivos cuarteles generales. En dichos cuarteles se tomaron decisiones fuertes para evitar que esto volviera a ocurrir.  Algunos soldados franceses fueron fusilados por estos actos mientras que a los alemanes se les envió al frente oriental.

Tregua de Navidad

Navidad de 1.914

Se estima que cerca de 100.000 soldados entre británicos y alemanes participarían en la Tregua de Navidad. Un cese informal de hostilidades que se llevó a cabo a lo largo del frente occidental. Todo inició cuando los alemanes colocaron velas en sus trincheras y árboles de Navidad, luego siguieron los actos de paz cantando villancicos. Por su parte, los británicos respondieron cantando sus propios villancicos.

Ambos bandos continuaron los actos de paz intercambiando saludos navideños los unos a los otros. A medida que el ambiente de paz invadía las trincheras, muchos soldados se aventuraron a salir de sus trincheras y dirigirse a la Tierra de Nadie. Estando allí se intercambiaron pequeños obsequios, como comida, tabaco, alcohol y pequeños regalos como botones y sombreros.

La Tregua de Navidad no sólo permitió un cese al fuego para compartir sino también se permitió que los soldados que recién habían fallecido fuesen recogidos y devueltos a sus filas por grupos de soldados que se dedicaban a esta dolorosa labor. Luego de que se recogieran los cuerpos, se llevarían a cabo entierros en conjunto. En muchos sectores del Frente Occidental, la tregua se prolongaría hasta la noche de Navidad, incluso la tregua continuó hasta el día de Año Nuevo en pocos sectores.

Se han recopilado muchos testimonios y evidencias en torno a la Tregua de Navidad. Uno de ellos fue una carta escrita por el general de brigada Walter Congreve, quien fuese comandante de la 18a Brigada de Infantería ubicada cerca de Neuve Chapelle. En su carta describió como los alemanes declararon una tregua por la navidad.

Tregua de Navidad

En la carta se detallaba como uno de los soldados alemanes levantó valientemente la cabeza por encima de la trinchera mientras que otros soldados de ambos bandos caminarían hacia tierra de nadie. Tanto oficiales como soldados se dieron la mano e intercambiaron cigarros y tabaco.

De hecho, de la carta se puede rescatar la frase “fumó un puro con el mejor tirador del ejército alemán”, esto en referencia a un capitán de las fuerzas británicas.  De hecho testimonios posteriores aseguran que este capitán no excedía los 18 años de edad. El General Congreve en su carta admite que él se mostraba reacio a participar en la Tregua de Navidad por temor a ser disparado por los francotiradores alemanes.

Además de cartas escritas por generales británicos, también un teniente alemán llamado Johannes Niemann escribiría una carta dando su testimonio de ese día. En ese testimonio se rescata como él toma sus binoculares y al mirar con cautela por encima de las trincheras, presenció los soldados alemanes intercambiaban cigarrillos, whisky y chocolate con  soldados británicos.

No todos estaban de acuerdo con la  Tregua de Navidad, uno de ellos era el general Sir Horace Smith-Dorrien quien fuese comandante del II Cuerpo, emitió una orden que prohibía la comunicación amistosa con tropas alemanas enemigas. Como dato curioso, uno de los opositores alemanes a la tregua era Adolf Hitler quien para el momento era  un cabo de la 16.a Reserva de infantería de Baviera.

Tregua de Navidad

Por otro lado, en el frente Occidental cerca de Comines se registró una confraternización temprana entre soldados alemanes y franceses en Diciembre de 1.914, sirviendo como preludio a la Tregua de Navidad.  Existen al menos dos testimonios de soldados franceses que aseguran que hubo comportamientos similares en donde compañías alemanas y francesas se oponían a la tregua.

Gervais Morillon quien fue un soldado británico escribió en una carta a sus padres que los alemanes ondeaban una bandera blanca además de gritar  “Kamarades, Kamarades, rendez-vous”. Con mucha desconfianza, ninguno de los soldados británicos abandono las trincheras , sin embargo, como se describe en la carta, los soldados alemanes liderados por un oficial se dirigieron a la trinchera británica para extenderle la mano.

Un soldado francés de nombre Gustave Berthier escribió en una carta que para el día de Navidad del año 1.914 los alemanes habían hecho un cartel el cual les pedían hablar con ellos.  Además, decían que no tenían intención de disparar, aseguraban que estaban cansados de la guerra y que sus diferencias era con los ingleses y no con los franceses.

Ahora bien, en el Frente Yser lugar donde las tropas alemanas y belgas se habían enfrentado en diciembre de 1.914 se concretaría  una tregua por petición de los soldados belgas quienes deseaban enviarles cartas a sus familias para informarles sobre las partes de Bélgica que estaban ocupadas por las fuerzas alemanas.

Tregua de Navidad

Otras treguas en la Primera Guerra Mundial

Luego de la Tregua de Navidad celebrada en diciembre del año 1.914, se intentaron realizar  treguas estacionales. De hecho, una unidad alemana intentó abandonar sus trincheras con una bandera de tregua el domingo de Pascua del año 1.915. Sin embargo, los británicos que estaban en el frente advirtieron que no se plegarían a esta tregua.

Posteriormente, en noviembre de ese mismo año,  una unidad alemana confraternizó con un batallón de Liverpool.  Para diciembre del año 1.915, muchos comandantes del bando del Triple Entente dieron órdenes de evitar cualquier acto de tregua navideña similar a lo ocurrido en el año pasado. De hecho, muchos oficiales alentaron al hostigamiento de las líneas enemigas.

Las razones para este hostigamiento era evitar que los alemanes pudieran comunicarse efectivamente con los enemigos para pactar la tregua. Uno de los métodos más usados fue el bombardeo de artillería a lo largo de la línea del frente durante todo un día. Sin embargo, frente a esta prohibición de muchos oficiales, aun se produjeron unas pequeñas y breves treguas en esa fecha.

Un testimonio de ello es un relato de Richard Schirrmann quien era parte de un regimiento alemán que se encontraba ocupando Bernhardstein, una de las cordilleras de los Vosgos. En este relato comenta que en diciembre de año 1.915 sonaron las campanas de navidad y las aldeas que estaban en los Vosgos detrás de las líneas enemigas decidieron confraternizar.

Esto llevó a que las tropas alemanas y francesas hicieran las paces de forma espontanea por lo que cesaron los actos de violencia. Tanto franceses como alemanes se visitaron a través de túneles de trincheras que estaban en desuso e intercambiaron vino, coñac y cigarrillos por Pumpernickel el cual es un pan negro de Westfalia, galletas y jamón.  En su relato, Schirrmann comenta que incluso después de la navidad mucho de estos soldados siguieron siendo amigos.

Poco tiempo después de este acto de paz, se restauraría la disciplina militar en ambos batallones. Sin embargo, Schirrmann reflexionaría sobre el incidente y llegó a pensar que se podría proporcionar a los jóvenes de todos los países un lugar de encuentro adecuado en el cual pudieran conocerse. Esta reflexión posteriormente lo llevaría a funda la Asociación Alemana de Albergues Juveniles en el año 1.919.

Posteriormente se conoció sobre un relato de Llewelyn Wyn Griffith en el cual se registró que luego de una noche de intercambio de villancicos, al amanecer del día de Navidad se vio un gran grupo de hombres de ambos bandos en tierra de nadie quienes compartían recuerdos de su vida antes de la guerra.

Todo esto sucedió antes de que sus oficiales se enteraran de este acto. Inclusive, muchos de ellos se animaron a disputar un partido de futbol. Sin embargo, ese deseo de jugar futbol quedó en la nada, puesto que el comandante de la brigada amenazó con repercusiones severas por la falta de disciplina además de insistir que los actos violentos se reanudarían por la tarde.

Otro miembro perteneciente al batallón en donde esta Griffith, llamado Bertie Felstead, corroboró que un hombre había sacado una pelota de fútbol para llevar a cabo el juego de futbol. En este testimonio se dijo que el juego lo disputarían aproximadamente 50 hombres en cada lado lo que sería una lucha titánica, sin embargo, el encuentro nunca se llegó a dar.

Otro participante de batallón el cual no ha sido identificado, informó en una carta enviada a su hogar que los alemanes parecían ser agradables y que ya estaban cansados de la guerra. Por otro lado también comento que durante la noche los soldados alemanes enviaban luces de estrella y también cantaban.

Por un momento los alemanes se detuvieron y los ingleses los aplaudieron y comenzaron a cantar “Land of Hope and Glory” y otros villancicos, en un momento pararon y acto seguido los alemanes aplaudieron y continuaron con sus villancicos, parece ser que estos cantos duraron hasta altas horas de la noche.

En una zona adyacente al comando de Griffith, se llevó a cabo una breve tregua para poder enterrar a los muertos que se encontraban entre las líneas. Esta situación trajo consigo muchas repercusiones como por ejemplo: Un comandante del Triple Entente sir Iain Colquhoun de la Guardia Escocesa fue sometido al consejo de guerra luego de desafiar las órdenes vigentes de no permitir actos de tregua durante esas fechas.

Pese a que sir Iain Colquhoun fue declarado culpable y amonestado, posteriormente el general Douglas Haig anularía esta pena y Colquhoun permaneció en su cargo. Es importante mencionar que esta indulgencia oficial pudo deberse a que el tío de su esposa era H. H. Asquith el Primer Ministro de Escocia.

Dos años después de la Tregua de Navidad, en diciembre del año 1.916 y el de 1.917, las propuestas alemanas de treguas con los británicas no tuvieron ningún éxito. Algunos sectores franceses de forma ocasional registraron cantos y un intercambio de regalos lanzados. Sin embargo, más allá de un acto de tregua estos hechos son considerados como parte de la filosofía de vida de las trincheras de vivir y dejar vivir.

La tregua más reciente luego de que se llevara a cabo la Tregua de Navidad transcurrió en la Pascua del año 1.915 en donde hubo cese al fuego entre las tropas ortodoxas de los bandos opuestos en el frente oriental. De hecho, el escritor búlgaro Yordan Yovkov quien para ese momento se desempeñaba como oficial cerca de la frontera griega en el río Mesta, sería testigo de  esta tregua. Tanto así que dicha tregua Inspiró su cuento “Holy Night” el cual no sería traducido sino hasta el año 2.013 por Krastu Banaev.

El  24 de mayo del año 1.915, el Cuerpo de Ejército de Australia y Nueva Zelanda (ANZAC) y las tropas del Imperio Otomano que se encontraban en Gallipoli acordaron una tregua de 9 horas para poder recuperar y enterrar a sus muertos. Durante esta breve tregua  las tropas opuestas intercambiaron sonrisas y cigarrillos.

La tregua de Navidad en el futbol

Muchos de los relatos en torno a la tregua involucran uno o más partidos de fútbol que se disputaron en la Tierra de Nadie. Este hecho se haría popular puesto que fue mencionado  en algunos de los primeros informes de esta tregua. La primera evidencia publica de ello fue una carta escrita por una médico adjunto a la Brigada de Rifleros la cual se publicaría en el famoso medio The Times el 1 de enero del año 1.915. Dicha carta informaba que se durante la tregua se había disputado un juego de futbol entre alemanes y Británicos en frente a la trinchera.

Con el fin de la Primera Guerra Mundial, se han contado historias similares a lo largo de los años. Muchas de ellas mencionan las unidades que participaron e incluso el resultado. Otros relatos incorporan elementos ficticios como la historia contada por Robert Graves quien fuese un poeta y escritor británico quien para el momento era oficial en el frente. En la historia escrita por Robert Graves y publicada en el año 1.962 se recopila que el resultado del juego fue 3 a 2 para los alemanes.

Es importante mencionar que muchos historiadores han cuestionado la veracidad de estos relatos. En el año 1.984, Malcolm Brown y Shirley Seaton llegaron a la conclusión que muy probablemente hubo intentos para jugar partidos organizados los cuales fracasaron debido a las condiciones del terreno donde se jugarían.

Sin embargo, informes contemporáneos hacían alarde de que los juegos de futbol eran sólo rumores e incluso hacían referencia que más allá de un juego de futbol eran partidos de “Pateo” en donde empleaban “balones” improvisados con una lata.

Por otro lado, Chris Baker quien es  ex presidente de The Western Front Association y autor del libro “The Truce: The Day the War Stopped” se mostraría escéptico en torno a los relatos de los supuestos juegos de futbol en Tierra de Nadie. Su escepticismo parte de la poca evidencia formal que existe de ello.

Además, Baker agrega que en el lugar más probable en el cual se podría haber tenido lugar un partido fue en las adyacencias del pueblo de Messines. De hecho, Baker asegura que existen dos referencias a un juego de fútbol que se llevó a cabo en el lado británico. Sin embargo, en el lado de los alemanes no se tiene registro de algún juego de futbol.

Ahora bien, no todo apunta a que el juego de futbol durante la tregua de navidad ha sido una farsa. De hecho, el teniente Kurt Zehmisch del 134 ° Regimiento de Infantería de Sajonia, perteneciente al bando de los alemanes  comento que los ingleses sacaron un balón de fútbol de sus trinchera y que en un momento se produjo un juego de futbol muy extraño (considerando el contexto de la guerra) pero maravilloso, según lo dicho por Zehmisch.

Para el año 2.011, el historiador Galés Mike Dash concluyó que habían muchas pruebas que aseguraban que el día de Navidad de 1.914 se llevó a cabo un juego de fútbol. Ahora bien, el juego de futbol era probablemente entre hombres de la misma nacionalidad.

Sin embargo, al menos en tres o cuatro sector de las trincheras se llevó a cabo un juego entre tropas de ejércitos rivales. Muchas unidades relataron en reportes de la época que habían participado en juegos, de hecho Mike Dash destacó al 133° Regimiento Real Sajón que se enfrentó a las tropas escocesas.

Otros registros de juegos entre tropas rivales sería la de los montañeses de Argyll y Sutherland contra alemanes no identificados en donde se registro una victoria para los montañeses 4-1 sobre los alemanes; la artillería de campo real contra “prusianos y Hannovers”, partido disputado en las adyacencias de Ypres y por último los Fusileros de Lancashire cerca de Le Touquet con el detalle de que una lata de raciones de corned beef era el balón.

Recientemente se han identificado un total de 29 informes que hablan de juegos de futbol en la Tregua de Navidad. Sin embargo, en estos informes no hay muchos detalles en torno al juego de futbol.  Una de las evidencias que sustentan que el futbol fue un hecho en la tregua de Navidad se encuentra en el diario del coronel J. E. B. Seely en donde registró que había sido invitado a un juego de fútbol entre alemanes e ingleses para el año nuevo. Lamentablemente no se tiene registro de que ese juego haya ocurrido.

En este artículo pudimos conocer sobre la Tregua de Navidad, este fue un hecho histórico dentro de la Primera Guerra mundial. La razón de ello es que los bandos rivales pactarían un cese al fuego no sólo para recoger a sus colegas fallecidos, también en ello se registraron actos de confraternización, intercambios de regalos e incluso hasta  juegos de futbol. Sin embargo, esto no fue un acto bien visto por muchos oficiales y tal fue el castigo que más nunca se supo de un acto de paz similar. También te pueden interesar los siguientes artículos:

Leave a Comment