≡ Menu

Cultura Tolteca, una civilización de Mesoamérica

La Cultura Tolteca fue la civilización más sagaz y guerrera relacionada con los Mayas. Es originaria de la tribu Chichimeca, que formó parte de las culturas precolombinas existentes en la antigüedad en Mesoamérica, durante el período Posclásico, considerado como la última etapa del desarrollo independiente de los pueblos nativos en esta región; descubre su historia, religión y características, no te lo pierdas.

Cultura Tolteca

Cultura Tolteca

La cultura tolteca estuvo representada por una civilización considerada como precolombina y Mesoamericana, dentro de tantas otras que formaron parte de la historia de México, y la cual tuvo la oportunidad de desarrollarse durante los siglos X y XII, estando ubicados en la región central de esta nación.

Se caracterizaron por presentar una expansión bastante rápida, lo que les permitió dominar toda esta región gracias a su gran poder militar, alcanzando un amplio desarrollo que los identificó como el pueblo Náhuatl, cuyo nombre es posible que dentro de su lengua indígena signifique Moradores de Tula.

Esto se debió a que sus principales localidades fueron conocidas como Tula, lo que pertenece en la actualidad a la región de Allende en el estado Hidalgo, de México. Sin embargo se asentaron en una ciudad que llevó como nombre Tollan-Xicocotitlan, que debió ser fundada aún antes del año 667 D.C.

Es por lo anterior que se consideró que su cultura y civilización alcanzó un vasto desarrollo en el año 900 D.C. y llegó a mantenerse de esta manera hasta el año 1.200 D.C.; donde comenzaron a presentarse otras civilizaciones más evolucionadas.

Características 

Esta interesante civilización, la cual se ha considerado que duró aproximadamente por unos 384 años, se mantuvo en apogeo gracias a sus características particulares, que le permitieron alcanzar un vasto desarrollo y dejar además su influencia para el nacimiento de culturas posteriores, como fue el caso de los Mayas. Respecto a dichas características, se pueden mencionar las siguientes:

  • Comenzamos destacando que la Cultura Tolteca fue un pueblo nómada, que era procedente de Huehuetlapallan y vagó durante unos 104 años hasta asentarse en un territorio, que en la actualidad corresponde al estado de Zacatecas, Hidalgo al igual que parte de Jalisco, todos pertenecientes a México.
  • Esta civilización influyó en otras culturas, como fue el caso de los Mayas, en virtud de que se extendieron llegando incluso hasta el sureste de la península de Yucatán.
  • Se organizaron en base a una monarquía que se regía por principios militaristas, representando una sociedad en función de castas. Dentro de ellas destacaban los guerreros, jerarcas y sacerdotes; quienes eran los encargados de cronometrar el tiempo con el calendario, al igual que llevar a cabo todos sus rituales religiosos.
  • La clase media estuvo representada por los trabajadores dedicados a labores de artesanía y agricultura, así como carpinteros, hilanderos, alfareros, albañiles, lapidarios, entre otros; posteriormente como casta de inferior jerarquía contaban con los esclavos, que generalmente fueron capturados de otras culturas vecinas.
  • La cultura tolteca subsistió en base a la agricultura y se destacó por contar con un complejo sistema de canales de irrigación, que les facilitaba el cultivo de alimentos como el maíz, frijoles e incluso el amaranto, una planta que rica en lisina y proteína similar a la leche y fácil de digerir.
Cultura Tolteca

Además de las características que hemos reseñado, esta cultura contó con muchos otros aspectos interesantes que les hicieron destacar como civilización antigua, las que conoceremos de manera específica durante el desarrollo de los siguientes párrafos:

Arte 

La Cultura Tolteca se destacó dentro del mundo artístico de manera similar a otras culturas representativas del período precolombino mesoamericano, donde el trabajo de la piedra era minucioso para lograr la formación de hermosas y representativas esculturas, mediante las cuales destacan escenas militares, al igual que sacrificios humanos.

Ellos dejaron evidencias históricas de su existencia en muchos yacimientos arqueológicos que han sido descubiertos con el pasar de los años, donde se destaca su característica forma de elaboración de cerámica, el tallado de la piedra y la realización de hermosos murales con pinturas.

Cultura Tolteca

Todas ellas son manifestaciones de su cultura, como es el caso de los célebres guerreros de piedra que también son conocidos como atlantes, los cuales aún en la actualidad pueden ser apreciados en la ciudad de Tula. Donde los estudios arqueológicos, demostraron que además estaban cubiertos por mosaicos y plumas en la antigüedad.

Otra de sus interesantes esculturas es conocida como Chac Mool, donde se puede apreciar una figura sentada, algo reclinada, mirando hacia uno de sus costados, con un recipiente circular descansando sobre su vientre.

La cultura tolteca contó con un estilo de cerámica antigua que fue conocido como Coyotlatelco, mediante el cual empleaban el color rojo y café en la realización de sus vasijas; las que desarrollaron posteriormente en base al estilo Mazapa, con el que crearon una serie de figuras, que representó una prueba arqueológica de su expansión política.

En este orden de ideas encontramos que sus formas alfareras más destacadas fueron las escudillas, que eran realizadas con el interior decorado a base de líneas rectas y onduladas; empleando el color rojo intenso.

Cultura Tolteca

Arquitectura 

Los Toltecas desarrollaron un tipo especial de arquitectura, ya que introdujeron el empleo de las columnas como elemento que les permitía sostener los techos. Estas estructuras podrían estar realizadas de manera antropomorfa (con semejanza humana) o en representación de una serpiente emplumada, una deidad similar a los dragones especialmente venerada por este tipo de culturas.

Realizaron frisos en el pueblo de Tula en los que, como se ha comentado, se representan a los guerreros, pero también a una serie de animales entre los que se han encontrado el águila, el jaguar, el coyote y la mítica serpiente emplumada conocida como Quetzalcoatl, presentándose junto a ellos restos de cuerpos humanos, como calaveras o huesos largos, colocados de forma cruzada.

Los guerreros que tallaban en la realización de las columnas, se caracterizaban por estar provistos de escudos pectorales con forma similar a una mariposa, provistos también de estólica o atlatl, que fue un arma que reemplazaba a la lanza; empleada como medio para la defensa personal y creada con una pieza alargada de madera o hueso, que contaba con un gancho en una de sus puntas.

Cultura Tolteca

Otro interesante aspecto que destacó en la arquitectura realizada por los Toltecas, fue la elaboración de estructuras en forma de tronco de pirámide, que representó la base de sus templos, palacios y lugares importantes; los cuales además se encontraban provistos de escalinatas que partían de su base, ascendiendo progresivamente, hasta alcanzar la plataforma superior, en donde se encontraba la estancia dedicada para el culto o la actividad para la cual había sido construida esta estructura.

Por otro lado, al observar la arquitectura de la cultura tolteca es posible notar que no empleaban ventanas y sus puertas eran bajas; mientras que introdujeron el uso de pilares en forma de atlantes o serpientes, muy bien esculpidos.

Este tipo de arquitectura les permitió a los toltecas contar con pueblos fortificados, que eran construidos mediante estructuras cívico-ceremoniales, en las cuales se destacaba la presencia de una plaza con altar en el centro, que era rodeada por palacios, algunas pirámides escalonadas y espacios para el juego de pelota, posiblemente heredado de la cultura Madre Olmeca.

Gastronomía 

La cultura Tolteca no solo destacó por haber dejado una serie de representaciones plasmadas en piedra, sino que también contaron con gran influencia en la forma como se ha alimentado posteriormente toda la nación Mexicana. Este aporte corresponde a una serie de costumbres de su arte culinario, que son representaciones gastronómicas de las tradiciones empleadas por esta antigua civilización y las cuales aún en la actualidad se mantienen.

Por ello, desde el punto de vista de la gastronomía indígena, los historiadores consideran que los toltecas contaban con preparaciones alimenticias muy ricas y que son la base de los alimentos que generalmente se encuentran dentro del estado de Hidalgo; al describirla como rica, se hace referencia al hecho de que no escatimaban ningún componente a la hora de preparar sus comidas, muchas de las cuales son consideras como exóticas, según cada paladar.

Ellos empleaban alimentos de origen vegetal, sin embargo cada vez que tenían la oportunidad los acompañaban con las carnes; empleando en su preparación productos como el amaranto, que se conoce también como Huautli y del cual hemos comentado anteriormente, es una alta fuente de lisina y proteínas, similar a productos como la leche, pero aún más digestivos.

En este sentido, los toltecas se encargaban de la producción de esta planta en gran escala, para aprovechar con ello su semilla; algo que fue evidenciado por su presencia dentro de la población de Tula, llegando incluso a tener en algún momento más importancia que el maíz, como su cereal básico.

Los alimentos que eran empleados por la cultura tolteca, estaban compuestos por maíz, amaranto, frijoles, ajonjolí, nopal, calabazas, chile, cacao, tomates, camote, ciruela, mamey, guayaba, papaya y algunos otros, pues cabe mencionar que también consumían las uvas o bayas silvestres.

Por otro lado, en cuanto a la proteína presente en la carne animal, ellos eran cazadores de especies como los conejos, pavos, iguanas, codornices, venados, jabalíes y una amplia variedad de peces.

Adicionalmente consumían insectos, por ello se considera a esta cultura como los precursores de que en muchos restaurantes Mexicanos de la actualidad, se empleen estos animalitos como base de algunos de sus principales platos. Ejemplos de ello lo vemos con los gusanos de maguey, escamoles y jumiles, todo los cuales eran consumidos por los toltecas.

El pozole, guiso a base de carne, maíz y chile; al igual que la tortillas, realizadas a base de maíz molido de una manera manual; son algunas de las comidas más destacadas que identifican a la gastronomía tolteca y que forman parte de la herencia cultural alimenticia de todos los Mexicanos.

Significado de la palabra “Tolteca”

Los estudiosos dentro del campo de la lingüística, establecen que el término “Tolteca” nace de una palabra de origen náhuatl, donde los representantes de esta antigua civilización eran conocidos como Tōltēcatl; una denominación que significaba “Morador de Tula”, región donde se desarrolló su cultura.

Los miembros de esta civilización eran merecedores de esta designación por ser considerados maestros del arte, constructores, artesanos, sabios o mercaderes; de cualquier manera, fueron designados bajo esta distinción por ser parte de una cultura culta y preparada para la época en que poblaron el mundo, donde se ha estimado que podrían haber contado con unos 35.000 habitantes.

Documentos pertenecientes a la cultura de los aztecas, hacen referencia a los toltecas, donde según ellos su primer líder fue Ce Tépatl Mixcoatl, identificado como “culebra de nube” o “serpiente chispeante”, mientras su hijo fue Ce Acatl Topiltzin, que posteriormente tomó el título de Quetzalcóatl, la célebre “serpiente emplumada”. Ellos fundaron lo que se conoció como Tollan, durante la segunda mitad del X D.C.

Historia de la cultura Tolteca

La historia de esta cultura se inicia desde el momento en que comienza su peregrinación como grupo indígena, desde un lugar que fue llamado Huehuetlapallan, en el cual se encontraba una ciudad denominada Tollan, que estaba gobernada por Quetzalcóatl, también conocido como la Serpiente emplumada.

Era el año 511 D.C., y los toltecas vagaron al menos durante unos ciento cuatro años, siendo guiados por varios líderes que se conocieron por diversos nombres en función de cada uno de sus períodos de gobierno, como por ejemplo Chalchiutlanetzin en los primeros años o Tōpīltzin en los últimos.

Esta cultura vivió una época con gran apogeo, la que fue identificada entre los años 900 al 1200 D. C., donde además se extendieron territorialmente, llegando incluso al estado de Zacatecas, el cual se encuentra ubicado en la región sureste de la Península de Yucatán.

La relación de esta cultura con otras posteriores, corresponde a aspectos que todavía son confusos para muchos historiadores, pero coinciden en aceptar que esta civilización ejerció su influencia sobre la cultura de los Mayas, no obstante de no poder establecerse hasta el momento la presencia militar de los toltecas en la península de Yucatán.

Cultura Tolteca

Sin embargo, los historiadores tampoco se inclinan en pesar que los Mayas podrían haber tenido que ver con la fundación de la ciudad de Tula; solo entre estas dos culturas se ha logrado destacar una relación que se basa en aspectos comerciales, religiosos o políticos; especialmente por parte de los toltecas en Chichén Itzá, uno de los importantes centros arqueológicos de esta península.

La base de este descubrimiento se encuentra reflejada en la arquitectura de muchas de las edificaciones del lugar, como es por ejemplo el templo de los Guerreros con diseño tolteca y el llamado Chac Mool, una escultura típica de la ciudad de Tula.

Asimismo se destaca la presencia de Quetzalcóatl, importante deidad perteneciente a la cultura mesoamericana, que ha sido considerado como uno de los dioses del panteón Mexica, y que fue reflejado en Kukulkán como una deidad mitológica Maya.

Tollan era conocida desde el año 1941 como la mítica capital de los toltecas por parte de los estudiosos de la antropología Mexicana; pero esto fue debatido por arqueólogos como Laurette Séjourné, quien consideró que las evidencias eran pocas para dar por sentado que este fuera el origen de su capital, de acuerdo a su criterio debería ser Teotihuacán, una región ubicada al noreste del Valle de México, entre Teotihuacán y San Martín de las Pirámides.

En este punto es importante mencionar el criterio de que Tula fuese considerado como la ciudad base de este pueblo y que corresponde al hecho de que los sobrevivientes de la región de Teotihuacán se refugiaron en ella.

Muchos de los conocimientos que se conocen sobre la cultura Tolteca, se deben a muchas evidencias arqueológicas encontradas dentro de los restos de los nativos mayas o aztecas, especialmente relacionadas con la forma como representaban al dios Quetzalcóatl.

Por un lado se encuentran textos mayas anteriores a Tula, en los que se hace referencia a Teotihuacan como Tollan, donde además esta ciudad fue representada por el planeta Venus en su recorrido alrededor del sol. Allí se consideraron ciclos en los que se hace referencia a las etapas del dios Quetzalcóatl, antes de ser considerado como hombre, similares a las de un ser humano en lo referente a nacimiento, vida y resurrección.

Por otro lado, en referencia a la realización del traje de sus Atlantes, se representaban estas etapas con la finalidad de que este dios las viese y con ello alcanzaran su purificación. Por esto la cultura maya, en este sentido, fue bastante resistente a convertirse al cristianismo.

Por su parte la cultura azteca contaba con otra visión sobre el dios Quetzalcóatl, para ellos era necesario realizar gran cantidad de sacrificios humanos, con la finalidad de agradarle. Se comenta que a la llegada de Cortés, ellos quedaron confundidos y cuando este conquistador españoles les cambió galletas rancias a cambio de oro; terminaron enterrándolas.

En definitiva y a pesar de tener ideas diversas en cuanto a la existencia del dios Quetzalcóatl, este de alguna manera fue una influencia cultural que al parecer se debió a la presencia de los toltecas, como una antigua civilización prehispánica de Mesoamérica.

Religión y Mitología

La religión de los toltecas era politeísta, de modo que creían en la existencia de varios dioses, como es el caso de Tezcatlipoca y Quetzalcóatl, por mencionar a los más importantes. Ellos se encontraban organizados en una casta militar, que de alguna manera era superior a la sacerdotal; sin embargo su religión contaba con importantes características, como las que se indican a continuación:

  • Politeísta: debido a su creencia en varios dioses.
  • Chamánica: por lo cual no ejercían sus prácticas religiosas en un lugar de culto permanente como un templo, por el contrario, las podían realizar en diversos lugares de acuerdo a las circunstancias, principalmente en ceremonias al aire libre.
  • Panteísta: ya que aceptaban la existencia de dioses representantes de la naturaleza y el universo, es por esta razón que los toltecas adoraban al cielo, al agua, a la tierra y al sol como fuerza fecundante, al igual que muchos otros elementos.
  • Dualista: pues cada uno de sus dioses principales son antagónicos y se contraponen. Como ejemplo se cita el caso del Dios Quetzalcóatl que es lo contrario del Dios Tezcatlipoca.
  • Esotérica: para los toltecas sus rituales eran mantenidos en secreto por parte de sus sacerdotes.

Dioses de los Toltecas 

Como se ha mencionado, por ser una religión de tipo politeísta ellos adoraban a una serie de dioses, cada uno de los cuales contaba con determinada importancia dentro de su cultura, entre los cuales se destacan:

Quetzalcóatl, este dios era representado como un monstruo reptil o lo que se puede apreciar como una serpiente emplumada. Era adorado porque estaban consagradas a él funciones como la fertilidad y la creatividad; pero posteriormente adquirió mayor importancia para los toltecas, llegando ser considerado como el Señor de los Vientos, Lucero de la tarde, el Héroe cultural o simplemente como el planeta Venus.

Tezcatlipoca, era considerado con el señor del cielo y la tierra, el que da vida y amparo a los hombres, que les guía en las batallas y es el origen del poder y la felicidad. Pero también puede ser considerado como el símbolo de la oscuridad, del color negro y de los espejos de jade, que eran empleados para fines místicos y adivinatorios.

Centeotl, era el dios del maíz, que originalmente se consideró como diosa, pero que con el paso del tiempo dentro de las mitologías Mesoamericanas comenzó a ser identificado como una divinidad hombre-mujer.

Cultura Tolteca

Itztlacoliuhque, fue el dios que representó la presencia de los desastres naturales, los cambios de temperatura y todo lo relacionado con las rocas volcánicas, especialmente con aquellas en forma de cuchillo; que por otro lado podrían también ser parte de los dioses Quetzalcóatl o Tezcatlipoca.

Mixcoatl, un dios identificado como serpiente de nubes y que en el cielo era asociado con la Vía Láctea, era el creador del fuego celeste, de los hombres, de la guerra y de la caza.

Tlaloc, este dios ha sido identificado de diferentes maneras dentro de las culturas Mesoamericanas, pero su representación es la lluvia y la fertilidad, a esta deidad están asociadas las aguas terrestres, así como el agua celeste le fue otorgada a la serpiente emplumada.

Se dice que su origen dentro de los pueblos Náhuatl, se dio luego de su llegada a la ciudad de Tula, proveniente de la cultura de Teotihuacán.

Tloque Nahuaque, es el símbolo de todo lo que existe, de la creación del universo, el padre de todo. Una deidad llena de inteligencia que pone orden en el caos, domina la vida, armonizando y protegiendo a la vez a toda la naturaleza.

Cultura Tolteca

Este es el dios padre de la fe y toda la religión Náhuatl profesada por los toltecas, donde se presenta como el abuelo del fuego y el padre de los dioses Quetzalcóatl y Tezcatlipoca, los cuales son parte de él, así como muchos otros.

Xipé Totec, este es un dios que se presenta luciendo la piel de otra persona o la suya propia, pero marcada por lesiones como las ocasionadas por enfermedades similares a la viruela. La razón de esta apariencia se sustenta en una leyenda.

En ella se narra que este dios se sacrificó arrancándose sus ojos y degollándose vivo, con la finalidad de que las cosechas de maíz germinaran y dieran alimentos, con los cuales su pueblo pudiese subsistir.

Por lo tanto se considera que Xipé Totec, es el hijo de la primera pareja divina sobre la tierra y hermano del dios Quetzalcóatl y Tezcatlipoca. Pero quien simboliza a la naturaleza verde, al igual que a los trabajadores del oro.

Mito de Quetzalcóatl 

El dios Quetzalcóatl fue de gran importancia, tanto para los Toltecas como dentro de la cultura de los Mayas y los Aztecas,  motivo por el cual existen varias versiones mitológicas sobre él. Una de ellas hace referencia a que era el gobernante de Tollan durante la época mesoamericana, especialmente en sus años dorados; una deidad que está personificada por la serpiente emplumada y donde todo se encontraba lleno de perfección universal.

De esta manera se decía que con el paso de los años este gobernante se sumergió en una serie de rituales, que le llevarían a alcanzar su propia perfección, pero desde el punto de vista espiritual, dichos rituales consistían en una serie de baños, prácticas religiosas y ayuno.

Esto representaba un símbolo de auto sacrificio, con el fin de alcanzar la máxima perfección que le vinculaba con la vida sacerdotal; pero llegó a un momento en que perdió el sentido de todo lo que acontecía a su alrededor.

Esto fue aprovechado por varios dioses, entre los que se encontraba Tezcatlipoca, que se ganaron el acceso a este palacio espiritual de Quetzalcóatl y terminaron por probar al resto de su pueblo la vanidad que se había prendado de este dios, cuando revelaron falsamente su imagen y condición de inmortalidad, ante un espejo.

Ellos hicieron que Quetzalcóatl viese su imagen reflejada, lo que le abrumó e incluso se comenta que llegó a horrorizarse; por lo que estos dioses aprovecharon para ofrecerle su ayuda, y él simplemente accedió.

Posteriormente los dioses le ofrecieron una forma de olvidarse de su fealdad, que consistía en tomar cinco copas de una bebida intoxicante, que era conocida como el pulque, obtenida de la fermentación del jugo del maguey; Quetzalcóatl la tomó y terminó alcoholizado.

Luego de esto y sin tener consciencia de sus actos, mantuvo relaciones sexuales ilícitas con Quetzalpétlatl, que era su hermana. Lo que fue considerado por el pueblo Tolteca como un evento deshonorable, que le llevó a terminar con su función como líder espiritual.

Esta fue la caída de toda la gracia que hasta el momento había alcanzado este gobernante, pues había sido víctima de la pérdida de control sobre las tentaciones y se dejó envolver por los otros dioses, dando rienda suelta a sus pasiones, lo que le llevó a tomar con resignación su destino y en consecuencia, termina por poner fin a la era dorada de la ciudad de Tollan.

Quetzalcóatl se auto castiga enterrándose en un ataúd de piedra, realizando esto como un acto de conciliación. Luego de cuatro días, se levantó y abandonó la ciudad.

Cuentan las leyendas que Quetzalcóatl, se encaminó siguiendo la ruta al este de Tollan, la que llevaba al mar. Una vez allí, viajó alrededor de muchos pueblos y conoció innumerables sitios sagrados; dejando a su paso un rastro identificado por formaciones rocosas y una serie de nombres de muchas de las localidades que se conocen actualmente en México.

Quetzalcóatl finalmente llegó a la costa y en ella empleó a una serie de serpientes para construir una balsa, en la cual se embarcó tomando rumbo hacia el horizonte, dentro del mar.

Ubicación de los Toltecas

La cultura tolteca fue un civilización Mesoamericana que se estableció principalmente es estados de la nación Mexicana, como Tlaxcala, Hidalgo, Ciudad de México, Estado de México, Morelos y Puebla, principalmente los que conforman la meseta central de este país.

Ellos fueron parte de una poderosa casta militarista, que se imponía sobre sus propios sacerdotes y que llegó a tener influencia en otras culturas, como fue el caso de los Mayas y los Aztecas.

Ellos fueron básicamente nómadas antes de su establecimiento en estas regiones, cuya capital identificada como Tollan Xicocotitlan, se dice que fue conquistada por los Chichimecas aproximadamente en el 1168 D.C.

Organización Sociopolítica

La organización social de los toltecas, fue bastante simple, contando con dos importantes grupos identificados como los privilegiados y los serviles. Dentro de cada uno de ellos, además se contaba con algunas castas específicas, tal y como se indica a continuación:

Privilegiados

En este grupo se incluían las clases sociales más afortunadas, aquellas que estaban por encima del resto y recibían servicios y favores a razón de esa superioridad.

  • Supremo Gobernante, era identificado como tlanhtoque y representaba la autoridad del pueblo tolteca, de manera absoluta.
  • Sacerdotes, funcionarios y guerreros, eran parte de lo que se consideraba como las castas privilegiadas, encargadas de atender los cargos militares, los aspectos religiosos, la elaboración de los calendarios, la administración de la economía y bienes públicos.

Los privilegiados conformaban uno de los grupos más importantes para el mantenimiento de toda su cultura, pues de ellos dependía la defensa de su pueblo ante el ataque de civilizaciones vecinas y la posibilidad de expandir su territorio.

Servil

Este grupo estaba conformado por las clases sociales más bajas, aquellas que no eran lo suficientemente buenas como para pertenecer al grupo privilegiado y en consecuencia estaban destinadas a servirles:

  • Clase servil, era aquella representada por las castas que se dedicaban a las actividades agrícolas. Los artesanos, escultores, carpinteros, tejedores y en general, los que practicaban las actividades que permitían el desarrollo cultural, económico y social de los toltecas.
  • Esclavos, en esta clase generalmente se ubicaban todos los prisioneros de guerra que eran mantenidos como esclavos al servicio de las castas superiores y también como prostitutas; representando en consecuencia el último nivel dentro de esta sociedad.

Economía

La economía de esta civilización giraba básicamente entorno a la agricultura, destacándose en el cultivo de maíz, maguey, chile, frijol, amaranto y algodón. Productos que podían comerciar con civilizaciones vecinas, además de alimentar a todo su pueblo.

Ellos también lograban incluir dentro de su desarrollo económico, la elaboración de una amplia variedad de artesanías y muchas esculturas realizadas en piedra labrada, con las cuales comerciaban, obteniendo de esta manera tributos para ofrecer a sus gobernantes.

Sin embargo, en algunas ocasiones su economía se veía beneficiada por las grandes riquezas que obtenían durante la práctica de las guerras contra otras culturas cercanas, donde además se aprovisionan de alimentos al igual que de esclavos, para hacerlos trabajar en beneficio de sus propios intereses.

Monarcas

Como se ha conocido los toltecas eran parte de una cultura hábil, además de ser considerados como un pueblo guerrero, que se encontró gobernado por jefes supremos durante muchos años, los cuales eran considerados como sus Monarcas y la mayor autoridad dentro de todas sus castas sociales.

De acuerdo con el período de tiempo en el que se mantuvieron al frente de la cultura tolteca, les damos a conocer algunos de los gobernantes de esta civilización, durante una determinada época de tiempo en la historia:

  • Chalchiutlanetzin 667-719 D. C.
  • Ixtlicuechahuac 719-771 D. C.
  • Huetzin 771-823 D. C.
  • Totepeuh 823-875 D. C.
  • Nacaxoc 875-927 D. C.
  • Mitl 927-976 D. C.
  • Xiuhtzatzin (reina) 976-980 D. C.
  • Tecpancaltzin 980-1031 D. C.
  • Tōpīltzin 1031-1052 D.C.

Algunos historiadores consideran que Ce Acatl Topiltzin Quetzalcóatl, ha sido sin lugar a dudas el más importante de los gobernantes de esta cultura, que por otro lado fue considerado como un héroe e identificado y asociado con el nombre de Quetzalcóatl, mediante el cual era venerado como dios.

La mayoría considera que el gobierno de este monarca fue uno de los más prósperos de la historia, donde toda esta civilización logró alcanzar su máximo desarrollo. No obstante que se practicaban los sacrificios humanos, como una manera de honrar a Tezcatlipoca.

Por otro lado el gobierno de Huémac, considerado como uno de los últimos gobernantes de esta cultura Tolteca, se caracterizó por ser bastante despótico, con una duración aproximada de sesenta años. Ya que durante su período de gobierno, se presentaron una serie de conflictos entre los Toltecas y los Chichimecas, al igual que con los Nonoalcas; todo lo cual trajo en consecuencia el ocaso de la ciudad de Tula.

Fin de la Cultura Tolteca

La cultura tolteca llegó a su final durante el año 1168 en la ciudad de Tula y en el año 1194 en Chichen Itzá. Acerca de las causas que ocasionaron el final de su civilización, se destaca el hecho de haber sido seguidores de varios dioses enigmáticos de la época prehispánica, que además se trataban de dioses antagónicos. Tal fue el caso de Tezcatlipoca y Quetzalcóatl, a quienes se atribuye la caída de este antiguo imperio  mesoamericano.

En el caso de la decadencia que fue vivida por la ciudad de Tula, la historia se refiere específicamente al período de mandato de Huémac, aunque la ciudad no se había despoblado del todo y posteriormente fue ocupada por los Aztecas, pero de alguna manera la cultura Tolteca, como civilización terminó por perderse.

Cuando llegaron los Aztecas encontraron que los Toltecas presentes eran parte de una estirpe superior, por lo cual se proclamaron como los sucesores de los antiguos moradores de esta ciudad en función de sus propias creencias.

En lo que respecta a la ciudad de Chichén Itzá, los Toltecas tenían gran influencia desde el punto de vista religioso, comercial y político, pero la misma comenzó a decaer especialmente por los conflictos relacionados con la adoración de sus dioses, lo que terminó por poner fin a su cultura, que se encontraba en decadencia y acaba prácticamente en el año 1300 C.C.

Resumen de datos curiosos y relevantes

Como se ha podido apreciar la cultura Tolteca estuvo llena de manifestaciones perfeccionistas, muchas de las cuales fueron heredadas por culturas posteriores a ellos como fue el caso de Mayas y Aztecas; pero además su presencia sobre la tierra estuvo envuelta en una serie de aspectos de relevante trayectoria, los que presentamos de forma resumida a continuación:

  • Los Toltecas fueron nómadas, que posteriormente se establecieron en el Norte de México, concretamente en el Estado de Hidalgo.
  • Su origen fue propio de principios del siglo X.
  • Se comunicaban mediante su idioma Náhuatl.
  • Quetzalcóatl fue su principal dios, a pesar de tener algunos otros.
  • La capital de su ciudad fue Tula.
  • Contaron con una época de Oro dentro de Tula, representada por el gobierno de Topiltzín, reformando su calendario y edificando palacios, al igual que importantes templos, en los cuales dejaron muestra de una arquitectura perfeccionista.
  • Para los señores militares, su dios era Tezcatlipoca, que además era antagonista del dios Quetzalcóatl.
  • Topiltzín, su mejor gobernante, termina siendo derrotado por los militares y posteriormente sufre de hambre junto con su pueblo; viviendo una serie de desgracias, representadas por sequías, tormentas y epidemias.
  • Vivían principalmente de la agricultura, que realizaban en base a un sistema de roza y quema. Con amplia variedad de productos entre los que se destacan el frijol, maíz, calabaza y como condimento el chile.
  • Con el Maguey obtenían el Ixtle, fibras vegetales para tejidos; al igual que una bebida conocida como pulque.
  • Realizaban la purificación de su cuerpo en el Temazcalli, una ceremonia ritual de baño de vapor con hierbas aromáticas y medicinales.
  • Sus esculturas han sido famosas, especialmente las enormes cariátides, que eran figuras esculpidas como los atlantes y armadas de varias piezas, al igual que aquellas realizadas en forma de serpiente cascabel.
  • Los Toltecas median su tiempo con exactitud, realizaban su calendario y tenían amplios conocimientos de astronomía.

Como se puede apreciar, los toltecas fueron una cultura bastante avanzada y perfeccionista, a pesar de que sus sacerdotes y gobernantes eran los únicos que tenían la posibilidad de leer.

Los representantes de la casta servil conocían una serie de oficios realizados de manera mecánica, como fue el caso de la alfarería, carpintería, pintura, edificaciones de estructuras arquitectónicas, al igual que interesantes lápidas funerarias.

Esta cultura se desarrolló manteniéndose bajo una religión politeísta, mediante la cual adoraban a un dios de la fertilidad y el viento, representado por Quetzalcóatl; al de la lluvia, relámpago y también fertilidad, que era Tláloc y a la diosa de la aguas Chalchiuhtlicue, por nombrar algunos.

Finalmente a la humanidad le han dejado una serie de importantes aportaciones, como es su arte de la guerra, la forma en que desarrollaron sus redes comerciales y toda una serie de esculturas, donde plasmaron su creatividad y estilo de arte perfeccionista.

Gracias por el tiempo dedicado a la lectura de este artículo sobre la cultura Tolteca, si ha sido de su agrado le invitamos a leer los siguientes temas:

Leave a Comment